Anuncio

Collapse
No announcement yet.

Colegio Virtual 16-17: Metamorfosis

Collapse
This topic is closed.
X
X
  • Filter
  • Hora
  • Show
Clear All
new posts

  • Demian
    started a topic Rol Colegio Virtual 16-17: Metamorfosis

    Colegio Virtual 16-17: Metamorfosis

    1



    Luego de completar las planillas de inscripción, los empleados del nuevo Colegio Virtual los envían a sus casas.
    Días después, por correo les llega una invitación a los que tuvieron la suerte de resultar elegidos en base a sus... extraños perfiles psicológicos.
    Los diez “afortunados” se reúnen el día de la inauguración a la hora indicada frente al desvencijado edificio esperando que toda esa jugarreta empiece. Luego de alrededor de quince minutos de impuntualidad, un muchacho de tez blanca, dientes afilados, cabello oscuro y semblante apesadumbrado los invita a pasar.
    Ustedes no se conocen pero no pueden evitar sentirse más seguros estando juntos. El lugar por dentro está aún más deteriorado que por fuera. Esa empresa o está trabajando con un bajísimo presupuesto o es que no tienen idea de cómo debe verse un edificio moderno.
    Sus edades no superan los 13 años. Están ansiosos por la aventura que se viene pero también temerosos por el lúgubre aspecto del sitio.
    —Buenos días a todos. Yo soy Ikta y de ahora en más seré su guía en esta prueba del nuevo Colegio Virtual. No necesitan saber mucho más que será una experiencia aterradora.
    Todos lo observan incómodos, incapaces de saber si está hablando en serio o en broma. Su rostro no expresa más que la fría mirada de un experimentado jugador de poker.
    —¿Dije aterradora? Lo siento, quise decir encantadora. —El supuesto guía se corrigió como si tan sólo hubiera cometido un error en la acentuación de la palabra—. Como verán, no hay mucho espacio en esta habitación.
    No hacía más que recalcar lo obvio, ese pequeño cuarto con suerte medía cinco metros cuadrados, con suerte entraban algo apretujados y sólo había dos puertas: aquella por la que habían entrado y otra en la pared opuesta.
    —Si pasan por esta puerta, entrarán inmediatamente al Colegio Virtual. Y quiero aprovechar este momento para recordarles que han firmado las fichas donde Ilussion Art EG queda totalmente exento de cualquier responsabilidad sobre sus probables defunciones.
    De nuevo todos lo miran extrañados. Si ese tipo es sólo el guía no quieren ni imaginar lo que será la excursión...
    —¿Dije defunciones? En realidad quise decir decisiones. Sepan que el Colegio Virtual funciona en conjunto con sus mentes —les informó el pálido guía— y cualquier determinación que tengan, ya sea por su lógica o por su incontrolable instinto, no es más que el reflejo de sus deseos. Vamos, vayan pasando, la tortura les espera. ¿Acaso dije tortura? Dios, que mal día que tengo, han de ser los nervios. Quise decir aventura.
    Su semblante serio y maduro no refleja ni el minimo atisbo de nerviosismo, pero como no quieren estar un segundo más cerca de ese sujeto, toman la mejor salida que es entrar a esa habitación.
    Y en cuanto entran...


    Elwood:

    Spoiler: 
    Haces el honor de entrar primero y cuando ves que la habitación es completamente gris y no puedes distinguir donde empieza y termina una pared sabes que algo anda mal.
    Frente a ti, en el infinito gris que se proyecta frente a tus ojos, comienza a formarse una figura oscura, más o menos de tu tamaño, algo encorvada y con dos enormes zarpas en sus extremidades superiores.
    Es un Excadrill. Él te mira y parece sonreír. Con determinación se te acerca y no puedes alejarte, ya estas contra la pared. Lo sientes llegar y chocar contigo estúpidamente...
    En el momento en que el Excadrill te tocó, tu mente se desconectó. No sentiste nada en realidad, sólo fue un pantallazo, como si acabaras de tener un sueño muy claro. Te levantas sobre una superficie endurecida y terrosa. Lo primero que vez frente a ti son seis pokémon. Dos Sentret, dos Slakoth, un Cherubi y un Ledyba. Ellos te observan con parsimonia, como si llevaran mucho tiempo esperando a que te levantes...
    Te incorporas tratando de concentrarte y trazar un pequeño plano mental del lugar donde estas. No puedes ver mucho, hay una gran cantidad de maleza, además de que tus ojos están un poco... extraños.
    Entonces te das cuenta del cambio. Tu cuerpo pesa, y pesa mucho más de lo que pesaba antes. Sin embargo, tienes la fuerza suficiente como para que no te moleste. Tu piel se ha cubierto por una capa de pelo más espesa y de un color más oscuro. En tu cabeza, tu cabello se ha erizado y se ha endurecido como casi al punto de que parece metal. Está largo, tanto que hace sombra sobre tu cara como su fuera un gran cuerno. Cuando quieres tocarlo con tus manos te das cuenta de la gran diferencia. ¡Tienes dos zarpas al menos 20 veces más grandes que tus antiguas y debiluchas manos humanas!
    El resto de tu cuerpo parece normal pero sientes como si tus piernas fueran más fornidas y como si las uñas de tus pies comenzaran a escarbar por si solas sobre tus zapatos. Esa ropa que llevas no durará mucho, espero que no tengas demasiado pudor.
    (Debes arrojar un dado 1d5 para saber cuántas misiones te dura la ropa)
    El asunto es problemático. Sabes muy bien que te has vinculado con ese Excadrill y eso tiene sus ventajas y desventajas pero más que nada te asusta porque no sabes que vendrá a continuación.
    Los pokémon a tus pies esperan un movimiento de tu parte. No sabes bien qué hacer, estas en un mundo extraño, con un cuerpo extraño y... aromas extraños que invaden tu ahora muy
    desarrollado sentido del olfato y están empezando a querer hacerte estornudar... sabes bien qué no quieres que eso pase.
    ¿Qué harías en esta situación?
    Responde y tira 3 dados 1d100.


    Equipo (puedes ponerles nombres, sólo tienes que editar la lista en la próxima misión):
    Sentret (H)
    Sentret (M)
    Slakoth (H)
    Slakoth (H)
    Cherubi (H)
    Ledyba (H)


    Ethan

    Spoiler: 
    Entras con mucha confianza en ti mismo a la habitación. Realmente no sabes lo que espera dentro pero te importa muy poco, lo llevarás adelante porque tu mente es fuerte.
    El sitio es un vacío de color blanco resplandeciente y es algo caótico porque no puedes ni siquiera percibir el piso sobre el que estás parado. Lo único que percibes es un nubarrón de color café que comienza a tomar forma frente a ti. Lentamente, va convirtiéndose en un Lopunny.
    Giras la cabeza un poco extrañado y la alta coneja sonriente se acerca a ti con sus brazos extendidos para darte un cálido abrazo.
    El abrazo del pokémon fue una especie de detonante que te devolvió por completo tus sentidos. Cuando abriste los ojos pudiste ver a tus pies un sendero de tierra bastante ancho que va y llega hasta donde alcanzan a ver tus ojos. A los lados del terreno hay bosquecitos de árboles poco tupidos.
    Sientes que tu cara pica y cuando vas a rascarte descubres algo terrorífico. Tus muñecas están cubiertas de una tupida capa de lo que parece ser algodón. Y no solo tus muñecas, debajo de tus pantalones, en tus pantorrillas, también crece ese pelo enrulado de color crema. ¡Y no solo eso! Tu cabello creció en dos largas colas a los lados de tu cabeza, terminándose en dos enormes bollos del mismo algodón crema. El resto de tu piel está igual salvo por una capa un poco más gruesa de bello color café.
    No puedes más que estar decepcionado y aterrorizado. ¡Te has fusionado con ese conejo marica! Tú, el gran Ethan, ahora no pareces más que una bailarina de Streep Tease furry. Revisas con una mano tu entrepierna para llegar a la relajante conclusión de que al menos sigues siendo macho. Cuando investigas tu trasero... sí, allí está. El rabo de un Lopunny, de bello enrulado pero un color más café. Por suerte tu pantalón lo oculta.
    Todavía impactado por eso, ves llegar a un Buneary pequeño, un Pidgeotto, un Manectric y un Corphish. Notas con algo de recelo que los pokémon parecen observarte con ternura, casi amorosamente. Aún así, no intentas espantarlos pues sabes que ellos serán tus aliados... sólo esperas que tengan bien en cuenta que ERES MACHO.
    Bastante impactado y trastornado por el suceso tratas de calmarte y de decidir qué camino tomarás. Una buena opción podría ser enviar a Pidgeotto a explorar los alrededores, al menos para tener algo de noción del entorno en el que estás. Otra opción que podrías tomar es seguir el sendero en el que estás, hacia delante o hacia atrás. Y por último... quizá podrías atinar a internarte en el bosque, aunque deberías saber que esa opción puede llegar a ser un poco más peligrosa. ¿Qué harás?
    Si entras al bosque, arroja un dado 1d100. Tienes 50% de posibilidades de terminar en una batalla.

    Equipo (puedes ponerles nombres, sólo tienes que editar la lista en la próxima misión):
    Buneary (H)
    Pidgeotto (M)
    Manectric (H)
    Corphish (H)


    Darcku

    Spoiler: 
    Cuando llega tu turno de entrar en la habitación te sientes extremadamente nervioso pero al menos estás concentrado, ese personaje que los recibió te dejó bien despierto y atento a cualquier cosa que pase.
    El cuarto donde ingresas es un espacio psicodélico de color púrpura. No te marea pero te hace sentir mucho vértigo, como si estuvieras parado sobre la nada. Frente a ti se forma una figura de un tamaño mediano y variados colores. Poco a poco toma nitidez y te percatas de que es un Amoonguss. No puedes evitar pensar que es muy extraño estar solo en la habitación con ese pokémon, primero porque había otras personas que entraron antes que tu y segundo porque ese pokémon parece totalmente desubicado en ese sitio.
    Dando saltitos se te acerca y desde donde está estira su mano como para saludarte. No puedes resistirte a devolverle el gesto y en cuanto lo tocas...
    En cuanto lo tocas sientes si una gran cantidad de anestesia hubiera dejado de hacerte efecto. Estás tirado en el suelo, con el cuerpo muy pesado. Con mucho esfuerzo te incorporas. No puedes evitar notar que el color de tu piel pasó a ser de un gris bastante oscuro. Te percatas también de que tus codos y hombros y están adornados con grandes setas de colores similares a los de las pokeball. Sobre tu cabeza, tu cabello está cubierto por una seta aún más grande del mismo color que hace sombra a tu cara. Para tu suerte sigues conservando tus fuertes piernas pero no puedes evitar pensar que el aspecto que tienes es ridículo. Toda tu vida tratando de ser normal y ese desquiciado sistema virtual te convierte en un maldito hongo.
    Mientras investigas las setas en tu cuerpo y preguntándote si dolerá que las rompas, algunos pokémon aparecen y se reúnen alrededor tuyo. Un pequeño grupo liderado por un Migthyena y acompañado por dos Poochyena, un Caterpie y un Aipom. Esos pokémon te observan como si esperaran una orden tuya. Quizá puedas usarlos para investigar un poco el lugar o podrías dejar que se queden cerca tuyo y esperar a ver qué pasa.
    ¿Esperas junto con ellos a ver qué pasa? Si decides enviarlos por separado a explorar debes tirar 3 dados 1d3.

    Equipo (puedes ponerles nombres, sólo tienes que editar la lista en la próxima misión):
    Migthyena (H)
    Poochyena (H)
    Poochyena (M)
    Caterpie (H)
    Aipom (M)


    Xpoke:

    Spoiler: 
    Con mucha fe en ti mismo ingresas a la habitación para toparte de lleno con lo que parece ser un vacío existencial. No hay nada más que tú en ese lugar, aún sabiendo que hay personas que entraron antes. Es un sitio caótico, donde el color plateado domina la inmensidad. Frente a ti, muy lentamente, comienza a formarse la figura de una criatura.
    El ser es bastante grande. No tarda en tomar la forma acampanada de un Bronzong. Te sientes extraño al verlo, te parece que no deberán estar juntos ahí, eso que está pasando no es normal.
    Entonces, mientras vacilabas en lo que podrías hacer, el Bronzong se lanzó hacia ti y como si fuera una topadora se estrelló sin remedio contra tu cara.
    Cuando te levantas sientes realmente como si hubieras sido atropellado. Estás recostado sobre una pequeña pendiente que te deja ver a lo lejos una enorme arboleda y un pequeño riachuelo a sus pies. También te das cuenta que se van acercando a ti algunos pequeños pokémon de diversos tipos. Un Zigzagoon, un Odissh, un Shellos, un Taillow, un Skitty y un Roggenrola. Ellos parecen ser muy dóciles y entonces estiras la mano para acariciarlos... y te das cuenta que tu cuerpo está cubierto por una armadura de metal. Te revisas bien cómo puedes, tienes un peto de metal azul oscuro cubriendo tu torso, tus hombros y parte de tus brazos. También llevas guanteletes y glebas. Te tocas la cara y te das cuenta que tienes profundas marcas en la piel como formando excéntricos dibujos. Tus piernas están revestidas también por una mediana falda y unas botas también de metal. Te sientes como todo un guerrero medieval, aunque te estaría haciendo falta una espada.
    Con calma te pones a pensar que quizá ese Bronzong tuvo algo que ver en tu cambio. En el Colegio Virtual cualquier cosa puede pasar por lo que no te asombras demasiado y decides concentrarte en lo que vendrá. Te llama bastante la atención ese grupo de pokémon, parecen dispuestos a obedecerte. Podrían ir a investigar juntos hacia el lado de ese bosquecillo, bajando la pendiente en la que están, o podrían ir hacia atrás donde subirán un poco más, hasta una montaña pequeña que quizá les muestre un poco más de terreno.
    Si decides ir hacia el bosquecillo, tienes que tirar un dado 1d100. Si decides subir la montaña, tienes que tirar un dado 1d3.

    Equipo (puedes ponerles nombres, sólo tienes que editar la lista en la próxima misión):
    Zigzagoon (M)
    Oddish (H)
    Shellos (H)
    Taillow (M)
    Skitty (H)
    Roggenrola (M)


    Saraky:

    Spoiler: 
    Ingresas a la habitación con tus rodillas castañeando de emoción. Te asombras mucho al darte de lleno con un lugar oscuro, como si te hubieras metido dentro de una sombra. Esa sensación es muy rara, de verdad te sientes devorada por el lugar y crees que será peligroso porque los que entraron antes que tú ya no están ahí.
    Entonces percibes como se forma frente a ti un pokémon cuadrúpedo. Al principio te cuesta distinguir cuál es pero en cuanto su pelo toma un color blanco no tardas en percatarte de que es un Absol.
    El pokémon siniestro se te acerca y tu, incapaz de despreciar su belleza, le tiendes la mano esperando acariciar ese terso pelaje.
    Tocarlo fue como meter la mano en otra dimensión. Te levantas del suelo como si te hubieras caído aunque a ti no te parece que hubiera pasado nada, no te sientes adolorida aunque sí un poco mareada.

    No puedes evitar ver tu cabello caer a tus costados y tu sorpresa es impresionante al percibir que es de color blanco. Hundes tus manos en él para sentirlo y dar te cuenta que es muy largo y pálido como la luna. Lentamente tus manos recorren tu cabeza para llegar a tu frente y ahí te encuentras con la espantosa verdad de que tienes un enorme cuerno que crece hacia un costado. Es el cuerno de un Absol, no te queda duda, es duro y filoso. Algo impactada, tratas de asimilar el hecho de que tu cuerpo se haya unido al de ese pokémon.
    Mientras piensas un poco lo que está pasando y contemplas que además de tu pelo también tus muñecas y tus piernas tienen ese vello blanco que no es para nada femenino (además de que tu piel se ha oscurecido bastante) algunos pokémon salvajes se acercan a ti con algo de lentitud. Te sientes aún más sorprendida al ver que se hechan lentamente a tus pies. Tienes enfrente a un Umbreon, un Murkrow, un Nuzleaf y Houndour. Parecen obedientes y leales.
    No logras salir de tu estupor pero tu instinto parece tratar de decirte que hagas algo. Lo primero que quieres hacer es ocultarte, por alguna extraña razón te sientes desnuda estando a la luz del sol. Hay muchos árboles y zonas rocosas cerca, puedes encontrar refugio. Otra opción es pedir a esos pokémon que vigilen los alrededores.

    Si tomas la primera opción, tira un dado 1d100. Si envías a tus pokémon a investigar, tira 1 dado 1d3.

    Equipo (puedes ponerles nombres, sólo tienes que editar la lista en la próxima misión):
    Umbreon (M)
    Murkrow (M)
    Nuzleaf (M)
    Houndour (M)


    Alfredo

    Spoiler: 
    Con parsimonia ingresas al cuarto donde todos los demás entraron y no puedes evitar sentir que has entrado en el estómago del universo. No hay nadie allí, de repente te has quedado solo frente a la inmensidad de lo que parece ser un cosmos infinito. Frente a ti, una figura enorme de más de dos metros se materializa. Tardas un poco en distinguir la forma del pokémon. Es grande tu sorpresa al entender que es un Golurk. Su aspecto regio y firme te hace sentir algo incómodo, pero decides enfrentarlo como fuera otro desafío.
    El pokémon se te acerca lentamente y estira su mano para intentar aplastarte con ella.

    A pesar de que deberías sentirte como puré de papas te sientes bien en realidad aunque bastante nervioso y mareado.
    En frente tienes a un Gastly, un Shupett, un Mankey, un Yanma y dos Patrat. Esos pokémon parecen estar custodiándote, esperando algún movimiento tuyo. Al percibir tu entorno te das cuenta que estás en un claro sombrío, con algunos árboles pelados y secos. La tierra está agrietada y húmeda. Parece que ese Colegio Virtual no deja de tratar de darte sustos.
    Recién al final te percibes a ti mismo, muy cambiado. Tus muñecas y tus hombros están cubiertos por placas tectónicas con runas grabadas en ellas. Tus músculos parecen más macizos aunque tus piernas están bien flacas. Una especie de grilletes de terracota recubren tus muñecas y tobillos. Pero lo más extraño de todo es tu piel. Puedes tocarla pero tienes la extraña sensación de podrías hacerla tan penetrable como el humo. Ese Golurk es ahora una parte de tu físico y de tu mente.
    Con esa revelación tan inesperada comienzas a ver que los pokémon que te escoltan se ponen nerviosos. Hay algo raro en el ambiente. ¿Deberías alejarte de ese sitio? ¿O te quedarás allí, pase lo que pase?


    Tomes la decisión que tomes, tira un dado 1d100.

    Equipo (puedes ponerles nombres, sólo tienes que editar la lista en la próxima misión):
    Gastly (M)
    Shupett (M)
    Mankey (H)
    Yanma (H)
    Patrat (M)
    Patrat (M)


    Lunahia

    Spoiler: 
    No te parece buena idea entrar a un cuarto que bien podría ser más pequeño que el anterior, pero peor aún sería quedarse con ese guía tan extraño. Al ingresar parece como si te sumergieras en un océano. Es una infinidad azul, sin piso ni techo y si bien puedes respirar normalmente, hay una gran presión en tus órganos.
    Frente a tus ojos, donde debería haber otras personas, sólo hay una masa celeste transfigurándose. Al alcanzar su forma definida, te das cuenta que esa masa es un Vaporeon.
    Te alegras al reconocer la figura elegante y bella del pokémon de agua, pero antes de que alcances a reaccionar, la criatura se arroja de un salto a tus brazos.

    En un abrir y cerrar de ojos, cuando debiste tomar al pokémon con tus manos, desapareció al igual que aquél sitio tan raro donde te lo encontraste. En ese instante estás medio sumergida en el río, tu ropa hecha un desastre pero tu cuerpo... tu cuerpo ahora es azul y no alcanzas a distinguir si el agua te moja o no.
    Llevas tus manos a tu cabeza sólo para distinguir que tus orejas se han estirado y agrandado, como dos pequeñas aletas. Sientes la presencia de branquias en tu cuello a pesar de que tus pulmones funcionan perfectamente. A tu espalda, hay una aleta dorsal delicada que termina en un medianamente largo rabo que te está molestando mucho dentro de tu pantalón y no te queda otra opción más que buscar la vergonzosa forma de sacarlo de allí. El resto de tu cuerpo es humano aunque tu piel está azul y tus manos y pies tienen incómodas membranas.
    Tratas de no alterarte y conservar tu personalidad alegre. Ahora parece que te has cruzado con ese Vaporeon, pero sólo es un juego ¿verdad?
    En la orilla del río y en el agua se reúnen algunos pokémon salvajes. Un par de Goldeen, un Psyduck, un Spearow, un Sandshrew y un Litleo. Ellos te observan como esperando indicaciones aunque antes que eso deberías buscar la forma de entender qué está sucediendo.
    Como no soportas estar sin hacer nada, es hora de qué decidas qué paso (o aletazo) vas a dar. Tienes que tener en cuenta que la mitad de esos pokémon no pueden nadar por lo que si sigues por el río para investigar los demás tendrán que seguirte desde la orilla. Si sales del agua y vas tierra adentro, los Goldeen tampoco podrán seguirte.

    ¿Que vas a hacer?


    Si vas por agua, tus pokémon que van por tierra tienen un 30% de posibilidades de ser atacados. Si vas por tierra, tus Goldeen tienen un 45% de posibilidades de ser atacados.


    Tira un dado 1d100 elijas lo que elijas.

    Equipo (puedes ponerles nombres, sólo tienes que editar la lista en la próxima misión):
    Goldeen (H)
    Goldeen (H)
    Psyduck (H)
    Spearow (M)
    Sandshrew (M)
    Litleo (M)


    Acopa

    Spoiler: 
    Entras a la nueva habitación siguiendo alegremente a los demás pero en cuanto traspasas la puerta te das de lleno con ámbito oscuro y psicodélico que te borra rápidamente la sonrisa. Ya no estás acompañada, estás sola. Y eso no te gusta para nada.
    Para tu horror, frente a tus ojos, se aparece una figura grande y sombría. Es un pokémon, un Malamar. No te gusta mucho su aspecto, realmente aterra, no quieres estar cerca de él en ese lugar encerrado. Cuando te vuelves para abrir la puerta y regresar te das cuenta que no hay puerta. Estas en esa especie de universo oscuro y caótico. Los tentáculos de Malamar se te acercan y se enredan sin piedad alrededor de tu cuerpo.

    Cuando vuelves a abrir los ojos sigue estando oscuro pero esta vez el sitio parece más real. Es una especie de cueva, puedes tocar con tu mano la pared de piedra... te aterra darte cuenta que tus manos ya no son como antes. Si bien conservan su forma y su largo, ahora tu piel está recubierta por una especie de sustancia viscosa y elástica con colores negros y plateados. Al acariciar tu cabello te das cuenta que está revuelto y erizado, incluso parece más largo. La piel de tu torso ahora es de color morado, y tus piernas son plateadas, recubiertas de la misma sustancia que tus manos. No hace falta decirte que estás a punto de largarte a llorar del horror y la desesperación.
    Cerca de ti, hacen su aparición un par de Drowzee, un Chingling, un Ralts, un Bidoof y un Combee. Esos extraños pokémon se quedan cerca de ti y te admiran, extrañados por tu semblante triste.
    No te gusta tu aspecto. Realmente es siniestro. Lo bueno es que al menos esos pokémon te acompañan y ya no estás sola. Depende de ti lo que harás ahora. ¿Dejarás que la tristeza te embriague y te quedarás en ese lugar? ¿Saldrás de la cueva a explorar a ver qué hay por los alrededores? ¿O enviarás unos pocos pokémon a vigilar?

    Si sales de la cueva, tira un dado 1d100. Si envías pokémon a vigilar, tira un dado 1d3 por cada pokémon que mandes.

    Equipo (puedes ponerles nombres, sólo tienes que editar la lista en la próxima misión):
    Drowzee (M)
    Drowzee (H)
    Chingling (M)
    Ralts (H)
    Bidoof (H)
    Combee (H)


    Marcus

    Spoiler: 
    Por desgracia para ti, el miedo gobierna plenamente tu ser. Odias cuando eso pasa porque sientes que estás a punto de morir en cualquier momento. El guía no ayudó en nada a quitarte el miedo y al entrar en ese cuarto no puedes evitar prácticamente hacerte en los pantalones al sentir como si estuvieras dentro de un vórtice plateado. No es un cuarto normal, es un sitio que parece la mente retorcida de un metalúrgico.
    En frente de tus ojos, una figura toma forma de la mismísima nada haciendo que tu corazón esté a punto de reventar por la adrenalina. Te calmas un poco al ver que es un Klinklang. El pokémon no está muy lejos, pero ver algo más aparte de ti ocupando ese lugar te hace sentir más seguro. Te acerca un poco y cuando llegas a estar a su alcance la mirada del pokémon se fija en ti.

    En un simple parpadeo la habitación deja de existir y frente a ti se extiende la inmensidad de una pradera con un bosque muy a lo lejos. Un paisaje de lo más normal que hace que logra hacer que la alegría te domine. Sin embargo, empiezas a perder esa alegría cuando percibes que hay cambios en tu cuerpo. Lo más llamativo es una gran pieza circular similar a un anillo de acero rodeando tu cintura. Tu cuerpo es muy similar a lo que era pero tu ropa ha cambiado completamente, estas cubierto por lo que parecen partes de engranajes y piezas mecánicas. Te sorprendes pero no pierdes el entusiasmo pues sabes que es un juego y algo así no es más que un pequeño cambio en la realidad.
    Algunos pokémon se te acercan, sacándote de tus pensamientos. Hay dos Pidgey, un Teddiursa, un Slowpoke y dos Pineco. Ellos están de tu lado, te seguirán y obedecerán, lo que te alegra aún más.
    Dominado por esa alegría sólo queda que decidas qué harás. ¿Te pones a jugar con ellos para disfrutar tu buen humor? ¿Comienzas a caminar para ver qué más encuentras? También puedes enviar a los Pidgey a investigar desde los cielos.

    Si envías a los Pidgey tira un dado 1d3. Si sales a caminar tira un dado 1d100.

    Equipo (puedes ponerles nombres, sólo tienes que editar la lista en la próxima misión):
    Pidgey (H)
    Pidgey (M)
    Teddiursa (M)
    Slowpoke (M)
    Pineco (H)
    Pineco (H)


    Raíz

    Spoiler: 
    Con entusiasmo y optimismo ingresas a la habitación esperando que el desafío esté a tu altura. El sitio al que llegas es lo más parecido a estar sumergido en magma volcánico que podrás ver en tu vida. No hay paredes, ni techo ni siquiera los que ingresaron anteriormente al lugar. Estás solo en un vacío rojizo con una bola de fuego formándose frente a ti.
    De la bola salen alas y lentamente vez cómo se convierte en un Volcarona. El inmenso pokémon insecto parece destilar fuego de su piel y se acerca peligrosamente a ti. Tanto que casi te está tocando.

    Cierras los ojos por tanto brillo y en cuando lo haces sabes que algo ha cambiado. Ya no estás en ese infierno de magma sino que estás parado al lado de una torre de piedra emplazada al borde de un camino de tierra.
    Eso te llama la atención, pero lo que más asombra es tu aspecto el que no puedes evitar percibir cuando te giras. De tu espalda salen tres pares de alas naranja con dibujos negros. Además de eso, tus pómulos están surcados por dos extrañas bolsas cálidas que cruzan desde la punta de tu cabeza hasta tu quijada. Y por último, la parte de tus hombros, pecho y espalda superior está coronada por una tupida mata de vello muy fino y blanco. Tu torso, piernas y piel por suerte siguen igual pero no puedes evitar tragar en seco al procesar la información de que acabas de fusionarte con ese Volcarona.
    Es una sensación muy extraña. En realidad te sientes igual pero en tu mente tienes muy en claro que nada es lo mismo. Antes de que puedas terminar de asimilarlo, escuchas algunos sonidos detrás de ti y por entre los árboles asoman algunos pokémon: un Pinsir, un Surskit, un Dwebble, un Lillipup y un Cacnea. Ellos te rodean y te hacen fiesta como si tu cuerpo les diera calor... y quizá realmente lo haga.
    No puedes evitar que te siga interesando mucho esa torre que está junto a ti. Podrías ir a investigar. Otra cosa que puedes hacer es caminar a lo largo de ese sendero hasta ver qué encuentras. Tu otra opción es internarte al lado del camino donde hay un espeso bosque, quizá los pokémon que te siguen se sientan como en casa aunque podría ser peligroso.

    Si te internas en el bosque debes tirar un dado 1d100.

    Equipo (puedes ponerles nombres, sólo tienes que editar la lista en la próxima misión):
    Pinsir (M)
    Surskit (M)
    Dwebble (H)
    Lillipup (M)
    Cacnea (H)



    [MENTION=27474]Elwood[/MENTION] [MENTION=67326]EthanBarush[/MENTION]
    [MENTION=54014]Darcku[/MENTION] [MENTION=35519]xpoke[/MENTION] [MENTION=64151]Saraky[/MENTION] [MENTION=60921]Alfredo+[/MENTION] [MENTION=63455]Lunahia[/MENTION] [MENTION=68503]Acopa[/MENTION] [MENTION=63389]KricoGamer[/MENTION] [MENTION=52638]Raíz[/MENTION]
    Last edited by Demian; 12/10/2016, 13:46.

  • Saraky_Blaunt
    replied
    Misión 3


    Estaba muy cómoda con los pokemon descansando y siendo calentada por ellos. Hasta que Rufflet me indica que había problemas. Me daba mala espina ir, pero si no lo hacia podían atacarnos por sorpresa. lo pensé bien por un momento hasta que decidí salir con alguno de mis pokemon.

    Junto a Umbreon, Houndour y Shroomish, decidimos ir juntos averiguar que pasaba. Le dije al resto que se quedara por si algo malo pasaba. Además ellos tres eran los mas activos, el resto estaba agotado de trabajar y preferí que se quedaran para reponer fuerzas.

    Pronto me di cuenta de como 3 pokemon atacaban a uno, pero no podía distinguirlos bien. Le dije a los 3 que se quedaran tranquilos y no hicieran ningún movimiento hasta que se los ordenara.

    [roll0]

    Umbreon (M)/ Luna
    Murkrow (M)/ Shadow
    Nuzleaf (M)/ Jin
    Houndour (M) / Riley
    Rufflet/ Gold
    Shroomish / Green
    Phanpy/ Dumpy

    Leave a comment:


  • KricoGamer
    replied
    COMPAÑEROS:

    Spoiler: 


    -Pidgey / Hembra / Fuka / G.H. Vuelo

    -Simisage / Hembra / Seed / G.H Campo

    -Kricketune / Macho / Antt / G.H Bicho

    -Teddiursa / Hembra / Asor / G.H Campo

    -Eevee / Hembra / Mettan / G.H Campo

    -Gastly / Macho / Alter / G.H Amorfo



    REQUIESCAT IN PACE:

    Spoiler: 


    -Pidgey / Macho / Toga / G.H. Vuelo

    -Teddiursa / Macho / Asriel / G.H. Campo

    -Slowpoke / Macho / Ray / G.H Monstruo-Agua 1

    -Pineco / Hembra / Flowey / G.H Bicho

    -Pineco / Hembra / Tori / G.H. Bicho



    CAPITULO 3 // UN NUEVO ALIADO

    Todo paso demasiado rápido…incluso diría demasiado rápido, no quería…no quería asesinarlo pensé que, si me mostraba agresivo ante él, ese pequeño insecto optaría por huir hacia el bosque, pero…estaba muerto, estaba muerto justo a unos metros de mí y yo había sido su asesino…me acerque al partido cadáver del gusano con toda mi camada detrás de mí y lo mire…caí de rodillas de nuevo.

    -Lo siento pequeño…tuve que hacerlo, no quería…lo lamento mucho- Irónicamente al terminar de decir estas palabras comencé a reír, pero esto no evito que también comenzara a llorar, mi risa sonaba desquiciada ,sin sentido pero era autentica y eso era lo peor…los demás Pokemon me miraban y terminaron por acercarse a mí con caras algo extrañadas y confusas por mi actuar después de esa muerte, ellos fueron los que me hicieron salir de mi trance, gire a verlos mientras me secaba las lágrimas -Lo siento…sé que no debo ponerme así, es matar o morir después de todo, y si ustedes están dispuestos a morir por mi…yo igual…pero eso no pasara…aunque me llene aún más mis manos de sangre los protegeré hasta donde pueda- Mis palabras parecieron haberlo animado, me levante con dificultad del suelo y mire por última vez el cadáver con una vaga sonrisa -Supongo que al menos fue rápida…o eso quiero creer- Con estas palabras camine cojeando de vez en cuando por la picadura, espero que no se ponga grave en el futuro no sé cómo podría tratarla.

    Tan pronto como entre al bosque, pronto me vi otra vez detenido por algo que parecía ser el primer rastro de civilización de este mundo…solo para darme cuenta que era la base, tal vez, de otro ser como yo, mas precisamente una mezcla entre un humano y un Sceptile...lo primero que pensé era que podía ser uno de mis compañeros…una idea que se desvaneció pronto en cuanto pareció querer atacarme… o algo así…

    Pero esas intenciones también quedaron zanjadas en cuando hablo por primera vez

    —Buenos días, viajero. Me alegra que estés aquí. Vas a ayudarme a defender el bosque, ¿verdad? Mejor que tú y tus Pokemon se queden cerca. Este bosque ya no es tan apacible como era antes. No desde que ellos llegaron. —

    Está bien, es obvio que por ahora no quería atacarme, pero ahora existe un peligro mayor, lo que sea que haya dejado esas marcas en el roble que el tipo este estaba acariciando parecían de algo por lo menos más grande que yo y lo peor es que el me pedía ayuda para defender el bosque de lo que sea que fuera eso y era más que claro que no recibiría un no por respuesta…o, mejor dicho, no le gustaría recibir un no por respuesta.

    —Si por el contrario has venido a atacar al bosque debo decirte que lo defenderé con mi vida. Y mi vida no es barata, te saldrá cara. —

    No me encontraba en estado para pelear…aun tenía la pierna algo adolorida y aun no sabía que efectos secundarios podría tener el veneno del gusano…además el otro tipo parecía ser demasiado poderoso, si, es matar o morir, pero quien dice que no se puede alterar un poco, muere solo o mata en grupo, era claro que lo que atacaría si es que llegaba a hacerlo iba a ser demasiado fuerte…pero si tenía un poderoso aliado como el de seguro podría hacerle frente, además de eso necesitaba un lugar para descansar y algo para comer, y la cabaña me podría ser de ayuda, y no me importaba que el tipo pareciese raro o hasta incluso loco…en mi generaba un aire reconfortante y de tranquilidad no sé porque…además quien sabe, él ha vivido más tiempo que yo allí así que podría ayudarme a buscar comida y hasta a curar mi pequeña herida…y por un poco de ayuda…puede que no lo sea en exceso pero me probé que tengo poder, claro, técnicamente no lo controle yo y paso porque sentía que en cualquier momento podía morir, pero quien quita que aprenda a usarlos cuando yo quiera.

    —Está bien…supongo que te ayudare a cuidar el bosque de lo que sea que lo esté amenazando, yo y mis compañeros estaremos encantados de hacerlo—

    El chico dentro de su locura pareció sonreír, algo que me reconforto aún más a mi…solo quedaba ver ahora que era lo que seguía, el tipo me dio la espalda mientras miraba a algún lugar del bosque…mientras yo esperaba a ver que decía o hacia…miré a mi alrededor y me percaté de que a mi lado aún seguía la bola de gas morado que me acompaño

    —Alter…bienvenido…espero que estés de acuerdo en ayudar—

    Leave a comment:


  • Demian
    replied
    Agradezco a la mayoría que posteo muy rápido :) Lamento haberme demorado pero perdí un día del fin de semana en que el foro me anduvo mal y ya se me vino complicando. Además quise darle un día más a los atrasados pero parece que están demasiado ocupados xD No los dejaré esperando a ustedes. ¡Las misiones!

    3


    Elwood:

    Spoiler: 
    (por postear en tiempo y forma recibes un pokémon más en tu equipo. ¡Ahora te acompaña un Larvitar! Es la misión 2. La próxima será tu última misión con ropa.)

    Te disculpas con los habitantes de la caverna. De verdad eres listo y no quieres problemas con un tipo que quizá te entierre a golpes. Así mismo los dos quedaron un poco impresionados por tu conversación tan desconcentrada y por tus pokémon tan descontrolados.

    —Estás muy equivocado si crees que te dejaremos ir así como así.

    Entonces la ves. Desde las sombras aparece una chica de cuerpo delgado pero más desarrollado que la mujer pajarraco. Su piel es oscura y su cabello color café con algunos mechones negros es largo llegando hasta por debajo de su trasero. Tiene unos colmillos sobresalientes y una mirada terriblemente feroz y sensual. A pesar de que los músculos de su cuerpo están bien marcados, no puedes evitar pensar que debe ser bastante frágil a pesar de que intenta parecer la líder del grupo.

    Es imposible dejar de verla y no dejar salir al pervertido que hay en ti.

    Tu mente se vuelve un poco caótica con esa personalidad. El pervertido parece ser el único al que le agradan los idiotas pokémon que te acompañan. Pero lo que más le agrada es ver a esa muchacha siniestra caminando lentamente.

    Sientes que entre tu destrozada ropa interior se agita algo y sonríes con satisfacción al notar el tamaño de ese algo. No sabes como diablos te convertiste en un ser con unas garras tan grandes que no podrá tocar la suave piel de una mujer con delicadeza pero sí sabes que lo que tienes ahí no debería ser desperdiciado.

    La mujer de largo cabello marrón no parece darse cuenta ni importarle lo que sucede con tus hormonas pero la mujer con palmas blancas y negras quizá sí se dio cuenta por dio un gritito se sorpresa y se llevó las manos emplumadas a la boca. Puedes notar que está completamente enrojecida.

    El sujeto del cabello en forma de cono parece haberse dado cuenta también pero reacciona al instante pisoteando tu entrepierna y haciéndote sentir un dolor insoportable. La envidia es uno de los peores males del mundo.

    —No sabemos quién rayos eres pero ahora que estás aquí vas a ayudarnos. ¡No tardarán mucho en llegar! Te pondrás a luchar al frente, ¿verdad?

    Tu pervertida personalidad odia decirle que no a alguien del sexo femenino pero a diferencia de tu personalidad aburrida y fría, el pervertido es una gallina que no tiene ganas dearriesgar su miembro en algo tan terrible como una batalla.

    No alcanzas a pensar eso cuando sientes que la caverna se sacude y pequeños pedazos de tierra caen sobre ustedes. Sientes una inmensa sensación de peligro, algo dentro de ti te dice que a pesar de que sabes excavar no te gustaría quedar sepultado en ese lugar.

    —¡Ya vienen! ¡Héctor, a luchar!

    El sujeto deja de pisotearte y se pone en guardia mirando hacia un pequeño tunel excavado en la caverna. Su musculatura parece ganar robustez segundo a segundo y su mirada es cada vez más intimidante.

    —Silvia, ve, tienes que avisarles a los demás —le indica la chica siniestra a la emplumada, sacándola de su sorpresa y haciendo que al fin deje de mirarte.

    —No, Zara, no quiero dejarlos. ¡Puedo ayudar! —reclama la muchacha delgada.

    —Ni hablar. No después del desastre que hiciste la última vez —sentencia la mujer de cabello largo. La chica de pelo blanco y negro se estremece y mira al suelo, asintiendo—. Y llévate a este Torchic bebé.

    Eso hirió tu orgullo. Tus pokémon dejaron de hacer tonteras y se acurrucaron cerca de ti, listos para seguirte a donde fueras. Quieres salir de ese lugar, la batalla podría ser peligrosa y no te crees capaz. Sin embargo... si vuelves a encontrarte con esa chica siniestra viva... no podrás ver su hermosa cara de ***** sin sentir mucha culpa.

    ¿Qué harás? Si te quedas a luchar tira un dado 1d100. Si huyes, sigue a Silvia, quizá averigües cuál fue el desastre de la última vez.

    Equipo:
    Sentret (H)
    Sentret (M)
    Slakoth (H)
    Slakoth (H)
    Cherubi (H)
    Ledyba (H)
    Larvitar (M)


    Saraky:

    Spoiler: 
    (recibes un premio por postear en tiempo y forma. ¡A tu equipo se une un Phanpy!)

    Tus pokémon parecen muy contentos con tus órdenes y se ponen a trabajar. No pasa mucho tiempo y también se une a ellos un Phanpy con una gran fuerza para transportar elementos de construcción. También pones de tu parte, dirigiendo y acomodando el fuerte.

    Luego de unas cuantas horas el sol se oculta y tus pokémon ya no pueden trabajar. Aún le falta un techo y algunos otros detalles pero lo bueno es que no estás tan agotada y que tus pokémon también siguen con fuerza y ganas de trabajar.

    Sin embargo ha llegado la oscuridad y si bien la mayoría de tus pokémon son de hábitos nocturnos el trabajar de día los ha extenuado y deben tomarse un descanso.

    Todos se echan apaciblemente a descansar pero Rufflet decide hacer un pequeño turno de guardia antes de ir a dormir y dejarle a Murkrow su trabajo. Te acuestas a descansar también y acaricias a Phanpy que parece restregarse contra tus garras como si le dieran placer. Umbreon, un poco celoso, se acurruca contra tu cabeza usando tu cabello como manta. Te agrada el tener tantos pokémon contigo y todos ellos cariñosos a pesar de ser algo siniestros.

    Estabas entredurmiéndote cuando Rufflet aparece frente a tu y te hace señales de que algo está siendo atacado por pokémon salvajes a pocos metros.

    Te da mala espina ir a ayudar, a esas horas de la noche podría ser una trampa. Puedes quedarte ahí pero nada impedirá que quizá esos pokémon encuentren tu refugio sin techo momentos después y te tome por sorpresa mientras duermes.

    ¿Sales a ayudar o te quedas a descansar?

    Hagas lo que hagas tira un dado 1d100.

    Equipo:
    Umbreon (M)
    Murkrow (M)
    Nuzleaf (M)
    Houndour (M)
    Rufflet (M)
    Shroomish (H)
    Phanpy (H)


    Lunahia

    Spoiler: 
    (Por tus rápidos posteos te has ganado una recompensa. ¡Un Cottone se ha unido a tu equipo!)

    Tomas la decisión de ayudar al sujeto y como no quieres arriesgar la vida de tus nuevos compañeros decides arriesgarte tú.

    Al principio te pareció una buen idea, ya que fue tu decisión ayudar al desconocido lo justo es que seas quien vaya al frente. Sin embargo, cuando viste al tipo forcejeando con las fauces de uno de los Carvanha furiosos dejaste de creer que la idea fuera buena.

    El que te atacó se dirigía hacia ti sin dudarlo, cortando el agua con sus aletas dorsales a toda velocidad. El primer ataque lo esquivas por poco, al segundo con un poco más de soltura y el tercero ya crees que estás totalmente acostumbrada al entorno acuático. Claro que parece que Carvanha está jugando un poco contigo.

    Uno de sus ataques fue demasiado distinto a los demás. Nadó como un torpedo hacia ti, girando y con movimientos erráticos que no te dejaron deducir desde donde vendría hasta que fue demasiado tarde. En un movimiento reflejo tratas de frenarlo viniendo desde tu izquierda con tu mano y el pokémon muerde a toda velocidad. El pokémon te hizo daño pero pudiste desviarlo hacia un costado.

    La sangre empieza a salir de la herida en tu mano y es ahí donde caes en la cuenta de que no sólo te ha mordido sino que te ha arrancado una parte de tu mano, los tres dedos izquierdos menores. El shock te deja impactada. Está bien, todavía te cuesta asimilar que tu cuerpo sea tan distinto pero la falta de una parte de tu cuerpo es algo grave.

    Ver tu propia sangre fluir de esa manera te marea pero tu instinto de supervivencia te mantiene despierta. Carvanha vuelve al ataque y no tendrás otra opción más que hacer algo.

    Cuando se abalanza sobre ti directo a tu cara sientes que tus músculos se tensan y te mueves hacia un costado a una velocidad que no deberías poder manejar. El pokémon acuático arroja espuma por su boca con furia al ver como lo humillaste.

    Antes de que el pokémon se diera cuenta arremetiste y lo empujaste hacia atrás con tu cuerpo, haciendo que perdiera un poco la concentración. En ese momento pusiste tus manos extendidas hacia adelante y con un complicado movimiento de manos se pusieron a brillar en un celeste resplandeciente. Antes de que te dieras cuenta, de tus palmas salieron tres hondas de presión que impactaron con fuerza contra Carvanha aplastándolo contra el lecho del río.

    Agitada dejas salir burbujas a borbotones por tu boca. Tu palma izquierda sigue extendida y emanando sangre. Esta vez no hay adrenalina que te salve, lentamente te dejas llevar por el sueño.

    Momentos después te despiertas sacudida por el muchacho. Su color de piel tiene esa tonalidad celeste igual que la tuya pero su mandíbula da miedo. ¡Tiene la dentadura repleta de dientes afilados! Aunque trata de ocultarlos evitando sonreír es imposible que no lo notes porque sobresalen debajo de sus labios. Sus ojos son reptilianos y su espalda está coronada por una cresta que va desde su cabeza calva hacia la punta de una cola similar a la tuya pero algo más corta. Lleva puesto sólo un corto taparrabos que cubre su ingle. Sus manos y pies humanoides están adornados por largas y agudas garras.

    Te miras la mano y puedes ver que la emorragia ha cesado gracias a un vendaje que el tipo parece haber hecho con la parte inferior de tu camisa que ahora deja expuesto tu ombligo celeste bien claro. Tus pokémon están a tu alrededor. Estás depositada en la orilla del río.

    —¡Oye! ¿Estás bien? ¡Te agradezco la ayuda! Lamento mucho lo que sucedió con tu mano, no voy a poder pagártelo... nunca más volveré a luchar por alimento... Por cierto, mi nombre es Fertho.

    La tristeza se refleja en los ojos celestes del chico y escuchas su estomago retorcerse de hambre. Lo único que te hace sentir bien es que si atacó a esos Carvanha fue por un motivo noble.

    Gruco se acerca a ti y también se lo ve entristecido. A su lado un Cottone te informa que viajará contigo y sonríes mientras le das una palmadita pero cuando el Sperow te da las noticias nuevas no te gustan para nada. Tu Psyduck y el Sandshrew se han perdido en todo ese lío y no han vuelto a saber de ellos.

    Sientes que tu estómago también reclama por comida pero tus pokémon son muy importantes para ti, deberías buscarlos. Incluso podrías pedir a Fertho que te ayude ya que no sabe como pagarte la pérdida de tus falanges.

    Si vas a buscar a Psyduck y Sandshrew tira un dado 1d3 para ver en cuantas misiones la inanición comenzará a afectarte. Si vas por comida elije si buscarás en tierra o en agua y tira un dado 1d100.

    Combo ofensivo: [...], Ataque Rápido, [...], Hidropulso, [...], [...], [...].

    Equipo:
    Goldeen (H)
    Goldeen (H)
    Psyduck (H)
    Spearow (M)
    Sandshrew (M)
    Litleo (M)
    Cottone (M)


    Acopa

    Spoiler: 
    (Eres premiada con un pokémon extra para tu equipo. ¡Recibes un Vulpix!)

    Deprimida por los sucesos decides no avanzar y mantener tu posición. Desde que llegaste no te han pasado más que cosas malas. Primero un cuerpo extraño y siniestro que parece estar afectando seriamente tu mentalidad. Después esa batalla donde prácticamente perdiste a todos los pokémon que tenias, que incluso les habías puesto nombres. A pesar de que los pokémon en ese universo parecen estar por todos lados y ser extremadamente leales sabes bien que si sigues perdiendo partes de tu equipo tarde o temprano van a dejar de ayudarte.

    Mientras esperas ves acercarse al claro otro pokémon que se une a tu equipo y lo recibes con mucho cariño.

    Te quedas ahí un buen rato sin hacer nada más que seguir pensando en lo que pasó y echando vistazos a tu alrededor todo el tiempo. Entonces sientes un terrible sacudón en la tierra y tus pokémon lo sienten también. Puedes ver como se extiende la sacudida hacia el sur y las aves abandonan sus nidos y los árboles se sacuden hasta perder varias hojas. ¿Otra preocupación? ¿Qué habrá sido eso?

    Entonces sientes otro ruido. Esta vez parecen cascos al galope. No tarda mucho en aparecer frente a ti en el lugar donde te habías quedado una figura pequeña montada en un Girafarig. La figura es una muchacha como de tu edad que te admira extrañada. Tiene cabello color verde y plumas sobresaliendo de sus hombros y sus manos. Lleva vestimentas rústicas y amplias, un poncho al mejor estilo indígena. Sus ojos son negros y penetrantes.

    —¿Quién eres? ¿Qué haces aquí? ¿Sabes qué fue lo que sucedió? ¿Vas a acompañarme a investigarlo o sólo me harás perder el tiempo?

    No deben quedarte muchas ganas de batallar pero podrías hacerlo y quizá tengas un pokémon nuevo en tu poder, ese Girafarig se ve muy útil. También podrías pasar de ella y decirle que continué su camino sin ti, que ella es la que está perdiendo el tiempo solita. Y por último podrías ir con ella aunque sabes bien que es peligroso recorrer ese bosque y más yendo hacia esa sacudida.

    Si decides ir con ella tira un dado 1d100.

    Equipo:
    Chingling (M)
    Combee (H)
    Poochyena (H)
    Deino (H)
    Hypno (H)
    Vulpix (H)


    Marcus

    Spoiler: 
    (eres premiado con un pokémon extra para tu equipo. ¡Recibes un Gastly!

    Es impresionante el efecto que ha hecho en ti esa batalla. Ahora te sientes más maduro y más enfocado en terminar esa aventura. Te has dado cuenta que no es un juego sino la supervivencia en su más puro exponente.

    Sigues caminando con tus pokémon custodiándote, enfilando hacia el bosque. En el camino vuelves a encontrarte peligro pero esta vez es un pokémon simple el que te ataca. Tus compañeros intentan defenderte pero los detienes. Es hora de que pruebes de qué estás hecho.

    El Scatterbug parece ser el único custodio para entrar al bosque. No crees que eso vaya a tomarte mucho tiempo pero todavía no te acostumbras bien a tu cuerpo y no entiendes como funciona. ¿Deberías lanzarte a dar un puñetazo?

    El pokémon insecto no va a esperar a que te decidas y lanza un rápido chorro de seda a tu cara dejándote instantáneamente cegado. ¡Esa cosa es horrorosa! Se te pega a la piel y cuando tratas de quitarla parece pegarse más aún. Entonces das un brinco y te arrojas al piso.

    A pesar de que tu cuerpo está cubierto por metal casi en su totalidad tienes partes de carne y tus piernas no son la excepción. ¡El Scatterbug te ha dejado un piquete en la pierna derecha! No es una gran lastimadura pero debe tener algún veneno de insecto porque te pica demasiado y sientes un cosquilleo que hace difícil que te pares otra vez.

    Alterado al sentir que un pequeño pokémon te está venciendo, sientes la anilla alrededor de tu cuerpo girar con gran energía. Esa energía se vuelve brillante y de una tonalidad plateada hasta que se dispara como una gran onda.

    Cuando logras quitarte un poco de seda delos ojos puedes ver al Scatterbug allí, partido en dos por el gran disparo de energía metálica que fluyó de tu incontrolable cuerpo. Las vísceras y la sangre verdosa del pokémon cubren ahora el suelo y eso no hace más que hacerte sentir peor. No querías matarlo, sólo ahuyentarlo...

    Parece que la crueldad domina ese mundo. Quizá el mundo real es igual y la mentira era pensar que esas cosas no pasaban. Si es así será mejor que te acostumbres.

    Caminas hacia el bosque lentamente y no llegas a pasar la tercera fila de fresnos cuando te topas con un gran roble y lo que parece ser una rustica casita de madera construida a su alrededor. Ver algo de civilización te hace sentir mejor, aunque podría ser peligroso.

    Sientes las hojas removerse en las copas y te pones en guardia. Algo está pasando, hay algún ser por allí moviéndose.

    La criatura no tarda en caer desde muy alto al suelo y lo hace con mucho estilo. Es un ser alto con el cuerpo estilizado y firme, con una larga cola cubierta de hojas y los costados de sus brazos igual. Te observa con mucha determinación y puedes ver que su mirada es maliciosa, casi podrías decir que está contaminada por la locura.

    El tipo se te va acercando lentamente y sabes que eso puede significar peligro. Te pones en guardia y tus pokémon comienzan a gruñir, incluyendo una especie de bola de gas que te ha seguido desde que entraste al bosque. ¿Será el espíritu de alguno de tus pokémon fallecidos?

    Antes de que te des cuenta la voz del sujeto justo a tu lado te hace estremecer.

    —Buenos días, viajero. Me alegra que estés aquí. Vas a ayudarme a defender el bosque, ¿verdad?

    Al estar tan cerca de ti puedes sentir el natural olor a clorofila que despliega su ser. Es increíble su parecido a los Sceptile, si casi podrías decir que su piel está bastante verdosa. No alcanzas a reaccionar, si hubiera querido atacarte ya lo habría hecho, es extremadamente rápido.

    —Mejor que tu y tus pokémon se queden cerca. Este bosque ya no es tan apacible como era antes. No desde que ellos llegaron.

    El tipejo se aleja un poco de ti y acerca a uno de los fresnos para acariciarlo. Puedes ver en él marcas de garras que le han excavado la corteza. Quizá ese tipo Sceptile esté diciendo la verdad, pero te da muy mala espina, parece desquiciado. Sus cabellos negros con algunos tintes verdes ondean al viento.

    —Si por el contrario has venido a atacar al bosque debo decirte que lo defenderé con mi vida. Y mi vida no es barata, te saldrá cara.

    No crees que sea el momento para atacar. La picadura del Scatterbug todavía te hace cojear y ese sujeto parece que sabe lo que hace. No te dice tampoco cuál es el enemigo del que habla pero ¿qué harás?

    Puedes ofrecerle ayuda o luchar contra él. Si intentas escaparte debes tirar un dado 1d100.

    Combo ofensivo: [...], [...], [...], Disparo Espejo, [...], [...], [...].

    Equipo:
    Pidgey (H)
    Simisage (H)
    Kricketune (M)
    Teddiursa (H)
    Eevee (H)
    Gastly (M)


    Raíz

    Spoiler: 
    Piensas que tu decisión de entrar al bosque fue mala y decides hacer borrón y cuenta nueva así que sales de ahí. La torre que habías hallado al principio parece un buen lugar para explorar y quizá uno menos peligroso.

    Vuelves al sendero en el que habías aparecido e inspeccionas la construcción con Nea bien cerca de ti. A pesar de que no parece haber presencia humana en el lugar, esa torre te deja claro que las personas dejaron allí su huella. Es una torre de unos cinco metros, posiblemente un puesto de vigía, en perfecto estado. No tiene ventanas y tiene una única puerta por donde ingresas con tus pokémon siguiéndote.

    La torre por dentro no es muy amplia y que tenga forma redonda es peor, parece que estuvieras en un tubo. Hay una escalera de caracol hacia la cúspide y la empiezas a subir.

    Pareciera que nadie la ha habitado en los últimos tiempos porque las telarañas están por doquier. Por si acaso, antes de llegar al techo preparas una gran cantidad de llamas en tus manos.

    Nea es la primera en llegar y salta hacia afuera a recibir los rayos del sol. Sigues por detrás a tu pokémon y te encuentras con la parte superior también vacía. No era más que una aburrida torre vacía.

    El techo es plano con un ajugero por donde emergiste, con una balaustrada alrededor. Puedes ver en el piso algunas flechas oxidadas y lanzas destrozadas. Posiblemente era un pequeño puesto de avanzada para... algo.

    Entonces es cuando escuchas murmullos y tanto tú como tus pokémon se ocultan tras la balaustrada. Por el sendero, desde el sur, hay tres sujetos que caminan hacia la torre.

    Los tres son humanoides, así como tu, parecen cruzados con pokémon. ¿Alguno será quizá uno de los compañeros del juego?

    El que va en el medio tiene toda la pinta de lider. Un sujeto vestido con taparrabos, con un enorme hueso de vaya a saber qué pokémon colgando de la cintura y la cabeza coronada por el craneo de vaya a saber de qué otro pokémon. No sabes bien si tiene algo de Cubone o Marowak pero por esos lados anda.

    A su derecha hay una chica gordinflona bestida con un tapado de lo que parece la piel de un Ursaring. Igualmente ella no está cruzada con un Ursaring, te das cuenta porque no tiene ni un solo pelo en el cuerpo y por la rústica vestimenta no crees que se anden afeitando. La verdad no sabes qué pokémon se ha fusionado con ella porque parece completamente humana. ¿Un Snorlax quizá? No pretendes averiguarlo pero esos cachetotes te suenan conocidos.

    El ultimo es un larguirucho que lleva una gran cantidad de largas hojas de palmera colgando de su espalda y de su cabeza. Realmente se ve patético, como un árbol andante que en cualquier momeno va a caerse y quebrarse cual rama pisoteada.

    A simple vista ninguno te suena aunque si el del medio se quitara el cráneo quizá podrías ver algo. Como sea se están acercando y debes pensar bien lo que vas a hacer. Podrias no hacer nada, quizá siguen de largo y todos felices. Podrías salir a recibirlos y tratar de hacer las pases con ellos para evitar problemas. Y la última opción es atacarlos... ¿qué podrían hacerte? Tienes la ventaja, puedes arrojarles fuego desde esa torre y Nea quizá arroje unas espinas. No crees que puedan hacer mucho en su defensa.

    Si los atacas tienes que tirar un dado 1d100 donde más cerca de 100 es más probabilidad de convertirlos en huesos rostizados.

    Combo ofensivo: [...], [...], [...], [...], [...], Calcinación, [...].

    Equipo:
    Pinsir (M)
    Surskit (M)
    Dwebble (H)
    Lillipup (M)
    Cacnea (H)
    Quilava (M)
    Last edited by Demian; 27/10/2016, 21:03.

    Leave a comment:


  • Cheshire
    replied
    Misión II - Raíz Knoirk.

    Spoiler: 
    Terminada la danza bélica en el bosque me sentí muy satisfactorio. Sí, es verdad que perdí a dos de mis acompañantes pero no eran más que insignificantes bichos sin futuro aquellos dos, a propósito los había enviado a la muerte y a cambio obtuve algo mucho mejor. Pensé en que podría amigarme con Surskit y crear un pequeño lazo de amistad, sin embargo no duró mucho aquella pequeña ilusión. De Dwebble ni hablar, su muerte estaba prevista desde cuando lo vi.
    Sería divertido si me tomaba esto como una pequeña obra de teatro, ¿no? Aquella batalla no había sido más que el primer cuadro del primer acto, era hora de comenzar el segundo. Si dramatizaba todo quedaría más divertido, qué más podía hacer, la perdida de los dos bichos había entristecido a algunos.

    —¡No tengan miedo, mis pequeños!—dije tomando a Lillipup en brazos, mis manos aún seguían algo cálidas y al pokémon le agradaba, Sir Muerte y Cacnea se mantuvieron a mi lado, abrazarlos podría dañarme.—Sir Muerte, el primer cuadro se llevó a cabo en tu hogar y nos costó la vida de dos integrantes de nuestra familia, pero a cambio un afortunado vino a nosotros, denle la bienvenida a Lava.—dije señalando al nuevo pokémon.

    Quilava sonrió a mis compañeros y encendió una pequeña llama en su espalda en forma de agradecimiento. Mi plan actual era crear una buena relación con mis pokémon y que estos creyeran que los estaba acogiendo como una familia, sin embargo aprendí en este punto que sus vidas podrían no durar mucho en este cruel mundo así que decidí por dedicarme de lleno a cada uno de ellos.

    —Cacnea, tu eres el nuevo afortunado.—dije señalándolo. Lillipup comenzó a lamerme el pequeño pelaje que salía de mis hombros, se ve que tenía un aroma o sabor especial.—Iremos a la torre donde los encontré, era bastante árido ese lugar y supongo que es allí donde se encuentra tu hogar. ¡Vamos!

    Dejé al pokémon perro en el piso y me dirigí con mis parientes hacia la torre, en el camino Lillipup iba escoltado de Sir Muerte, este perrito era el integrante más frágil de la familia y debía ir bien protegido, por otro lado Lava y Cacnea me acompañaban en la delantera, estaba expectante de lo que aquel mundo podría llevarme.

    —Bien Cacnea, dejémonos de formalidades, a partir de ahora serás Nea, ¿te gusta?—dije mientras Nea movía su "flor" o corona amarilla.—Espero que esta vez seamos bien recibidos en tu hogar.

    Así comenzaba el cuadro segundo, Sir Muerte se despidió de su hábitat de una vez por todas e hizo buena honra a su nombre dejando finalmente su marca. Era la hora de que Nea se despida y así podamos partir hacia nuevos lugares. ¡Desde luego que nuestra familia prosperaría y se agrandaría!

    —No teman mis niños, ¿vieron lo que hice con Nincada?—dije mientras nos reuníamos todos antes de salir finalmente del bosque.—Si alguien decide tocarlos no dudaré en que mi dulce llama incinere al atacante, y espero que ustedes hagan lo mismo. Una familia no puede mantenerse estable si no se cuida entre sí.

    Con esas palabras terminó nuestra travesía en el bosque, nos dirigimos hacía aquella gran torre que se encontraba al costado del camino, la protagonista pasaba a ser Nea.


    [roll0]
    [roll1]

    -Equipo

    Pinsir Sir Muerte
    Surskit♂
    Dwebble ♀

    Lillipup
    Cacnea ​Nea
    Quilava Lava

    Leave a comment:


  • Albert
    replied
    La apariencia de la criatura resultaba intimidante para todos los Pokémon, menos para Elwood. Para el muchacho Excadrill le resultaba de lo más indiferente el monstruo que se alzaba frente a sí, por más que le doblara el tamaño y pudiera romperlo con un solo movimiento de sus manos; tal vez se debiera a que Elwood fuera un insensato, o simplemente un don vergas que le valía madre todos porque no le importaba nada… tal vez la última opción fuera lo mejor. Sin embargo, aun así no tenía ni un pelo de estúpido, como sus otras personalidades.

    —Lo siento, he llegado aquí por accidente mientras excavaba —escogió con sabiduría sus palabras, sin saber si se dirigía a una Inteligencia artificial o a otros jugadores— No he tenido intenciones en ningún momento de entrar a su territorio, dama y… ¡pervertido! —tuvo que gritarle en forma de regaño, al ver como el pequeño Sentret comenzaba a tirarse un montículo de roca; el pequeño regreso refunfuñando con los demás mientras le sacaba la garra media a Elwood— Um, discúlpenme por mi compañero, es un poco promiscuo. Como les decía, no era mi intención entrar a sus dominios; en seguida me voy no quiero ningún tipo de problemas, si fueran tan amables de mostrarme como irme entonces… ¡Inútil, insecto no me hagan molestar! —les gritó a la Ledyba y Cherubi porque la primera trataba de chuparle el néctar a la segunda y hacían un escándalo en el proceso; al escuchar el regaño de Elwood se detuvieron en el acto— Ehh… discúlpeme por eso último, los dos Pokémon no dejaban de pelear; entonces ¿Me disculpan? caballero y... ¡Retrasada! —le gritó por último a la segunda Sentret de su equipo, que por alguna razón chocaba su cabeza contra una roca

    Pregunto Elwood, sin darse cuenta de que posiblemente su los nombres de su Pokémon pudieron haber sacado de contexto lo que quería expresar. Como decía antes, era el más inteligente de los tres, sin ningún pelo de estúpido.

    Sentret - Pervertido/Garchin/Don Juan
    Sentret - Retrasada/Guadalupe/Virgen
    Slakoth - Slakothuno/Garchina/ Doña Juana
    Slakoth - Slakothdos/LaKimberly/ Feminazi
    Ledyba - Insecto/Mariposa/Mariquin
    Charubi - Inútil / CereCere/Flordeabril

    Leave a comment:


  • Saraky_Blaunt
    replied
    Misión 2

    El sol si que estaba fuerte y no aguante mas y decidí esconderme en el grupo de arboles para poder tomar sombra y relajarme. Mi grupo de pokemon, volvieron contándome las noticias. Al sabe que estábamos rodeados de varios grupos, preferí que no era momento de pelear, era mejor quedarnos aquí y armar un refugio. Pelear con este sol solo haría que termine desmayada por el calor y si queremos avanzar era mejor hacerlo de noche.

    Al ver a los nuevos integrantes les de un sonrisa gentil y los acaricie con cuidado de no lastimarlos o evitando un posible ataque por parte de ellos debido a la incomodidad que les podía causar mi aspecto actual.

    - ambos son lindos - dije mirándolos - quieren ayudarme en mi equipo ¿verdad? - ambos pokemon asintieron - esta bien, pueden unirse luego les dare un nombre, díganme ¿saben armar refugios?

    Así fue como con ambos pokemon, mas los que ya estaban en el grupo empezamos a reunir los materiales, la idea era hacerlo donde estaban los arboles, al interior del bosque, donde estaban mas juntos y con mayor sombra. de esa forma tendríamos una especie de fortaleza antes de avanzar en la noche. solo me preocupaba que el sol no me terminara lastimando

    [roll0]
    [roll1]
    [roll2]

    Leave a comment:


  • Lunira97
    replied
    Capítulo 2

    Un pequeño conflicto


    Spoiler: 

    Me extrañaba el hecho de que entendiera lo que aquel pokemon había dicho, era raro pero de algún modo me agradaba el entenderle. inmediatamente vire a donde se encontraba aquel chico, era atacado por aquellos pokemon, fuese el motivo que fuese era mejor intentar ayudarlo, pero, de algún modo sería peligroso, no quería que los pokemon salieran lastimados.

    Mire a los Goldeen detenidamente, estos parecían estar dispuestos a ayudar al sujeto en problemas

    -¡haaa! esta bien lo ayudare- les dije

    Subí a la superficie y les indique a los demás que se esperarán, inmediatamente me sumergí de regreso al agua, no savia que era lo que el a vía hecho para que aquellos dos Carvanha se encontrarán atacando al ignoto, pero sea lo que fuese que hubiera hecho no era el mejor modo para resolver su problemática, tenia que ayudarlo antes de que lo mataran esos dos peligrosos pokemon.

    -¡HEY!- grite, el sonido recorría el agua en forma de ondas hasta llegar a donde se encontraban los pokemon y el chico aquel -dejen de pelear, ¿qué paso? ¿puedo ayudarles?- les pregunté

    Ambos Carvanha me miraban, parecían enfadados, fue entonces que me dije que aquella persona había hecho algo malo para molestarlos a ese punto de intentar atacarlo.

    Me puse en guardia eperando cualquier tipo de respuesta de alguno de los Carvanha o del sujeto que pares a intentar aguantar la respiración bajo el agua, este se sacudía de manera como si intentará decirme algo



    Dado:
    [roll0]


    Equipo:

    Goldeen -

    Goldeen -

    Psyduck -

    Spearow - Gruko

    Sandshrew -

    Litleo - Lanion

     
    Last edited by Lunira97; 21/10/2016, 18:54.

    Leave a comment:


  • KricoGamer
    replied
    COMPAÑEROS:

    Spoiler: 


    -Pidgey / Hembra / Fuka / G.H. Vuelo

    -Simisage / Hembra / Seed / G.H Campo

    -Kricketune / Macho / Antt / G.H Bicho

    -Teddiursa / Hembra / Asor / G.H Campo

    -Eevee / Hembra / Mettan / G.H Campo



    REQUIESCAT IN PACE:

    Spoiler: 


    -Pidgey / Macho / Toga / G.H. Vuelo

    -Teddiursa / Macho / Asriel / G.H. Campo

    -Slowpoke / Macho / Ray / G.H Monstruo-Agua 1

    -Pineco / Hembra / Flowey / G.H Bicho

    -Pineco / Hembra / Tori / G.H. Bicho



    DADOS:

    [roll0]

    CAPITULO 2 // DE LA FELICIDAD A LA DESESPERACIÓN

    ¿Alguna vez has sentido como la mejor situación de la historia de repente se vuelve un infierno en la tierra? Pues eso era lo que yo sentía ahora mismo, en un momento estaba disfrutando de investigar mi nuevo cuerpo y descubrir los distintos mecanismos que ahora afectaban a mi ser como si de una simple maquina se tratase, luego estaba delante de un grupo de cinco Pokemon y en un abrir y cerrar de ojos…delante de mi yacían muertos un total de diez Pokemon…cinco de ellos me pertenecían, técnicamente hablando.

    La única sobreviviente de este ataque fue la pequeña Fuka que ahora volaba sobre mi alterada por tal carnicería…por mi parte tenía una mano en mi cabeza jalando mi gris cabello y la otra en el pecho haciendo presión sobre uno de los engranajes, algo que deje de hacer rápidamente al sentir que me ahogaba, al parecer los mecanismos si me afectaban enormemente. Mi respiración era acelerada, mis manos temblaban como si tuviera una convulsión leve, mis ojos se comenzaban a cristalizar a nublar por lo que supongo eran lágrimas. Cuando comencé a caminar hacia los cadáveres de mis leales compañeros mi caminar era torpe y parecía que en cualquier momento fuera a caer en el piso preso del llanto, camine hasta estar a tan solo unos centímetros de los cadáveres, en el suelo ya se estaba formando un buen charco de sangre mezclada de los 8 cadáveres que habían en el suelo ,en cuanto los vi más de cerca caí arrodillado con las manos en el charco, cerré los puños y los alce a la altura de mi pecho…los abrí, y de ellos cayeron pequeños chorros de sangre y algunas plumas y hasta un poco de carne suelta, mientras miraba cada mano ahora roja y temblorosa mi mente se llenaba de pensamientos de ira y de tristeza:

    -Es tu culpa y lo sabes! – Me grité a mí mismo tan fuerte como pude con ira en cada palabra

    -No…no lo es…ellos se sacrificaron por nosotros- Me respondí ahora con un tono triste

    - ¡Esto no fue un sacrificio, esto fue un suicidio y ellos sabían que lo era y nosotros también!

    -No…nosotros no lo sabíamos, nosotros ni siquiera sabíamos que algo como esto pudiera pasar-

    -Claro que lo sabíamos y aunque no lo hubiéramos sabido en cuanto vimos que esto comenzó a suceder debimos haber hecho algo!

    -No podíamos hacer nada…-

    -Claro que podíamos! Somos más grandes que ellos y por ende más fuertes, nuestro cuerpo metálico los podía dañar muy fácilmente-

    -No…aun somos novatos con este cuerpo…pudieron habernos lastimado-

    - ¡Cállate! ¡Cállate! ¡CALLATE!, FUE NUESTRA CULPA, NUESTROS 5 COMPAÑERON ESTAN MUERTOS DELANTE NUESTRO POR NUESTRA CULPA-

    Seguidos a estos gritos a mí mismo volví a poner las manos en el charco de sangre mientras comenzaba a llorar, por mi cara recorren lagrimas que no se sienten como agua sino como una especie de aceite muy líquido, pero agua o aceite sea lo que fuere que salía de mi estaba llenando mi cara y caía por mi barbilla hacia el charco de sangre, lloraba a cantaros y parecía que nunca fuera a parar…pero lo hice, detrás de mi escuche unos pasos que se acercaban hacia mí, creyendo que eran atacantes me levante violentamente dándome vuelta hacia atrás de mi…pero no eran Pokemon en busca de atacarme…al igual que los primeros Pokemon que vi con este cuerpo estos nuevos Pokemon también parecían ser leales a mí, eran una Simisage, un Kricketune, una Teddiursa y por ultimo una Eevee…tal vez los atrajo mi llanto, tal vez los atrajo la macabra escena…pero eso no importaba, lo que de verdad importaba era que ahora ellos eran mis compañeros y era mi deber protegerlos.

    Fuka bajo del cielo en cuanto vio que por fin pensaba alejarme de los cadáveres y se posó en mi aro metálico, yo me agache frente a mis nuevos compañeros y les di a cada uno su nombre…deteniéndome en la Teddiursa, no evitaba pensar en Asriel al verla a ella...solo suspire y le di su nombre para después levantarme y acercarme por última vez a los cadáveres.

    -Requiescat in pace mis leales compañeros, lamento no haberlos protegido como debía- Dije mirando a los cadáveres de mis difuntos compañeros -Tratare de protegerlos a ustedes- Termine ahora dirigiéndome a mis nuevos compañeros y a Fuka.

    ¬Y una vez más comencé a caminar…ni yo ni mis Pokemon decíamos nada…solo caminábamos, a un lado había un bosque y al otro había una montaña…caminaba hacia el bosque, quería descansar un poco y una buena sombra sería buena idea…para todos.
    Last edited by KricoGamer; 28/10/2016, 21:37.

    Leave a comment:


  • Acopa
    replied
    Copa rota.

    Los seres de la pequeña a defender a la joven se quedó atrás sin moverse mientras susurraba “-Ríete…Ríete del miedo” con voz apenas audible.

    Mision 2:
    Spoiler: 

    Fue ahí cuando se quebró.

    Acopa estaba paralizada por como resulto todo, no parecía nada a un combate que hubiera visto, nunca había participado en un pero sabía que las cosas nunca acabarían de manera tan sangrienta, sus ojos estaban ahora descubiertos nuevamente y mostraban lo vacío de su alma que se encontraba en ese instante.

    Acopa mira la escena con una sonrisa retorcida y aún no sabe qué fue lo que paso y no parece importarle, siente como poco a poco pierde la capacidad de razonar, mientras se pierde en sus recuerdos, primero era una batalla como cualquier otra y de un segundo se transformó en una masacre. Se sujetó la cabeza con ambas manos y se dijo para si una y otra vez “ríete del miedo” mientras las lágrimas le brotaban, los pokémon que se quedaron con ella parecían tenerle cierto grado de terror en ese momento…

    Arrastro sus manos por su rostro dejando algunas marcas húmedas por sus brazos, fue ahí cuando intento aceptar la locura que la invadía junto con un sentimiento de rabia y odio.

    Pero se desvaneció fugazmente trayendo su cordura al ver a su cling-cling apartarse de ella y tenerle miedo. Pudo recuperarse, pero no sabia cuanto tiempo pasaría hasta quebrarse totalmente.

    Ahí estaba ella, rodeada de cadáveres en un charco de sangre.
    La escena no era de lo más grato, pero acopa era ella misma nuevamente, con una sonrisa muy fingida les dijo
    -No lloremos, a nuestros amigos no les hubiera gustado vernos llorar -mientras que de su rostro se empapaba por las gotas que derramaban sus ojos.

    Le pide perdón a cling-cling y a Cereza que libere su dulce aroma para calmarse.

    El ambiente se llena de un embriagante olor que hizo dormir a cling-cling minutos mas tarde, pero también trajo consigo nuevos pokémon que observaban sus acciones desde las sombras.

    Acopa estaba a punto de marcharse cuando decide mirar hacia atrás, los cuerpos inertes de sus amigos y sus agresores yacían desparramados en el suelo como títeres sin sus cuerdas.
    -no tengo corazón para dejarlos así- dijo mientras cargaba a su pequeño cling-cling y Cereza se posaba en su cabello como si se tratara de cual adorno tal cual.

    El bosque era obscuro y ahí estaba ella haciendo algunos agujeros en el suelo para pasar a darles una sepultura a sus amigos y al cabo de un rato había terminado, ahí estaban 4 bultos de tierra a su derecha mientras que a su izquierda habían cuatro más para para los pokémon que les hicieron daño, aunque los hayan atacado cruelmente en vida, no se merecían un destino tan vil en la muerte.
    Les canto una canción para despedir a los 8 y que descansaran en paz, mientras que aun en las sombras habían unos pokémon, que sentían curiosidad.

    Ahí estaba el cuerpo de una niña arrodillada mirando 8 pequeñas lapidas de tierra en el suelo mientras cantaba una canción de cuna.

    Finalmente se levantó y noto lo pesado de su cuerpo, sentía desmayarse, por lo que decidió reposar, se sienta al tronco de un árbol a y mira a sus viejos amigos bajo un bulto de tierra, pero empieza a sentirse cansada y poco a poco el sueño la invade, quizás se deba a todo ese esfuerzo que hizo cavando, o tal vez se deba al shock emocional y físico que paso su cuerpo, pero solo sabía que necesitaba descansar.

    Despierta y ahí estaba ella recostada contra ese viejo árbol, cling-cling estaba en sus piernas y Cereza en su cabello, pero ya no estaba sola, ahora había 3 pokémon mas, y sentían curiosidad por esta pequeña, o quizás era el dulce aroma que desprendía Cereza en el cabello de Acopa.

    Los pokemon estaban muy tranquilos pero parecían que estaban ahí para protegerla, como si esa fuera su obligación…
    Acopa decide evaluar la situación en la que se encuentra


    Equipo Pokemon
    Spoiler: 
    Drowzee ♀ Coonchy
    Drowzee ♂ Poochy

    Chingling ♂ Cling-Cling
    Ralts ♀ Frambuesa
    Bidoof ♀ Cupcake

    Combee ♀ Cereza
    ++Nuevos integrantes--
    Poochyena ♀
    Deino ♀
    Hypno ♀
    Last edited by Acopa; 21/10/2016, 05:23.

    Leave a comment:


  • Demian
    replied
    Hola, gente! Aprovecho para agradecerles a los que postearon sus misiones en tiempo y forma (debo decirles que todas estuvieron genial) y para decirles que voy a beneficiar a aquellos que posteen sus misiones dentro de los tres días de publicadas las mías. Ej: Yo posteo hoy. Si ustedes postean entre los días Miercoles, Jueves y Viernes recibirán el beneficio (el cual todavía no estoy seguro qué será, pero les dará ventajas en el rol que aquellos que se atrasen no tendrán). Perderán el beneficio en el caso que deban responder un subtema como el Battle Royale y se tarde demasiado.

    Todo esto es para que no se desbanque, recién son las primeras misiones y ya hay dos personas que no postearon (y no es porque no se hayan enterado). Aquellos que por alguna razón no puedan dejar su misión, sea cual fuera el motivo, quedarán desconectados de la dimensión en la que están todos, o sea, seguirán roleando y demás pero no tendrán contacto con los demás, sólo con NPC's. Esto es para evitar que por culpa de uno se atrasen los demás.

    Algo más. No se olviden que si NO usan alguno de sus pokémon pueden hacer un post rápido en el tema de Crianza http://www.cpokemon.com/foro/threads...ok%C3%A9mon%21 y ganarse algún pokémon extra. ES VITAL PARA SU SUPERVIVENCIA TENE

    Por ahora creo que es todo lo que tengo para decir, cualquier cosa que necesiten preguntar ya saben, MP.



    2


    Elwood:

    Spoiler: 
    (En tres misiones tu “paquete de acero” quedará al descubierto. Mejor buscas algo que ponerte para entonces o esa cosa será el blanco de todos los ataques. Esta es la primera.)

    A pesar de que por un momento tu personalidad marica controló tu ser tuviste suerte de volver a tu personalidad fría y calculadora porque había una decisión que tomar. Lo primero que decidiste hacer fue andar con todo tu séquito detrás de ti. No te sorprende ver que eres más imponente. Tus músculos son duros y firmes y crees que has crecido unos cuantos centímetros. Lo único malo es que tu ropa parece de papel. No puedes ni tocarla. A pesar de que conservas tus dedos y las garras sobresalen de tus nudillos como unos mitones, te es casi imposible ser cuidadoso y preciso con las cosas.

    Luego de moverte un rato llegas a la conclusión de que es muy estúpido de tu parte ir caminando a plena luz del día entre esa cantidad de maleza. Tus ojos no están funcionando bien, dependes demasiado de tus oídos y de tu olfato. Con esas enormes garras quizá lo mejor sea excavar un poco.

    No tardas nada en avanzar por tierra. Realmente son útiles esas cosas. La tierra parece ser tu amiga, prácticamente deja que tus garras penetren y levanten la tierra como si fuera una alfombra. Los pokémon te siguen incluso por el túnel que vas cavando, como si ni siquiera hubieran abandonado la superficie.

    Todo parece ir correctamente y cada vez te entusiasma más eso de cavar. Sientes que eres tremendamente bueno haciéndolo. Y cuando mejor te sentías, tu garra excava en falso y tanto tu como tu equipo cae del túnel a una cueva ya excavada. Te das contra el suelo con muchísima fuerza y te estremeces. El acero no cubre todo tu cuerpo por desgracia.

    Tratas de levantarte pero entonces sientes en tu cuello una fuerte palma que te inmoviliza contra el suelo. Tus pokémon tratan de saltar en tu defensa pero una fuerte corriente de aire los arroja contra la pared.

    Frente a ti hay un sujeto masculino de tez trigueña bastante delgado pero con unas manazas que podría fácilmente destruir a golpes tus zarpas. Tiene un extraño peinado en forma de tazón invertido y una especie cono en su mollera. Sus pies son de lo más extraños. Piezas circulares que en vez de dedos tienen tres garras simétricas. Por último, a sus espaldas, se bambolea una cola larga con una especie de maza con pinchos en la punta. Todo un pandillero.

    —¿Quién eres? ¿Cuál es tu objetivo aquí? —preguntó una voz a espaldas del sujeto.

    Era una muchacha alta y pálida pero con cabello negro largo adornado por un jopo en la punta. Sus brazos estaban recubiertos por plumas y un gran pliegue de piel en cada uno también emplumado. Tenía unas piernas estilizadas y firmes, con gigantescas garras en sus dedos de los pies. Te admiraba con cierta impaciencia mezclada con enojo y preocupación.

    Ambos vestían ridículos taparrabos cubriendo sus pechos y sus cinturas hasta los muslos.

    —Más te vale que hables o te lo sacaré a golpes, amiguito —la rudeza del sujeto no te asustó, su voz era bastante patética comparada con la agresividad que mostraba su cuerpo.

    ¿Podrá tu gran paquete de acero salvarte de esta?

    Equipo:
    Sentret (H)
    Sentret (M)
    Slakoth (H)
    Slakoth (H)
    Cherubi (H)
    Ledyba (H)


    Darcku

    Spoiler: 
    Tratas de enviar a Poochyena a investigar pero el otro no quiere despegarse de él y va también. Como un solo grupo te parece poco así que envías a Migthyena también hacia otro lado y a Caaterpie y Aipom por el otro.

    Te quedas allí investigando un poco más tu cuerpo mientras ellos hacen su trabajo. Tras investigarte un poco decides que hueles muy raro. Tu transpiración es diferente a la de tu mundo. Al parecer tus estados de ánimo influyen en las esporas que segregas, variando de un aroma dulce que probablemente atraiga pokémon a uno ácido que quizá los espante o los moleste. Descubres también que el hongo de tu cabeza prácticamente rocía polen todo el tiempo, ni bien te mueves un poco. A ti no te afecta, es como si tuvieras caspa, pero crees que los demás quizá pueda provocarles efectos extraños. Fuera de eso tu cuerpo es bastante normal, incluso puede que más flexible que antes. Te mueves con la misma agilidad, el hongo no molesta tu visión y conservas tu fuerza.

    El grupo de los Poochyena es el primero en regresar con la agradable noticia de ir acompañado de dos pokémon que se unen a tu equipo. Un Bunnelby y un Deerling que parecen estar muy conformes al haberlos seguido hasta ti.

    Les das la bienvenida y los pokémon te informan lo que vieron en un lenguaje que comprendes perfectamente. Hacia el norte hay un río bastante ancho y profundo que parece partir al bosque en dos. El aire está muy limpio por allí, los pokémon no han encontrado indicios de que algo malo estuviera sucediendo.

    Momentos después, Migthyena regresa también, sin compañía. Te informa que hacia el este está el inmenso océano lleno de pokémon peligrosos. No queda muy lejos y bordeando el océano hay una pequeña playa con un sendero que parece ser transitado de vez en cuando y que por los olores puede que haya habido humanos la última vez que fue utilizado.

    Por un tiempo te quedas con los cinco pokémon esperando a Caterpie y Aipom que habían ido hacia el oeste. Esperan, esperan, esperan hasta que empieza a darte hambre y decides que quizá se han perdido o han encontrado algo mejor que hacer que andar siguiendo tus órdenes. Mientras buscas algo para comer deberías elegir qué hacer.

    Si vas hacia el río tira un dado 1d100.
    Si vas hacia el oeste a ver qué sucedió con los pokémon que enviaste tira un dado 1d3 y un dado 1d100.
    Si vas hacia la playa con el sendero a veces transitado no debes tirar nada.

    Equipo:
    Migthyena (H)
    Poochyena (H)
    Poochyena (M)
    Caterpie (H)
    Aipom (M)

    Bunnelby (H)
    Deerling (M)


    Xpoke:

    Spoiler: 
    Comienzas a escalar la montaña con tus pokémon siguiéndote. A cada nuevo paso vas descubriendo algo de tu nueva armadura. No es para nada flexible lo que te dificulta el paso pero es lo bastante resistente como para evitar heridas graves por pequeñas caídas. Te sientes muy protegidos.

    Obviamente no puedes levitar por arte de magia. Bronzong es un pokémon psíquico y tu psiquis te dice que podrás hacerlo con el tiempo, en cuanto controles un poco más tu cuerpo y tu mente. Hablando de eso, sientes extraños a tus pensamientos, por alguna razón están más ordenados, como libros en una biblioteca. Siendo sólo un adolescente ya no te molestan los irracionales conflictos provocados por el amor, la amistad y el éxito. Ahora esos y más sentimientos están archivados, listos para ser usados cuando tú quieras pero sin que te molesten a la hora de tomar decisiones.

    La armadura es muy calurosa y te hace sudar a mares. Vas a tener que acostumbrarte porque no puedes quitártela, es parte de ti.

    Es en el momento en que estás pensando eso, mientras limpias el sudor de tu frente que sientes la tierra ceder bajo tus pies. Pasaste para abajo como si toda la montaña estuviera completamente hueca. Caes parado con tanta mala suerte que te rompes la pierna derecha.

    No puedes creer el dolor que sientes y maldices lo que te toco. Tal vez no controlas el nuevo peso y por dentro tus huesos son igual de frágiles. Pierdes dos puntos de vida y no podrás luchar por 3 misiones. Tus pokémon serán tu defensa por el momento.

    Tu equipo va a socorrerte pero ninguno sabe lo suficiente sobre curar seres humanos. Oddish te ayuda a calmar el dolor dándote a aspirar un poco de polen dulce. Puedes ver bien el lugar ahora. Es una cueva no muy grande pero si muy alta, por eso la gran caída. No puedes ver mucho pero tu mente cada vez está más desarrollada. A pesar del dolor que te invade, sientes la presencia de seres en el lugar. No puedes saber qué tan cerca están pero podrían estar prácticamente sobre ti.

    ¿Tratarás de esconderte de lo que sea que haya en ese lugar? ¿Te quedarás donde estás? ¿O avanzarás hacia adelante para tomarlo por sorpresa?

    Si elijes esconderte tira 2 dados 1d100, donde tendrás 40% de probabilidades de esconderte de lo que venga. Si elijes avanzar, tira 2 dados 1d100 donde tienes 60% de probabilidades de atacar primero, lo que reduce la cantidad de pokémon que tendrás que enfrentar un 20%. Si te quedas donde estás tira un dado 1d100.

    Equipo:
    Zigzagoon (M)
    Oddish (H)
    Shellos (H)
    Taillow (M)
    Skitty (H)
    Roggenrola (M)


    Saraky:

    Spoiler: 
    Mientras el grupo de cuatro pokémon recorren los alrededores para asegurarse que todo está bien te pones a investigar un poco el sitio donde caíste y también tu propio cuerpo.

    Hay bastante luz en el sitio donde estás pero también hay muchos árboles. Encuentras un grupo de ellos creciendo bien juntos y te acurrucas a los troncos logrando que la sombra cubra completamente tu cuerpo.

    Salvando la diferencia del pelaje blanco y la piel tan oscura eres bastante humana. Tus piernas te permiten permanecer erguida y sentarte como lo harías normalmente. Tus garras sobresalen de tus manos que aún conservan dedos y unos despiadados colmillos asoman de tus labios también humanos. Recorres con tus manos delicadamente tu cintura sintiendo que tus pechos y tu cadera conservan su tamaño pero en la parte superior de tu trasero, dentro de tus pantalones, sientes que hay un bulto algo flexible. Es una colita negra que no te molesta para nada, casi no la sientes, pero ahí está y hace un bulto bastante feo en tus nalgas. Decides que sería mejor dejarla salir antes que quede ahí dentro hecha un bollo.

    Mientras sigues investigándote los pokémon regresan con noticias y sorpresas. Hay dos pokémon con ellos que se han incorporado al grupo, un Rufflet y un Shroomish.

    Las noticias no son tan buenas como las sorpresas. La verdad es que están rodeados. Al norte hay un grupo grande y agresivo de pokémon de tipo variado. Al sur hay pokémon también pero en su mayoría son de agua y no parecen tan agresivos aunque sí poderosos.

    Al oeste hay algunos pokémon fantasmas revoloteando. Tus pokémon no les temen, pero te advierten que los fantasmas SIEMPRE son peligrosos.

    Al Este es el mejor lugar para ir aunque te advierten que hay una pequeña playita que da al mar y puedes encontrarte mucho sol. No deberías vivir temiéndole al sol pero ir hacia allí tampoco te asegura que vayas a tener un pasaje sin peligro, tus seguidores comentan que en los pokémon del océano son los más peligrosos.

    Tu última opción es hacer un refugio en ese lugar. Los pokémon te ayudarán y quizá puedas tener un buen lugar oscuro donde estar y acechar a lo que se acerque a ti.

    ¿Qué camino elijes?

    Si elijes ir al Este tira un dado 1d100. Tienes 50% de posibilidades de encontrar rivales salvajes.
    Si te quedas a preparar un refugio tira 3 dados 1d100. Tienes 70% de posibilidades de caer desmayada de cansancio, 40% de posibilidades de terminar el refugio en esta misión y un 25% de posibilidades de que un pokémon muera trabajando.

    Equipo:
    Umbreon (M)
    Murkrow (M)
    Nuzleaf (M)
    Houndour (M)
    Rufflet
    Shroomish


    Lunahia

    Spoiler: 
    El impacto del principio fue rápidamente reemplazado por la belleza de poder surcar el río por dentro y por fuera con gran facilidad. Utilizar las branquias no era nada difícil, simplemente mantenías tu boca y nariz cerradas y dejabas que el agua se filtre por tus costados hasta llenar tus pulmones. Ellos hacían todo el trabajo de absorber el oxigeno de ahí y luego liberabas el agua desoxigenada por la boca. Era una experiencia genial y no querías salir de allí, por lo tanto seguiste por el agua con tus pokémon terrestres tratando de ir lo más cerca posible de ti.

    A pesar del peligro de a veces tenerlos alejados, no hubo ningún contratiempo mientras nadabas junto a los Goldeen. Psyduck parecía estar más cómodo fuera del agua que dentro de ella así que iba con Lanion y el Sandshrew por la orilla.

    De repente, los Goldeen se detienen y te obligan a hacer lo mismo. Los demás pokémon también frenan su avance. No sabes bien qué pasa pero los Goldeen te explican, en un idioma que entiendes perfectamente, que hay alguien luchando en el río más adelante. No oyes nada en la superficie pero cuando te sumerges puedes sentir fuertes impactos que perturban el agua. Parece que la batalla es fuerte.

    Sigues hacia delante lentamente y tus demás pokémon se quedan donde están para no hacer ruidos torpes que alerten al objetivo. No alcanzas a avanzar ni treinta metros que ya puedes vislumbrar las figuras en el fondo del río. Son dos Carvanha luchando contra... ¿un humano? ¿Un... humano como tú?

    A pesar del peligro que eso podría traerte no puedes evitar mirar un poco. Los pokémon lo están rodeando y no dudan en atacarlo a mordiscos y propinando fuertes aletazos con sus rugosas escamas.

    La cosa humano se defiende como puede, levantando sus manos hacia adelante y arrojando fuertes ondas que surcan el agua con potencia pero no parecen surtir mucho efecto en los pokémon.

    ¿Qué podrías hacer tú? No te parece educado meterte en algo que no te incumbe, además de que podría ser muy peligroso hacerlo pero ¿y si está en problemas? ¿O quizá es él el que atacó a los pokémon? ¿Qué decides hacer con ese obstáculo en el río?

    Tira un dado 1d100.

    Equipo:
    Goldeen (H)
    Goldeen (H)
    Psyduck (H)
    Spearow (M)
    Sandshrew (M)
    Litleo (M)


    Acopa

    Spoiler: 
    El cambio rotundo de imagen para ti fue excesivamente impactante, tanto que crees haber perdido unos cuantos grados de cordura.

    Lentamente vas descubriendo más detalles de tu nuevo yo. Tu cabello es difícil de manipular, si bien puedes acomodarlo un poco por un tiempo, termina tomando la forma que tenía al inicio. Tus brazos, si bien parecen viscosos, en realidad parecen capturar la humedad del entorno porque en la cueva parecían mucho más pegajosos pero al salir de ella se convierten más que nada en un material flexible y liso como el caucho. El color de tu piel sigue sin agradarte y algo te dice que tu cabeza funciona de manera extraña. Quizá sea la misma locura de haber transfigurado tu cuerpo aunque crees que quizá sea más la personalidad del pokémon se fusionó contigo anda por ahí.

    A pesar de que tus pensamientos están en otra parte, los pokémon que te siguen te guían y parecen disfrutar de tu compañía a pesar de que no pares de hablar sola todo el tiempo.

    El ambiente a tu alrededor es algo denso, como si el aire estuviera viciado. Hay árboles, algunos con hojas y otros sin ellas pero todos parecen estar a punto de morir... como si hubieran sido contaminados con una plaga. A pesar de que el paisaje debería entristecerte no puedes evitar sonreír y pensar que es hermoso a su manera. La combinación de colores, los árboles caídos como parte del escenario de un cuadro.

    Estás metida en tus pensamientos cuando de la nada unos cuantos pokémon salen de los arbustos como enfurecidos dispuestos a atacarte. Los seis pokémon que tienes les cortan el paso. Chingling y Combee se quedan bien cerca de ti y los demás les hacen frente. Los rivales son pequeños pero parecen estar poseídos por una inmensa aura negativa. Temes por la salud de tus camaradas pero estás tan impresionada que no puedes hacer nada. Dejas que la batalla siga su curso.

    Nunca viste luchar a pokémon con tal... brutalidad. Los Drowzee se lanzaron juntos y sin dudar contra el Grimer y el Espurr. Hubo arañazos, mordiscos, psíquicos y bombas apestosas de lodo dando vueltas por doquier. Poochy parecía una bestia salvaje, sus manitos temblaban mientras azotaba sin piedad al Espurr y el pokémon hacía lo posible por mantener su mente en orden y tratar de incorporarse. El Grimer mientras tanto, se había echado encima de Coonchy quien intentaba sacarse de encima esa masa babosa.

    Frambuesa tomó la ventaja contra ese Spoink. No le fue muy difícil controlar la mente de ese pequeño pokémon, pero su psiquis no era muy fuerte y aunque trataba de dejarlo fuera de combate haciendo que se diera de cara contra el suelo, el pequeño rival no se rendía.

    Para tu horror, Vullaby era el más poderoso de todos. Cupcake se lanzó lo más agresiva que pudo y asestó unas buenas embestidas, pero el pokémon volador chillaba y golpeaba con más fuerza. En uno de esos embates, Vullaby aleteó para levantar un pequeño vuelo y enterró sus filosas garras en los ojos de la Bidoof, quien comenzó a dar vueltas mientras chillaba y sangraba. Al pokémon volador no le costó terminar el trabajo desgarrándole el cuello a picotazos.

    El corazón se te encoge y te llenas de una profunda tristeza al ver eso. Ese juego está más allá de lo que imaginabas y empieza a inquietarte tanta saña.

    Para tu suerte, Poochy sabe cómo manejar la situación y con un fuerte ataque de confusión hace que Espurr choque con fuerza contra un árbol y su cuello se quiebre en dos. Lo suficientemente a tiempo como para darle una mano a su amada Coonchy lo que lo lleva a usar sus ataques psíquicos contra el Grimer quien empieza a deshacerse como si su cuerpo estuviera hecho de nada. A pesar de que el pokémon veneno pierde su forma e inevitablemente fenece, Coonchy ha tragado un montón de desperdicios y no deja de toser. Poochy va en su ayuda tratando de limpiarla de toda esa asquerosa baba.

    Mientras tanto, el Ralts perdió la ventaja que tenía cuando el Vullaby se puso a atacarla. No podía contra dos al mismo tiempo. Si bien ese Spoink ya estaba en las últimas el volador tenía una inmensidad de energía y no dejaba de atacar. Frambuesa con pánico desató su poder psíquico sobre el Spoink, quien terminó en un gravísimo estado de shock paralizante del cual le fue imposible salir. Vullaby aprovechó ese momento para planear sobre tu pokémon y caer sobre él aplastando su pequeña columna contra el suelo.

    Poochy, a unos pocos metros, estaba desconsolado. Coonchy no había podido aguantar el veneno en su cuerpo. Si estabas mal, ver al inexpresivo Drowzee mostrar todo el dolor de su alma en un arrebato de furia te hizo sentir como la peor persona del mundo. El enfurecido pokémon se levantó y arremetió contra Vullaby golpeándolo con todo su cuerpo y arrojándolo al piso. El peso aplastante del Drowzee era demasiado para el ave quien no podía incorporarse y sólo atinaba a arañar con sus garras y a picotear la dura piel de su atacante, alimentándose de los desperdicios que cubrían su cuerpo.

    No sabes cuándo tiempo estuvieron allí golpeándose, masticándose y gruñendo pero te pareció demasiado. Los pokémon cada vez luchaban con menos entusiasmo y llegó un momento en que dejaron de moverse. El terrible veneno de Grimer terminó por hacer el trabajo sobre ambos.

    Incrédula te arrojas al suelo desconsolada. Cereza y Cling-Cling se acurrucan a ti intentando consolarte. ¿Acaso ese juego es demasiado para ti? ¿Qué clase de realidad alterna es esa? ¿Cómo diferencias la realidad de la fantasía si esa masacre pareció tan... genuina? ¿Debiste ayudar a tus compañeros? Las preguntas que te invaden son tantas como la sangre pokémon inundando el corto césped del bosquecillo sombrío. Ya no quieres jugar a eso, pero sabes que tienes que seguir. Las pruebas en el colegio virtual son muchas y debes superarlas si quieres ser la mejor.

    Lentamente, más pokémon aparecen desde las inmediaciones. No sabes bien por qué, quizá los pokémon derrotados eran sus enemigos, quizá te ganaste sus respetos por hacer... bueno, nada. Como sea ahí están aunque eso no te haga sentir mejor.

    ¿Sigues tu camino? Si lo haces tira un dado 1d100. Sino puedes quedarte a evaluar la situación.

    Equipo:
    Drowzee (M)
    Drowzee (H)

    Chingling (M)
    Ralts (H)
    Bidoof (H)

    Combee (H)
    Poochyena (H)
    Deino (H)
    Hypno (H)


    Marcus

    Spoiler: 
    Fuiste al Colegio Virtual a ver de qué se trataba eso así que decides caminar en vez de enviar a un pokémon de tu equipo.

    Jugar con tu nuevo cuerpo comenzó a parecerte cada vez más divertido. ¡Te sentías como un robot! Cada centímetro de tu cuerpo tenía un nuevo mecanismo que quizá movía tus orejas o cambiaba de color tus ojos o tu pelo. Quizá el pokémon con el que te fusionaste no parecía el más divertido pero en pocos segundos te pareció lo mejor que podrían haberte dado.

    El mundo también era genial. ¡No parecía haber ni un edificio! La naturaleza parecía completamente intacta, cosa que en tu mundo era muy difícil de ver. Los pokémon volaban alegres y corrían felices por los alrededores. Comenzaba a gustarte ese lugar.

    Sin embargo, te topaste en medio del camino con un grupo de pokémon algo extraños. No sabías por qué pero te daban muy mala espina y tu equipo al instante comenzó a medirlos y a cruzarse frente a ti para defenderte.

    Un Hoothoot se lanzó por el aire hacia ti y Toga no dudó ni un momento en volar a tu defensa. Recibió un fuerte impacto que lo dejó desparramado en el suelo pero a ti no te sucedió nada.

    Asriel no dudó en entrar en acción al ver a su camarada caído. De un buen salto bajó al pokémon volador de un zarpado, haciendo volar algunas plumas en el aire.

    Eso ya desató una batalla campal. Nunca pensaste que ver un Munchlax corriendo hacia ti sería tan estremecedor. El pokémon no era muy grande pero era terriblemente pesado. Ray hizo lo posible por interponerse y, si bien lo frenó, recibió mucho daño y la fuerza del pokémon normal empezó a hacerlo retroceder.

    Las cosas se salieron de control cuando las Pineco entraron en batalla. Flowey y Tori saltaron a combatir. Todo era dentro de todo normal hasta el momento, lo que te imaginabas pero con un poco más de realismo. Cuando los pokémon insectos usaron autodestrucción todo cambió. Tu comprensión del realismo pasó a otro nivel.

    Flowey y Tori brillaron intensamente en blanco muy cerca de ese Weedle y ese Hoppip. Los rivales intentaron atacar para repelerlos pero no llegaron muy lejos. La explosión sacudió la tierra y creó una gran correntada que azotó incluso la anilla que giraba en torno a ti. La piel del Weedle se deshizo como papel quemado convirtiéndose rápidamente en una pila de cenizas. El Hoppip salió volando por la fuerte correntada pero las intensas llamas de la combustión la alcanzaron y sufrió un destino aún peor que el Weedle. Su cuerpo cubierto en fuego lentamente se incineró convirtiéndose en un seco tocón de carbón en el suelo. De las Pineco no quedó nada, ningún mínimo resto de sus corazas.

    Estabas impactado. Nunca creíste que algo así pudiera llegar a ocurrir frente a tus ojos. Ver a los pokémon destrozados por sus propios ataques suicidas era algo que no podías comprender, jamás imaginaste que eso pudiera llegar a ocurrir.

    Como movidos por aquella gran explosión, los pokémon restantes parecieron llenarse de una increíble ansia de sangre. El Hoothoot y un Drifloon azotaban al pobre Toga contra el suelo, lo picoteaban y lo atormentaban. Las plumas del pobre pokémon volaban en el aire y estabas empezando a ver pequeñas gotas de sangre caer.

    Asriel hacía lo posible pero cada vez que atacaba a Hoothoot recibía un picotazo o un golpe del Drifloon.

    Ray era el que peor estaba. No podía contra Munchlax, el gran peso del pokémon era insostenible y si bien había podido mantenerlo a raya a fuerza de chorros de agua cada golpe que recibía lo dejaba más y más atontado.

    Del Pidgey ya no quedaba más que un cuerpo desplumado, golpeado y cortado en varios lugares pero Asriel había logrado hacer lo propio arrancando las alas de Hoothoot con sus zarpas. Drifloon era una cosa distinta porque si bien no era tan potente era muy difícil alcanzarlo o hacerle daño. Para suerte de la pequeña criatura ursina, el pokémon fantasma se distrajo con una sacudida que Munchlax le dio a Slowpoke y ahí fu cuando el Teddiursa logró dar un buen salto y propinarle un corte con su zarpa imbuida en energía siniestra. El fantasma se desgarró mientras caía al piso y recibía nuevamente múltiples cortes por parte de Asriel.

    Así mismo, el Teddiursa no pudo descansar porque recibió al instante un panzazo de Munchlax. Slowpoke había perdido ya y yacía en el suelo con el cráneo aplastado por las embestidas del salvaje pokémon pesado. Tu pokémon estaba cansado y trató de cortar una y otra vez con sus arañazos aunque sin ningún resultado. La piel de Munchlax era dura y cada ataque que Asriel recibía lo debilitaba un poco más.

    Terrible para ti fue ver cuando tu pokémon se tropezó y cayó boca arriba. Munchlax se arrojó sobre él sin dudarlo para aplastarlo totalmente. Pudiste sentir los huesos de Asriel crujir cuando recibió sobre él más peso del que podía soportar.

    Fuka ya se preparaba para defenderte pero el Munchlax no se levantaba. Con cuidado te acercaste a ver y te diste cuenta que las dos zarpas de Asriel habían llegado a sus ojos y se enterraron hasta quién sabe dónde.

    Solo, con la pobre Fuka bastante alterada revoloteando sobre ti te llevaste las manos a la cabeza. Era un juego, es cierto, no era real pero... no querías ser partícipe de esa masacre tampoco, algo estaba mal, algo no podía estar sucediendo. Eso no era ningún entrenamiento, eso era sádico.

    Sientes más ruidos acercándose y te pones en guardia pero para tu suerte son pokémon que parecen acercarse a ti con lealtad. Un Simisage, un Kricketune, un Teddiursa y un Eevee. No entiendes bien como funciona, pero ese nuevo Teddiursa no hace más que recordarte a Asriel y su impresionante desempeño tratando de defenderte. Debes ser fuerte por ellos.

    Cerca de ti está el bosque y también las montañas. ¿Hacia donde seguirás tu camino?

    Arroja un dado 1d100 elijas lo que elijas.

    Equipo:
    Pidgey (H)
    Pidgey (M)
    Teddiursa (M)
    Slowpoke (M)
    Pineco (H)
    Pineco (H)

    Simisage (H)
    Kricketune (M)
    Teddiursa (H)
    Eevee (H)


    Raíz

    Spoiler: 
    Llevas la procesión por el bosque y no tardas en encontrar un grupo de agresivos y salvajes habitantes por allí. Tus pokémon al instante intervienen y elijen a sus objetivos pero tú quieres probar un poco esas nuevas habilidades que quizá tengas.

    Turtwig parece uno de los más fuertes y Sir Muerte se encargará de él. El Pinsir ataca con mucho poderío y sus pinzas causan estragos en el cuerpo del pokémon planta. A pesar de las constantes embestidas y las hojas navaja arrojadas, el pokémon insecto se sacude todo como si no le hiciera ningún daño.

    Zubat tiene una gran ventaja sobre Surskit. El pokémon insecto no tiene la más mínima posibilidad. Con pocos aletazos el Zubat lo dejó besando el suelo varias veces y cuando supo que al pokémon le costaría levantarse sólo tuvo que ir a depositar sus colmillos sobre su pequeño cuerpo.

    El de Dwebble y Paras el duelo más reñido. Ambos de un tamaño similar aunque Dwebble se mantenía más a la defensiva y Paras intentaba aguijonearlo con sus extremidades. Si bien los aromas segregados por los hongos del pokémon eran tan dulces que adormecían, la resistencia del Dwebble a esos somníferos era suficiente como para mantenerse firme.

    La balanza se inclinó a favor de Paras cuando Zubat fue a ayudarlo. El pokémon volador era muy molesto y si bien no podía maltratar tanto a Dwebble gracias a su pesado caparazón de roca, sí lograba distraerlo para que Paras haga su trabajo con sus aguijones.

    Cuando estabas por probar tus habilidades contra ese Nincada escuchas el grito horripilante del Turtwig. Te giraste un poco a ver sólo para encontrarte con un espectáculo terrible. La parte inferior de la mandíbula y las dos patas delanteras de Turtwig estaban totalmente pulverizadas, arrancadas por la bestial pinza de Sir Muerte que pareció tomarse muy en serio el nombre que le pusiste. Sin poder levantarse, el pokémon tipo planta reptó por el suelo bañándose en su propia sangre verdosa.

    Sir Muerte, sabiendo que su oponente estaba en las últimas, se dirigió a terminar con los demás. Dwebble ya había perdido su caparazón y recibía mordida tras mordida del Zubat. Un rápido cabezazo del Pinsir bastó para partir en dos al Paras quien explotó en una lluvia de tripas y sangre naranja.

    A pesar de lo impactante de la escena dejas a tu Pinsir a un lado para concentrarte en tu enemigo. Sir Muerte parece poder con todos él solito.

    El Nincada no demora en atacarte. Parece que el objetivo de los pokémon eres tú en primer lugar. Tratas de concentrarte y defenderte pero el pokémon demuestra rápidamente de qué está hecho. Esquiva tus pisotones y empieza a escalar por sobre tus piernas y alas. Te sacudes tratando de sacártelo de encima pero es un poco difícil manejar tu nuevo cuerpo. El insecto sube hasta un hombro y golpeas con tu mano para quitarlo. Sin embargo, da un pequeño salto y queda en tu cabeza. Con uno de los aguijones de sus extremidades intenta clavártelo en un ojo pero te mueves instintivamente y en cambio solo recibes un largo corte en una mejilla.

    El corte es suficiente para desatar tu ira. Lo tomas con tus dos manos y sientes tus alas aletear en tus espaldas. El pokémon trata de zafarse pero lo tienes bien sujeto. Lentamente, sientes que el bicho empieza a echar humo de su cuerpo.

    No te esperabas lo que sucedió pero de pronto tus manos estallaron en llamas arrancando chillidos de dolor por parte de tu rival quien se retuerce hasta quedar hecho cenizas.

    En ese momento, Pinsir se acerca un poco a ti para ver si estás bien. Él logró terminar su trabajo sin muchos contratiempos y parte del ala del Zubat podía verse colgando de una de sus tenazas.

    Eso había sido crudo pero a pesar de eso fue... muy excitante. El poder que sentías emanando de tus manos era inexpresable. Podías sentir el fuego, sentir su calor, saber que quemaría cualquier cosa excepto a ti.

    Entonces te detienes en la masacre creada y te rascas tímidamente la cabeza. Temes adentrarte en el bosque y seguir perdiendo amigos o recibiendo heridas... el calor hace que no sientas la herida pero está ahí y estuviste a punto de perder un ojo. Tienes que tener cuidado con las decisiones que tomas.

    La gran humareda que quedó parece haber atraído más pokémon cerca de ti. ¡Es un Quilava! Impresionante que lo hayas encontrado en ese bosque, quizá tu fuego lo ha atraído.

    Deberías seguir tu camino por el bosque aunque no sabes si internarte más en el o quedarte y recorrerlo por el linde del sendero para escapar si es necesario. ¿Qué harás?

    Tira un dado 1d3 y un dado 1d100 elijas lo que elijas.

    Combo ofensivo: […],[…],[…],[…],[…], Calcinación, […].

    Equipo:
    Pinsir (M)
    Surskit (M)
    Dwebble (H)

    Lillipup (M)
    Cacnea (H)
    Quilava (M)



    [MENTION=27474]Elwood[/MENTION] [MENTION=67326]EthanBarush[/MENTION]
    [MENTION=54014]Darcku[/MENTION] [MENTION=35519]xpoke[/MENTION] [MENTION=64151]Saraky[/MENTION] [MENTION=60921]Alfredo+[/MENTION] [MENTION=63455]Lunahia[/MENTION] [MENTION=68503]Acopa[/MENTION] [MENTION=63389]KricoGamer[/MENTION] [MENTION=52638]Raíz[/MENTION]
    Last edited by Demian; 18/10/2016, 18:32.

    Leave a comment:


  • xpoke
    replied
    Misión 001



    Doy un suspiro tras no saber que hacer, comenzando a pensar en que pasó antes siento que no nos van a ir las cosas tan simples, esas bromas, pienso, no son bromas ¿no? la verdad desde ver el desinterés de un proyecto tan importante es como saber que están acostumbrados a hacer algo de este estilo, esos errores no deberían suceder pero disfrazan en bromas parece más como un tipo de sarcasmo. Recuerdo la cara de Ikta y no puedo dejar de tener la imagen de alguien viendo condescendientemente como corderos son llevados al matadero... ¿en qué me metí?

    Suspiro nuevamente y decido darme un mejor vistazo, hm, una armadura Pokémon, recuerdo que Bronzong posee levitación como habilidad así que trato de levitar pero sin resultados. Debo verme ridículo agitando los brazos para mantenerme en el aire tras saltar.

    -Seguro me falta saber algo más-susurro sin rendirme.

    Volteo a ver a los Pokémon que me siguen, al parecer tengo como defenderme y como atacar, no me faltan para nada los recursos.

    La brisa del bosque me susurra con su dulce toque, cierro los ojos para respirar hondo y exhalar.

    -Quedándome aquí no resolveré nada.

    Volteo a la montaña, se veía estable y con los guanteletes tendré un buen agarre sin temor a lastimarme. Me muevo algo lento pero con seguridad colina arriba.

    -Sea o no que vaya al matadero, podré con ello-sonrío ligeramente ante el reto.




    Lanzo un dado y sale: [ROLL]1d3[/ROLL]
    Last edited by xpoke; 15/10/2016, 20:54.

    Leave a comment:


  • Saraky_Blaunt
    replied
    Misión 1

    Estaba nerviosa cuando cruce aquella puerta, estar cubierta de oscuridad en verdad era aterrador. Me sentía dentro de la boca de un lobo, no podía lograr ver mas allá de mi nariz, aún así esa no fue mi mayor preocupación. Me sorprendí al darme cuenta que los demás chicos que estaban conmigo y los que anteriormente habían cruzado, no se encontraban, debería poder verlos dentro de este oscuro lugar o al menos sentir que están aquí cerca. Silencio y oscuridad eran mi única compañía en ese momento.

    En medio de toda la oscuridad sentí algo que me observaba, fije la vista hacia un punto, no tenia idea hacia que dirección miraba, solo el presentimiento me guiaba; en un principio creí que era uno de los estudiantes. No, estaba equivocada, solo un animal de cuatro patas estaba frente a mi, para ser mas especifica un pokemon. sentía como me miraba, no estaba segura cual de todos era, pero al notar su pelaje tornarse blanco, lo pude distinguir. Absol, el pokemon siniestro que predecía las catástrofes, estaba parado frente a mi mirándome; hasta que empieza a caminar hacia mí. Su pelaje era hermoso y yo no pude evitar estirar mi mano para acariciarlo.

    Desperté con una sensación de mareo horrible, abrí mis ojos con cuidado, para acostumbrarme a la luz del nuevo paisaje. me levante con dificultad, la cabeza me daba vueltas, mientras me reponía trataba de recordar que paso, ¿Cómo es que termine en este lugar?. Miraba el suelo y unos mechones de pelo se posaban en mi cara, algo que era normal en mi, siempre usaba mi cabello suelto; esta vez algo llamo mi atención, mi cabello era blanco. Me sorprendí muchísimo, mi cabello es color negro ¿Cómo fue que cambio de color?. Toque mi cabeza con mis manos y siento algo extraño en ellas, mis uñas eran afiladas y un cuerno salía de mi costado derecho de la cabeza, toque el cuerno y me percate que tenia la misma forma que el Absol que vi, mire mis manos, que en realidad eran patas. En pocas palabras, ¡¿ahora soy un Absol?!

    No podía créelo, me había convertido en el pokemon que me encontré en ese cuarto oscuro, era como si ambos termináramos fusionados, debe ser un mal sueño. Fue lo primero que pensé, pero no, ni siquiera morder mi... pata, funciono, todo era real. Ahora soy un Absol, mi pelaje es blanco y mi rostro negro, solo conservaba el color rojo de mis ojos. Mientras trataba de procesar la información siento que algo camina hacia mi, un grupo de pokemon, también del tipo siniestro me observaban, ¿Cuánto tiempo llevaban aquí?.

    Sentí deseos de correr, aun me sentía extraña con esta forma y aunque los pokemon en frente de mi, no hacían mas que observarme, sentía miedo con ellos. Quería huir, pero Umbreon me dijo algo

    - "no temas" - me acaba de hablar un pokemon - "¿te sientes bien Abso?"

    Eran amables y poco a poco vi como todos ellos Umbreon, Murkrow, Nuzleaf y Houndour me sonreían, deje de sentir miedo al ver que eran así.

    - si... solo estoy algo mareada ... - ellos entendían mis palabras, pronto me dijeron que ellos cuidarían de mi, era extraño, me sentía como su entrenadora en forma de pokemon. Aún que el sol me molestaba, tenia la gran sensación de querer ir a explorar, quería saber donde me encontraba y que hacia aquí y lo mas importante ¿Por qué soy un Absol?

    [roll0]

    Umbreon (M)/ Luna
    Murkrow (M)/ Shadow
    Nuzleaf (M)/ Jin
    Houndour (M) / Riley

    Leave a comment:


  • AlKapparra Mágica
    replied
    No entendía que pasaba, ¿por qué mi apariencia había cambiado tanto? ¿Y por qué cambio al tocar a ese pokémon? Todo era tan confuso que me daba jaqueca, pero tenía que calmarme, se podría decir que tenía cinco pokémon a mis órdenes, tenía que mandar a uno de ellos, un Migthyena, dos Poochyena, un Caterpie y un Aipom, podría mandar a uno de los Poochyena ya que después del Migthyena son los más poderosos, así que decidí mandar a uno de los Poochyena a investigar el sitio . El aparato raro ese me había dado esa rara apariencia, no tenía la menor idea de que hacer ahora, no se me ocurría mucho más que esperar que Poochyena volviera de investigar el lugar.

    Así que hice eso, me senté en el suelo y comencé a esperar a que Poochyena volviera.


    Migthyena (H)
    Poochyena (H) (ENVIADO A INVESTIGAR)
    Poochyena (M)
    Caterpie (H)
    Aipom (M)

    http://www.cpokemon.com/foro/threads...l=1#post406661 DADOS

    (sale la cosa abajo porque intente editar aqui de una vez )
    Last edited by AlKapparra Mágica; 16/10/2016, 15:03.

    Leave a comment:


  • Albert
    replied
    Spoiler: 
    Transformarse en un Excadrill de un momento a otro, haría que cualquiera se perturbarse. Cualquier menos Elwood; el chico se encontraba de lo más tranquilo, evaluando su situación; haberse convertido en un Pokémon no significa mucho para él más allá de haber cambiado completamente su apariencia; el exterior no iba a cambiar su perturbado interior.

    Los pequeños Pokémon le miraban con curiosidad e incluso pudo notar extrañamente, como uno de los Sentret le guiñaba el ojo mientras se frotaba de manera rara contra el suelo; completamente raro. Fuera de aquel extraño hecho, el muchacho percibió que su olfato se había simplificado; un dulce y fuerte olor atacaba su nariz y viajaba por su sistema respiratorio haciéndole cosquillas.

    —¡Achus! —Trató de contenerse, pero no pudo evitarlo, pues no podía dejar salir aquel idiota en aquella situación… sin embargo, el estornudo salió con una fuerte sacudida que incluso asusto a las criaturas acompañaste— ¿Eh? ¿Qué coño, dónde estoy?

    Algo interesante de las muchas personalidades de Elwood, era que ninguna tenía los mismos recuerdos; eso significaba que ahora la personalidad de ahora no tenía ni idea de haberse inscrito en el CV.

    —¿¡Y por qué carajo soy un Excadrill!? —Se impresiono al haber su robusto cuerpo— Y son ideas mías… ¿o ese Sentret me quiere? Oh Dios… ¿en qué clase de situación rara me habré metido? Esto seguro es culpa del pervertido que se metió con la gente equivocado o tal vez… ¿¡Me ha pasado lo mismo que en Pokémon Mundo misterioso!? Oh genial, ahora tendré que superar miles de mazmorras para recuperar mi forma humana, solo para que me termine encariñando con unos de estos bichos y me quede como un Excadrill para siempre; la vida vale mierda —se reprochó con los hombros caídos— Aunque… esto puede tener su punto bueno —y tras decir eso, levanto su pantalón para inspeccionarse— Wao… vaya paquetazo, el pervertido sí que sabrá disfrutar con esto

    Se río de su propio chiste, no sin quitarle la vista de encima al Sentret rarito y a los otros bichos que le acompañaban.

    —En fin… ¿supongo que ustedes son los Pokémon que me piden formar un gremio o algo así, no? Ahora mismo debería llegar el Pokémon que nos pida ayuda y nos motive a formarlo ¿no? ¿Tú que crees, Garchin? —Es como había decidido llamar al Sentret pervertido—

    Los Pokémon le miraron raro, sin darle ninguna respuesta ¿no entenderían lo que estaba diciendo?

    —¿Me ignoran? ¿Por qué? Yo no les hecho nada —las lágrimas amenazaban con escaparse de sus ojos— Si las cosas son así, entonces supongo que no vale la pena seguir viviendo ¡no quiero que mis futuros mejores amigos me ignoren! —Y con una de sus garras amenazó con atravesarse el abdomen, pero antes de lograrlo un estornudo vino a su rescate y la garra se paró a mitad de camino— Um… ¿dónde habíamos quedado? Oh vaya, el idiota ni siquiera se movilizo… parece que tendré que hacerlo yo. —se quejó la versión sin sentimientos— Bueno, supongo que ustedes serán quienes me ayuden… vaya grupo de débiles; pero no importara ahora, creo. Ahora vengan y síganme, y tú, el pervertido… más te vale alejarte de mí —le dijo a Sentret—

    Y tras decir eso, Elwood Excadrill paquete de acero comenzó su caminata acompañado de un Sentret que se lo quería montar y su equipo de secuaces.

    Pokémon (Cada personalidad les tiene un nombre distinto, El primero nombre es el de la base, el segundo en sucesión es el de la emocional y el tercero el que le da el pervertido)
    Sentret - Pervertido/Garchin/Don Juan
    Slakoth - Slakothuno/Garchina/ Doña Juana
    Slakoth - Slakothdos/LaKimberly/ Feminazi
    Ledyba - Insecto/Mariposa/Mariquin
    Charubi - Inútil / CereCere/Flordeabril

    Lamento el retraso nwnU

    [ROLL]1d100[/ROLL]
    [ROLL]1d100[/ROLL]
    [ROLL]1d100[/ROLL]

    [ROLL]1d5[/ROLL]

    Leave a comment:

Working...
X