Anuncio

Collapse
No announcement yet.

Colegio Virtual 16-17: Metamorfosis

Collapse
This topic is closed.
X
X
  • Filter
  • Hora
  • Show
Clear All
new posts

  • #16
    Misión II - Raíz Knoirk.

    Spoiler: 
    Terminada la danza bélica en el bosque me sentí muy satisfactorio. Sí, es verdad que perdí a dos de mis acompañantes pero no eran más que insignificantes bichos sin futuro aquellos dos, a propósito los había enviado a la muerte y a cambio obtuve algo mucho mejor. Pensé en que podría amigarme con Surskit y crear un pequeño lazo de amistad, sin embargo no duró mucho aquella pequeña ilusión. De Dwebble ni hablar, su muerte estaba prevista desde cuando lo vi.
    Sería divertido si me tomaba esto como una pequeña obra de teatro, ¿no? Aquella batalla no había sido más que el primer cuadro del primer acto, era hora de comenzar el segundo. Si dramatizaba todo quedaría más divertido, qué más podía hacer, la perdida de los dos bichos había entristecido a algunos.

    —¡No tengan miedo, mis pequeños!—dije tomando a Lillipup en brazos, mis manos aún seguían algo cálidas y al pokémon le agradaba, Sir Muerte y Cacnea se mantuvieron a mi lado, abrazarlos podría dañarme.—Sir Muerte, el primer cuadro se llevó a cabo en tu hogar y nos costó la vida de dos integrantes de nuestra familia, pero a cambio un afortunado vino a nosotros, denle la bienvenida a Lava.—dije señalando al nuevo pokémon.

    Quilava sonrió a mis compañeros y encendió una pequeña llama en su espalda en forma de agradecimiento. Mi plan actual era crear una buena relación con mis pokémon y que estos creyeran que los estaba acogiendo como una familia, sin embargo aprendí en este punto que sus vidas podrían no durar mucho en este cruel mundo así que decidí por dedicarme de lleno a cada uno de ellos.

    —Cacnea, tu eres el nuevo afortunado.—dije señalándolo. Lillipup comenzó a lamerme el pequeño pelaje que salía de mis hombros, se ve que tenía un aroma o sabor especial.—Iremos a la torre donde los encontré, era bastante árido ese lugar y supongo que es allí donde se encuentra tu hogar. ¡Vamos!

    Dejé al pokémon perro en el piso y me dirigí con mis parientes hacia la torre, en el camino Lillipup iba escoltado de Sir Muerte, este perrito era el integrante más frágil de la familia y debía ir bien protegido, por otro lado Lava y Cacnea me acompañaban en la delantera, estaba expectante de lo que aquel mundo podría llevarme.

    —Bien Cacnea, dejémonos de formalidades, a partir de ahora serás Nea, ¿te gusta?—dije mientras Nea movía su "flor" o corona amarilla.—Espero que esta vez seamos bien recibidos en tu hogar.

    Así comenzaba el cuadro segundo, Sir Muerte se despidió de su hábitat de una vez por todas e hizo buena honra a su nombre dejando finalmente su marca. Era la hora de que Nea se despida y así podamos partir hacia nuevos lugares. ¡Desde luego que nuestra familia prosperaría y se agrandaría!

    —No teman mis niños, ¿vieron lo que hice con Nincada?—dije mientras nos reuníamos todos antes de salir finalmente del bosque.—Si alguien decide tocarlos no dudaré en que mi dulce llama incinere al atacante, y espero que ustedes hagan lo mismo. Una familia no puede mantenerse estable si no se cuida entre sí.

    Con esas palabras terminó nuestra travesía en el bosque, nos dirigimos hacía aquella gran torre que se encontraba al costado del camino, la protagonista pasaba a ser Nea.


    [roll0]
    [roll1]

    -Equipo

    Pinsir Sir Muerte
    Surskit♂
    Dwebble ♀

    Lillipup
    Cacnea ​Nea
    Quilava Lava

    Comment


    • #17
      Agradezco a la mayoría que posteo muy rápido :) Lamento haberme demorado pero perdí un día del fin de semana en que el foro me anduvo mal y ya se me vino complicando. Además quise darle un día más a los atrasados pero parece que están demasiado ocupados xD No los dejaré esperando a ustedes. ¡Las misiones!

      3


      Elwood:

      Spoiler: 
      (por postear en tiempo y forma recibes un pokémon más en tu equipo. ¡Ahora te acompaña un Larvitar! Es la misión 2. La próxima será tu última misión con ropa.)

      Te disculpas con los habitantes de la caverna. De verdad eres listo y no quieres problemas con un tipo que quizá te entierre a golpes. Así mismo los dos quedaron un poco impresionados por tu conversación tan desconcentrada y por tus pokémon tan descontrolados.

      —Estás muy equivocado si crees que te dejaremos ir así como así.

      Entonces la ves. Desde las sombras aparece una chica de cuerpo delgado pero más desarrollado que la mujer pajarraco. Su piel es oscura y su cabello color café con algunos mechones negros es largo llegando hasta por debajo de su trasero. Tiene unos colmillos sobresalientes y una mirada terriblemente feroz y sensual. A pesar de que los músculos de su cuerpo están bien marcados, no puedes evitar pensar que debe ser bastante frágil a pesar de que intenta parecer la líder del grupo.

      Es imposible dejar de verla y no dejar salir al pervertido que hay en ti.

      Tu mente se vuelve un poco caótica con esa personalidad. El pervertido parece ser el único al que le agradan los idiotas pokémon que te acompañan. Pero lo que más le agrada es ver a esa muchacha siniestra caminando lentamente.

      Sientes que entre tu destrozada ropa interior se agita algo y sonríes con satisfacción al notar el tamaño de ese algo. No sabes como diablos te convertiste en un ser con unas garras tan grandes que no podrá tocar la suave piel de una mujer con delicadeza pero sí sabes que lo que tienes ahí no debería ser desperdiciado.

      La mujer de largo cabello marrón no parece darse cuenta ni importarle lo que sucede con tus hormonas pero la mujer con palmas blancas y negras quizá sí se dio cuenta por dio un gritito se sorpresa y se llevó las manos emplumadas a la boca. Puedes notar que está completamente enrojecida.

      El sujeto del cabello en forma de cono parece haberse dado cuenta también pero reacciona al instante pisoteando tu entrepierna y haciéndote sentir un dolor insoportable. La envidia es uno de los peores males del mundo.

      —No sabemos quién rayos eres pero ahora que estás aquí vas a ayudarnos. ¡No tardarán mucho en llegar! Te pondrás a luchar al frente, ¿verdad?

      Tu pervertida personalidad odia decirle que no a alguien del sexo femenino pero a diferencia de tu personalidad aburrida y fría, el pervertido es una gallina que no tiene ganas dearriesgar su miembro en algo tan terrible como una batalla.

      No alcanzas a pensar eso cuando sientes que la caverna se sacude y pequeños pedazos de tierra caen sobre ustedes. Sientes una inmensa sensación de peligro, algo dentro de ti te dice que a pesar de que sabes excavar no te gustaría quedar sepultado en ese lugar.

      —¡Ya vienen! ¡Héctor, a luchar!

      El sujeto deja de pisotearte y se pone en guardia mirando hacia un pequeño tunel excavado en la caverna. Su musculatura parece ganar robustez segundo a segundo y su mirada es cada vez más intimidante.

      —Silvia, ve, tienes que avisarles a los demás —le indica la chica siniestra a la emplumada, sacándola de su sorpresa y haciendo que al fin deje de mirarte.

      —No, Zara, no quiero dejarlos. ¡Puedo ayudar! —reclama la muchacha delgada.

      —Ni hablar. No después del desastre que hiciste la última vez —sentencia la mujer de cabello largo. La chica de pelo blanco y negro se estremece y mira al suelo, asintiendo—. Y llévate a este Torchic bebé.

      Eso hirió tu orgullo. Tus pokémon dejaron de hacer tonteras y se acurrucaron cerca de ti, listos para seguirte a donde fueras. Quieres salir de ese lugar, la batalla podría ser peligrosa y no te crees capaz. Sin embargo... si vuelves a encontrarte con esa chica siniestra viva... no podrás ver su hermosa cara de ***** sin sentir mucha culpa.

      ¿Qué harás? Si te quedas a luchar tira un dado 1d100. Si huyes, sigue a Silvia, quizá averigües cuál fue el desastre de la última vez.

      Equipo:
      Sentret (H)
      Sentret (M)
      Slakoth (H)
      Slakoth (H)
      Cherubi (H)
      Ledyba (H)
      Larvitar (M)


      Saraky:

      Spoiler: 
      (recibes un premio por postear en tiempo y forma. ¡A tu equipo se une un Phanpy!)

      Tus pokémon parecen muy contentos con tus órdenes y se ponen a trabajar. No pasa mucho tiempo y también se une a ellos un Phanpy con una gran fuerza para transportar elementos de construcción. También pones de tu parte, dirigiendo y acomodando el fuerte.

      Luego de unas cuantas horas el sol se oculta y tus pokémon ya no pueden trabajar. Aún le falta un techo y algunos otros detalles pero lo bueno es que no estás tan agotada y que tus pokémon también siguen con fuerza y ganas de trabajar.

      Sin embargo ha llegado la oscuridad y si bien la mayoría de tus pokémon son de hábitos nocturnos el trabajar de día los ha extenuado y deben tomarse un descanso.

      Todos se echan apaciblemente a descansar pero Rufflet decide hacer un pequeño turno de guardia antes de ir a dormir y dejarle a Murkrow su trabajo. Te acuestas a descansar también y acaricias a Phanpy que parece restregarse contra tus garras como si le dieran placer. Umbreon, un poco celoso, se acurruca contra tu cabeza usando tu cabello como manta. Te agrada el tener tantos pokémon contigo y todos ellos cariñosos a pesar de ser algo siniestros.

      Estabas entredurmiéndote cuando Rufflet aparece frente a tu y te hace señales de que algo está siendo atacado por pokémon salvajes a pocos metros.

      Te da mala espina ir a ayudar, a esas horas de la noche podría ser una trampa. Puedes quedarte ahí pero nada impedirá que quizá esos pokémon encuentren tu refugio sin techo momentos después y te tome por sorpresa mientras duermes.

      ¿Sales a ayudar o te quedas a descansar?

      Hagas lo que hagas tira un dado 1d100.

      Equipo:
      Umbreon (M)
      Murkrow (M)
      Nuzleaf (M)
      Houndour (M)
      Rufflet (M)
      Shroomish (H)
      Phanpy (H)


      Lunahia

      Spoiler: 
      (Por tus rápidos posteos te has ganado una recompensa. ¡Un Cottone se ha unido a tu equipo!)

      Tomas la decisión de ayudar al sujeto y como no quieres arriesgar la vida de tus nuevos compañeros decides arriesgarte tú.

      Al principio te pareció una buen idea, ya que fue tu decisión ayudar al desconocido lo justo es que seas quien vaya al frente. Sin embargo, cuando viste al tipo forcejeando con las fauces de uno de los Carvanha furiosos dejaste de creer que la idea fuera buena.

      El que te atacó se dirigía hacia ti sin dudarlo, cortando el agua con sus aletas dorsales a toda velocidad. El primer ataque lo esquivas por poco, al segundo con un poco más de soltura y el tercero ya crees que estás totalmente acostumbrada al entorno acuático. Claro que parece que Carvanha está jugando un poco contigo.

      Uno de sus ataques fue demasiado distinto a los demás. Nadó como un torpedo hacia ti, girando y con movimientos erráticos que no te dejaron deducir desde donde vendría hasta que fue demasiado tarde. En un movimiento reflejo tratas de frenarlo viniendo desde tu izquierda con tu mano y el pokémon muerde a toda velocidad. El pokémon te hizo daño pero pudiste desviarlo hacia un costado.

      La sangre empieza a salir de la herida en tu mano y es ahí donde caes en la cuenta de que no sólo te ha mordido sino que te ha arrancado una parte de tu mano, los tres dedos izquierdos menores. El shock te deja impactada. Está bien, todavía te cuesta asimilar que tu cuerpo sea tan distinto pero la falta de una parte de tu cuerpo es algo grave.

      Ver tu propia sangre fluir de esa manera te marea pero tu instinto de supervivencia te mantiene despierta. Carvanha vuelve al ataque y no tendrás otra opción más que hacer algo.

      Cuando se abalanza sobre ti directo a tu cara sientes que tus músculos se tensan y te mueves hacia un costado a una velocidad que no deberías poder manejar. El pokémon acuático arroja espuma por su boca con furia al ver como lo humillaste.

      Antes de que el pokémon se diera cuenta arremetiste y lo empujaste hacia atrás con tu cuerpo, haciendo que perdiera un poco la concentración. En ese momento pusiste tus manos extendidas hacia adelante y con un complicado movimiento de manos se pusieron a brillar en un celeste resplandeciente. Antes de que te dieras cuenta, de tus palmas salieron tres hondas de presión que impactaron con fuerza contra Carvanha aplastándolo contra el lecho del río.

      Agitada dejas salir burbujas a borbotones por tu boca. Tu palma izquierda sigue extendida y emanando sangre. Esta vez no hay adrenalina que te salve, lentamente te dejas llevar por el sueño.

      Momentos después te despiertas sacudida por el muchacho. Su color de piel tiene esa tonalidad celeste igual que la tuya pero su mandíbula da miedo. ¡Tiene la dentadura repleta de dientes afilados! Aunque trata de ocultarlos evitando sonreír es imposible que no lo notes porque sobresalen debajo de sus labios. Sus ojos son reptilianos y su espalda está coronada por una cresta que va desde su cabeza calva hacia la punta de una cola similar a la tuya pero algo más corta. Lleva puesto sólo un corto taparrabos que cubre su ingle. Sus manos y pies humanoides están adornados por largas y agudas garras.

      Te miras la mano y puedes ver que la emorragia ha cesado gracias a un vendaje que el tipo parece haber hecho con la parte inferior de tu camisa que ahora deja expuesto tu ombligo celeste bien claro. Tus pokémon están a tu alrededor. Estás depositada en la orilla del río.

      —¡Oye! ¿Estás bien? ¡Te agradezco la ayuda! Lamento mucho lo que sucedió con tu mano, no voy a poder pagártelo... nunca más volveré a luchar por alimento... Por cierto, mi nombre es Fertho.

      La tristeza se refleja en los ojos celestes del chico y escuchas su estomago retorcerse de hambre. Lo único que te hace sentir bien es que si atacó a esos Carvanha fue por un motivo noble.

      Gruco se acerca a ti y también se lo ve entristecido. A su lado un Cottone te informa que viajará contigo y sonríes mientras le das una palmadita pero cuando el Sperow te da las noticias nuevas no te gustan para nada. Tu Psyduck y el Sandshrew se han perdido en todo ese lío y no han vuelto a saber de ellos.

      Sientes que tu estómago también reclama por comida pero tus pokémon son muy importantes para ti, deberías buscarlos. Incluso podrías pedir a Fertho que te ayude ya que no sabe como pagarte la pérdida de tus falanges.

      Si vas a buscar a Psyduck y Sandshrew tira un dado 1d3 para ver en cuantas misiones la inanición comenzará a afectarte. Si vas por comida elije si buscarás en tierra o en agua y tira un dado 1d100.

      Combo ofensivo: [...], Ataque Rápido, [...], Hidropulso, [...], [...], [...].

      Equipo:
      Goldeen (H)
      Goldeen (H)
      Psyduck (H)
      Spearow (M)
      Sandshrew (M)
      Litleo (M)
      Cottone (M)


      Acopa

      Spoiler: 
      (Eres premiada con un pokémon extra para tu equipo. ¡Recibes un Vulpix!)

      Deprimida por los sucesos decides no avanzar y mantener tu posición. Desde que llegaste no te han pasado más que cosas malas. Primero un cuerpo extraño y siniestro que parece estar afectando seriamente tu mentalidad. Después esa batalla donde prácticamente perdiste a todos los pokémon que tenias, que incluso les habías puesto nombres. A pesar de que los pokémon en ese universo parecen estar por todos lados y ser extremadamente leales sabes bien que si sigues perdiendo partes de tu equipo tarde o temprano van a dejar de ayudarte.

      Mientras esperas ves acercarse al claro otro pokémon que se une a tu equipo y lo recibes con mucho cariño.

      Te quedas ahí un buen rato sin hacer nada más que seguir pensando en lo que pasó y echando vistazos a tu alrededor todo el tiempo. Entonces sientes un terrible sacudón en la tierra y tus pokémon lo sienten también. Puedes ver como se extiende la sacudida hacia el sur y las aves abandonan sus nidos y los árboles se sacuden hasta perder varias hojas. ¿Otra preocupación? ¿Qué habrá sido eso?

      Entonces sientes otro ruido. Esta vez parecen cascos al galope. No tarda mucho en aparecer frente a ti en el lugar donde te habías quedado una figura pequeña montada en un Girafarig. La figura es una muchacha como de tu edad que te admira extrañada. Tiene cabello color verde y plumas sobresaliendo de sus hombros y sus manos. Lleva vestimentas rústicas y amplias, un poncho al mejor estilo indígena. Sus ojos son negros y penetrantes.

      —¿Quién eres? ¿Qué haces aquí? ¿Sabes qué fue lo que sucedió? ¿Vas a acompañarme a investigarlo o sólo me harás perder el tiempo?

      No deben quedarte muchas ganas de batallar pero podrías hacerlo y quizá tengas un pokémon nuevo en tu poder, ese Girafarig se ve muy útil. También podrías pasar de ella y decirle que continué su camino sin ti, que ella es la que está perdiendo el tiempo solita. Y por último podrías ir con ella aunque sabes bien que es peligroso recorrer ese bosque y más yendo hacia esa sacudida.

      Si decides ir con ella tira un dado 1d100.

      Equipo:
      Chingling (M)
      Combee (H)
      Poochyena (H)
      Deino (H)
      Hypno (H)
      Vulpix (H)


      Marcus

      Spoiler: 
      (eres premiado con un pokémon extra para tu equipo. ¡Recibes un Gastly!

      Es impresionante el efecto que ha hecho en ti esa batalla. Ahora te sientes más maduro y más enfocado en terminar esa aventura. Te has dado cuenta que no es un juego sino la supervivencia en su más puro exponente.

      Sigues caminando con tus pokémon custodiándote, enfilando hacia el bosque. En el camino vuelves a encontrarte peligro pero esta vez es un pokémon simple el que te ataca. Tus compañeros intentan defenderte pero los detienes. Es hora de que pruebes de qué estás hecho.

      El Scatterbug parece ser el único custodio para entrar al bosque. No crees que eso vaya a tomarte mucho tiempo pero todavía no te acostumbras bien a tu cuerpo y no entiendes como funciona. ¿Deberías lanzarte a dar un puñetazo?

      El pokémon insecto no va a esperar a que te decidas y lanza un rápido chorro de seda a tu cara dejándote instantáneamente cegado. ¡Esa cosa es horrorosa! Se te pega a la piel y cuando tratas de quitarla parece pegarse más aún. Entonces das un brinco y te arrojas al piso.

      A pesar de que tu cuerpo está cubierto por metal casi en su totalidad tienes partes de carne y tus piernas no son la excepción. ¡El Scatterbug te ha dejado un piquete en la pierna derecha! No es una gran lastimadura pero debe tener algún veneno de insecto porque te pica demasiado y sientes un cosquilleo que hace difícil que te pares otra vez.

      Alterado al sentir que un pequeño pokémon te está venciendo, sientes la anilla alrededor de tu cuerpo girar con gran energía. Esa energía se vuelve brillante y de una tonalidad plateada hasta que se dispara como una gran onda.

      Cuando logras quitarte un poco de seda delos ojos puedes ver al Scatterbug allí, partido en dos por el gran disparo de energía metálica que fluyó de tu incontrolable cuerpo. Las vísceras y la sangre verdosa del pokémon cubren ahora el suelo y eso no hace más que hacerte sentir peor. No querías matarlo, sólo ahuyentarlo...

      Parece que la crueldad domina ese mundo. Quizá el mundo real es igual y la mentira era pensar que esas cosas no pasaban. Si es así será mejor que te acostumbres.

      Caminas hacia el bosque lentamente y no llegas a pasar la tercera fila de fresnos cuando te topas con un gran roble y lo que parece ser una rustica casita de madera construida a su alrededor. Ver algo de civilización te hace sentir mejor, aunque podría ser peligroso.

      Sientes las hojas removerse en las copas y te pones en guardia. Algo está pasando, hay algún ser por allí moviéndose.

      La criatura no tarda en caer desde muy alto al suelo y lo hace con mucho estilo. Es un ser alto con el cuerpo estilizado y firme, con una larga cola cubierta de hojas y los costados de sus brazos igual. Te observa con mucha determinación y puedes ver que su mirada es maliciosa, casi podrías decir que está contaminada por la locura.

      El tipo se te va acercando lentamente y sabes que eso puede significar peligro. Te pones en guardia y tus pokémon comienzan a gruñir, incluyendo una especie de bola de gas que te ha seguido desde que entraste al bosque. ¿Será el espíritu de alguno de tus pokémon fallecidos?

      Antes de que te des cuenta la voz del sujeto justo a tu lado te hace estremecer.

      —Buenos días, viajero. Me alegra que estés aquí. Vas a ayudarme a defender el bosque, ¿verdad?

      Al estar tan cerca de ti puedes sentir el natural olor a clorofila que despliega su ser. Es increíble su parecido a los Sceptile, si casi podrías decir que su piel está bastante verdosa. No alcanzas a reaccionar, si hubiera querido atacarte ya lo habría hecho, es extremadamente rápido.

      —Mejor que tu y tus pokémon se queden cerca. Este bosque ya no es tan apacible como era antes. No desde que ellos llegaron.

      El tipejo se aleja un poco de ti y acerca a uno de los fresnos para acariciarlo. Puedes ver en él marcas de garras que le han excavado la corteza. Quizá ese tipo Sceptile esté diciendo la verdad, pero te da muy mala espina, parece desquiciado. Sus cabellos negros con algunos tintes verdes ondean al viento.

      —Si por el contrario has venido a atacar al bosque debo decirte que lo defenderé con mi vida. Y mi vida no es barata, te saldrá cara.

      No crees que sea el momento para atacar. La picadura del Scatterbug todavía te hace cojear y ese sujeto parece que sabe lo que hace. No te dice tampoco cuál es el enemigo del que habla pero ¿qué harás?

      Puedes ofrecerle ayuda o luchar contra él. Si intentas escaparte debes tirar un dado 1d100.

      Combo ofensivo: [...], [...], [...], Disparo Espejo, [...], [...], [...].

      Equipo:
      Pidgey (H)
      Simisage (H)
      Kricketune (M)
      Teddiursa (H)
      Eevee (H)
      Gastly (M)


      Raíz

      Spoiler: 
      Piensas que tu decisión de entrar al bosque fue mala y decides hacer borrón y cuenta nueva así que sales de ahí. La torre que habías hallado al principio parece un buen lugar para explorar y quizá uno menos peligroso.

      Vuelves al sendero en el que habías aparecido e inspeccionas la construcción con Nea bien cerca de ti. A pesar de que no parece haber presencia humana en el lugar, esa torre te deja claro que las personas dejaron allí su huella. Es una torre de unos cinco metros, posiblemente un puesto de vigía, en perfecto estado. No tiene ventanas y tiene una única puerta por donde ingresas con tus pokémon siguiéndote.

      La torre por dentro no es muy amplia y que tenga forma redonda es peor, parece que estuvieras en un tubo. Hay una escalera de caracol hacia la cúspide y la empiezas a subir.

      Pareciera que nadie la ha habitado en los últimos tiempos porque las telarañas están por doquier. Por si acaso, antes de llegar al techo preparas una gran cantidad de llamas en tus manos.

      Nea es la primera en llegar y salta hacia afuera a recibir los rayos del sol. Sigues por detrás a tu pokémon y te encuentras con la parte superior también vacía. No era más que una aburrida torre vacía.

      El techo es plano con un ajugero por donde emergiste, con una balaustrada alrededor. Puedes ver en el piso algunas flechas oxidadas y lanzas destrozadas. Posiblemente era un pequeño puesto de avanzada para... algo.

      Entonces es cuando escuchas murmullos y tanto tú como tus pokémon se ocultan tras la balaustrada. Por el sendero, desde el sur, hay tres sujetos que caminan hacia la torre.

      Los tres son humanoides, así como tu, parecen cruzados con pokémon. ¿Alguno será quizá uno de los compañeros del juego?

      El que va en el medio tiene toda la pinta de lider. Un sujeto vestido con taparrabos, con un enorme hueso de vaya a saber qué pokémon colgando de la cintura y la cabeza coronada por el craneo de vaya a saber de qué otro pokémon. No sabes bien si tiene algo de Cubone o Marowak pero por esos lados anda.

      A su derecha hay una chica gordinflona bestida con un tapado de lo que parece la piel de un Ursaring. Igualmente ella no está cruzada con un Ursaring, te das cuenta porque no tiene ni un solo pelo en el cuerpo y por la rústica vestimenta no crees que se anden afeitando. La verdad no sabes qué pokémon se ha fusionado con ella porque parece completamente humana. ¿Un Snorlax quizá? No pretendes averiguarlo pero esos cachetotes te suenan conocidos.

      El ultimo es un larguirucho que lleva una gran cantidad de largas hojas de palmera colgando de su espalda y de su cabeza. Realmente se ve patético, como un árbol andante que en cualquier momeno va a caerse y quebrarse cual rama pisoteada.

      A simple vista ninguno te suena aunque si el del medio se quitara el cráneo quizá podrías ver algo. Como sea se están acercando y debes pensar bien lo que vas a hacer. Podrias no hacer nada, quizá siguen de largo y todos felices. Podrías salir a recibirlos y tratar de hacer las pases con ellos para evitar problemas. Y la última opción es atacarlos... ¿qué podrían hacerte? Tienes la ventaja, puedes arrojarles fuego desde esa torre y Nea quizá arroje unas espinas. No crees que puedan hacer mucho en su defensa.

      Si los atacas tienes que tirar un dado 1d100 donde más cerca de 100 es más probabilidad de convertirlos en huesos rostizados.

      Combo ofensivo: [...], [...], [...], [...], [...], Calcinación, [...].

      Equipo:
      Pinsir (M)
      Surskit (M)
      Dwebble (H)
      Lillipup (M)
      Cacnea (H)
      Quilava (M)
      Last edited by Demian; 27/10/2016, 21:03.


      Gracias a todos por recordarme :) Sólo tengo buenos recuerdos de ustedes y de este agradable lugar también.

      Comment


      • #18
        COMPAÑEROS:

        Spoiler: 


        -Pidgey / Hembra / Fuka / G.H. Vuelo

        -Simisage / Hembra / Seed / G.H Campo

        -Kricketune / Macho / Antt / G.H Bicho

        -Teddiursa / Hembra / Asor / G.H Campo

        -Eevee / Hembra / Mettan / G.H Campo

        -Gastly / Macho / Alter / G.H Amorfo



        REQUIESCAT IN PACE:

        Spoiler: 


        -Pidgey / Macho / Toga / G.H. Vuelo

        -Teddiursa / Macho / Asriel / G.H. Campo

        -Slowpoke / Macho / Ray / G.H Monstruo-Agua 1

        -Pineco / Hembra / Flowey / G.H Bicho

        -Pineco / Hembra / Tori / G.H. Bicho



        CAPITULO 3 // UN NUEVO ALIADO

        Todo paso demasiado rápido…incluso diría demasiado rápido, no quería…no quería asesinarlo pensé que, si me mostraba agresivo ante él, ese pequeño insecto optaría por huir hacia el bosque, pero…estaba muerto, estaba muerto justo a unos metros de mí y yo había sido su asesino…me acerque al partido cadáver del gusano con toda mi camada detrás de mí y lo mire…caí de rodillas de nuevo.

        -Lo siento pequeño…tuve que hacerlo, no quería…lo lamento mucho- Irónicamente al terminar de decir estas palabras comencé a reír, pero esto no evito que también comenzara a llorar, mi risa sonaba desquiciada ,sin sentido pero era autentica y eso era lo peor…los demás Pokemon me miraban y terminaron por acercarse a mí con caras algo extrañadas y confusas por mi actuar después de esa muerte, ellos fueron los que me hicieron salir de mi trance, gire a verlos mientras me secaba las lágrimas -Lo siento…sé que no debo ponerme así, es matar o morir después de todo, y si ustedes están dispuestos a morir por mi…yo igual…pero eso no pasara…aunque me llene aún más mis manos de sangre los protegeré hasta donde pueda- Mis palabras parecieron haberlo animado, me levante con dificultad del suelo y mire por última vez el cadáver con una vaga sonrisa -Supongo que al menos fue rápida…o eso quiero creer- Con estas palabras camine cojeando de vez en cuando por la picadura, espero que no se ponga grave en el futuro no sé cómo podría tratarla.

        Tan pronto como entre al bosque, pronto me vi otra vez detenido por algo que parecía ser el primer rastro de civilización de este mundo…solo para darme cuenta que era la base, tal vez, de otro ser como yo, mas precisamente una mezcla entre un humano y un Sceptile...lo primero que pensé era que podía ser uno de mis compañeros…una idea que se desvaneció pronto en cuanto pareció querer atacarme… o algo así…

        Pero esas intenciones también quedaron zanjadas en cuando hablo por primera vez

        —Buenos días, viajero. Me alegra que estés aquí. Vas a ayudarme a defender el bosque, ¿verdad? Mejor que tú y tus Pokemon se queden cerca. Este bosque ya no es tan apacible como era antes. No desde que ellos llegaron. —

        Está bien, es obvio que por ahora no quería atacarme, pero ahora existe un peligro mayor, lo que sea que haya dejado esas marcas en el roble que el tipo este estaba acariciando parecían de algo por lo menos más grande que yo y lo peor es que el me pedía ayuda para defender el bosque de lo que sea que fuera eso y era más que claro que no recibiría un no por respuesta…o, mejor dicho, no le gustaría recibir un no por respuesta.

        —Si por el contrario has venido a atacar al bosque debo decirte que lo defenderé con mi vida. Y mi vida no es barata, te saldrá cara. —

        No me encontraba en estado para pelear…aun tenía la pierna algo adolorida y aun no sabía que efectos secundarios podría tener el veneno del gusano…además el otro tipo parecía ser demasiado poderoso, si, es matar o morir, pero quien dice que no se puede alterar un poco, muere solo o mata en grupo, era claro que lo que atacaría si es que llegaba a hacerlo iba a ser demasiado fuerte…pero si tenía un poderoso aliado como el de seguro podría hacerle frente, además de eso necesitaba un lugar para descansar y algo para comer, y la cabaña me podría ser de ayuda, y no me importaba que el tipo pareciese raro o hasta incluso loco…en mi generaba un aire reconfortante y de tranquilidad no sé porque…además quien sabe, él ha vivido más tiempo que yo allí así que podría ayudarme a buscar comida y hasta a curar mi pequeña herida…y por un poco de ayuda…puede que no lo sea en exceso pero me probé que tengo poder, claro, técnicamente no lo controle yo y paso porque sentía que en cualquier momento podía morir, pero quien quita que aprenda a usarlos cuando yo quiera.

        —Está bien…supongo que te ayudare a cuidar el bosque de lo que sea que lo esté amenazando, yo y mis compañeros estaremos encantados de hacerlo—

        El chico dentro de su locura pareció sonreír, algo que me reconforto aún más a mi…solo quedaba ver ahora que era lo que seguía, el tipo me dio la espalda mientras miraba a algún lugar del bosque…mientras yo esperaba a ver que decía o hacia…miré a mi alrededor y me percaté de que a mi lado aún seguía la bola de gas morado que me acompaño

        —Alter…bienvenido…espero que estés de acuerdo en ayudar—

        Comment


        • #19
          Misión 3


          Estaba muy cómoda con los pokemon descansando y siendo calentada por ellos. Hasta que Rufflet me indica que había problemas. Me daba mala espina ir, pero si no lo hacia podían atacarnos por sorpresa. lo pensé bien por un momento hasta que decidí salir con alguno de mis pokemon.

          Junto a Umbreon, Houndour y Shroomish, decidimos ir juntos averiguar que pasaba. Le dije al resto que se quedara por si algo malo pasaba. Además ellos tres eran los mas activos, el resto estaba agotado de trabajar y preferí que se quedaran para reponer fuerzas.

          Pronto me di cuenta de como 3 pokemon atacaban a uno, pero no podía distinguirlos bien. Le dije a los 3 que se quedaran tranquilos y no hicieran ningún movimiento hasta que se los ordenara.

          [roll0]

          Umbreon (M)/ Luna
          Murkrow (M)/ Shadow
          Nuzleaf (M)/ Jin
          Houndour (M) / Riley
          Rufflet/ Gold
          Shroomish / Green
          Phanpy/ Dumpy
          lvl 22 lvl 23 lvl 23 lvl 7 lvl 18 lvl 9


          ------------- Promedio 17 -----------------








          Comment

          Working...
          X