Anuncio

Collapse
No announcement yet.

[RPG] •CP-FFL Conquest•

Collapse
This topic is closed.
X
This is a sticky topic.
X
X
  • Filter
  • Hora
  • Show
Clear All
new posts

  • Aarón_Black
    replied
    me tarde, pero aquí esta mi historia, esta muy apurada y burda, pero la inspiración es como una mujer caprichosa: a beses esta a beses no, y si la apuras y la fuerzas, el resultado no sera muy bueno, en fin, aquí esta mi historia:

    Yo, Keiji

    Suspire con cansancio mientras caminaba al lado de mi padre adoptivo Toshihisa Maeda, íbamos acompañados por dos extraños seres, mi padre caminaba al lado de un primate café y blanco con una intensa flama saliendo de la sima de su cabeza y de aspecto feroz, conocido como Infernape, un ser mágico raro en nuestras tierras en donde lo más común eran las criaturas mágicas de roca, no de fuego, pero aquel primate era el fiel compañero de batallas de mi padre, uno que consiguió cuando exploro una provincia rival para obtener información contra ella en caso de que algún día estuviéramos en guerra, su nombre lo conozco muy bien al igual que la provincia misma, se llamaba Ignis.

    La razón de que la conozca esta a mi lado, un pequeño roedor azul y beige con los ojos cerrados y 4 orificios rojos en la espalda.

    Era conocido como Cyndaquil. Ase años, yo solicite permiso al feudal de nuestra tierra para infiltrarme en Ignis con la esperanza de conseguir otro primate como el de mi padre, que podía vencer con facilidad a los seres de nuestra tierra pese a que el fuego se podía apagar con rocas gracias a su increíble fuerza, pero termine consiguiendo a este roedor después de varios incidentes con otro ser que luego me dijeron se llamaba Arcanine, ¡todo por que acaricie a algunos de sus cachorros!, termine en el fondo del barranco donde encontré a Cyndaquil tratando de salir sin éxito.

    Tras trabajar juntos para salir, decidí volver a mi tierra con el como compañero, a mi regreso, comprobé los datos que mi padre reunió cuando estuvo ahí y descubrí que cuando llegara a su etapa final, seria feroz e imparable, en definitiva, me alegro de tenerlo con migo.

    A estas alturas, se preguntaran, ¿y quien rayos eres? Eso es simple, soy Toshimasu Maeda, más conocido como Keiji Maeda, samurai de la provincia Cragspur al servicio del nuevo Daimyō y viejo amigo de mi infancia, Hōjō Ujiyasu.

    En este instante, mi padre y yo nos dirigimos al lugar en donde Ujiyasu presentara respetos a su difunto padre que falleció al luchar por mantener la paz en nuestra provincia ase un año.

    En ese lugar, mi padre, yo y otros samuráis lo protegeremos durante el tiempo en que el y los sabios del consejo le rindan homenaje, pues son un blanco fácil. tanto para enemigos externos como internos, sin embargo, ¡se suponía que rea mi día libre! Pero por culpa de otro samurai que enfermo, me llamaron a servicio, maldigo mi suerte.

    Mi padre lo noto y empezó a hablar con migo, repitiéndome las razones por que estaba ahí, y eran muy sensatas y lógicas, pero sobre todo, comprensibles.

    Ya más calmado le di una sonrisa tranquila a quien por tanto tiempo fue mi padre, el me adopto cuando mi padre legitimo falleció en el ataque de una provincia enemiga, me entreno, me volvió el hombre que soy hoy, mire a su compañero, aquel simio ya en etapa adulta que se volvió tan unido a mi pequeña cría de Cyndaquil, que cuando los veía, nos veía a mi y a mi padre, ¿Qué curiosa es la vida no? Mi ser mágico es el hijo adoptivo del ser mágico de mi padre adoptivo.

    Finalmente, llegamos al lugar en que deberíamos proteger al consejo y a mi amigo, era una especie de templo tan protegido como una fortaleza.

    Ingresamos y nos dispusimos a servir, y no paso demasiado tiempo asta que fuimos atacados por ninjas de Yaksha. La lucha iba más o menos pareja asta que mi padre fallecio junto con su infernape, eso nos hizo a mi y a Cyndaquil por completo despiadados.

    Pronto, de los invasores solo quedaba en pie el que dirigía todo, asustado por lo que veía, a mi, totalmente cubierto de sangre y con una expresión que recordaba a un Mightyena furioso, sin embargo, eso fue lo ultimo que vio antes de que mi espada lo rebanara por completo, a su lado, su Bisharp estaba consumido por el fuego.

    Los siguientes días, estuvo relativamente calmado, incineramos a mi padre y a su criatura y lo depositamos en la cámara de las cenizas, a mi tío lo nombraron jefe de la familia Maeda, algo que era mi derecho pero el consejo considero que no estaba listo para eso, por suerte, Ujiyasu me nombro capitán, por lo que amortiguo casi todo lo sucedido, al menos de esa forma podría honrar a mi padre al realizar su sueño, luchar para traer la paz a Ransei.

    Ahora, te diré de nuevo quien soy:

    Soy Maeda Keiji, y esta, es la forma en que me volví capitán de Cragspur.
    Last edited by Aarón_Black; 05/01/2013, 11:29. Razón: Me pase de la cantidad de caracteres maximos, espero que así este correcto

    Leave a comment:


  • Firwe
    replied
    • Personaje: Naoe Kanetsugu.
    • Rango: Capitán.
    • Reino: Terrera.

    Spoiler: 
    Odio hablar de mi pasado, odio contarle cosas a los desconocidos, odio hablar en realidad. Prefiero actuar. Esta vez sin embargo haré una excepción. Mírame a los ojos, seré breve.
    Soy hijo menor, mis hermanos mayores y toda mi familia que asciende desde mi padre, hemos servido por más de dos siglos al mismo ideal, y yo no soy la excepción. Aunque tengo diferencias por pensar de una manera más abierta, libre, y soñadora.
    Desde chico me han entrenado en el arte de la espada, soy un samurái honrado y nunca dejaré que me pisoteen. Con el tiempo aprendí tanto y nunca dejé de lado el estudio, siguiendo los pasos de mis antepasados, sortee muchos obstáculos hasta que llegar a ser lo que soy.
    No fue fácil, más aún porque nunca me gustó apegarme a nadie. Pero llegó el día en que una compañera pidió mi ayuda. Iba con mis soldados por las llanuras que rodean nuestra hermosa tierra, Terrera, y a lo lejos vi un par de vándalos golpear a esa pobre criatura. Intenté seguir adelante, pero mi corazón no es tan frío. Nos los maté, los dejé irse. La pobre Growlithe sufría tanto que había decidido darle fin a su dolor. No pude hacerlo. Sus ojos eran fuego puro, denotaban valor y deseo de vivir. Si te preguntas ¿cómo puede alguien aprender tanto con sólo mirar a los ojos a otro ser? No sabría responderte, pero me ocurrió. Aprendí un millón de cosas con sólo ver esos ojos ámbar.
    Puede que mi historia es un poco confusa pero no me interesa, continuaré.
    Desde ese día la Growlithe me siguió por todos lados. Siempre la rechacé pero ella me seguía. Estaba en deuda conmigo, era obvio que no me dejaría en paz, ya que no sólo le salve la vida sino que también la curé. La ignoré de mil formas. Ella insistía. Fue entonces, que el día que fui ascendido a Capitán de estas tierras, la vi, allí, sentada a lo lejos sobres los verdes pastos, con la lengua afuera y feliz. Me estaba felicitando por mi ascenso. Mi ser me pidió que la aceptara.
    Desde ese día, Grow y yo somos inseparables.


    Nao se puso de pie y miró al anciano a quien le hablaba. Sonrió y camino hacia la salida de la taberna.

    Aclararé que mi ascenso ocurrió ayer. Gracias por escucharme, anciano desconocido. Fue un buen sake.

    Finalizó el samurái, y se fue. Su Growlithe lo esperaba afuera. El anciano entonces estiró la cara, ese sujeto que jamás vio en su vida le tomó todo el sake que había comprado con las pocas monedas que le quedaban.

    Leave a comment:


  • Worlan
    replied
    Perdón el atrasó, he estado algo ocupado en el trabajo, y lo corto.

    Spoiler: 

    • Personaje: Chōsokabe Motochika
    • Rango: Daimyō
    • Reino: Fontaine

    ¿Cómo comenzó todo?, ¿Cómo llegue a ser el Daimyō de Fontaine?. Sólo a esta última tengo respuesta, supongo que todo es gracias a Totodile y mis camaradas de Fontaine.

    Ahora no tengo mucho tiempo para hablar más de mi, por que no estoy seguro Quién soy, lo único que tengo es un viejo diario algo quemado que dice que mi familia y yo eramos de Ignis, Pero solo recuerdo que aparecí en Fontaine en mi adolescencia y con mi familia muerta, ahora mi misión es proteger Fontaine sobre todas las cosas y descubrir quién soy realmente y que paso con mis familiares.

    Ahora me despido, lamento no poder hablar más de mi, pero tengo un reino que controlar.

    Leave a comment:


  • FireDragonRed
    replied
    aquí esta mi historia lamento la tardanza enserio perdón si no es muy buena, no soy muy bueno para esto, pero con practica se mejora


    •*Personaje : Takeda Shingen
    •*Rango: Daimyō
    •*Reino: Terrera



    Luchar entre reinos es emocionante y aun mejor ver a tu contrincante en el suelo. Ser despreciado por tu padre no es tan malo porque si no fuera por eso, no estaría donde estoy ahora. desde pequeño siendo despreciado por mi padre me daba fuerzas de seguir adelante hasta llegar a lo que soy ahora, me han dicho que tengo un gran talento y a mis 15 años ya era muy conocido aun así mi padre me despreciaba, al final con mi ceremonia de mayoría de edad, me rebele contra mi padre y tomé el control del clan, ya que, el iba a elegir a mi hermano menor como sucesor y eso no era lo mejor para el clan ni para el reino Terrera.


    Ahora la gente confía en mí y sabe que lo que hago es para su seguridad y bienestar para sus seres queridos. Como siempre nuestro reino lucha contra los reinos Illusio y Cragspur estos combates duran mucho tiempo… solo debo proteger a mi reino. Una noche que nunca olvidare es cuando caminaba por la cueva que esta cerca del castillo, esa cueva donde antiguamente habitaba el pokémon legendario Groudon, no le tenía miedo a los pokémones ya que de pequeño paseaba por esta cueva teniendo la esperanza de ver al pokémon legendario.


    Había un pokémon herido era un Rhyhorn, de pequeño me dijeron que si alguien estaba herido en batalla no se podía hacer nada por el pero nunca les hice caso a esa enseñanza, me acerque a él y pude notar un raro brillo en sus ojos.
    Me vía a mi mismo, sentía que el era como yo, lo lleve al castillo y lo convertí en mi compañero, ahora nuestro reino es uno con los pokemones de tierra y otros tipos de pokemon… solo pienso en proteger el reino a todos los que habitan en él y se que con Rhyhorn lo lograre.

    con él he tenido maravillosos recuerdos nunca me he sentido tan bien con la compañía de alguien. Quizás el destino quería que nos conociéramos, ahora siento que soy un hombre nuevo, con mas ganas de luchar por mi reino que antes... Rhyhorn gracias por llegar a mi vida compañero.


    Soy Takeda Shingen descendiente y actual líder del clan Takeda.

    Leave a comment:


  • ~Yorman
    replied
    —Aviso Importante / Simulacro de Combate—

    Los Líderes han sido condescendientes con Ustedes y han decidido darles una prórroga para la entrega de la Misión #1: El nacimiento del Guerrero. Tienen hasta el 31.12.2012 a las 23:59 para cumplirla, no habrá más postergaciones.



    Pronto comenzarán los combates y queremos que estén lo mejor preparados para ello por lo que he decidido hacerles una pequeña simulación de un combate y mostrarle todas las pautas que deberían cumplir para tener un honorable combate.

    Lo primero que deben hacer es hacer un declaración formal de guerra a un reino vecino en el ~Consejo de Guerra y Paz~; dicha declaración puede ser realizada de la siguiente manera:

    Yo, [Nombre del Personaje] Daimyō del Reino de [Nombre del Reino] en mi carácter de General en Jefe de mis Ejércitos y con el fin de expandir mis dominios le declaro la guerra al Reino de [Nombre del Reino], Pueden rendirse ante mí o perecer bajo mi espada.




    El otro Reino tiene la potestad de decidir si acepta o no la declaración; en caso de ser rechazada se puede retar a otro reino siempre y cuando no haya sido retado por otro reino. Únicamente se puede retar en combate a un reino que tenga frontera común con el propio, no se puede intentar invadir un reino lejano ya que implicaría atravesar los reinos de los otros equipos, cosa que de seguro no les haría gracia.

    Una vez hecha la declaración y sea aceptada se procederá a establecer el momento en que ambos equipos se enfrentarán; todos los miembros de ambos equipos tienen que estar presentes.

    Ahora bien ¿cómo se desarrollará el combate? Como se explicó en un principio será por turnos:

    Turno X:
    • Líder del equipo atacante.
    • Capitán del equipo atacante.
    • Líder del equipo defensor.
    • Capitán del equipo defensor.



    En el primer turno de ambos líderes harán una pequeña introducción donde narrarán la movilización de las tropas hasta el campo de batalla acordado.

    Cada participante tendrá un pequeño diálogo donde interactuará con su rival.

    Los participantes deben conocer bien a sus Pokémon acompañantes; que movimientos aprenden, en que nivel evoluciona; potencia, precisión y efectos secundarios de los movimientos. Para ello se pueden ayudar de páginas como Wikidex o la aplicación PokéLab (deberán actualizarla).

    Ahora bien, en las discusiones: Centro de Operaciones — Centro Pokémon y Centro de Operaciones — Fanficslandia se publicaron los Pokémon acompañante de cada participante así como el nivel en que los recibirán, los movimientos aprendidos y los Stats iniciales.

    Les recuerdo que este es un juego de rol por lo que deben tener siempre presente al personaje que están representando y que deben mantener una interacción con sus Pokémon como si fuesen reales, para la época no existían las Pokéballs por lo que siempre estarán al lado de ustedes. No sólo deben aprender a trabajar en equipo con sus Pokémon sino con sus compañeros de equipo.

    Ahora hagamos un Simulacro de Combate para que tengan una mejor visión del juego.



    Supongamos que se enfrentan estos dos Pokémon:

    Tipo: Hielo
    Habilidad: Manto Níveo

    Nivel: 100
    Tipo: Siniestro/Lucha
    Habilidad: Autoestima

    Nivel: 100
    Movimientos:

    -Fuerza Bruta
    -Cuchillada
    -Chuzos
    -Granizo
    Movimientos:

    -Finta
    -Patada S. Alta
    -Triturar
    -Puño Certero
    Stats:

    PS: 300
    Atq: 247
    Def: 165
    S.Atq: 145
    S.Def:165
    Vel:105
    Stats:

    PS: 240
    Atq: 203
    Def: 235
    S.Atq: 95
    S.Def: 235
    Vel: 121




    Turno 1:
    Beartic usa Cuchillada (Tipo Normal | Potencia 70 | Precisión 100% | Crítico 12.50%)

    Ataque del Pokémon x Daño Base del Ataque x STAB x Efectividad / Defensa del Oponente


    Calculo de Daño: 247 * 70 * 1 / 235 = 73,57~74

    Explicación: Cuchillada es un movimiento del tipo normal por lo que no tiene valor de STAB y la efectividad contra su rival es normal (1)


    Cálculo de Crítico:
    [roll0]
    Si el resultado es igual o menor a 13 el resultado del daño se multiplicará por 1.5


    Supongamos que el golpe fue certero y crítico, se multiplica 74 * 1.5 = 111. Scrafty perdería 111 Puntos de Salud (PS)


    Turno 2:
    Scrafty usa Patada S.Alta (Tipo Lucha | Potencia 130 | Precisión 90% | Crítico 6.25%)

    Cálculo de Daño: 203 * 130 * 1.5 * 2 / 165 = 479,81~480

    Cálculo de Precisión:
    [roll1]
    Si el resultado es igual o menor a 90 el movimiento habrá acertado


    Cálculo de Crítico:
    [roll2]
    Si el resultado es igual o menor a 7 el resultado del daño se multiplicará por 1.5


    Supongamos que el movimiento de Scrafty acierta sin ser crítico, Beartic perdería 480 Puntos de Salud (PS) y por ende caería debilitado.


    Dependiendo de la naturaleza del ataque se usaran los valores de Ataque/Ataque Especial y Defensa/Defensa Especial para el Cálculo de Daño.



    Como no se puede saber el resultado de los dados hasta que se publique el post el participante que es atacado tiene que fijarse en los valores resultantes y verificar si: el movimiento fue efectivo y crítico, y en caso de serlo cuando daño recibió restándole el daño a los puntos de salud de su Pokémon, si se activa algún efecto secundario.

    En el caso de los movimientos múltiples en un mismo turno se multiplicará el daño por el número de golpes que resulten del lanzamiento de dados correspondiente.

    Para los movimientos múltiples en diferentes turnos (como Desenrollar) se calculará el daño en cada turno que sea efectivo el movimiento.

    En el caso de los movimientos para determinar su porcentaje de crítico nos podemos fijar en su descripción:
    -Sin especificación: 6.25%
    -'Suele ser crítico': 12.50%
    -'Siempre resulta en un golpe crítico': 100%



    Cuando el o los Pokémon suban de nivel tenemos que hacer un cálculo de los puntos que ganaran los Stats, para eso usaremos un dado de 2 caras para su primera fase, uno de 3 caras para su segunda fase y uno de 4 caras para su última forma y lo usaremos de la siguiente forma:

    PS:
    [roll3]
    Atq:
    [roll4]
    Def: [roll5]
    S.Atq: [roll6]
    S.Def: [roll7]
    Vel: [roll8]

    Los valores resultantes los sumaremos a los puntos base que ya teníamos; éste cálculo lo haremos cada vez que un Pokémon suba de nivel. Al evolucionar estos valores obtenidos en el cálculo se multiplicarán por 2.



    Si un participante vence a otro en combate sus Pokémon ganan 0,20 puntos de experiencia.
    Los Pokémon del participante vencido ganarán 0,10 puntos de experiencia.



    Este mensaje es un ampliación de lo expuesto en el Primer Post

    Si tienen alguna duda con respecto a la mecánica de juego y/o los Pokémon exponerla en la discusión de Dudas y Sugerencias del Grupo

    Leave a comment:


  • Mishu
    replied
    Pues aquí esta mi historia. Perdon si esta mal hecha, no soy muy buena haciendo este tipo de cosas pero quiero aprender a hacerlas.

    • Personaje: Oda Oichi
    • Rango: Daimyō
    • Reino: Nixtorm

    Spoiler: 
    Nixtorm es el reino donde yo ahora vivo. ¿Dónde vivía antes? Es una larga historia. Pero aun así se las contare.
    Antes mi vida era perfecta; siempre me la pasaba bien con los pokémons del palacio.
    Mis padres habían ganado muchas riquezas y todo iba más que bien en el palacio.
    Pero llego un día en que el malvado rey Tomoe Yakamoto, junto a su ejército tomo el castillo de mi familia.
    Mi Madre y mi Padre ordenaron a los guardias que me llevaran lejos del palacio; yo me negué varias veces, no quería dejar a mis padres solos junto a ese despiadado rey. Pero no tuve otra opción y acompañe a los guardias. Al salir ya del castillo los guardias que me acompañaban me subieron a una carroza y logramos huir. Después de largas horas de ir en la carroza llegamos a un reino llamado Nixtorm lleno de increíbles pokémons tipo hielo. Había un frío horrible pero, al acostumbrarte ya casi que ni lo sientes. Al bajar de la carroza, sentí una tristeza profunda porque me recordé a mis padres. Los guardias me llevaron a una pequeña casa; una anciana me abrió la puerta. Los guardias me dijeron que este sería mi hogar temporal mientras se resuelven las cosas y que la anciana que se encontraba ahí se llamaba Kaede. Le agradecí a los guardias por traerme a este lugar y me despedí de ellos. Me pase un largo rato frente a la ventana de mi nueva alcoba. A la mañana siguiente, al levantarme de mi cama me encontré con una agradable sorpresa. Era un pokémon tipo hielo jugando frente a mi ventana; me puse mis zapatos y salí afuera para conocer ese lindo y extraño pokémon. Nunca lo había visto, me pareció muy interesante. En ese mismo instante la Anciana Kaede me vio y salio a mi encuentro. Me dijo que ese pokémon se llamaba Cubchoo y que son muy sociables. Me quede un rato con ese pokémon y comprendió que yo no quiero hacerle nada malo, el me tomo cariño. Desde ese día el a sido mi compañero.
    Last edited by Mishu; 20/12/2012, 20:15.

    Leave a comment:


  • Juanjomaster18
    replied
    • Personaje: Kato Kiyomasa
    • Rango: capitán
    • Reino: Aurora

    Spoiler: 
    Siendo honestos mi verdadero nombre no es Kato, sino Silver, debo este "imaginativo" nombre a la falta de materia gris de mis padres, ya que al ver ellos que mi pelo era plateado me pusieron ese nombre sin parpadear; sin embargo al inscribirme a la armada se me bautizó como Kato, hasta el día de hoy desconozco su significado. En cuanto a mi vida personal, la verdad es que me pudo haber tocado una mejor, no es que me haya pasado algo traumático o algo así, es solo que, bueno la vida en Aurora es muy monótona. Mi madre murió cuando yo era muy joven y desde entonces me di cuenta de que mi provincia era de lo más "normal", con gente "normal", oficios normales, y para colmo pokémon de tipo normal, nada sucede realmente en esta región, es por esto que eh intentado más de una vez emigrar a la majestuosa provincia de Ignis, sin embargo todos mis intentos terminan igual, con una quemadura en el trasero y más de una lesión en el cuerpo. Mi padre siempre ha sido muy sobre protector conmigo, por lo que verme en ese estado no le causa mucha gracia, el siempre ha dicho que soy el único legado que le dejó mi madre, como si las joyas de ella no bastaran.

    Aún así, y a pesar de adorar a la provincia de Ignis, en cuanto me eh enterado que está participará en la guerra me eh apuntado sin dudarlo al ejercito, pues si hay algo que odio son las guerras, por lo que planeo regresar a los pobladores de Ignis a la cordura.

    Sin embargo no todo fue miel sobre hojuelas, para empezar mi altura no era la ideal para ese tiempo, pues a pesar de inscribirme cuando tenía dieciséis años la verdad es que mi cuerpo parecía el de un chico de diez, e incluso mi cara era muy aniñada. Fue muy difícil convencer al oficial Hashida, encargado de la armada, de que tenía dieciséis años, y aún después de hacerlo, todavía en mi expediente anotó que tenía catorce. Para colmo, después de ingresar las cosas no fueron simples, a pesar de tener una buena condición física debo admitir que los ejercicios fueron abrumadores, y me decepcioné aún más cuando me dijeron que mi pokémon acompañante sería un Blitzle, al principio miré con desprecio a mi pokémon pero después me encariñe con él, e incluso admito que lo monté un par de veces por toda la provincia usando solo mi ropa interior, pero gracias a mi baja estatura poca gente se extraño, después de todo “los niños” adoran montar a los pokémon, sin embargo no pude evitar recibir algunas miradas de desprecio, entre ellas la de mi compañero y en ese entonces futuro Daimyō: Tachibana Muneshige, seguramente no le cabía en la cabeza que alguien así fuera capitán de "sus" fuerzas, y no lo culpo, yo también me sorprendí cuando el general me dio ese puesto, según él, yo había demostrado demasiada determinación para un chico de diez años.

    Después de mi ascenso pasé los siguientes años de mi vida entrenando con Tachibana, el cual siempre me vencía en combates cuerpo a cuerpo, sin duda burlándose de mi debilidad, así transcurrieron tres largos años hasta que lo impensable sucedió, en un entrenamiento matutino logré derribar a mi rival, estoy seguro que hasta el día de hoy sigue pensando que fue pura suerte, también ese mismo día nos enteramos de la muerte del padre de Tachiba a causa de una rara enfermedad, por lo que mi “amigo” se convirtió en Daimyō, ojalá me hubiera enterado de eso antes de vencerlo, de ese modo yo me hubiera convertido en Daimyō, aunque siendo honestos el puesto no me interesa tanto, más aún porque siendo Daimyō quedo atado a la provincia que gobierne, mientras que yo planeo viajar a Ignis cuando la guerra acabe. Además, durante esos tres años mi cuerpo se desarrollo sin límites, pasé de medir poco más de un metro a llegar casi a los dos metros, todo en tres cortos años, mi musculatura creció, si bien no es la gran cosa debo admitir que mi fuerza incrementó en gran medida, además de cambiar mi rostro infantil a una cara que mostraba arrogancia e incluso algo de locura, aunque en realidad mi personalidad seguía siendo la misma, solo actuaba así por las presiones del ejército.

    Actualmente tengo diecinueve años, mi objetivo sigue siendo el mismo que el de hace tres años, lograré recuperar la paz en Ransei y quién sabe, tal vez cuando todo esto acabe pueda irme a vivir a Ignis; pero además a lo largo de este tiempo eh desarrollado otro objetivo, uno algo extraño, el cual es evolucionar a Blitzle, a primera vista no parece raro, la gente hace eso siempre, sin embargo lo extraño radica en porque deseo evolucionarlo, pues no lo hago por poder o algo similar, sino porque desde que mi cuerpo creció Blitzle ya no es capaz de soportar mi peso y ya no puedo montar ni mucho menos pasear sobre él, es por esto que quiero que evolucione, para volver a pasear sobre su lomo, puede que suene raro, pero no lo hago por nada más, estos son mis únicos objetivos y planeo cumplirlos.
    Last edited by Juanjomaster18; 30/12/2012, 18:45.

    Leave a comment:


  • NEET Samurai
    replied
    Sólo falta el troll de Faku, si no lo escribe pido permiso para golpearlo, señor! (?)

    • Personaje: Toyotomi Hideyoshi
    • Rango: Capitán
    • Reino: Spectra

    Historia: 
    Tenía sólo 6 años cuando su familia y su aldea fueron devastadas por un enemigo desconocido, el pequeño consiguió escapar con la ayuda de la vieja Houndoom de la familia. El chico se vio a salvo en las afueras del pueblo, pero el Pokémon estaba severamente lastimado, y con sus últimas fuerzas pudo traer un huevo que poseía sus mismos colores. Todos los que conocía estaban muertos, y lo único que tenía era un pequeño huevo, tan frágil como él. Ya no quería ver más destrucción ni sufrimiento a su alrededor, fue por eso que decidió fortalecerse para proteger lo que amaba, comenzando por ese huevo.

    Hasta que nació y un poco más, el chico lo cuidó en el bosque, resultando herido de numerosas batallas con Pokémon salvajes. Estuvieron ahí durante casi un año, él y el pequeño Houndour, incrementando sus habilidades de batalla mientras sobrevivían a los peligros del bosque.

    Al pasar ese tiempo, ambos dominaron el bosque a la perfección, eran los jefes, fue por eso que decidieron ir en busca de un reto mayor, inscribiéndose al ejército del Reino de Spectra. A pesar de su edad, podía hacerle frente a cualquiera de los soldados que ahí se encontraban. Los años ahí lo volvieron muy fuerte, al igual que a su Pokémon, pero sus sentimientos de proteger a quienes amaba fueron corrompidos por la atmósfera de inseguridad en Ransei, la guerra y la violencia se introdujo en su mente, ocultando su bondad en lo más profundo de su corazón. Su meta cambió, ya no necesitaría proteger a nadie si acababa con quienes querían lastimarlo, la sed de venganza se apoderó de su voluntad, lo que le permitió llegar muy alto en una sociedad envuelta en la desesperación, consiguiendo el rango de Capitán en el sombrío reino de Spectra, siendo acompañado en todo momento con el único al que podía llamar su amigo, su Pokémon, Houndour.


    Espero que esté bien y que Faku escriba el suyo :/

    Leave a comment:


  • ~Morde
    replied
    Holasz, es hora de presentar mi mision. Finalmente la flojera me pudo, quise hacerlo de exactamente el maximo, pero al final se queda en 232 D:

    Antes de empezar disculparme por posibles tildes que falten, ya saben que tengo problemas con mi teclado en ese tema. Dejandome de rodeos, a entregar

    Personaje: Hattori Hanzō
    Rango: Capitan
    Reino: Ignis


    asd: 
    Mi nombre… bah, por mi seguridad es mejor que no lo desvele. Dicen que nosotros los ninjas usamos métodos poco ortodoxos. Yo no lo creo. Solo cumplimos nuestro deber, no importa como. Se me ha pedido que cuente mi vida, y es lo más sensato obedecer.

    Mi padre fue samurai, pero no cualquiera. Pocos son los que llegan a ser el segundo al mando en el shogunato. Fue hace cinco años que se sublevó contra el shogun, si es que así se le puede llamar, pues ya prácticamente no era, ni es, señor de nada… Mi padre tuvo una muerte “noble”, teniendo que cometer seppuku después de perder sus dominios, allá por el este. Y yo… yo tuve que irme, pues mi aprendizaje no había terminado, y busque refugio en Ignis, donde finalmente termine de convertirme en un ninja.

    Hace dos años de esa huida, y desde entonces me he puesto al servicio de la señora de la provincia, escalando puestos poco a poco hasta hoy… con el titulo de capitán en mi mano, en una situación de relativa paz hasta ahora, que las luchas se intensifican. Es esta la oportunidad que llevo dos años buscando, la oportunidad de vengar la muerte de mi padre, dominar Ransei… e instaurarme como el nuevo Shogun… ¿no es así, Gastly? — Gastly, mi Pokemon, que estaba revoloteando por la habitación, asintió — Si… estoy seguro de que lo lograremos…


    Aclaraciones: 
    - El seppuku es lo que en Occidente llamamos "harakiri". El problema es que dicho termino es considerado malsonante en Japon, por lo tanto he preferido poner "seppuku" en su lugar
    - Hice lo que interprete que habia que hacer. Normalmente en caso de fallo pediria notificar, pero como no va a dar tiempo pss nada D:


    Pss creo que eso es todo :/

    $xaosz$, GL and GG~

    Leave a comment:


  • VaramirN
    replied
    Misión #1 Start!

    Well... No voy a quedarme en la primera misión, así que ahí dejo mi historia, necesariamente larga (creo).
    Personaje: Fūma Kotarō
    Rango: Daimyō
    Reino: Yaksha
    Spoiler: 
    Hace ya varios años que recibí el nombre de Fūma Kotarō el quinto. Pese a que me gustaba más ser cazador que ninja, cuando mi padre adoptivo, Fūma Kotarō el cuarto desapareció no tuve más remendio que tomar el liderazgo de los Fūma y seguir sirviendo a nuestro Daimyō. Hasta ese día.

    Las órdenes del Daimyō de Terrera para el Clan ninja Fūma eran extremadamente sencillas: entrar, sembrar el caos y salir sin ser descubiertos.

    Nuestro objetivo era un campamento de hombres de apostado en las montañas limítrofes de nuestro reino, un peligro potencial según nuestro señor.

    No obstante, para hacer que un batallón de mil hombres entrenados pierda el control se requiere de más de un ninja y un pokémon, por ello se me pidió que movilizara doscientos shinobi.

    Y ahí, agazapados en los árboles a un escaso kilómetro del campamento enemigo estábamos Zorua (mi compañero desde la niñez), una parte de mis soldados y yo.

    La estratagema no era complicada: al caer la noche el primer grupo de cincuenta Rappas dispersos por el bosque se encargarían de neutralizar las patrullas enemigas, Unos minutos más tarde, antes de que sospecharan el ataque nos tocaba a los demás ir por los tres flancos que no daban hacia la montaña.

    Los pokémon y ninja con que contábamos, (aunque eran diezmados en número) serían lo suficientemente sigilosos y hábiles para atacar sin ser descubiertos y poner a la gente del campamento unos contra otros.

    El pelaje azuloso de Zorua resplandecía bajo la luna mientras corríamos a posicionarnos. Cuando estuvimos lo suficientemente cerca, divisé a un par de guardias apostados en el tronco de un árbol cercano.

    ―¡Zorua, ahora! ―susurré a mi compañero de penacho azul.

    Con un giro en el aire, mi amigo sacó su habilidad a relucir transformándose en un Buneary aparentemente malherido y comenzó a caminar acompasadamente hacia los soldados conmigo siguiéndole de cerca.

    Los militares, acompañados de un Alakazam y un Kirlia se acercaron a mi compañero, pero no precisamente para ayudarle. En lugar de ello pretendían “acabar con su agonía”. Estábamos en el juego.

    Rápidamente saqué mi cerbatana, cargué con un pequeño aguijón impregnado de alucinógeno y la disparé hacia el Alakazam que soltó un breve quejido al sentir el impacto; un segundo después ya repetía el proceso con Kirlia un dardo somnífero, el pequeño cayó casi al instante, era el momento; aprovechando el desconcierto salte del árbol para noquear a uno de los soldados al tiempo que Zorua mordía al otro para permitirme rematarlo.

    Ahora le correspondía a Zorua ir solo. Mi compañero tomó la forma del soldado noqueado y empezó a caminar hacia el campamento llevándose al compañero mordido y a un embobado Alakazam consigo.

    Ni bien les vieron, tres “aliados” salieron disparados desde su carpa para ayudar.

    ―¡¿Qué ocurre?! ¡¿Nos atacan?! ―preguntó el primero de ellos con agite.

    Con una leve negación de cabeza, Zorua dio una tremenda patada al confuso Alakazam. Este reaccionó inmediatamente disparando una onda psíquica que hizo estallar la carpa de la que venían los soldados.

    Mi compañero aprovechó eso para lanzar un Pulso Umbrío a uno de los soldados y se fue corriendo entre la multitud del campamento, que ya se mostraba agitada fuera de sus carpas mientras el enloquecido Alakazam seguía atacando en todas direcciones a un enemigo desconocido.

    Para cuando Zorua regresó a mi, nuestros pokémon voladores ya soltaban una densa nube de alucinógeno pokémon sobre el campamento.

    En medio de quejidos molestos por parte de mi compañero de penacho azulado, le coloqué una mascarilla protectora. Ahora los pokémon del enemigo estaban hipnotizados, pero no iba a bastar con Alakazam y (si mis compañeros habían tenido éxito) una veintena más de pokémon enfurecidos; ellos eran una mera distracción comparada con el plato fuerte de la noche.

    Para empezar el tercer y último asalto, pequeños grupos de mis Rappas pokémon que se apostaban en las cercanías del campamento (incluidos Zorua y yo) comenzaron a lanzar ataques suaves a todo soldado o pokémon que tuviesen a la vista.

    No sé en qué pensaba al ingeniar este plan. La idea era hacer que el campamento estuviera fuera de control y que todos huyeran de ahí; pero solo la primera parte había salido bien. Ahora, justo ante mis ojos, se desataba la peor masacre que jamás había llegado a ver en mis años de ninja.

    Los pokémon fuera de control quemaban, aplastaban, cortaban y golpeaban todo aquello cuanto tenían cerca. Los soldados corrían ya sin rumbo entre el tumulto habiendo desechado sus años de entrenamiento, solo para ser masacrados por sus propios pokémon; algunos más audaces (o estúpidos, depende de cómo se vea) atacaban también todo cuanto se les acercase: pokémon o humano.

    ―¡Capitán! Hora de marcharnos ―me informó uno de mis guerreros

    ―Vayan ustedes, yo les alcanzo para dar el reporte a nuestro Señor ―alcancé a decir hipnotizado por el caos.

    Pese al humo de los incendios, el polvo, los escombros y los sonidos provenientes de las explosiones, seguí allí toda la noche, observando como todos esos hombres y pokémon morían y luego eran pasto de las llamas en el campamento.

    Si aquello era un simple ataque furtivo, no quería ni imaginarme los horrores que traería una guerra.

    Después de eso hui, no había un precio justo que yo pudiese pagar por todas esas vidas, así que dejé atrás todo lo que me importaba; mi honor, mis amigos (intenté abandonar a Zorua, pero siempre acabó por volver a mí) y mi clan; para dedicarme a buscar la paz del reino.

    Ahora soy el Daimyō de Yaksha, estoy dispuesto a ser justo y dejar que todo quien no deseé la guerra rinda su espada; pero también estoy dispuesto a hacerle guerra y exterminar a todo quien desee desperdiciar vidas en una guerra solo por poder. No es justo que otros tengan que morir por una orden que tú mismo das sin arriesgar un ápice.

    Leave a comment:


  • Kilter
    replied
    Bueno, creo que ya va tocando que deje mi historia, así que aquí está. Espero que les guste.

    • Personaje: Date Masamune
    • Rango: Capitán
    • Reino: Pugilis



    A quién lea este diario, quiero que sepas que quiero que este sea accesible para todo el mundo y las generaciones futuras, para que todos puedan saber parte de lo que pasó desde mi punto de vista en la guerra que se avecina, gane quien gane.

    Me llamo Date Masamune y, a día de hoy, soy el Capitán de Pugilis, la región de los Pokémon Tipo Lucha, dónde sirvo fielmente a mi Daimyō, Shinazu Yoshichiru, quien también es mi gran amigo y mentor, mi hermano.

    Bueno, empezaré contándoos un poco de mi historia. No soy originario de Pucili, provengo de Avia, la región de los Pokémon tipo Volador, la provincia frontera junto a Valora, la frontera entre lo que a los de mi pueblo y a los de Valora nos gusta llamar regiones del Norte y del Sur. Por su situación geográfica se sitúa en una posición conflictiva, al igual que la provincia vecina, por lo que ambas siempre han sido aliadas. Ambas han sufrido mucho las guerras así como los ataques de samuráis sin tierra, bandidos, mercenarios, piratas y nobles con viejas rencillas de familia.

    Cuando yo tenía 10 años, conocí y capturé a quién hoy es mi mejor amigo, Rufflet, quién junto al Pidgeot de mi padre me salvo la vida. Yo siempre amado y amaré a ambos, así como a todos los Pokémon Tipo Volador.

    Al poco tiempo de conseguir a Rufflet se produjo un ataque de todos nuestros enemigos anteriormente mencionados juntos y que, además, habían recibido ayuda de alguna de las regiones. Nos atacaron a nosotros y a Valora por todos los frentes y, aunque intentamos resistir, ambas provincias fuimos vencida y nuestros respectivos Daimyō y familia y la mayoría de nuestros nobles e hijos fueron asesinados, cundiendo así el pánico por toda la población fr amavas provincias mientras el enemigo saqueba, mataba, raptaba y violaba.

    Nuestro pueblo fue atacado cuando nos disponíamos a huir. Durante ese ataque fue cuando, por culpa del ataque Pin Misil de un Pokémon que no recuerdo, perdí mi ojo derecho, vi como mataban a mi padre y como capturaban a mi madre. Cuando ya creía todo perdido, Rufftet me salvó y Pidgeot, que aún tenía fuerzas de sobra, nos ayudó a huir protegiéndonos. Los tres logramos huir, ignoro si alguien más lo logró y que fue de mi madre, pero lo más probable era que la mataran como solían hacer con las mujeres después de violarlas.

    Tras la huida, mi Rufflet y el Pidgeot de mi padre, que ahora era mío por derecho, me llevaron a Fontaine, donde sus amables ciudadanos me curaron el ojo y me ayudaron y cuidaron durante cinco años, hasta que yo decidí marcharme para viajar. He de decir que allí fue dónde cogí cariño a los maravillosos Pokémon Tipo Agua, a los que adoro.

    Ya antes de empezar mi viaje luche con Rufflet y Pidgeot en batallas Pokémon, que he de admitir me empezaron a gustar, pero he de decir que fueron durante mis viajes cuando realmente me empezaron a encantar y a desearlas.

    Durante mis viajes, fui por la región de Ignis, hogar de los Pokémon Tipo Fuego. Allí conocí a mi actual gran amigo y mentor, mi actual Daimyō. Recuerdo que, al principio, nos costó congeniar, debido a mi timidez y desconfianza hacia los desconocimos, cosa que el tiempo arregló, haciendo que nos hiciéramos hermanos y el me contara su historia y yo la mía, pero tuvimos que separarnos tras dos años.

    Tres años después, mi viaje me llevó a Pugilis, hogar de los Pokémon Tipo Lucha, donde me reencontré con mi hermano, que había cumplido su venganza y, para mi sorpresa, se había convertido en Daimyō. Shinazu, que llevaba un año gobernando, me pidió que aceptara el puesto de Capitán, pues llevaba buscando algún tiempo a alguien de confianza para ese puesto.

    Al principio, rechacé el puesto, pero ante su insistencia, a que conocí al amor de mi vida y a la forma de ser de la gente y los Pokémon de aquel lugar, decidí aceptarlo. Al fin y al cabo, debía asentarme en algún sitio tras viajar durante ocho largos años y ante la deteriorada salud de Pidgeot en los últimos tiempos.

    Tras medio año, Pidgeot nos abandonó y se reunió con mi padre, sintiendo yo tanto pena como alegría por él. Sé que aunque me protegía y combatía conmigo, deseaba reunirse con él desde hacía tiempo, pues ambos fueron compañeros toda la vida. Se había ido, pero aún tenía y tengo a Rufflet, a mi hermano y a mi familia.

    Llevo casi tres años en mi posición de Capitán, por lo que tengo veintiséis, y, ahora, veo acercarse la guerra. Aunque me gustan las batallas Pokémon, amo la paz y no soporto que se mate a la gente o a los Pokémon, especialmente con otros Pokémon, pero si he de luchar lo haré, defenderé lo que creo que es justo y a mi gente y serviré con fidelidad a mi Damyō, como siempre he hecho en estos últimos años.

    Durante todos estos años que han pasado desde que aquello que me sucedió cuando tenía diez años no he olvidado mi tierra y he intentado conseguir información, pero nadie ha recibido muchas noticias de que pasó con Avia y Valora, salvo la de los pocos viajeros que logran atravesar ambas. Algunos dicen que la mayor parte del terreno está arrasado, otros que hay zonas que se conservan perfectamente y otros que en esa zona te puedes encontrar los mayores horrores que uno puede imaginar. Quizas la guerra me dé esa información, aunque no me gusta el medio para conseguirla.

    Ya veo a los futuros posibles enemigos movilizándose en sus respectivos territorios. La guerra está por comenzar, pero estoy y estaré preparado…
    Last edited by Kilter; 19/12/2012, 18:44. Razón: Me comí un trozo de una frase

    Leave a comment:


  • Satan
    replied
    Misión 1

    Bueno, vengo a dejar mi historia... perdón si no les gusta, la hice deprisa y corriendo u_u


    • Personaje: Kaihime (Ujinaga Kai)
    • Rango: Daimyō
    • Reino: Ignis

    Lee mi historia: 

    Mi nombre es , alias , hija del honorable daimyō Narita Ujinaga del reino de Ignis. Soy una doncella de familia noble y por lo tanto fui criada como tal, rodeada de lujos y sirvientes, aunque nunca me gustó ver cómo otras personas se ven obligadas a hacer trabajos arduos que puede hacer uno mismo, me gusta valerme por mi sola… pero eso no resta que tenga esa elegancia característica de una princesa. Podría decirse que tuve una feliz infancia, rodeada de mis cuatro hermanos varones y mi hermana gemela Aikohime. Como pueden deducir a cerca de su nombre, ella siempre fue la hija favorita de Padre, su protegida y amada, solo por haber nacido unos minutos antes, y porque mi nacimiento provocó la muerte de Madre… quedando yo en un segundo lugar.

    De pequeños Padre nos contrató el mejor sensei de toda la región para instruirnos en toda clase de artes de lucha, tanto cuerpo a cuerpo como con armas de todo tipo, aunque mi estilo siempre fue usar dos espadas puedo desenvolverme bien con cualquier cosa. Solíamos jugar a las batallas y conquistas entre nosotros, en ocasiones Padre permitía a algunos sirvientes disfrazarse y jugar con nosotros o incluso a soldados de su propia guardia para que fuésemos adquiriendo táctica y experiencia.

    Una calurosa noche de agosto cuando ya había cumplido los trece años, pudimos oír mucho movimiento en las cercanías de palacio. Aikohime y yo fuimos a las alcobas de nuestros hermanos para despertarlos y todos juntos salimos al balcón a observar. En las inmediaciones de los jardines vimos una batalla entre varios soldados, así que nuestro hermano mayor Ryunosuke (de 19 años por ese entonces) dijo que todo era una prueba impuesta por Padre y que debíamos armarnos para la batalla y salir a luchar.

    Como era de esperar hicimos caso a nuestro hermano mayor… pero al salir a los jardines reales vimos algo totalmente distinto a nuestros entrenamientos… vimos sangre, líquido borgoña que salía de las entrañas de aquellos soldados que en otros tiempos nos habían protegido y mimado… vimos gritos, desesperación y el oscuro sentimiento de la impotencia. Pero a pesar de ello, a pesar de no saber qué sucedía ni dónde estaba nuestro amado padre decidimos luchar, ya no por nuestras vidas… sino por el honor de la familia Ujinaga. No recuerdo bien como ocurrió, pero nos acabamos separando… era nuestra primera batalla pero todos estábamos bien preparados para ella, recuerdo las lágrimas de Aikohime, la única de mis hermanos que seguía a mi lado, pero lo que más recuerdo es la sed de sangre que sentí en aquél momento… nadie sabría lo que había sucedido durante la incertidumbre de la batalla, NADIE. Hundí mi espada izquierda en la garganta de mi hermana lo más profundo que pude, apoyé mi rodilla sobre su pecho y la extraje en un movimiento limpio.

    Tras la batalla descubrí que solo uno de mis hermanos había quedado con vida, aunque en un estado lamentable, por lo que murió a los pocos días. Habíamos ganado la contienda, pero nuestra familia pagó un alto precio… ¿la verdad? No lo sentía… como cuando tampoco sentí el contarle lo que aquellos maltitos bandidos le hicieron a mi querida hermana a Padre cuando lo encontré amordazado en el salón principal ¿Para qué contarle la verdad? No necesitaba saberla. Aquel cruce de acontecimientos me convirtió en la únca heredera de la familia… y en la amada hija de mi padre… siempre vio a Aikohime reflejada en mí, es como si al morir ella una parte de su ser se hubiese desprendido y añadido al mío. Esa maldita siempre me acompañará…

    Al pasar a ser la única descendiente de nuestra dinastía me pude dar el lujo de pedirle ciertos favores a Padre… entre ellos la prohibición de tomar aquellos seres llamados pokémons como mascotas o acompañantes (siempre y cuando fuesen tratados con cariño y dignidad) y que me permitiese terminas mis instrucciones viajando a lo largo y ancho de todo el reino de Ignis.

    Recientemente, habiendo transcurrido cinco años de mi marcha, me mandaron aviso sobre la muerte de mi honorable padre y de que ahora yo, Ujinaga Kai, me había convertido en la nueva daimyō, por lo que Fudo, mi pequeño e inseparable compañero de viaje, y yo nos pusimos en camino hacia el hogar de mi infancia…

    ¿Qué nuevas nos traerá?

    Leave a comment:


  • Poke*planta
    replied
    • Personaje: Motonari Mōri
    • Rango: Daimyō
    • Reino: Greenleaf

    Soy Mori Motonari, descendiente y actual líder del Clan Mori. Soy el segundo hijo de Mori Hiromoto antiguo daimyō de nuestro Clan. Desde la infancia nuestro padre nos ha instruido tonto a mi como a mi hermano en todas las disciplinas necesarias para convertirnos en los respetables líderes que se esperaba de nosotros sobre todo de mi hermano mayor de quien caía el peso de ser el heredero del titulo de daimyō mientras que yo sería el capitán del ejercito.

    Precisamente mi hermano Okimoto, siempre se mostraba como el más talentoso de los dos, en cuanto nos hicimos mayores y aprendimos todo lo necesario en combate, política, historia y otros entrenamientos propios de nuestro clan se nos dio a ambos un puesto en nuestro ejercito para continuar nuestro entrenamiento y empezar a ganarnos el titulo que nos merecíamos. Mi hermano demostró en poco tiempo su talento para la batalla así que no es de extrañar que lo mandaran a comandar una tropa para luchar en contra de un reino lejano, yo también fui y vi de cerca a Okimoto dirigir extraordinariamente a los soldados. Pero ese día viví algo más.

    Fuimos rodeados, si no fuera por una retirada a tiempo muchos hubiéramos muerto ese dia, pero mi hermano Okimoto no tuvo esa suerte. Muerto en batalla el heredero del Clan Mori regreso al reino para recibir las horras fúnebres que se merecía, mientras que sobre mi cayó de la noche a la mañana en el heredero de nuestro Clan, y fue así como, años después con la muerte de mi padre me convertí en el Daimyō y Líder del Clan Mori y por motivos de lo vivido con mi hermano aprendí que la guerra debe ser siempre el último recurso y desde entonces he tomado la determinación de solucionar los conflictos usando primero una vía diplomática.

    Leave a comment:


  • reydelaperdicion
    replied
    Bueno . Esta es mi historia . Se me ha complicado un poco , puesto a que solo pude averiguar la fecha de nacimiento y muerte de mi personaje y un poco de información acerca de su padre . Bueno , espero que esta historia sirva para nuestra facción ( FFL ) . Según mi contador de palabras , tiene un poco más de 700 palabras .

    • Personaje: Hōjō Ujiyasu
    • Rango: Daimyō
    • Reino: Cragspur

    Hōjō Ujiyasu . Daimyō de la provincia Cragspur .

    Situado en unas montañas rocosas en la parte más occidental de la provincia Cragspur me encontraba yo , Hōjō Ujiyasu , junto a mi primer y único pokemon , un Mudkip que me había sido entregado , desde que era un huevo , por mi padre Hōjō Ujitsuna . Cuando era niño , recibí de mi padre , el Daimyō de Cragspur un huevo , perteneciente a su fiel pokemon , un Swampert que lo acompañó desde que le salvó la vida de unos mercenarios de una de las provincias de facciones enemigas . Desde entonces , mi padre y ese Swampert se convirtieron en los mejores compañeros .

    Mi padre se convirtió en el Daimyō de Cragspur y los rebeldes a los cuales no les gustaba su liderazgo eran derrotados por la gran ventaja de tipo de Swampert . Debido a que el tipo predominante en Cragspur es el tipo roca , Swampert , un pokemon de tipo agua/tierra era un gran contrincante para los rebeldes que se rindieron a los pies de mi padre y aceptaron su liderazgo y lo aceptaron como su señor .

    Mi padre un día , cuando tenía un poco más de 11 años , me entregó un huevo y me dijo que lo cuidara , que le diera cariño , ya que el sería mi fiel compañero del cual nunca me separaría . Así que lo cuidé con cariño y dedicación , hasta que el huevo eclosionó y de el salió un Mudkip . Averigüe todo lo que pude de Mudkip , era la preevolución de Marshtomp y su ultima fase era Swampert . Pero no sería hasta que evolucione en Marshtomp que adquiriría el doble tipo . Por el momento era solo de tipo agua .

    Con Mudkip encontré mis momentos más felices . El jugaba con migo todo el día mientras mi padre gobernaba la provincia . Recuerdo que solo hubo dos ocasiones en las que mi padre y Swampert jugaron conmigo y con Mudkip . Esos días fueron los mejores días de mi vida , y mi fiel compañero seguramente debía pensar lo mismo . Sin embargo , toda esa felicidad se me fue arrancada cuando mi padre recibió la declaración de guerra de una de las provincias cuyo nombre no recordaba antes , pero luego de lo acontecido allí , ya nunca lo voy a olvidar . Al parecer esa provincia era la provincia de Nixtorm , provincia de los tipo hielo .

    Mi padre y su fiel Swampert partieron junto con sus mercenarios y su capitán a derrotar a los habitantes de esa provincia . Mi padre no era el hombre más pacífico del mundo , pero no le gustaba la guerra , sobretodo si esta atentaba en contra de la paz de su gente .

    No supe nada del desarrollo de dicha guerra . No se si Cragspur ganó o perdió ante Nixtorm . Lo que se es que ya nunca me detendré hasta que pueda vengar a mi padre .

    La noticia de la tragedia me llegó hace algunos años , en las mismas rocas montañosas sobre las cuales estoy sentado . Hace tiempo atrás un mensajero vino a mi encuentro y me informó a mi y a mi Mudkip que mi padre y su fiel Swampert habían sido derrotados y asesinados . Nunca me comunicó que pasó con los demás soldados , ni con el bando enemigo . Pero al parecer su sacrificio consiguió detener la guerra , puesto que nadie vino a invadir Cragspur .

    Ahora yo , Hōjō Ujiyasu me he convertido en el nuevo Daimyō de Cragspur . No importa lo que pase desde ahora en adelante . Como el nuevo Daimyō voy a hacer lo que mi padre hizo . Defender la provincia con su vida , y no dejaré que nadie la arrase sin pasar sobre mi cadáver . Hay soldados fieles a mi padre que me guardan su fidelidad , pero hay otros que quieren derrocarme , puesto que me consideran un niño huérfano . He aprendido la historia de mi provincia , de mi gente , de mi padre y de mi pokemon , que sin importar lo que pase , seguirá a mi lado y me guardará la mayor fidelidad de todas . Lucharemos hombro con hombro para defender el sueño de nuestros difuntos padres . Mantener la paz en Cragspur .
    Last edited by reydelaperdicion; 18/12/2012, 09:32. Razón: errores ortograficos

    Leave a comment:


  • Tory2.
    replied
    La historia de mi personaje (como dije en el shout, si digo persona me recuerda a que estoy estudiando historia y no me gusta >_< (???) ) me gustó :O jaja

    • Personaje: Izumo No Okuni
    • Rango: Capitán
    • Reino: Greenleaf

    Spoiler: 
    Lo recuerdo todo como si fuese ayer, aunque el tiempo ya pasó y no me entretuve en contar los días.
    Andaba haciendo de miko en el santuario a Arceus, al lado de la herrería de mi padre.
    Por temas que mi padre no me quiso contar, o simplemente entendí que era algo bueno para el santuario, me trasladaron a otro lugar para hacer danzas y cantos.
    A la gente le gustaba como bailaba, mi fama creció ante mi danza nembutsu, aunque pronto, su adaptación tendía a ser conocida por ser subida de tono sexual. También incluían parodias humorísticas sobre amantes y reuniones entre los hombres y las prostitutas. Así, mi fama creció y arrasaba por donde actuara. Incluso me ofrecieron volver a la capilla, cosa la cuál negué, aunque continué enviando dinero.

    Más tarde recogí a mujeres, podría decirse que la mayoría no tenía una buena reputación, las enseñé a bailar tal y cómo yo sabía, y así surgió la idea, y creé el teatro Kabuki.
    No queríamos hombres, si hacía falta un papel de hombre, yo misma me vestía de tal. Conseguimos tanta fama que incluso nos intentaban imitar.

    Un día, todo fue a peor... Un hombre me financió, y los bailes fueron más dramáticos. Tras su muerte, decidí retirarme, lo que llevó todo a un caos. En unos años prohibieron a las mujeres bailar Kabuki, pusieron en su lugar a unos hombres... ¡los que nunca habían hecho! Luego cambiaron a esos hombres por unos mas mayores, y así lo dejaron.

    Me encontraba muy mal, todo por lo que luché, para mejorar y crear el Kabuki, me lo quitaron y lo cambiaron a su manera. Fui a protestar y se me tomó por prostituta y quisieron hacerme condena.

    Huí aterrorizada, tenía que tener bastante cuidado, estaba siendo atacada toda Ransei, una guerra civil podía oír decir a la gente.
    Estaba cansada y corrí por bastante tiempo. Contemplé una pequeña aldea cerca de un hermoso prado con bosques alrededor. Pedí por favor que si podían domiciliarme en el pueblo.
    Me pagaron por quedarme... Sabía que algo iba mal... Esa misma noche noté que alguien me tocaba... si, era al hombre que le pedí una vivienda. Otra vez tuve que escapar, me tomaron como prostituta, otra vez.

    Encontré un hogar sin dueño, y entré como okupa.
    La guerra finalizó, entonces me encontraba en la actual región, Greenleaf.
    Decidí olvidar todo lo ocurrido, me pasaba el día con mis plantas, las cuales adoraba. Un día, regándolas, vi como se movían y me recordó al Kabuki. Dentro de mí despertó un sentimiento de venganza. Justo en ese momento se acercó hacía mí un Pokémon, al tiempo descubrí que se llamaba Piplup. Se quedó mirando como regaba mi jardín, y se enamoró. Empezó a echarle agua desde su pico, conmigo, y ahí se encendió una bombilla en mi cabeza. Mi plan de venganza estaba planeado, y con un Pokémon, seguro que podría realizarlo...

    Actualmente soy la Capitana de Greenleaf, mi plan está saliendo a la perfección...


    Dijiste palabras, no caracteres, si te referías a esto último avísame >_< xD
    Last edited by Tory2.; 18/12/2012, 09:31.

    Leave a comment:

Working...
X