Anuncio

Collapse
No announcement yet.

Desquiciada libertad

Collapse
X
  • Filter
  • Hora
  • Show
Clear All
new posts

  • Thranduil
    started a topic Pokémon Desquiciada libertad

    Desquiciada libertad

    Iniciado por ~Yorman
    Saludos comunidad de Centro Pokémon !!!
    Es un honor para mi anunciarles que esta obra ha sido reconocida como:




    ~ FIC DEL MES — MARZO'17 ~



    ¡ Felicitaciones !
    Holo everybody!!!! Vengo con una historia que vengo pensando hace unos meses. Cabe destacar que la idea original fue de @xpoke y le pedí permiso para desarrollarla hace bastante tiempo, me refiero a un fic colectivo sobre zombis y estudiantes encerrados en una academia que sufrían un sin fin de consecuencias relacionadas. Bueno, para aquel fic colectivo creé un personaje que me gustó demasiado que sólo me lo imaginaba en ese contexto y no quería dejarlo morir en el olvido, así que le pedí permiso para usar la idea y le cambié algunas cosas para llevar mejor lo que tenía en mente.

    La historia la tengo pensada para 16 capítulos por el momento y está dirigida para un público tolerante que entienda que es sólo ficción. Espero con ansias sus apreciaciones, críticas y opiniones.

    PD: no sé si se habrán dado cuenta de que tengo otro fic aquí publicado (La Historia de Jack Evans), lo seguiré publicando, por si es que alguien aún lo lee.

    Capítulos

    Spoiler: 
    Capítulo 1: Cuando la vida se torna sombríamente emocionante
    Capítulo 2: Así obtienes tu primer pokémon...infectado
    Capítulo 3: Resultados aterradores pero favorables
    Capítulo 4: Observando la situación
    Capítulo 5: Horror en el patio principal
    Capítulo 6: Una coartada perfecta
    Capítulo 7: Una agradable desdicha
    Capítulo 8: Salida a terreno
    Capítulo 9: Los Laboratorios de BioGen
    Capítulo 10: Llegan los héroes
    Capítulo 11: Cuando la mente se quiebra
    Capítulo 12: Hay que darlo todo para lograr tus objetivos, sobre todo fingir
    Capítulo 13: ¿Quién está acorralado?
    Capítulo 14: Mi libertad no termina cuando empieza la del otro, sólo se extiende
    Capítulo 15: Explicaciones
    Capítulo 16: Las vueltas de la vida


    Capítulo 1: Cuando la vida se torna sombríamente emocionante

    Spoiler: 


    El sol pegaba fuerte sobre las cabezas de los estudiantes que se movían de un lado a otro por el patio junto a sus pokémon, ocupados en los preparativos para el próximo aniversario de la prestigiosa Universidad de Kanto, ubicada en Ciudad Azulona. Las altas estructuras de concreto y hormigón ubicadas en diferentes lugares del campus proyectaban un poco de sombra, pero el astro estaba en el punto más alto, llegando a casi todos los rincones.

    Un chico de cabello rubio oscuro se encontraba cómodamente sentado en una silla en uno de los pocos lugares con sombra, mientras otros sudaban esforzándose por dejar todo listo para el día siguiente, él gozaba de un delicioso jugo de naranja en caja. Una chica de mirada seria se acercó a él, lo había estado observando desde hace un buen rato.

    —¡Victor! ¡¿Por qué demonios no ayudas en algo?! —lo increpó con bastante indignación— ¿Por qué demonios tienes mala disposición para todo?

    —¿Por qué demonios pones cara de ingenua para todo? —preguntó haciendo énfasis en la palabra “demonios”, mientras miraba hacia unos chicos que acababan de caerse llevando una caja de vasos de vidrio. Se limitó a sonreír y tomó un poco de jugo.

    —¿A qué te refieres? —le preguntó de vuelta, con cara de no saber nada, como Victor lo había planteado en su pregunta.

    —Sé que te metes con los profesores para pasar tus asignaturas, o con algunas profesoras —aseveró mirándola con sus profundos ojos marrones, la chica quedó helada, no sabía que alguien conocía sus andanzas—. Y eres encargada de la organización de este estúpido aniversario porque le hiciste algunos favores de dudosa reputación al presidente del centro de alumnos —volvió a beber un poco de juego, ya se le estaba acabando. La chica sólo lo miró, con odio y vergüenza al mismo tiempo—. Pero no te preocupes, yo no divulgaré nada, seguro que otro lo hará. ¿En qué quieres que ayude, Anna? —preguntó para volver al tema original.

    —Po-podrías ayudar a pintar los lienzos —balbuceó totalmente sonrojada, una gota de sudor le corría por la cara.

    —Estoy con ropa negra, no me voy a poner bajo el sol —terminó de beber el jugo y tiró la caja a un basurero cercano—. Si quieres que ayude, dame algo fácil que pueda hacer…—miró hacia todos lados hasta que vio una mesa pequeña, pero a su altura— en esta mesa de aquí —la acercó hacia él usando su pie derecho.

    La chica se alejó humillada e intranquila, alguien sabía sus secretos, pero desconocía si realmente alguien más estaba enterado de aquello. Victor acomodó sus pies sobre la mesa y se dedicó a disfrutar del sufrimiento de los que se esforzaban en hacer los preparativos, pero que no les resultaban. Los creía imbéciles por desperdiciar su intelecto en algo tan básico, si es que tenían uno.

    Las horas pasaron y el sol se ponía en el horizonte. Todos descansaban en el salón habilitado para hacer las manualidades necesarias para la celebración. Victor estaba sentado al costado de la puerta del fondo, terminando de muy mala gana un muñeco de color negro y sumamente mal zurcido. Habían prendido el televisor para entretenerse un rato y esperar la cobertura de un evento que venían anunciando hace mucho tiempo. Unos científicos de una organización privada habían desarrollado una supuesta cura para una enfermedad degenerativa que atacaba principalmente a los humanos, sin embargo, la polémica no estaba ajena a esto, puesto que aquella vacuna sería puesta a prueba en algunos pokémon con dicha enfermedad.

    Los estudiantes hablaban, debatiendo sobre el tema y dando a conocer sus opiniones, todo muy mezclado a la política e intereses económicos detrás de todo. Como en muchas universidades, a veces era complicado mantener una postura neutral. No obstante, había alguien que no mantenía mayor atención sobre las acaloradas discusiones.

    Victor sólo veía cómo discutían y luchaban por poner sus argumentos como si fuesen los únicos válidos. Él no creía que ellos estuviesen a su altura, eran simples personas que sólo se dedicaban a regañar y reclamar, en vez de sólo actuar. Después de todo, al discutir das a conocer tu perspectiva y con ello tu manera de pensar, en consecuencia, te vuelves, de cierta manera, predecible y otros pueden usarte como se les dé la gana, sin que lo sepas. Esa era su visión.

    De repente, comenzó la transmisión en vivo, tenían dos imágenes. Una era de un laboratorio en las oficinas centrales de BioGen, la organización responsable de la supuesta cura, en la cual mostraron a seis especies diferentes con la enfermedad. La otra era de las afueras del edificio, una protesta se llevaba a cabo, una enorme multitud con pancartas y gritos.

    La imagen del laboratorio pasó a ocupar la pantalla completa para mostrar con más detalle el momento de la inyección a las criaturas. Había un encargado para cada pokémon, mientras un séptimo investigador explicaba el procedimiento al periodista. Las criaturas comenzaron a chillar y gritar de dolor, el hombre que explicaba se puso algo nervioso con aquel bullicio. Los comentarios en el salón no se hicieron esperar.

    El chico de carácter antipático nuevamente observó cómo sus, según él, inferiores y no tan inteligentes compañeros, iniciaban un nuevo debate. Algunos apuntaban que aquel acto era inhumano y otros lo justificaban con la excusa de ser un avance para la ciencia y el bienestar de futuras generaciones.

    Todos callaron cuando los pokémon comenzaron a atacar a los asistentes con sus garras o picos, o con alguna mordida. Uno de los pokémon volador quebró el vidrio y salió hacia la multitud. Las dos imágenes mostraban hechos inquietantes que no pasarían desapercibidos para nadie. Todos en el salón estaban atentos a lo que veían.

    La cámara del laboratorio mostró a las personas mordidas y picoteadas actuando de manera extraña, gritaban de manera aterradora y se retorcían en el suelo. Uno de ellos se abalanzó contra el periodista y, junto a la cámara, cayeron al suelo. Los estudiantes, atónitos, observaron cómo el periodista gritaba y era mordido por aquel científico de mirada perdida, el cual le arrancó la oreja. La señal se perdió.

    El ambiente en el salón era como si fuese el de un funeral. No sólo por la incertidumbre generada por lo que acababan de observar, sino que también por el hecho de que aquella institución quedaba en la misma ciudad en la que se encontraban. Sea lo que sea que haya sucedido, no tardaría en llegar a ellos.

    Un chico de cabello corto y piel morena se paró de su asiento y comenzó a hablar. Era el presidente del centro de alumnos

    —Creo que ante lo sucedido, es importante que permanezcamos juntos —propuso con firmeza, aunque no pudo ocultar el temor—. Intentemos llamar a nuestros familiares, pero quedémonos aquí —una chica comenzó a llorar. Victor se limitó a observar el comportamiento de sus compañeros. Se preparaba para gozar de la situación.

    —Pero debemos prepararnos para lo que sea que esté sucediendo, hay que organizarse —propuso Anna.

    —¿Y cómo pretendes hacerlo, Anna? —dijo una chica de cabello moreno y baja estatura, empleando un tono bastante molesto— ¿Acostándote con todos los profesores que puedas para que te defiendan de esos zombis?

    Todos quedaron mudos, las chicas se miraban a los ojos. Anna quedó muda por unos segundos, su temor se había cumplido. Sin embargo, aquella muchacha de nombre Alice, siempre había tenido envidia de su popularidad y Anna aprovechó eso para desmentirla. Victor miraba fascinado aquella escena, sólo le faltaba algo para comer.

    —¡Siempre me has tenido envidia, es tanta que inventas cosas! —se defendió— ¿Quieres una batalla ahora? —sacó una pokéball para amenazarla.

    —¡Ya basta! —intervino Michael, un chico de cabello oscuro, conocido por todos por ser el líder de las animadoras del equipo de baloncesto, algunos lo molestaban por eso— Ponen aún más nerviosa a Mary —la chica que había empezado a llorar hace un rato lo hacía ahora aún más fuerte.

    —Con peleas no llegaremos a ninguna parte —continuó Alex, el que se había parado a hablar en primer lugar.

    El chico de cabello rubio los observó discutir y proponer planes de emergencia, los más conspiradores planteaban un apocalipsis zombi, eso sólo causaba el terror. Se limitaban a estar encerrados y sentirse en peligro. Victor veía en aquel suceso una oportunidad, la libertad en su mayor expresión. Cuántas cosas de dudosa moral se podrían hacer en aquellas circunstancias, era lo más cercano a un libre albedrío de verdad y no habría nadie que lo detuviera. El chico se paró en silencio y salió por la puerta a su costado, ya no tenía ganas de ver las peleas, serían las mismas todo el rato. Ya era hora de comenzar a actuar. No deseaba perder ni un solo instante.

    Avanzó por los pasillos pensando en todas esas posibilidades, tendría que hacer investigaciones y luego jugar con lo que descubriera. Sería espectacular. Se estaba aproximando a la entrada de la universidad, el guardia lo observó de lejos y le habló.

    —Deberíamos permanecer dentro de la universidad…

    —Hipnosis —una esfera negra con enormes ojos y envuelta en un gas púrpura apareció frente al hombre y lo durmió con la mirada —. Gracias, Gastly —la criatura desapareció.

    Victor metió al guardia dormido a la oficina de éste y trajinó el lugar, para su sorpresa, encontró un arma de fuego. Vio que algunos chicos del salón se acercaban a donde estaba así que guardó el revolver en su chaqueta. Alex comandaba el grupo, como líder autodesignado, supuso Victor. También estaba Anna.

    —¿Por qué saliste así? —interrogó Alex, como si fuese el encargado de liderar la resistencia, pensó el chico.

    —¿Qué te importa? —contestó sonriendo.

    —¡No me hagas enfadar, Winsor! ¿A menos que quieras una batalla? Estoy listo para patearte el trasero —Victor sólo se limitó a mirarlo con cara de cansado, le fastidiaba aquella situación—. No permitiré que salgas de la universidad —indicó con más compostura ante la nula reacción del joven—, debemos permanecer juntos.

    —No pretendo irme —explicó—. No por ahora, tengo cosas que hacer aquí —sonrió.

    Victor se retiró de la presencia de aquel grupo y se adentró en las profundidades de la universidad, por pasillos que pronto serían dominados por la oscuridad de la noche, donde él pretendía reinar. Pensando en el primer paso que daría, recitó unas palabras.

    —Necesito capturar un pokémon infectado. Para fines pedagógicos, claro —sonriendo se perdió en la oscuridad. Tenía mucho por hacer…y por jugar.

    Last edited by Thranduil; 19/04/2017, 18:12.

  • ~Yorman
    replied
    Después de tanto tiempo aquí estamos otra vez. Listos para comentar y ver como sigue esto.


    Capítulo 09. No sé si sea la costumbre pero me pareció un capítulo corto. Me quedaron un par de dudas: ¿quien es ese siniestro felino? ¿que pasó con el Arbok liberado? era mejor un Seviper
    La fulana 'libertad' de Víctor no conoce límites, dedicarse a matar personas así porque si. Siento que le faltó algo a este capítulo, un poco mas de acción, mas intriga, fue muy directo.

    Capítulo 10. No tengo mucho que decir de este capítulo, tampoco nada que especular; ese tipo está loco, loco. Ya veremos que va a hacer ahora.

    __________________

    Bien, hasta aquí mis comentarios, tan cortos como los capítulos xD

    Te podría sugerir que vayas haciendo el índice de capítulos en el primer post para tener mas o menos una idea de cuantos llevas, así como identificarlos, no sólo con el nombre. Nos vemos~

    Leave a comment:


  • Thranduil
    replied
    Después de dos milenios y tres centurias, HABEMUS CAPÍTULUM!!!!!!!!! Pero como es costumbre, primero a comentar los comentarios que me comentaron.

    [MENTION=54180]Poisonbird[/MENTION]: resucitaste!!!!!!!! I'm in shock (se desmaya). Que bueno tenerte de vuelta por aquí. Desde un principio hice a Victor pensando en una persona que es capaz de hacer las cosas cuando las circunstancias se lo permiten, cuando no haya alguien que pueda hacerte algún daño por lo que haces, con todo lo moral involucrado. Aún no estoy muy seguro de cómo será el final de Victor, tengo ideas y creo que tengo un desafío en ello, pues un personaje así, no puede terminar de cualquier forma, mucho menos algo cliché del mundo de los zombis. Este vez me esforcé más por recalcar las personalidades de los personajes.

    [MENTION=69685]Keytara[/MENTION]: intentaré fijarme más en esas cosas que suenan extrañas o redundantes, a pesar de que dijiste que irías sólo a la trama, gracias por no resistirte a decirme algunos aspectos técnicos. No habían pensado en una inteligencia opuesta a la de Victor, sin embargo, si ese fuese el caso, Victor no haría las cosas, puesto que se va un poco a la segura con sus planes, no le gusta cometer riesgos, aunque está dispuesto a hacerlo si no le queda opción, una inteligencia opuesta a la suya lo frenaría de hacer estas cosas. No obstante, creo que tu sugerencia podría calzar levemente con algo que tengo más o menos planeado para el final.

    [MENTION=58147]Lisacabot[/MENTION]: grabó un vídeo para algo que sucederá más adelante y obviamente no dejaré su celular por ahí para que Michael u otro lo vean. No importa la brevedad de tu comentario, apreció que se tomen la molestia de leer la historia.

    Bueno, lamento la demora por el nuevo ccapítulo, pero la universidad no me da mucho tiempo y no sé cuándo postee otro. El capítulo a continuación es corto, porque sirve un poco como nexo para lo que viene y no era necesario que sucediese mucho en él. Espero lo disfruten.

    Llegan los héroes


    La noche había caído sobre la ciudad y un silencioso auto se detuvo frente a la universidad. El guardia dio el aviso de la llegada y algunos estudiantes salieron para ayudar a entrar las cosas que habían traído, no sólo armas, también había instrumentos de laboratorio dentro del vehículo. Alex se asomó en la entrada y no observó a Anna, la preocupación lo invadió y se acercó rápidamente a los dos jóvenes.

    —¿Dónde está Anna? —preguntó, su rostro estaba pálido, imaginaba lo peor.

    Victor miró a Michael, como si buscase en él un poco de ayuda, pues quería verse consternado por la situación.

    —Alex —dijo el líder de las porristas—. Anna murió —el chico se derrumbó a sus pies, llorando desconsoladamente, a vista y paciencia de todos—. La atacó un arbok infectado.

    Totalmente frágil estaba ante sus ojos el líder de la pequeña resistencia, el dolor en su corazón por la muerte de su amada era un deleite para la vista de Victor. Ojalá pudiese reír a carcajadas y burlarse de su pesar, pero debía mantenerse en su papel ante los presentes. Todos se detuvieron para verlo llorar, era una escena triste para cualquiera que entendiese el dolor de perder a un ser amado.

    —¡No demoren en entrar las cosas! —indicó Alice— No queremos llamar la atención de ninguna de esas cosas muertas —se acercó a Alex—. Sé que no soy la indicada para hablarte, pero debes pararte y seguir viviendo por ella —el chico la miró, tenía los ojos rojos y las lágrimas corrían como un río por su cara.

    Un interesante suceso ocurría ante los ojos de varios. La máxima enemiga de la difunta consolaba a su novio. Incluso en momentos difíciles los más acérrimos rivales podían concordar en algo y ayudarse. Después de todo, Alice no odiaba tanto a Anna como para querer que muriera, mucho menos de esa manera.

    La chica lo ayudó a levantarse y lo condujo al interior de la universidad. El resto de estudiantes los siguieron, cargando armas e instrumentos.

    —Necesitamos entrar el auto —indicó Victor—. ¿Por qué no abren el portón? Pudimos haber sacado las cosas inmediatamente ahí dentro.

    —El invernadero está totalmente infectado —explicó el guardia—, en cualquier momento las plantas pueden invadir el patio. Ya no es seguro ahí.

    La suerte nuevamente sonreía a la maldad del rubio chico de perversa mente. De alguna interesante manera podía aprovechar aquella situación. Plantas infectadas, seguramente algo bueno se le ocurriría, sería un buen estímulo para su maligna imaginación. No podía tener tanta suerte.

    Dentro del lugar de reunión, la sala de profesores, Mary se acercó gentilmente a Michael y Victor con un poco de comida. Les tenía café caliente y un sándwich.

    —Aquí tienen —dijo sonriendo—. Deben estar cansados.

    —Gracias —le respondieron.

    —Es una lástima que Anna no haya vuelto —comentó con voz triste—. Pero no todo es pena. Les tengo una buena noticia —sonrió—. Porygon-Z logró meterse a la base de datos de BioGen. Sacó mucha información del lugar, pero no la entiendo, tendrán que analizarla.

    —¡¿Enserio?! —exclamó Michael— ¡Eso es estupendo! —miró a Victor.

    —Sí —fingió, aunque estaba realmente sorprendido—. Es una muy buena noticia —mascó otro pedazo.

    El rubio había mandado a Gastly a desconectar todos los sistemas de comunicación de la universidad. Además la infección hizo de las suyas en la ciudad, los infectados habían destrozado las comunicaciones con el caos generado.

    —¿Cómo lo hizo? —preguntó Victor, estaba molesto por dentro, pero sonriendo por fuera.

    —Después de días sin que nada ocurriese, decidimos mirar el cableado, Alex no estaba muy convencido de salir a mirar, era peligroso. Y resultó que estaba desconectado, afortunadamente no estaba roto —explicó la chica alegremente—. Con eso recuperamos conexión con la ciudad, pero no con el exterior. No sabemos qué sucede en otras partes.

    —¿Ni siquiera por internet? —preguntó Michael.

    —No. Los escudos anti espionaje no dejan pasar a ningún porygon que no esté autorizado —respondió—. Bueno, debo irme, imprimiré la información para que les sea más cómodo usarla. Nos vemos.

    Durante el día, la amargura rondó los pasillos, habían logrado llevar a cabo el propósito, tomar instrumentos de laboratorio, además de algunas armas, sin embargo, la muerte de Anna había opacado ese pequeño triunfo. No fue una real victoria.

    Nadie vio a Alex por el resto de la jornada, su tristeza era tan profunda que no se atrevió a enfrentar la realidad que se le venía encima, los comentarios por los pasillos cuando él pasara y su debilidad ante la toma de decisiones, no era algo que quisiese vivir tan prontamente.

    Michael y Victor comenzaron con la investigación luego de que Mary les entregara los documentos encontrados. No lograron avanzar mucho, estaban cansados y el chico de siniestras intenciones no le ponía mucho empeño para progresar.

    La noche cayó sobre la ciudad y los estudiantes comenzaron a ir a dormir. Una vez todos dormidos, o gran parte de ellos, las cosas comenzaron a moverse nuevamente por la universidad, en el cuarto de seguridad, específicamente.

    Nadie vigilaba el lugar, el guardia había olvidado hacer su turno, ya era la segunda negligencia que cometía en su horario de trabajo y Alex no estaba disponible para actuar como líder y cerciorarse de que todo anduviese bien. Los televisores, uno a uno comenzaron a marchar levitando por pasillos alejados de los dormitorios, para no causar una alarma indeseada. Terminaron por ocultarse en la bodega más aislada de la universidad, pero al mismo tiempo muy cercana al invernadero. Las puertas se cerraron con cadenas y candados. La llave flotó y se perdió en la penumbra de los pasillos.

    Mientras tanto, por los ductos de ventilación, el desquiciado chico de perverso anhelo por la libertad, transitaba lentamente y con mucho cuidado de no meter demasiado ruido. Si bien, nadie podría escucharlo con facilidad, no debía cometer errores estúpidos como veces anteriores. Hubiese mandado a Gastly, pero éste estaba en otra tarea igual de importante, y no podía permitir pasar el tiempo más de lo necesario. Se detuvo con cautela, su objetivo estaba frente a él.

    Por una rendija, observó cuatro pokéballs y unos anteojos, estaba a la altura del velador de Mary. Ella dormía plácidamente, con su suave cabellera rubia esparcida por la almohada, estaba sola en la habitación. Victor abrió la salida del ducto con sumo cuidado y se llevó las cuatro pokéballs con él, los pokémon en su interior dormían. Su nuevo plan comenzaba con aquella acción, había puesto el ojo en aquella dulce chica, ahora experimentaría de una nueva forma su tan preciada libertad.
    Last edited by Thranduil; 19/04/2017, 18:13.

    Leave a comment:


  • Lisacabot
    replied
    Como siempre un capítulo genial. Me ha parecido un poco arriesgado que lo grabase, ¿Y si alguien ve el video? Aunque tampoco creo que sea tan descuidado de dejar el aparato por ahi. Bueno, queda mucho más por leer.

    Se que es un comentario un poco corto pero sabes que ando agobiada, a ver si al siguiente se me ocurren más cosas que comentarte.

    Sigue así!!

    Leave a comment:


  • Keytara
    replied
    Aloha~. Dioh, vengo comentando no sé cuantos días después, lamento mi tardía presencia, ya sabes eso de los estudios y demás. En fin, a lo que vine, a recuperar el tiempo perdido con los comentarios.

    Salida a terreno, dado a que por el tiempo perdido no me gusta hacer criticas constructivas en gramática y eso del tema, solo comentare la trama. Pues bueno, Victor sigue haciendo presencia de su desquiciada mente, pero voy por partes, se me hace algo loco leer como el estado de Azulona y triste a la vez, pensar que un sitio así pudiese acabar en tales condiciones, por otro lado eso de decir.

    (...) Uno de mirada siniestra, pero disimulada (...)
    Creo que ésta descripción queda algo vacía, apresurada diría yo, fueses escrito esta parte de otra manera quizás, tal vez si vas a pasar a la parte de descripción no hagas algo apresurado o de manera corta puntual, no solo digas que mira de manera siniestra, pero disimulada; no excuses que nadie se da cuenta porque disimula. Se que dije que no iba a comentar estos aspectos, bug... no pude resistirme.

    —Porque me agrada ver cómo la gente se destruye en segundos. Ver cómo muestran su verdadera cara y dejan de lado el cinismo —explicó sin ningún problema.
    De una vez digo que la personalidad de Victor se parece mucho, por no decir que es igual a la de Enoshima (un personaje de Danganronpa), será por eso que me agrada [?]

    Aún así, después de esas declaraciones no sé porque no lo botan por andar con su sadismo. En esta parte ya te avisaron del error de las balas. Eso pasa lentamente del mundo Pokémon a uno más real en donde se tengan que usar armas, un TWD en todo caso.

    Lo hizo pasar, luego cerró con llaves. Lo hizo pasar hacia la bodega
    No sé, esa repetición de palabras no viene al caso. Al igual que aterrados y tranquilos no creo que sean dos cosas que deberían ir juntas. Luego lo que digo es afirmado con lo que dice la fémina, la desesperación estaba en el ambiente, no puede haber tranquilidad. Haha el cambio de personalidad del protagonista a su conveniencia es única. Pero creo que le toman mucha confianza a alguien desconocido, en un mundo de infectados cuesta confiar. Eso pasa por confiar, no se me hace nada nuevo el pensamiento del chico en busca de su ¨libertad¨, he leído cosas igual de abrumadoras. Pero si es interesante.

    Bueno ya lo demás es bastante entretenido, la historia sigue con sus bases desde el principio y muy interesante la verdad, es bueno ver el desarrollo de la trama y sobre todo enfocado en Victor, el mundo gira al rededor de él, un detalle bueno y malo, ya más adelante te lo explicare. Por ahora este capitulo me ha encantado.

    Los laboratorios de BioGen, bueno al grano, la libertad del Victor es tan distorsionada del origen de la palabra, aunque tiene mucho sentido con la desquiciada mente del protagonista, la muerte de Anna me la esperaba de manera pronta, y ya quiero ver el tan planeado acto siguiente [?]. Todo le sale al chico, debería tener un obstáculo constante, no por situación, su contra parte, eso le daría más estilo a la obra, al final que se decida quien gane, el nuevo elemento o la desquiciada libertad del chico, un choque de inteligencias owo. No sé el por qué, pero pienso que después de que cumpla su objetivo se matara, me dio la impresión, uhm... leer este capitulo me volvió conspirador de teorías. Como he dicho depositan mucha confianza en el rubio. Unexplained things, the illusionists.

    Para finalizar te destaco estos errores.

    el pocos segundos Anna tenía gran parte de su rostro y tórax mordisqueado
    hagamos que la muerte de Anna no se en vano.
    Eso es todo por esta ocasión, éxito con tu escrito, ciao~
    Last edited by Keytara; 01/04/2017, 16:03.

    Leave a comment:


  • Poisonbird
    replied
    *Sale de una tumba de mil metros de profundidad, prácticamente hecha un esqueleto andante.* AAAAH, me tenían que sacar de la tumba con esta cosa tan cliché, tan típica, tan redundante, ¡estúpidos zombies, váyanse de la literatura! [??]



    No pensarás que voy en serio, ¿no? Caray, tampoco soy tan mala. *Se vuelve a poner la piel y las plumas*

    Vale, ahora en serio. Por un tiempo he ido leyendo este fanfic a escondidas (circunstancias de la vida) y… de verdad, juro que me planteé volver aquí justo para comentar este fanfic.
    Y guess what, lo has conseguido. De la buena manera, porque esto, amigo mío, es mejor que los roles zombie que he participado (y no, odio las películas de zombies; ni idea si porque me parecen todas casi lo mismo o porque me dan agonía esos gritos [?]) y, desde luego, el mejor fiction de zombies (no digo que haya leído muchos, igual) que he leído nunca. Es que mira al prota. ¡MÍRALO! Es el chico más diabólico que he visto en un apocalipsis zombie. Tendré que coronar a Víctor como el “protagonista más jofruta de 2017”, porque vamos, lo que hace para ganar su “libertad” es muy atroz. Aunque, más que liberar ataduras, es más bien una liberación moral. Ya saben… transgredir lo que es correcto en general. Quién sabe lo que haríamos todos si no tuviéramos moral, ¿verdad?
    De hecho, todo este embrollo de invasión zombie, de desquiciados, de infecciosos ha hecho que saque su psicópata interior. ¿Quién pensaría en asesinos en un momento como este? Es perfecto para acechar desde las sombras y dirigirlos a todo hacia una muerte segura.

    Pero eso también me plantea un problema que, por ahora, no lo veo. Como no tan firme creyente de la ley kármica, no puedo evitar pensar que todos sus actos van a regresar por duplicado, así que me trae sin cuidado lo que le depara.

    Ahora, que también debo decir que ha tenido suerte… le ha tocado un grupo de crédulos e incrédulos idiotas. Claro, no es muy fácil sospechar de la gente en estas circunstancias, pero… no sé, todos siguen demasiado al líder (menos nuestro prota, obvio). Supongo que lo puedo entender, desde que mucha gente, en estas situaciones, preferiría aferrarse a una sola persona que sepa más, más que arriesgarse a perder la vida en el intento de sobrevivir...
    Ah… el instinto de la manada… que poderoso que es [?].

    Bueno, y ahora pasando a lo técnico… bueno, últimamente trato de no ponerle mucha atención, desde que tampoco me puedo entretener en revisar qué es lo que falla. Pero, de momento, tampoco he visto nada que me haga decir “esto podría ser mucho mejor”. No, no, mantienes el nivel de descripción desde que leí los primeros caps de “La historia de Jack Evans”. Y además, también has procurarlo darle vida a los personajes principales, que es algo que dije que fallaba un poco al inicio si mal no recuerdo. Congratz.

    Ahora, sé que te lo han dicho, pero hay pequeños momentos en los que se pierde un poco. Como cuando apareció el Tauros, por ejemplo. Fue un poco confusa la acción. Algo ha fallado, pero ahora no puedo decir qué. Y aparte, seguro que ya te lo han dicho, porque lo veo arriba... -u-

    Ah, ¡pero espera, nadie te comentó este cap! D:<

    Bueno. Vamos a ver… em…
    Lo dicho. Esto me trae sin cuidado. ¿No pensó Víctor que alguien podría oírle? Bueno, seguro se garantizó la soledad… aunque… eso de confesar sus crímenes a Anna fue algo incauto de su parte.
    Al menos sabía qué estaba haciendo. De todas formas, me gustó como la ha manipulado para que ella se matara a sí misma.
    E igual, parece que aún no haces uso del punto y la coma. Hubiera venido bien al inicio… después de decir el nombre de “Biogen”. Y en muchos puntos de la historia. O sea, estás añadiendo información. El uso es bastante válido -w-U
    (Recuerdo que debería darle un repaso a las normas de puntuación. Ya no escribo tanto, así que debo de estar algo oxidada ;u;). Pero en serio, no vendría mal mirar cuándo usarlas. Te harían bien. Incluso te las concretaría, pero bueno... lo dejaré para la próxima. Ahora estoy un poco espesa ._.

    Aparte de eso, todo perfecto. Quizá fue breve, y tampoco había mucha descripción, pero tampoco he visto que sea muy necesario indicar cada cosa, así que bien, bien.

    ¡Sigue así! :3

    Cheerio~!

    Leave a comment:


  • Thranduil
    replied
    En el marco de las ganas de hacer más activa la zona, les traigo un nuevo capítulo, así que. ¡Habemus capítulum! Pero primero a comentar los comentarios que me comentaron.

    [MENTION=58147]Lisacabot[/MENTION]: pretendo hacer que Victor haga un poco de tortura, pero no diré cuándo lo hará. Si tienes razón con lo de tauros herbívoro, pero como lo que busca es comida, sea cual sea, supuse que aunque también podría ingerir carne. Está muy centrado en lo que quiere, por eso está dispuesto a los riesgos, no sé si le quede gustando, puesto que comprende que el riesgo lo acerca a la muerte, y la muerte evidentemente lo aleja de lo que busca.

    [MENTION=25690]~Yorman[/MENTION]: Ahora que lo dices, un leve guiño a Mewtwo hubiese sido interesante. Poner los nombres de pokémon con mayúscula, me había planteado eso antes, pero me gusta más la idea de dejarlos como sustantivos comunes, algo así como decir perro o gato, por eso lo dejo con minúscula (aunque en mi otro fic lo dejo con mayúscula porque así empecé). Le doy esa interpretación, pero es cosa de gustos. Me gustó lo de ponerlo en cuadrado, pero no me gusta como queda la sangría.

    Gracias a los dos por comentar. Ahora el nuevo capítulo.

    Los Laboratorios de BioGen

    El trío de jóvenes arribó en las instalaciones de los culpables del virus, BioGen. Era un lugar pulcro y muy blanco, no tenía mucha vegetación, pues no concordaba con el propósito del recinto. La calle estaba llena de pancartas y letreros de la manifestación que se había llevado a cabo hace pocos días durante la transmisión, las puertas de vidrio estaban abiertas y rotas.

    Entraron sin meter mucho ruido, los pasillos no estaban tan desordenados, sólo algunas cosas tiradas por el suelo. No se escuchaba ningún ruido en el interior y las luces estaban aún encendidas.

    Revisaron todas las habitaciones del primer piso, pero no había ningún instrumento de investigación útil para lo que buscaban realizar, no les quedó más remedio que avanzar al siguiente piso. Hicieron lo mismo, y llegaron ante una puerta abierta, de la que salía un camino de sangre dispersada por el suelo, estaba seca.

    Miraron su interior y era el salón que habían usado para mostrar los resultados de la investigación en vivo por televisión. Había sangre por varias partes de la habitación y la cámara por la que transmitieron estaba ahí, rota junto al micrófono. Ninguna de las personas mordidas se hallaba en el lugar.

    Para Anna y Michael era bastante inquietante estar donde todo comenzó, los últimos días habían pasado demasiado rápido y las cosas se ponían cada vez más difíciles y peligrosas. Victor ni siquiera estaba atemorizado por aquel lugar, pero se sentía ligeramente ansioso por realizar algo que tenía pensado hacer más no planeado. Sólo necesitaba una pequeña oportunidad y una serie de eventos podrían desencadenarse.
    —¿Por qué no nos separamos? —propuso Victor con calma, esperando a que Anna sacara a flote nuevamente la desconfianza que tenía por el chico.

    —¿Por qué? ¿Qué pretendes? —inquirió la pelirroja— ¿Acaso nos vas a dejar y te llevarás el auto?

    —¡Ya basta, Anna! —intervino Michael— No puedo creer que aún desconfíes de él. ¿No fue suficiente con que nos haya salvado del tauros infectado? Te recuerdo que tú nos pusiste en esa situación —le recordó con evidente molestia. No le agradaba que culpasen a Victor porque sí.

    —Desconfíes o no de mí —interrumpió Victor mirando a la chica—, debemos hacer esto rápido y separarnos es una buena idea. ¿Qué tal si tú y yo vamos juntos, así me vigilas, y Michel va por otro lado? —propuso con la única excusa de separase del líder de las porristas por un rato, tenía algo en mente y quería hacerlo, aunque no sabía cómo.

    —Me parece buena idea. Ustedes vayan al tercer piso y yo voy al cuarto.

    Se separaron en las escaleras. Anna y Victor comenzaron a recorrer el piso asignado con mucha cautela. La primera habitación estaba abierta, tenía varias pantallas que mostraban gran parte de los cuartos de investigación y pasillos del edificio. A los pies de la imagen tenían el nombre del lugar que filmaban.

    Observaron buscando en los televisores, en algunos de ellos vieron a Michael, pasando de pantalla en pantalla revisando los diferentes cuartos. En uno de los televisores, Victor vio una enorme cobra encerrada en el Laboratorio de Investigación N°2, según lo que decía la ficha del aparato, actuaba extraño, se veía claramente infectada. El chico recordó haber visto una puerta con ese nombre antes de llegar a donde se encontraban actualmente.

    Su oportunidad había llegado, estaba ante sus ojos, sólo debía actuar y lo que pretendía hacer se realizaría sin mayores inconvenientes. En pocos segundos, la desconfianza sembrada en la chica daría sus frutos, si es que realmente había resultado todo lo que hizo.
    —¡Ya sé dónde está! ¡Sígueme! —el desquiciado joven salió corriendo de la habitación, seguido por Anna.

    No demoró en llegar al cuarto donde estaba ese arbok infectado. Se paró frente a la puerta y se dispuso a abrirla.
    —¡Espera! —exclamó la chica, Victor se detuvo— ¿Qué hay ahí realmente?

    Bingo, los actos del chico habían tenido efecto sobre la actitud de Anna. Aunque sabía que era así, no fue muy difícil alimentar ese odio de la pelirroja hacia él. Durante toda su vida universitaria habían tenido encuentros que terminaban con la chica avergonzada, luego sólo tuvo que acrecentar esa desconfianza, actuando de la nada como alguien muy bueno dispuesto a ayudar. No era algo que esperaba, pero cuando vio que estaba sucediendo, no desperdició la oportunidad de jugar un poco con ella. Ahora Anna intentaba vigilar todo acto de su enemigo.
    —Si tanto desconfías, ábrela tú —la miró y se cruzó de brazos, lanzándole una mirada que expresaba su supuesto cansancio sobre el hecho de que desconfiase tanto de él.

    —Eso haré.

    Abrió la puerta y la respiración de Victor se agitó nuevamente. La cobra en el interior de la habitación se abalanzó sobre Anna y comenzó a morderla. Los gritos desesperados de la chica se oyeron por casi todo el edificio, con un enorme eco. El chico dejó salir a su siniestro felino de pelaje negro para que usase protección y sacó su celular para grabar la escena. Quería registrar el agonizante sonido de su voz socorriendo por auxilio.

    El espectáculo era horrible y fascinante para el joven, el pocos segundos Anna tenía gran parte de su rostro y tórax mordisqueado y desecho por el veneno de la cobra. Era asqueroso. Victor sólo miraba a su nueva víctima, pero se decidió a dedicarle unas palabras.
    —Mi querida Anna, me has dado momentos interesantes, el golpe que le diste a Alice fue un gran deleite para mis perversos ojos. Por ser tan importante en mi vida, te dejo morir de esta manera —las palabras del chico eran extrañas, afortunadamente, Michael aún no llegaba—. Fomenté tu desconfianza para alejarte de Alex, sacarte de la universidad y poder acabar con tu miserable vida de arrastrada, a dónde sea que vayas no tendrás que fingir para conseguir algo que anhelas. Tal vez encuentres uno que otro profesor con el que acostarte. Me alegro de que tuvieses una relación con Alex, usaré eso y tu muerte a mi favor. Sufre en paz —dio la vuelta y comenzó a caminar—. Esto de la libertad se está poniendo más entretenido. Aunque siento que estoy perdiendo creatividad. Tendré que buscar nuevas formas de ser libre —se dijo a sí mismo.

    Se acercó a las escaleras y oyó a su compañero de investigación bajar por ellas. Venía agitado, había escuchado el grito y se había topado con un infectado, con suerte pudo escapar con vida.
    —¿Qué fue ese grito? —preguntó asustado.

    —Anna —lo miró con pesar—. Nos atacó un arbok —Michael derramó unas lágrimas y Victor lo abrazó—. No me caía bien, pero no se merecía una muerte así. Alex estará devastado. Vamos a buscar esos instrumentos, hagamos que la muerte de Anna no se en vano.

    En el fondo, ambos sabían que la cura era algo imposible, pero Michael tenía la esperanza de hacer algo preventivo ante el virus. Por otra parte, Victor no tenía intención alguna de seguir con la investigación, sólo lo había dicho para quitarse al resto de encima mientras realizaba sus fechorías. Ahora necesitaba pensar en una nueva, esta vez intentaría ser más creativo y original, sus dos últimos actos habían sido muy poco planeados, casi improvisados. Si iba a buscar su tan querida libertad, debía hacerlo más divertido y con más ingenio.

    Leave a comment:


  • ~Yorman
    replied
    No sugería que agregaras a Mewtwo a la historia, solo era una especulación de que su creación se llevó a cabo en ese lugar.

    Tarde un poco en comentar pero allá voy!

    Bien, comienzo por un par de observaciones. Los nombres de los Pokémon deben ir en mayúsculas porque se consideran nombres propios, así como la palabra 'Pokémon'. Lo otro es:

    El arma de fuego disparó dos veces, pero la tercera bala fue la que pudo atinarle.
    ¿Dispara dos veces pero una tercera bala acierta? Pendiente con estos detalles; a mi me parecer faltaron algunas palabras que le dieran coherencia a la frase, quizás: 'disparó dos veces sin acertar', 'disparó dos veces sin dar en el blanco', 'realizó dos disparos que no alcazaron su objetivo'; cosas así.

    Como siempre fue un capítulo corto pero interesante. No deja de soprenderme la maldad que dentro de Víctor habita, es impresionante; pobres personas. Si sigue así no van a terminar las cosas bien para él, hay algo llamado 'karma'. Ya veremos como va avanzando esta historia y ver si pueden desarrollar la famosa cura.

    Como punto aparte, sería bueno que arreglaras el capítulo de forma estética; usar el BBCode [CELL] para separarlo del resto escrito en el post. Que le dieras sangría a los diálogos para que resalten un poco más. Pequeños detalles que puede hacer diferencia.

    Bien, eso es todo. Hasta pronto.

    Leave a comment:


  • Lisacabot
    replied
    —¿Cómo diablos se supone que van a desarrollar una cura para algo que te convierte en zombi en segundos? —cuestionó Anna— Además, ¿no se supone que una vez infectados mueren? Ustedes mismos lo dijeron. <- Ahora soy anna (?) Tomaste mis palabras XD

    Ai pero porque les mata tan rápido? :C haz que juegue un poco, que alargue el placer como buen psicópata que es :P

    No ha estado mal, planteaste lo que te dije de la cura y lo solucionaste. La escena del taruos se me hace un tanto extraña, teniendo en cuenta que es un toro por lo que sería un pokemon herbívoro no? Me gusta, es muy tétrico y siniestro. También que Victor se ponga en peligro, es algo interesante, aunque una buena manera de afianzar la confianza de Michel y casi obligar a Anna a confiar un poco más en el no me lo imagino como una persona con deseos de morir. Tiene que ser una persona muy centrada en su objetivo y preparado para cualquier cosa para ser capaz de arriesgarse así. O puede que al final le termine gustando el riesgo (?)

    Con ganas de leer más :D

    Leave a comment:


  • Thranduil
    replied
    Habemus capítulum!!!!!!! Pero antes a comentar los comentarios que me comentaron

    [MENTION=58147]Lisacabot[/MENTION]: la verdad no tenía pensado que Victor pasara peligro, se me ocurrió en el momento que escribí el capítulo. Respecto a lo de la cura, si tienes razón, es ilógico que la hagan para algo que te mata, pero si saben que el virus es rápido, en el primer capítulo lo muestran con la transmisión en vivo del laboratorio.

    [MENTION=69685]Keytara[/MENTION]: si, la palabra era resguardadas, me comí una sílaba. No ha evolucionado a Haunter, porque me gusta más Gastly, es sólo una pequeña preferencia mía, además, no veo un motivo muy fuerte como para que evolucione. Al igual que Lisa tienes razón con lo de la cura y debo decir que me diste una idea con tu comentario: lo único lógico sería para evitar o retrasar el contagio de la misma, bueno, eso lo escribiste tú, y debo decir que lo usé en el capítulo a continuación, por lo tanto debo darte el crédito por eso como corresponde, porque con tu comentario me solucionaste un hueco argumental (bastante incoherente) más o menos grande.

    [MENTION=25690]~Yorman[/MENTION]: el rhydon fue liberado por gastly. Es una idea interesante que Mewtwo haya sido concebido en BioGen, pero no es así, ellos sólo hicieron la cura, meter a Mewtwo me alargaría mucho la historia y no encajaría en la trama.

    Bueno, antes del capítulo, quería agradecerles por tomarse el tiempo de leer mi fic y darme sus apreciaciones, sobre lo bueno y lo malo, me he dado cuenta de inconsecuencias dentro de la trama, cosas pequeñas pero que se notan. Dos de ellas intento explicarlas un poco aquí, la supuesta cura que quieren hacer (la que debo decir que ni siquiera me había percatado), cuya solución me la dio Keytara con su comentario, puesto que de ahí se me ocurrió, le doy los créditos de nuevo, y el segundo detalle es sobre el arma que roba Victor al principio, varios me lo habían comentado antes. Espero disfruten el capítulo.

    Salida a terreno


    Azulona, totalmente desolada, sin vida en sus calles, sólo basura y destrucción. La única presencia era la soledad, dueña de todo rincón de la desdichada urbe. El día estaba nublado y ningún ruido en las grandes avenidas, más que un solo auto. Era blanco y llevaba el logo de la Universidad de Kanto, tres personas viajaban en su interior. Una chica de cabello rojo conducía, detrás de ella iban dos jóvenes, uno de mirada siniestra, pero disimulada, el otro era más delgado, sus ojos expresaban preocupación y temor.

    Luego del incidente con el rhydon y los demás pokémon que destruyeron el laboratorio. Michael y Victor ya no podían desarrollar esa tan controvertida cura que Alex había aceptado que hicieran. Pero Anna no dejó que fueran solos, no confiaba en uno de ellos, le tenía sangre en el ojo por todo lo que le había hecho pasar durante sus años universitarios, estaba segura de que había matado a James y que lo del rhydon era su culpa. A la muchacha no le costó convencer al autoproclamado líder de que la dejara ir.

    —¿Cómo diablos se supone que van a desarrollar una cura para algo que te convierte en zombi en segundos? —cuestionó Anna— Además, ¿no se supone que una vez infectados mueren? Ustedes mismos lo dijeron.

    —Tienes razón —concordó Michael—. Pero podemos crear algo que nos proteja en caso de ser mordidos, algo que haga que el virus no tenga efecto.

    —Pero algo así nos llevará mucho tiempo desarrollar —intervino Victor con voz calma—. Será necesario hacer muchas pruebas —vaticinó—. Se generarán largos debates sobre cómo hacer esas pruebas y con quién hacerlas —sonrió.

    —¿Por qué te causa tanta gracia? —Anna lo increpó con una mirada de odio.

    —Porque me agrada ver cómo la gente se destruye en segundos. Ver cómo muestran su verdadera cara y dejan de lado el cinismo —explicó sin ningún problema.

    —¿Cómo puedes ser tan despreciable? —la chica volteó para mirarlo al rostro— ¿Y después quieres que no desconfíe…?

    —¡Anna, detén el auto!

    El afeminado chico la interrumpió abruptamente y la muchacha paró el auto en seco. A varios metros frente a ellos, había un enorme pokémon con apariencia de toro, su pelaje marrón estaba ensangrentado y se le veía masticando algo. Los tres se quedaron quietos, la chica había apagado el auto, pero ya era tarde, el tauros infectado los estaba observando y no demoró en comenzar a correr hacia ellos.

    —¡Oh Dios mío! —gritó Anna intentando encender el vehículo nuevamente, pero entró en pánico y sus nervios no le permitieron hacerlo.

    —¡Rápido, Anna! ¡Enciende el auto! —exclamó Michael despavorido.

    —¡No espera!

    Victor se bajó del auto, no sin antes observar a su alrededor, y sacó un revólver. El tauros observó eso y cambió levemente su dirección para atacarlo a él en primera instancia. El arma de fuego disparó dos veces, pero la tercera bala fue la que pudo atinarle. A pesar de tener un cráneo sumamente duro, la cabeza del pokémon fue perforada justo antes de llegar ante él. Con el impulso de la corrida, el infectado cayó a los pies del muchacho.

    Por primera vez Victor había visto su vida en peligro real, el ataque de los pokémon el día anterior no había sido nada y con protección no hubiese bastado esta vez para salir sano y salvo. Su respiración comenzó a tranquilizarse de a poco, no estaba arrepentido de haber provocado una salida de la universidad. Su libertad requería sacrificios, pero el peligro estaba cada vez más cerca de él.

    —¡Victor, métete al auto! —le ordenó Michael, el chico le hizo caso, aún estaba con la adrenalina a flor de piel— Anna, conduce. Debemos salir de aquí.

    Se mantuvieron en silencio por varios minutos hasta calmarse. El suceso los había dejado intranquilos y algo alterados, pero Anna, por segunda vez, acabó con el silencio.

    —¿De dónde sacaste esa arma? —preguntó Anna— ¿Y por qué la tienes?

    —Se la quité al guardia la noche que empezó todo —explicó Victor, aún estaba agitado—. Pretendía usarla para capturar un pokémon infectado.

    —Pero el guardia dijo que no tenía permitido pasárnosla —recordó Michael—. ¿Por qué nos mentiría haciéndonos saber que aún la tiene?

    —Para que no lo despidan —agregó la chica—. En la situación en la que estamos, un despido sería ridículo, pero podría ganarse la enemistad de varios alumnos y…¿para qué estamos con cosas? Alex haría algo contra él para complacer a los que pidiesen un castigo para el guardia por su ineptitud.

    A pesar de ser su pareja, Anna acababa de decir algo no muy halagador sobre Alex. Estaba reconociendo que él estaría dispuesto a mucho para que lo dejasen tener el control de las situaciones, haciendo actos populistas para dejar satisfecha a las muchedumbres. Como un político que se aprovecha de las situaciones.

    —Creo que con lo sucedido puedes confiar ahora en Victor —anunció Michael—. Nos acaba de salvar —le enrostró a la chica—. Sin embargo, eso fue muy arriesgado —reprendió al chico, quien sólo se limitó a sonreír.

    Llegaron al centro comercial, como supuestamente no tenían armas para defenderse en situaciones de peligro, pasarían a la armería de aquel lugar para tomar algunas. De todas formas, Anna y Michael no tenían una.

    Todo estaba como el resto de la ciudad, desolado y en silencio. Entraron con preocupación y precaución, sabían dónde estaba el lugar, pero no estaban al tanto de si habría algún infectado por los pasillos. Las tiendas estaban vacías.

    —Podríamos llevar comida —propuso Michael, a los demás les pareció buena idea—. ¿Qué te parece si tú vas a buscar las armas —miró a Victor— y nosotros vamos por comida? —terminó mirando a la chica.

    Anna asintió sin poner problemas, después de lo que el chico había hecho con el tauros, no podía volver a mostrar su desconfianza tan luego, no al menos delante de otro. Después de todo los había salvado.

    Se separaron y Victor caminó por los pasillos con calma. Gastly estaba con él a simple vista y sería sus ojos para sus puntos ciegos. Se detuvo cuando llegó a la armería, pues justo en ese momento había escuchado un ruido, un eco que se expandió por el lugar. Buscó el origen, dobló por el pasillo de la derecha, varios metros después se dispuso a volver a doblar, esta vez a la izquierda, era el único camino a seguir. Estaba lleno de infectados, pokémon y humanos, comiéndose y mordiéndose entre sí, una imagen perturbadora, aterradora y repugnante.

    Regresó a la armería y no pudo entrar, estaba cerrada por dentro, era extraño. Envió a Gastly a inspeccionar. El joven esperó unos segundos para que su fantasma volviese.

    —¿Hay personas? —Gastly asintió y el chico golpeó la puerta— ¡Por favor, abran! ¡No hay infectados!

    Por el vidrio observó a un hombre armado que se acercaba a la puerta. La abrió y lo hizo pasar, luego cerró con llaves. Lo hizo pasar hacia la bodega, estaban a oscuras para no llamar la atención, había siete personas más en el lugar. Dos mujeres, cuatro hombres y un niño. Despeinados y aterrados, aunque tranquilos, estaban protegidos ahí. Además de seis pokémon de mediana estatura.

    —¿De dónde vienes, hijo? —le preguntó el sujeto que le abrió la puerta.

    —De la Universidad de Kanto —les explicó amablemente—. Hay muchos allá, estamos seguros, con comida y lugares para dormir.

    —¿No podemos ir con ustedes? —le rogó una mujer, la desesperación estaba en sus ojos— Por favor.

    —Claro que sí —aceptó felizmente, se le hacía muy fácil fingir con gente que no lo conocía—. Pero no podrán ir conmigo, deberán ir solos. Yo voy hacia otro lado, vine aquí a buscar armas.

    —¿Hacia dónde vas? ¿Por qué ir a otro lugar? —preguntó un hombre todo sudado.

    —A buscar a alguien —mintió. La verdad no era necesaria.

    Le dieron armas y municiones, se veía algo chistoso, lleno de armas y una mochila con balas, dagas y cuchillas amarradas en su cuerpo. Las demás personas también lo hicieron, incluso el niño, no era tan pequeño después de todo.

    Salieron con cautela de la tienda, mirando hacia todos lados, sus corazones latían fuertemente, se notaban nerviosos.

    —El camino de la derecha está libre —Victor les indicó el camino con el que había dado con todos esos infectados—. Yo entré por ahí y no había nada —todos le creyeron.

    Se despidieron y Victor los observó hasta que doblaron, se mantuvo por un minuto parado frente a la armería. Esperando por traspasar un nuevo límite, sentirse libre nuevamente. La ocasión se le había presentado sin previo aviso y no había dejado ir esa macabra oportunidad de matar con horror.

    Los gritos se escucharon por todo el lugar, los disparos no se hicieron esperar. Era como una dulce melodía para sus ojos, su corazón latía con cada lamento de las desdichadas personas. No podía estar ahí físicamente, era muy riesgoso, pero esta vez su imaginación era suficiente para alcanzar esa libertad que siempre se le ha negado. Los ruidos se escucharon por varios segundos y luego fueron silenciados. Anna y Michael llegaron por detrás de él.

    —¿Qué fue eso? —preguntó Michael con voz baja.

    —Parece que había más gente —dijo Victor igual de sorprendido que sus compañeros, seguía agitado—. ¿Y la comida? —les preguntó al verlos con sus manos vacías.

    —Estaba lleno de infectados, no pudimos pasar —explicó la chica con recelo—. Aprovechemos de sacar más armas —propuso.

    Se armaron aún más. Michael se burló de la apariencia de Victor, parecía que fuese a ir a la guerra. Salieron rápidamente del lugar y se subieron al auto. Tenían cosas por hacer.

    Leave a comment:


  • ~Yorman
    replied
    Pensé que ya había comentado mi comentario de éste fic. Bueno, es hora de ponerse al día.

    Bien debo decir que poco a poco la historia va tomando su forma, aunque lo que pasa dentro de la retorcida mente de Víctor es un total misterio; por lo menos para los que nos encontramos de este lado, llegué a perderme un poco entre las 'comas' en una parte. Lo del Rhydon no me quedo muy claro, la forma en que aparece y esas cosas. Pero del resto estuvo bien, se puede decir que se 'salvaron por los pelos'; tanto caos y destrucción y ninguna víctima, deberían sentirse afortunados.

    ¿BioGen? lo leí e inmediamente lo relacioné con Jurassic Park, creo que ando un poco errado con eso; pero algo 'bueno' debe tener. Ya creo hacerme una idea de lo que viene a continuación, y el único que lo va a disfrutar es Víctor. ¿Será acaso en BioGen donde fue concebido Mewtwo? habrá mucho material genético y una mente muy retorcida, eso se los puedo asegurar.

    Hasta el siguiente capítulo~

    Leave a comment:


  • Keytara
    replied
    Aloha~ estoy algo retrasado con las lecturas de los fictions, pero bueno... ese no es el caso, vengo a comentar tal escrito, sin más preámbulo, ¡let's start!.

    Wait, stop, ¿qué paso aquí?

    las criaturas estaban todas resguardas en sus pokéballs en estantes, con excepción de los tipo planta, ellos estaban seguros en el invernadero.
    Se te paso algo, un detalle en la cohesión de esta parte, quizás era resguardadas (?). Ehem, atento a estos detalles. Haha, descuida a todos nos pasa. En fin, lo demás en relación a la parte gramatical, no hay más que decir, todo perfect por su lado, cosa que debo destacar sobre ti.

    Dicho eso, toca hacer énfasis en la trama; veamos, see, a este Victor le sale todo lo planeado, esas maquinaciones entre sus pokémon´s no tienen rival, yo que él evolucionaría a ese Gastly a un Hunter. Dioh, estan en un mundo habitado por pokémones tipo fantasma, si ese fuera mi caso, cualquier cosa que me sucediera sería ocasiona por uno de ellos, anywhere men. Pensé que el primer plan ideado iba a salir bien, pero sucedió la complicación, no obstante la solución que encontraron de manera apresurada es más eficaz que esa cutre primera idea [?]. Se fueran ahorrado trabajo, quizás alguien debió morir por la lentitud del pensar hehe.

    Bueno, de manera general, no paso mucho en este cap, la historia sigue el ritmo que viene mostrando desde los primeros capítulos, ya se que tienes idea de lo que deparará el futuro a esas pobres almas, pero... ¿eso de buscar una cura esta bien planteado?. Opino lo mismo que Lisa, no sé, tal vez el virus que has creado se ve sin remedio obviamente, notablemente, seguramente y puedo seguir con los objetivos, no salgas con que se cura su putrefacción así mágicamente con la cura [?], lo único lógico sería para evitar o retrasar el contagio de la misma, ya que tomo este tema, los mismos personajes deberían plantear lo que sería el propósito de su cura.

    Eso es todo, espero seguir leyendo tu fics, congratulations, uno de mis preferidos, te deseo éxito y hasta la próxima lectura, adioh~.
    Last edited by Keytara; 12/03/2017, 01:34.

    Leave a comment:


  • Lisacabot
    replied
    El capitulo, genial, como siempre. El psicópata ataca de nuevo, es cierto que deberían haber avisado de que seguían teniendo un pokemon infectado dentro y entiendo el cuestionamiento hacia Alex, aunque no viniese del más adecuado. Me gusta que el plan no le saliese perfecto, pues puso su propia vida en peligro y nadie murió, y que disfrute con otras desgracias a parte de la muerte.

    Pero, algo que no entiendo. Si los pokemon infectados no tienen alma y están por definición muertos tal y como lo planteas, ¿Que cura van a poder sintetizar? Una vacuna, que permita no infectarse en caso de ser mordido lo entendería, pero si ni siquiera saben como de rápido actúa el virus no saben si realmente una cura es viable o incluso útil, a lo mejor los infectados mueren demasiado rápido para poder inyectarle la cura. No se, hay muchas cosas a tener en cuenta que no se han planteado.

    Leave a comment:


  • Thranduil
    replied
    Habemus capítulum!!!!!! Antes voy a agradecer a quienes se toman la molestia de leerme. Ahora a comentar los comentarios que me comentaron.

    [MENTION=25690]~Yorman[/MENTION]: intentaré que no se me muevan los nombres de los personajes. En algún capítulo Victor explicará qué es lo que busca y sabrán eso de la libertad.

    [MENTION=58147]Lisacabot[/MENTION]: si, la reacción de Anna fue exagerada, debí hacer que la sacaran más de sus casillas. Se vienen más muertes, espero que cada una genere más impacto que la anterior.

    [MENTION=69685]Keytara[/MENTION]: me agrada tener un nuevo lector. Si, a mi también me pareció que lo de la resistencia fue apresurado, pero Alex no hubiera dejado pasar una oportunidad así para ser líder de algo importante. La verdad es que crear personajes consecuentes a través de la trama se me hace muy difícil, creo que me enfoqué demasiado en Victor y dejé a los demás de lado. La verdad es que Victor no está loco, está consciente de todo lo que hace y sabe fingir muy bien. En un principio tenía en mente hacer todo desde la perspectiva de Victor, pero ahondar en la mente de los demás se me está haciendo necesario, justamente para los propósitos de Victor.


    Una agradable desdicha


    Era el día después del incidente del patio principal y los rumores y teorías eran dueñas de las conversaciones del alumnado. En el comedor, un lugar calmo de murallas blancas y mesas rectangulares, con suficiente ventilación, todos comían tranquilamente, pero con una inquietante tensión en el aire por el repentino suicidio. James no era alguien con tendencia a la depresión ni nada parecido, se les hacía muy raro lo que había ocurrido. Algunos especulaban la intervención de espíritus o control mental, no estaban tan lejos, pero los más escépticos aseguraban que debía haber una explicación lógica para todo eso, no obstante, no la encontraban.

    Mientras comían y debatían al respecto, un gaseoso ser, por órdenes de su entrenador, hacía acto de presencia en la sala de pokémon de la universidad. Era un lugar amplio, como una bodega, relativamente lúgubre, las criaturas estaban todas resguardas en sus pokéballs en estantes, con excepción de los tipo planta, ellos estaban seguros en el invernadero.

    No obstante, uno de ellos estaba infectado. El pidgey que Victor había capturado continuaba encerrado en la jaula, revoloteando como si estuviera endemoniado, su carne estaba aún más descompuesta. La jaula se abrió aparentemente sola, era turno de ocuparlo para algo bueno.

    Como la sala de pokémon estaba al costado de la sala de investigación donde Michael y Victor trabajaban, era necesario que una criatura capaz irrumpiera en él para destrozarlo todo. Una de las pokéballs se abrió y un ser de dos patas apareció ante el infectado. Pidgey se le abalanzó a picotearlo, pero no logró atravesar su dura piel gris, rhydon atinó a morderlo para defenderse, no evitó su condena.

    La carne estaba podrida y parte del virus entró a su sistema digestivo. La infección se manifestó con rapidez y violencia. El pokémon de tierra golpeó todo a su paso, muchas pokéballs cayeron al suelo, y algunos pokémon salieron, creando más víctimas del virus, puesto que pidgey y rhydon no demoraron en atacarlos y masticar su carne.

    El plan demoró unos minutos en concretarse, rhydon finalmente destrozó la pared que compartía la habitación con la habitación contigua. Destruyó todo a su paso, el equipo de investigación que Michael pretendía usar para intentar desarrollar una cura quedó hecho trizas. Gastly vio cómo se cumplía el cometido de su entrenador y se retiró del lugar.

    Desde el comedor sintieron los ruidos y su origen no demoró en llegar a donde estaban. Una horda de pokémon infectados ingresó abruptamente, no eran muchos, pero eran suficientes para generar pánico entre los estudiantes y poner en peligro sus vidas.

    —¡Los que tengan pokémon con movimientos eléctricos, úsenlos! —Alex no se hizo esperar y demostró su liderazgo innato en una situación de riesgo. Esta vez su intención no era demostrar sus capacidades, sino salvar sus vidas.

    Anna dejó salir una estrella púrpura de diez picos con una joya roja en su centro y le ordenó usar rayo. Starmie, al ser un pokémon de tipos agua y psíquico, demoró en cargar la energía eléctrica, pero terminó por unirse al resto.

    Sin embargo, todo se complicó con la presencia del rhydon, su habilidad era pararrayos, por ende, todos los ataques eléctricos iban a parar a su cuerno, y al ser de tipo tierra, no le afectaban.

    Alex quedó mudo, no se le ocurrió ninguna idea. Debieron retroceder, pero el rápido y desesperado avance de los infectados no les permitía hacer mucho. Algunos alumnos comenzaron a usar otros ataques, los de fuego sólo empeoraban la amenaza, puesto que los infectados ahora también ardían.

    Los más temerosos habían escapado por otra puerta, pero el resto estaba completamente rodeado, Victor entre ellos, viendo cómo su plan se volvía en su contra, sabía que el anhelo de libertad le pondría estas trabas y que lo haría enfrentar estas situaciones.

    —¡Rayo hielo! —gritó Anna y Starmie soltó un gélido rayo celeste que dejó cubierto de hielo al rhydon, totalmente congelado— ¡Hagan lo mismo con los demás! —al ver la condición de su actual pareja no oficial, debió ella asumir el rol de líder.

    —¡Mamoswine! ¡Tú también usa rayo hielo! —gritó Alice aun adolorida de su nariz, ella también se había quedado a luchar, no quería que su enemiga se llevara toda la gloria, pero tampoco era su intención perecer en aquel lugar.

    Cuando parecía que la situación se había calmado, un pokémon con aspecto de cerdo salta de entre sus pares cubiertos de hielo y pasa por sobre varios estudiantes, llegando al final de ellos. Victor, Michael y Mary se hallaban ahí, el spoink amenazaba con infectarlos y éste ya no poseía esa perla gigante sobre su cabeza, tan característica de su especie.

    La criatura se abalanzó hacia ellos, pero el desquiciado chico fue más rápido, su umbreon, un pokémon de pelaje más negro que la noche y ojos rojos, salió de su pokéball y generó una semiesfera verde y transparente ante ellos, impidiendo que el spoink infectado los atacase.

    Un rayo hielo proveniente del starmie lo congeló. Victor y Anna cruzaron miradas, él sabía que ella aún no le tenía confianza y que la duda rondaba su cabeza. La chica del cabello rojo teñido nuevamente creía que el rubio era el culpable de todo, pero, al igual que la vez anterior, no tenía pruebas concretas, y no quería someterse por segunda vez a las burlas de Alice.

    —¿Estás bien? —Anna se acercó a Alex y este asintió. Algunos chicos salieron para verificar que no hubiesen más infectados.

    —¡Ese pidgey está más descompuesto que el resto! —indicó Alice.

    —¿Es el pokémon que capturaste para iniciar tus experimentos? —preguntó Alex mirando a Victor, el chico moreno volvía a su posición de líder auto designado.

    —Sí —respondió con naturalidad—. Lo mantuve por si lo necesitaba de nuevo.

    —¡Por culpa de ese pidgey casi nos matan! —reclamó con enojo más no descontrol— ¡Debiste haberlo…!

    —¡¿Por qué no nos lo dijiste?! —el mismo chico obeso de la reunión del día anterior increpó a Alex por ocultar aquella información tan importante— ¿Cómo te convenció Victor para que le hicieses caso? ¿Qué pretendías con esto?

    —El propósito era obtener una muestra de su sangre, para tener el virus, saber cómo se comporta e intentar realizar una cura —intervino Michael.

    —¿Y cuál era el propósito de todo eso? —siguió cuestionando aquel gordo— ¿Hacernos creer que eres un buen líder porque tú sólo gestionaste una especie de cura para salvar a la humanidad? —preguntó con tono burlesco— No sé por qué te elegimos como presidente del centro de alumnos, hace un rato no supiste cómo reaccionar.

    —¡Al menos el intentó hacer algo, Augustus! —gritó Anna para defender a su amado— Tú sólo atinaste a huir como un cobarde rattata —se burló y tomó a Alex de la mano.

    El líder de la resistencia de imbéciles, como solía llamar Victor en sus burlescos pensamientos, se mantuvo firme e inquebrantable ante todos, pues no era alguien que evitase los conflictos, siempre ponía la cara ante acusaciones o situaciones incómodas que lo involucrasen a él o su presidencia del estudiantado, pero esto, era un golpe demasiado fuerte a su ego.

    Victor no podía verlo, pero estaba seguro que Alex se estaba derrumbando por dentro, normalmente él contestaba y dejaba callado a la persona con la que discutía, pero ahora alguien ponía en duda su capacidad de liderar. No supo qué decir y dejó que el silencio otorgara, dándole algo de razón a su obeso acusador.

    Lamentablemente nadie había muerto en este inesperado ataque, pero no todo era tan malo, la retorcida mente de Victor nuevamente se había dado un festín, el quiebre interno de Alex, sí que era algo inesperado, podría sacar mucho provecho de esa situación. No obstante, su mirada estaba puesta en la siguiente parte de su plan.

    —¡El laboratorio está destruido! —exclamó un chico de piel pálida, era uno de los que habían salido con anterioridad para cerciorarse de que no hubiesen más infectados.

    Michael y Victor corrieron hacia el lugar, éste último fingió una sorpresa muy bien actuada. En la sala de investigación, o laboratorio, encontraron gran parte de los instrumentos rotos, totalmente inservibles. Otros más llegaron a mirar, entre ellos Alex

    —¡No puede ser! —exclamó Michael con tristeza— Así no podremos sintetizar ninguna cura.

    —Toda la investigación para nada —agregó Alex con pesar, esto se sumaba al cuestionamiento de Augustus.

    —Aún hay una opción, pero es sumamente peligrosa —indicó Victor y todos los presentes voltearon a verlo—. Los laboratorios de BioGen.

    Leave a comment:


  • Keytara
    replied
    Ciao~ he estado leyendo este fic varios días, pero no había tenido la oportunidad de comentar, cosa que ahorita si tengo(?). Pues bueno, aprovechemos. Tengo que comentar capitulo por capitulo, desde la primera vez que leí esto me llamo mucho la atención y aquí me tienes esperando cada nuevo posteo.

    Wait, eso de errores gramaticales, estética, etc... lo omitiré por completo, llegar tarde y comentar eso, para mi esta demás. Aunque tampoco vi errores graves en mayusculas. Me agrada la forma que tienes para escribir, esas redacciones que haces en cada caps son fantásticas.

    Capitulo 1: 
    Tengo que admitirlo, la personalidad de Victor me encanto, no es el tipo de protagonista que esperas ver, algo fuera de lo común, ya necesitaba salir del personaje típico, además de que me reí mucho con cada cosa que hacía, el hombre es el badass por estos lares ¿no?.

    Por un momento creí que estaba leyendo un escrito de Resident Evil [??]. ¡Esto se va a descontrolar!... bueno tampoco así, oh si... de verdad que por este tramo decidí continuar con mi lectura de Desquiciada Libertad.

    Para finalizar, la locura de Víctor comienza a mostrarse poco a poco, que tramará :O. Una cosa que ya te dijeron, pero la vuelvo a decir (?). Ante tal evento ocurrido, creo que falto enfocar más en los puntos emocionales de las otras personas, no de una vez se ponen a formar una resistencia y se les levanta la moral, es solo un ejemplo.


    Capitulo 2: 
    En este segundo capitulo no paso nada muy relevante que digamos, más allá que seguir mostrando los aspectos del anti-héroe y sus formas para engañar a las personas, esta trama oscura sigue presente. Pero algo que he comenzado a notar, es que le falta enfoque a los personajes secundarios, es decir, hay que pensar como ellos usando una lógica de como responderían a tal ocasión presentada, no solo favorecer al protagonista para que pueda continuar su historia. Le debido costar más sacar esa información, obviamente por la fama que él ya traía cosechando. Piensa en la psicología mental de ellos.


    Capitulo 3: 
    Aquí hago un stop time, Víctor esta tan cuerdo para cambiar repentinamente de personalidad, claro, esto para conseguir un objetivo, pero es que las personas deberían de tener más en cuenta con que loco están hablando (?). El 95% de las personas harían eso, excepto los de la dichosa academia. Ahora me encuentro con la explicación de como afecta este virus a los pokémon, muy interesante, la verdad... ¡triunfo el mal!. Ese es más mi estilo hehe. Aunque ya me lo suponía, es bueno saber que Gastly y toda su linea evolutiva no será afectada, bueno, tengo esperanza, el prota dijo eso. Ahora el único y diferente tiene una fusión de personalidades... y es que este fic tiene que enfocarse más en cosas de ese tipo, aquí esta su esencia, más allá de su historia.


    Capitulo 4: 
    Desquiciada Libertad es tan impredecible como predecible, su historia pinta a oscura, y en este capitulo se ve claro. Sin adelantar más de lo debido, la historia tiene un rumbo agradable, obvio, para leer en mi caso es lo mejor. Víctor, víctor... desde que comencé a escribir este es el nombre que más repito, pero, no es por mí. La historia por si sola, hace que todo al final gire en torno a él y lo que su mente oscura quiera hacer, aunque sigo pensando que hay mínimos detalles que no cuadran del todo con el principal rasgo que se nos mostró de este icono de chico. ¿Por qué siempre toman las peores decisiones Dioh?


    Capitulo 5: 
    La verdad, este cap se me hizo algo corto... o será que me quede pegado a la lectura y el tiempo paso sin más, no lo sé. ¡Dioh! Víctor si esta loco, maniático, desquiciado . Para hacer tales cosas, tiene que tener un grado de enfermedad mayor a la medía (?). Algo tuvo que a ver ocurrido, me gustaría saber el pasado de este joven. Es que Gastly sirve para estas cosas :,3. Me encanta lo creepy, mereces un me encorazona <3. Pensé que moriría de la manera típica con hordas de zombies.


    Capitulo 6: 
    Ya me puse al día con los comentarios, ahora sí voy en la dirección correcta como buen lector (?). Lo volvió a hacer, otra vez, de nuevo, again... esa manera que tiene de manipular las cosas a su favor. Creo que ya voy entendiendo a lo que quieres llegar con esta historia y su trasfondo. Acusado, acusador... it reminds me a Danganronpa owo.


    Espero seguir leyendo esta buena historia, de verdad, tienes mis felicitaciones por como la llevas, pero... si, si, lo sé, siempre tiene que haber peros, te salvas que no los busco por mi tardía presencia [?]. Los próximos capítulos si lo haré, es necesario, siempre lo son. De los fictions que he leído este mes, es el que más me ha gustado (o*w*)o. Suerte en todo y hasta la próxima. Te leo luego.

    Leave a comment:

Working...
X