Anuncio

Collapse
No announcement yet.

Una mision, Un mundo

Collapse
X
  • Filter
  • Hora
  • Show
Clear All
new posts

  • Original Una mision, Un mundo

    En el spoiler esta el antiguo cap 1, el siguiente es el nuevo y el que vale.

    Spoiler: 

    CAP 1 :EL FIN DEL PRINCIPIO


    Una joven chica de unos 16 años se estaba vistiendo, la mujer a su lado le estaba hablando.
    La chica tenia el pelo largo hasta la cadera recogido en una cola, color castaño, una facción aniñada propia de su edad, con ojos pequeños y marrones, nariz pequeña, labios finos y su cuerpo también era delgado.

    —¿Segura que podrás? ¿Te sientes bien para ello? Si te sientes mal llama, y se avisa a una ambulancia.

    —De acuerdo mamá, no voy a quedarme encerrada lo que me quede, al menos los fines de semana me dejan salir, mamá, no sabes las ganas que tengo de dejar de ver paredes blancas.—

    La habitación era blanca, ahora mismo desordenada con una pequeña maleta abierta y ropa sobre la cama.

    Había dos camas automáticas, la de ella era la que estaba al lado de la ventana, la otra cama estaba desierta; ambos sillones acompañaban cada cama.

    Al lado de la puerta de salida se encontraba otra puerta que daba al baño de aquella habitación.


    La madre se quedó callada mirando, ésta sería la primera vez en mucho tiempo que su hija saldría del hospital, aprovechando para salir con una amiga de compras, Miko se terminó de vestirse, y se despidió de su madre.

    Mientras paseaba por los pasillos iba pensando.
    "Ojalá fuera mi última vez aquí, me perdí hasta clases, si no estuviera enferma hubiera podido hacer más amigos, sin embargo los ataques... y cómo corrían los enfermeros para salvarme…"Terminó de pensar mientras rememoraba"esos" recuerdos.


    Saludó a los médicos de recepción mientras atravesaba la estancia que llevaba hasta la puerta, después de salir del edificio camino viendo pasar a los coches y salir por fin del hospital se dirigió a la parada que estaba a varios pasos de allí.

    En la parada estaba su amiga de la infancia saya.
    Saya era un poco más alta que Miko, su pelo era más oscuro, tirando a negro y corto al nivel de los hombros, llevaba unas gafas y se veía un poco más mayor que su amiga.

    —¡¡Saya!!— gritó mientras saluda con la mano.

    —Miko, ¿qué tal te encuentras?-dijo mientras Miko se sentaba y dejaba caer su bolso en el banco.

    —Por ahora bien, aunque he tenido varios sueños raros, ¿como esos que te contaba cuando éramos niñas?.

    —Ha, ya. —Pronuncio mirando la melena castaña de Miko.

    —A veces pienso que no pertenezco a este mundo.—Dijo poniendo los talones en el banco y cubriendo su cabeza con sus rodillas.

    —¿Cómo no ibas a pertenecer a este mundo?—preguntó

    mientras le da una palmada en la espalda de su amiga,—¡Ya viene el bus!—

    Ambas se levantaron y se subieron en el autobús.

    —Saya, ¿me ayudarías a comprarle algo a los que me han ayudado?—Dijo

    quitándose pelo de la cara.

    —Pues claro,—Ambas se quedaron mirando por la ventana mientras sus mentes vagaban, al ratito sonó la parada en la que debían bajar, sin mediar palabra bajaron y entraron en el centro comercial, allí, fueron a diferentes tiendas, compraron regalos para todos, ropa…, después cenaron en una tienda de comida rápida, al terminar aquello, ya era hora de volver.


    —Miko estas algo pálida, ¿te encuentras bien?—Le dijo mientras iban andando hacia la salida.

    —Si, solo algo mareada, pero ya vamos a volver.


    Un segundo después Miko se desplomó en el suelo, escuchando a su amiga gritar preocupada, o eso pudo escuchar antes de perder la conciencia totalmente.

    CAP 1 :EL FIN DEL PRINCIPIO


    En una habitación blanca, como cualquier otra en un hospital, una chica yacía en su cama, aunque parecía pensativa su mente estaba en blanco, seguidamente unos pasos y unas voces junto a un crujir de la puerta hicieron que esta se hiciera la dormida, ambos pasos entraron y dejaron que la puerta se cerrara, volviéndola a acompañar de algunos pasos mas.

    —Hemos aceptado la salida de su hija, comprendemos que para su estado no seria bueno salir y vigilarla pero debido a que su vida no será tan larga es mejor que la viva, al menos los fines de semana como habíamos acordado. —Pronuncio el hombre de la bata blanca con los papeles en la mano.
    —Gracias, lo agradezco, ella también estará agradecida, Saya, la mejor amiga de mi hija quería invitarla al centro comercial hoy, yo tengo mis dudas pero…
    —No te preocupes, con que la niña no se emocione no creo que haya problemas.
    —Pero aun así…
    —Tiene 16 años, y es consciente de su enfermedad, ya no es la niña pequeña a la que había que cuidar, en un par de horas pasara una enfermera a quitarle el suero, me imagino que después de comer.

    El hombre separo un par de hojas del puñado y se las entrego a la señora que se encontraba enfrente indicándole donde debía firmar, acto seguido avanzo hacia la puerta escuchándose de nuevo el picaporte, el crujir de la puerta y pasos hasta desaparecer.

    —¡Miko, cariño, dormilona!—Exclamo su madre llamándola

    La chica abrió los ojos y se los restregó quitándose las lagrimas que había almacenado durante el tiempo que había estado con ellos cerrados, se estiro como si se acabara de despertar y con ambas manos se ayudo a incorporarse.

    —Toma hija, aquí tienes el mando—Dijo ofreciendo el pequeño armatoste unido a la cama para que levantara el respaldo.
    —¿Qué hora es?
    —Son las ocho, en unos minutos te traerán el desayuno.
    —Vale, ¿Vino el medico? —Pregunto fingiendo.
    —Si, ha dicho que te dan permiso para dejar el hospital los fines de semana con la condición de que no te sobre esfuerces, por lo que podrás ir hoy con Saya a comprar.

    Se escucharon ruidos en el pasillo, por lo que al cabo de varios segundos la puerta se abría y una enfermera entraba con una bandeja en la mano, la madre retiro el sillón para sacar la mesita, y deslizo la tabla unida al mueble para poner allí el desayuno.
    Cuando hubo comido Miko tumbo la cama y se giro hacia la ventana, cerro los ojos y se durmió.

    Miko al ir pasando los años debido a su enfermedad había desarrollado una apatía con el fin de defenderse contra su realidad, aunque se encontraba bien los médicos no podían decir lo mismo.

    Había trascurrido un tiempo y volvía a ser la hora de comer, aquel día había cambiado el rato de leer por el de dormir, se despertó, desperezo y le pidió a su madre el móvil; marco y sonó una musiquilla antes que la voz de su amiga respondiera.

    —¿Miko?
    —Saya buenas tardes, hoy el medico dijo que acepta que vayamos de compras.
    —¿En serio? —Exclamó emocionada.
    —Si, ¿Quedamos a las cinco?
    —Perfecto, podemos quedar en la parada, no hace falta que vengas.
    —De acuerdo Miko, pues ya nos veremos.

    Ellas colgaron y la chica le devolvió el móvil a su madre, sin darse cuenta ya le habían traído la comida, hoy tocaba pasta con un segundo plato de judías verdes y de postre una pera en almíbar.
    Después de comer tal como había dicho el médico una enfermera vino, con lo que al fin había quedado despojada del suero.

    El reloj ya iba a dar las cuatro y media, Miko se vistió, y recogió la maleta, había quedado con que su madre se quedaría a firmar unos papeles por lo que ella iría sola a la parada, y desde ahí juntas irían al centro comercial.

    Saludó a los médicos de recepción mientras atravesaba la estancia que llevaba hasta la puerta, después de salir del edificio camino viendo pasar los coches y salió por fin del terreno del hospital para dirigirse la parada que estaba a varios pasos.

    Allí estaba su amiga de la infancia saya.

    —¡Saya!— Exclamo mientras saluda con la mano.
    —Miko, ¿qué tal te encuentras? —Dijo mientras Miko se sentaba y dejaba caer su bolso en el banco.
    —Por ahora bien, aunque he tenido varios sueños raros, ¿como esos que te contaba cuando éramos niñas?.
    —Ha, ya. —Pronuncio mirando la melena castaña de Miko.
    —A veces pienso que no pertenezco a este mundo.—Dijo poniendo los talones en el banco y cubriendo su cabeza con sus rodillas.

    El sonido del vehículo hizo que ambas se pusieran de pie y entraran, los dos primeros asientos estaban libres por lo que sin mas dilación se sentaron, el transcurso fue en silencio, solían hablar un rato casi todos los días por lo que esos segundos de silencio se agradecían.

    El autobús llego a la parada y las dos bajaron, al cruzar la calle ya habían llegado al edificio, entraron y estuvieron un rato viendo los escaparates.

    —Si te encuentras mal avisa.
    —De acuerdo, ¿Saya me podrías ayudar a buscar regalos para mi madre y algunos médicos?
    —Claro, cuenta conmigo.

    Recorrieron muchas tiendas, sobretodo para buscar detallitos, cuando hubieron terminado fueron a cenar a alguna de las hamburgueserías del piso de arriba, al acabar, decidieron salir del edificio y llamar a para que las recogieran,

    —Miko estas algo pálida, ¿te encuentras bien?—Le dijo mientras iban andando hacia la salida.
    —Si, solo algo mareada, pero ya vamos a volver.

    Solo tomo unos segundos para que Miko se desplomara en el suelo.
    Last edited by patrinas2; 03/03/2017, 07:16.

  • #2
    Un nuevo fic, más vida a la sección [?]

    Welp con respecto a la ortografía no tengo ninguna objeción, pero... con la redacción tal vez si. Hay unos cuantos detalles por pulir, aunque son cosas menores.

    detalles menores: 

    —¿Seguro que podrás? ¿Te sientes bien para ello? Si te sientes mal llama, y se avisa a una ambulancia.
    Primero ahí debió ir "segura" pues estan hablandole a ella.

    —De acuerdo mama, no voy a quedarme encerrada lo que me quede, al menos los fines de semana me dejan salir, mama, no sabes las ganas que tengo de dejar de ver paredes blancas.—
    Aquí te traicionó el corrector de word —si es que utilizas word—, aca obviamente debiste haberle puesto tilde a "mamá", pero como la palabra "mama" también es válida el corrector no te lo indica, te sugiero que le des una revisión general a todo el capítulo para encontrar errores como estos.

    La madre se quedó callada mirando, ésta sería la primera vez en mucho tiempo que su hija que saldría del hospital, aprovechando para salir con una amiga de compras.
    Ese "que" sobra aquí ¿no crees?

    "Ojalá fuera mi última vez aquí, me perdí hasta clases, sino estuviera enferma hubiera podido hacer más amigos, sin embargo los ataques... y como corrían los enfermeros para salvarme…" Terminó de pensar mientras rememoraba "esos" recuerdos.
    Primero, "sino" es una conjunción adversativa y "si no" es una conjunción condicional y una negación. Un ejemplo:

    Mariano no es primero, sino segundo. (Conjunción adversativa)
    Si no haces la tarea, te castigo. (Condicional + negación)

    Sin embargo siempre va entre comas o un punto y coma seguido de una coma al final.

    Saludo a los médicos de recepción mientras atravesaba la estancia que llevaba hasta la puerta, después de salir del edificio camino viendo pasar a los coches y al fin de salir por fin del hospital se dirigió a la parada que estaba a varios pasos de allí.
    Saludó y caminó son verbos y estan en pasado, por lo tanto llevan tilde. Al repetir "fin" dos veces estas redundando, además de que suena mal, te sugeriria elimines uno de ellos.

    Saya era un poco más alta que Miko, su pelo era más oscuro, tirando a negro y corto al nivel de los hombros, llevaba unas gafas y se veía un poco más mayor que su amiga.
    Otra redundancia, elimina el "más".

    Ambas se levantaron y se metieron en el autobús.
    Palabra comodín, seria mejor que seas más precisa y pusieras "subieron".


    Ahora dejando de lado la parte de la gramática comentaré el cap en sí.
    Iniciamos con Miko ¿internada? en un hospital, la razón no la sé aunque tiene algo que ver con ataques según ella recordaba. Miko sale de compras con su amiga Saya y justo cuando estaba por regresar al hospital se desmaya y yo.... ADGSHRGWHDHSJD ¿Y que pasa después?? ¿Why?, siempre me dejan con la intriga. ; -;

    El inicio nos introduce en lo que es la vida de Miko, aunque me hubiese gustado que describieras un poco más como es que hacian las compras, sentí que comenzaste lento al principio y al final te apresuraste un poco. Well, este recien es el inició asi que todavia no puedo sacar conclusiones, dependera de como desarrolles la historia en los siguientes capítulos.

    Espero actualizes pronto y tomes los consejos para mejorar unos cuantos detalles. ¡Saludos!

    I am nobody, but nobody is perfect, therefore I am perfect.

    Comment


    • #3
      CAP 2 :EL PRINCIPIO DE UNA LEYENDA.

      Pudo abrir los ojos unos segundos, le dolía la cabeza, niños chillaban y veía pies cerca de ella, notaba como su mejilla y parte de su cuerpo tocaba la tierra, todo le pesaba, al cabo de aquellos segundos volvió a perder el conocimiento.
      Cuando despertó, estaba en una habitación de paredes beige; aún le dolía la cabeza, no sabia cuanto había pasado. La sabana era mas bruta de la que tenia en el hospital, la luz iluminaba la estancia; cuando por fin se hubo espabilado algo miró toda la habitación, parecía de una casa antigua. Aún adormilada giro la cabeza dando la mirada hacia la ventana, sitio donde varios niños miraban, en ese momento ella se quedo inmóvil sin saber qué hacer y el mayor de los niños salió corriendo.
      Ya mas despierta.

      "¿Donde estoy? ¡Esto no es el hospital! ¿Que sera este sitio? Parece diferente a mi mundo."

      Intentó incorporarse pero en ese momento dos ancianos entraron.
      Llevaban trajes azul oscuros, y un collar largo y raro con piezas, ella misma llevaba una ropa rara, o eso sentía en su cuerpo, por que no había tenido tiempo de mirarse.
      Los dos hombres se pusieron enfrente de su cama, y se arrodillaron diciendo.

      —Bienvenida, heroína— posteriormente se levantaron y uno de ellos, el que tenia detalles naranjas en la ropa, le dijo.
      —Debes estar confundida y cansada, cuando te recuperes te lo contaremos todo.—al acabar de hablar ambos salieron de la habitación.

      Miko aprovecho para mirarse.

      ¨Mi ropa es parecida a la que llevaban esos dos ancianos, pero lo mío es anaranjado y parece todo demasiado real para ser un sueño¨—Probó a pellizcarse, pero el dolor era real, no podía no ser real lo que estaba viviendo.

      Al desviar la mirada se percató de que había un huevo, del tamaño de una pelota de fútbol, o un poco menor, justo al lado suyo, este era blanco verdoso con algunas pintitas marrones.

      ¨¿Y este huevo? Parece bastante grande ¨—Alargó la mano y toco el huevo, este estaba un poco caliente al tacto, pero retiró su mano por miedo a romper una cosa tan frágil.

      El muchacho de la ventana, se asomó a la puerta de la habitación.

      —chico, oye.—dijo llamándolo.

      El joven chico dio dos o tres pasos y se puso enfrente, dio una leve reverencia y saludo.

      —¿cómo te llamas? Yo me llamo Miko.
      —Yo me llamo Kevin.—expresó estando un poco inquieto.

      Kevin parecía un niño de unos ocho años de edad, su ropa era de un azul oscuro, y sus facciones eran las de un niño normal.

      —¿por qué estas tan nervioso?
      —Eres la heroína que tanto ha costado invocar.
      —¿invocar?
      —Si, invocar, los siete ancianos han pasado tres dias y tres noches invocando, y cuando justo les quedaba poco para darse por vencido, apareciste tú.
      —¿Y este huevo?—Dijo señalando al huevo.
      —Estaba junto a ti cuando apareciste, por cierto, me ha dicho el gran anciano que cuando descanses te lleve al gran templo.
      —¿Gran templo? Si eso podemos ir ya.—dijo posicionando las piernas y yéndose a levantar, ese movimiento hizo que se mareara, por lo que se sentó de golpe de nuevo.—mejor hago caso y descanso un poco—se excusó mientras el chico la miraba extrañado.
      —Lo que tu quieras, dentro de un par de horas vendré de nuevo, avisare a mi madre de que te prepare algo.

      "¿Me he mareado por solo levantarme?, no entiendo nada."

      Un segundo después una mujer entro con un plato de sopa que le acercó a la chica, le entró bien, y le gusto mucho mas que la temida comida del hospital, seguidamente durmió un poco más hasta que Kevin la llamó.

      —¿Miko que tal te encuentras?—esta probó a levantarse, y viendo que se sentía mejor respondió.
      —Me encuentro muy bien, vamos al templo.—Fue á salir de la habitación cuando el chaval la paro.
      —El huevo, es importante, el gran anciano me ha dicho que tienes que mantenerlo cerca.
      ¨El huevo? Por qué el huevo?¨

      A esto Miko cogió el huevo y lo envolvió con cuidado en una sábana para proteger al huevo, al cabo de unos segundos los dos salieron por la puerta, mientras iban andando Miko iba haciendo preguntas, aunque a su paso también se escuchaban cuchicheos.

      —¿Esa mujer es la nueva heroína?¿No parece debilucha?
      —¿De dónde la habrán sacado?¿No se supone que el héroe era un hombre guapo?—Se escuchaba decir cosas como esa mientras caminaban.
      —Ignoralas Miko, no te pierdes nada.
      —Mi vestimenta es diferente de esas mujeres. —Comentó mirando su ropa y comparándola.
      —Ya, no preveiamos que fueras mujer.
      —Esos niños tienen una ropa diferente a ti, Kevin.
      —Es que yo soy Aprendiz de Mago y discípulo de los ancianos.
      —¿Si? Eso es magnífico Kevin, ¿hay más como tú?.
      —Sí y no, soy el que mas atributos mágicos tiene.
      —¿Atributos? —Preguntó extrañada.
      —Sí, hay un montón, fuego, agua, planta, rayo, madera, hielo.—Se tomó una pausa para pensar—¿Veneno?Tierra, piedra, aire, acero, plata, oscuridad, luz, dragón, entre otros.
      —Y tu ¿cual tienes?
      —Tengo el atributo de fuego, en estado menor, agua en estado mayor, y madera en estado normal.
      —¿Estados?
      —Sí, solo el héroe puede tener todos en un mismo estado, o solo si es de un mismo sistema como seria si alguien tuviera planta y madera, o agua e hielo, aunque es difícil porque el número de magos es escaso, de todos modos ya llegamos.—dice señalando la gran puerta del templo.
      —¡Es gigante!—dijo mientras entran.
      —El gran anciano me dijo que te llevara a la sala del héroe, contiene un gran mural con la leyenda del gran héroe.

      Fueron entonces paseando por las estancias hasta la indicada, un anciano se encontraba de espaldas.

      —¡Gran anciano!, te la dejo.—Indicó dándose la vuelta y desapareciendo de la vista.
      —¿Cómo te llamas?— Exclamó el hombre sin apartar la vista del mural.
      —Miko, me llamo Miko, gran anciano.

      El anciano se dio la vuelta y se apartó, invitándola a acercarse para que viera la espléndida leyenda.

      —Cuenta la leyenda que un hombre fue invocado con el huevo de un dragón, y que nos salvó de una gran amenaza, existe una especie llamada demonhuman con aspecto humano pero piel azulada, del atributo oscuridad, mandan enfermedades a los nuestros, saquean poblados, producen guerras o invasiones de demonios, entre otras catástrofes.
      —Eso es horrible, Kevin me ha contado que sois magos, ¿no seréis más útiles que yo misma?—comentó abrazando el huevo.
      —No, no hay tantos magos para luchar, y necesitamos el atributo luz, solo presente en el héroe y en su dragón, ese huevo es prueba de ello —dijo señalando el huevo.
      —¿Y el héroe solo tiene el atributo luz?
      —No, claro que no, podemos mirar tus atributos en la siguiente sala.

      Miko siguió los pasos del anciano, este le indico que dejara el huevo en una canasta, había una gran habitación, en el suelo había un gran circulo, y rodeándolo unas piedras de todos los colores, menos en uno de ellos donde había un trozo de hueso bastante grande.

      —¿Ese hueso que es?
      —Es una parte de hueso de un dragón.
      —¿Del anterior al huevo?
      —Sí, aunque hubo más héroes y dragones, pero sus historias se han ido perdiendo y solo ha permanecido casi al completo la del mural.
      —¿Cómo puedo ver mis atributo?
      —Yo te los dire, solo tienes que sentarte en el centro y concentrarte en ti misma, lo demas ocurrirá solo, este circulo es especial para ello, y hasta un niño pequeño puede comprobar sus atributos sin ningun esfuerzo.

      Pasó un rato sentada, antes de que el anciano dijera los atributos, y ella se sentía con energías, se sentía mágica, era una sensación que la hacía sentir rara, ¿Sería la prueba en si lo que le daba esa sensación? aunque no pudo durar mucho.

      —Existen tres estados de la magia, el menor, el medio y el alto, procedere a relatarlos.
      —En estado menor, fuego, rayo y aire, en normal, agua y planta, y en los altos oscuridad, dragón y luz.
      —¿Eso qué significa? Dijo levantándose algo cansada.
      —Que en menor medida puedes hacer algo con los del menor estadio, los resultados son casi nulos pero son atributos mágicos al fin y al cabo, si se entrena mucho el cuerpo se puede lograr que estos pasen al normal, pero una persona puede tardar toda su vida en convertir esos atributos en normales, los normales, son más útiles, con el agua, teniendo planta y fuego puede tener efecto curativo, y puedes usar las plantas mas o menos, crecerlas y demás, aunque las de normal necesita bastante energía, y usarlas sin cuidado podría desgastar el cuerpo, las altas. Se pueden usar con facilidad, y si se tiene algo de ese atributo cerca puede drenar energía fortaleciendo un poco el cuerpo.
      —¿Y el dragón?
      —Ese es un atributo a parte, es afinidad con las bestias no demoniacas, muy pocos tienen ese atributo, ni siquiera es heredable, y solo los héroes lo tienen en el mayor rango, ya es bastante por hoy, este anciano está cansado, y tú también debes de estarlo, Kevin debe estar finalizando las lecciones, vuelve por hoy con el a casa, pero antes de eso me gustaría que no le dijeras a nadie que tienes el atributo oscuridad.
      Last edited by patrinas2; 28/01/2017, 15:09.

      Comment


      • #4
        Okey, empezemos claros.
        No soy muy fan de los viajes a mundos fantásticos. No sé que tan bien consigas plasmarlo, por lo cual no diré que es malo. Aunque mi opinion este sesgada.
        En primera, me parece que fuiste muy rápido. Me hubiera gustado ver un planteamiento más desarrollado del personaje antes de pasar al otro lado. Digo, se puede recordar mucho del otro lado, pero siempre evocas a la nostalgia y es bueno ver momentos verdaderamente positivos. También creó que explicar mejor los desmayos y los sueños permitiría al lector teorizar más y ayudaría a construir mejor al pacto ficcional. Hoy estoy tiquismiquis, así que también diré que la conversación con la amiga me pareció muy forzada. O sea, creo que no ve a la amiga hace mucho tiempo yo la imaginaria un poco más preocupada.
        Con los poderes no diré nada, porque las magias elementales no son mucho de mi agrado, así que no digo más. Y el tema de la predestinacion y profecías son algo que tampoco veo como buenos. Es básicamente spoilear el final.
        No diré nada de los errores ortográficos, porque no me considero nadie para hacerlo.
        En general te diría que te lo tomes con más calma. Puede ser desesperante, pero lo que le da más gusto a un fic, son los detalles.

        Fucking Dragon: 
        Aloisidad: 

        Comment


        • #5
          Me alegra ver que están llegando usuarios nuevos al foro y le den actividad a las diferentes secciones del mismo.
          ahora pasemos al FF; me llama la atención pero a la vez no, como explicarte, no me gusta, que el lore de la prota sea tan ope de entrada, no se porque esa actual tendencia de poner a sus protas OU, con un personaje con um lore simple puedes inventar historias más locas y viceversa





          Comment


          • #6
            3 cap Kevin.

            —pero antes de eso me gustaría que no le dijeras a nadie que tienes el atributo oscuridad.

            —¿Por qué?, ¿no dijiste que ese atributo lo tenían los demonios esos?

            —si, pero no entiendo el porque tu lo tienes, debería repelerse con tu atributo luz, pero no hay señal de ello en tu cuerpo, necesito investigarlo más a fondo.

            Se escucharon pasos rápidos.

            —¡Miko!¿Habéis acabado?

            —si Kevin, ¿Podría llevarme la canasta? Llevar el huevo sería más fácil, y me da miedo que se me fuera a resbalar de las manos. — le dijo al gran anciano

            —Adelante.

            Miko cogió la cesta por las asas, se dio la vuelta y le dio las gracias por todo al anciano, un momento después ambos salieron del templo, Miko llevando la cesta, y Kevin un cuaderno.

            "¿Oscuridad?¿Luz? "


            —Miko aun es de día, conozco un prado perfecto para relajarnos, ¿te apetece?—pronunció parado mirándola.

            —Claro.

            Cruzaron por detrás de unas casas en completo silencio, y anduvieron por unos minutos hasta llegar.

            —Ya hemos llegado.—dijo echándose sobre la hierba.

            —Que bien se está, hasta hay un río.—exclamó mientras se sentaba con cuidado de dejar la cesta bien posicionada.

            El prado constaba de una pequeña pradera con una pequeña y ligera forma de V por el que corría un riachuelo de aproximadamente 2 o 3 metros, al otro lado varios niños jugaban.

            —¿Sabes?, me gusta venir aquí cuando salgo del templo, a veces el ser un discípulo me pone de los nervios—dijo juntando las rodillas e impulsándose hacia atrás estirándose de golpe.

            —Cuando yo era niña, en mi anterior casa también pasaba un riachuelo.

            —¿Como este?—Exclamó volviéndose.

            —Similar, aunque luego tuvimos que mudarnos a un piso cercano al hospital.

            —¿Qué es un piso? ¿Y un hospital?.

            —Un piso es —Pauso un segundo para pensar.—es como varias casas unidas y encima hay más casas, se entra y hay unos escalones que te llevan a cada zona.—pronunció intentando dejarlo lo mas claro posible.

            —¿Y el hospital?

            —Es un sitio donde va la gente con enfermedades y/o le mandan cosas para la enfermedad o se quedan allí para ser curados.

            —¿Entonces es como la tienda de hierbas?

            —algo así, puede ser—Expresó mientras se apartaba el flequillo.

            —¿Y porque te fuiste de allí?¿No te gustaba vivir al lado del río?—enunció preocupado.

            —Estaba enferma.

            —¿Enferma?

            —Si, tenia mal el corazón además de asma.

            —¿Qué es el asma?

            —Es una enfermedad que si te pones nervioso o algo no te deja respirar bien, y junto con el corazón ahí altas probabilidades de ataque, de echo tuve varios hasta el punto de que era terminal e inoperable.

            —¿Terminal?¿Eso significa que no tiene cura?¿o que significa?¿Y lo otro?

            —Si, eso significa, y lo otro, inoperable, que no se puede operar, veamos, operar seria como abrir una herida y curarla por dentro, puede sonar raro, pero es algo así, y lo mío no se podía ya hacer.


            —¿Si hablas en pasado eso significa que ya estas bien?


            —supongo, desde que he venido no tengo problemas para respirar bien y no me he sentido mal ni mareada aparte del mareo de cuando me levante, de echo noto mi latido diferente como si estuviera normal.


            —¿Diferente?


            —¡Lo preguntas todo!, mira—Dijo cogiendo la mano de Kevin y poniéndosela en su pecho, Kevin se sonrojo al principio.—¿Lo notas?—Pregunto haciendo que el niño se tranquilizara.

            Un recuerdo surgió en su mente.
            "Un joven se encontraba enfrente de ella, y vio como el joven, con una bata blanca cogía su pequeña mano y la acercaba al pecho. —Tu corazón suena distinto al mío. ¿Lo ves?—
            Ella asintió poniendo su mano en su pecho comprobándolo. "


            —Pum pum pum pum— Comentó el chiquillo imitando los latidos, retiro el brazo y miró hacia el cielo,—Creo que se nos está haciendo un poquito tarde Miko.


            —Es verdad.—Ambos se levantaron y El niño la guió hacia la casa.


            —Mañana no tenemos que ir al templo, y podemos regresar al prado.—Dijo

            mientras abría la puerta de la casa.—¡Mama, ya estamos en casa!.


            —Ya tenéis la cena servida.—Indicó intentando no parecer nerviosa.


            Se sentaron a la mesa y cenaron en silencio, Miko dio las gracias y se fue a la cama.

            —¿Como os fue el día?¿Kevin?—Escuchó decir a la madre desde la cama.

            —Bien mama, Miko es muy interesante.


            "Hoy fue un buen día, Parece que al fin puedo hacer las cosas que no pude hacer en mi anterior vida, en cierto modo es un alivio, mi enfermedad era terminal, aunque… madre, Saya, lo siento por dejaros, ni yo misma se que estoy haciendo en este otro mundo, ¿Y lo del anciano? ¿Atributo oscuridad? ¿No lo tienen solo los demonoseque? Es todo tan confuso, ¿ tiene que ser lo? ¿Seré capaz de ponerme a la altura de lo que esta gente quiere de mi? ¿No seré demasiado débil? ¿Acaso la oscuridad es por que arrastro mal en mi corazón? ¿Será culpa de mi odio contra mi enfermedad? ¿Y aun ahora que parece que por fin me libre de ella tendré secuelas? "
            —Dio una caricia al huevo que se encontraba a su lado y se arropo un poco mas, cerro los ojos sumergiéndose así en un profundo sueño.


            En el sueño se vio a si misma de niña chapoteando en el rio de casa, se dio la vuelta y vio el prado donde habían estado antes Kevin y ella, se agacho para echarse agua en la cara y todo volvía a estar como antes, se empezó a sentir mal, no podía llamar a su madre, ni respirar y se estaba mareando, justo después estaba en una ambulancia con una mascarilla, y despertó.

            "¿Mi primer ataque? No debería pensar en mi enfermedad antes de dormir"

            Se fue a dar la vuelta cuando una voz la asustó.

            —¿Desayunamos?—Exclamó al ver que ella se había movido y estaba despierta.

            —Me asustaste Kevin, de acuerdo.—Dijo levantandose de la cama y yendo a la cocina.

            —¿Tu madre no está?—exclamó retirando la silla y sentándose en ella.

            —Ha salido, quería ir hoy al prado pero antes de eso vayamos a ver a mi padre.

            —Es verdad, aun no lo he visto.—Tomó un par de minutos tomarse las rebanadas con mantequilla y el vaso de leche, Miko ayudó a Kevin a limpiar la mesa, se dirigió al baño y se lavó con una toalla la cara y un poco el cuerpo con el agua del barreño, cuando se hubieron preparados salieron, sin olvidarse del huevo.

            —¿Llevas de nuevo ese cuaderno?—Comentó mientras miraba el cuaderno que llevaba el chiquillo.

            —Si, después de visitar a papá iremos al prado y te lo mostraré, parece que no conoces nada de aquí y creo que hay cosas que te pueden ayudar, pero antes Miko quiero pasar por la casa de la señora Ara, ¡Tiene un montón de flores! Inclusive las favoritas de mi padre.

            Anduvieron un rato y Kevin se paró frente a una casa con arbustos, dio 2 pasos más acercándose a la puerta y pego 2 golpes.

            —¡Señora Ara, soy yo, Kevin!.

            La puerta se abrió y una mujer entrada ya en los 60 apareció.

            —¡Anda, si es el pequeño Kevin! ¿Anémonas?.

            —Si, porfa Ara.—La mujer se volvió a meter dentro y unos segundos después volvió a salir con un ramo que le dio a Kevin.

            Miko pudo ver una mirada de cariño de Ara a Kevin.

            Cuando se despidieron y esta hubo cerrado la puerta fueron caminando.

            —Ara parece que te quiere mucho, ¿es familia tuya?

            —No, pero nos ayudo mucho.

            Por su mente pasaron los momentos que había pasado con la madre de Kevin y como esta se había comportado.

            —¿A tu madre le incomodo?, pareciera incomoda en mi presencia.

            —Miko, mi madre fue la única que aceptó tenerte allí, ibas a estar en el templo pero a los ancianos les parecía raro tener a una mujer viviendo allí, lo que pasa es que está nerviosa y no sabe cómo hablarte.—Se expresó muy convencido.—Eres la heroína que nos va a salvar, yo mismo estaba nervioso antes de conocerte. —Indico con la misma alegría que siempre mostraba.

            Miko vio en la distancia el templo.

            —¿No decías que no íbamos hoy al templo?

            —Si, y no vamos.—Cogió la mano de Miko tirando de ella hasta llevarla detrás del templo.

            Tras la puerta miles de tumbas y lápidas de colores blanquecinos decoraban aquel "Jardín".

            Miko quedó estupefacta, y no sabia como reaccionar hasta el punto en que Kevin se adelantó.

            —¡Miko!, ¡Aquí está mi padre!—Expreso con la alegría que le caracterizaba.

            Ella caminó hacia allí mientras Él cambiaba el pequeño recipiente cuadrado con agua y tiraba las flores muertas a la vez que metía las nuevas.

            —Las anémonas significan persistencia y perseverancia, según mi padre.


            —¿Cómo murió?

            —Los demonhuman, intento ayudar a un poblado cerca del límite de las tierras claras, pero las bestias acabaron con todos, No recuerdo demasiado a mi padre pero mi padre me diría que fuera fuerte. ¡Por el y por todos tengo que convertirme en un buen mago!- Su voz tembló ligeramente al decir mago, reprimiendo la tentación de llorar.-Prométeme Miko que nos haremos fuertes y venceremos a los Demonhumans junto a las bestias para que no haya más pérdidas.

            —Prometido, ¡Claro que lo lograremos Kevin, para eso estoy aquí!. —Menciono dándose con el puño en el pecho afirmándose que lo decía convencida, no podía ni debía defraudar al pobre niño que lo decía todo con alegría sin dejar ver toda su carga.

            Kevin se limpio los ojos de algunas lágrimas que se habían escapado.

            —Miko, ya hemos acabado aquí, dirijámonos al prado.

            "Pretende hacerse el fuerte mientras llora por dentro teniendo solo 8 años" Pensó con pesar mientras lo miraba.

            Juntos tomaron el mismo camino que el día anterior, Miko se sentó y posiciono la cesta, Kevin también se sentó ofreciéndole el cuaderno.

            —Toma Miko,

            —Gracias.—Expresó tomándolo y ojeándolo.—No lo puedo leer.

            —¿Tengo mala letra?

            —No es eso, en mi mundo usábamos otra escritura, lo siento—Indico mientras le devolvía el cuaderno.

            —Tendré que decírselo al gran anciano.—Expresó con pesar.

            —Podrías enseñarme la magia que puedes hacer.

            —Por ahora esto.—Dijo enseñando la palma y concentrándose, y una pequeña llamita del tamaño de la llama de una cerilla o un poco menos apareció, aunque al cabo de unos segundos se extinguió.

            —Esta muy bien Kevin.

            —Me da vergüenza porque es demasiado pequeña—Expresó casi tartamudeando.

            —Es un primer paso, ¿No? Al menos eres en estos momentos más útil que yo.

            —¡No digas eso, tu eres la heroína, no puedes decir eso!—Protesto mientras apretaba los puños.—Lo siento me he pasado—Expuso desviando la mirada y relajando los brazos, Miko se levantó y lo abrazo, justo después Kevin rompió a llorar como nunca había llorado, Miko sabía que se sentía impotente y con un peso que un niño de su edad no debería cargar, aunque esa fuera su decisión.

            Al cabo de unos minutos Kevin se separo.
            —Mi padre — Expreso medio tartamudeando mientras se secaba la cara y evitaba la mirada de Miko. —Odiaba verme llorar, se ponía triste, y—se pauso un momento antes de seguir hablando. —Yo también odiaba verlo triste, no tenia que haber llorado ni estar llorando. —Admitió quejándose.—Llorar pone triste a la gente, no quiero a nadie triste. —Aclaro mientras se terminaba de secar las lagrimas que aun salían.

            http://www.floresyjardines.es/significado-flor.htm
            Last edited by patrinas2; 02/12/2016, 18:25.

            Comment


            • #7
              Esta bastante mejor que los anteriores, de eso no hay duda. Gracias por tener en cuenta mis consejos.
              Sin embargo, nada es inperfectible en esta vida por lo cual seguiré resaltando errores.
              Primero, el monólogo lleno de preguntas retóricas en la cama... No me gustó. No digo que sea malo y no esta forzado, simplemente me pareció muy corto y demasiado practico. Miko me parece que debería enter menos y así hacerse más preguntas y que estas a su vez sean más básicas, para así plantear mejor la idea de un mundo totalmente diferente al nuestro, además de dar la posibilidad de explayarse más en lo que ya has planteado en un futuro. Tu mundo tiene magia elemental, debés encontrar una forma de hacerlo destacar por sobre lo demás. Si este enfoque no te gusta, la otra opción hubiera sido la de establecer a Miko cómo una increíble deductora y que ella misma planteará sus posibles respuestas ya sean correctas o desvaríos causados por la paranoia y el cansancio. De esta forma, Miko tiene mucho conocimiento y puede se la puede ver como una heroina verdaderamente capacitada. Si me dices que no lo profundizó más porque estaba agotada o quieres seguir planteando con ese grado de conocimiento, creó qué podrías utilizar algo como que "de alguna manera esto no me extraña, al contrario, resuena en mi mente como algo ya olvidado" lo cual intensificaria el hecho de que estaba predestinada a cumplir su papel.
              Bueno, perdón por la Biblia pero ahora viene mi segunda queja, la constante sensación de animeidad de esta historia. Esta es mas una critica a todo el escrito en general. No digo que sea malo, puesto que consumó y disfrutó del anime, pero la gente no te confiesa una promesa de tanto peso emocional luego de haberte conocido, ni te lleva a la tumba de un familiar querido como quien dice Hola. Estas escenas ya de por si no funcionan en su medio de origen. Este tipo de cosas se revelan cuando un personaje está en una situación límite o después de una larga amistad. Por favor, no te conviertas en eso que más odio del anime.

              Lo siento de antemano si parece que me meto contigo, soy demasiado imbécil como para entender como no ofender a la gente.

              P. D.
              Me pareció confuso la edad de Kevin, no se si ya lo has explicitado, pero suponía que ambos tendrían una edad similar.

              Fucking Dragon: 
              Aloisidad: 

              Comment


              • #8
                ya esta el cap listo, también he modificado varias cosillas de los otros capítulos y he estado haciendo una cosa llamada enlace encantado donde se puede hacer una ficha con los personajes y demás datos que aun la tengo en construcción pero que valdría la pena verla, este es el cap mas largo de los 4 caps espero que os guste.

                Enlace encantado:
                https://fanficslandia.com/tema/una-m...%C3%B3n.54512/

                CAP 4:¡DESPERTAR!

                Después de secarse los ojos y tranquilizarse ambos volvieron a la casa, sin mediar palabras, la situación era rara y pensaban ambos que lo mejor era dejar aparcado el tema, aunque buscaban alguna palabra para calmar la situación, no había otro tema que se les ocurriera, al llegar la madre sorprendentemente no dijo nada sobre los ojos hinchados y sobre el ambiente que se aireaba en la casa, por lo que no quiso intervenir y cenaron en completo silencio, al terminar se acostó en la cama.

                "¿Como no se me ocurrieron palabras para calmarlo y consolarlo? ¿mi primer amigo en este mundo y no puedo ni siquiera ayudarlo? Se que hace apenas nada que llegue aquí, y que aun no conozco nada, pero, ¿no puedo hacer algo por un pobre niño que solo tiene ocho años?"
                Miko se dio con el puño ligeramente en la frente.

                "Madre, ¿tu que harias en mi situación? La verdad que aunque les echo demenos, este mundo es cómodo, no se como expresarlo, pero esto es como un cuento de fantasía de los que ami tanto me gustaban, ¿si me dijeran regresar con mi madre y la cama blanca o quedarme aquí donde soy libre de ataduras elegiría mi hogar? No se si me estaré acostumbrando demasiado rápido, este mundo me recuerda a los sueños de niña que tenía, ¿estaba predestinada? Kevin, se que recién nos conocemos, pero no quiero defraudarte. "

                Posiciono su puño hacia el techo, mirando su mano y recordando el parche que casi siempre había llevado en ella, recordando también el tubo transparente que unía una bolsita al apósito de la mano.
                Se giró hacia el huevo acariciándolo suavemente.

                "¿Cuándo nacerás? Nos animarías mucho a ambos,"

                Entonces se dio la vuelta y se tapó con la sábana hasta el cuello decidiendo no pensar más, durmiéndose.

                El sol bañaba su cara e hizo que abriera los ojos,

                "Hoy no he tenido ningún sueño."

                Se incorporó y fue a la cocina comedor.

                —Miko hoy te levantaste temprano— pronunció Kevin-Hoy volvió a salir mi madre, aunque hoy no me ha dicho el motivo.

                Todo parecía ser como antes, como si no hubiera pasado lo del día anterior.

                —Buenos días Kevin, ¿que hay hoy para desayunar?
                —pan con mantequilla y leche—Pronunció mientras ponía todo en la mesa.

                "La verdad es que hasta ahora no he visto alimentos especialmente diferentes del otro mundo, aunque no vi mucha variedad, ¿quizás mas adelante vea alimentos nuevos? "

                Retiró la silla sentándose, cuando hubieron acabado, recogieron todo y se prepararon para irse al templo, ambos llevaban lo de siempre, ella llevando la canasta con el huevo y el la libreta donde dentro tenia unos carboncillos y una masa de migas de pan.

                —¿Crees que nacerá pronto? Nunca vi un dragón.—Expresó mirando Kevin el huevo, mientras ya iban caminando.
                —¿Acaso es raro?
                —¡rarísimos!, viven en tierras lejanas y montañosas, pero tampoco hay tantos especímenes, además por lo que se no suelen dar facilidades para domesticarse ni aun siendo pequeño, ¡pero no te preocupes, se dice que el dragón que lleva el héroe tiene una afinidad con el héroe!.

                La chica se imaginó montada en un dragón mientras volaba por aquel mundo.

                —Debe ser emocionante volar por el cielo.
                —y que lo digas, pero antes tendría que crecer, no creo que un gran dragón salga de ese huevo, ¿Sabes? Le preguntare a uno de los ancianos sobre los dragones y cuando salga te lo contaré.
                —De acuerdo, me parece bien.

                Iban tan distraídos hablando que por poco se pasaban el templo, entraron y Miko decidió buscar al gran anciano mientras Kevin se iba para su clase, esta, lo encontró esperándola donde el primer día.

                —Gran anciano, buenos días.
                —Buenas Miko, te seguire guiando, te queda mucho por aprender aun, hoy te llevare a un jardín interno del templo.

                El anciano actuaba muy comprensible, y daba la sensación de saberlo y conocerlo todo, como si nada escapara de el, a Miko eso le agradaba e incomodaba en partes iguales, ya que hacia que no supiera a que atenerse ni que decir, sus gestos siempre eran suaves, y su voz grave.
                El anciano la dirigió y cruzaron varios pasillos hasta llegar a un jardincito en medio de 4 caminos, el jardín era como un cuadrado al que se le habían cortado las esquinas asemejándose a un hexágono, en el centro un pequeño chorro salía de unas piedras y alimentaba el pequeño charco que lo rodeaba, entre el charco y el camino había una vegetación que no parecía molestarle el echo de que no hubiera luz, mirando hacia arriba se podía divisar que el techo era roca, como si fuera de un túnel alto excavado en la montaña, en las esquinas, al borde del jardín habían piedras redondas y planas de varios tamaños uno encima de otro, no serian mas de cinco o seis cada uno.
                El anciano invitó a la chica a sentarse en un cojincito redondo de mimbre, a lo que esta obedeció.

                —trata de encontrar una posición cómoda, cierra los ojos, respira e inspira, cuando lo hagas trata de sentir tu alrededor.
                Pasó un rato asi, y el anciano preguntó.

                —¿Sientes algo?
                —No.

                El se acerco por la espalda y toco el hombro derecho lo que hizo que ella se sobresaltara.

                —Estas demasiado tensa, y así no lograras nada—. Dijo acabando en un suspiro.—Busca una postura en la que puedas soltar el cuerpo, intenta relajarte, deja que los sentidos fluyan—.Se tomo una pausa mientras ella se recolocaba buscando la postura, de nuevo—.Escuchas el agua como fluye, ¿verdad?, trata de relajarte escuchándola y amplificándola en tu mente.

                Entonces recordó de nuevo los ataques.

                "Para calmarme en un ataque, relajar la mente, no estoy aquí, respiración."

                Ella noto como poco a poco notaba menos su cuerpo como si ascendiera, sus ojos se abrieron, una oscuridad la rodeaba, y se veía flotando, veía alrededor puntos de colores lejanos y brillantes que se asemejaban a estrellas, estuvo un rato esa situación, aunque a veces sentía pequeñas ráfagas de aire que golpeaban su cuerpo, a veces por arriba, otras veces por debajo y otras por uno de los lados, cada una de ellas tenia una leve diferencia, no conseguía saber en que, pero lo notaba.
                Una voz la hizo reaccionar, y noto como empezó a sentir su cuerpo.

                —Miko, ¿estas bien?—la voz era grave y preocupada, había estado mucho tiempo en ese estado.
                —Si.—trato de incorporarse, se encontraba algo confusa pero consiguió volver a la normalidad.
                —¿Que lograste sentir?

                Estaba claro que algo había estado sintiendo, porque aunque a ella le pareciera poco tiempo, había pasado mas o menos dos horas.

                -Estaba volando en un sitio oscuro alumbrado por puntos de diferentes colores asemejándose a estrellas.

                El anciano la miró sorprendido y le ofreció un poco de agua, en una especie de vaso hecho con arcilla horneada.

                —Los que lo logran al principio solo ven oscuridad, tienes talento.—Expresó el anciano.

                "¿Pudo haber influido mis ejercicios de respiración para los ataques?"

                —¿Como es cuando has avanzado?—El anciano la invitó a sentarse en el borde del camino, con las piernas hacia el jardín.

                "¿Sera este jardín como uno de los llamados jardín zen?¿de los de arena?"

                —Depende del nivel, pero puedes sentir y tocar cada uno de los poderes, ser consiente del tiempo fuera y dentro, entre otros, las estrellas que tu vistes, de colores y lejanas, eran tus poderes, podemos hacer otro ejercicio algo relacionado pero diferente.

                Este saco de su bolsa unos objetos y la hizo cerrar los ojos, tenia que intentar captar y diferenciar los poderes que contenían los objetos, pero aun después de varios intentos no conseguía nada, por lo que decidieron finalizar e ir de nuevo hacia la sala del héroe, ella iba la primera, cuando casi se hubieron acercado a la puerta de la sala el anciano la llamó para que se diera la vuelta y así hablar.

                —Miko esta mañana hable con la madre de Kevin y me dijo que deberías mudarte al templo, ¿Qué ha pasado?
                —Gran anciano, puede que se deba a que Kevin y yo fuimos a la tumba de su padre y luego fuimos al prado y al yo decirle que al menos el podía manejar el fuego, me dijo que yo era la heroína y que no debería decir eso, y rompió a llorar, creo que el tenia muchas emociones guardadas que le hicieron explotar, a mi me ha llegado a pasar en el pasado.
                —Hablaré con ella, no te preocupes, no es una mala persona y sabrá remediar su error.
                —Lo siento— Se escuchó decir a Kevin antes de escuchar cómo corría.

                Miko le pasó rápidamente el huevo al gran anciano y salió corriendo detrás preocupada por el chaval, pero antes de darse cuenta ya estaba perdida, aunque al final andando dio con la casa de Ara, entonces pego y esta le abrió.

                —¿Mira quien esta aquí? La jovencita que acompañaba ayer a Kevin, pasa querida.
                —Antes de nada, Buenos días ¿As visto a Kevin?.
                —No lo he visto pero si ha salido corriendo quizás pueda decirte donde esta.
                —¿Donde?.
                —Te responderé si hablas conmigo un rato, si el quiere estar solo no se va a ir a ninguna parte.
                —Entiendo.

                Miko entonces entro y Ara le indico que se sentara en uno de los sillones, obedeciendo se sentó.

                —Te gustan mucho las flores por lo que veo señora Ara.—Expresó mirando todas las macetas y jarrones a su alrededor.
                —Dime solamente Ara, y tu ¿Cómo te llamas cariño?
                —Me llamo Miko.
                —Eres la chiquilla que ha sido invocada, ¿no?
                —si.
                —¿Cómo se siente?
                —Se siente como un sueño, es raro, y en cierto sentido me gusta porque me recuerda a los sueños que tenia de pequeña que eran de este estilo, pero por otra parte me siento algo perdida, es también raro el tener una enfermedad incapacitante y de repente estar sana totalmente, tengo dudas de lo que hacer y de si estaré a la altura de mis circunstancias o seré una inútil que fracasara, y mi madre, no se que pensar, por que en cierta parte me preocupa por que no se si podre regresar o me quedare aquí para siempre, pero yo iba a morir pronto de todos modos… Y ahora estar tan sana me choca de cierto modo.
                —Comprendo querida, la vida es dura, pero estoy segura que estarás a la altura y podrás hacer todo lo que te propongas.
                —Lo siento por soltar todo tan de repente, e irme por las ramas.
                —No te preocupes, lo necesitabas, te veías muy nerviosa y no hay nada mejor para calmar que hablar un rato y sacar todo el peso de encima querida.
                —¿Vive usted sola?
                —Si, mi marido falleció hace mucho tiempo, pero Kevin es como mi sobrino y su madre como mi hija.
                —aam, La verdad que Kevin en un buen chico.
                —Lo es, ¿Vistes un camino empinado entre 2 casas? ¿Un pelín antes de venir hacia aquí? Síguelo y te llevará a zona apartada donde hay un árbol, estoy segura de que allí estará Kevin.

                Miko tomo las indicaciones de la anciana, yendo por el camino que le había indicado, al cabo de un rato se encontró con un árbol y a Kevin de espalda mirando algo que tenía en sus manos, pero al escuchar los pasos este lo guardo rápidamente.

                —¡Kevin aquí estas!
                —¿Cómo me encontraste?
                —Ara me lo dijo, saliste tan corriendo que me tenias preocupada.
                —¿Estas bien?
                —Si, lo siento, volvamos a casa y hablemos con mi madre.

                Iban andando de vuelta cuando 3 chicos de unos 20 años taponaban el camino, ella se adelanto y el último chico sujetó su muñeca levantándola lo mas posible y zarandeándola.

                —¿Esta es la chiquilla que nos va a salvar? ¿Esta pequeñaja endeble y debilucha?—Expresaba en tono burlón sin soltarla.

                Ella se encontraba paralizada sin saber que hacer, estaba nerviosa.

                "Si escapo me podrían tirar al suelo, ¿que hago?"

                —Si no puede hacer nada contra nosotros menos podrá allí afuera—Dijo el otro chico produciendo que esa frase le diera un golpe de realidad a nuestra protagonista, provocando que el que la tenia cogida volviera a zarandearla bruscamente.

                "Tienen razón, si no puedo contra ellos… Soy débil, esto no es ningún sueño. "

                —Es una pena la perdida de esfuerzo que han gastado los pobres ancianos, para traer a una mocosa como ella.

                "Otra persona tendría que haber venido en mi lugar."

                Y el que la tenia volvió a zarandear, impidiendo sus pensamientos.

                Debido a que estaban prestando atención a Miko, ninguno de los 4 se dieron cuenta de que Kevin llevaba ya un rato con una daga en una mano, y con la otra debajo de la hoja mantenía una pequeña llama calentándola, este dio varios pasos hacia atrás para coger carrerilla, cuando se hubo preparado grito y corrió con la daga enrojecida pasando entre los chicos y separando de golpe al chico de Miko, justo después ambos corrieron todo lo posible por los callejones, unos minutos después pararon a descansar, y Kevin pudo ya esconder la daga dentro de su traje.

                —Descansemos aquí y luego dirijámonos hacia casa—. Dijo Kevin entre respiraciones forzadas debido a correr.
                —El anciano nos estará esperando también allí—. Indico con la misma respiración que Kevin.

                Entonces ambos se sentaron en el suelo a descansar.

                "Hasta Kevin me ha tenido que salvar y yo ni siquiera he podido mover un dedo"

                —Miko, si tu has sido invocada será por una razón, Ya no hay vuelta atrás, si tu estas aquí, tu estas aquí y ya, que nadie te haga pensar otra cosa.- Expresó muy convencido el joven chaval que descansaba a su lado.

                —¡Me has sorprendido! También el que tuvieras una daga, ¿puedo verla?

                —Te la enseñaré en su momento-Indicó con una voz algo cabizbaja.

                —¿Volvemos?- Dijo Miko a lo que Kevin asintió.

                Ambos se levantaron y se sacudieron las vestimentas.

                —¿Sabremos volver?

                —¡Claro que si! Es mi hogar y me lo conozco como la palma de mi mano—. Dijo el niño convencido.

                Ambos recorrieron 2 o 3 callejones llegando a la puerta de la casa, allí el gran anciano y la madre los esperaba, el anciano le entregó la cesta a Miko y además la invitó a hablar un momento a solas, esta aceptó, también tenía cosas que decirle, entonces ambos se apartaron a alguno de los callejones cercanos.

                —Miko he hablado con La señora Harlo, ha permitido que te quedes, le he contado todo y quiere pedirte disculpas, entiende que quiere proteger a su hijo y ya lo han pasado demasiado mal para ver a su hijo sufrir, y ver a su hijo volver con la cara de haber llorado la alarmó.
                —No te preocupes, lo entiendo, Gran anciano, ¿Hay alguna manera de mejorar y aprender mas rápido o alguna técnica que pueda usar para luchar y defenderme? Tengo algo que contarte.
                —Las hay, pero depende mucho de ti, y no son fáciles, y aún te queda mucho, cuenta.
                —Después de encontrar a Kevin y venir ambos, nos encontramos con 3 jóvenes que me agarraron y no me pude defender, pero Kevin si, uso una daga quemándola para asustarlos y que me soltara, y poder así salir corriendo, no me gustaría que pasara de nuevo y me quedara sin hacer nada, como ha sucedido hoy.
                —No corras, aun te falta mucho que hacer, mañana hablaremos mejor de lo que puedes realizar.

                Kevin entonces apareció detrás de ella y la llamo.

                —Miko, quiero disculparme contigo.

                Ella se dio la vuelta para mirarlo sin entender mucho del por que de la disculpa.

                —¿Disculparte? ¿Por que tienes que disculparte?
                —Miko, por que mi comportamiento te ha generado problemas, tanto lo de ayer dando problemas con mi madre, como lo de hoy, soy un incompetente, inepto e ignorante que no es capaz de pensar en las consecuencias.

                "En realidad es mi culpa. "— Pensó para sus adentros con ganas de gritárselo.—"No, No debería decírselo."

                —Kevin ¿recuerdas lo que me dijiste antes? Si todo ha pasado es por algo, gracias a eso me ha hecho despertar y darme cuenta de lo débil que soy.—Esto hizo que Kevin sonriera un poco disimuladamente.
                —Yo me siento orgulloso de vosotros dos, veo que estais madurando pero creo que es bueno que sigáis juntos apoyándoos entre ambos, al fin y al cabo siento que vuestra amistad os esta haciendo mejorar, ¡Animo chicos!— Expresó el gran anciano.

                Los tres se despidieron, y tanto Miko como Kevin entraron en casa para cenar, ambas se disculparon y por primera vez la madre de Kevin Trato a Miko de manera normal, sin nerviosismo, aceptándola.


                Al terminar la cena recogieron y se prepararon para irse a la cama pero antes de ello Miko le preguntó a Kevin si podrían visitar a Ara al día siguiente, Kevin asintió.

                Al quitarse parte de la ropa para dormir mejor se miró en el brazo donde le habían agarrado y vio unos lunares negros y pequeños en su piel, un poco antes del codo, extrañada se reviso el otro brazo estando en el otro brazo también.

                "Que extraño, juraría que nunca he tenido esos lunares, pero no me pican, pero tampoco son marrones, mañana se lo preguntare al gran anciano. "

                Entonces se acostó y acarició al huevo, como siempre hacía, despues cayo dormida del cansancio.
                Last edited by patrinas2; 28/01/2017, 15:07.

                Comment


                • #9
                  Vengo a comentarte, [MENTION=36321]patrinas2[/MENTION]

                  Capítulo 1:
                  Para ser el primer capítulo es apenas la introducción de la historia, no dice mucho por lo cual hay que seguir la trama a ver que pasa; la prota Miko está enferma de algo y no dice que es, en esa parte quedan algunas lagunas en la historia, creo que quedaría bien que explicaras porqué motivo ella se encuentra hospitalizada y que el paseo por el centro comercial fuera mas dinámico, ya que las amigas tenían tiempo sin verse, por la parte emotiva del recuentro.

                  Encontré unos pequellos detalles que deberías corregir para hacer la narrativa mas atractiva, veamos:

                  Una joven chica de unos 16 años se estaba vistiendo, la mujer a su lado le estaba hablando.
                  La chica tenia el pelo largo hasta la cadera recogido en una cola, color castaño, una facción aniñada propia de su edad, con ojos pequeños y marrones, nariz pequeña, labios finos y su cuerpo también era delgado.
                  Pienso que se puede mejorar la descripción del personaje, recuerda que es la protagonista y los lectores se tienen que familiarizar bien con ella y conocerla mas.

                  —De acuerdo mamá, no voy a quedarme encerrada lo que me quede, al menos los fines de semana me dejan salir, mamá, no sabes las ganas que tengo de dejar de ver paredes blancas.—
                  Quedaría mejor de esta forma:
                  De acuerdo; no voy a quedarme encerrada lo que me quede, al menos los fines de semana me dejan salir. Mamá, no sabes las ganas que tengo de dejar de ver paredes blancas.
                  O de esta otra:
                  De acuerdo, mamá. No voy a quedarme encerrada lo que me quede, al menos los fines de semana me dejan salir. No sabes las ganas que tengo de dejar de ver paredes blancas.

                  Había dos camas automáticas, la de ella era la que estaba al lado de la ventana, la otra cama estaba desierta; ambos sillones acompañaban cada cama.
                  Hay que tener cuidado al momento de describir el escenario o el lugar donde se encuentran los personajes, al usar la frase 'ambos sillones' es como si los hubieses mencionado antes, y no es así. 'cada cama se encuentra acompañada por un sillón'

                  Ha, ya. —Pronuncio mirando la melena castaña de Miko.
                  —Ah, ya. —Pronunció mirando la melena castaña de Miko.

                  Bueno, es parte de los detalles que encontré, no me gusta ahogar con la parte técnica. Me gusta que la campaña del uso del guión largo (—) está dando sus frutos, aunque todavía queda un poco para hacer mejor uso del mismo.
                  En cuanto a la parte de los diálogos recomiendo que los coloques en sagría para que se diferencie de los párrafos, y quizás cursiva para que se diferencien mas. Y no dejar espacios en los diálogos.
                  Una joven chica de unos 16 años se estaba vistiendo, la mujer a su lado le estaba hablando.
                  La chica tenia el pelo largo hasta la cadera recogido en una cola, color castaño, una facción aniñada propia de su edad, con ojos pequeños y marrones, nariz pequeña, labios finos y su cuerpo también era delgado.
                  —¿Segura que podrás? ¿Te sientes bien para ello? Si te sientes mal llama, y se avisa a una ambulancia.
                  —De acuerdo mamá, no voy a quedarme encerrada lo que me quede, al menos los fines de semana me dejan salir, mamá, no sabes las ganas que tengo de dejar de ver paredes blancas.



                  Capítulo 2:
                  Desmayarte y despertar en otro mundo, eso es típico, siempre pasa. Veamos, ya la trama va tomando forma, aunque va un poco apresurada. Trata de desarrollar mas la trama, describiendo las situaciones, los lugares, los personajes, para que el lector se sienta parte de la historia. Resulta que Miko es la heroína de otro mundo; lo de los elementos me parece familiar, pero no recuerdo de donde, creo que le va a dar mucho atractivo si se sabe usar. Según puedo deducir Miko tiene los atributos de luz y oscuridad.

                  Capítulo 3:
                  De este capítulo no tengo mucho que decir, aún falta mucho para que las preguntas que se están acumulando tengan respuestas. Tal parece que Miko tiene mucho trabajo por delante y ni siquiera tiene idea de lo que es capaz de hacer y bien porque se encuentra allí.

                  Capítulo 4:
                  No se puede negar que no se ha perdido la intriga de saber quien es, que debe hacer o porque está allí la protagonista, poco a poco está aceptando su destino. Pero se ve que le queda un largo camino.

                  Eso es todo por ahora, me parece. En espera del próximo capítulo.
                  Exitos~

                  ¿What color do you want to be?
                  ~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~• ~•~•~•~•~•~
                  Mis Fics

                  ~•~•~•~•~•Has Click en las Userbars•~•~•~•~•~

                  Comment


                  • #10
                    Esta bien, vamos con este nuevo fic, que al ser original me llamó la atención ;)

                    Capitulo 1:
                    Spoiler: 
                    Más que un capítulo parece una introducción. Presenta a la que probablemente sea la protagonista, habla un poco de ella, su vida y de unos extraños sueños y no hay demasiada acción. Tal vez podrías haberle puesto más detalles, sentimientos ya sea de la protagonista o de ambas chicas, algo más de conversación. Es un capitulo un poco simple con un final bastante llamativo. Tengo ganas de saber que va a ser de la pobre chica


                    Continuemos... No se puede juzgar un libro por su primer capitulo ;)

                    Capitulo 2:
                    Spoiler: 
                    Vale, de repente todo es muy interesante. Un huvo, no he podido si no pensar en dragones XDD Pero sigo leyendo.
                    Te faltan algunos signos de interrogación. A veces los pones al final de una pregunta pero no al principio. Tambien tiendes a repetir palabras muy de seguido como aqui la palabra huevo: A esto Miko cogió el huevo y lo envolvió con cuidado en una sábana para proteger al huevo Podrías cambiar el segundo huevo por protegerlo.
                    Esto —Sí, hay un montón, fuego, agua, planta, rayo, madera, hielo.—Se tomó una pausa para pensar—¿Veneno?Tierra, piedra, aire, acero, plata, oscuridad, luz, dragón, entre otros. Suena total y completamente a los tipos pokemon XDD Solo como observación, me ha hecho un poco de gracia.
                    ¡Ajá! Eran dragones. Ya me has enamorado <3
                    Al igual que en el primer capitulo las cosas ocurren demasiado rápido. A penas hay descripciones del lugar y la chica parece no tener a penas sentimientos o reacciones. Le han dicho que el anterior heroe lucho contra montruos medio demonios y que tiene un huevo de dragón y casi ni ha reaccionado a todo ello, como si fuese lo más normal del mundo. Sería una cosa normal si creyese que se trata de un sueño, sin embargo ya has medio demostrado que ella sabe que no lo es, de modo que eso es basicamente lo que me falta. ¿Que siente? ¿Esta asustada, preocupada, confundida? ¿O por el contrario se siente por fin donde debería estar? Ya que en el primer capitulo mencionó que se sentía como si fuese de otro mundo podría ser la reacción lógica. ¿Hecha de menos a sus padres? o a su madre ya que su padre no ha sido mencionado. ¿No se plantea lo que pensará su familia y su amiga con la que estaba cuando se desmayo y, supuestamente, desapareció delante de ella? Hay muchas cosas que podrían darle más vida al Fic.


                    Capitulo 3:
                    Spoiler: 
                    No has expresado nada de lo que la chica siente o piensa y de repente... ¡PUM! Toma monologo interior XD
                    No digo que no me guste, falta hacía, pero todavía sostengo la falta de descripciones y que deberías de escribir algunos sentimientos a medida que ocurren las cosas. Después de eso has ido un poco a mejor :)
                    Pero aun hay mucho camino por recorrer.
                    Y he de decir que concuerdo totalmente con Mato
                    Iniciado por .Mato. Ver mensaje
                    pero la gente no te confiesa una promesa de tanto peso emocional luego de haberte conocido, ni te lleva a la tumba de un familiar querido como quien dice Hola. Estas escenas ya de por si no funcionan en su medio de origen. Este tipo de cosas se revelan cuando un personaje está en una situación límite o después de una larga amistad.
                    Y es que como ya he dicho antes, vas muy deprisa, tómatelo con más calma :D


                    Capitulo 4:
                    Spoiler: 
                    Esto esta mucho mejor. Has empezado bastante bien, incluyendo los pensamientos y sentimientos de la protagonista. Me habría gustado tal vez que te extendieses un poco más en esta parte. La chica se imaginó montada en un dragón mientras volaba por aquel mundo. Pero por ahora luce mejor que los anteriores.
                    Y... volviste a repetir hijo tres veces seguidas: entiende que quiere proteger a su hijo y ya lo han pasado demasiado mal para ver a su hijo sufrir, y ver a su hijo volver con la cara de haber llorado la alarmó
                    Prueba a releer el capitulo una vez escrito en voz alta, es la mejor manera de notar faltas de ortografía y repeticiones como esta :)


                    Pero en general se ve que estas mejorando a cada capitulo que escribes, añadiendo más cosas. Aunque todavía te falta mucho camino por recorrer al igual que tu protagonista ;)

                    La trama tiene pinta de que puede llegar a ser realmente espectacular y espero que continúes la historia y no la abandones hasta terminarla. Intentaré seguir pasándome por aquí y comentándote los capítulos cuando pueda :D
                    Sigue esfrozandote.
                    Academia pokemon:



                    Odisea:




                    Comment

                    Working...
                    X