Anuncio

Collapse
No announcement yet.

El miedo en tu mente

Collapse
X
  • Filter
  • Hora
  • Show
Clear All
new posts

  • Original El miedo en tu mente

    Nuestras mentes son capases de hazañas que muchos de nosotros ni siquiera alcanzamos a imaginar. Podemos imaginar a la bestia más sanguinaria, o al dios más compasivo. Somos capaces de comprimir miles de años dentro de ellas. Verdaderos maratones se libran en su interior para poder regular nuestras emociones y sentidos.
    Cada uno es capaz de sentirlo... Pero, ¿puedes mostrarlo a otras personas?

    Prólogo: El surgimiento del polvo: 

    No hay nada en este momento. Tan solo no hay nada que exista aparte de mí.


    No sé quién, que o donde. No sé ni siquiera si puedo ser, ya que no siento nada a lo que considerar un yo. Solo una infinita inexistencia.


    No puedo moverme, o al menos no percibo el más leve de los movimientos que soy capaz de efectuar. Apenas puedo pensar, pero ni lo que yo pudiera mentar como conciencia es completamente valido por lo ya antes citado. A pesar de todo eso puedo imaginar alguna sombra poco uniforme de vez en cuando.


    No sé cuánto tiempo he pasado de esta forma. Me alegra creer que no surgí de la nada, pero ni de eso tengo una completa seguridad.


    No sé por qué estoy aquí. Desearía que mi creador me hubiera hecho un lugar donde reposar más variado. La eternidad es difícil de solventar si no eres capaz de sentir ni el más minúsculo de los cambios.


    A veces comienzo a pensar que ni siquiera estuve vivo alguna vez, pero si esfuerzo mis pocos recuerdos puedo sentir una sensación extraña en algún lugar de mí. Era algo que me hacía sentir fuerza, algo que me convenció de que alguna vez estuve vivo.


    No me importaría estar muerto, porque si lo estoy sé que habría vivido antes de aquello. Las sombras que puedo imaginar se mueven erráticas, tratando de acceder a un recuerdo menos uniforme.


    Pensándolo bien, me gustaría saber cómo nací o como morí. Quizá, si lo supiera, podría traer a alguien con el que ser. Pero dudo que pudiera siquiera verlo de estar cerca de mí mismo. Aun así eso me haría sentir que no estoy tan solo.


    Lo más extraño de mi condición es que puedo sentir mis "emociones". Creo que así era la palabra. Supongo que tengo un ánimo. Creo que me siento mejor cuando recuerdo algo, sea lo que sea. Quiero que algunas cosas pasen. Quiero salir de esta soledad. Quiero compartir algo con alguien. Quiero dejar de querer. Cuando quiero algo siempre me siento peor, porque no lo podré conseguir.


    Paso mi tiempo imaginado y recordando. Lentamente pienso en un cuerpo que pueda considerar propio. Pero ni de eso soy capaz. Incluso un cumulo de gases sería demasiado para mi pobre imaginación.


    Creo que soy bastante paciente teniendo en cuenta que no me he cansado de vagar sin rumbo por la eternidad. De vez en cuando paso una eternidad pensando sin descanso solo para no aburrirme. Pero esa eternidad siempre se acaba y vuelvo a mis cabezadas involuntarias.


    No sé cómo es que soy capaz de expresarme de este modo. Supongo que todo se debe a aquel incidente.


    Lamento haberme mentido. No. Más bien, lamento haberme olvidado de ese momento. La verdad, sé que no debería culparme por eso, ya que siempre me pasa por alguna extraña razón. Supongo que como ese es mi único recuerdo, es lo único de lo que soy capaz de olvidarme.


    En realidad si tengo un recuerdo relevante. Pero no puedo entenderlo, a pesar de que lo revisado de todas las formas habidas y por haber.


    Aunque supongo que una vez más no me hará daño...


    El aire se encontraba enrarecido y desprovisto de toda humedad. Me encontraba completamente inmóvil, pero, en ese momento, podía sentir como mis extremidades se encontraban tiesas. Ni siquiera mis globos oculares tenían la libertad de divagar por el espacio que tenía en frente a mí. Pero aunque fueran capaces de moverse, al estar mis parpados separados, mi vista se iba ennegreciendo producto de la sequedad de mis ojos. Una única luz grisácea brillaba en medio de una negrura espesa como la tinta. Iluminaba ese albor sin fuente hasta donde la vista llegaba, más nada había para recibir el resplandor.


    Pero lo que siempre captaba mi atención era aquel que se encontraba por detrás de mí. Su aliento pasaba por al lado de mi oreja y, por alguna extraña razón era frio como el hielo. Luego de lo que pareció unos pocos segundos, él se colocó en frente mío. Sus manos terminaban en zarpas metálicas muy afiladas. La piel de ese ser era completamente gris y unos finos conductos azul metálico se destacaban como venas. Dos grandes ojos refulgían, sin pupila, con un resplandor de un blanco antinatural y unas cuencas perfectamente redondeadas, ubicados en su torso. Porque a pesar de tener un cuerpo completamente definido, él no poseía cabeza alguna además de carecer de un orificio bucal. Su brazo derecho se curvaba hacia atrás en forma de hoz y terminaba en una estrecha y afilada punta, mientras que su extremidad izquierda se ampliaba desde su antebrazo hasta su hombro con grandes placas duras como el diamante y terminaba en una gran mano de seis dedos. Sus piernas con forma y tamaño de troncos venían siendo oscurecidas desde la cintura hasta llegar a un tono negro como el carbón en la base de sus pies.


    Una voz resonó desde detrás de él. Era antigua y enronquecida. Era grave y poderosa. Era la voz de miles y miles de desgraciados juntos gritando, suplicando y pidiendo clemencia a un monstruo sin rostro. Aclaro su garganta y me di cuenta que había estado susurrando todo este tiempo. Había pensado que se escuchaban como el rumor del viento.


    -Zarresera..., apártate de en medio. Quiero verlo yo mismo.


    El ser que se cernía sobre mí se apartó hacía un lado, permitiéndome observar un ridículo vacío, libre de toda entidad habida y por haber.


    Estaba a punto de quedarme completamente ciego. No tenía más lágrimas que soltar. De cara a la negrura total, escuche una vez más a los múltiples lamentos diciendo:


    -Buenas noches, mi querido Kraska.


    Y luego vine aquí.


    Creo que ese es mi nombre. Kraska. La verdad es que me gusta.


    Y ese es mi único recuerdo. La verdad es que quisiera volverlos a ver. Por más raro que parezca, la verdad es que los extraño a ambos. Digo son lo único que conozco. Ninguno de los dos es realmente alguien con los que quiera estar un ser normal. Pero yo pienso que saben por qué estoy aquí.


    Tan solo quiero salir de aquí. Solo quiero irme de aquí.


    Una sensación amarga surge desde dentro de mí. Empiezo a sentir algo extraño. Mis pensamientos se embotan, me siento menos a cada segundo que pasa. Soy comprimido, soy aplastado.


    Alto. Alto por favor.- Pienso con un miedo que jamás había sentido.- No estoy listo para morir. Por favor quiero vivir, o al menos continuar de esta forma.


    Mis suplicas son inútiles. Cualquiera que sea la deidad que aquí permitía mi existencia, me ha abandonado a mi suerte. Trato de luchar con todas mis fuerzas. No quiero pasar a la nada. Ni siquiera podre pensar allí. El minúsculo punto que es mi existencia se perderá pronto. Yo estoy dejando de existir. Ya me fui.


    Pero aunque me he ido... ¿continúo siendo?


    Me siento caer y estrellarme en la grieta más profunda. Me siento subir y ascender al paraíso más perfecto. Me siento partido y recompuesto. Me siento sano y enfermo. Me siento demente y cuerdo.


    Pero me detengo en medio de ambos. Algo me atrae, me toma y me succiona. Estoy entrando dentro de una prisión que no me dejará escapar, y aun así no planteo resistencia. Me aferro a esa cárcel como si mi vida dependiera de ello.


    La negra inmensidad que alcanzo a ver con mis nuevos ojos, me grita con millares de lamentos:


    -Buenos días, mi querido Kraska.


    Voy deslizándome a la calma de la inconciencia.


    Soy capaz de ver una luz increíblemente intensa a pesar de tener mis ojos cerrados. Siento un fuerte viento que arrastra consigo millones de granos que se rozan unos con otros para formar una perfecta sinfonía natural.


    Mis parpados cerrados dejan escapar lágrimas que recorren mi rostro hasta llegar al cálido colchón de arena. Lloro por el sol que quema mi piel. Lloro por la arena que raja mi ser. Lloro por estar vivo.
    Last edited by Smile; 14/01/2016, 08:23.

    Fucking Dragon: 
    Aloisidad: 

  • #2
    Un par de cosas gente:
    1) Por favor, comenten. En serio, necesito que me digan que esta mal, que les gusta, que no y que sugieren. Un escritor no es nada sin un lector activo.
    2) Por si nos les ha quedado muy en claro, esto no es un fan fic. Es una historia original, por lo cual no habrá pokemons del demonio!!!
    3) Quizá piensen que este capitulo no es tan serio como el anterior, pero no se preocupen, la historia debe avanzar un poco más.
    4) Por ultimo, gracias por las más de 300 visitas tan pronto, muchas gracias.

    ¿Seras capaz de vagar sin rumbo por el desierto?: 

    Un cuerpo que aparentaba estar inerte se encontraba tirado en un infinito más de arena. Una persona lloraba con las pestañas cerradas y trataba de apartar el rostro del sol. El extraño no parecía tener un control motriz muy bueno y sus ropas negras no ayudaban a protegerlo del calor que el desierto poseía por naturaleza. La expresión en su rostro era extrañamente feliz y pacífica, pero las dunas no se veían como algo a lo que podríamos llamar cómodo.

    El joven que se movía de forma errática y lagrimeaba débilmente, cada vez tenía más control de su cuerpo. Su piel era cobriza y un poco oscura. Tenía el cabello de un fuerte tono negro y lleno de granos de arena. Iba vestido con una pesada campera negra y gris, un largo y desgastado pantalón que apenas recordaba el azúl que tuvo alguna vez y unas zapatillas blancas llenas de largos cortes.

    Su ubicación también era inusual. Ella se encontraba en una especie de depresión en medio del desierto. El hoyo tenía un metro de profundidad y la arena se veía demasiado firme, a pesar de estar apilada de tal forma que la pendiente era vertical.

    Un momento. Parece que alguien ha recuperado algunas funciones motrices.

    El joven, comenzó a levantarse con torpeza, mientras la arena sobre él se derramaba en el inmenso mar dorado que había allí. Sus brazos le dieron apoyo para levantar su torso.Las piernas parecían ansiosas por moverse, pero poco o nada ayudaban sus inseguros espasmos. Sus pestañas se agitaron nerviosas y luego se abrieron con una desesperante lentitud. Unos ojos grises se asomaron por entre las puertas de piel, para atisbar el duro
    paisaje por primera vez.

    -Así que Kraska ¿no?- dijo con curiosidad al universo en general, sabiendo en todo momento acerca de la inexistencia de respuesta alguna.

    El chico llamado Kraska se tambaleó como si de un borracho se tratara y consiguió pararse a duras penas. Kraska tenía una gran sonrisa aflorando en su rostro y sus ojos estaban enrojecidos, aunque ya no lloraba de forma tan profusa. Sentía el agobiante calor por todo el cuerpo.

    La campera reaccionó a las altas temperaturas, con exagerada rapidez. Tres extraños pitidos sonaron con fuerza y de repente la ropa del joven, excepto su calzado, empezó a enfriarse rápidamente. Decenas de minúsculos conductos se pusieron en funcionamiento a la vez. Zumbaban de forma leve, tal y como lo haría una máquina que ha pasado demasiado tiempo inactiva. Kraska dejo que la placentera sensación lo invadiera.

    Kraska cada vez se encontraba menos desorientado y ya era capaz de dar un par de pasos, así que comenzó a caminar tambaleándose. Solo daba un paso detrás de otro, sin preocuparse, o mejor dicho, sin estar consciente de la situación en la que se encontraba. Nada lo desanimaba ya. El simple hecho de estar vivo era suficiente para él.

    -Veamos que tan lejos puedo llegar, Kraska- se dijo a sí mismo antes de comenzar su extenso vagabundeo por el abandonado páramo en el que acababa de despertar.

    -----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    Yeri había ahorrado durante meses solo para ese día. Siempre había deseado tener su propio deslizador, más que cualquier otra cosa se atrevería decir. El hecho de que fuera de una familia económicamente “prudente” no ayudaba demasiado a cumplir su sueño. Era reacia a exigir dinero a su familia para sus propios intereses. De todas formas ella sabía de antemano que no se lo darían, ellos tan solo no podían.

    Pero todo eso ya era cosa del pasado. Ella ya tenía todo el dinero y se dirigía al depósito, donde el viejo Serma hacía negocios la mayor parte del tiempo. Sabía que él tenía que estar allí, pues no podía arriesgarse a salir ni por dos minutos, si quería conservar su cabeza dentro de los límites necesarios para mantener… su vida entre otras cosas.

    Yeri no buscaba algo demasiado especial, era realista en cuanto a eso, pero Serma jamas te dejaba nada por menos de un ojo de la cara, a veces hasta los dos. Sabía que era peligroso hacer negocios con él, pero su condición económica no le permitiría jamás negociar en algo más seguro que un callejón con dos mafiosos.

    Entró al sótano con no poca cautela y se deslizó procurando no parecer tan inquieta como en realidad estaba. Serma descansaba sobre su asiento mientras las ondas cargadas de serenidad salían desde el almohadón detrás de su cabeza rapada. Era ligeramente gordo y tenía una oreja artificial. No hizo ni falta que me aclarara la garganta para que me oyera.

    -Veo que aquí estás- mencionó él con una lasciva mirada.- Supongo que has aceptado mi generosa oferta.

    -De hecho, vengo a pagar con mi dinero- dijo mientras alejaba de si algunas imágenes que eran innecesarias y mostró su antebrazo izquierdo.- Ya te había dicho que no iba a darte la más mínima oportunidad.

    -Bueno, el dinero es igual de bueno que una mujer.- Dijo esto mientras un flamante deslizador negro salía de una compuerta, a un costado de la oscura bodega. A su vez, el toquetea su anillo con tranquilidad.- Espero que los tengas allí. A veces tratan de engañarme.

    -Yo no pienso mentirte.- Le respondió mientras extendía el brazo con la palma mirando al cielo raso. Él comprobó el chip con su anillo y grabó el código de propiedad. Estaba eufórica pero no iba a mostrárselo así que lo guardo en el fondo de su ser.- Está hecho ¿no?

    -Si lo esta. No te prometo ningún respaldo legal, así que cuídalo bien.

    -Abreme la salida.- No podía aguantar más y se subió.- Gracias por todo.

    -Vuelve pronto.

    Le miró por última vez con una grasienta mirada mientras la esfera que era el deslizador se alzaba por medio de miles de poderosas fuentes de magnetismo desperdigadas por la monstruosa ciudad. En solo segundos, el vehículo se alzó varios metros por encima de los más altos edificios. Sin pensar ni por un segundo en las infracciones que estaba cometiendo, el deslizador se lanzó con la fuerza de un estampida por entre las inmensas proyecciones que se alzaban por la ciudad. En poco tiempo ya estaba surcando las inestables dunas. Ambos, piloto y esfera conectados y libres de toda autoridad.

    -----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    Kraska seguía andando entre las dunas sin llegar a ningún lado. A él no le importaba pero su cuerpo pronto comenzaría protestar si nadie se encargara de nutrirlo. Kraska poco a poco iba entendiendo su situación. La monotonía del lugar en el que se encontraba, le permitía pensar a pesar de las grandes cantidades de información que sus nuevos sentidos se empecinaban en darle.

    De pronto, empezó a ver algo un tanto extraño. Un punto negro en su campo de visión se volvía cada vez más y más grande. El objeto venía hacia él pero no se oía sonido alguno, más que el canto del viento.

    -Heeyy!!!- gritó Kraska con la voz ronca y los brazos levantados en el aire.

    Kraska continuó gritando mientras el objeto se hacía más y más grande. Con cada segundo que pasaba estaba más cerca. Se detuvo a escasos metros, muy bruscamente. La esfera abrió de forma muy extraña, la tapa de un agujero circular se deslizó de afuera a dentro. Una chica salió de allí. Era de piel más bien blanca y cabello castaño, el cual llevaba corto hasta los hombros. Vestía una chaqueta corta verde fosforescente, sobre un top negro, un short verde manzana no demasiado corto y llevaba unas zapatillas negras y verdes.Sus ojos eran de color avellana y tenía una pequeña nariz de la que colgaba un pequeño piercing.

    Ella le miró con curiosidad y sorpresa y le dijo:

    -¿Quién eres y qué haces aquí?


    Bye Bye
    Last edited by .Mato.; 18/11/2015, 16:38. Razón: muchas mierdas

    Fucking Dragon: 
    Aloisidad: 

    Comment


    • #3
      Otro capitulo, otras semanas sin comentarios.

      Sin nada más que decir, empecemos.
      Un rascacielos sobre el abismo: 
      Kraska miró a la joven un segundo y luego le respondió con total sinceridad.


      –Mi nombre es Kraska y estoy perdido sabes. – Le dio una sonrisa para parecer lo más inofensivo posible. Pensó que quizá la situación no era tan normal para ella.

      –Está bien, ¿quieres que te lleve?– Yeri supuso la situación de inmediato. Era obvio que el chico se había ido la noche anterior a festejar con algunos amigos, y estos, seguro lo habían olvidado. – ¿No quieres llamar a alguien?

      Ella se maldijo por lo bajo. Yeri estaba algo nerviosa. Ese tal Kraska seguro tenía algo de dinero, a juzgar por el traje térmico. Era la única razón por la cual pudiera soportar el calor así. Lo único que necesitaba es hacerlo subir y entonces él sería desvalijado. El estar apenas recompuesto tampoco lo ayudaría. Todos conocían los trastornadores, chips intracapilares ilegales que toqueteaban el sistema nervioso un poco demasiado drásticamente.

      –No, gracias. – Le respondió Kraska ajeno al peligro. – Sin embargo, aceptaré la primera oferta.

      Tratando de no demostrar el ligero alivio que sentía por la equivocación que Kraska no había visto, ella se metía dentro del vehículo y se corría hacía un costado dentro del deslizador. Kraska entró detrás de ella y Yeri detectó algo que le llamó la atención y encendió su alarma. Las zapatillas de aquel chico de no más de 20 años estaban prácticamente destruidas. Tajos profundos que iban de arriba a abajo y de izquierda a derecha. Yeri comenzó a pensar que el chico tal vez no era tan pudiente como podría haber supuesto. Tal vez en el peor de los casos, sería otro ladrón

      Kraska por su lado estaba tranquilo con la situación. Ignoraba los planes de esa chica y en realidad estaba muy cansado y necesitado como para ser paranoico con ella. Tan solo se metió dentro de la lisa esfera plateada que era el vehículo y observó su interior con curiosidad.

      El interior era gris claro por completo y dentro de él había dos asientos que al menos aparentaban comodidad. Kraska se dejó caer en el que estaba libre, mientras la abertura se cerraba y el deslizador se elevaba por sobre las dunas.

      Yeri se dispuso a cerrar los ojos al mismo tiempo que las imágenes fluían por su mente, mostrándole el exterior del vehículo en todas las direcciones simultáneamente. Yeri captó una corriente magnética invisible al ojo humano y se dejó llevar por la atracción del emisor de la ciudad.

      Ella volvió a abrir los ojos mientras el último atisbo de atardecer se escondía por el horizonte. Miro a su derecha esperando ver a Kraska, pero este estaba dormido en su asiento. Yeri dio un suspiro más tranquila y se dispuso a su cometido. Trató de hurgar entre la ropa de Kraska y revisó cada bolsillo. No consiguió encontrar nada útil o valioso ni en sus pantalones ni en su campera, pero encontró algo brillante saliendo de su destrozado calzado. El objeto en cuestión estaba hecho de oro sin duda, pero su función era incierta. Un montón de números se ubicaban dentro de un círculo de vidrio, mientras dos palillos carentes de simetría mutua giraban en su interior.

      Lo tomó con cautela y se lo guardo un poco decepcionada. El secuestro no era una opción viable y dudaba conseguir una transferencia de fondos que fuera segura o siquiera exitosa. Ella se encogió de hombros y tomo el control del deslizador una vez más.

      La ciudad se alzaba entre el cielo y la tierra y perforaba muy profundo a ambos. Ciertamente la ciudad emitía una aura verdosa que iluminaba los rascacielos que flotaban por sobre una enorme grieta que se extendía varios kilómetros en descenso. Un enorme lago rodeaba la ciudad que se extendía por todo el eje vertical. Los diversos edificios se sostenían por medio de plataformas electromagnéticas que se suspendían unas sobre otras separadas por varios metros llenos de la clase alta de la ciudad. A pesar que desde la distancia, no era posible verlo, una gran e impresionante caverna se ocultaba en la grieta y dentro de ella, miles de personas vivían entre los recovecos, amontonadas en pequeñas habitaciones compartidas hasta por tres familias a la vez.

      La ciudad era conocida como El Cairo y albergaba la mayor parte de la población de Egipto. Yeri ya no pensaba en que tenía a Kraska en el otro asiento, y solo maldecía por lo bajo a las personas que vivían sobre sus cabezas y hacían la vida más miserable a los que estaban por debajo de ellos.

      Mientras descendía varios niveles tomando las precauciones necesarias, para no llamar la atención de nadie demasiado peligroso. Dejó el control del deslizador poco antes de llegar al galpón que ya tenía preparado para albergar a su reciente adquisición.

      – ¿Ya es hora de bajar? – pregunto Kraska quien había dejado el sueño hace pocos minutos, pero ya estaba listo para seguir adquiriendo datos para entender mejor su situación.

      –Ahhh… si Kraska. – Estaba preocupada por no haberse dado cuenta de su presencia, pero estaba tranquilo con respecto a él. – ¿Tienes donde quedarte?

      –La verdad es que no. ¿Me permitirías quedarme aquí, en tu casa o en algún lado? – dijo él con una sonrisa suplicante.

      Ella lo miró meditando esa posibilidad. No era demasiado trabajo y tampoco quería preguntarle algo muy personal a Kraska. Todos entendían lo que era tener problemas y él no tenía ninguna forma de perjudicarla de algún modo. Además no parecía tener otra opción. Sin embargo, no lo dejaría en aquel galpón solo. Que fuera algo solidaría no la hacía estúpida.

      –Claro. Hay un lugar al que te puedo llevar. – Respondió Yeri finalmente, mientras la compuerta se abría para dejarlos salir.


      Un ser extraño ser dormitaba en un mundo lleno de enormes sombras que apenas se mecían con el vaivén de una brisa inexistente en aquel lugar. Una voz carente de propietario susurraba cosas sin sentido en un lenguaje ya olvidado. Múltiples ideas cada una más aborrecible que la anterior.

      Aquel que soñaba tenía la forma de un gastado muñeco hecho con una tela antigua y desteñida, llena de parches e hilos sueltos. Cada tanto un alfiler negro surgía de ninguna parte y se clavaba en su cuerpo. La voz murmuraba cánticos antiguos y confiaba en que surtían efecto.

      Con la voz de miles de condenados, él dijo solo 3 palabras.

      –Busca a Kraska.

      Fucking Dragon: 
      Aloisidad: 

      Comment


      • #4
        Pues ahora me lo he leído y me ha gustado... En algún momento creí que Kraska era mujer pero ya en el 3 el "perdido" me dio la señal de que me confundí xD... Y también creí que tendría como unos 15 años siendo que tenia 20 (Mucho anime por hoy...)... Pero en si me gusto y quisiera ver como surgiría en el futuro :D por que lo que pueda seguir se me ocurren muchas cosas... Así que eso y nada más (Aún que haya entrado para leer y comentar (+0,5 pts.) igual seguiré leyéndolo ;D)
        'DarkHoppa se desatara en tres días y solo "El Elegido" nos podrá salvar' ~J4VI3R 3015



        ???: 
        Firma hecha por la gran Kate
        FC: 2664-3046-6073
        Nick: Javier | Nick en Pokémon RΩ y Pokémon X: Javi
        ???: 

        Premios: 
        Ninguno por el momento

        Comment


        • #5
          Por si nos les ha quedado muy en claro, esto no es un fan fic. Es una historia original, por lo cual no habrá pokemons del demonio!!!
          Sheesh, chill. Solo por eso pensé en no decir nada [?]
          Bueno. Igual...


          Se supone que tendría que arreglar los fotogramas de una animación; hacer el storyboard atrasado de un corto; empezar model sheets de varios personajes, ¡o al menos seguir pasando a limpio lo que tengo de mis fics o dibujando lo que quiero, que al menos disfruto estas actividades! No. Tenían que pedirme crítica. Y aquí estoy, redactando como una mala piruja que quiere ver el mundo arder. ¡Pero porque me lo han pedido!

          En fin. Ya. Voy a tener que empezar de un día para otro, antes de que... me callo -w-U.

          Well. No te garantizo que sean muy detalladas. Ando en una época de declive, de hecho :U. Así que...

          Prólogo

          Vale. La narración es sublime. Pude hacerme una imagen completa de esas escenas. Hell, casi que podría hacer un storyboard y hacer un corto con eso.
          ...
          Mira que me tiene perdida mis estudios, eh /(@[email protected]/) [?]
          En fin, el caso es que la narración es perfecta y puedo proyectar una imagen mental con ello. Eso ya es decir mucho, y'know. No hace falta que te aconseje sobre eso. Al menos cuando narres en primera persona. En tercera ya veremos.
          En cuanto a ortografía... es casi perfecta. Solo me encontré un par de acentos que faltaban; no me acuerdo de cuales ni pienso buscarlos. Quiero hacer otras cosas antes de que me atrape el sueño.
          Es un buen comienzo. No sabemos exactamente qué ha pasado ni quién es ese sujeto, pero ese misterio juega a tu favor. De momento.
          Solo faltaría que no te lo cargaras a los cinco capítulos. Pero dudo que cometas tal atrocidad [?].

          Wellp, moving on.


          Capitulo 1

          La expresión en su rostro era extrañamente feliz y pacífica, pero las dunas no se veían como algo a lo que podríamos llamar cómodo.
          -¿Huh? ¿Hablando en primera persona dentro de una narración de tercera? ¿Acaso es un narrador objetivo?
          -Azul no lleva acento.
          -
          El joven, comenzó a levantarse con torpeza, mientras la arena sobre él se derramaba en el inmenso mar dorado que había allí.
          La coma esa no tendría que estar delante de ese joven.
          -
          Un momento. Parece que alguien ha recuperado algunas funciones motrices.
          ¿Alguien está intentando siendo sarcástico aquí? [?]
          (Que conste que no veo mal que emplees esos recursos. De hecho le dan... cierto toque humorístico.)
          -¿Chips con dinero digital? ¿Un ambiente desértico? Me recuerda a tu anterior trabajo, que si no me equivoco también tenía algo de futurista...
          -Y el chico se encuentra la chica anteriormente mencionada (aunque no especificado) en una esfera negra... ¿por qué la esfera me recordó a Gantz? Por un momento creí que lo iba a atropellar.
          Well. La narración sigue siendo buena. La historia se desarrolla lenta... pero bien, bien. No tengo ninguna protesta salvo los que están aquí.

          Capitulo 2

          Okey. Así que están en Egipto. ¡Nice! A ver si veo alguna referencia de mitología egipcia, aunque sea sutil.
          Mira que es rata la chica, mirando lo que pudiera tener Kraska. Solo piensa en despellejar a los que recoge, tú [?]. Pero yo pensaba que Yeri era una hija pija, no una criminal.
          Claro que... ¿qué haría una chica adinerada haciendo negocios con un baboso de tres al cuarto? Silly me [?]
          Again, no tengo ninguna queja. Al menos le ofreció asilo, menos mal.
          ¿Y qué carajos era ese muñeco? ¿La criatura de esa visión? Seguro que será ese.


          En fin. Ahora voy a decir un par de cosas.
          Sé que andas algo desesperado por saber en qué fallas. Y la verdad es que... si es la ortografía que te preocupa... well. No cometes muchas, ya te dije. Solo tendrías que cuidar unos cuantos acentos y el uso de comas, como antes. ¡Pero hey, narras bien! ¡Eso es mucho más importante que la ortografía (siempre y cuando esta no sea horrible)!
          Ahora, que estas palabras no te suban a la cabeza. De todos modos, más que las críticas te va a ayudar la práctica. Porque al fin y al cabo las críticas no siempre llegan y tampoco te pueden ayudar siempre cuando están. Es mejor tratar de mejorar por ti mismo, más que esperar a que la gente te diga algo.
          Pueden que incluso algunas te bajen la moral... por muy duras o por muy absurdas y carentes de contenido :S. LO mejor es seguir escribiendo aunque nadie te haga ni p*** caso e ir probando, vamos.

          En fin, tú sigue escribiendo. Que sí, que no recibir atención es duro. Pero no te desesperes por ello; tú sigue adelante.

          Cheerio~!


          Comment


          • #6
            Ok, cosas.

            Perdón por no subir. Estaba con los estudios y, a pesar de no estar tan bien como debería, la verdad es que no me ha ido tan mal. Pero a lo mejor hay otro parón así que perdón de antemano.

            [MENTION=61025]JavierSanMa009[/MENTION]
            Spoiler: 
            Ya sabía que lo hiciste por la misión, pero aún así gracias por comentar.
            Con respecto al nombre te digo que tenía ganas de escribir un nombre masculino que terminara con a y además para endiosarlo un poco le metí una k que nunca quedan mal.


            [MENTION=54180]Poisonbird[/MENTION]
            Spoiler: 
            Poison me estas haciendo sentir mal por ser tan atencion hore. Se que me puse muy hijo de fruta y te pido perdón por si la moscas. Además tus comentarios son muy valiosos para mi.
            Con el prologo estaba más que seguro en la calidad. Me tomo mucho tiempo y lo he amado desde el comienzo, si bien admito que podría ser un poco menos redundante al comienzo... Que puedo decir? La redundancia redundante redunda redundantemente.
            Admito que estuve leyendo mucho a Prattchet mientras escribía el primer capitulo. Puse esas oraciones casi sin darme cuenta. Y si esta historia saca mucha inspiración de "El temor a Dios", sin embargo como nunca la continué demasiado solo yo se todo lo que cambió. Y a pesar de que no me voy tanto a la mierda en esta debo decir que tiene su magia. En cuanto a los deslizadores, creo que fueron mi fantasía más antigua de pequeño. Esferas capases de levitar manejadas por medio del electro magnetismo.
            Si... referencias mitológicas... te recomiendo que no te encariñes mucho con el lugar. Solo digo. Yeri tiene sus propios motivos, obviamente, pero espero que la amen a pesar de ello.
            Yo necesito las criticas ajenas... porque quiero saber que dice la escoria de mi. Se que no pueden comprender mi genialidad pero... na es broma. Gracias por fomentar mi ego (?



            Sin más que decir, el capitulo.

            Durmiendo con Ratas: 
            Yeri recorría las múltiples y estrechas pasarelas casi sin darse cuenta. Su cuerpo estaba completamente acostumbrado a transitar esos millares de caminos que componían la vía por la cual todos los trabajadores que vivían bajo el nivel del mar. Ella solo se dejaba caer dos metros, caminaba un poco, saltaba desde una saliente para aferrarse a un barandal, subía un par de escaleras, se deslizaba por entre dos viviendas, pasaba por debajo de unas vallas, evitaba un par de conductos del drenajes… Kraska la seguía a duras penas y la llamaba tan fuerte como podía pero ella no parecía escuchar. Algunos transeúntes se voltearon para mirarlos, pero la mayoría los ignoraron y desestimaron para poder continuar con sus propios asuntos más urgentes. Yeri siguió su irrecordable danza hasta que, para fortuna del exhausto Kraska, se coló por entre una ventana sin apenas producir el más leve ruido.

            Kraska cayó sobre un colchón que parecía más antiguo que el tiempo mismo, el cual liberó una pequeña cantidad de polvo cuando el joven se posó sobre él. Kraska contempló la habitación con la boca cerrada, anormalmente cayado. El cuarto estaba lleno de varias colchas similares a la suya, viejas, sucias y delgadas como el grosor de una sombra. Al menos con la luz que entraba por detrás suyo fue capaz de contar 7 colchones siendo utilizados por unos niños pequeños y delgados que debían ser los hermanos y hermanas de Yeri. El único sonido que perturbaba los ronquidos de la familia de la aspirante a ladrona, era el suave golpeteo que hacían las ratas al caminar por entre los muros, buscando una migaja inexistente que consumir. Yeri estaba frente a él con el rostro oculto por las sombras.

            -Puedes dormir sobre ese colchón sobre el que estás parado.- No parecía estar siendo brusca a propósito mediante su tono de voz, pero sus palabras fueron inesperadamente frías.- Volveré en la mañana y te diré una forma de agradecernos la hospitalidad. Buenas noches.

            Salió por la puerta sin mirar atrás. Miró por la ventana por la que había entrado y entre todos los edificios que cubrían el panorama, fue capaz de ver la luna ocupando un pequeño parche de cielo. La única gota de esa clase de luz tan tenue que sólo la naturaleza es capaz de mostrar, rodeada de un mar de poderosos fulgores de múltiples colores neones que pendían sobre la calle. Kraska continuó mirando por la ventana y, en esa misma posición, fue como terminó dormido.



            Yeri caminaba por los pasillos del orfanato que apenas se mantenía en pie, y solo le tardó un par de minutos llegar a su habitación. Una sensación de tristeza la iba embargando de piez a cabeza. La impotencia por no poder ayudar a nadie era demasiado palpable dentro de ella. De verdad quería redimirse para con su familia, pero simplemente la opción de dejar su vida era algo que estaba descartado. “Ella” jamás le permitiría desertar. No podía permitirse gastar dinero en algo que no fuera su grupo. Pero si ella no lo hacía… quizá otra persona podría. Si “ella” no se enteraba de Kraska no tendría que entregarlo.

            Yeri llegó a una puerta desvencijada y muy desgastada, la abrió y entró dentro de la casi desnuda habitación. Dentro de la habitación solo había un viejo escritorio y un par de sillas. En una de las desnudas paredes, una ventana abierta de par en par dejaba entrar una minúscula brisa. Dentro de la oficina hablaban dos personas. Una mujer de 40 años charlaba con tranquilidad con una veinteañera que estaba sentada en el borde de la ventana con un aire de superioridad. La señora era la dueña del edificio completo y también de los niños que en el dormían. Su nombre era Fersa. Vestía una harapienta camisa, ya grisácea con el pasar de los años, unos jeans rasgados y raídos y unas botas manchadas de barro. Sus ojos, originalmente verdes, estaban empezando a tornarse grises por las incipientes cataratas y su cabello castaño caía por su espalda en total desorden, salpicado de vez en cuando por alguna que otra cana. Por el otro lado, la joven de la ventana respondía al nombre de Maintin. Era alta para su condición de fémina, casi 1,90 y también tenía una musculatura desarrollada. En definitiva una complexión de matona perfecta. Su vestimenta consistía en una musculosa negra y uno jogging transformado en un short a base de cortes muy irregulares. No tenía calzado. Llevaba el cabello negro muy corto y su piel negra se mezclaba con la oscuridad que entraba por la ventana.

            -Veo que ya llegaste Yeri.- Le dijo Maintin con la barbilla ligeramente levantada.- Serma me comentó tu gasto. Supongo que ya lo dejaste en nuestro galpón ¿no?.

            -Si está seguro allá. ¿Por qué viniste?¿Necesitas que vaya con la jefa o algo?- Dijo Yeri lo más calmada posible.

            -De hecho si. Es tu turno de ir a buscar Trastornadores. La verdad es que tu no vas desde hace rato con nuestro proveedor.- Lo dijo con calma. Ella no sospechaba nada. Yeri sabía que no podría pensar nada por ella misma.

            -Esta bien. Ire en la mañana. ¿Cambiamos de proveedor o seguimos con el mismo?

            -Ronzak sigue a cargo pero cambió de local. Recuerda que siempre puedes quedarte un par.

            Dijo eso y luego salió por la ventana. Fersa se permitió dar un largo y profundo suspiro, para luego hablar con una leve ronquera.

            -Vino para revisar el estado del lugar y de los niños.- Miraba hacía el suelo, evitando cruzar miradas con Yeri.- Supongo que sobreviviremos una semana más. Deberías descansar. Mañana tienes que ir a buscar ese paquete.

            -Fersa, no te han dado el permiso, ¿verdad?- Unas pequeñas lágrimas resbalaron por ambas mejillas casi al unísono. Fersa salió rápido de la habitación sin dedicarle una mirada ni una sola vez.

            Fersa era la directora del orfanato. Al igual que muchos otros niños, Yeri había crecido en ese mismo sitio toda su vida y, a pesar de que siempre había sido igual de deplorable, antes se podía contar con el amor de Fersa y las demás mujeres que allí trabajaban. Pero las cosas no habían sido de esa forma desde que Yeri fue capaz de independizarse.

            “Ella” no lo permitía. Sabía lo que debía hacer para alcanzar las riquezas y no tenía moral suficiente como para dejar a un pobre montón de niños en paz.


            P.D.: Tan mal me salió mi referencia a Josue? tenía que ser con i como pokimons?
            Last edited by .Mato.; 06/01/2016, 00:01.

            Fucking Dragon: 
            Aloisidad: 

            Comment


            • #7
              Saludos. Vengo, a obviamente, a dejar un comentario de tu historia, que si bien no tiene sucios y mugrientos pokémon, igual se lo merece.

              PRÓLOGO
              Hiciste un gran esfuerzo en crear la atmósfera en la que el personaje se encontraba, pero recaes en fallos como la redundancia, repetición de palabras y fallas en los acentos que de alguna forma me arruinaron la lectura. Comienzas con buen pie, pero en serio, en serio necesitas leer bien antes de publicar. No sólo una o dos veces, incluso léele en voz alta, te ayudará mucho con las comas.
              Ahora, una de las cosas que me descolocó fue leer "Entrando dentro...". Me remito a lo que dije antes.
              Pero en general, es un comienzo interesante, con una peculiar criatura que parece servir a una entidad superior, que no sabemos qué cosas le tiene preparada a este hombre. En sí, dejaste a Kraska envuelto en mucho misterio, especialmente enfocados en su pasado y propósito.
              Dejarme con tantas incógnitas es un buen inicio, pero en verdad necesitas revisar bien antes de publicar.

              CAPÍTULO 1
              ¿Pestañas cerradas? ¿No habrás querido decir párpados? No sé porqué evitas esa palabra en todo el capítulo.
              Cuando llegas la parte de la "campera", realmente no entendí lo que sucedía hasta el siguiente capítulo que supe que se trataba de una prenda de ropa térmiaca. Pero antes de eso, no comprendía cómo es que se sentía fresco, así que opté por pensar "recuperó el vigor de algún modo" y seguir con la lectura.
              De la primera parte de este capítulo, resalta la descripción física de Kraska. Hiciste un buen trabajo.
              Cuando Yeri va de camino a encontrarse con Serma, la narración la llevas en 3ra persona, pero repentinamente la cambias a 1ra persona. Para ser más exactos, en la parte de "No hizo nibfalta que me aclara la garganta..."
              Una descripción del Deslizador no hubiera venido mal aquí, aunque la hiciste más adelante cuando se topó con Kraska. Digo, lo único que sé de este medio de transporte es que es una esfera negra y ella se monta en ella. Error grave, porque sólo me la imagino de dos formas: 1) Es pequeño y Yeri va encima (lo que resulta chistoso y dudo que sea la intención); 2) Es lo suficientemente grande para que Yeri entre... lo cual debe ser lo correcto, pero no me lo haces saber. Es algo que sólo tú sabes cómo luce, yo no puedo meterme en tu cabeza y es tu deber describirmelo.
              Claro, lo hiciste más adelante, cuando Kraska lo vio. Lo mismo que la apariencia física de Yeri. Es mala idea dejar descripciones importantes para después, no sé a ti pero eso me saca de quicio. Si te toca volver a describir algo a travésnde los ojos de Kraska, ya que lo hiciste antes puedes simplificarlo, no es necesario que se le reserves estas cosas a el.
              Por cierto, ¿cómo has podido omitir el signo que abre la exclamación? Ahí, cuando Kraska grita "Hey". No creo que se te haya pasado por alto, porque usaste tres (!!!), está escribiendo en español y eso lo enseñan en primaria, no hay excusas.

              CAPÍTULO 2
              Cuando Kraska se presenta y dice que está perdido, ese "sabes" está de más, considerando que quiere lucir amable e inocente. Al contrario, lo hace sonar pedante. Ojo con esas cosas...
              Acá es cuando Yeri me aclaró lo que no habia entendido en el primer cap con el asunto del traje térmico, cosa que era justa considerando que tuve que seguir leyendo con esa confusión. Pero luego, la misma Yeri me habla de unos chips y no entiendo a qué viene su función, no me queda claro ni por qué lo menciona, así que me tengo que conrformar con la idea de que "es un chip raro que todos parecen tener puesto bajo la piel"
              Y un problema con el hampa... Ah, no, espera, era Yeri quien quería robar a Kraska. A veces, no sé qué te sucede que haces todo confuso y me pierdo por completo. No entiendo lo que está pasando o lo que quieres explicar y eso es preocupante.
              Siguiendo...
              Ufff, Yeri es una resentida social. ¿Tendrá buenos motivos? Podría comprenderla si en esa versión futurista de Egipto hay castas en vez de clases, lo que explicaría varias cosas. También, siguiendo con la lectura, me hace pensar en un país donde la riqueza no es repartida equitativamente, viendo cómo lleva Yeri su vida. Ya me imagino una mafia tanto de ladrones como de ricachones. O sólo estoy dejando volar demasiado la imaginación.
              A veces, haces que las acciones de los personajes y el modo en que van del punnto A al punto B sea muy rápida y aburrida. Quizás son cosas mías.
              Lo bueno es que, al final, ndejas suelto algo interesante. Ahora me pregunto qué tendrá Kraska que lo hace tan especial.

              CAPÍTULO 3
              "Cayado". Dime que no leí eso. Es "Callado", si tienes dudas agarra el diccionario. Otra cosa es que en los textos no suelen colocarse los números en dígitos a menos que se traten de fecha o ciertas cifras, para el resto se escribe el nombre... vamos, que no es difícil escribir siete en vez de 7.
              "Aspirante a ladrona". Es medio triste que esto es a lo que aspire alguien joven, pero eso es lo que la hace interesante por ahora.
              Dejas entrever que Yeri está involucrada con una mafia peligrosa, de la que ella es apenas un peón, más no por voluntad propia. Me hace pensar en esas personas que se ponen a c vender drogas por "necesidad", que luego de resolver sus problemas dejarán el negocio, dicen, pero que jamás lo hacen, siguen en lo mismo. Se quiere hacer la lista, pero Ella va un paso delante.

              En líneas generales, Mato, tienes una historia interesante en tus manos. Si bien avanza lento, es comprensible debido a la extensión de cada capítulo que, si bien es corta, tiene su respectivo comienzo, planteamiento del problema y solución, tanto en conjunto como ennlas partes en la que a veces están divididos.

              Pero sí es importante que te recalque que necesitas leer varias veces antes de publicar. Casi no tienes errores ortográficos, pero los tienes. También con acentos en palabras que word no te las detectará porque aún sin acento están bien escritas, asi que es tu tarea poner cuidado en eso.

              Las descripciones que haces no estan mal, pero a veces se te olvida hacerlas en el moemnto en que es preciso y las dejas para despues. Eso confunde demasiado. Y hablando de confusion, a veces redundas tanto o escribes tan vertiginosamente que me perdí varias veces o no comprendía lo que querías decir.

              Esperar críticas o comentarios es normal, a veces uno se pone una venda en los ojos y no cae en cuenta de sus errores pero tampoco puedes esperar que otros lleguen a decirte qué está mal y qué no. Claro, no te mentiré diciendo que esperar comentarios y molestarse o desesperarse por no recibirlos molesta, para eso se está publicando, pero a veces hay que tener paciencia y continuar. Con esto quiero decir que, pase lo que pase, si en verdad te gusta tantp escribir tratabde aprender también autocriticandote. Exigirte a ti mismo ayuda mucho a la larga.

              Creo que no tengo más que decirte por ahora, suerte.

              Pokiu.

              EGN: Hoy es el fin del mañana
              65 - Todo se paga

              Comment


              • #8
                Baia baia un fic de Mato hora de matarlo... ESTO ES INMORTAL ESTA WEA ES BUENA ESTA WEA ES ES HERMOSA

                Prólogo:

                Tuve que leerlo dos veces para entenderlo, se desarrollo bien, me gusta como lo narras y como se desarrollando la historia, una historia original siempre la he amado, y esta es una de ellas, nada de pokémon, solo el miedo en tu mente, sin más que decir muy buen prólogo para empezar me encanto.

                Capítulo 1:

                Hay ya todo cambia, aquí vemos como hace su aparición otro personaje y su trasfondo, vemos como los dos protagonista se van uniendo y van creando desarrollándose, a simple vista no note errores, si me lo pusiera a leer determinadamente seguro encontraría una coma o una tilde, pero eso es lo de menos, cuando tenga tiempo me leo lo demás, espero otros más así.

                Ibuki Mioda <3

                Comment


                • #9
                  No me pondré a corregir errores puntuales porque se me haría demasiado largo el comentario, así que lo haré en general. Aún así, creo que varios ya te han mencionado algunos puntos a mejorar, así que también evitaré repetir tanto.



                  Prólogo: El surgimiento del polvo

                  Por encima, solo noté algunos errores de ortografía y redacción; más que nada acentos olvidados o palabras repetidas. Por cierto, los diálogos se realizan con el guión largo (—).
                  Solo tengo una duda ¿Por qué el doble espacio entre un párrafo y otro?

                  Como ya te han dicho; la introducción es increíble. En ningún momento (al menos al comienzo) llegó a cruzarse por mi cabeza que quien narraba era una persona. Sentí como si fuera un átomo o algo por el estilo, perdido en el universo, algo sin forma.



                  Capítulo I: ¿Seras capaz de vagar sin rumbo por el desierto?
                  Como Poison, me pareció agradable encontrar ese sarcasmo dentro del texto; te hace sentir que el narrador esta más involucrado a los acontecimientos de lo que uno cree. Lo único que me molesta es que el sarcasmo este en presente, mientras todo lo demás lo narra en pasado.

                  Lo mismo ocurre en otras partes, cuando cambias de un tiempo a otro.
                  él toquetea su anillo con tranquilidad

                  Aquí marco el acento en él, pero eso también podría ser un ejemplo del tiempo, ya que sería "toqueteaba".



                  Capítulo II: Un rascacielos sobre el abismo

                  Miró a su derecha esperando ver a Kraska


                  Mmm; ese muñeco del final es bastante extraño. Me gustó mucho la descripción, y como le agregaste eso de los cánticos antiguos; da la sensación que esta relacionado con la mitología del lugar.



                  Capítulo III: Durmiendo con Ratas
                  —Puedes dormir sobre ese colchón sobre en el que estás parado


                  Yeri llegó a una puerta desvencijada y muy desgastada, la abrió y entró dentro de a la casi desnuda habitación. Dentro de la habitación solo había un viejo escritorio y un par de sillas.

                  "Entrar" es de afuera hacia dentro, no es necesario que aclares con ese dentro también.

                  En una de las desnudas paredes, una ventana abierta de par en par dejaba entrar una minúscula brisa. Dentro de la oficina hablaban dos personas.


                  Repites mucho "desnuda" para describir en esta parte. Puedes reemplazarlo por "vacía" o "abandonada", no tiene que ser si o si una palabra extravagante o una descripción poco común para sonar bien.

                  Si, está seguro allá. ¿Por qué viniste? ¿Necesitas que vaya con la jefa o algo?


                  La verdad es que no vas desde hace rato con nuestro proveedor




                  Hablando en general, me gustó el género que tomaste. Al tema futurista se le puede sacar tanto provecho, incluso da para imaginar e inventar tantas cosas. En tu caso, la historia me hizo acordar a unas que había en la serie Elige tu Propia Aventura; no se porqué, pero apenas comencé con el primer capítulo, me trajo a la memoria un par de los libros esos (no por lo de saltar de página a otra, sino por la historia en si).

                  La historia es bastante interesante; tienes algo bueno entre manos, pero no olvides leer varias veces antes de publicar. Aún si son diez, treinta o cincuenta veces, en voz baja o alta, a otra persona o para vos, hazlo. Por ahí notas que una palabra repetida puede cambiarse por otra, que alguna parte al leerse suena extraña, o que algo se puede modificar para quedar mucho mejor.

                  Espero no lo abandones. Me gustaría seguir leyendo más sobre este mundo futurista.

                  Comment


                  • #10
                    He venido a comentar con mi poca profesionalidad en escritura y lenguaje, de todas formas espero que mi comentario te siente bien para que sigas escribiendo.
                    He leído solo el Prólogo así que, si nadie mas comenta editaré este mensaje con más comentarios respecto a los siguientes capítulos.

                    En primer lugar, revisa tu ortografía, quizás en los siguientes capítulos ya estás mejorando este aspecto pero creo que algo importante es empezar con una buena ortografía así atrapas completamente al lector, también me di cuenta que hay algunas fallas en la puntuación, específicamente al poner las pausas correctas en el momento adecuado, aún así la forma en que narras está muy bien hecha, pude sentirme dentro de la mente Kraska y de algún modo pude imaginarme su sufrimiento y miedo también.

                    Como dije no es un comentario extenso pero tal vez te ayuda un poco, regresaré cuando termine de leer los siguientes capítulos
                    Terminal Global
                    Guarderias | Intercambios | Eventos


                    ACADEMIA

                    Comment


                    • #11
                      Me parece un escrito interesante, no te frustres si bien tendras un numero de visitas aunque puede que la mayoria de aqui sea un publico un tanto inmaduro o simplemente tienen otro gusto, bueno los puntos y detalles a retomar ya fueron expuestos por los comenarios de arriba. Sigue así.

                      Comment


                      • #12
                        Capitulin Capitulon debería estar estudiando pero no (?

                        Bueno me quede en el capítulo dos y bueno a comentar se ha dicho: Podemos decir que nuestra "antagonista" por la hora es Yeri pero me encariñe con ella, seguro muere pronto (? Kraska al parecer va a su propio rollo y terminara metido en un problema seguramente, se esta desarrollando muy bien y me encanta la verdad tienes mucho potencial. La historia se esta desarrollando en Egipto pues perfecto, un lugar que no me esperaba para nada o tal vez si me esperaba, no lo se, todo confuso, pero bueno, a leer el siguiente capítulo.

                        Capítulo Thresh ( referencia a LoL (? )

                        Bueno, creo que encontré una referencia a JoJo no lo se pero creo e.e, bueno el capítulo podemos ver un poco la personalidad de Yeri y un poco de su pasado, había crecido en un orfanato junto con todas esas personas y con el paso del tiempo no le fue muy bien que digamos y dos nuevos personajes entran en acción la verdad me gusto mucho y espero más y mucho para los siguientes capítulos.

                        Ibuki Mioda <3

                        Comment


                        • #13
                          Okey... Esto va a tardar un rato...

                          Respuestas: 
                          [MENTION=54014]Kappuccino[/MENTION]
                          Spoiler: 
                          Only for Kappa: 
                          Primero que nada Kappa, Lo siento, y me merezco toda la mierda que quieras lanzarme o que me hayas lanzado. Fui un imbécil por haberte dejado y la verdad entiendo que trates de banearme por eso. Además, también entiendo que debí haberte tratado de contactar antes pero... soy un cobarde.

                          Ahora si, con respecto al capitulo, gracias. Por lo de JoJo... aún no lo he visto así que tienes más motivos para crucificarme si así lo deseas. Gracias por encariñarte con Yeri, se podría decir que "necesito" que se encariñen con ella. Guiño. Guiño.

                          [MENTION=197]OnixTymime[/MENTION]
                          Spoiler: 
                          Gracias por mutilar mis múltiples errores. (Alerta de frase Sin sarcasmo) Shore duramte barias cemanas.
                          Si la verdad es que mi mayor placer culpable es pecar de la frase "La redundancia redundante redunda redundantemente." Debo aprender a controlarlo. En cuanto a las invenciones de mi mundo futurista...no quería explicar directamente la función de ciertos objetos. "Muestra no cuentes" supuse. Aunque ya el hecho de aplicarlo bien es otra cosa de lo que parece carezco. Y si admito que me pase eso por entre las protuberancias de Castform, pero quería quitarme de la cabeza la situación de los niños.
                          Cosas como el deslizador, son tonterías que tengo en la cabeza desde el jardín de infantes. Sorry por no tratar de ponerme otro punto de vista para explicarme mejor.
                          La cosa con Kraska es que básicamente es un recién nacido. No tiene recuerdos, no tiene experiencias, no sabe nada. Puede que sea lo suficientemente instintivo como para darse cuenta acerca de como debería mostrarse. El que lo haga correctamente. Aun así es una explicación mierdera que debería guardarme para mi pero... Yolo.
                          Cachaste rápido a Yeri espero que leas este capitulo y confirmes un poco tus dudas.
                          Más Shoro...
                          Y por cierto... Mi estima en mis escritos no es ni de lejos alta. Mis errores son de pelotud0 distraído.


                          [MENTION=8135]Smile[/MENTION]
                          Spoiler: 
                          Señora de las nieves, si pongo un espaciado tan grande, es porque en una ocasión me han resaltado el hecho de que los párrafos se veían demasiado juntos. Solo es por eso. Como ya le he dicho a Poison, el sarcasmo fue accidental, no pega con lo que quiero para la historia.
                          Mitologia egipcia... la verdad es que lo sigo barajando. Pero es muy probable que no la incluya. Si lo se soy de lo peor. Pero a pesar de que es introducible en el futuro, no sería viable aún.
                          En lo de desnuda... No es como si fuer un ******* totalmente salido ni nada... Lapsus del momento nada más.
                          Planeó aprovechar lo futurista todo lo que pueda.


                          [MENTION=58544]Photolinkeeper[/MENTION] se que solo viniste por, el evento no me engañas.
                          Spoiler: 
                          Gracias por leer y la sugerencia esta más que anotada después del paso de las Ladys. No me diste mucho más para trabajar.


                          [MENTION=61562]Izanagi.Furukawa[/MENTION]
                          Spoiler: 
                          Gracias mi amigo. La verdad es que a pesar de ser un ente sediento de reconocimiento, fama, dinero y furcias, fui demasiado quejica y lo acepto. Llorar no me funcionó pero bueno, que vamos a hacerle.



                          Listo señores ya podemos comenzar. Aviso que acaba de empezar la oscuridad y solo ira para abajo en la escala de valores, if you end the primaire school. Además trataré de volver al ritmo. Esta historia aún no termina.

                          Los niños que solo dormían.

                          Kraska se despertó apenas comenzó el estruendo. El entrechocar de miles de aceros recorría simultáneamente todos los rincones del agujero que era la ciudad. Los muros vibraron al igual que todos los días, anunciando el comienzo de otra inagotable jornada de trabajo. Kraska sintió el retumbar de los metales dentro de su propia cabeza. Ya se sentía despejado, más calmado que la noche anterior.

                          Él no tenía el menor interés en salir. Tan solo deseaba quedarse allí hasta que Yeri volviera. Kraska se permitió contemplar la habitación por segunda vez. Su nuevo vistazo le permitió ver más de lo que había conseguido atisbar la noche anterior.

                          Los colchones que había visto la noche anterior, estaban ocupados por niños, todos harapientos y delgados. Sus edades no parecían enfocarse en un numero en especifico e iban desde los 5 a los 12 años. A pesar de haber mayor predilección a los niños en cuanto a números, la habitación estaba bien surtida de niñas. Sus ropas eran viejas, descoloridas y estaban muy deshilachadas, encargándose de cubrir, apenas lo necesario. Sobre su aspecto físico, no había demasiado que decir. Sus tonos de piel oscilaban entre el negro y el cobre. Todos parecían tener el cabello de color negruzco, pero era difícil determinar si lo tenían así desde su nacimiento, o si la mugre volvió el pelo de todos a ese color tan similar.

                          Pero no solo eso podía distinguirse del cuarto. Todos los niños, tenían una aguja saliendo de sus brazos, la cual les suministraba un líquido de un color naranja a través de unos tubos extremadamente finos. La sustancia que recibían venía de un enorme bolsa común que pendía del techo. Esta, ya había sido vaciada hasta la mitad.

                          Un olor repugnante salía de los sucios colchones. Kraska no necesitaba asomarse a ver para saber cuál era la fuente. Sin embargo, se inclinó sobre la colchoneta más cercana para confirmarlo. Las ropas y el colchón mojados resolvieron sus dudas. No le produjo gran repulsión, pero si se preocupó por los pequeños y sus condiciones de vida.

                          Kraska se dejó caer en su lecho mientras limpiaba sus labios con su manga. No pasó mucho antes de que alguien viniera a buscarlo. Y ese alguien era Yeri.

                          —Oh…Ya estás despierto—le dijo Yeri un poco sorprendida. No le sorprendía que estuviera despierto. Lo que encendía su curiosidad era el hecho de que aún seguía allí.— ¿Quieres venir a comer algo?

                          —¿Quienes son estos niños?— Kraska no esperó ni un solo momento para interrogarla.—Y ¿Por qué están así?

                          Yeri no pareció sentirse incómoda de ningún modo o al menos eso fue lo que vió Kraska. En el fondo, ella odiaba ver esa sala, al igual que muchas de las habitaciones de aquel agujero de mala muerte.

                          Estos niños nunca podrían gozar de una vida normal. Todos las semanas eran sedados con poderosos trastornadores, los cuales los mantenían en un profundo sueño durante días. Solo dejaban este estado para hacer una cantidad mínima de ejercicio, lo suficiente como para no atrofiar sus músculos demasiado.

                          Había dos razones por las cuales ellas habían tomado medidas tan extremas. La primera razón era que todos los ingresos que se les entregaban a Fersa y a Yeri para mantener a los críos, era firmemente regulado por “aquella mujer”. Esa vieja y derruida casucha estaba ocupada de forma ilegal y tampoco es que los sobornos mes a mes para ser “olvidadas” por el monitoreo constante salieran muy baratos. Era necesario asegurarse de que aquellos niños vivirían lo suficiente como para poder llegar a su adolescencia. La segunda razón, era el motivo por el cual ese lugar era mantenido. La jefa del proyecto siempre necesitaba más personal para poder asegurarse la repartición de trastornadores ilegales por toda la ciudad. Siendo la banda más grande, siempre se tenía una reputación que mantener. Aquel era uno de los tantos centros donde se preparaba a todos los huérfanos que podían conseguir. Se los acostumbraba a vivir en la más absoluta de las miserias, aborreciendo su vida mientras que a Yeri y Fersa se les encargaba el actuar como las peores *****s nunca antes paridas. Luego se les inculcaba en la cabeza a la verdadera malvada como si de una diosa se tratase, incitando la veneración de su persona. Esto hacía que cuando ellas les diera la más mínima insinuación de ayudarla en su grupo, nadie fuera capaz de dar un no por respuesta.

                          Yeri y Fersa estaban agobiadas de todo eso. Ambas deseaban tirar la toalla, dejar a los niños en paz y cortar comunicación con aquella que había iniciado todo esto. No solo debían soportar la constante vigilancia de sus superiores sino que además estaban obligadas a sentir todo el peso de las miradas de las jóvenes mentes que se habían visto obligadas a arruinar. Los largos meses de hacinamiento constante y todas las faltas que sufrían durante su crianza transformaban su carácter. Lo único que evitaba que ambas despertaran con un corte en sus gargantas era una constante pero discreta vigilia.

                          Kraska no tenía porqué saber alguna de esas cosas. Además, si necesitaba ayuda, debía ponerlo de su lado. Yeri obviamente supuso que él no la ayudaría si le decía que trabajaba para la causante de todo eso.

                          —Oh bueno, perdona que no te lo haya dicho —Yeri tuvo que inventar sobre la marcha.— Pasaste la noche en este orfanato. Trabajó aquí. Estos niños están reposando por una cuestión médica. Los doctores los sedaron ayer, antes de que llegaramos. Necesitan su reposo, pero deberían despertar pronto.—Si. Yeri aún confiara en la suerte, habría cruzado los dedos. No era una mentira muy buena.— Como sea, no debemos perturbar su sueño. Me gustaría poder darles mejores camas pero no podemos pagar la estancia de ninguno. Nos encargaremos de bañarlos luego.— No necesito mentir en ese momento. Su tono de voz era sincero, puesto que de verdad quería ayudarlos.

                          —Okey… Supongo que iremos a comer ¿no?— Kraska dejó de dudar y solo cedió ante las ansias de su estómago. Quizá, solo por su propio bien, se mantuvo ignorante.

                          —Claro, claro— soltó Yeri más aliviada.— Oye, me preguntaba si estarías a ayudarme un poco con un trabajo del que tengo que encargarme— esta era la pregunta fundamental, lo más importante para tratar de mejorar la situación de aquellos críos.

                          —Sí, tenlo por hecho— respondió Kraska preocupándose más por el hambre que por el cobro de favores.


                          P.d.: Solo volví por Demian Kappa. (No es cierto Dem)
                          Last edited by .Mato.; 25/06/2016, 15:06.

                          Fucking Dragon: 
                          Aloisidad: 

                          Comment


                          • #14
                            Más de mi mierda para todos ustedes, mis bonitos y amados lectores. Se que están ahí, no me engañan (?

                            Una cáscara vacía: 

                            Kraska continuó sorbiendo los restos de su desayuno durante un largo rato. El sabor podría describirse solo con un “ligeramente salado”. Eso era todo. No había ninguna otra sensación en sus papilas que no pudiera conseguirse con agua y un poco de sal. Él no protestó cuando recibió esto de manos de Yeri. Kraska no lo sabía, pero Fersa había salido un poco antes. La habitación en la que estaban tenía una mejor apariencia que el cuarto de los niños, pero no era demasiado grande. Pequeñas bolsas plásticas que colgaban en en estantes contenían los manjares que habían consumido hace poco. El piso de vez en cuando deja pasar algún sonido de la propiedad sobre la que se edificaba esta.

                            Kraska no tardó demasiado en ingerir sus nutrientes y acompañó a Yeri fuera de ese lugar por la ventana más cercana. Se dejó caer sobre una endeble plataforma sostenida entre dos casas. Un olor nauseabundo ocupaba todo el lugar y, apenas cayeron sobre la superficie plástica, fueron capaces de oír y ver como un montón de basura revelaba lo que parecía ser una mujer de no más de 30 años. Yeri vió a la vagabunda que extendió un brazo suplicando como tantas otras veces había visto.

                            —¿Te quedó algo?— Su brazo se tambaleaba con miedo a la negativa. Y, sin embargo, sus sucio rostro tiznado de polvo era recorrido por dos surcos paralelos que surgían de sus ojos. Ella estaba feliz porque había encontrado a una proveedora luego de haber permanecido esperando durante varios días, sin permitirse gastar sus míseros y últimos ahorros solo para tomar una recarga más.

                            Yeri solo pudo mantener la boca cerrada mientras deseaba tapar unos ojos que solos desbordaban lastima. Buscó en su bolsillo rezando por tener algún sobrante. Kraska se mantuvo inmutable, sabiendo que aquello no le debía de concernir a él. Yeri solo fue capaz notar el como un agujero nuevo se habría en su bolsillo luego de que alguno de sus sobrantes caían. Algunos gastados, otros inocuos, uno incluso experimental. Todos cayeron frente a la mujer, la cual no tardó en lanzarse sobre ellos. Tomó uno y comenzó a introducirlo violentamente entre su enmarañado cabello. Kraska no hizo más que seguir viendo, tratando de creer con todas sus fuerzas en que aquello solo era un mal sueño. Yeri solo veía un escena que había visto representada hasta el cansancio por más personas de las que querría admitir.

                            La mujer actuaba sin un ápice de cordura, balbuceando tonterías sin sentido, golpeando su cabeza contra los trastornadores que había sobre el suelo. El suelo empezaba a mancharse de un tono oscuro de rojo mientras ambos salían en silencio, manteniendo cierto respeto por el futuro cadáver.

                            --------------------------

                            Kraska no preguntó nada en ese momento, lo cual calmó y extrañó un poco a Yeri. Sin embargo, él no tenía planeado dejarlo pasar. Solo lo soltaría en otro momento, pero trataría de hacerlo cuando lo creyera más conveniente.

                            Las pasarelas iban pasando por sobre sus cabezas. Ellos subían y bajaban cada pocos metros y mientras tanto la ciudad se encontraba extremadamente callada. Unos pocos ecos que solo podían provenir de unas largas jornadas laborales apenas podían ser oídos. Junto con ellos también era posible escuchar el lento pero constante y uniforme ritmo del millar de aspas que ventilaba toda la grieta.

                            Kraska y Yeri recorrieron un largo camino sin demasiadas interrupciones, solo deteniéndose para tratar de esquivar con mayor o menor grado de éxito los refugios de los adictos más terminales. Las precarias edificaciones erigidas a partir de planchas de metal y grandes extensiones de plástico, era todo lo que podían observar.

                            Al cabo de un tiempo, llegaron a un pequeño galpón ubicado varios metros por encima de ellos. Había una gran cantidad de bolsas de basura llenas hasta el tope de bolsas de suero vacías frente a su puerta. Yeri subió por una endeble escalera de sogas plásticas y entró al enorme monoambiente. Kraska fue detrás de ella sin tardar lo más mínimo.

                            Dentro una intensa luz azulada alumbraba tres escritorios rebosantes de complementos electrónicos. Una pequeña figura encapuchada estaba reclinada frente a una pantalla sorbiendo el contenido de lo que parece ser un tubo lleno de agua y clavos oxidados. Sus brazos estaban enfundados por un par de guantes hechos con retazos de piezas rotas provenientes de maquinaria obsoleta ya hace tiempo. Un gran montón de chatarra que parecía ser una máquina, se movía describiendo un patrón corto y repetitivo, expulsando tabletas minúsculas a una pila creciente de las mismas.

                            La llegada de ambos causó que el encapuchado se girara hacia los recién llegados. No se sorprendió de encontrar a Yeri allí, él ya estaba informado. Su sorpresa fue debido a encontrar a Kraska. Alzó un guante y apuntó al nuevo. Con una voz ronca hasta el límite de lo humanamente posible, dijo:

                            —¿Quién eres?

                            --------------------------

                            La mismísima negrura del universo no podría siquiera acercarse a la oscuridad de aquel lugar. Fuera de toda bendición, alejado de toda fuente de luz, una voz sonaba usando el clamor de un millar de lamentos. Un monstruo de inenarrable antigüedad esperaba apartado de la voz de su maestro. Algo flotaba debajo de la oprimente presencia, algo existía allí. Algo trataba desesperadamente de vivir allí. Algo nuevo debía salir de allí.

                            El muñeco que había allí, cada vez tomaba más y más forma. No debía medir más de 30 centímetros y estaba hecho de una tela vieja, descolorida y sucia. Dos ojos asimétricos hechos de botones negros, iban acompañados de unas costuras hechas con una lana de un color indeterminado en la zona de su boca. Tres alfileres habían sido clavados en sus brazos y su pecho, respectivamente.

                            —Casi está listo— corearon los condenados.
                            Last edited by .Mato.; 25/06/2016, 17:44.

                            Fucking Dragon: 
                            Aloisidad: 

                            Comment

                            Working...
                            X