Anuncio

Collapse
No announcement yet.

Crónicas de un científico en Alola.

Collapse
X
  • Filter
  • Hora
  • Show
Clear All
new posts

  • Pokémon Crónicas de un científico en Alola.

    ¡Hola a todos! Vengo a dejar un nuevo fanfiction. Esta vez tengo como objetivo continuarlo y quiero que tengan en cuenta una cosa: Quiero entretener con este fic, no busco hacer una obra literaria a lo Borges así que no vengan con las expectativas de wooaah. Es solo para pasar el rato y divertirse mezclándolo con los misterios de la nueva Alola.


    Crónicas de un científico en Alola.
    [FanFiction]


    *Argumento: Henry Seaworth, un joven científico de la región de Teselia ha sido convocado para una misión de exploración en Alola. La cantidad de pokémon nuevos que han aparecido en esa región es impresionante, y deben registrar a cada uno de ellos. Trabajando junto con Juan Torres (su compañero) para los laboratorios GNA deberán buscar y clasificar a todos los pokémon de esta extraña región, pasando por diferentes situaciones de la vida cotidiana. A su vez, Henry lleva una misión secundaria muy secreta en Alola. Un Vúlpix blanco se encontró en una montaña helada de Teselia y muchos científicos llegaron a la conclusión de que podrían encontrarse con varias especies iguales en las islas. Estos dos deberán apurarse si quieren ganarse un puesto mejor en la compañía GNA y adelantarse a los demás laboratorios interesados en la nueva región.


    ~Prólogo
    Alola, una nueva e inexplorada región con un montón de misterios esperando por ser descubiertos. La región tropical le dicen algunos, una región rica en variedad de pokémon y perfecta para ser estudiada por los investigadores. Les narraré la historia de Henry Seaworth , un joven y novato científico proveniente de Teselia con la misión de investigar a cada pokémon nativo de estas extrañas islas con un secreto dentro. Últimamente los rumores de una nueva y extraña variación de los pokémon ha surgido, y Henry descubrirá qué es lo que pasa.

    El zumbido que las hélices del helicóptero realizaban al moverse con velocidad era lo único que había molestado a Henry, el viaje de Teselia a Alola por aire definitivamente era muy tedioso, el lugar era pequeño y el piloto demasiado antipático. No entabló conversación en todo el viaje, sólo se concentró en su trabajo y nada más, el cual era llevar sano y salvo a los dos científicos de la empresa GNA, encargada de investigar las diferentes especies pokémon y su genética. Henry era un muchacho de unos veinte años de edad, recién había terminado de estudiar para poder ejercer su profesión y rápidamente había sido tomado por esta nueva empresa que cada vez ganaba más territorio por las regiones de Kanto, Kalos y Teselia. Para su edad parecía bastante mayor, aparentaba unos veinticuatro o un poco más debido a las horas de estudio que le había dedicado a su carrera. Convertirse en científico no era fácil ya que se necesitaba de mucho tiempo para poder aprender todo lo que el trabajo exigía, a pesar de que los científicos de campo no ejercían demasiado todos estos conocimientos sí que los podían salvar de alguna que otra situación. Volviendo a Henry, su cabello marrón y un poco alborotado presentaba pequeños pelos blancos, pero notorios, no sabía si eran causados por el estrés u otro factor pero si de algo estaba seguro es que en Alola al fin podría obtener un poco de descanso disfrutando de los paisajes y los habitantes de las islas.
    Por otro lado había un segundo científico asignado a esta nueva región, este era un poco mayor ya, llamado Juan Torres. Según algunos compañeros de Henry, Juan era uno de los profesores que daban una de las asignaturas más difíciles para obtener el título de científico, para fortuna de Henry no había tenido que padecerlo en la educación, pero tal vez supondría un nuevo reto el tenerlo como camarada siendo los únicos dos científicos de la compañía en estas nuevas tierras.

    El helicóptero avanzó por los mares de la región, se estaban aproximando a la primera isla que visitarían, la isla Akala. Según los habían informado habría una especie de campeón o como le dicen allí, Kahuna, de la isla que los recibiría y les daría su primer pokémon para poder iniciar la investigación. Juan y Henry habían pautado con los líderes de esta misión de exploración que uno de los dos se quedaría en el hotel en el que se hospedarían realizando la parte administrativa, estratégica y tecnológica de la investigación mientras que el otro saldría a explorar fuera comunicándose con el que se encontrase en el hotel. Magno, uno de los líderes, les había dicho que se les daría un determinado pokémon acorde a su función hasta que pudiesen capturar uno propio.
    Una vez pudieron divisar tierra, los dos científicos comenzaron a prepararse para el descenso, a partir de ese momento cada noche debían dar un reporte de la situación para ver si necesitaban dinero o provisiones, si no hacían ese reporte quedarían fuera y otros científicos los reemplazarían. El último trayecto del viaje había sido reinado por el silencio, este trabajo sería genial pero a su vez una gran carga estaba puesta sobre sus hombros. Debían adelantarse a los demás grupos de investigación si querían ser realmente reconocidos.
    Finalmente el helicóptero tocó el piso del helipuerto y pudieron bajar, se despidieron del piloto el cual no los trató muy amablemente y una vez que voltearon pudieron observar a una joven con una sonrisa en su rostro.

    ¡Hola! Mi nombre es Lulú y soy una capitana de Alola. —dijo dulcemente la chica. — Ustedes deben ser los científicos, ¿no?

    Era una joven un tanto alta con un largo cabello verde y recogido en algunas partes con flores, parecía rebosar alegría esta mujer, debían comprobar si era cierto.

    Yo soy Juan Torres y él es mi compañero Henry Seaworth. —dijo el mayor. —Un gusto conocerte.

    Henry no emitió palabra alguna ya que se había quedado asombrado con los paisajes que la naturaleza ofrecía a simple vista, desde la altura se podían ver muchos edificios pero a su vez habían zonas espectaculares, montañas, ¿termas?, y un bosque que llamaba mucho la atención.

    Oh, veo que te sorprendió mi querida Jungla Umbría. —dijo Lulú mientras se acercaba. — Suelo andar por ahí y realmente es muy placentero, la tranquilidad, los pokémon, la naturaleza, ahh…—dijo suspirando.

    Parece ser un lugar curioso, la fauna que puede habitar allí debe ser inreíble. —dijo Henry aún maravillado por las vistas.

    Efectivamente querido Henry, no te arrepentirás si algún día la visitas. En fin, ¿van a venir o no? —dijo animadamente mientras tomaba su cabeza con los brazos para estirarse. —Les espera un largo día en la isla, déjenme guiarles a su habitación.

    Reporte #0: "Aquí Henry Seaworth con el reporte pre-viaje, puede que nos espere una vida dura en Alola, puede que no, pero estoy muy expectante de lo que me encuentre allí, una cultura totalmente diferente y pokémon también muy diferentes. Por otro lado, espero cumplir con la misión secundaria de la líder Milie, llegaría al fin del misterio del Vulpix albino.
    Se me ha pedido por parte del jefe de la empresa que escriba estos reportes extras dando las situaciones desde mi punto de vista, espero poder realizar la tarea y poder quedarme como científico en Alola."

    *ANOTACIONES:
    1. La región de Alola aún no se conoce al 100% (6/9/16) así que inventaré los nombres de las localizaciones que aún sean desconocidas.
    2. Me encantaría que me dejaran opiniones acerca de los diálogos y las descripciones.
    3. Si alguna vez notan que dejo de narrar en tercera persona y paso a primera, discúlpenme de antemano, suelo tener estos errores y trataré de corregirlos.
    4. Planeo subir un capítulo semanalmente, tal vez me espere un poco más para el primero así ya tengo capítulos escritos con anterioridad.
    5. No describí en su totalidad a los personajes ya que los iré detallando según las diferentes situaciones que sucedan, de momento, sean libres de imaginarlos como gusten.


    ¡Saludos y espero que comenten el fic!
    Last edited by Cheshire; 06/09/2016, 19:35.

  • #2
    Saludos, después de mucho tiempo me paso a comentar un fic; a veces cuesta conseguir uno que recien comience y valga la pena comentar.

    En cuento a la parte técnica no tengo ninguna queja o sugerencia, a simple vista se encuentra muy bien escrito, la lectura resulta fluida y los diálogos están bien.

    Es bueno experimental con una región de la que muy poco se sabe pero se puede especular demasiado; me hizo recordar a "Legionarios", toda una aventura. No tiene pinta de ser un simple fic científico por lo que debe tener a trasfondo muchas aventuras y situaciones fuera de lo común para los personajes. A pesar de ser científicos ¿les darán un Pokémon? ya veremos que pasa con eso, por lo visto no tuvieron infancia, o si tuvieron pero les faltaron los juguetes a ese par.

    Debes tomar en cuenta que tan extenso lo vas a hacer para saber como vas a ir llevando cada capítulo.

    Me gusta eso de los informes, será una especie de resumen del capítulo. Bueno, eso es todo por ahora, te deseo mucho éxito con este proyecto.

    ¿What color do you want to be?
    ~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~• ~•~•~•~•~•~
    Mis Fics

    ~•~•~•~•~•Has Click en las Userbars•~•~•~•~•~

    Comment


    • #3
      Pues la idea es interesante, como te dijo el comentario anterior no hay ningun error a simple vista, la lectura me fue amena. No noté nada de que te pasabas a primera persona asi que bien supongo.

      En cuanto a la historia, me soprendio que sea un científico muy joven, pero si los niños salen a explorar el mundo a los diez sin supervición creo que es lógico al menos para el fic. En cuanto a lo estético, no seria mejor justificar el texto?? Le tengo una clase de horror a los textos sin justificar. Te dejo el como hacerlo por las si acaso.

      [*justify][/*justify] obvio, sin los asteriscos.

      Saludos!

      I am nobody, but nobody is perfect, therefore I am perfect.

      Comment


      • #4
        ¡Me encanto la idea de que le des tu toque personal a la desconocida Alola!

        Me gustó que hayas tomado la decisión de que el científico sea de Teselia/Unova ya que es una región olvidada ya que casi nadie la menciona pero me agradó mucho. Le podrías agregar un pokemon acero al personaje o al mismísimo Rotom el cual toma la forma de pokedex en la región, aunque también podrías darle un inicial al personaje para que estudié los Movimientos Z de un inicial, me encanto mucho espero que hagas más capítulos para leerlos ya que no tengo con que entrentenerme fiera del Foro

        Comment


        • #5
          La verdad me gustó mucho como le hiciste una intro a la región de Alola, por mi parte aunque aun sabemos poco, es bueno tener varias ideas y teorías, para tener aun mas expectativas, y apoyo la idea de braixx, de que les den un poke con cristal z para profundizar sobre los nuevos movimientos.

          Comment


          • #6
            Un fiction muy interesante, espero y conociéndote que metas cosas científicas sutilmente, le daria mucha autoridad racional a la hidtoria. Ese Henry será el próximo Darwin. Por cierto, 20 años y con canas? Esta hecho pelota ese pibe (?
            Lulú <3 Me gusta como vas introduciendo la región y espero ver el juego que le das a la "poca" información que tenemos por ahora. Buen detalle el de los reportes finales. Seguiré leyendo (:

            Gracias Eli <3

            Comment


            • #7
              Hola, me ha parecido una historia muy interesante y original el hecho de que el tema central sea la desconocida región de Alola. Es una forma distinta mediante la cual podemos ver posibles especulaciones y teorías que tenemos sobre los próximos juegos de Pokémon. Inclusive esas teorías podrían aparecer y los científicos suponerlas verdaderas, aunque acaben siendo falsas conforme se vaya revelando el resto de información en los dos meses y medio. En cuanto a la redacción, únicamente noté un error sobre el final del texto, donde escribiste "inreíble" en lugar de "increíble", sin embargo fue el único que encontré y tampoco noté errores que pudieran hacer perder el hilo de la historia. Por cierto, me ha parecido una buena idea el hecho de hacer los reportes de los científicos al final, es una forma interesante de recalcar y hacernos recordar lo más interesante de lo que acabamos de leer. Espero y continues así que quiero hacerme más ideas de lo que podríamos descubrir o no en la región de Alola. Saludos :)
              Academia Pokémon: Cronología / Inventario

              Odisea Pokémon: Índice & Datos

              Comment


              • #8
                Crónicas de un científico en Alola. [Capítulo I]

                Realmente agradezco a todos por haber leído el prólogo, sinceramente pensaba que tendría una o dos respuestas pero con un poco de spam en el shout pude hacer que más gente lo leyera.
                Les traigo el primer capítulo de este fanfic más las respuestas a sus comentarios.



                ~Capítulo I
                Lulú los llevó por todo el gran edificio, desde la azotea donde habían bajado el helicóptero hasta la planta baja donde se encontraban todos los demás huéspedes, todos los miraban de forma extraña pues nunca habían ingresado por la puerta y habían aparecido ahí sin más gracias a un transporte aéreo el cual no es muy usual para la gente en esta región ya que se viaja más que nada en barcos o ferrys. La habitación que les indicó luego era la 605, el pasillo era de un hotel común, aunque tenía detalles bastante dignos de admirar como un piso de madera pura aparentemente originaria del lugar más cuadros enmarcados al estilo isleño con pinturas de rituales con fuego, danzas extrañas y gente cantando alegremente.

                —Quiero disculparme ya que la Kahuna de esta isla no pudo presentarse, se está ocupando de otros asuntos. —dijo Lulú una vez llegamos a la puerta de la habitación. —Disfruten de su estadía y… ¡manos a la obra!

                Lulú sacó de su bolsillo dos pequeños relojes que parecían bastante simples, tenían un color verde y las agujas estaban representadas con espinas, como si fueran de una rosa.

                —Me olvidaba de un asunto, estos dos artefactos sirven para comunicarse dentro del radio de la isla, tienen mi contacto añadido ya por si necesitan llamarme para arreglar alguna expedición o algo del estilo, casi siempre estoy disponible. —dijo la joven son una sonrisa burlona. —Y recuerden, la Jungla Umbría es peligrosa, y yo la conozco como la palma de mi mano. Así que si necesitan una guía yo estaré para ayudarlos en lo que sea. Ahora sí los dejo acomodarse y me retiro. ¡Nos vemos luego!

                Luego de haber puesto cada cosa en su lugar y haber pasado un rato discutiendo sobre la división de las tareas, Henry y Juan se dieron cuenta de un inconveniente un tanto preocupante.

                —Emm, creo que Lulú se ha olvidado de algo. —dijo Henry al ver a un Starly de un entrenador por la ventana de la habitación. — ¡No tenemos ningún pokémon!
                —Sabía que nos pasaría algo así, siempre hay un error en estos viajes. —dijo el otro científico mientras se agarraba la cabeza decepcionado. —Debemos contactarla urgente, ¿cómo se usaba esto?

                Inmediatamente el científico más joven comenzó a investigar el reloj que llevaba puesto hace unos minutos, tocaba todos los botones que tenía en su superficie pero ninguno hacía nada. ¿Funcionaban realmente? Fue entonces que de casualidad apretó el vidrio del reloj y dos pequeñas “ramas” se extendieron de cada extremo haciendo como antenas.
                En el vidrio del reloj se proyectó una especie de menú el cual mostraba una sola opción “Contactos”, Henry apretó suavemente y el nombre de Lulú pasó a proyectarse. En cuestión de segundos ya había establecido una llamada.

                — ¿Hola? ¿Lulu? —dijo Henry preocupado. —Creo que… te has olvidado de algo.
                — ¡Oh sí! Sus pokémon. —dijo la capitana inocentemente. — Si quieren obtenerlos vengan al centro pokémon más cercano, allí los esperaré.

                La conversación se colgó y Henry le comentó a Juan lo sucedido, ambos tomaron sus libretas de anotaciones más un lápiz para anotar y algo raro sucedía durante el camino y les llamaba la atención como para anotarlo.
                Salieron del hotel y el sol resplandeciente de la región los cegó nuevamente, el hotel se veía demasiado hermoso desde fuera, parecía un palacio gigante el cual era de los colores blanco y azul, así de simple, sin embargo la estructura era tan inmensa que lo hacía ver una obra magnífica. Frente al hotel había una fuente con un Horsea como escultura, se ve que eran bastante comunes pues el agua abundaba en esa región y la fauna marina era impresionante.
                Bordearon aquella rotonda y se encontraron con lo que parecía ser la calle principal, al final de la calle parecía haber un puerto y en las cercanías un faro. Varios edificios que parecían ser casas se alzaban por toda la calle, finalmente un centro pokémon apareció en su rango de visión al lado de un terreno totalmente vacío.
                Los dos científicos se dirigieron al edificio que, en esta región, tenía un aspecto diferente que al de Teselia. Este centro pokémon tenía una especie de cúpula, y una arquitectura sencilla. Las puertas corredizas se abrieron y dentro pudimos observar cómo era. Si bien llevaba el color típico de los centro pokémon, unas pequeñas escaleras llevaban a un piso de arriba donde aparentemente se encontraba la tienda.
                La enfermera Joy, con un atuendo bastante tropical, se acercó hacia nosotros con tres pokéball en la mano. A su vez Lulú subió otras escaleras que conducían hacia un piso inferior, sin embargo no pudimos distinguir que había allí debajo.

                —Bien, ahora que estamos reunidos les informaré acerca de estos pokémon. —dijo Lulú indicándole a la enfermera para que los liberara de sus pokeball.
                De la primer pokeball salió una especie de mangosta, con una actitud ya un tanto agresiva pues con sus dientes filosos e intimidantes comenzó a olfatear todo a nuestro alrededor.
                —Este es Yungoos, un pokémon de tipo normal el cual tiene un carácter bastante protector. Le decimos el pokémon patrulla debido a su comportamiento.

                De la segunda pokeball surgió una cosa esférica con un color metálico que llama mucho la atención, parecía ser una especie de bola con pequeños relieves triangulares de varios colores. Juan se acercó para observarlo mejor y repentinamente la bola saltó haciendo que surjan pequeñas extremidades como un par de patas, brazos y orejas. Los triángulos se levantaron representando que estaba en “defensa”, y nos miraba de una forma un poco agresiva.

                —Les presento a Togedemaru, es un pokémon tipo acero/eléctrico. Los Togedemaru suelen ser amigables pero este en específico se toma todo con un poco de violencia, aquí los conocemos como el pokémon bolita ya que puede hacerse una bola para defenderse o atacar. —continuó Lulú.

                De la tercer pokéball se presentó un pokémon bastante lindo pues parecía un perro pero con una especie de collar de rocas, apenas vio a los científicos alzó las orejas poniéndose en guardia ante los intrusos.

                —Él es Rockruff, un pokémon tipo roca puro el cual es bastante leal a su entrenador. A pesar de parecer frágil es demasiado poderoso y le solemos llamar el pokémon perrito. —terminó diciendo Lulú. — ¿A que no es adorable? En fin, ¿a cuál escogerán?

                Juan y Henry se miraron mutuamente, cada uno ya sabía cuál sería su acompañante, Juan por un lado se puso un guante de goma de forma sigilosa, y Henry se acercó de forma lenta a Rockruff. Acto seguido Juan se abalanzó contra el Togedemaru y este comenzó a largar descargas eléctricas para todos lados, sin embargo no afectaron al científico ya que lo estaba sosteniendo con el guante de goma.
                En un principio el pokémon bolita se resistió, pero luego pareció darse cuenta que tal vez Juan podría ser el indicado para ser su entrenador. Henry continuaba acercándose al pokémon tipo roca, este comenzó a gruñirle hasta que cedió y se dejó acariciar por el entrenador.

                —Bueno, creo que el pobre Yungoos deberá quedarse por un tiempo más aquí. —dijo la enfermera Joy mientras guardaba en la pokeball al pokémon restante y le entregaba a Henry y a Juan sus respectivas pokéball. —Estos pokémon fueron rescatados de un incendio que ocurrió recientemente, aún no se sabe la causa, tal vez si buscan o hablan con los nativos de aquí les podrían decir algo.
                —Si es algo relacionado con algún pokémon podría servirnos, creo que es hora de comenzar nuestro trabajo. —dijo Juan. —Ahora que tenemos nuestros propios pokémon podremos realizar lo que venimos a hacer.

                Los dos científicos se retiraron del centro despidiéndose de Lulú y la enfermera Joy, una vez volvieron al hotel llegó el momento de separarse, cada uno debía cumplir un rol en este trabajo de equipo.
                Henry por un lado se encargaría del trabajo de campo, él y su Rockruff podrían servir para explorar los diferentes ecosistemas de la región de Alola, mientras que Juan junto con Togedemaru conseguía ampliar su tecnología de comunicación.

                —A partir de aquí nos separamos Henry, si necesitas algo llámame por los dispositivos que Lulú nos dio, te he agendado por cualquier urgencia que pasé. —dijo Juan mientras despedía a Henry en la puerta.

                Una vez ya habiendo salido del hotel, el joven científico se encontró con una problemática: ¿Qué había causado el incendio de aquel bosque? Primero debía aprender un poco la zona en la que se encontraba, luego podría ir a investigar. Por la larga calle transitaba mucha gente con pokémon de diferentes regiones, había muchos Meowth, Sentret, Murkrows, Bidoof y demás especies de pokémon extrañas para el lugar. Era notoria la gran cantidad de turistas presentes.
                Henry se acercó a un puesto bastante humilde, en el que vendían diferentes tipos de comida local, aparentemente la gastronomía de Alola no dejaba mucho que desear pues era bastante exótica y abundante en frutas.

                —Hola… ¿Qué tal? Mi nombre es Henry y ando un poco perdido por la zona. —dijo el muchacho que sorprendió a la vendedora la cual estaba algo aburrida.
                Aquella vendedora tenía un pelo muy ondulado y una mezcla del color oro y naranja que llamaba mucho la atención, aquel puesto era de pescados ya que así lo representaba con un banderín, ¿serían ricos los pescados en Alola? Probablemente sí.
                — ¡Hola! Yo soy Mary, dueña de este local. —dijo la señora alegremente. — ¿Necesitas ayuda? Pues, esta calle es conocida como “Calle Mercader” ya que hay un montón de puestos como este a lo largo y ancho del largo camino, a su vez esto se extendió a toda esta mínima ciudad, y todo se conoce por Mercader. Hotel Mercader, Centro Pokémon Mercader, Tienda Mercader, etc… El puerto Mercader es también muy conocido.
                —Y…dime, ¿has escuchado acerca del incendio de un bosque cercano? —preguntó Henry tratando de quitarle algo de información.
                — ¡Oh! ¡Por supuesto que sí! —reaccionó la mujer exaltada, parecía haberle impresionado la noticia. —Ocurrió en el Bosque Eclipse, es un bosque sagrado para muchos ya que hay un estanque construido hace muchos años. Este estanque es especial porque cada vez que hay un eclipse solar aparece un pokémon muy extraño. Desafortunadamente hace rato que no hay un eclipse y nadie ha podido corroborar la existencia de este mito. Sin embargo ten cuidado cuando hablas de ese lugar, algunos dicen que también está maldito. Se dice que…—mientras que Mary continuaba con sus historias Henry no pudo evitar notar algo extraño en ella, un pendiente con forma de… ¿calavera? ¿Qué significaba eso? Debía indagar más en el tema, y ella no parecía estar haciendo más que confundirlo con mitos urbanos de la pequeña ciudad de Mercader.
                —Volviendo a lo anterior—dijo Henry interrumpiendo la historia de cuando un Spritzee enojado con un peluquero se metió en su local y segregó un repugnante olor que alejó a los clientes por un mes. — ¿Hay algún testigo de esto? ¿Ha sido obra de un pokémon? —dijo el científico, parecía ya un detective, pero quería llegar al fondo de esto. El fuego podía asociarse con Vulpix, el pokémon extraño que estaba buscando secretamente.
                —Bueno…se rumorea que ha sido un pokémon extraño, que no se ve usualmente por estos lares. Algunos dicen que proviene de los Volcanes Magmo, unas montañas en constante erupción que se encuentran en esta isla. —dijo Mary con un tono misterioso. —Si quieres puedes ir a echar un vistazo, nunca he estado ahí, pero dicen que debes tener cuidado luego del incendio, a lo mejor el pokémon sigue merodeando por allí.
                —En fin, gracias por la colaboración, veo que el Bosque Eclipse está cerca, no perderé tiempo e iré allí. —dijo para dejarla tranquila, algo le inquietaba de esa mujer.

                Henry se dirigió a una pequeña colina la cual llevaba a la entrada del bosque, una nueva aventura le esperaba, debía averiguar qué pasaba con ese pokémon y por qué había dañado esa zona, por otro lado le envió un mensaje a su compañero Juan, debía mantener preparados los refuerzos por si pasaba algo. El mensaje decía textualmente:

                <<ESTATE ATENTO. POSIBLE AMENAZA EN EL BOSQUE>>

                Debía ser claro y conciso, aún no sabía manejar aquel artefacto y hasta que no dieran un informe a la compañía de la situación actual no obtendrían refuerzos algunos.
                Plantado al comienzo del camino se quedó Henry, debía adentrarse en las profundidades del Bosque Eclipse y llegar a aquel santuario tan extraño.


                *ANOTACIONES:
                1.El chico de la imagen en el post principal no es el protagonista, es un artwork al azar que use para que se viese lindo.
                2. ¿Cuál evolución para Rockruff les gustaría más?
                3. Me encantaría, otra vez, si pudieran observar algún que otro error.

                Respuestas a posts: 

                -~Yorman: Gracias por el cumplido de los informes, es algo que si bien no va a estar en todos los capítulos, voy a tratar de que aparezcan en varias ocasiones. Tal vez un día entero lleve dos o tres capítulos, la extensión media que usaré es de 2.000 a 3.000 palabras por lo que veo que me alcanza bastante bien. ¡Espero que sigas leyendo!

                -PyriteWolf: He tratado de justificarlo pero no sé por qué no funciona el comando, probé poniéndolo con y sin mayúsculas pero no tuve éxito :( Esperaré a que leas este cap a ver si me dices cómo arreglarlo. ¡Saludos!

                -Braixx: Pues, de momento el fic irá más que nada enfocado a la investigación de las formas de Alola, pero hay MUCHOS más misterios que descubrir, por lo cual mediante avance podría tener otros enfoques. Y si lees este capítulo, tu predicción se medio cumplió (?)

                -Thiago0721: Si bien sabemos poco e iré incluyendo más cosas mediante avancen los meses y llegue el juego, podría incluir alguna teoría que lea por aquí. No sé, lo descubrirás si sigues leyendo...

                -Matthew Crown: El próximo Darwin si es que no se le adelantan antes, el mundo de los laboratorios/organizaciones en Pokémon es bastante competitivo, y ahora más que la Fundación AEther entra en escena.

                -RafaSebas: ¡Gracias! Estoy tratando de descargar todo mi hype por la nueva región mediante este FanFic, puede que me vaya por las ramas en los capítulos, pero espero que te guste.


                Repito nuevamente, ¡gracias por leer! Y espero que nuevos lectores se unan y se adentren en esta historia.

                [MENTION=25690]~Yorman[/MENTION] [MENTION=64579]PyriteWolf[/MENTION] [MENTION=63617]Braixx[/MENTION] [MENTION=66832]Thiago0721[/MENTION] [MENTION=21380]Matthew Crown[/MENTION] [MENTION=63500]RafaSebas[/MENTION]

                Comment


                • #9
                  ¡Primero! (?)
                  Bueno, segundo capítulo. No sé si me pareció corto o es que la lectura fue tan fluida que así me pareció. Bueno, lo que tanto te preocupa: no noté errores, por lo menos no visibles.

                  Me gustó que se mezclaran los Pokémon de varias generaciones a pesar de ser una región "nueva" haciendo que sea mas diversa la fauna del lugar.

                  Puntos extras por no escoger a los starters; lo que haría otra persona. Eso le dará un giro interesante a la trama; aunque todavía me pregunto que hacen unos científicos necesitando Pokémon, pero bueno.

                  No tengo mucho que decir porque todo queda en suspenso hasta el próximo capítulo; pero ya se nota que los malos andan haciendo de las suyas, no les espera nada bueno a ese par, no tardarán mucho en meterse en problemas.

                  En cuento a Rockruff me gustaría que evolucionara a su forma medianoche; me parece una forma interesante.

                  Bueno, nos veremos en el próximo capítulo.

                  ¿What color do you want to be?
                  ~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~• ~•~•~•~•~•~
                  Mis Fics

                  ~•~•~•~•~•Has Click en las Userbars•~•~•~•~•~

                  Comment


                  • #10
                    Uhm... se me hace raro que no te sirva el comando para justificar. No importa si es en mayuscula o minuscula, a mí me funciona de todos modos. Yo justifico mis post de esta forma: (sin asteriscos)
                    Código:
                    [justify*]Texto Aquí[*/justify]
                    Texto de ejemplo: 
                    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Pellentesque at luctus felis, ac dapibus quam. Donec quis mi in sem pulvinar feugiat id sit amet tortor. Integer congue urna in porta ullamcorper. Curabitur malesuada, diam vel ultricies interdum, ipsum lectus laoreet felis, posuere tempor enim massa id nibh. Maecenas aliquam dignissim odio vitae dignissim. Integer posuere pharetra turpis malesuada commodo. Interdum et malesuada fames ac ante ipsum primis in faucibus. Duis ullamcorper venenatis erat ut porttitor. Nam id imperdiet leo. Aliquam erat volutpat. Praesent orci tellus, molestie ut massa nec, aliquam placerat urna. Morbi arcu quam, auctor id facilisis in, commodo nec lectus. Sed non semper magna, eget aliquet odio. In convallis suscipit est, at tristique nisi varius in. Proin sit amet orci sit amet ligula luctus consectetur sed nec arcu. Proin et tempor lacus.


                    Yo veo el texto justificado, si no te funciona puedes consultarlo con Smile a ver que te dice, tal vez sea un problema con tu ordenador o navegador, yo que sé(?

                    Well pasando al fic.
                    Parte Tecnica:
                    Esta vez si noté que pasaste de primera a tercera y de nuevo a primera persona, todo en un solo párrafo. Aunque es una insignificancia porque igual se entendió. Aparte de eso, lo demás esta bien, fue una lectura muy amena.

                    Ahora te comento sobre historia en sí.
                    Pobre Yungoos, nadie lo quiere XD. Me agradó que pusieras a togedemaru, casi se me olvida que es de los pocos pokemones oriundos de alola que de verdad me gustan. Quien sera el culpable del incendio? Quien sera ese extraño pokemon de los eclipses? Esa chica pertenecera al team skull? Es mejor tomar red bull en vez de café? Cuantas preguntas preguntas, pocas respuestas.
                    Sobre tu consulta de la evolución de Rockruff, me gusta mas la forma de media noche porque soy de la tribu luna porque se ve kool(?

                    Sigue así, tienes un lector fiel en mí (hablo enserio, te obligare a continuar si es necesario.*Habla de forma psicótica* Ok no)

                    ¡Saludos!
                    Last edited by PyriteWolf; 13/09/2016, 20:03.

                    I am nobody, but nobody is perfect, therefore I am perfect.

                    Comment


                    • #11
                      Lo publicaste el 12 de septiembre y hoy es que lo leí, me gustó mucho la parte donde Yungoos queda en el olvido, pensé que serían los iniciales pero fue una gran idea tomar Pokemon comunes d ela región me recordó a Pokemon Ranger Sombras de Almia donde tus opciones son Pachirisu, Starly y Munchlax. La Fundación AEther es obvio que aparecerá muy pronto y ellos te ayudarán o ellos evitarán que sigas con tus estudios y sobre eso también estudiaras a los Ultrentes?

                      Yo creo que el incendio será causa de Marowark Alola y el será tu primer Pokémon forma Alola por descubrir, si la chica es del team Skull pienso que cuando los spoiler den más información sobre lo que hacen ellos tu le darás un papel importante a el Team Skull, sobre el Pokémon elipse será Lunatone o otro Pokémon?

                      Me encantó el primer capítulo aunque me costó leerlo ya que mi perro no dejaba de ladrar como loco.

                      Sobre la evolución de Rockruff por favor que sea la media noche, esa es mi favorita porque la otra me se me hace muy simple o un lobo real.

                      ¡Gracias por escuchar mi propuesta!

                      Comment


                      • #12
                        Hola Cheshire mucho gusto, el título de tu fiction me atrapó pues es osado de tu parte comenzar a escribir una historia en una región que apenas y se está dando a conocer para los fanáticos del mundo Pokémon, me parece muy interesante el contexto que le das y al ser una temática nueva tienes mucho de dónde hilar! :). Te daré un par de consejos a manera de corrección que en mi humilde opinión, y no es que yo sea escritor o algo así, deberías arreglarle al texto y la narrativa para complementar y mejorar tu historia.

                        En el prólogo todo está muy bien en cuanto a ortografía y gramática a excepción de una -c- que te hizo falta en la palabra increíble cuando Henry le da su opinión de la vista a Lulú. Hubiera sido bueno que aclararas que los científicos dejaron atrás sus pokémon de Teselia por alguna especie de condición que les impusieron sus jefes (los que los mandaron a la misión de exploración) o porque decidieron hacerlo así de manera personal, para explicar que dos adultos no tuviesen pokémon, no crees?, digo como para hacerlo más creíble ya que los científicos en este mundo siempre están investigando y haciendo experimentos y es extraño que ninguno tenga pokémon, no sé es mi opinión. También debiste darle un poco más de desarrollo al tema del reporte diario que deben dar para que no los despidan; te cito: "Una vez pudieron divisar tierra, los dos científicos comenzaron a prepararse para el descenso, a partir de ese momento cada noche debían dar un reporte de la situación para ver si necesitaban dinero o provisiones, si no hacían ese reporte quedarían fuera y otros científicos los reemplazarían." Esto es crucial para tu historia no? si por alguna razón a nuestros amigos se les olvida o no pueden hacer su reporte se terminará su aventura en Alola, el reporte debería ser más para mantener informados a sus jefes acerca de sus avances en la investigación o de datos súper importantes o curiosos que se encuentren, piensa como si tú les estuvieras pagando a ellos para hacer el trabajo y piensa en qué te molestaría tanto que dejaran de informarte como para despedirlos, lo digo porque informar si les hace falta dinero o provisiones no amerita un reporte diario más aún si la empresa GNA es tan prestigiosa y cada vez toma más relevancia en el mundo que estás creando, debieron darles un montón de dinero para que no vean su trabajo entorpecido. Es mi opinión ya que trato de meterme en la historia que narras pero ese tipo de detalles me descontextualizan. El detalle del Reporte#0 al finál del prólogo me pareció genial! supongo que vendrán más cierto? :).


                        En el primer cap si encontré varios errores, seguro se me pasen un par sería bueno que los revisaras. Te cito: "
                        Lulú los llevó por todo el gran edificio, desde la azotea donde habían bajado el helicóptero hasta la planta baja donde se encontraban todos los demás huéspedes, todos los miraban de forma extraña pues nunca habían ingresado por la puerta y habían aparecido ahí sin más gracias a un transporte aéreo.." bastaba con decir que los llevaron "desde la azotea hasta la planta baja", para no repetir tanto las palabras "bajar y donde", o algo como "desde el helipuerto hasta la planta baja" que sé yo. Pasa lo mismo con la palabra "todos" podrías eliminar la primera: "donde se encontraban los demás huéspedes, todos los miraban de forma extraña..." o mejor aún "donde se encontraban algunos huéspedes, todos los miraban de forma extraña..." lo digo porque luego narras que el hotel es una basta estructura, asumimos que es grande cierto?, y cuesta creer que en un hotel tan grande que seguramente hospede a muchos absolutamente tooodos se encuentren reunidos en el lobby o planta baja, ahora si realmente esto es lo que buscabas hubieras dicho que la administración del hotel los citó allí a manera de bienvenida para los científicos o algo así no? lo siento si me voy por las ramas es que en verdad me parece que la idea es un diamante en bruto pero insisto hay detalles que me sacan de la historia. Te cito nuevamente: "La habitación que les indicó luego era la 605" creo que tratabas de decir que se les asignó esta habitación no?, o al menos eso entendí pero no queda muy claro; algo como "Luego ella" o "Luego Lulú les indicó que su habitación sería la número 605" queda un poco mejor no crees?. Prosigo: "Lulú sacó de su bolsillo dos pequeños relojes que parecían bastante simples, tenían un color verde y las agujas estaban representadas con espinas, como si fueran de una rosa." y posterior a esto narras muy bien dos artefactos de alta tecnología, no eran tan simples como parecián verdad? hubieras empezado por ahí por decir entonces que a "primera vista parecián bastante simples" porque en mi humilde opinión luego te contradices, lo leí y ya me imaginaba yo dos relojuchos de mercado de pulgas y resultaron ser mucho más que eso. "— ¿Hola? ¿Lulu? —dijo Henry preocupado. —Creo que… te has olvidado de algo.— ¡Oh sí! Sus pokémon. —dijo la capitana inocentemente. — Si quieren obtenerlos vengan al centro pokémon más cercano, allí los esperaré." Me parece que la olvidadiza Lulú se acordó muy fácilmente de su error, te faltó un poco de personificación ahí, la hubieras puesto a pensar un poco: "De veras?... este hmmm.. pues nada que yo recuerde... ¡Oh sí!, sus pokémon!" con eso basta para hacer reír a tus lectores e imaginarse a la atolondrada Lulú apenada con nuestros científicos protagonistas; y eso de que para ellos es un lugar completamente nuevo debío darles un poco más de indicaciones de dónde hallar el centro pokémon no?, o decirles que no sería difícil de hallar. Y lo mismo pasa con el encuentro con Mary, de repente Henry sabe perfectamente dónde se encuentra el Bosque Eclipse sin más ni más, no se lo preguntó a la chica (o al menos no nos lo cuentas) ni narras de que se percató por sí mismo de su ubicación luego de mirar a un lado y otro o algo así. A lo mejor soy muy estricto en este detalle no lo sé. Eso de que se topan una fuente de Horsea al salir de su hotel, estás seguro de que en Alola habrán tantos horsea como para hacerles una fuente?, hubieras puesto que se toparon la estatua de un pokémon ajeno a esta región pero muy vistoso y admirado por los lugareños y dejarnos ver que se trataba de un horsea, o hacer una placa que hiciera honores a un horsea de algún entrenador emblemático o algo así no sé; o pasar a decir que había una fuente con un pokémon misterioso y darle más suspenso a la historia, la verdad es que ni me acuerdo si en Teselia hay Horsea, me parece que no así que para nuestros científicos tampoco debía tratarse de un pokémon conocido, a menos que lo hubiesen estudiado en su carrera.

                        Por lo demás me parece una gran historia y un buen reto el que te has impuesto, trata de no narrar en primera persona como en el encuentro de los chicos en el centro pokémon, yo sé que si le echas un par de leídas al texto seguro encuentras estos detalles que a veces son muy importantes me parece a mi, y seguro también que hasta le das mejores cambios a la narrativa de los que yo te he recomendado. Insisto en que el proyecto está genial y te admiro por atreverte a escribir con tan pocos datos, seguro que la aparición de los videojuegos así como del ánime te darán un montón de ideas para seguir desarrollando la historia no?. Quedo atento al siguiente capítulo a ver qué pasa con nuestro detective/científico Henry y su misión secreta!, y espero que para nada te tomes a mal mis críticas, son constructivas como dije y la idea es poder disfrutar de tu historia, saludos!.

                        -Ríndanse ahora o prepárense para luchar, ahí madre!-


                        Comment


                        • #13
                          ¡Valeee! Te dije Ches que iba a comentar pero esperaba a tribus (perdón)

                          Bueno, primero... ¡Mis ojos! Rayos debería ser ilegal poner de tamaño de fuente 1 el texto, es muy difícil leerlo, en libros por que son libros pero deslumbra con el blanco tratar de leer algo tan pequeño, no deberías hacer que el lector haga zoom o se acerque a la pantalla, eso está mal.

                          Es interesante el inicio, pero como que le falta el boom de como ver la región Alola que es lo que nos interesa, está bien sobretodo para agarrar el hype pero no sé le falta una pequeña chispa, sin embargo es disfrutable.

                          Ya yendo con el primer capítulo la típica introducción, lo usual, aunque me parece innecesario alargar que tenian que ir por un Pokémon al Centro Pokémon sin embargo le da algo de "vida" a los personajes, nos seguimos con un inicio normalín pero con los nuevos Pokémon!

                          Eso sí, me hizo ver una falta... de "profesionalidad" en el capítulo pero no sé los profesores del anime no son nada profesionales... hmmm de cualquier forma espero el próximo capítulo Ches!


                          ________________________________________________

                          Lee mi Fanfic: Pokémon Shi Daos


                          Comment


                          • #14
                            Acabo de descubir este post y me ha gustado bastante la verdad

                            Comment


                            • #15
                              Crónicas de un científico en Alola. [Capítulo II]

                              ¡Ja! Pensaron que no lo continuaría, pero acá está, el segundo capítulo que si bien ya lleva como un mes escrito, simplemente no he tenido ganas de publicarlo. Hoy ha llegado el día para continuar esta historia a la cual se le ha sumado un montón de información nueva de Alola.
                              Releeré luego el comentario de Dan20 ya que es muy interesante para corregir algunas cosas, puede que en este capítulo haya errores bastante parecidos pues lo escribí seguido y no lo he revisado nuevamente.
                              Me ahorro las respuestas a sus posts en este capítulo y agradezco que lo hayan leído y comentado.

                              ~Capítulo II

                              Henry avanzó por el pequeño camino en dirección a la entrada del bosque. Por cada paso que daba el color verde aumentaba, ya sea en cuanto a hojas o a árboles o arbustos. Según había entendido este bosque en específico no era uno de los más grandes, sin embargo sí que tenía un peso religioso bastante importante. El real reto de la isla era la Jungla Umbría, pero ir allí en esas condiciones podría considerarse hasta suicidio, no se sabe qué puede encontrar un allí.
                              La entrada al bosque estaba representada por un gran arco del estilo japonés del color rojo y negro ¿Qué había pasado por allí? ¿Tan importante era aquél lugar para que se tratar de aquella manera? No obstante los daños producidos por el incendio aún se notaban, ramas quemadas, pedazos de tierras ya infértiles por el momento. Eran varios los vestigios de aquella tragedia que había tomado lugar hace unos pocos días, sin embargo la naturaleza había tenido una capacidad de recuperación más que excelente, dentro de todo lo malo que había pasado, se había demostrado que podía mantenerse bien sin la ayuda humana.
                              Esto no podía significar más que la presencia de un pokémon asociado con la naturaleza, ¿habría un pokémon guardián protegiendo el estanque y esperando la llegada de aquel pokémon mítico una vez más?
                              Henry atravesó aquel arco y toda la atmósfera se transformó, aquél lugar pacífico ahora no era más que un sombrío y tenebroso terreno con árboles muertos y un sendero lleno de huesos. Aquello había inquietado demasiado a Henry, el cual avanzaba temerosamente por el bosque. Una vez llegó al final del sendero pudo observar aquel estanque, parecía completamente limpio.
                              Era un estanque demasiado blanco de mármol lleno de un agua cristalina y pura. En medio de aquel contenedor de agua una flama media azul y media morada hizo presencia. ¿Qué era eso?

                              — ¿Hola? —atinó a decir Henry totalmente espantado.

                              Como única respuesta obtuvo algo más agresivo, los árboles que rodeaban el estanque habían estallado en llamas también azules, el ambiente se volvió aún más hostil. Rockruff sintió el peligro de su entrenador y voluntariamente salió de la pokéball para ver a lo que se enfrentarían.
                              De la nada, una especie de lanza cayó al lado de Henry, luego otra más y otra más, ninguna acertaba pero sí quedaban clavadas en la tierra mientras desprendían llamas de varios colores, parecían algo como… ¿Huesos? Era extraño.

                              — ¡Hey! ¡Quien seas, deja de hacer eso! —dijo Henry hablando al vacío.

                              Nuevamente recibió de vuelta algo bastante agresivo, esta vez las llamas de las copas de los árboles se extendían hacia Rockruff atacándole, el calor de la situación era extremo.

                              — ¡Basta! —exclamó Henry.

                              Esta vez sí que hubo una respuesta, y como las dos veces anteriores, no fue para nada amigable.

                              —Te metiste en territorio equivocado, paga las consecuencias. —dijo una voz sombría.

                              La llama que se encontraba en medio del estanque comenzó a tomar forma, primero un cráneo, luego un hueso grande a su lado y finalmente la forma de un pokémon conocido… ¿¡Marowak?! ¡Pero si ese era un pokémon de Kanto!
                              De aquel espectro de fuego se impulsó y materializó el pokémon en cuestión, un Marowak, pero no uno como el usual, este tenía ciertas…diferencias. Primero que nada tenía un cuerpo de un tono de color diferente, pasó a ser morado o algo por el estilo. Segundo que ahora el hueso que sostenía, ¡estaba prendido fuego en los extremos! Algo nunca antes visto.

                              — ¿Qué eres? O mejor dicho, ¿quién eres? —preguntó Henry totalmente asustado.
                              —Pues, creo que ya me conoces. — la voz cambió totalmente. Pasó de aquel eco temeroso y resonante a una dulce voz que Henry podía reconocer… ¿¡Mary?! ¿Podía ser la señora que había conocido en la calle Mercader? —O tal vez no. —en ese momento el sonido cambió y ahora era mucho más grave.
                              — ¿¡Eh?! ¿¡Por qué me atacas?! —exigió saber Henry, su cara palideció al ver a aquel ¿pokémon? Presentarse. A decir verdad, sus ojos marrones resaltaban bastante con la palidez de aquel momento.

                              Aquel ser no emitió respuesta y se limitó a avanzar un poco, era un Marowak como tal. Acto seguido el Marowak comenzó a realizar movimientos extraños con el hueso que portaba, parecía realizar una danza inusual. Se movía de un lado a otro y mediante avanzaba con sus bailes las llamas de los árboles parecían ser absorbidas por algo que las atraía hacia Marowak.
                              Una vez todas las llamas rodearon al pokémon, comenzaron a dispararse en forma de proyectil contra Henry. La euforia del momento lo dejó paralizado, era demasiada información para procesar, una nueva clase de pokémon, llamas violetas y un Marowak más que extraño. Habían llegado hace unas horas a la región y ya los misterios habían aparecido sin casi buscarlos.
                              El único que reaccionó fue su nuevo pokémon, Rockruff, que si bien se encontraba herido por las llamas que antes lo habían alcanzado, esta vez había logrado saltar a tiempo. Se interpuso en el espacio que había entre Henry y las llamas extrañas de Marowak para recibir el golpe.
                              A pesar de ser tipo roca, dándole una ventaja de tipos, lo poco que consiguió fue quemarse gravemente. Había interceptado una gran cantidad de llamas y las que quedaban habían sido esquivadas por Henry.

                              — ¡No! —gritó el científico. — ¡Rockruff! No puede ser, aún ni le he puesto un mote y ya es debilitado de esa manera. —dijo mientras se acercaba rápidamente al pokémon, sabría que no le pasaría nada pues la muerte en los pokémon no era muy habitual.

                              Sin embargo, a diferencia de otros pokémon Rockruff no hizo movimiento alguno. Su cuerpo yacía en el piso, totalmente quemado por aquellos fuegos extraños. En un principio Henry pensó que sería una broma, pero algo comprobaba que no lo era. El pokémon no reaccionaba, su entrenador desesperadamente lo tocó con el fin de reanimarlo, sin éxito alguno.

                              — ¿Eh? ¿Qué le ha pasado? —dijo Henry, era la primera vez que presenciaba una muerte en el mundo, en su infancia había sido bastante sobreprotegido por sus padres y si bien conocía el concepto de muerte, nunca lo había experimentado de esa manera.

                              La cabeza de Henry estaba demasiada alborotada en ese momento, la rapidez de los hechos le habían impactado de una forma bastante chocante. Nuevamente, observó el cuerpo inerte del pokémon y dirigió su mirada al Marowak. El clima era bastante tenso, los fuegos morados danzaban alrededor del pokémon apilahueso.

                              —No puedes proteger ni a un pequeño pokémon como ese, y buscas enfrentarte a los mayores horrores de Alola. —dijo el Marowak. —Creo que es tu momento fi…—de un momento al otro fue interrumpido.

                              La expresión del pokémon había cambiado completamente. De una mirada desafiante ahora hacía expresiones de dolor, como si algo le hubiese golpeado, sin embargo solo Rockruff, Marowak y Henry estaban en aquel santuario. No había nadie más.
                              Repentinamente todo comenzó a alterarse con mucha velocidad, los árboles comenzaron a florecer, la niebla desapareció y la luz del sol cegó los ojos de Henry, este último quedó inconsciente por unos minutos.
                              La verdadera situación se daba en el real Bosque Eclipse. Lulú presentaba batalla contra un hombre extraño, ambos combatían con sus pokémon mientras que los cuerpos-que se encontraban en un sueño profundo- de Henry y Rockruff se mantenían alejados de la pelea.

                              — ¡Lurantis, carga tu cuchilla solar! —gritó la capitana mientras observaba y analizaba la situación.

                              El pokémon de Lulú era una especie de mantis religiosa pero con colores mucho más vivos de lo usual, combinados con un rosa y un blanco que aparentaban una vestimenta. Por el otro lado, el mismo Marowak que atacó a Henry se encontraba en posición de batalla, a su lado un hombre joven con una vestimenta de bandido y criminal le daba órdenes al pokémon rival.
                              Lurantis alzó una de las dos grandes cuchillas que tenía y comenzó a cargarla con energía solar. El sol ese día era bastante por lo cual no necesitó recargar mucho tiempo aquél ataque. Tomando impulso corrió hasta donde se encontraba Marowak y le golpeó con la energía acumulada en su extremidad. Marowak salió disparado y chocó contra uno de los árboles que rodeaban el estanque, sin embargo se reincorporó y volvió a la pelea utilizando el mismo ataque de las llamas azules o moradas con las que había atacado al científico anteriormente. A diferencia de Henry, Lurantis había podido esquivar todo con mucha facilidad.

                              — ¡Usa hoja afilada! —ordenó la entrenadora. —No dejaré que vuelvas a atacar este bosque.
                              —Ya lo veremos, mi renovado Marowak procedente de los Volcanes Magmo y yo te destrozaremos. —dijo el rival.
                              —Sí claro, como si pudieses contra un capitán.
                              —Te diré una sola cosa: si fueras una buena capitana estarías en tu isla. ¿Qué haces por aquí? —preguntó el joven.
                              —No es algo que te interese. —respondió Lulú. —Lurantis, ataca de una vez.

                              El pokémon cubrió una de sus cuchillas con hojas puntiagudas y bastante filosas, nuevamente se acercó al Marowak y lo atacó sin piedad. Esperando a que se recupere el rival, volvió con su entrenadora.

                              —Ahora, ya sabes cómo finalizar con este estilo de pokémon. Si no los debilitas con ataques utiliza tu entorno, Lurantis. —dijo Lulú.

                              El pokémon filo flor se acercó al Marowak que se estaba levantando luego de ser abatido por el golpe, lo agarró delicadamente y lo lanzó con fuerza al estanque. Allí el Marowak sin fuerzas cedió y se sujetó al hueso que llevaba consigo para poder flotar. El hueso se había apagado y aparentemente también su espíritu de batalla.

                              —Maldito pokémon, tendré que hacer mejoras. —dijo el malhechor mientras lo guardaba en su pokeball. — ¡Ya verás tú, cuando el Team Skull y yo, Wally, los derroquemos a todos! —gritó mientras se retiraba entre los grandes árboles.
                              —Discúlpenme, queridos dioses de Alola. —dijo Lulú mientras se acercaba a Henry, lo que había hecho probablemente se podría considerar como irrespetuoso.

                              Hasta que Henry se recuperó pasó un buen rato, y Lulú se sentó a observar junto con su pokémon la belleza del lugar. El bosque tenía propiedades curativas y aumentaba la potencia de los movimientos tipo planta, asimismo el propio lugar podía curarse. El Marowak enemigo había causado daños y fracturas en los troncos de los árboles donde había chocado, sin embargo estos ya estaban recuperados en su totalidad.
                              Lulú y Lurantis acostaron de forma apropiada a Henry y Rockruff, Lurantis aplicó algunos movimientos curativos para que sanaran con más velocidad y así fue. Henry se levantó a la hora aproximadamente.

                              — ¿¡Rockruff?! ¡¿Dónde estás?! —exclamó mientras se levantaba violentamente y observaba alrededor, todo parecía tranquilo. Al menos hasta que vio a Lulú y su pokémon.

                              En un principio se impresionó al ver al Lurantis de Lulú, era un poco más alto que la media y se podía considerar “gigante” midiendo un metro y medio. A su vez se tranquilizó al ver que su pokémon estaba al lado descansando tranquilo y que no había muerto realmente.

                              —Lo que te ha pasado es lo siguiente: Ya son muchos los casos en los que las personas vienen a rezar a este estanque y desaparecen. Nadie sabía qué ocurría hasta hace unos días cuando un joven con un Gligar vino a orar pidiendo por problemas personales que sufría. ¿Sabes por qué ocurrió el incendio? —preguntó Lulú mientras explicaba.
                              —No realmente, pero sí estoy seguro de que se relaciona con esto. —dijo Henry.
                              —Bueno, este extraño Marowak tiene los tipo fantasma y fuego, es otro misterio el cómo los adquirió y cómo cambió su apariencia. Ten en cuenta que esta es información confidencial del Consejo de Alola y debe ser mantenida en secreto. Lamentablemente me veo obligada a informarte de la situación, sin embargo por favor no le digas nada a tu compañero. —continuó Lulú. —Lo que este pokémon hacía era emitir un gas especial proveniente del interior de su hueso el cual adormecía a aquel que ingresara al bosque, sumiéndolos en una ilusión controlada por él. Este entrenador pudo darle pelea y escapar de la ilusión. Sin embargo la lucha continuó en la realidad, donde hubo DEMASIADO fuego que causó daños severos. Si bien el joven pudo escapar lamentablemente su pokémon no, también le hemos pedido mantener esto en secreto y no decir nada al respecto.
                              —Espera, espera. ¿Me estás diciendo que los pokémon adquirieron nuevas formas y tipos aquí? —dijo Henry entusiasmado.
                              —Sí.
                              — ¿Acaso no sabes que soy científico? —le preguntó un tanto de mala manera a Lulú.
                              —Es por eso que no quiero que te involucres en casos como este de momento, tú solo estás aquí para investigar la fauna de Alola, no a otros pokémon provenientes de otro lugar. Para eso ya otra organización se ha asentado aquí y fin del tema.

                              ¿Otra organización? Eso le intrigaba bastante a Henry, y si quería cumplir la misión de Milie debería llegar al fondo de esta organización, podría aprovechar los ratos libres que tendrían Juan y él en su trabajo para poder avanzar en esta misión secundaria.
                              Una vez Rockruff terminó de recuperarse, fue directo a la pokeball de Henry. Lulú lo acompañó al hotel y ninguno se dirigió más la palabra hasta llegar. No intercambiaron más que un gracias y un adiós, aquella Lulú servicial y alegre se había transformado.
                              Una vez entró a la habitación Henry vio un despliegue de máquinas y artefactos extraños, Juan estaba sentado en una silla con unas gafas observando los pinchos de su pokémon.

                              — ¡Llegaste a tiempo, ya estaba por cenar casi! —exclamó Juan. —Tuviste suerte que avisé a Lulú de que irías a aquel bosque, no sé por qué se asustó cuando se lo dije y me cortó de forma exasperada, ¿qué ha pasado allí?
                              —Mejor ni hablar. —dijo Henry.

                              A Henry se le había ido totalmente la noción del tiempo, ya casi era de noche, había perdido todo el día allí, en ese “santuario”. Definitivamente, la luna tardaba en salir en Alola. Los dos cenaron alegremente y se fueron a dormir, un nuevo día les esperaría mañana, y a Henry su primer misión de explorador.

                              Reporte #1: Aquí Henry Seaworth a la líder Millie. El día de hoy ocurrió algo muy extraño, un Marowak con los tipos fuego y fantasma me atacó, de no haber sido por una capitana de otra isla habría sido raptado. Volviendo al Marowak, parece ser que la población de aquí no conoce a este tipo de pokémon con tipos cambiados, y según esta capitana son muy secretos. Deberé indagar más al respecto. Debe ser muy probable que se relacione con el Vúlpix, agradecería que se me informara de la situación del pokémon.

                              Nuevamente, les agradezco por leer y les menciono para que sepan que se actualizó el fanfic.
                              ¡Saludos y espero sus comentarios!

                              [MENTION=25690]~Yorman[/MENTION] [MENTION=64579]PyriteWolf[/MENTION] [MENTION=63617]Braixx[/MENTION] [MENTION=66832]Thiago0721[/MENTION] [MENTION=21380]Matthew Crown[/MENTION] [MENTION=63500]RafaSebas[/MENTION] [MENTION=68478]Dan20[/MENTION] [MENTION=35519]xpoke[/MENTION] [MENTION=68523]Franvivas[/MENTION]

                              Comment

                              Working...
                              X