Anuncio

Collapse
No announcement yet.

Voy a quemar esta carta...

Collapse
X
  • Filter
  • Hora
  • Show
Clear All
new posts

  • Pokémon Voy a quemar esta carta...

    Hola a todos, me complace anunciarles que sigo viva y he vuelto desde el fondo del abismo (otra vez) para mostrarles mi literatura. Para quienes no me conocen: mucho gusto soy Novelista o Nove; para quienes aún me recuerdan: Anita los extraña y los quiere un montón <3

    Ahora a lo que vinimos, les tengo un fic corto (aunque no lo suficiente para subirlo a Zona Libre), de tema un poco romántico y ligero que espero que poco a poco pueda surgir. Sin más, les dejo la carta para quemar :)

    Capítulo #1: 
    Querido Aiden:

    ¡Felicidades por tu éxito! Quizá no te he visto demasiado desde la ceremonia inaugural pero no dejo de escuchar comentarios de lo genial que es el gimnasio nuevo, imagino que es por su líder...”


    Que absurdo, no puedo ser más aduladora, mejor lo tacho y sigo adelante.

    Por supuesto, un gimnasio de Pokémon siniestro es una novedad y debes tener una lista larga de retadores esperándote.

    No puedo simplemente hablarle así, es demasiado frío, impersonal, parezco su representante no su mejor amiga, tal vez si avanzo me sienta más cómoda y se vea natural.

    En el pueblo todo está tranquilo, los niños me buscan todas las tardes para tener clases informales de batalla. Blaze lo adora, desde que te fuiste no hemos tenido un verdadero reto.

    ¡¿Pero qué diantres estoy escribiendo?! ¡No es lo que quería decirle con la carta! Va a pensar que lo extraño como un rival, Blaze quisiera ser más sincera con él... y de nuevo me das esos ojitos de pollo rogándome que me decida a gritarlo a los cuatro vientos ¿Cómo puedo explicarte que no tienen efecto desde de que dejaste de ser una adorable Torchic? Ahora, ¿cómo retomo el tema...?

    Yo también te he extrañado mucho, la verdad haces mucha falta

    ¿Me estoy poniendo cursi, Blaze? Aunque tu silencio me tranquiliza, puede que necesite algo así para decirle la verdad.

    Sé que estás muy ocupado y que el gimnasio toma tu tiempo, es necesario crear un nombre, una buena reputación, pero sería lindo que pasaras de vez en cuando por casa. Sabes que estaré esperándote, aunque si demoras mucho puede que vaya a retarte por la medalla. Seguro te daría pelea, te conozco hace tanto que creo que ninguno de tus trucos me sorprende. Sin embargo no dejo de maravillarme cada vez que te veo...

    Bien... llegamos hasta aquí... es hora de sacar la caballería...

    Tu media sonrisa garantizando la batalla siempre me da seguridad, te ves tan tranquilo y feliz que no puedo evitar sentir lo mismo. No importa que sea yo quien pierda. La verdad, lucharía mil veces contra ti sólo para ver tu mirada y tu gesto cuando ganas, y experimentar tu gentileza cuando dices que lo haré mejor la próxima vez, que ganaré. ¿Cómo puedo decirte que cada vez que pierdo una batalla gano tu sonrisa y eso es más que suficiente para mí? Estoy segura que pensarás que estoy loca, que debo trabajar menos al sol, que debo cuidarme mientras entreno, pero no puedo evitar lo que siento y menos cuando tu ausencia duele.

    ¿Duele? ¿Sólo duele? ¿Cómo escribir que sólo me duele cuando realmente me muero cada vez que me levanto y recuerdo que está tan lejos, tan ocupado que ni llama? Entiendo que por unas semanas ajetreadas no pueda comunicarse, pero ya va un mes que ni si quiera envía un texto. De no ser por las noticias y el éxito de su nuevo trabajo, ya lo habría dado por muerto.
    Me levanto, no puedo seguir escribiendo con el dolor en el corazón, voy a terminar dándole agruras si lee una carta así. Blaze me mira intensamente mientras paso del comedor a la cocina, como diciendo que ni piense rendirme. Tranquila amiga mía, sólo estoy buscando mejores ideas de como echarme la soga al cuello.

    Le sonrío un poco, ella me lee las intenciones y gruñe en respuesta. Ojalá pudiera entender lo que quiere decirme. Preparo un poco de té, lentamente, buscando en secreto retrasar la carta. Pero el microondas solo necesita un minuto para calentar el agua y la canela un poco más para prepararse en té.

    —¿Pero qué quieres que haga? —le pregunto cuando no aguanto más la mirada de mi Blaziken — ¿Decirle toda mi verdad? ¿Así sin más? Se va a asustar de mí y no querrá volverme a ver en su vida ¡Entonces sí me voy a morir!

    Ella me miró con cero tolerancia a mi drama, de brazos cruzados se acerca para contemplarme desde su altura. Siento su sombra sobre mí, el mismo gesto que usa para intimidar a sus rivales y alimentar mis ideas más locas.

    —¡Ajá! ¡¿Y por dónde empiezo?! ¿Que pienso que es el más guapo, decidido y caballeroso entrenador que conozco o por el hecho de que es el único que ha visto en mí más que una señorita con dinero?

    Blaze se encogió de hombros como diciendo que cualquier idea era buena, con tal de sincerarme de una vez.

    —No sé ni para qué me molesto, si al final voy a quemar esta carta...

    Su fino semblante cambió por completo, angustiada por la culpa de haber quemado ya tantas cartas de amor. Me mira de nuevo y con los ojos ardiendo ruega que recupere la cordura. Está cansada de verme llorar, de encontrarme vagando por la casa de madrugada imaginando tempestades imposibles, de sufrir innecesariamente. Su mirada tiene más piedad por mí de la que yo me he tenido.

    A mi mente llegan los últimos años, apilados uno sobre otro como una gran torre de piedra bañada en mis lágrimas, alta y destruida. Sólo ahora noto que no soy la única encerrada en esa torre, y pensar que me han ayudado a escapar innumerables veces, aunque al final de cada intento terminaba quemando mis esperanzas. Quizás ya era hora de romper este ciclo.

    Suspiro y temerosa abandono el té sobre el mueble de cocina. Vuelvo sobre mis pasos hacia la mesa y me entrego de nuevo a la incertidumbre del papel, insegura pero decidida a terminar lo que había iniciado.

    Por ella, por mí.

    Espero que les guste, con cariño se despide Novelista.

    Fanfictions: 

  • #2
    Aloha~, Dioh mioh, cuanto tiempo sin pasarme por tan preciada sección... ya la extrañaba, demasiado. Tengo que ponerme al día con todo. Pero bueno, esto no viene al caso, nada que ver. Without any more preambles, comenzaré a lo que vine (?).

    A ver... como te digo, en lineas generales, ha quedado genial, de verdad que me ha encantado el caso amoroso que presentas. De hecho, si mal no recuerdo es el primer escrito leído por mi de acá, que tenga como tema principal el amor. A la hora de escribir escenas de ese tipo, se me dificulta demasiado, el romanticismo y yo no somos compatibles, no obstante, soy un amante de este tipo de historias, las disfruto hasta más no poder [??]. Lo sé, que vengan los clichés, ¡no importa!

    Ahora bien, he notado unos pequeños detalles que se te han pasado por alto, como el hecho de que al comenzar falta el inicio de las comillas, algún punto por ahí que faltó, son detalles mínimos que se arreglan en un instante, aunque hay que tenerlos en cuenta. Además, a todo esto, le agrego una idea: fuera sido mejor para identificar las partes escritas de la carta, usar las comillas.

    No puedo decir mucho más, más allá de que muestra un trasfondo e historia entre Aiden y la protagonista, pasado que espero poder leer y sea desarrollado, ya va saliendo material para alargar está historia, no lo sé. Sin más, siguen entrando en el cliché amoroso, algunos de los típicos sentimientos que se presentan en esas situaciones, muy bien plasmados, diría yo.

    La idea está clara, el romance y la incertidumbre que lo acompaña se puede oler (leer) en el aire perfectamente, hasta me recuerda a mi con mis ideas locas, muy bueno la verdad, por un momento creí que usaste una experiencia real. Como lo expresaste antes, es algo corta, y espero seguir leyendo los próximos capítulos para dejar mi comentario. Suerte y hasta la próxima~.


    Comment

    Working...
    X