Página 94 de 94 PrimerPrimer ... 44 84929394
Resultados 3,256 al 3,259 de 3259

Tema: Tu Aventura

  1. #3256
    Pueblo Acuarela Avatar de Antoine
    Fecha de ingreso
    28 dic, 15
    Mensajes
    60
    P$
    0
    AP$
    0
    Al fin me dio tiempo de actualizar mi Odisea. :)

    Capitulo 4: La familia de Lily

    Spoiler: 
    Syrio no obedecio a Antoine en la orden de que acaba con el Pawniard rival, como antiguos compañeros y camaradas. En vez de debilitarlo con otro cuchillazo decidio levantarlo, él sabia que habia ganado el combate pero en señal de respeto a su enemigo lo alzo como un digno combatiente. Cuando acabaron ambos comenzaron a dialogar en el idioma pokemon, incomprensible para los jovenes.

    Antoine y Lily veian incredulos la situación era raro cuando un pokemon no obedecia a su entrenador aunque en esta situacion no fue tan grave, Antoine recordaba haber escuchado sobre entrenadores con pokemon fuertes pero que por no tener medallas estos ignoraban sus ordenes completamente.

    Los Pawniard terminaron de hablar y para sellar un "trato" cruzaron cuchillas, habian acordado en que la manada salvaje los ayudaria a salir del laberintico Bosque Tónico, varias corrientes de viento azotaban las hojas esa noche y producian sonidos graves que podrian resultar tenebrosos en cierta forma.

    En un abrir y cerrar de ojos, Syrio volvia a correr a gran velocidad con su vieja manada en busca de la salida, Pawniard recordó el montón de veces que habia recorrido este lugar se sabia cada secreto, camino oculto, entradas y salidas del bosque. Un hábil explorador y gran combatiente como él seria pieza clave en el equipo de Antoine

    Lily seguia a los Pawniards con Poochy en brazos, el pokemon hiena seguia bastante herido y debilitado. La pequeña rezaba para llegar rapido a casa y darle las pociones que su papa guardaba en el kit de emergencias. Finalmente tras corretear mucho a la manada llegaron a la salida del Bosque Tónico, habia sido todo un martirio para Antoine cruzarlo completamente solo, no hubiera podido lograrlo sin la ayuda de los Pawniard salvajes y sus conocimientos sobre el lugar.

    Todos los pokemon del equipo de Antoine se despidieron y agradecieron la ayuda que les habian brindado sus nuevos amigos. Syrio tuvo una despedida especial con cada uno de sus ex-compañeros, Lily estaba anciosa por llegar a casa y curar a Poochy.

    -¡Ahora solamente queda continuar caminando por el sendero y llegaremos a casita Poochyena, prontito llegaremos y te recuperaras!- Exclamo con felicidad la pequeña a la vez que empezara a correr en direccion a su hogar, Antoine no tuvo de otra mas que seguirla.

    Fue un corto trayecto para llegar al hogar de Lily, era un casa ni grande pero tampoco pequeña tenia el tamaño perfecto por asi decirlo, el color amarillo chillante la hacia resaltar en la oscuridad y las gracideas que estaban en el jardin se veian muy bonitas . Las luces de afuera estaban encendidas debido a que ya eran altas horas de la noche.

    Ambos se acercaron a la puerta y Antoine toco el timbre esperando una rápida respuesta.
    La puerta se abrio rápidamente y detras de ella se encontraba el padre de la chiquilla que acompañaba a Antoine, primero vio al entrenador pero lo ignoro completamente cuando vio a su hija le dio un fuerte abrazo y comenzo a decirle cosas.

    -Mi niña.... no sabes cuanto nos habiamos preocupado por ti, ya hasta habiamos llamado a la policia para que acudieran a tu busqueda- Dijo el padre

    -Lo siento papi...Pero no hay nada de que preocuparse Poochy y yo estamos a salvo gracias a este entrenador-Contesto Lily apuntando en direccion a Antoine.

    -Es muy noche para seguir afuera chico, ¿Por que no te quedas a dormir esta noche con nosotros? Mi esposa hizo comida para la cena- Ofrecio el adulto al entrenador

    -No puedo negarme a una oferta tan buena, soy Antoine-Menciono Antoine acompañada de una risa picara.
    -Me alegro, yo soy Harrison- Los dos estrecharon manos

    Despues se fueron a sentar en la mesa de la cocina que contaba con 4 sillas. La cena ya estaba servida quedaban algunos trozos de pollo frito en la mesa y un bol grande con arroz blanco, sin verguenza Antoine se sirvio con la cuchara grande y comenzo a comer como una salvaje bestia.

    Lily reia de la forma en la que él comia, Poochy se encontraba dormido en su camita acompañado de un pequeño Bunnelby, todo el jaleo en el bosque le debio de haber provocado un gran cansancio, su dueña trato de darle una poción pero este se nego y solamente se durmio sin decir nada mas.

    Lily era casi una replica de su padre, ambos tenian el cabello dorado y los ojos color grisaceo. Su padre resultaba ser un hombre tranquilo y sereno, su actitud debio de sacarla de su madre.

    -¿Hacia donde te diriges chaval?- Pregunto Harrison con curiosidad hacia un voraz Antoine

    El joven entrenador dejo de comer por unos momentos para contestar la pregunta.

    -Voy a llegar a Ciudad Filos y desafiar al gimnasio que hay ahi. Despues de eso... ¡Conquistar la Liga Odyssey y el Mundial de PokeBaloncesto!- Exclamo con entusiasmo Antoine pegando un salto de la silla y levantando una cuchara en posicion triunfal.

    -Eh, ¡Tiene la misma meta de ganar la Liga Oddysey igual que mi hermano papa!-Dijo emocionada

    -Eso es cierto, el hermano de Lily, Barry, hace una semana que se fue de casa para convertirse en el mejor maestro pokemon de la region. En su ultima carta nos mando una foto con su con el que gano la primera medalla- Agrego Harrison orgulloso de su hijo

    -Yo ya soy mayor para iniciar mi aventura tambien papa, ¡Mañana mismo me voy con Antoine de aventuras!
    La propuesta de Lily saco de onda a los presentes y los dejo con la boca abierta. El papa de la chica decidio matar la conversación en ese momento.

    -Jejeje, mañana hablaremos sobre eso. Ya es bastante tarde deberian irse a dormir los dos. El cuarto de invitados esta en el piso de abajo, sientete como en tu casa- Dijo dirigiendose hacia Antoine

    El chico bajo las escaleras y se encontro con un pequeño cuarto que tenia todo lo escencial para tener un buen descanso despues de haber recorrido el tortuoso bosque. Inmediatamente se zambullo entre las sabanas no sin antes sacar de sus pokeball a sus dos compañeros de viaje Dahlia y Syrio.

    Dahlia durmio junto con Antoine en la cama pero Syrio decidio reposar sobre el frio suelo, tal vez eso le recordara a su habitat natural. Lily por su parte descanso en su habitacion llena de cosas sobre los pokemon, ella admiraba a su hermano por iniciar su camino como entrenador, juntos jugaban con Poochy y el Chespin de Barry que recibio de su padre como regalo. Lo que destacaba en la habitacion de la chica era una bonita figura de Xerneas tallada en cristal, por la apariencia lucia muy valiosa.

    "Quiero ser una buena entrenadora como mi hermano...Antoine es bastante bueno tambien...es algo tonto pero...no creo que sea mejor que Barry. Algun dia ellos dos tendran que luchar" Pensó Lily antes de irse a dormir
    Esa noche ella soñó que derrotaba al campeón junto con Poochy que habia evolucionado en un fiero Mightyena
    A la mañana siguiente Antoine se levanto bastante tarde, se levanto de la cama y volvio a ponerla en orden. Despues subio las escaleras y pudo escuchar que toda la familia discutia.

    No le importaba sobre que era lo que discutian, solamente iba a abrir la puerta para irse sin hacer ningun ruido ni despedirse de nadie. Por poco lo lograba hasta que alguien lo agarro de las orejas y lo arrastro hacia el salón de estar.

    Resultaba ser que quien lo habia arrastrado era la madre de Lily de nombre Lilith, una señora que con sus cabellos rojos y sus ojos del mismo color te mataba con mirarte. Hasta Antoine se asusto cuando la tuvo de frente. Ahi comenzo una regañiza

    -¡Asi que tu eres el que le metio las ideas a mi hija de ser una entrenadora!-Exclamó con furia Lilith

    -No se de que me esta hablando vieja, yo solo la ayude a encontrar a su Poochyena. De hecho ya me estaba yendo hasta que me jalaste las orejas- Contesto groseramente el muchacho

    -Y te quieres ir de aventuras con este grosero majadero. Si ni siquiera ha de saber combatir, no pierdas el tiempo con este bobalicon- Insulto

    Antoine en un ataque de furia, dijo lo siguiente sin pensar.

    -¡MIRA UN COMBATE ENTRE NOSOTROS DOS, SI YO GANO LILY ME ACOMPAÑA Y TE AGUANTAS. SI YO PIERDO SE QUEDA EN CASA!-Grito con muchisima fuerza que casi se escucho hasta la region de Teselia

    -¡SII BATALLA!-Chillo Lily de felicidad

    "Maldicion que acabo de decir" Estaba enojado y el impetu que sintió en ese momento le hizo hacer aquella apuesta tan absurda, la chica ya le habia causado varios problemas anteriormente y no sabia si podria soportarla todo el viaje.

    -Hmm, acepto. Solo te digo que te vayas preparando para ser aplastado.

    Harrison solamente veia como peleaban sin decir nada, preferia no meterse en problemas con su esposa. A continuación todos fueron al patio de la casa que resultaba ser un campo de batalla, plano sin que ninguno tuviera ventaja sobre el otro. Fuertes vientos soplaban esa mañana, en caso de haber pokemon tipo volador seria dificil que surcaran por los cielos con habilidad.

    El primer pokemon de Lilith fue un Bunnelby que salio de la pokebola dando saltitos como el conejito que es. Del otro lado salio Syrio el Pawniard afilando sus cuchillas preparado para derrotar a cualquier rival que se le colocara enfrente. La batalla comenzo con el pokemon tipo oscuro haciendole un Malicioso al contrario para aterrarlo un poco y que bajara un poco la guardia y poder dañarlo facilmente.

    (Nivel 7)

    El conejo se aterro ante la fea mirada, inmediatamente trato de atacar con una tacleada pero el contacto la dura piel de acero con la que contaba Syrio hizo que el ataque no le quitara nada de energia, mas bien Bunnelby quedo con un dolor de cabeza tras el fuerte choque contra el metal.

    Tras recibir el reducido daño, el pokemon de Antoine contraataco con una rápida rafaga de arañazos que rasguñaron toda la piel del oponente, finalmente Bunnelby logro esquivar un golpe de la veloz sucesion de ataques y le propino un potente golpe con sus orejas hacia las piernas de Pawniard lo cual provoco que este perdiera el equilibrio y cayera al suelo. Acto seguido el compañero de Antoine se levanto sin ningun inconveniente

    -¡Ustedes no son los unicos que pueden intimidar aqui! Bunnelby usa mirada retadora, ¡Malicioso!-El pokemon tipo normal trato de bajar las defensas de Syrio pero lo unico que logro fue que este ultimo se enfureciera incrementando su nivel de ataque. El joven no entendia el porque su pokemon se habia vuelto mas fuerte tras un movimiento que se supone reduce las estadisticas de uno.

    -Es la habilidad Competitivo de Pawniard, cuando el oponente trata de bajar tus estadisticas en vez de reducirlas aumenta el ataque fisico del que recibe el movimiento- Dijo Lily mientras observaba con toda la atencion del mundo el combate junto con Harrison, realmente uno se podia dar cuenta de lo inteligente que era la chica cuando se hablaba sobre habilidades y ataques.

    -Wow, gracias por el dato. ¡Syrio acercate lo mas que puedas pero ten cuidado con esas orejas!-El pokemon comenzo a correr en direccion al conejo de tierra procurando no recibir ningun daño.

    -No caeremos tan facilmente, Bunnelby usa tu ataque rápido y atacalo por la espalda- El pokemon de Lilith corrio a una velocidad impresionante y logro colocarse en la retaguardia de Pawniard.

    Pero antes de que pudiera atacarlo con la guardia baja, Antoine dio una rápida orden para contrarrestar el golpe por la espalda.

    -Esto es lo que me esperaba, da un gran salto y usa un "Sable volador"- El ataque rapido fue evitado por la gran elevacion que tomo Syrio tras el salto y con el impulso de la caida aprovecho esa fuerza para caer con sus cuchillas hacia abajo y que estas cortaran el cuerpo de Bunnelby.

    El pokemon de Lilith no soporto el duro embate y cayo debilitado.

    -¡Grr, regresa Bunny! Tengo otro pokemon mas asi que no te subas hacia las nubes, ¡No me defraudes, Scatterbug!-

    (Nivel 7)

    El gusanito salio muy contento de su pokeball, parecia que hace mucho que no salia de ella porque al instante comenzo a arrastrarse por todo el campo de batalla. Bastaron unos gritos de Lilith para que este se pusiera en posicion de combate.

    -Lo hiciste excelente Syrio, confio en que puedes derrotar a este Scatterbug tambien- Dijo Antoine a su compañero dandole el voto de confianza

    -No dejare que mi hija se vaya de casa tan facilmente, ¡Paralizador!- El pokemon bicho lanzo un polvo hacia el cuerpo de Pawniard haciendo que este se volviera mas lento debido a la paralisis, le resultaba dificil moverse en el campo de batalla pero nada haria que se rindiera.

    -Aguantemos los golpes de ese bichito, no te haran mucho daño sus ataques. Ponte en posicion defensiva- El pokemon de Antoine se enraizo en el suelo y puso sus cuchillas en forma de cruz, esperando el siguiente movimiento de su rival.

    Scatterbug ataco reiteradamente con tacleadas que no le hacian mas que cosquillas al pokemon acero incluso en una ocasion llego a cortarse con las afilidas cuchillas de Syrio. En una rapida reacción que pudo tener Pawniard logro acertar unos cuantos arañazos hacia el debilucho bicho que con esos pocos golpes resulto quedar muy dañado. Aunque la habilidad de competitivo habia sido de mucha ayuda.

    -¡Disparo de seda! y atacalo con tacleada- De la boca del pokemon de Lilith salieron chorros de seda que envolvieron a Syrio impidiendole moverse una vez, sumado a la paralisis que aun sufria era dificil que pudiera moverse.

    -¡Rápido corta la seda con tus cuchillas y recibelo con un arañazo!- Apesar de estar paralizado este pudo actuar con velocidad y logro cortar a tiempo la seda, Scatterbug no esperaba ser recibido con un poderosisimo golpetazo, no basto otro golpe para que quedara debilitado.

    -¡GENIAL GANASTE ANTOINE!-Grito una alegre Lily

    Harrison quedo sorprendido con el resultado del combate, no esperaba que su esposa perdiera con aquel chico desconocido que habia ayudado a su hija. Pero de ninguna manera dejaria ir a su pequeña.

    -Ganaste el combate, pero mi hija no ira contigo de aventuras de ninguna manera. Ya nos tuvo con el pendiente todo el dia de ayer para que se vuelva a ir-Dijo su padre con una voz tranquila pero que a la vez trataba de imponer

    -Pero papa, Barry se fue de aventuras por que yo no puedo...-La chica daba señales de que iba a comenzar a llorar

    Lilith que antes parecia ser un demonio, saco a relucir su lado compasivo.

    -Un trato es un trato, que te enseñaria como madre incumpliendo lo que prometo. Cuando yo era niña mis padres nunca me dejaron iniciar mi viaje como entrenadora, yo no sere como ellos. Puedes irte, pero prometeme que te comunicaras con nosotros siempre que puedas...A y entrena bien a Poochyena para que pueda protegerte-

    -Pero cariño...-

    -Y PUNTO FINAL-

    Y asi, Antoine consiguio a una compañera.


    Reporte
    Spoiler: 
    Dahlia Nivel 6
    60% EXP

    Syrio Nivel 6
    50% EXP

    6100 PokéPesos
    4 Pokebolas
    Última edición por Antoine; 26/01/2016 a las 19:56

  2. #3257
    Ciudad Luminalia Avatar de NaxTiger
    Fecha de ingreso
    18 ene, 16
    Ubicación
    In my ¡house!
    Mensajes
    256
    P$
    5
    AP$
    0
    4. La aventura empezó.

    Spoiler: 
    Luego de una muy larga noche desperté, mis pokémon seguían dormidos, las cortinas estaban cerradas así que pensaba que el sol no les despertaría, me levanté estirándome lo más silenciosamente posible con el fin de no despertarlos, abrí la puerta de mi habitación y caminé al living. Con mi pijama puesta y el pelo desordenado me encontré con una bolsa de regalo, me senté en el sofá y la puse sobre mis piernas, leí lo que decía la nota: "Para ti hijo, te queremos". La abrí con emoción removiendo los pesados del papel sin cuidado, haciéndolo lo más rápido posible, dentro de este me encontré con un hermoso bolso nuevo, de color naranja, tenía bolsas para todo lo necesario, mientras veía el hermoso exterior metí la mato en el compartimiento principal, donde dentro había otra carta, la saqué y al ver que era larga me acomodé para leerla mejor:



    " Hijo, si lamentablemente no pude estar presente para despedirme, tuve que salir lo antes posible, es hora, llegó la hora de que salgas en hora de tu aventura, dentro de la bolsa te e dejado $3000, más 5 pokeballs y una licencia que te a dejado tu padre, ve y conviértete en lo que tu corazón te desee, estaremos en contacto, te e dejado mi numero en la parte de abajo de la carta, pero para poder llamarme deberás conseguirte tu propio medio de comunicarse, cuando lo hagas espero que me cuentes todas las aventuras e historias que haz tenido. Te amamos, com amor, tu madre"

    Al terminar de leerla una gota cayó sobre la carta, estaba llorando, no de tristeza si no de felicidad, de emoción, en este momento mi aventura, mi sueño de toda la vida iba a comenzar, le dí vuelta a la la carta y había un agregado:

    "Ve a nuestra habitación, otra sorpresa te espera"

    Fui corriendo y me encontré ropa, un montón de ropa que me gustó, mi madre siempre sabía cual era mi estilo, no podía esperar para probármelo, así que me dirigí a la ducha, llevé una toalla y la ropa nueva que me habian dejado. Al terminar de estar limpio me vestí y me vi frente al espejo, mi ropa nueva me quedaba de maravilla era muy cómoda, llegue a dar un salto de la emoción, corrí a mi habitación donde vi que mis pokémon, donde al parecer ya habían despertado, los tomé muy feliz y los llevé a la cocina, donde mientras nos servía nuestro desayuno les conté lo que pasó el día de hoy.

    Después de llenar nuestros estómagos, fui al living por mi nuevo bolso, revisé si el interior continuaba con los obsequios y luego volví a la cocina, tomé a Buneary y al ver a Joldy noté que seguía un poco cansado, por lo que decidí meterlo en su pokeball.

    Salí al patio, cerrando la puerta con llave y dejándola bajo el felpudo, tomé mi bicicleta y pensé un buen lugar por donde empezar, no sabía donde hacerlo, por lo que sólo dejé que la carretera me llevara.

    El pueblo Kharod, sería mi primer lugar al que asistiría, es un lugar lleno de entrenadores, está rodeado de árboles y pokémon, en los que creo que podría entrenar, también eh oído que hay un lugar donde podré quedarme a dormir, espero que sea un buen lugar.

    Pueblo Kharod


    Un pueblo lleno de gente amable, pokémon comunes, unas cuantas casas, una tienda, un centro pokémon y un hostal, es un lugar muy tranquilo y apacible, perfecto para comenzar una aventura.

    Caminaba con mi bicicleta a un lado, viendo el paisaje y el lugar, las personas que la habitaban eran la mayoría mayores de edad, aun que también habían unos tantos jovenes:

    - ¡Detengan a ese Purrloin!- oí desde mis espaldas.

    Me di la vuelta y vi como un Teddiursa corría con un pan entre sus patas siendo perseguido por una señora un tanto "anciana", parecía preocupada, por lo que intervine en el camino del Teddiursa, no lo dejé avanzar, lo cual se notó que le molestó y se veía listo para pelear:

    Buneary se veía lista para la acción, bajó de la bicicleta y se preparó para la batalla.

    Nvl: 7
    VS

    - Buneary, ¡usa golpe hielo!

    Buneary corrió hacia el pequeño Teddiursa con sus orejas heladas, dandole un golpe directo, lanzándo el pan entre los aires, Buneary supo que hacer, saltó para atraparlo y me lo lanzó, al caer el piso Teddirusa preparaba un ataque, sus garras le alargaron un poco y golpearon a Buneary, la cual logró defenderse del golpe.

    - Buneary, ¡terminemos con esto, gancho alto!

    Buneary con su gran velocidad evadió los arañazos del pequeño Teddiursa, cargando sus fuerzas en sus orejas y golpearlo en el mentón, levantándolo por los aires. Teddiursa había caído rendido.


    La señora me acercó a mi, para que le devolviera su pan, arrebatando me lo de una manera muy grosera, ni siquiera me agradeció. Se acercó al pequeño Teddiursa, se veía muy amenazadora, la señora levantó una mano y lo abofeteó, al ver la acción de la señora no evité enojarme, y me acerqué:

    - ¡¿Que cree que está haciendo?!

    - ¿Que es lo que te parece, niño?

    - Me parece que una vil mujer golpea a un pokémon indefenso.

    - ¿Como te atreves? ¿que sabes de este Teddiursa?, este pequeño zángano cada día va a mi casa a robar mi pan, ya estoy cansada, si lo veo una vez mas en este lugar no tendré más remedio que encerrarlo.

    - Me temo que eso no pasará.

    - ¿Que dices?

    Tomé una pokeball de mi bolso y se lo arrojé al Teddiursa, el cual fue absorbido por la misma, la pokeball comenzó a menearse y parpadear hasta que se quedó quieta.

    Haz atrapado un Teddiursa

    | Nvl: 7 | Pies rápidos
    Arañazo
    Malicioso
    Ojos triernos

    - Ya no podrá atormentar a nadie.

    - Gracias, ya, eso es lo único que hacía.

    - Me refería a usted señora- dije retirándome de la escena mientras era insultado por aquella mujer.

    Me dirigí al centro pokémon para curar a mis pokémon, me atendió una dulce joven de pelo rosado, que en menos de un minuto ya había curado a mis pokémon, era muy amable. Al salir me dirigí al hostal, el letrero me intrigó: "$1000 la noche, $0 la victoria". Sin esperar entré, donde un hombre fortachón me preguntó que deseaba:

    - Pues, quisiera quedarme un tiempo.

    - ¿Eres un entrenador, cierto?

    - Si, si lo soy.

    - ¿Leíste el letrero?, si logras ganarme podrás quedarte aquí gratis.

    Sin pensarlo acepté la pelea, el hombre me llevó a una enorme arena detrás del establecimiento, y al ponernos cada uno en nuestro lugar, empezamos a combatir:

    VS

    Quería terminar esto rápido, y al juzgar por el tipo de su pokémon, sabía que ataque tenía que usar.

    - ¡Poochyena, usa placaje!

    El Poochyena lleno de ira corrió hacía Buneary con el fin de golpearlo con todo lo que tiene.

    - Buneary, ¡esquiva y uza gancho alto!

    Buneary con facilidad evitó el ataque de cuerpo del Poochyena, el cual sin darse cuenta fue golpeado con las enormes orejas de Buneary, el cual lo lanzó por los aires.

    - Buneary, ¡salta y úsalo de nuevo!

    Buneary con sus fuertes patas saltó golpeando una vez más al pequeño Poochyena, levantándolo más aun por los aires, cayendo en las manos d su entrenador derrotado.

    - Oh no, esto pinta mal, ¡Combee, sal!

    El adulto lanzó una pokeball por los aires, saliendo de ella una pequeña Combee, la cual se veía algo débil.

    - Buneary, ¡puño hielo!

    Buneary congeló sus grandes orejas y corrió hacia Combee avansando con pequeños saltos.

    - Combee, ¡esqui-

    No logró terminar la oración, Combee ya había sido golpeado con las poderosas orejas de Buneary, haciendo que cayera derrotado. La batalla fue muy simple.


    - Un trato es un trajo, puedes quedarte el tiempo que quieras.
    Tomé a Buneary y la lancé y atrape mientras caía en mis brazos, estábamos muy felices, para empezar nuestra aventura a sido algo muy bueno.


    Registro:

    Spoiler: 
    Buneary
    Nvl: 6 (50%)/ Hab: Flexibilidad / Hembra / Objeto: Cinta experto
    -Puño trueno
    -Puño fuego
    -Puño electrico
    -Gancho alto

    Joldy
    Nvl:7 (0%)/ Hab: Nerviosismo / Macho
    -Chupavidas
    -Telaraña
    -Onda Trueno
    -Chirrido

    Teddy
    | Nvl: 7 | Pies rápidos
    Arañazo
    Malicioso
    Ojos triernos


    5. ¿Joldy? [Parte I]

    Spoiler: 
    Después de haber ganado la batalla contra el dueño del hostal, decidí ir a mi habitación a descansar un poco, las habitaciones eran bastante grandes, eran camas para dos personas, baño privado, calefactor, una gran ventana y un par de muebles para guardar algunas cosas, pero no traigo nada, por lo que no los necesitaré mucho. Me recosté en la enorme cama recordando a mi querida familia," espero poder enorgullecerlos pronto, por mi papá prometo que completaré una pokedex (el día en que tenga una), y por mi madre ganaré todos los concursos pokémon que tenga en frente, y por mí, me convertiré en un maestro pokémon, derrotaré a todos los gimnasios y seré el mejor" pensé en el momento, pero al cabo de unos minutos me quedé dormido.

    Escuché unos ruidos extraños que me despertaron, no sabía cuanto había dormido, pero me alegro que me haya despertado, me puse de pie para encontrarme con la sorpresa de que mi ventana estaba abierta, me asusté un poco, por lo que miré en mi bolso si había desaparecido algo, mi dinero estaba intacto, al igual que mis pertenencias, revisé mis pokeballs, y una de ellas estaba abierta, era la de Joldy.

    Me exasperé y comencé a buscarlo por todas partes, lo llamé pero no respondió, pensé por un momento y se me ocurrió que salió por la ventana y si mis cálculos eran ciertos, no a pasado mucho desde que salió (si es que me desperté justo cuando escapó), me apresuré, tomé mis cosas, cerré la ventana y salí corriendo a buscarlo. Me dirigí a la parte exterior de mi habitación, ahí investigue observando si había un rastro desde la ventana a otro lugar, y así fue, encontré pequeñas huellas de patas, eran exactamente del tamaño de Joldy, al encontrar esta pista no pensé más y me dediqué a seguirlas.

    Las pequeñas huellas iban a las afueras del pueblo, iban por un camino subiendo la montaña, me asustaba la idea de ir a un lugar que casi nadie va, pero me preocupaba más la vida de Joldy por lo que seguí avanzando. Cada paso que daba me acercada más a un letrero que veía desde más abajo, al acercarme lo suficiente noté que decía "Centro Eléctrico", mis padres nunca me dijeron que había algo como esto por aquí, de seguro estaba abandonado pensé, continué mi camino.

    Así fue, estaba completamente abandonado, era un edificio gigante metálico, cubierto de polvo y telarañas, miraba el piso y las huellas se perdieron en la entrada del edificio, donde la tierra se convertía en acero, y la luz en oscuridad. Debo aceptar que me asustaba un poco entrar, pero era evidente de que Joldy estaba aquí dentro, la oscuridad era el menor de los problemas, se podían divisar varias estructuras gracias a la luz que se deslizaba por los huecos del techo, sin perder más tiempo, seguí caminando.

    En el interior habían muchas maquinas, todas llenas de polvo y telarañas, ahora que lo pienso Joldy es un pokémon arácnido, tal vez estas telarañas provengan de él, por lo reanudé el camino y las seguí. Decidí liberar a Buneary, así me sentiría más en confianza y lo hice justo a tiempo, ya que algo se interpuso parecían ser telarañas redondas, pero tenían ojos, de seguro eran pokémon, Buneary saltó hasta situarse frente a aquellos pokémon, lista para pelear.

    VS x3


    [I]Precian pasivos, pero por dentro estaban llenos de ira, a juzgar por su forma, deduje que era tipo bicho, por lo que podría vencerlos con un ataque tipo fuego, el trío pokémon estaba inmovil,













    Última edición por NaxTiger; 21/02/2016 a las 18:04

    NaxTiger no puede atacar, está enamorado

  3. #3258
    Pueblo Vánitas HISTORIADOR ACADEMIA Avatar de Chululucha
    Fecha de ingreso
    18 ene, 16
    Mensajes
    338
    P$
    25
    AP$
    21
    Capítulo 1: El comienzo de una aventura

    Spoiler: 

    - ¡Lili despierta, llegarás tarde!- escuché la voz de mi madre a la lejanía.
    - Cinco minutitos mas- balbucee mientras rodaba por mi cama, en ese instante sentí como todo mi cuerpo caía y me daba un fuerte golpe en la cabeza, lo suficientemente fuerte para despertar. Miré mi reloj aun algo aturdida.
    - ¡Rayos! ¡Voy tarde voy tarde voy tarde! -Grité mientras me desenredaba de las sábanas y corría por mi habitación buscando mis ropas.
    - Te lo advertí- dijo mi madre mientras me miraba divertida por el show matutino.
    Corrí por mi habitación buscando mi ropa, simplemente me puse un pantalón tres cuartos de color negro que me quedaba suelto y una polera sin mangas de color azul, mi color favorito. Peiné mi largo cabello castaño de tal manera que hizo que el dolor del golpe en la cabeza fuera aún más fuerte y le coloqué una cinta azul que combinaba para amarrarlo en una coleta. Cuando por fin estuve lista tomé mi bolso y corrí escaleras abajo donde estaba el living, entré a la cocina y saqué un pan con un poco de mermelada.
    - ¿No vas a comer nada más?- preguntó mi madre
    - No, voy tarde- dije mientras caminaba rápidamente hacia la salida
    - ¡Suerte!- la escuché gritar mientras me alejaba en mi bicicleta, yo solamente alcé mi mano despidiéndome en modo de respuesta.
    Era un hermoso día soleado, había muchas flores a un lado del camino iluminando aún más el día con sus colores, aunque ya debería estar acostumbrada, después de todo el pueblo entero estaba tapizado en flores. Sin embargo no me quedaría más de lo necesario admirándolas ya que este era una día especial, era el día en el que finalmente conseguiría a mi pokemon. La profesora Elisa del laboratorio pokemon había llamado la noche anterior para darme la gran noticia de que mi pokemon finalmente estaba listo para ser adoptado, por lo que debía ir al laboratorio para que pudiera darme todo lo necesario para comenzar mi aventura. Desde ese momento había estado muy emocionada, después de todo por fin podría cumplir mi sueño de ser la mejor coordinadora pokemon, aunque para eso también debía entrenar a mis pokemon, para que así pudieran aprender ataques aún más hermosos, por lo que de paso trataría también de vencer a los líderes de gimnasio.
    Finalmente llegué al laboratorio pokemon, un edificio grande y sobrio se alzaba frente a mí. Entré y vi que dentro había muchos investigadores con diferentes tipos de pokemon, algunos jugaban con ellos, y otros simplemente los observaban y hacían anotaciones. Al fondo del laboratorio divisé a la profesora Elisa
    Buenos días profesora Elisa- dije mientras me acercaba
    - Ah, Lili, por fin estas aquí, llegas algo tarde- dijo mientras se volteaba
    - Sí, me quedé dormida, de verdad lo siento- dije agachando la cabeza
    - Lo imaginé- dijo ella con una amable sonrisa- como sea, aquí está tu pokemon, ven a verlo, creo que te llevarás una gran sorpresa
    Caminamos un poco por el laboratorio hasta que llegamos a una pequeña mesa en la cual había una pokeball, una esfera del tamaño de mi mano que tenía la parte de abajo de color blanco y la parte de arriba de un color rojo pero ligeramente transparente. A través de la parte roja se podía ver una bola pequeña con orejas parecidas a las de un ratón, de esta bola salía una cola, la cual tenía otra bola más o menos del mismo tamaño de la anterior, era una azurril. Sin embargo… me pareció ver algo extraño a través de la pokeball.
    - ¿Puedo… sacarla?- dije extrañamente nerviosa
    - Claro, adelante- dijo la profesora
    Me acerqué lentamente hacia la mesa y tomé la pokeball, la tomé con una mano temblorosa, su peso me hizo tener algo de confianza por lo que lancé la pokeball, la cual lanzó un rayo de luz roja el cual lentamente comenzó a tomar la forma del pequeño azurril. Cuando finalmente estuvo afuera pude ver que era lo que me había resultado tan extraño.
    - Oh..- fue todo lo que logré articular
    Era… verde, el corto pelaje del azurril en vez de ser de color azul era de color verde y cuando se movía parecía sacar un extraño brillo
    - Es… hermoso- dije mientras recobraba la compostura y me acercaba al pokemon bebe- Hola pequeña- le dije mientras me ponía a su altura- Mi nombre es Lili y a partir de ahora seré tu nueva entrenadora, espero que nos llevemos bien- dije con una sonrisa
    La sonrisa pareció darle más tranquilidad al azurril y se acercó lentamente hacia mí, aun con algo de miedo. Abrí mis brazos y azurril dio un salto usando su cola y cayó en mi abrazo.
    - Eres muy juguetón- dije riendo
    - Vaya, vaya- escuché una voz detrás de mi
    Me voltee con azurril entre mis brazos y vi a Julio, un chico alto y de cabello negro con un flequillo que le tapaba los ojos azules que llevaba una cyndaquil entre sus brazos. Había sido mi amigo desde que tenia memoria y también mi gran rival
    - Llegaste tarde- dijo con una sonrisa burlona- bueno, veo que ya conociste a tu nuevo pokemon ¿le pusiste un nombre?
    - ¿Un nombre? Claro, se llama Pochi- dije rápidamente
    Pochi comenzó a dar pequeños saltos alrededor en señal de que le encantaba su nuevo nombre.
    - Bueno, ¿qué te parece si tenemos una batalla?- dijo mirando a Pochi dar saltos por ahí
    Mi sensor de desafíos rápidamente se activó y no lo pensé dos veces antes de aceptar el desafío. Nos dirigimos al patio donde había una gran cancha donde se llevaría a cabo la batalla.
    Antes de que comenzáramos con la batalla la profesora me hizo entrega de una licencia pokemon, 3.000 monedas y 5 pokeball, luego de darle las gracias comenzamos con la batalla
    - Bien, será una batalla uno contra uno entonces- dije fuertemente- ¡Adelante Pochi!
    De la pokeball salió un haz de luz roja que rápidamente tomó la forma del azurril. Del otro lado Julio sacó su pokemon que sacó fuego de su espalda indicando que estaba listo para luchar.
    - Muy bien Pochi, comencemos con placaje- grité
    Pochi utilizó su cola para impulsarse y se lanzó en dirección al cyndaquil, gracias al impulso que consiguió con su cola Pochi rápidamente alcanzó al cyndaquil antes de que pudiera hacer nada.
    - Usa placaje también Typ- dijo Julio a su cyndaquil
    Typ se lanzó hacia azurril el cual como estaba muy cerca no pudo evitar el golpe, quedó algo aturdido por el golpe pero pronto volvió a rebotar por el campo
    - ¡Envite Ígneo!- gritó rápidamente Julio
    Typ se envolvió en un fuego y se dirigio corriendo hacia Pochi golpeándolo de lleno sin embargo no le hizo demasiado daño.
    - ¡Ja! Eso no te va a servir de mucho contra Pochi- dije- Acabemos con esto, Pochi usa pistola de agua.
    Pochi rápidamente saltó gracias a su cola hasta colocarse justo arriba de Typ y lanzó un chorro de agua que no pudo evitar, un golpe un efectivo que dejó a Typ fuera de combate.
    - Bien hecho Typ- dijo Julio mientras guardaba a Typ en su pokebola- Buen trabajo Lili, tendré que trabajar más para vencerte
    - Typ también lo hizo bien- le dije mientras guardaba a Pochi en su pokeball
    Luego de eso me despedí de la profesora y de Julio y me fui a casa y le mostré mi nuevo pokemon a mi madre que pareció sorprendida con el color de mi nueva compañera pero al mismo tiempo parecía feliz. Al día siguiente iríamos a entrenar para enfrentarnos a la primera líder de gimnasio, sería algo difícil pero estaba segura de que podría lograrlo.

    Resumen rápido: Conseguí a azurril de nivel 5 y ganó un 25% de experiencia


    Última edición por Chululucha; 01/03/2016 a las 08:53

  4. #3259
    Mysterious Assistant ADMINISTRADOR Avatar de Smile
    Fecha de ingreso
    23 ene, 08
    Mensajes
    3,289
    P$
    929
    AP$
    74
    Capítulo I: 


    Capítulo I — Delirios




    El cielo estaba cubierto por una capa oscura. Solo el rojizo de la luna coloreaba la copa de los árboles, y la helada brisa hacía bailar un vals a las hojas caídas.
    Me encontraba en las profundidades del bosque, completamente perdida. Oía al viento hablar; sus inquietantes susurros me llamaban al interior del lugar. ¿Cómo llegué hasta aquí? No recuerdo nada.

    El silencio solo nos hace compañía. Las estrellas aparecen; resplandecientes en aquel firmamento que se colocaba por encima de nuestras cabezas. Lo que antes era oscuridad ahora es un cielo brillante, un espacio colmado de inmensas fantasías.

    Mi mente estaba en blanco, como un libro sin escribir aún... no, como un libro con sus páginas arrancadas. Junto a mí se halla una criatura pequeña, inconsciente. Solo bastó con un leve empujón para que se despertara, y tambaleante se colocara de pie.
    Comenzamos a caminar en línea recta, esperando encontrar un indicio que nos recordara dónde nos encontrábamos y cómo habíamos llegado hasta allí. El frío atravesaba nuestros huesos, cual sierra tratando de cortarlos. La azulada piel de aquella dulce criatura no era suficiente para mantenerla cálida, así como tampoco los harapos desgastados que yo llevaba.
    Solo alcanzamos a dar algunos pasos hasta caer rendidos por el frío y el hambre. Ninguno de los dos podía continuar en semejante estado, aún si forzábamos el intento. Las ramas de los árboles y arbustos formaban una robusta pared que limitaba nuestras opciones a tomar. Solo podíamos dirigirnos hacia un lugar, y este parecía poseer cierta presencia oscura que nos esperaba.
    Nuestro delirio nos llevaba a ver como mil ojos nos observaran desde la oscuridad. Nos sentíamos acorralados, rodeados, perseguidos de alguna forma. Sabíamos que allí había algo. Comenzamos a correr a gran velocidad hacia el único camino que teníamos permitido cruzar. El pequeño Pokémon tropezó varias veces debido a sus cortas patas, motivo por el que tuve que alzarlo para continuar.
    Lo que solo fueron segundos, para nosotros se transformaron en un juego del gato y el ratón que duró por horas.

    Llegamos a lo que parecía ser un claro del bosque. El espacio despejado se encontraba invadido por rocas de gran tamaño que emitían extrañas luces verdes. En el centro, una roca de mayor tamaño palpitaba, emanando calor que el mismísimo fuego de tono violáceo desprendía de su interior. Aquello parecía un altar.

    Quedamos atónitos ante semejante paisaje. Parecía algo sacado de un cuento de hadas; mágico, lleno de fantasía. Tal vez era producto de nuestra reciente locura, o realimente allí había una especie de altar para venerar algo.

    A nuestras espaldas comenzamos a oír sonidos producidos por el leve movimiento de las hojas o crujidos de las ramas. Antes de que pudiéramos voltear, una criatura saltó por encima de nuestras cabezas, colocándose frente a nosotros. Su velocidad y agilidad demostrada era suficiente para saber que nos sería imposible escapar; no importa hacia dónde volteáramos, ella podía prever nuestros movimientos. Retrocedimos, tropezando con una de las piedras que allí se encontraba, y cayendo al suelo. Allí, tendidos, rogamos porque alguna deidad nos salvara ¡este no podía ser nuestro final!
    El pequeño Pokémon, con gran valentía, se posó frente a la criatura. A pesar de su tamaño, lucía como todo un caballero en armadura brillante, listo para proteger. Aún así el miedo invadía su mente, y aunque no lo demostraba, uno podía notar sus patas temblando.
    Sin embargo no requirió de fuerza para espantar al enemigo. Misteriosamente, la criatura se desvaneció, como sombra desapareciendo en la luz.

    Ambos permanecimos allí, al a espera de que alguna señal nos indicara qué había ocurrido. Pero nada pasó. Me puse de pie y levanté a ese valiente héroe, que tras notar la ausencia de mal, comenzó a temblar asustado, dejando escapar todo sentimiento que retenía.

    —Eres un pequeño con muchas agallas.

    Junto a unas de las rocas se encontraba un bolso. Me acerqué y lo tomé, esperando encontrar algo interesante en su interior. El mismo guardaba algunas PokéBalls, algo de dinero y lo que parecía ser una licencia ... mi licencia.
    Como aquel bolso había llegado hasta allí era todo un misterio; si lo había plantado era algo que no podía recordar.

    Leí rápidamente la licencia, buscando información útil.

    —Mudkip... Así que eres un Mudkip ¿no?

    Esa pequeña tarjeta aclaraba algunas dudas, pero planteaba otras. El estado deteriorado del bolso y los objetos en su interior no generaban una ayuda. La licencia se encontraba desgastada y cubierta de polvo, tapando algunas de las cosas que más me interesaba averiguar.

    Los primeros rayos del amanecer iluminaban el lugar. El fuego y las luces que provenían de la rocas ya no tenían tanta fuerza como antes; poco a poco se iban extinguiendo. El terror que infundía la noche desaparecía, dejando lugar a un nuevo bosque, colmado de exótica vegetación. Aquello parecía ahora un paraíso.

    Decidimos continuar, buscando una salida. Tal vez no recordaba quién era, qué hacía allí o qué era esa criatura que nos intentó atacar, pero si de algo estaba segura es que las respuestas no las encontraría permaneciendo allí. Al menos no con semejante peligro rondando.


    Reporte: 

    Equipo

    Nv. 5
    0% Exp.
    Habilidad: Torrente
    - Placaje
    - Poder Pasado
    - Pistola Agua
    - Gruñido


    Bolso Cantidad
    PokéBalls 5
    Licencia 1
    Monedas 3.000

    Última edición por Smile; 04/03/2016 a las 20:33

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •