Anuncio

Collapse
No announcement yet.

[RPG] Héroes

Collapse
This topic is closed.
X
This is a sticky topic.
X
X
  • Filter
  • Hora
  • Show
Clear All
new posts

  • #91
    CAPÍTULO VII: Cuenta regresiva

    AVISO: Estas misiones son más entretenidas y me tomé más tiempo haciéndolas. Las personas que no responden a tiempo están fuera. También juntaré a Alex [MENTION=58406]quiqueenri[/MENTION]) y Karla [MENTION=4878]Overly.[/MENTION]) con Albert [MENTION=27474]Teos[/MENTION]). Lo único que necesisto es que intercambien diálogos mediante MP con preguntas que le harían a los demás, y las respuestas que entregarían y luego lo escriban, las preguntas que le harán a John me las hacen a mí. Esto les dará más libertad en el capítulo, siendo capaces de superar las reglas de libre albedrío.

    CONSEJOS: Sean valientes (?) En la siguiente misión, la mayoría debe estar en el Empire State, y ahí se realizará una misión grupal, pero las respuestas de todos deben ser individuales. Yo haré todo el trabajo, así que no se preocupen, pero deberán trabajar en equipo y es por esto que les daré más tiempo.

    MISIONES:

    Albert y Karla (Residencia: Manhattan)
    Spoiler: 
    El tema de la muchacha, sin dudas, extrañaba a Albert. El hecho de que hubiera abandonado la búsqueda dejaba algunos clavos sueltos que hacía a Albert tener más cuidado en las decisiones que tomaba. La armadura ya estaba finalizada y gracias a los poderes de G, podrían resistir lo que parecía ser un atentado. El problema era reconocer de dónde venía. ¿Era del gobierno? ¿Era de un enemigo en común? Estas preguntas rondaban la cabeza de los tres, que después de ese día, parecían conocerse de toda la vida. El cansancio y todo el tiempo que llevaban, todo lo que habían recorrido, todo parecía tan repentino. Como un parpadeo.

    Albert mencionó lo de la bomba. Karla y G se quedaron en silencio. No era incómodo, si no era la afirmación de que necesitaban, de alguna forma, conseguir la mayor información posible.

    Albert decidió usar sus poderes para investigar, y logró encontrar la información que necesitaba en la NSA. Se trataba de una investigación de hace dos años, en la cual se investigaba el genoma humano en el cual se encontraron mutaciones, y entre ellos aparecía el científico el cual también la llevaba y vivía en San Francisco. Finalmente, el científico decidió dejarlo y dedicarse a la educación, pero la información no era clara en el asunto. Albert indagó más aún, y encontró lo que buscaba, el profesor dejó la investigación por el objetivo de esta: encontrar el método de adquirir la habilidad genética de otra persona, con la meta de lograr crear personas así para trabajar para el gobierno. Según el artículo, al científico le pareció una grosería, ya que para adquirir una habilidad, la persona debía estar muerta y ser investigado el cerebro. Aún así, al parecer, el científico había seguido sus investigaciones genéticas en la universidad y había sido constantemente vigilado por el gobierno. Lamentablemente, no pudo tener más información, ya que al parecer el profesor y científico no usaba la web para mantenerse al tanto, la había dejado.

    Mientras, G respondía las dudas de Karla.

    —¡No sé nada más, Karla! Solamente vine aquí por un trabajo, sé de mi poder hace un tiempo. Han estado persiguiéndonos, eso lo sé, puesto que antes que viniera aquí estuve en riesgo. Pero pensé que había acabado, al parecer, estaba equivocado.

    Karla indagó aún más.

    —Te puedo decir que tienen dinero y recursos. Los suficiente para saber todo sobre nosotros, pero no sé lo que realmente buscan.

    Aunque gracias a su investigación, Albert ya lo sabía. Aunque para ambos, aún quedaban ciertas partes confusas.

    G respondió ante la pregunta de Karla sobre habilidades.

    —Lo siento, soy el único hasta el momento. No he conocido a nadie más con una habilidad como la mía.

    Pero antes de poder responder la última pregunta de Karla, G, sorprendido le comentó si conocían a la persona que estaba ahí. Karla y Albert, atemorizados, hicieron un paso atrás ante la nueva presencia, hasta que notaron que era Trek.

    —¿Trek? —le dijo Albert— volvemos a encontrarnos.

    Karla, en silencio, le observaba. Dio un paso adelante, e inteligentemente le ofreció la mano. Trek le sonrió y la estrechó.

    —Siempre tan inteligente, Karla —mencionó.

    Karla, mediante esta técnica pudo recorrer absolutamente toda la vida de Trek. Su hermana, Skov, su vida de adolescente y la actualidad cuando apenas tenía quince años, sus problemas con los padres, sus discusiones y pudo presenciar cómo New York era destruído. Cada segundo de su vida, lleno de amarguras y dolor. También se conoció a sí misma, se pudo ver desde la otra perspectiva, cuando Trek la saluda y cómo ambos desarrollan una amistad en medio del caos de New York. También conoció el mundo del futuro: ese mundo en el cual los héroes eran terroristas, y eran perseguidos por la gente, siendo culpados por la muerte del 0,07% de la población mundial. Karla ahora podía recordar cualquier cosa sobre Trek.

    —¿Por qué volviste? —preguntó Albert.

    —No he vuelto —respondió— fue otro yo quien lo hizo, en otra línea temporal seguramente. Vine aquí porque mi propio yo me lo pidió. Según entiendo, aún el día de New York no sucede, y aún Karla ni tú me conocen. Pero yo los conozco, Albert, sé que Karla ahora sabe todo sobre mí.

    —¿Te puedes quedar? —Karla había visto que Trek tenía algunos problemas, luego del día de New York, para realizar los viajes. No entendía la razón, pero al parecer, algunas habilidades se habían debilitado luego de ésto.

    —Sí, puedo hacerlo —le dijo a Karla, mientras avanzaba y saludaba a G, estrechandole la mano— sé quién eres, y te deseo lo mejor.

    Karla había visto que en la línea de "ese" Trek, G se había sacrificado, había dado su vida para que Trek absorbiera su habilidad y detuviera a lo que era...

    —¡¿Qué?! —exclamó Karla— ¡No es una bomba, es una persona!

    Albert la miró, perplejo, mientras G parecía cada vez más confudido.

    —¿Qué significa eso? —preguntó G.

    —Sé que lo sabes, Karla, pero quiero explicárselos de todas formas. Te ahorraré el tiempo de hacerlo a Albert, y cualquier pregunta sobre mí, mi futuro, o alguna habilidad, la podrás hacer a tu memoria. En mí línea temporal, que es extremadamente similar a la suya, todos fuimos traídos por el profesor de San Francisco. Pero al parecer, eso no sucederá. El nos explicó el por qué de nuestras habilidades, cosa que ustedes deben saber ya, y de cómo mirando el cerebro de otro se puede adquirir. El gobierno ha estado atrás de la gente con habilidades por años, han estado sobreviviendo entre nosotros, mientras son cazados por ellos. El profesor no estaba de acuerdo y se alejó con la iniciativa, y nos ayudó a nosotros. Nos contó todo, y estuvimos preparados. El atentado del hombre bomba, es un cautivo de ellos, un hombre que no llegué a conocer —argumentó— pero tiene la habilidad de ser radioactivo. Para hacerlo enojar, asesinaron a su esposa al frente de él, causando finalmente una explosión enorme, que no fuimos capaz de detener. No teníamos a G, había sido cazado por los del gobierno, y Albert... había también caído. Karla, Skov y yo eramos los últimos, y nos prometimos que intentaríamos rehacer todo esto, volver al pasado, pero luego de que todo sucedió nos dimos cuenta de que era imposible. No había salvación para nosotros, pero sí para ustedes. Ahora, estoy solo. En el futuro, perdí comunicación con todos los demás hace años. Las personas con habilidades son buscadas, la gente las odia, puesto que cree que ellos fueron los causantes de esto. El gobierno sabía que nosotros eramos una revolución y tenían que detenernos antes de que comenzara. Un otro yo vino seguramente a pedirles sobre el traje anti-radiación. Pero ahora, tienen una misión que yo les pediré con los minutos que me quedan.

    Albert y Karla se miraron. G parecía tener un dolor de cabeza.

    —Deben hablar con Alex, sé que en su línea los andará buscando. Alex tiene la habilidad de volar, y más importante aún, está John. Él es la clave de todo esto, Karla, Albert. Su habilidad es absorber otras habilidades y utilizarlas cuando pueda con tan solo pensarlo. Deben mantener a John a salvo. Lo perdimos y esto causó que todo terminara. Ambos saben lo que sucede, y están dispuestos a detenerlos.

    Karla tomó el lugar para preguntar sobre sus habilidades, si hay algo más profundo en ellas que pueda servir para lo que se viene.

    —Las habilidades, Karla, vienen de nuestros genes. Para tener la habilidad de la otra persona, debes perder tu alma: abrir su cráneo y mirar dentro de su cerebro. Simplemente así es como vilmente robaban las habilidades. Hay muchas habilidades, pero las más importantes son las cuales te permiten sobrevivir, como la regeneración de G aquí presente, o la de absorber de John, y las ofensivas, como la telequinesis. Si logran contactar al profesor, estoy seguro de que él les podrá dotar de habilidades si las necesitan. Aunque es algo tormentoso, puesto que sientes que te apoderas y algo vive dentro de tí, y no es tuyo. La habilidad de G es vital, puede resistir cualquier cosa y la única manera de dejarlo inconciente es clavando algo en su cerebro, pero al momento de sacarlo, volverá a regenerarse. Y la manera de matarlo, es robandole su habilidad o dandole muerte mediante ahogo, negándole el oxígeno. Eso servirá para que mantegan a este pájaro a salvo.

    —¿Y cómo detendremos al hombre bomba? —preguntó Albert.

    —Deben llegar a él cuando esté en medio del Wall Street y robar su habilidad. Quedan tres días, desde su fecha. Eso la detendrá y evitará todo esto, pero para eso necesitan alguien que resista, y algo que lo proteja. ¡Y para defenderse, van a necesitar de John, por eso es importante que busquen a Alex! Estoy seguro de que los estará esperando, búsquenlo en New York, en el Empire State mañana. Me tengo que ir, chicos.

    Todo estaba en silencio.

    Trek se acercó a Albert, y apoyó la mano en su hombro, mientras los observaba a los tres.

    —Me alegro de que estés con vida, Albert, y me alegra volver a verte, Karla, y a tí también, pájaro —le dijo a G— pero esto es vital, no podemos fallar. ¿Está bien? Porque si lo hacemos... —Trek rió— solamente te diré lo mismo que nos dijiste antes de morir, Albert.

    —¿Qué cosa?

    —¿Están dispuestos a ser héroes?

    Al final, solamente tres quedaban en la habitación. Albert, Karla y G. Trek se había ido.


    Skov (Residencia: New York)
    Spoiler: 
    La tienda parecía una locura, y es que estaba inundada en colores extraños y un ambiente fúnebre. Era un pequeño bazar, escondido entre el concreto de New York. La tienda espiritual estaba repleta de bolas mágicas que parecían contener universos dentro de ellas, luces que que parecían no iluminar y velas derretidas. En el centro, había un viejo. No lo esperabas. Pensabas que se trataría de una bruja, con un lunar gigante y peludo, pero no. Era un señor de edad, con los ojos ciegos de un color blanco y la piel extremadamente oscura. Había un asiento, unas cartas, una bola y él meditando.

    —¿Qué trae a una jovencita de tan lejos a New York? —el anciano te preguntó.

    —Solamente ando buscando una tienda —respondiste fríamente.

    El anciano parecía observarte, aunque fuera imposible.

    —¿Por qué no te doy una lectura gratis? Siento que haz recorrido demasiado buscando respuestas.

    Lo pensaste bien, podría ser una locura. Pero lo hiciste de todas formas. ¿Por qué no?

    Te sentaste, mientras observabas las cosas extrañas, y las más normales, como los collares y anillos con figuras extrañas.

    El vejete te tomó la mano, y puso sobre ella una carta. Te pidió que la leyeras, decía algo de tiempo prestado, no tomaste mucha atención, pero el viejo pareció tener una visión.

    —Te veo en el Empire State, veo a más gente también. Veo, veo, veo... esto es imposible.

    —¡Obviamente! —respondiste— usted está ciego. No puede ver.

    —¡Veo habilidades extrañas! —te quedaste en silencio— y veo también gente atacándote. Muchacha, debes tener cuidado.

    "¡Este viejo está loco!" pensaste, pero no te lo podías negar. Necesitabas saber si era verdad, usaste tu habilidad para ver sus pensamientos y con tus propios ojos, fuiste capaz de ver la batalla, a la gente que el viejo nombraba, y viste el Empire State. Era una batalla campal.

    —Debes hacerlo —dijo el viejo.

    —¿Por qué? —preguntaste.

    Pudiste ver en su mente, el recuerdo de una visión. Como New York explotaba a las manos de un hombre. Un hombre bomba, pero era demasiado corto.

    —¡Ellos sabrán responder tus preguntas!

    Retrocediste. Este vejete estaba loco. No entendías cómo alguien podría tener la habilidad de ver eso, aunque no te parecería extraño. Decidiste salir, sin decir nada.

    —¡Oye, aún no me has pagado, ladrona! —gritó el viejo— ¡Puedes conseguir una moto cerca del Empire State, también, pero tendrás que caminar muchas cuadras!

    ¿Qué harías? El viejo te había dado, de todas formas, tu respuesta. Cuando salías, te susurró que apenas tenías un día, antes que todos se encontraran ahí. Tendrías que ayudar. ¿Estás dispuesta a hacerlo?


    Nio (Residencia: San Francisco)
    Spoiler: 
    —Gracias por ayudarme, Nio, necesitaba alguien en quien confiar. Pero antes que vayamos, quiero contarte la verdad. Yo trabajaba con el gobierno, descubriendo gente con habilidad pero ellos querían que estas personas trabajaran para ellos. No fui capaz de aguantarlo, y los dejé, me robaron mi investigación pero mi mejor amigo, un neurocientífico, me pasó en secreto algunos cerebros, intactos, de personas que tenían habilidad. Sé que tienes un don, Nio, y debes ayudarme a detenerlos. Pero no puedo pedirlo sin darte algo de mi parte, una habilidad, que te ayudará a combatirlos. Vamos a la guerra, Nio, y estoy seguro de que no seremos los únicos que lucharemos. Intentan acabar con ustedes, intentan hacerlos culpables de una bomba, y mañana, en el Empire State, deberán defender lo que es suyo.

    Nio estaba perpleja. Entendía, por fin, muchas cosas más. El profesor le señaló para que le siguiera, y así lo hizo. Recorrieron algunos pasillos inhabitados de la Universidad, y finalmente llegaron a una sala helada, con cerebros.

    —¡¿Són de personas?! —Nio gritó, asustada.

    —La mayoría de ellos son héroes —le dijo el profesor— este es mi mayor secreto, puesto que aquí hay distintas habilidades. No las tomé yo, no las necesito, estoy viejo ya. Pero tú, en cambio, Nio, eres joven y lo suficientemente inteligente para detenerlos, ayudar, ser parte de todo esto. Sé que es muy pronto, sé que esto es repentino, pero el mundo te necesita.

    La sala estaba helada, refrigerandose, mientras Nio cruzaba los brazos, el profesor le mostró un cerebro, cubierto por una tela negra.

    —Yo no lo puedo observar, Nio, pero tu sí. Este cerebro contiene la invisibilidad, una habilidad de un héroe que dio su vida para mantenerla a salvo. Ahora, necesito que observes el cerebro, y veas lo que hay dentro de él.

    A Nio parecía repugnante, pero de todas formas lo hizo. Levantó la tela, y miró el cerebro, aterorrizada, pero de pronto fue capaz de ver más allá. Sintió como su cuerpo sudaba, como su mente cambiaba y pudo ver cómo el poseedor de la habilidad, había perdido su vida, suicidándose. Luego, sintió como dentro de su propio cuerpo, había algo que no le pertenecía. Algo sucio. Como si lo hubieran recorrido, retrocedió y el cerebro cayó al suelo y el líquido que lo mantenía se expandió. Sintió ganas de llorar.

    —Lo siento, Nio, pero sabía que si te comentaba lo que sucedía con esto, no lo harías. Ahora, solamente debes desear usas la invisibilidad, y podrás hacerlo. Me llevaré todos conmigo a New York, debemos ir al Empire State mañana.

    Ambos, después de unos minutos empacando las cosas a toda la velocidad, se subieron al avión y volaron. El viaje se realizó sin problemas, pero aún quedaba tiempo.

    ¿Qué debían hacer en New York, antes de enfrentarse en el Empire State?

    (Tienes rato libre, Nio, para visitar algún lugar en el que quieras ir a buscar algo, como por ejemplo, armas, antes de enfrentarte a el enemigo)


    Alex (Residencia: New York)
    Spoiler: 
    En el avión, todo parecía normal y no hubo ningún peligro. Pero John mencionó algo sobre el Empire State.

    —Decía algo ahí de tener planeado mañana, algo sobre algunas personas con habilidades, Alex. Necesitamos ir ahí, estoy seguro de que encontraremos a más personas ahí.

    —¿Estás seguro? —preguntó Alex.

    —Sí, algo el gobierno planeó y necesitamos detenerlos. Es nuestro deber. ¿No lo crees?

    —Para algo se nos dio nuestra habilidad —comentó Alex, mientras llamaba a la azafata para tomar un vaso de jugo.

    Ambos, en silencio, esperaban llegar a New York. Cuando lo hicieron, tomaron un taxi, sufriendo la larga espera de las calles, y llegaron al Empire State. Subieron mediante el ascensor y les pareció una eternidad, estaba repleto de gente, la mayoría turistas, pero alguna extraña, más que los demás. Eran los primeros en llegar, al parecer, a la sima, puesto que quedaba un día para lo que John había descrito como una batalla.

    —No necesitamos buscarlos, ellos vendrán, estoy seguro —dijo John, mientras observaban a la gran ciudad.

    Alex miraba cómo se iba oscureciendo.

    —¿Crees que debamos ir a buscar algo, ahora que tenemos tiempo?

    (Tienes tiempo como por ejemplo, ir a buscar armas u otra cosa útil a la tienda, pero tendrán que volver mañana al lugar, así que usa bien el tiempo)


    Will (Residencia: En el avión)
    Spoiler: 
    En medio del avión, la gente miraba aterrorizada, alejandose lo más posible de la posición en que tu y Preston se encontraban. El enemigo, al frente tuyo, era una chica con una mirada malévola. Rubia, hermosa, pero era atemorizante. En la mano de la chica, había fuego. Fuego. Llamas. Era sofocante y estaba poniendo en riesgo la vida de todos al hacerlo dentro del avión. Nadie sabía qué hacer. Las azafatas intentaban mantener a la gente a salvo, mientras la chica te observaba.

    —Así que no llegaste a tiempo, ¿no? —te dijo.

    Preston miraba atónito.

    —¡¿Qué es lo que quieres?! —gritaba.

    —Sus habilidades —afirmó la chica y dio un paso adelante— si no hubieran gastado tiempo, haciendo estupideces, probablemente no estaríamos aquí. Sé lo que haces, Will —dijo— pero en el avión, no hay nada que puedas hacer.

    —Estaba escondido —dijo Will.

    —Cariño, no hay lugar para esconderse aquí —exclamó.

    Toda la gente, no entendía absolutamente nada.

    —No puedo hacer nada, Will —dijo Preston— no sirvo para nada...

    —No deberías gastar tu potencial en ellos —dijo la rubia— no soy de mostrar misericordia. Pero podrías unirte a nosotros.

    —¡Jamás, perra! —gritó Preston.

    La mujer lanzó llamas, pero Will usando la tierra que tenía logró extinguirlas, pero Will supo que el oxígeno terminaría acabandose si seguía así. La mujer, furiosa, lanzaba llamas con locura, quemando todo a su alrededor, sin importar quienes fueran, mujeres, niños, no había clasificación.

    Will tendría que buscar una forma de salir de ésta, y debería hacerlo rápido, antes que la mujer en llamas consumiera la última existencia dentro de ese avión.


    Trek (Residencia: En un cybercafé en New York)
    Spoiler: 
    Fue como una bofetada con un guante de goma cuando te diste cuenta que perfectamente podías usar tus habilidades, ir al futuro y averiguar de qué se trataba todo eso. Tus ojos parecían de chino mojado, porque forzaste la vista y cuando te diste cuenta, estabas en el futuro. ¿Cuál futuro? Ni idea, pero debía ser uno muy cercano, estabas en lo que solía ser el Empire State, reducido a escombros y paredes quemadas. No había nadie, solo tú y el papel que debías entregarle a Karla.

    —¿Qué buscas? —te preguntó una mujer, que salió entre la oscuridad del edificio y parecía más anciana de lo que debía ser.

    —No sabía cuándo ocurrió esto.

    —¿En qué mundo vives, muchacho? Fueron esos raros que hicieron esto, ahora, todos los odian. Esos criminales. Son unos terroristas.

    —¿Conoce usted algunos?

    —Gracias a dios no, pero si lo hiciera, no dudaría en denunciarlo. Esos villanos son sentenciados a muerte, después de lo que nos hicieron. Al país, a las familias, nos dejaron débiles.

    Volviste. En el futuro, los héroes eran considerados peligro nacional y si no detenían la bomba, ese sería el futuro que a esta línea le quedaba.

    Después de buscar en internet, encontraste el domicilio de Albert, un famoso ingeniero de Manhattan. Anotaste la dirección.

    El mundo...

    ¿Tenías las agallas para cambiarlo?


    Sophie (Residencia: En la NYU)
    Spoiler: 
    —Me puedes decir Jay, como Jay-z —se hechó a reir.

    Lo quedaste mirando perpleja.

    —Bueno, Jay, cuéntame lo que sabes.

    —Trabajaba para el gobierno, encontrando gente con habilidades, como tú. Sé como tratar con ellos. Pero era falso, en realidad, solamente seguía mis propios ideales, pero ahora estos imbéciles harán explotar una bomba en tres días, chica. Tres días quedan corazón para que toda esta mierda explote. Y mañana, los imbéciles harán un pre calentamiento en el Empire State, y si lo logran, podrán destruir toda esta mierda.

    Quedaste perpleja. ¿Qué harías?

    —Oye, corazón, te puedo ayudar a lo que sea. Aún queda un día, y nos dirijimos allá. ¿Está bien?


    Ahí tienen cochinos. Tienen cinco días para responder.

    [MENTION=41932]Nio.[/MENTION] [MENTION=47065]Captain Rakhan[/MENTION] [MENTION=57495]Skov[/MENTION] [MENTION=27474]Teos[/MENTION] [MENTION=4878]Overly.[/MENTION] [MENTION=58406]quiqueenri[/MENTION] [MENTION=25548]Poke*planta[/MENTION]

    Comment


    • #92


      Después de salir corriendo de la tienda del viejo, paré en un callejón a respirar. No sabia cuanto tiempo llevaba corriendo, pero sentía un gran agobio.

      Aquella visión había sido brutal, una batalla campal con un montón de gente usando sus habilidades... Incluso recordaba algún coche volando de un lado a otro... Lo más impresionante había sido verse a mi misma. Tenia los ojos iluminados de una forma que nunca antes había visto... ¿Como narices había acabado en aquel berenjenal?

      - Esto es una mierda -jadeé- esto es una locura... salir de una locura y entrar en otra... ¿Donde me he metido?

      Seria un gran problema que me recordaran por haber estado metida en aquella batalla. Recordaba que en unas investigaciones, se había descubierto que el lado izquierdo de la cara, era el que se solía reconocer más.

      Con determinación, pregunté donde estaba la Empire State y donde podía encontrar una tienda de disfraces o de mascaras. Teniendo la suerte de que había una tienda en la misma dirección de Empire State, compré un antifaz que cubría los ojos y la parte izquierda de la cara.

      Al salir de la tienda con la compra hecha, había unos hombres altos y fuertes con unas Harley. Así que me acerqué a ver si conseguían llevarme hacia Empire State y no tener que ir caminando.

      - Hola guapos, esas Harley son una pasada... ¿Podríais llevarme a Empire State?

      Los hombres me miraron sorprendidos, no debían estar acostumbrados a que se les acercaran mujeres.

      Me miré disimuladamente en un reflejo de un coche. Llevaba jeans ajustados y botas militares, ademas de una camiseta de tirantes ajustada y sudadera.

      Estoy perfecta, diría yo -me dije con ironía.

      - Vamos, ayudar a esta turista a llegar a su destino...

      Les hice unos cuantos gestos coquetos. Iba a llegar a ese maldito lugar, no importa el precio.

      Aurora Skov

      Academia Pokémon

      Cronología
      & Inventario
      Nyxeria Anubis

      Odisea Pokémon

      Índice y Datos

      Comment


      • #93
        Spoiler: 
        Las palabras de Trek aun resonaban en mi cabeza. Parte de mis sospechas habían sido aclaradas, e incluso había agregado y aclarado información. Ahora tenía un panorama mucho más amplio de la situación. Debíamos comenzar a actuar, mover nuestras cartas. No teníamos tiempo que perder, muchas vidas estaban en juego.

        Era necesario trazar un plan.

        -Karla, necesito que recuerdes todo lo que viste sobre Trek –Fue lo primero que dije al entrar en razón- Principalmente trata de concentrarte en recordar personas contra las que se haya enfrentado y sus habilidades, esos son nuestros enemigos. Sé que es mucho pedir, pero necesitamos tener una idea de a que nos enfrentaremos, así podemos prepararnos. Anótalo todo

        Tomé un minuto de silencio. Eso solo era el primer paso. Pero la verdad, aunque supiéramos mucho más sobre nuestros enemigos, no haría mucha diferencia. Nuestros poderes, los de Karla y míos, no eran muy útil en batalla. Una pistola no sería lo suficiente para defendernos. Solo G, entre nosotros, podría hacer algo para defenderse.

        -G, busca por aquí cualquier cosa que podemos usar para defendernos. Confió en ti para que lo hagas.

        Entonces recordé, Trek menciono al profesor. Él era bueno. También había dicho que nos podía proveer de algunos poderes… No me agradaba la idea de tener que husmear en el cerebro de alguien más, de perder mi alma… pero no quedaba de otra. La situación lo ameritaba.

        Gracias a la información que había extraído de él anteriormente, había conseguido su número de celular. Debía llamarlo. Debía hablar con él. No lo dudé. Me asegure que con mis poderes, mí llamada no fuera intervenida ni detectada, seguramente su teléfono estaría vigilado. No podía permitirme fallos.

        Antes de llamar, me asegure que el número fuera de él y no fuera solo información falsa.

        -Profesor. Un gusto, soy Albert. Usted me debe conocer… después de todo envió a una chica a mi casa –Le dije- Lastimosamente… esa chica nunca llego a ser contacto conmigo, desapareció inmediatamente ¿sabe que le pudo haber pasado? –Le pregunte, debía salir de dudas. Ya temía lo peor. Proseguí luego a contarle un resumen de toda la historia. Le hablé sobre mi poder y como de esa manera había logrado obtener información sobre la chica, y sobre él. Le conté, mientras me disculpaba, de cómo había conseguido acceder a sus investigaciones sobre nuestros poderes y la manera de robarlos. También le conte rápidamente sobre Karla y los encuentros con Trek. Agregué de igual manera, que ya había descubierto sobre lo que planeaba el gobierno. De vez en cuando tomaba una pausa para asegurarme que la llamada estaba protegida por mis poderes y escuchar comentarios del profesor - Profesor, no sé qué tan enterado estará de la situación… pero el gobierno causara que un hombre con poderes radiactivos estalle en el Empire State. Ya estoy trabajando para detenerlos. Desarrolle un traje de plomo para aislar la radiación y tengo junto a mí a un muchacho con la habilidad de regenerarse para usarlo. Pero como sabrá… el edificio seguramente estará infestado de gente del gobierno. Posiblemente entrar no será una tarea fácil. Necesitamos poder ofensivo. Necesitamos que… traiga cerebros. Sé que tiene en su disposición una buena cantidad. Lo necesitamos profesor, porque seguramente se armara una guerra y no tenemos el poder para defendernos. –Le dije- Sé que tal vez no tiene motivos para creerme, pero debe hacerlo. Dependemos de usted. Por favor. –Tomé una pausa para escuchar lo que tenía que decir- Creo que sería buena idea que nos reuniéramos antes de ir al Empire State para planificar un poco mejor todo e ir hacia allá luego. No podemos perder mucho tiempo en eso tampoco. Espero contar con su colaboración.

        Termino la llamada.

        Esperaba que Karla ya tuviera toda la información que necesitábamos. Ahora, solo quedaba una cosa, buscar a John y Alex.

        -Karla. Trata de buscar los recuerdo de Trek información sobre John y Alex. Dame todo lo que puedas, debemos conseguirnos con ellos cuanto antes. Nos reuniremos con ellos junto al profesor.

        Cuando Karla me diera la información suficiente, estaba dispuesto a ponerme de acuerdo con ellos. Llamarlos, al menos.

        -Buenas tardes. Soy Albert, un gusto Alex. Mira, sé que no me conoces, pero yo sé quien eres. Sé que estás con John. Sé sobre los poderes de los dos. Los necesitamos, el gobierno planea hacer que un hombre con poderes radiactivos estalle en el Empire State. Necesitamos reunirnos, cuanto antes. Confía en mi. Una vez que nos veamos, puedes hacer todas la preguntas que quieras. No estoy solo, me acompañan dos personas más -Estaba siendo totalmente cauteloso de que la llamada no se viera interferida-

        Tras decirle eso, planeaba decirle que nos encontráramos en una cafetería cercana al Empire State que sabía, no era muy concurrida. Era el mismo punto de encuentro que tendríamos con el profesor. No me sentía muy cómodo yendo hacia allá, pero debíamos estar cerca del lugar para accionar lo antes posible.

        -Karla, G, nos marchamos –Les dije- Nos iremos en carro, no estamos muy lejos.

        Por si acaso, planeaba robar otro carro. No era seguro andar en el mismo carro que habíamos robado antes, llamaríamos la atención.

        [MENTION=41932]Nio.[/MENTION] [MENTION=58406]quiqueenri[/MENTION]
        Last edited by Albert; 07/02/2015, 10:44.

        Spoiler: 

        Comment


        • #94
          Spoiler: 
          El hombre me hizo ver un cerebro que estaba detrás de una tela, me dio bastante asco y ganas de llorar, pero al menos había valido la pena. Podía hacerme invisible, lo más cerca que había estado de esa habilidad era la transformación en camaleón, pero eso no era suficiente. Estuvimos varias horas en el avión y por suerte, no ocurrió ningún incidente fuera de lo normal. Al fin estaba en New York, caminé por la larga calle, meditando qué debía hacer antes de ese enfrentamiento en el Empire State. Vi una tienda de armas, eso era perfecto aunque un simple ataque transformada en tigre también me serviría.

          Observé entre la gente, fijándome en un hombre de mediana estatura y complexión normal, joven, de cabello negro y ojos marrones que pasaba por allí y escondiéndome en un lugar con cierta oscuridad, gracias a mi cambio de forma, me transformé en él, si el tendero tiene que dar datos sobre las últimas armas vendidas, no quiero que me reconozcan, pobre hombre... pero en fin, es por mi propio bien.

          Entré en la tienda con mi nueva forma masculina y miré las armas. El vendedor se acercó a mi preguntando.
          -¿Qué desea, joven?- dijo mientras me hacía un gesto de que me adentrara.
          -Vengo exactamente a buscar una katana, el filo más largo posible, por favor.-respondí con tono de seriedad.
          -¡Claro! Aunque si quiere estar protegido le recomiendo una pistola.-mencionó mientras me entregaba el arma.
          -Lo sé, pero no se preocupe, tengo cierto dominio con estas cosas.- por último, ese hombre me preguntó si deseaba algo más.-Si tiene usted un cuchillo que corte bien la carne también me lo llevo, mi padre es carnicero y pronto es su cumpleaños.- sonreí, simplemente lo había dicho para bajar sospechas. El hombre me lo entregó y me lo guardé en el bolsillo de la chaqueta. Agradecí su amabilidad y con rapidez le entregué el dinero que pedía y salí de la tienda.

          Al salir de allí vi al profesor hablando por teléfono, parecía que le explicaba sobre los datos del gobierno y pedía algunos de los cerebros. Aproveché la distracción de toda esa gente para volver a cambiar de aspecto, esta vez a una mujer alta y también joven, con color de pelo castaño, muy distinto a mi rubio original. Quizá me serviría de poco, pero más vale prevenir que curar. Escuché sobre poderes ofensivos y resoplando hablé con el profesor.
          -Para ofensivo el mío, si lo hago bien puedo arrancar cabezas de un mordisco.-
          -Cállate, muchacha. Espera que ya casi cuelgo.-

          Puse los ojos en blanco y con un suspiro esperé que el profesor terminara su conversación. Tras terminarla me indicó que debíamos ir hacia el Empire State cuanto antes y con un pequeño gruñido accedí. Vaya, más gente con poderes, supongo que será bueno conocerles. Espero que el lugar no esté muy lejos, me da pereza caminar. Con la katana en la espalda, el cuchillo en mi bolsillo y una identidad distinta seguí al profesor dirección a la construcción.


          Espero que esté bien, cualquier cosa me avisas!

          Saludos n_n
          Last edited by Nio.; 09/02/2015, 11:30.





          <3


          Comment


          • #95
            Spoiler: 
            Sentir... me sentía estresada. Sabía que G no me estaba mintiendo, se le notaba en la cara, pero tan poca información me provocaba arrancarle un pelo por la fuerza y ahorrarnos todo el tedio del interrogatorio, aunque claro, una vez que sabes de mi poder lo último que quieres es que me meta a tu vida privada y un enemigo es lo que menos necesitaba en estos momentos.

            Vaya, eso no arregla mucho las cosas, no es como si yo sí conociera a alguien con poderes, aparte de ustedes, por lo que se siente desalentador. — Justo cuando iba a responderme a mi última pregunta, nos sorprendió un invitado sorpresa o puede que no tanto. — ¿Q-qué has dicho?

            Observé, era todo lo que podía hacer. El chico viaje-tiempo apareció de la nada, fue ahí cuando todo fue un caos en mi mente, pues en un gesto rápido le ofrecí mi mano solo para darme cuenta que era eso lo que él esperaba de mí. ¿Desde cuándo podía ver el futuro? No no, mis poderes seguían tal cual, yo tan sólo estaba observando su pasado y presente... y era peor que ver una película de ciencia ficción, dado a que el concepto de lo ficticio desapareció.

            El futuro apocalíptico era peor de lo que me había imaginado durante tantos años, tan siniestro, era como si fuese una presa y el gobierno un depredador.

            Saqué una de mis manzanas, la necesitaba para poder relajarme un poco luego de que Trek nos diera tanta información de golpe y luego desaparecer. Estaba dulce, nada del otro mundo.

            Oh, yo del futuro, pensar que sólo salí de mi hogar guiada por la curiosidad. — Susurré, por lo bajo, escuchando el monologo del ingeniero.

            Miré al techo, dios, me daba escalofríos pensar en la forma exacta de robar poderes; sin embargo y mientras tanto, haría lo que me fuese posible con mi preciado don, que ya temía y se estuviese gastando.

            A la orden, su señoría tan señorial. Ya me encargo yo de rememorar. — Albert era el genio, la mente maestra tras ese distinguido traje de plomo, así que seguir sus estrategias sería lo correcto. Ergo, tomé mi libreta y puse a trabajar mi memoria a toda velocidad, necesitaba rescatar los datos más importantes antes de que se me olvidaran.

            Veamos, debía anotar: posibles enemigos y sus poderes, los nombres de nuestros aliados en esta tarea junto a sus habilidades, sobre todo el chico Alex y John, cómo contactar a Trek en el año actual, las mil y un formas en que podía morirse G, los pocos detalles que Trek conocía del hombre bomba, entre otras cosas.

            Pegué un suspiro, sólo le di a Albert la información que necesitaba en el momento para hacer sus propias jugadas.

            Señoritas, creo que será más fácil que les vaya contando los otros detalles en el viaje. Creo que lo peor que podemos hacer es confiarnos de un medio de transporte como un avión y perder más tiempo aquí.

            Me estiré, ello ayudó a sentirme mejor. Una vez que todo estuvo "listo para la marcha" fui al nuevo móvil robado, sin vacilar... espero que el auto no sufriera tanto en nuestro destino, por alguna razón me iba a sentir extrañamente culpable si lo mandaban a volar.

            A la orden, nos vamos al Empire State cuanto antes.

            Fue difícil, forzar tanto la memoria ante la tensión no era tan buena idea para los dolores de cabeza, pero haría mi mejor esfuerzo, estaba dispuesta a ello. ¿Lograríamos llegar a tiempo? Aunque, lo más importante por sobre todo, era sin duda llevar el traje a su lugar junto con G, ambos con vida e intactos.

            ¿Terroristas? Ah, en mis tiempos a los salvadores de la humanidad les llamaban héroes. — Muy bien, era el momento de trabajar y hablar, el tiempo valía oro y la información podría salvarnos el cuello ante la posible guerra que habría de desatarse.

            Mientras el aparato estaba en marcha, me di cuenta de algo y es que ya no quería salvarme el pellejo, quería tomar el camino del héroe y ayudar a los inocentes que se viesen involucrados en el cataclismo. ¿0.07%? Parecía un número tan pequeño e insignificante que no podía perdonar a quienes trazaron todo este plan bajo dicho pensamiento.

            Dios se apiade de nosotros... y de Planta [?]. Si es necesario editar con preguntas y respuestas no hay problema~

            — What are you doing?
            — I'm walking like a skeleton.
            — No, skeletons don't walk like that.
            — That's how *you* walk.
            — No, I don't.

            Comment


            • #96

              Spoiler: 
              ¿Peligro nacional? ¿Terroristas? Esto no encajaba para nada.

              Como sea, volví en el tiempo a un cybercafé, donde entré, compré unos bocadillos y pedí una hora en la maquina, ya descansando de las estupideces que hace mi hermana, me puse a buscar.

              Luego de un rato, encontré a quien buscaba, Albert, ingeniero mecátronico, veinticinco años, soltero, encajaba perfectamente con alguien que debe lidiar con una bomba, pero sobre aquella tal Karla no encontré información alguna.

              Pestañeé.

              Cuando abrí los ojos me encontraba en una... sala, no exactamente, pero el olor a tensión y maquinas se olía, sabia que era el lugar indicado. Una muchacha, joven, de cabello negro desordenado, se retiraba del lugar, o al menos eso parecía por la mirada de sus ojos, junto a otro muchacho, deduje inmediatamente que aquel era el que buscaba.

              Me adelanté en el futuro, solo unos minutos, donde me encontraba en un auto ya en marcha, en el asiento trasero, y delante mio, estaba aquella muchacha, Karla, y Albert.

              — Karla — Dije, y le extendí el papel, que tomo Albert, ya que ella estaba al volante.

              Y volví a pestañear, solo para iniciar una serie de pocos viajes para entender en la situación que estaba. Y lo vi, todo, vi las muertes, vi el Empire State echo cenizas, lo vi todo.

              Volví nuevamente unos segundos luego de darle el papel, en el auto, solo para decirle algo.

              — Albert, necesito un favor, debo buscar a mi hermana — Aclaré — Por favor, investiga, intercepta, lo que sea, cualquier información gubernamental sobre alguna anomalía en algún sujeto, házmelo saber, la gente como nosotros empezarán a hacer ruido en poco tiempo, necesitamos estar un paso por delante, siempre.

              Saque de mi bolsillo el mismo celular con el que utilicé para comunicarme con mi hermana, deje que lo viera y lo tocara, junto con mi numero, y el de mi hermana, lo que sea que sirva para que nos localizara al instante, pues si me necesitaba, aparecería junto a él en medio segundo, siempre y cuando me diga donde está.

              Acto seguido, me bajé del auto, llamé a mi hermana, para localizarla y explicarle la situación.
              Last edited by Rakhan; 07/02/2015, 15:59.

              Comment


              • #97
                Misión 7: 
                En medio del avión, la gente miraba aterrorizada, alejandose lo más posible de la posición en que tu y Preston se encontraban. El enemigo, al frente tuyo, era una chica con una mirada malévola. Rubia, hermosa, pero era atemorizante. En la mano de la chica, había fuego. Fuego. Llamas. Era sofocante y estaba poniendo en riesgo la vida de todos al hacerlo dentro del avión. Nadie sabía qué hacer. Las azafatas intentaban mantener a la gente a salvo, mientras la chica te observaba.

                —Así que no llegaste a tiempo, ¿no? —te dijo.

                Preston miraba atónito.

                —¡¿Qué es lo que quieres?! —gritaba.

                —Sus habilidades —afirmó la chica y dio un paso adelante— si no hubieran gastado tiempo, haciendo estupideces, probablemente no estaríamos aquí. Sé lo que haces, Will —dijo— pero en el avión, no hay nada que puedas hacer.

                —Estaba escondido —dijo Will.

                —Cariño, no hay lugar para esconderse aquí —exclamó.

                Toda la gente, no entendía absolutamente nada.

                —No puedo hacer nada, Will —dijo Preston— no sirvo para nada...

                —No deberías gastar tu potencial en ellos —dijo la rubia— no soy de mostrar misericordia. Pero podrías unirte a nosotros.

                —¡Jamás, perra! —gritó Preston.

                La mujer lanzó llamas, pero Will usando la tierra que tenía logró extinguirlas, pero Will supo que el oxígeno terminaría acabandose si seguía así. La mujer, furiosa, lanzaba llamas con locura, quemando todo a su alrededor, sin importar quienes fueran, mujeres, niños, no había clasificación.

                Will tendría que buscar una forma de salir de ésta, y debería hacerlo rápido, antes que la mujer en llamas consumiera la última existencia dentro de ese avión.


                Maldita sea mi suerte...

                No podía creer la situación en la que me encontraba, no solo era atacado por dios sabe que loca si no que bademas estaba en un avion, totalmente alejado de mi elemento. El polvo que pude esconder era lo unico que me mentenía con vida aun, pero si debia continual vivo y llegar a salvo a tierra firme debia hacer algo más. Por suerte, viendo a la clase de enemigo a la que me enfrentaba, lo que mas me preocupaba podía ser mi salvación.

                Mientras la Princesa Flama trataba de matarme le dije a Preston "Ve atrás mientras la distraigo y abre la puerta de baño. Y ten esto" con lo cual le entregué uno de frascos que pude ocultar en mis bolsillos en el aeropuerto, era mi esperanza.

                Tenia que estar calmado, era como un videojuego, solo tenia que derrotar al jefe y para hacer debía seguir ciertos pasos y hacerlo bien.

                respiré profundo y trate de visualizar esos pasos en mi mente.

                1- Distraer a la chica lanzandole polvo a los ojos para que Preston fuera atrás y abriera la puerta del baño.

                2- Usar algo mas del polvo mezclado con polvo de estaño que aun tenia guardado en un frasco para cubrir sus manos, si intentaba crear llamas el estaño de fundiría causándole dolor sobre su piel, esa era mi oportunidad para contraatacar.

                3- Me lanzaría sobre la chica y usando la misma técnica de la arena en el suelo que use en mi casa para sacar a Preston debía llevarla por el pasillo hasta el baño lo mas rápido que pueda.

                4- Una vez en el baño mientras la sostenga le diría a presto que lanzara el frasco que le di, este es el paso más importante, en ese frasco tenia fósforo, fósforo blanco en estado puro el cual era todo con cuanto contaba para salir bien librado.

                5- Cerrar la puerta y reunir todo el polvo que me quedara y del que pueda conseguir para sellar las rendijas. Con eso podia acabar con la amenaza.

                1, 2, 3, 4, 5, Cinco pasos todos tenían que hacerse bien y continuaremos todos vivos, estar en un avión me daba ventaja, irónicamente, después de todo un avión no es más que un tubo de metal al vacío, toda llama, incluso las creadas de la nada por una total lunática necesitan aire si lograba aislarla del aire no puede causar una combustión y para eso el baño era la mejor opción, todo el aire que entra ahí proviene del sistema presurizado a través de los conductos de ventilación si la aíslo del resto del avión solo tenia que suprimir el oxigeno presurizado para crear un vacío total, y para eso estaba el fósforo que le di a Preston, El fósforo blanco es extremadamente inflamable y se enciende al contacto con el aire, bastante peligroso, por eso lo usaron en la guerra de vietnam.

                El Fosforo blanco se encargaría del aire presurizado ya que de eso se alimenta pronto ya no habría mas oxigeno en el baño para respirar mientras yo logre mantenerlo aislado sellando las rendijas, si tenia suerte ella trataría de apargarlo con el agua del inodoro o del lavamanos pero eso haría las cosas peores para ella ya que la única forma de apagarlo es con polvo químico de un extintor del cual no hay ningún baño de ningún avión. Atrapada, sin aire y con una llama que no se apaga solo le quedaría la axfixia como final, el avión podría aterrizar y yo me habría librado de una grande. Aunque si me lo preguntan todo hubiese sido mejor en tierra, donde podría contar con mas que unos pocos gramos de polvo y químicos de un laboratorio de escuela.



                clikeen aquí: 



                Comment


                • #98
                  Mision VII Alex

                  Me desepciono un poco saber que llegamos antes pero esto tambien nos podria beneficiar, podemos prepararnos para lo que pueda ocurrir, cuando bajamos del Empire State recibo una llamada, al principio crei que era un loco pero luego comento lo de mis poderes y los de jonh, decidi prestarle atencion, no podia creer que el gobierno planea un atentado, todabia no estaba muy seguro de que este chico fuera confiable, pero decidi creer en sus palabras y reunirme con el para encontrar respuestas ¿Por que tengo estos poderes? ¿Cuantos mas hay como nosotros? ¿Como me conocia? ¿Cuales son los motivos del gobierno? esas son algunas preguntas que me gustaria aclarar con este sujeto
                  [MENTION=27474]Teos[/MENTION]

                  Comment


                  • #99
                    Me estaba exasperando este sujeto.

                    —No puedes hacer que saque conclusiones así como así ¡Explícate mejor hombre! ¿Cuáles son tus ideales? ¿Acaso no mataran civiles sin poderes en la explosión? ¿Por qué quieren matarnos? No tengo problemas en ir contigo a donde sea, pero dime para que vamos, que no pienso ir a pasearme al lugar de la explosión por mero disfrute del paisaje.
                    Premios: 











                    Firmas: 







                    Comment


                    • CAPÍTULO VIII: Frente a frente

                      MISIONES:

                      Skov (Residencia: NY)
                      Spoiler: 
                      ¿Por qué necesitarías una máscara, que es lo que planeabas? Cualquiera fuese tu alternativa, decidiste que sería lo mejor. Seguiste el camino y te guiaste por esos amantes de la carretera, y si había algún problema lo sabrías antes de que pasara. No tenías de que preocuparte. Podías ver cada movimiento antes de lo que realizaras, pero no te sacabas de la cabeza aquello que habías visto y aún así fuiste. Valentía era una características que pocos humanos podían estar orgullosos de tenerla, sentiste cómo el aire te acarició tu cara encima de la Harley, las ruedas deslizarse por el camino que debían recorrer para llegar, finalmente, a la batalla. Frente a frente a tu enemigo. Luego de un viaje de unos diez minutos, agradeciste y seguiste tu camino sin mirar atrás. Estaba repleto de gente, te mimetizaste entre la multitud y te preparaste para lo peor...


                      Albert y Karla (Residencia: NY)
                      Spoiler: 
                      Albert le pidió a Karla el uso de su habilidad, para que mirara dentro de lo que había visto en aquel Trek de la otra línea y pudiera visualizar los posibles enemigos. Karla aceptó y con toda certeza comenzó a recordar... pudo ver a cinco de las personas que trabajaban para el gobierno. Con mucho esfuerzo, comenzó a escribir lo que encontraba interesante. Una de ellas estaba atrás. No estaba batallando, simplemente se encontraba escondida. Una muchacha. Sus manos estaban resplandeciendo, pero no era fuego... tampoco hacía daño. Después, Karla vió un hombre que mantenía sus manos alzadas, de las cuales salía líquido. Este, era ácido y apenas caía al suelo empezaba a comer todo lo que se encontraba. Salía en cantidades exhorbitantes y determinó que aquella habilidad era Secreción Ácida. Después, vio algo horrible. Se vio a sí misma bajo los efectos de una habilidad. Se trataba de un adolescente, que utilizaba la habilidad Desintegración con la cual las cosas desaparecían con apenas desearlo. Como si estuvieran bajo 1000 grados de calor y se derritieran. Pudo ver como en otro lado de la sala, una mujer con aspecto extraño, su cara parecía estar perdida. Estaba fuera de sus cavales. De ella salían rayos azules, poderosos, que parecían como una tormenta. Se trataba de Manipulación Eléctrica. También vio algo que no pudo ser visto. Era una luz, blanca, destellante. Parecía consumir todo a su alrededor, era cegadora, como mirar al sol directamente. La habilidad era Luminisencia. Al final se dio cuenta Karla, que la mujer de atrás poseía la habilidad Potenciador lo que hacía las habilidades de otras personas más poderosas a su gusto.

                      Después de eso, Albert mandó a G a buscar armas. Cuando volvió, G tenía en sus manos un montón de granadas.

                      —¿¡De dónde haz sacado eso!? —preguntó Karla. G respondió algo sobre lo fácil que era conseguir estas cosas, pero Albert se encontraba haciendo una llamada.

                      —No tienes de que preocuparte, Albert —respondió el profesor— lo sé y estoy preparado. Una alumna mía está más que preparada para hacer frente, pero necesita su ayuda —dijo— si quieres que nos juntemos antes, está bien. Llevaré conmigo una sorpresa que los protegerá a ustedes. Tienen ventaja. Estaré allí en un par de horas.

                      El profesor era de pocas palabras, pero a Albert le parecía estar saliendo todo bien. Todo su plan funcionaba a la perfección y si tenía tiempo, tan solo debía dirigir a las demás personas que parecían llegar. Mientras, Albert leía las impresionates habilidades que les esperaban.

                      Karla estaba un poco cansada de usar su habilidad, pero sabía que esto era importante. Aceptó la petición de Albert y continuó indagando, recordando lo que había visto de Trek.

                      —John tiene la habilidad de replicar otras habilidades con tan solo hacer contacto físico —dijo— Alex puede volar. Ellos vienen en camino. Están enterados de lo que sucede. John... John es la clave de todo esto. Él puede obtener las habilidades de cualquiera, necesitamos protegerlo, Albert —susurró Karla.

                      Albert decidió ir en carro a encontrarse con John y Alex. Karla también estaban listos... estaban preparados para convertírse en héroes...


                      Alex (Residencia: NY)
                      Spoiler: 
                      John estaba a tu lado, mientras hablabas con Albert. Te miraba atento, mientras hacías tus preguntas y recibías acotadas respuestas. Ellos no sabían el origen de tu habilidad y al parecer todo apuntaba a que era algo genético y evolutivo lo que te trajo al mundo siendo tan diferente. El número de personas así era difícil de adivinar, seguían apariciendo más y más mientras pasaban los años y tener una manera de contarlos, parecía ser imposible. Albert te conocía gracias a Trek, un tipo que vino del futuro para advertirles sobre la importancia de ganar la batalla en el Empire State. El gobierno se sentía amenazado y tarde o temprano, las personas con estas habilidades debían aparecer y tomarían el rumbo de la sociedad. Tenían que evitarlo, hacerlos parecer horribles, repudiarlos... nada mejor que un acto terrorista. Apagaste el celular, lo tirarse y le informaste a John que irían al Empire State.

                      —¿Qué vamos a hacer? —preguntó John.

                      —Vamos, vamos a convertirnos en héroes...


                      Nio (Residencia: NY)
                      Spoiler: 
                      Después de tener tu katana atrás en la espalda. Estabas lista. El profesor, sin embargo, se detuvo y te comentó sobre tu habilidad.

                      —Tu sabes, Nio, que puedes hacer la transformación parcialmente. Recuerda que puedes por ejemplo tener un brazo de un gorila y el cuerpo de camaleón... puedes hacer esos tipos de cambios. Creo que en la batalla serás importante, Nio, por eso te di tu habilidad. Y le daré a aquellas personas que quieran ayudarnos. Tenemos que detener esto. No hay otra forma. Tenemos que hacerlo.

                      —Lo sé, profesor, lo sé...

                      —En un mundo lleno de oscuridad, es la misión de los héroes traer la luz...


                      Rakhan (Residencia: NY)
                      Spoiler: 
                      Después de comunicarte con tu hermana, fuiste a donde ella. Pero ella ya se encontraba en el Empire State. Te miró por encima del hombro mientras ambos se encontraban entre esa gran multitud. Extendiste tu mano y la posaste sobre su hombro. Karla y Albert vendrían y todas las demás personas que conocías, también. Parecía segura según tu punto de vista, pero era tu hermana y podrías sentir como los nervios se transmitían por todo el aire.

                      —Vienen, Trek, vienen a buscarnos —dijo Skov.

                      —No hay que tener miedo. Debemos ser valientes. Si algo sale mal, podré sacarlos a todos de aquí en un instante. Necesitamos cuidarnos las espaldas Skov, agallas sobre el miedo...


                      Will (Residencia: NY) (Estado: Muerto)
                      Spoiler: 
                      Tu plan era perfecto. Excepto por el hecho de que la mujer que controlaba el fuego, era inmune a las quemaduras. Era lógico después de todo, nadie que hiciera eso podría hacerse daño y disfrutarlo tanto como hacía ella. De pronto la temperatura del avión comenzó a subir y la máquina a descender, viste como con una mano fue capaz de atravezar la llave, abrir la puerta. Viste a todos los caer, niños, mujeres, padres por los aires y la cara de satisfacción de aquella mujer. Viste como Preston, con sus ojos llorozos se despedía de ti mientras tu te aferrabas a tu vida en el baño. El capitán hacía la transmisión de la caja negra, acusándo a un extraño joven de causar todo esto.

                      —Esta no es mi única habilidad —dijo la muchacha mientras se acercaba— puedo hacer que las personas vean lo que yo quiero. Y para ellas, tú fuiste quien hizo eso. Y no se quedará ahí... todos lo sabrán.

                      Sentiste como las llamas consumían tu vida y tus ojos se despedían de lo que alguna vez fuiste. Tu consiencia sollozaba el hecho de que habías muerto como un villano y habías fallado a tí mismo por el hecho de no llegar a ser, nunca, un héroe.


                      Sophie (Residencia: NY) (Estado: Muerto)
                      Spoiler: 
                      —¡Cuida tu boca, muchacha, que a la segunda no lo perdonaré! Agradece que soy capaz de ayudarte. Mis ideales soy yo, yo y más yo. Hago esto porque ellos me traicionaron, y tienen que pagarlo. Yo trabajé para ellos, me traicioné y luego me deshecharon. Pero no se queda así. Estos imbéciles planean dejar a los raros como terroristas, hacer que la gente les tema y destruirlos, para siempre. Eso me metería en problemas a mí, y soy capaz de llevarte hacia allá... ¿No quieres una vida escondida, no, amor? —dijo Jay.

                      —Vamos —Sophie caminó, fría, hacia lo que parecía ser la defensa de lo que se trataba, lo más probable, de lo más importante que había hecho en su corta vida...

                      No estás muerta (?)


                      TODOS
                      Spoiler: 
                      La hora. Las 8:34 mientras Skov y Trek miraban a los edificios, las luces, la jungla de concreto en la que ambos se habían introducido. Skov no se gastaba en pensar por Trek, simplemente estaba preparandose para luchar, para dar todo mientras su hermano daría todo por mantenerla a salvo. En unos pisos más abajo, el profesor y Nio saludaba a Karla, Albert y un extraño joven denominado G. Entraron a las escaleras y se encerraron ahí. El profesor venía con una maleta y de ella sacó unas cápsulas gigantes en las que se encontraban cerebros humanos. Albert dio un paso atrás y Karla pareció vomitar, pero ambos sabían de que se trataba todo esto.

                      —Esto, es para que sepan enfrentar al enemigo por su cuenta. Son robados. No conocí a ninguna de las personas a las que les pertenecía, pero necesitan usarlo. No hay tiempo para explicaciones. Deben observar este punto —marcado con un plumón— y luego pasarán por una sensasión horrible.

                      Nio miraba, pero no comentaba nada. El saludo había sido frío y todo lo que se venía no hacía mejorar nada. Karla miró a un cerebro y simplemente mediante su vista pudo ver la historia. La mujer detrás de él, una anciana que había sido víctima de lo que parecía ser militares. Su habilidad había alcanzado un nuevo punto. Se sintió confundida, una chispa de adrenalina pareció recorrer todo su cerebro, y de pronto en sus manos pareció formarse hielo, uno tan blanco y profundo que parecía venir de la antártica. Sonrió. Era congelamiento. Pero después sintió como todo ese peso la deprimía, la tiraba a un rincón... Albert, hizo su proceso rápido. Sin mirar atrás. Cuando terminó de resistirse a aquel pesar, se dio cuenta de su habilidad. Era telequinesis simplemente con sus manos podía manejar cosas a la distancia.

                      —Ambas son las más importantes —dijo el profesor— y ustedes son los que manejan la mejor información, esta habilidad los mantendrá a salvo si la saben ocultar. Subamos. Necesitamos encontrarnos el tal Alex.

                      Nio pareció haber desaparecido, pero seguía atrás de todos. Observaba el lugar e intentaba detectar algún sospechoso.

                      Cuando llegaron arriba, Alex un joven de aspecto tranquilo y John saludaron cordialmente. Nio aún estaba en las sombras. John y Alex, acotadamente, comentaron todo a los demás. Nada que Karla ni Albert supieran. G parecía estar ignorado, atrás, observando también. El profesor hizo tocar a todos, incluyendo a Nio, para que John tuviera las habilidades. En ese momento, John pareció caer al suelo. Lo estaba consumiendo todo el poder... toda esa sensión multiplicada tantas veces. El profesor se sacó un guante y puso su mano en frente de John, y de inmediato se calmó. La habilidad de curación le pertenecía.

                      Subieron unos pisos para encontrarse con Skov y Trek. Sorprendidos Karla y Albert por este encuentro, iban a saludarse cuando de pronto, una explosión menor llamó la atención de todos. En un segundo la tranquilidad de un día normal se sumió en un terrible caos, y de la nada una mujer en llamas apareció y sonrió.

                      —Aquí están —dijo sonriéndo— me alegra no haberme atrasado.

                      La mujer abrió su boca y de ella salieron unas llamas tan poderosas que parecieron iluminar todo el lugar, Nio invisible se acercó a ella, usando un brazo de gorila la tomó por las piernas y la azotó contra una pared del piso, rompiéndola mientras ella, confundida, no sabía que hacer. Las llamas parecieron crecer y la rodearon totalmente, haciendo lo que parecía ser una protección. Nio dio un paso atrás y Karla, desatando la furia del hielo congeló todo lo que pudo ver, llenando el piso de agua mientras la muchacha reía.

                      —¡Esto, es el comienzo! —gritó.

                      Las llamas parecieron formar un dragón y ir, volando hacia el frente, donde la gente se había ido, curiosos grababan de lejos. Todos cerraron los ojos esperando lo peor, pero Albert había levantado una capa tan gruesa de agua derretida, que fue capaz de detener las llamas y convertirse en vapor.

                      La mujer se mostró sorprendida.

                      —¡No esperaba más de ti, viejo! —le gritó al profesor mientras multiplicó el ataque por un millón de veces. Trek, en ese momento, detuvo el tiempo y a pesar de no avanzar por las llamas, fue capaz de sacar a todos de la mira de la loca mujer. Albert fue capaz de empujar una pared con un dedo hacia la loca mujer y golpearla, y en ese segundo las llamas lograron desaparecer. Sin pensarlo Nio se transformó en un Guepardo y atravesó contra la velocidad del viento la sala, y cuando estuvo cerca se transformó en un Gorila. Saltó y con sus dos brazos golpeó a la mujer contra el suelo, sin pensarlo. Pero cuando lo hicieron, no había nadie. La mujer estaba delante, y atrás de ella más personas. Los que había visto Karla y Albert. Skov comentó ligeramente los pensamiento de la demente, y logró identificar una habilidad que hacía creer a las personas otra realidad, pero pudo indentificar lo cansador que era realizarla... las otras habilidades son las que Karla y Albert habían visto. Desde lejos se podían ver la electricidad azul iluminar el lugar... pero antes que pudieran hacer algo, todos los enemigos se quedaron quietos. En sus pies, habías raíces apretándolos fuertemente. Todos pudieron ver como una muchacha y un joven de aspecto malhumorado, avanzaban entre la multitud de héroes, confrontando de frente a los enemigos y preparándose para lo que parecía ser, la luz entre la oscuridad.


                      Ahora deben idear un plan para atacarlos. La información que se manejan todos debe ser compartida. Así podrán saber cómo atacar, qué hacer. Sean útiles. La mejor de las suertes.

                      Quedan solamente 6 héroes.

                      [MENTION=41932]Nio.[/MENTION] [MENTION=47065]Captain Rakhan[/MENTION] [MENTION=57495]Skov[/MENTION] [MENTION=27474]Teos[/MENTION] [MENTION=4878]Overly.[/MENTION] [MENTION=58406]quiqueenri[/MENTION]

                      Comment

                      Working...
                      X