Anuncio

Collapse
No announcement yet.

Destinos Vinculados

Collapse
This topic is closed.
X
This is a sticky topic.
X
X
  • Filter
  • Hora
  • Show
Clear All
new posts

  • Re: Destinos Vinculados Cap. 24

    porque seguramente sus cómplices eran pokémons---->psy, pokemon no lleva plural
    u___u
    —¡Naturalmente! ¡Soy su mascota adorada, su prioridad en la vida!---> humildad total
    emily mala D:
    otro pokemon mas??? psycho, cortala. u.u (?)
    para mi es alguien que conoce fyrus O:
    una skitty D:!!!
    pobre marriot D:
    van a vender a marriot!??!?!?!? D:!
    el proximo cap es de fyrus/meowth/mako/unpidgeyquepasabaolando/rey/el myghtyena guardian/rosy/mako/el schyter/ quien psycho tenga ganas D:
    volvi a ganar (?)
    Spoiler: 










    Spoiler: 

    Comment


    • Re: Destinos Vinculados Cap. 24

      Ajó... Pues a mí Marriot no me aburre, al menos no en este capítulo D:! Fue muy triste ;____;! Ahora tus personajes me dan mucha pena T.T
      A Fyrus le fue arrebatada su hábitat natural, Meowth tuvo que vivir como un vagabundo, la familia humana de Marriot mató a la familia pokémon de Mako, y a hora a Marriot sus amos le hacen el vacío y sólo la regañan D:! Espero que todo se solucione, pero qué hdp Emily... no me esperaba esto de ella, la verdad. Querer vender a su mascota queridita del alma porque ahora tiene un juguete nuevo? Encima una Skitty, qué pokémon tan pijo ¬¬U Pero no... Estoy seguro de que entre los tres conseguirán arreglarlo todo ò.ó! Cierto! También a ver qué sucederá con lo que piensan los amos sobre el nuevo inquilino (o los, si es que también le presentan a Mako) .. dejó varias incógnitas el cap, y eso me gustó :'D.

      Sobre el "qué" del anterior capítulo... pues no sé xD. A mí me tiene más sentido sin la tilde, pero tus conocimientos sobre ortografía son superiores a los míos, así que tú sabrás xD. Saludos! Espero el próximo! .. Y, por qué narices soy yo el último de los tres en comentar de nuevo? Odio tener a Demian y a Fabri como rivales de rapidez [?]

      Comment


      • Re: Destinos Vinculados Cap. 24

        Uff...por fin he termindo de leerme todo el fic (xD)
        La historia me ha encantado, los personajes tambien (en especial los protagonistas)

        O_O Mako (o Moco, como lo llamare a partir de ahora [?]) es malvado, eso no lo esperaba...

        ..., ..., ¡¡¡¡¿¿Van a vender a Marriot??!!!! O_O No, eso no puede ser...aunque estoy segura de que ella y los demas Pokemon haran lo posible para que no suceda.
        No espera, que no tienen bastante con venderla que la han remplazado por una Skitty que se llama Rosy, se deben de haber dado un golpe en la cabeza [?]
        Espero que los ''amos'' acepten a Meowth, y que de paso le pongan un nombre xD
        Ah si, Rey, ..., ..., ODIO a ese Persian ¬.¬ un poco mas y por su culpa se muere Marriot T^T
        ¡Muerte a Rey!¡Muerte a ''Moco''!¡Muerte a los Sneasels! ·_· (xDU)

        Y a saber lo que pasara cuando lleguen Scyther y los demás o_o

        P.D.: ¿Y cuando contaras la version del Pidgey que pasaba volando? xD
        Podéis llamarme A. Thunderbird, A.T. o Thunder-chan para los amigos. Ignorad el nick, a ver cuándo puedo cambiarlo...
        (¡Sí! ¡Soy yo! No sé si me recordaréis, probablemente no, pero he regresado tras dos años inactiva. Es como si la última vez que estuve hubiera sido ayer.)

        Comment


        • Re: Destinos Vinculados Cap. 24

          Bueno, de seguro pensarás que soy una morosa, una vaga, etc., para comentar... Pero acá me ves! Vengo a comentarte de una vez porque terminé de leer unos capítulos que me faltaban! Y adivina, te los voy a comentar individualmente para que veas lo que hago por un amigo con una historia RLZ :3 Y te comunico que no soy la única que lee... Mi hermano estuvo leyendo conmigo, así que imagina que soy un bonus que vale por dos (?) xD Ya, dejaré esta chachara y prosigo al comentario .___.

          Capítulo 21:
          [spoiler:3oks41ov]Y Marriot se tiró del balcón... Ya me hacía la imagen mental de que estaba muerta .____. Bueno, la verdad es que me gusta Fyrus, sus conocimientos y todo eso... Además que es gentil con la poco agradecida de Marriot. A veces es muy pesada! Me dan ganas de pegarle por lo malagradecida que es o mandona... Weh, como siempre, no vi ningún error, y la verdad es que no me pongo a buscarle las esquinas al círculo :3 Y ese Meowth... Ojalá no se meta en problemas D:[/spoiler:3oks41ov]

          Capítulo 22:
          [spoiler:3oks41ov]Ahhh! Creí que al Meowth se lo iba a comer el Mightyena D: Qué bueno que no se lo comió... Y Marriot se puso amable de una vez por todas! Le dice a Fyrus que lo considera su amigo, qué lindura... :3 Bah, yo creí que iba a poder escupir fuego!! ;___; Yo quería que tirara fuego la pobre! Me da pena el hecho de que no pueda lanzar ni una simple ascua ._. Pero al instante dejo de sentir lástima por ella y empiezo a sentir lástima por el pobre Meowth... Casi le hace lo mismo que Rey a ella! Está loca! O_o En serio Cyg, tiene bipolaridad Marriot o algo así? D: Si no hubieran estado Fyrus ni Mid, quizá hubiera matado a Meowth... Y no me imaginaba a Fyrus molesto, pero ahí está! O: Un poco más y había Marriot electrizada... Al menos hizo que dejara a Meowth tranquilo.[/spoiler:3oks41ov]

          Capítulo 23:
          [spoiler:3oks41ov]Tenía que aparecer ese Mako! Lo detesto! Por qué no lo matas en tu imaginación? Que lo aplasten con un camión o algo parecido! D: Y planea robar las joyas de los amos con la pandilla de Sneasels! Más encima que sólo perseguía a Meowth por conveniencia... El rencor que le tiene a Marriot al menos es comprensible, le mataron a todos sus hermanitos con raticida .___. Y esos dos se conocían! Jamás se me vino esa idea en la cabeza... Me da miedo ese guarén. Ojalá puedan hacer algo para detener su plan.[/spoiler:3oks41ov]

          Capítulo 24:
          [spoiler:3oks41ov]Wahhhh!! T____T Por qué haces que le dé pena a esta pobre loba sensible? (especialmente sensible uwu) Me dio tanta pena cuando Marriot se acerca a la puerta feliz y le devuelven una cruda indiferencia! Y Emily! La odia!! T___T Pobrecita, y más encima traen a un Skitty para reemplazarla! Ahora sí que esto me llega... Yo no cambiaría a una mascota porque deja un desorden inmenso! ;___; Qué crueles son esos amos!! ;___; Sólo no me puse a llorar porque mi hermano leía conmigo, eh? >_>[/spoiler:3oks41ov]

          Bueno, he concluido con el comentario... Ojalá te guste, comentaré en el siguiente y de pasada te regalaré un sandwich de aguacate y jamón :3 Sigue así, termina esto y luego... No sé, ahí veremos planes a futuro... Si me entiendes =D

          Saludos, pastelillos!

          Gracias, Plantita ^^

          Comment


          • Re: Destinos Vinculados Cap. 24

            Espero que no los haya hecho esperar mucho, porque aquí vengo con el siguiente capítulo.
            Primero que nada, muchas gracias a todos por seguir atentos, y en especial por Azelf que se animó a leerlo todo.
            Puf! Ahora los comentarios... me parecen muchos xDD.

            Demian: Sí, desafortunadamente para los que ya vivían ahí, todo se ha vuelto un caos... pero tranquilo, que las cosas se van a ir arreglando poco a poco. Y bueno, recuerda que Marriot no tiene idea de que Mako viene con el Meowth, así que será un poco difícil que se ponga a sospechar en primera instancia de él.
            Iniciado por Demian
            O.o! Qué rayos le pasó a Marriot? ¿Ella quiere detener a Mako? ¿Realmente leiste lo que pusiste, Cyg? xDDD
            Amm... sí, si es lo que quise poner. ¿Por qué suena extraño? Durante mucho tiempo fue ella la que quiso detener a Mako y sacarlo de la casa. Ahora que ha vuelto, las cosas no han cambiado mucho. No entiendo mucho esa parte de tu comentario... explícame porque tal vez yo soy el que está mal.
            Así es, como puedes ver, ha llegado una mascota nueva a la casa. Buen intento de hacer una predicción, veamos si lo que dices se cumple tal y como lo pones xD. (Sólo que Fyrus viene del bosque, no de la selva D:).
            Igual, ahora Marriot está viendo que las cosas han cambiado mucho. Ella ya no mira de igual forma a los amos, como antes.
            Y no, no maté mi propio suspenso, no soy tan tonto xDD. Gracias!!

            Fabri: Gracias por la aclaración, aunque he escrito al menos una docena de veces la palabra "pokémons" y nunca me lo habías hecho notar u.u
            En todo caso, recuerda que todo puede pasar en este fic xD
            Bueno, Fyrus no la conoce, como pudiste darte cuenta xD
            Y no volviste a ganar, porque el siguiente capítulo será narrado por Missingno u.u
            Gracias!

            David: Pues me da gusto que mis capítulos no te aburran xD. ¿Ya ves? Ahora todos te dan pena xD. A veces sólo hace falta conocer una perspectiva diferente para darse cuenta de los problemas que tienen los demás y su forma de sentir. Lo de Emily es normal en ese tipo de personas en las que, tan pronto tienen juguete nuevo, abandonan a los viejos sin importarles cuánto han compartido con ellos... así que ni modo, a Marriot le tocó vivir con una dueña así.
            Con lo que respecta al Meowth, bueno, pues sigue leyendo que pronto te enterarás de la suerte que correrá.
            Gracias por comentar, y como te darás cuenta, no fuiste el último de todos xD.

            Azelf-fan: Muchísimas gracias por darte el tiempo de leer tooooodos los capítulos posteados, de verdad xD
            Qué bueno que te agraden los personajes, los he hecho muy carismáticos para que los lectores se identifiquen con ellos.
            Mako sí es malvado, y sus planes sucios comenzaron a vislumbrarse desde que conoció al Meowth.
            Como le dije a David, son cosas que les pasan a las personas que tienen juguetes nuevos y abandonan a los viejos, pero ya veremos cuál es la solución que les dan estos personajes...
            Ya verás lo que sucede con el Meowth, y por consiguiente, con el nombre.
            También espera cuando Scyther y los demás lleguen, que ya no tardaré en mencionarlos xD
            Lo del Pidgey... bueno, eso sólo lo escribí para fastidiar a Fabri xDDD
            Gracias!!

            Cony: Aunque ya te lo dije por MSN, muchas gracias por haberte leído todo lo que faltaba, y doble gracias por haber invitado a un lector más, no importa que no ponga su comentario, yo lo comprendo, para mí siempre cuenta tener más lectores. Bueno, pero no eres un bonus doble, porque tus comentarios valen como por cinco =D
            Es natural que en ocasiones te caiga mal esta Vulpix caprichosa, pero no le pegues, por favor, que me quedaré sin personaje, y entonces ya no tendré nada qué contar D:
            Ah... estabas esperando que se comieran al Meowth, ¿eh? ._. xD. Nah, no lo pueden comer, porque se acaba el fic. Y Marriot ya va comprendiendo poco a poco cuál es la postura de Fyrus, que no es tan malo como creía en un principio. Por lo del fuego... no te preocupes. Sin poderes es mejor esa Vulpix... imagínate todo lo que ya hubiera hecho si pudiera lanzar fuego xD ya habría calcinado a Fyrus y a Rey xD.
            Marriot es bipolar, así que si creíste que eras la más loca del mundo... ¡pues no!! Ya ves que hay alguien aún más loca (es broma xDD).
            Mako debe aparecer en mi historia porque es importante... porque sin él no habría mucho drama qué contar xDD. Las joyas son piedras evolutivas, y no son de los amos, sino una colección de Marriot, aclaro xD. Así es... Mako es tan malvado que engañó al Meowth haciéndole creer que era su amigo, y ahora que vio una oportunidad con esas piedras, no la dejará ir...
            ¿Te dio pena Marriot? ¿No que no te agradaba? xDD. Bueno, ya ves que hay que comprender las perspectivas de todo para conocer lo que sienten. Y no la cambió por desordenada, sino porque se le antojó, nada más. Marriot comienza a darse cuenta que su ama no es lo máximo, como ella lo creyó siempre.
            Y no lo escribí tan dramático porque pensé en ti xD. Pude haber escrito cosas peores, pero no quería que lloraras D:
            Bueno, de nueva cuenta, muchas gracias por comentar, ya sabes que siempre me encantan tus opiniones sobre el fic... y espero que me regales el sandwich... (¿no era un panecito nada más? Nunca me dijiste que era un sandwich lo que comías u.u).
            Sí entendí lo que dijiste, y qué bueno que lo mencionas, porque no lo he olvidado =D =D =D
            Gracias!!


            Aquí el capítulo 25. Por más que intenté no tardarme, terminé durando media hora en responder los comentarios... y yo que venía con algo de prisa xDD.
            Bueno, ¡espero que les guste!



            [spoiler:13l9nrpv]XXV

            Fyrus

            Una vez que Marriot se hubo subido a la recámara para encontrarse con Midnight, yo me dediqué a buscar al Meowth, que seguramente se hallaba en la cocina, y no precisamente escondiéndose, sino quizás degustándose algún otro bocadillo en secreto.
            Tenía que prevenirlo de que los amos no se encontraban con el mejor humor, y que sería preciso esperar a otras instancias para mostrarse ante ellos. Quería llegar a tiempo para alertarlo de ello, por lo que decidí escabullirme hasta donde esperaba encontrarlo. Los amos continuaban ocupados en la sala intentando desempacar sus respectivas pertenencias; Emily no despegaba la vista de Rosy, su nueva Skitty, como si estuviera enamorada de su mascota y no quisiera desatenderla ni un instante. Por eso fue sencillo tomar camino hasta la cocina sin que nadie me viera.

            —Hola, Fyrus. ¿Ya puedo salir con los amos?— me preguntó con una sonrisa, apenas vio que entré.
            —Precisamente eso venía a advertirte, Meowth— murmuré muy bajo—. ¡No salgas ahora! El señor está furioso, y Emily no menos. Están pasando por una situación muy desagradable.
            —Es por esa Vulpix, ¿verdad?
            Yo suspiré largamente.
            —Mira, Meowth, no preguntes tanto y quédate escondido por aquí. Vamos, no des muestras de tu existencia a los humanos, al menos por ahora. Ya vendré yo a avisarte cuando sea sano exponerse a ellos. Ahora, métete en algún rincón, no vaya a ser que alguien entre y…
            De pronto, como si fuera una profecía, mis palabras se cumplieron sorprendentemente mientras las puertas batientes de la cocina se abrían de par en par, sin darnos tiempo a escondernos.
            Ambos nos sobresaltamos al ser descubiertos por la señora Maillard, que nos encontró justo en medio de la estancia.
            Ella miró al sucio Meowth con los ojos muy abiertos, sin poder decir nada, y sin moverse más de donde estaba. Supuse que en cualquier momento iba a estallar en un grito para espantarlo, y que lo hiciera salir saltando por la ventana, pero no lo hacía, continuaba inmóvil, mostrándose muy atónita, y más lo estuvo cuando mi necio compañero se le acercó mansamente, a cuatro patas y con la cabeza agachada, muy sumiso e intentando aparentar ternura, y no se detuvo hasta que se encontró justo en los pies de la mujer, esperando que hubiera sido de su agrado.
            Pobre Meowth, yo sólo me imaginaba la tremenda patada que le iba a propinar la señora, pero tal cosa no se dejaba ver, a pesar de que el increíble felino se le colgaba de las piernas emitiendo ronroneos suaves.
            Sorpresivamente, cuando ella reaccionó, sólo acertó a decir:
            —¡Qué Meowth tan adorable!
            Y lo trepó a sus brazos, mientras mi compañero esbozaba una sincera sonrisa de triunfo y yo me quedaba pasmado, boquiabierto. ¡Le había ido bien al chico! Menos mal que su plan había resultado perfecto, y la suerte que tuvo al no encontrarse al señor Maillard o a su hija Emily, que estaban tan molestos.
            —¿Te gustaría quedarte con nosotros, pequeño?— le decía entre otras cosas—. ¡Eres tan tierno! Voy a llevarte con tu nuevo amo. Seguro le vas a encantar. ¡Qué adorable!
            Y diciendo eso, olvidó a lo que había acudido a la cocina y emprendió camino hacia donde se hallaba el resto de la familia.
            Yo la seguí con curiosidad, pero resultó que los humanos ya no se encontraban en la sala; probablemente ahora se ubicaban en el segundo piso. Supuse enseguida que el amo había ido a buscar a su adorado Persian, el cual no se había dejado ver desde el incidente de Marriot.
            Así que mi ama subió las escaleras rápidamente y con el nuevo integrante de la gran familia en brazos, dejándome solo en la planta baja. Yo no sabía qué hacer de momento, aunque recordé que había quedado de reunirme con la Vulpix en la habitación, así que supuse que es lo que debía hacer. Por otro lado, me daba mucho gusto que lo del Meowth hubiera resultado exitoso, porque su gran ilusión era que lo adoptaran estos humanos.

            Me encontraba pensando en la inmensa suerte de mi felino amigo, cuando el sonido claro de un revoloteo de alas proveniente del jardín llamó mi atención de una forma especial. Era raro, algún ave intentaba asomarse por la ventana, y me sobresaltó aquello, sobre todo por las altas horas de la noche a las que molestaba.
            Volteé hacia afuera, por el jardín, observando bien, y pronto pude distinguir el cuerpo de un pájaro grande y oscuro que se acababa de posar justo en el borde exterior del alféizar que se hallaba justo a mi derecha. No pude evitar ahogar un grito de espanto al ver esa figura, que si bien no era fea ni desgarbada, sí causaba suma extrañeza.
            Pasaron diez incómodos segundos sin que ninguno de los dos nos moviéramos o emitiéramos algún sonido, hasta que al final una voz grave retumbó por las paredes:
            —Buenas noches, señor. Disculpe.
            Volví a saltar hacia atrás, incrédulo. Eso comenzaba a darme miedo. Miré en todas direcciones, girando la cabeza hacia izquierda y derecha; incluso volteé hacia atrás de mí, hasta que sólo acerté a preguntarle:
            —Perdón, ¿te diriges a mí?
            —Por supuesto, ¿o hay algún otro individuo presente en la estancia? Sin embargo, le ruego que me dispense, puesto que seguramente he cometido una grave equivocación.
            Esa sombra, que no alcanzaba a distinguir bien, comenzaba a ponerme nervioso, porque parecía de una sola pieza; al hablar no movía ni una pluma, y lo peor era que no alcanzaba a ver su rostro en medio de la oscuridad.
            —¿Puedo ayudarte en algo?— inquirí.
            Su voz grave, que soltaba lenta, pero de una sola vez sin detenerse, me hizo temblar.
            —Gracias. Pasaba cerca de estos lares y me pareció una idea apropiada visitar a una vieja amiga, la señorita Marriot. No obstante, ya veo que quizás he errado de casa, o la antigua familia ha desalojado y se ha mudado durante mi ausencia. Así que una vez más le pido disculpas por mi abrupta y grosera interrupción. Buenas noches.
            —¡Espera!— le dije—. No te has equivocado, aquí vive una Vulpix cuyo nombre acabas de mencionar, pero ahora está…
            —Entonces debe haber otra clase de error en esta situación— se escuchó su voz, ahora más asertiva—. Dígame, si tiene la bondad, ¿quién es usted?
            Debo aceptar que esa silueta y esa voz me intimidaron.
            —¿Quieres saber cómo me llamo?
            —A decir verdad, su nombre me importa poco, casi nada. Quiero saber quién es usted, o qué función está desempeñando en esta casa. Conozco muy bien a sus habitantes y definitivamente puedo argüir que usted no figuraba entre ellos. ¿Tiene alguna invitación?
            —Pero… pero dime, ¿para qué quieres saberlo? ¿Quién eres?
            —Le recuerdo que no ha respondido a la pregunta radical, y aunque lo hubiera hecho, no le compete saber quién soy. El hecho de que usted esté aquí comienza a inquietarme; la señorita Marriot nunca me habló de su existencia y yo me preocupo por su seguridad ante todo. ¿Por ventura es usted algún infame ladrón?
            —¿Qué es lo que dices?— le repliqué, ahora molesto por haberme juzgado de forma directa—. No sé quién seas, pero será mejor que te vayas ahora, o llamaré la atención de los humanos para que vengan a sacarte.
            —Sea usted serio y no saque a relucir amenazas insustanciales— espetó por primera vez—. Los amos de la señorita Marriot no constituyen para mí ningún género de riesgo.
            Entonces dio un brinco enorme hacia la sala, introduciéndose al fin sin que yo pudiera evitarlo. Lo vi claramente, era un gran Swellow de mirada altiva y que pisaba fuerte para intimidarme.
            —Entonces dígame, por favor, ¿quién es usted? Si no ha sido invitado por la señorita Marriot, no tiene nada qué hacer aquí, así que tenga un poco de dignidad y márchese inmediatamente de esta honorable residencia, que mi vista se hiere con los atracadores a una magnitud indecible.
            —Parece que el que no tiene la invitación es otro. Además, Marriot no manda en esta casa y mucho menos tú, seas quien seas, así que no vuelvas a prorrumpirme orden alguna— le advertí.
            El Swellow no me despegaba la vista y me miraba con altivez.
            —Si con la primera indirecta se refirió a su servidor, le informo que me está gratamente permitido por esta dama para entrar y salir de esta residencia cuantas veces me sea requerido. Ahora, por favor, indíqueme quién es usted.
            —No encuentro ninguna buena razón para decírtelo, y será mejor que te vayas antes de que me conozcas enojado.
            —¿Aún no lo está?— dijo burlonamente—. Me sorprende su notable paciencia, aunque yo también poseo bastante de ella.
            —¡Largo, largo! ¡Vete ahora!
            El ave ni se inmutó.
            —Le ruego que guarde la debida compostura y no se altere. Y si no desea indicarme la respuesta ante tal cuestión tan simple, voy a consultarlo con la señorita Marriot. Con permiso.
            —No me juzgues— dije, bastante ofendido—. Seas quien seas, al menos sábete que yo soy Fyrus, la última adquisición de los amos.
            El Swellow me miró de pies a cabeza con un único movimiento fugaz.
            —¿Usted? No tenía entendido que fuesen a adoptar un Raichu. Después de todo, ustedes, los de su especie, no tienen mucho qué hacer por estos lugares. Son sucios y vienen del bosque. Me parece bastante extraño…
            —Guárdate tus opiniones y lárgate ahora— le dije, ya casi sin poder contenerme.
            —¿Por qué he de irme? He venido a visitar a la señorita…
            —¡Ella no está disponible en estos momentos, entiéndelo! ¡No la vengas a molestar!
            —¡Oh! No me grite, que me hará avergonzarme de su tosquedad.
            —Dime, ¿de verdad conoces a Marriot? ¿En serio son amigos?
            —¿Algún problema con eso, señor? ¿Acaso no parece congruente que la personalidad de esta dama sea adecuada ante mi donosura?
            —A mí me parece sumamente extraño que un pokémon tan molesto la frecuente como comentas.
            —¿Y a usted qué le interesa nuestra relación? De hecho, no tiene nada qué estar haciendo aquí, usted no pertenece a nuestra clase. No sé si se sienta inadaptado, pero realmente su sola presencia está causando repulsión en mi ser. Regrésese al bosque a vivir y a criar a sus hijos, si los tiene, y no regrese más por estas tierras donde no es bienvenido. Jamás había conocido a un ser tan ordinario como usted. Y ahora, por lo pronto, abra paso, que voy a visitar a la señorita Marriot. No me quite más tiempo, se lo ruego.
            Quedé impávido ante tal pokémon, y por primera vez no supe exactamente qué hacer con él. Al final, decidí irlo a contar todo a los amos.
            —Ya verás lo que sucede si no te retiras ahora— le amenacé—. ¡No irás a ningún lado!

            Pero antes de que pudiera dirigirme hacia los escalones que daban directamente a la planta alta, detecté una presencia silenciosa que iba bajando por ellos. Recé por que fuera algún humano que pudiera ayudarme con este Swellow tan necio.
            Pero no, no era uno de ellos.
            —¿Qué demonios es este escándalo?— iba vociferando Rey mientras bajaba.
            Me espanté enseguida al escuchar la voz desagradable del Persian, y aunque el Swellow conservó la serenidad, me dijo al oído.
            —¿Ve usted lo que provoca con sus gritos insensatos? Ahora tendré que enfrentarme a este monstruo que siempre intenté evitar.
            —Es el momento de que te vayas— le murmuré.
            —¿Por qué? No soy ningún cobarde.
            Luego se guardó de dirigirme la palabra nuevamente y miró cara a cara al Persian que ya acababa de bajar de la escalera. La mirada del ave era tan pétrea que parecía que nadie más había en la sala más que Rey.
            —Raichu asqueroso, ¿puedes dejar de gritar? Dime, ¿qué estás haciendo?— me gritó Rey, y luego volteó a ver a mi izquierda y descubrió al Swellow, lo que a la vez extrañó y alarmó.
            Así que ambos se vieron mutuamente.
            —¿Quién rayos eres tú?— le soltó el Persian viéndolo fijamente.
            —Soy un Swellow; mi nombre me reservaré. He venido para visitar a la señorita Marriot.
            —¿A Marriot? ¿Quién te autorizó a entrar aquí?— continuó.
            —La dama que acabo de mencionar— contestó enseguida.
            El Persian soltó un rugido bravo.
            —Yo no puedo dejar pasar a esta casa a desconocidos como tú. Lárgate ahora de esta residencia; que no te vuelva a ver por aquí si no quieres que te desplume. Mucha confianza debes tener para entrar sin avisar a casas ajenas— sentenció Rey con una mirada grosera, y luego pasó a verme—. ¿O acaso tú lo has dejado entrar, Raichu?
            —¡Claro que no!— le respondí pronto—. De hecho, yo le insistí para que se retirara, sin embargo se rehusó a hacerlo en varias ocasiones.
            —Con que ésas tenemos— murmuró entonces el tirano Persian—. Dime, avechucho, ¿te doy risa acaso? ¿Crees que puedes pasar sobre mí?
            El valiente Swellow continuaba sobre el piso del suelo sin demostrar ninguna señal de que se fuera a retirar. Estaba porfiado en querer ver a Marriot en ese mismo momento, aunque tuviera que pasar por la autoridad del violento Rey.
            —¿Qué esperas que no te vas?— le gritó el felino.
            —Usted es al que llaman Rey, ¿no es así?— preguntó el ave—. He oído bastante de usted de labios de la señorita Marriot, e incluso, durante las rondas que me permito dar por su jardín, me ha parecido verlo desde las ventanas paseando por los interiores de esta casa. Hasta el momento no había tenido el honor de conocerlo, por cierto.
            —Y te aseguro que no te llevarás un grato recuerdo de mí si no me obedeces en este instante.
            —No tiene por qué recurrir al salvaje e irracional método de la violencia para conseguir sus fines, señor. A mí no me gusta que me amenacen ante algo que no estoy dispuesto a realizar, así que le pido que no vuelva a intentarlo. Ahora, con permiso, que deseo ir a reunirme con la señorita Marriot.
            Esto pareció colmar la paciencia de Rey, quien dio un rugido feroz antes de sacar las garras de sus patas y tomar vuelo para alzarse en un brinco y poder capturar al Swellow de una vez por todas. Así lo hizo, sin embargo, el pájaro reaccionó correctamente y evadió el ataque inesperado del Persian levantando vuelo hasta tocar el techo de la sala, que era lo bastante alto como para que no lo pudiera alcanzar hasta allá. Viendo que la ventaja le pertenecía, el Swellow decidió posarse en el dintel interior de la ventana, justo en donde Rey no podía llegar.
            —¡Baja de ahí, cobarde!— exclamó enardecido Rey.
            —No grite más, que va a perturbar a los que habitan en esta residencia con usted. Si de algo sirve, quiero informarle que no me iré hasta haber cumplido mi objetivo— le anunció desde arriba, en donde estaba seguro ante los ataques de Rey.

            Yo ya no quería seguir escuchando esa conversación y viendo escenas incómodas; deseaba retirarme pero no me parecía que fuera lo más apropiado que pudiera hacer en ese momento. ¡Ojalá bajara algún humano que pusiera orden aquí! Yo no podía subir porque Rey pensaría que tenía planeado ir a acusarlo con el amo, y en tal caso a mí me tocaría la paliza, así que lo único en que me aferraba esperanzado era que en algún momento aparecieran los humanos.
            De pronto, volteé hacia las escaleras: efectivamente alguien más venía bajando. Esperaba que no fuera el Meowth, porque no quería ver otra escena con Rey. Seguramente el Persian no lo hubiese tolerado aunque ya lo adoptaran los amos.
            Sin embargo, la que bajaba no era otra sino la tan aludida Marriot, que estaba un poco contrariada, seguramente al escuchar la voz del Swellow, quizás tan conocida para ella.
            —¡Swellow!— gritó ella mientras bajaba a trompicones por la prisa.
            —¡Marriot!— le correspondió el otro, aguzando su vista.
            Ella no nos prestó atención ni a Rey ni a mí; sólo pasó cruzando a toda velocidad la sala mientras detectaba la presencia del ave justo en el borde superior de la ventana.
            —Quieta, estúpida— la detuvo en seco el Persian mientras se le atravesaba en el camino—. Explícame qué diablos está sucediendo aquí.
            —¡Déjame pasar!
            —¡No! Explícame quién es este…
            Luego se detuvo a reflexionar, como si se estuviera acordando de algo al fin, hasta que dijo.
            —¡Ah! ¡Ah, ya recuerdo! A este Swellow lo he visto antes… ¿en dónde? ¡En el jardín! ¡Claro, lo he visto conversando contigo cerca de la fuente!
            Pero Marriot ya no lo escuchaba; se había deslindado del obstáculo y ahora corría a encontrarse con su amigo el cual había bajado de su refugio.
            —¡Swellow, qué alegría me da volverte a ver!
            —Lo mismo puedo decir, pequeña Marriot— murmuró el ave con gallardía—. Pasaba cerca y se me ocurrió visitarte. Es raro que lo haga durante el invierno, pero ahora se dio la oportunidad. En verdad me da un tremendo gusto reencontrarme contigo, amiga.
            Pero Rey ya comenzaba a molestar otra vez.
            —¡Swellow! ¡Te quiero fuera de aquí! ¡Largo!
            —Está bien, como usted diga. Ahora sí me voy. ¿Vienes conmigo, Marriot?
            —Por supuesto, vamos al jardín.
            Y ambos salieron muy quitados de la pena, saltando por la ventana y dejando vociferar a Rey sin escucharlo. Los vi, iban con rumbo hacia la fuente inactiva, mientras cada vez me incomodaba más haberme quedado a solas con el Persian.
            ¿Quién sería ese misterioso Swellow que tan correctamente se expresaba y tan mala opinión tenía de mí? No podía soportar el quedarme sin averiguarlo, porque tampoco sabía que Marriot frecuentaba a este tipo de pokémon.
            —¿Y tú qué me ves?— me dijo Rey de repente—. ¿Crees que estoy muy contento, o qué?
            —No, no, para nada, al contrario, yo…
            —Largo de mi vista, tampoco tengo ganas de verte. ¡Largo!— me espetó.
            Ante tal orden con esa voz tan tremenda que poseía el Persian, no me quedó otra opción más que obedecerlo, y de pronto me vi saliendo irracionalmente de la casa mientras huía de la furia desmedida de Rey, que se quedaba casi echando humo hasta por los oídos.
            Salté también al jardín, al que la nieve lo cubría aún sin querer volatizarse con el calor. No sabía a dónde ir y realmente me sentía muy mal en aquella casa, como si todos me miraran como el intruso. No podía adaptarme a la vida que llevaban esas personas y esos pokémon, porque yo no pertenecía a ese lugar. Tal vez el Swellow tenía razón al decirme que lo mejor que podía hacer era devolverme al bosque a continuar viviendo. Y de poder haberlo hecho, seguramente hubiese llevado a cabo el retorno hacia mis tierras… si tan solo hubiera sabido en dónde estaban o hacia qué dirección se encontraban. En esos momentos me sentía perdido, en un sitio en donde me habían llevado a oscuras, y ahora me encontraba hundido en una trampa que no me dejaba salir, y que intentaba asfixiarme más entre esos seres a los que tanta repulsión causaba. ¡Cómo extrañaba el dulce olor del bosque por las mañanas, y mis amigos y compañeros tan alegres que me saludaban al pasar! ¡Esos amigos tan reales que incluso hubieran podido dar la vida por mí! ¡Ah! Eso ya no lo podía sentir por estos lugares, en donde todo el ambiente era tan frío, tan riguroso, tan estricto, tan apegado a sus normas morales tan extrañas. ¡Deseaba de todo corazón regresarme al bosque, a mis adoradas tierras en donde me querían y yo les correspondía! ¡Deseaba reencontrarme al fin con mi familia que debían estar lamentándose por haberme perdido! ¡Cuántas veces yo había pensado en mis pobres hermanitos que habían quedado a merced de los cazadores esa tarde! Me preguntaba tantas veces por qué no había podido protegerlos mejor en esos momentos, y me castigaba a mí mismo por mi conducta tan cobarde que había mostrado ante los humanos. Podía jurar, sin temor a equivocarme, que si algún día tenía la oportunidad de regresar nuevamente al bosque, iba a cambiar radicalmente mi forma de ser y de ver la vida. ¡Ya no iba a ser un cobarde nunca más! ¡Tenía que adquirir mis responsabilidades y cuidar a mi familia antes que a mí mismo! ¡Tenía que deslindarme del miedo irracional que me surgía al ver a un humano, estuviera armado o no! ¡Quería comenzar a vivir de verdad! ¡Pedía a gritos otra oportunidad! Pero… ¡oh! Esa oportunidad seguramente no volvería jamás, y entonces habría perdido una gran parte de mi vida, desperdiciada inútilmente.

            Mientras cavilaba así, me llamó la atención la pareja que estaba junto a la fuente, charlando amistosamente como dos seres que tenían mucho tiempo de no verse.
            Quise acercarme un poco más para escuchar su conversación; después de todo me comía la curiosidad por saber quién era realmente ese misterioso Swellow, y qué es lo que quería de nosotros, pero principalmente de mi amiga Marriot.

            —Hola, Marriot— saludé, sin siquiera mirar al ave.
            —Miren nada más quién ha acudido a la tertulia— dijo por lo alto y muy irónicamente el Swellow—. Tenía que ser el sucio y grosero Raichu.
            —¡Swellow!— gritó Marriot.
            —¿Qué sucede?— preguntó él—. ¿Te escandaliza que le diga sus verdades a este patético pokémon?
            —Tus palabras me llegan a ofender— le dije al Swellow—, así que creo que el que se ha tornado grosero eres tú. Hazme el favor de retractarte de lo que has dicho, que yo no he venido aquí a buscar más problemas.
            —Usted, señor, no merece ningún tipo de respeto de parte mía. Ya le dije cómo lo considero, y si no me ha entendido, quiero que se vaya y nos deje a solas en este momento.
            —¡Swellow, basta! ¡Compórtate!— lo reprendió Marriot.
            Yo intervine diciéndole al ave:
            —Ganas no me faltan de demostrarte quién es el que debería disculparse por sus ofensas, pero no voy a causar una escena aquí, sólo por respeto a Marriot. Me voy; nos vemos, amiga, espero que pronto termines de perder tu tiempo con este patán.
            —Si tiene algo que quiere arreglar, hágalo en este momento, señor— me retó, inflando el pecho—, porque mi dignidad no se verá manchada ante el bajo honor de un deslucido oponente como usted.
            —Swellow, ¡no quiero peleas aquí, o me voy a ir!— le advirtió mi amiga Marriot—. ¿Qué es lo que te sucede?
            —Este Raichu me saca de quicio— murmuró—. ¿Y tú realmente lo soportas? Date cuenta que no tienes por qué permitirle que te dirija la palabra siquiera. No es de nuestra clase y nunca lo será; es un sucio y ruin Raichu que viene del bosque, ¡del bosque! ¿Cómo es posible que te rebajes a su nivel, pequeña Marriot? No hables sino conmigo, que no necesitas a otro compañero. Después de todo, aquí estoy, no olvides que he venido desde lejos para visitarte.
            —Me avergüenza que te expreses así— dijo Marriot muy molesta—. Casi no te reconozco. El día de hoy has sido bastante grosero.
            —Y tú te has portado bastante irracional— contestó, muy ofendido, el Swellow—. ¿Qué te pasa? Seguro quelas criaturas inferiores con las que te juntas o frecuentas te han contagiado la locura. Eres otra desde entonces.
            Marriot fue la que se enfureció en ese momento.
            —¡Swellow, vete ahora mismo! ¡Vete, que no te quiero ver más! ¡Eres lo peor! ¡Sólo escupes veneno! Realmente no comprendo como un amigo mío pueda pensar de esa manera tan radical y tan inmadura. ¡Largo, he dicho!
            —¡Pues me voy, si es lo que quieres!— gritó el Swellow—. ¡Me voy, y te dejo con tus estúpidos amiguitos! Ahora me doy cuenta que has cambiado bastante, y que tu nivel se ha rebajado considerablemente al darle paso a estos pokémon tan inferiores. Me voy a vivir mi estilo de vida, y no te molestaré más, que ya has elegido cuáles son tus amigos, y lamentablemente, has escogido para mal al retroceder tu clase tan distinguida. Es una lástima, una pena. Adiós, Marriot.
            Y diciendo aquellas palabras tan fuertes, abrió sus alas, tomó impulso y se elevó por los aires rápidamente sin ninguna otra clase de despedida.
            —¡Sí, lárgate, Swellow!— gritó Marriot llena de rabia.
            Yo estaba muy apenado por la situación.
            —Oye… discúlpame por esto.
            —No… no te preocupes, Fyrus. Al contrario, debo agradecerte que me hayas ayudado a deshacerme de éste Swellow tan zafio. Ya no lo voy a frecuentar más. Era un viejo amigo, pero creo que ahora no merece la pena que siga perdiendo el tiempo con él. He decidido cuáles son los amigos que valen la pena, los que son humildes como tú, como Midnight… y bueno… quizás como el Meowth, que lo prefiero mil veces antes que a este arrogante. Mi vida comienza a tener sentido desde que les di la entrada a ustedes.
            —Me alegra entonces que la relación con el Swellow haya terminado, y también que reiteremos nuestra amistad— le dije, feliz.
            —A decir verdad— me confesó, mientras caminaba nuevamente rumbo a la puerta de entrada de la casa—, ya me estoy cansando de vivir aquí. Nadie me quiere, tú lo viste. Fyrus, dentro de poco van a venderme a una tienda pokémon. No voy a poder soportarlo, así que supongo que me voy a esconder para que Emily no me encuentre, y luego voy a huir muy, muy lejos. Prefiero la vida en la calle antes que ser humillada de esa manera por la que por tanto tiempo consideré como mi mejor amiga.
            —Ya le encontraremos una solución a esto, te lo aseguro. Mira, ¿qué te parece si vamos a reunirnos con Midnight en su habitación? Estoy seguro que entre los tres sacaremos algunas ideas para que la venta no se lleve a cabo. Yo quiero ayudarte en lo más que pueda, amiga.
            —Muchas gracias, Fyrus, en verdad. No me arrepiento de haberte elegido a ti antes que al Swellow.
            —No hay nada qué agradecer, ya te lo dije. ¡Vamos, Marriot! Vamos, que ahora que recuerdo, necesito contarles algo sobre el Meowth, pero quiero anunciárselo a ambas a la vez.
            Y diciendo eso, corrí hacia la puerta abreviando la distancia. Marriot me siguió.


            …[/spoiler:13l9nrpv]

            No se pierdan el próximo capítulo que, naturalmente, será narrado por el Meowth. Ahí conoceremos qué sucederá cuando el gatito se encuentre con sus viejos enemigos... D:

            Gracias!!!!

            Saludos.


            Spoiler: 

            Comment


            • Re: Destinos Vinculados Cap. 24

              pero hombre, missigno es un pokemon!!!
              talvez sea feo, lo hayan creaod degenerado, te borre la aprtida y tenga dos pistolas de agua...peor sigue siendo un pokemon!!!!
              (?)
              encontraorn a meowth D:!!!
              un gato suertudo D:
              el señor tiene a fyrus y rey
              emily tiene a rosy y mariot
              la señora tiene a meowth! =D
              de seguro es un murkrow D:
              me cae bien ese swellowcito
              le tengo confianza
              persian vs raichu
              *musiquita de batalla*
              fyrus se hace mucho drama D:
              pero todos queremos otra oportunidad
              p___p
              que te pasa flacucho? tas bsucando pelea siendo yo tipo electrico y vo tipo avezulla?
              ah no, esto no se queda asi
              p___p
              Seguro quelas criaturas inferiores con las que te juntas--->quelas?
              p_p
              el proximo cap sera de alguien que mencione en mi comentario anterior ñ___ñ
              Spoiler: 










              Spoiler: 

              Comment


              • Re: Destinos Vinculados Cap. 24

                Acá viene por quien llorabas! (La verdad no sé si llores, lo dudo D: xD ) Y vengo a dejarte un comentario! =3 Seh, creo que seré el segundo porque Fabri me ganó mientras me leía, lo cual es una pena para mí, nunca logro ser la primera D: Bueno, prosigo a comentar el capítulo. Pero antes te agradezco que valores tanto mis comentarios, me gusta que lo hagas... Me siento especialcita :3 (Y seh, esa palabra no existe xD) De todos modos no hay qué agradecer, a un buen escritor le llegan los lectores merecidos ^^ Por cierto, mi hermano ahora no puede leer porque está muy enfermo ._. Ahora sí voy a comentar como se debe.
                Me gustó bastante, como siempre, aunque noté dos errorcitos! Pequeños, pero no tienen mucha importancia, por una parte pusiste "sólo" sin tilde y "que las" junto... No es la gran cosa, pero para que no te equivoques, además que quiero ayudar. Y otra observación, será gracioso para mí decir esto cuando fuiste tú quien me ayudó con lo mismo... Seh! El tema de los molestos y estúpidos guiones! Lo he notado, ahora sí lo he notado... Es que pones el segundo guión justo al lado del diálogo finalizado, cuando debe ir junto a la acotación... Por ejemplo así:

                —¿Qué quieres de mí? —pregunté con suspicacia—. ¿Qué he hecho?

                Sí, eso que está en negrita... Así debe ser, y lo he comprobado en muchos libros específicamente para ayudarte. Claro, quiero ser yo alguna vez la que ayude y no ser la que solicita ayuda a gritos... Bueno, eso sería lo único que he encontrado, claro está, por algo eres mi maestro en el tema de la escritura ^^

                Prosiguiendo con el capítulo, dejando de divagar... ¡Qué actitud tan... repugnante de ese Swellow pero que a la vez me causa gracia! Esos modales y la forma de expresarse cuando prácticamente le están lanzando todas las piedras del mundo! xD Aunque me desagrada que traté así a Fyrus! Nadie trata así a ese Raichu tan filosófico! >_> Y wow... Sí que me impresionó el hecho de que la señora prácticamente amara al Meowth de inmediato... Fue sorpresivo para mí, pensé lo mismo que Fyrus, que lo iban a patear ._. Y al final Marriot mandó a freír monos al Swellow... Y se quedó con el Rai-Raichu :3 Como siempre, excelente... Me gusta cómo escribes, eso creo que ni ... ehhh... amnesia me haría cambiar esa opinión ^^ Sigue así!! Espero el próximo capítulo ^^

                Me inspiré con este comentario, lo sé... Me salió largo xD


                Saludos!! :3

                EDIT: Seh, siempre fue un sandwich con aguacate y jamón, siempre... Pero nunca lo mencioné, porque creí que lo sabías por alguna razón misteriosa... XD Y sí, soy tan especial que edito mi comentario para agregar esto del pan! De seguro piensas que tengo un problema... Eso, ahora sí me despido xD

                Gracias, Plantita ^^

                Comment


                • Re: Destinos Vinculados Cap. 24

                  Yeah, muy interesante. Me defraudó demasiado ese Swellow... me parece que antes me caía bien xD. No sé por qué se comporta tan mal con Fyrus... Y lo que más me sorprende es que Fyrus no hubiese usado su ventaje eléctrica para darle un buen escarmiento a ese pajarrucho xD, pero bueno, en cierto modo me gusta que sea tan tranquilote [?]. Marriot me encantó en este capítulo, me gustó mucho que hubiese elegido a Raichu como amigo :'D, espero que se olvide de Swellow por siempre y que nunca más vuelva a aparecer >w<!
                  Yo quiero que Marriotita se vaya con Fyrus al bosque y vivan felices for ever [?] mientras Meowth se queda a vivir con la familia y tiene la vida que nunca tuvo y que siempre quiso... Sería un final feliz jaja.
                  Me alegro mucho por Meowth, no me esperaba que la señora esa le pusiese tan buena cara al verlo y le pareciese bonito *w*! Pero a ver qué opina el resto de la familia... Espero que le agrade tanto como a ella.

                  Saludos! Espero por el próximo capítulo <3!


                  PD: MUÉRETE SKITTY ò.Ô

                  Comment


                  • Re: Destinos Vinculados Cap. 24

                    Me ha encantado el capitulo!! n.n
                    ¡Wii, se quedan al Meowth! ^_^
                    Sabia que esa señora era buena persona xD

                    Y aparecio el Swellow...
                    La verdad, yo en el lugar de Fyrus hubiese carbonizado al pajarraco ese con un Trueno, no lo aguanto ¬.¬
                    Me alegra que Marriot haya decidido no ser amiga de el Swellow, y ademas que sea amiga de Fyrus ^.^

                    Ya tengo ganas de saber que pasa en el siguiente capitulo.
                    ~¡Nos vemos!~
                    P.D.: Lo del Pidgey lo decia de broma xDU
                    P.D.2: ''PD: MUÉRETE SKITTY ò.Ô''<---No podria estar mas de acuerdo, ¡fuera Skitty! ¬.¬
                    Podéis llamarme A. Thunderbird, A.T. o Thunder-chan para los amigos. Ignorad el nick, a ver cuándo puedo cambiarlo...
                    (¡Sí! ¡Soy yo! No sé si me recordaréis, probablemente no, pero he regresado tras dos años inactiva. Es como si la última vez que estuve hubiera sido ayer.)

                    Comment


                    • Re: Destinos Vinculados Cap. 24

                      Hola Cygnus. Te comento... Primero que nada, no cambiaste el titular del fic (¿u otra vez me equivoqué?)

                      Iniciado por Cygnus
                      Una vez que Marriot se hubo subido a la recámara
                      No es que esté mal, pero "se hubo subido" no me gusta para nada como queda. Creo que se podría evitar el se. Incluso podría evitarse toda la frase y poner "subió", creo que se ve mejor.
                      Jejeje, Meowth tiene un encanto nato. Y se ve que a la familia quizá le gustan los felinos... Rey, Rosy... Claro que no es el mejor Meowth para la clase social alta.
                      Mmm, el ave es el Swellow si no me equivoco. Tan sabio y cortez como Fyrus, incluso quizá más. Me cae bien.
                      Tanto el Swellow como Fyrus son un par de orgullosos tontos ¬¬ ¿Por qué Fyrus no explica de una vez que los humanos lo aceptaron? ¿Y por qué Swellow, siendo tan listo, lo toma como un ladrón sin preguntarle a alguien que de verdad sepa? Cuando dos listos se ponen a hablar terminan siento dos tontos u.u
                      ¿El Swellow se cree el pretendiente de Marriot? QUe maor tan platónico @[email protected]
                      Me encanta el personaje de Rey, es perfecto. Un típico Persian, está muy bien captado, aun más que Marriot.
                      Eso pobre Swellow sólo tiene celos. No es justo, después de todo, antes de Fyrus, Marriot sólo hablaba con él, y era él quien tenía que ayudarla en todo. Ahora ve que muchos la ayudan y se siente inutel...
                      Bueno, sí, supongo que Swellow, Rey, Emily y los demás, son piedras sobre Marriot que no la dejan avanzar. Creo que ahora, después de desligarse de todos esos plomos, le va a ir mucho mejor.

                      Fue un excelente capítulo, Psycho, casi ni un error, como siempre, y además muy entretenido. ¡Nos veremos en el siguiente! Es una lástima que ya no quieras hacer historias de pokémon... eres el único que las escribía como a mi me gustaba. En fin, igual tus historias me agradan sean como sean.


                      Gracias a todos por recordarme :) Sólo tengo buenos recuerdos de ustedes y de este agradable lugar también.

                      Comment


                      • Re: Destinos Vinculados Cap. 25

                        Hola, perdón por la tardanza, ya sé que siempre digo que voy a publicar mis capítulos lo más pronto posible y termino tardándome xD
                        Primero, a responder sus comentarios:

                        Fabri: Para mí, Missingno no es un pokémon… es un bug del juego D:
                        Así que, si pongo que Missingno narra su versión, tú habrás perdido xD.
                        Y nunca me borró la partida, ni conocí a nadie a quien se la borrara, aunque… dicen que sí… dicen…
                        Así es, ya cada quién consiguió su mascota particular xD. Así no se hacen embrollos. Y veo que te quedaste con ganas de la pelea Fyrus vs. Swellow… bueno, no te pude dar el gusto de leerla xD.
                        Suerte para la próxima D:
                        Y no se vale lo del narrador de éste capítulo, no lo adivinaste porque ya lo había anunciado en mi post anterior D:
                        Gracias!

                        Cony: Aún no lloraba… lloraría si no te hubiera encontrado, pero aún mejor, vienes posteando pronto, ¡y sin que te haya avisado de la actualización! O: No importa que seas la primera, te esperaría incluso dos semanas porque siempre dejas de los mejores comentarios. Y bueno, el que tiene que agradecer que te tomes el tiempo de leer debo ser yo, por supuesto…
                        Ah… qué pena, espero que tu hermano mejore pronto… y que lo tome con calma y lea cuando se sienta mejor.
                        Lo de “quelas”, sí lo remarcó Fabri, y ahora me doy cuenta… ¿pero dónde puse “sólo” sin tilde? D:
                        Lo de los guiones es cierto… debí haber puesto más atención D: Bueno, gracias xD
                        Supuse que lo del Swellow les iba a resultar extraño, incluso a mí me parece inconcebible que alguien adopte esa actitud tan modosa cuando le están corriendo a gritos. Y, lo de la señora, pues quién sabe, tal vez es fanática de los Meowths xD.
                        Lo del sándwich nunca lo supuse… de hecho, como mencionabas siempre “panecito”, pensé que te referías a un bolillo o algo así… ¡hubiéramos empezado por “sándwich” y nos hubiéramos entendido mejor!
                        Muchas gracias, en serio!

                        Daviid: Gracias por leer el capítulo… ¿Así que te defraudó el Swellow? Pues sí… faltaba que lo vieras tratando con alguien más que no fuera Marriot. Y Fyrus… bueno, tuvo que soportar a su manera la pesadez de ese Swellow, ya ves que es más bien pacifista xD.
                        ¿Así que quieres ese final? Si todos mis lectores siguen aventurando finales, pronto le van a acertar al que tengo pensado!! D: No, es broma, me agrada que me den ideas para el final, que aunque ya lo tengo decidido, podría hacerle modificaciones si alguien me da una muy buena sugerencia.
                        D:! ¿Y por qué quieres que se muera Skitty? Ella no ha hecho nada malo D: Mejor di “muerte a Emily”, ¿no crees? xDD.
                        Muchas gracias!

                        Azelf: Qué bueno que te haya gustado el capítulo y le des seguimiento al fic, eso es genial!
                        Así es, Meowth corrió con suerte y ahora ha sido adoptado por la ama de casa, aunque no muy formalmente, hace falta la opinión del resto de los humanos D:
                        Bueno, supongo que todos en el lugar del Raichu hubiéramos carbonizado al Swellow, pero… éste es Fyrus xD.
                        Pues muchísimas gracias por leerlo, y qué bueno que te guste. Pronto posteo los demás capítulos, que como ya voy casi en el final, quiero acabarlo cuanto antes, en primer lugar por ustedes, para que conozcan cómo terminará esta historia; en segundo, porque quiero una obra completa; y en tercero, para ya deshacerme de un compromiso más D:
                        Otro que quiere que se muera la Skitty xDD.

                        Demian: No, no cambié el título del fic, fue mi error, pero en cuanto recordé, lo corregí. De todas formas, ya fue para nada, porque todos ya se habían pasado por aquí a leer.
                        Lo que comentas sobre “se hubo subido”, es cierto… creo que hubiera quedado mejor simplemente en “subió”.
                        En efecto, Meowth tuvo bastante suerte como para haberle agradado a primera vista a la señora… pero obviamente falta ver lo que opinen los demás. Ah, y que lo bañen xD.
                        Les gustan los felinos... no lo había visto desde ese punto de vista, pero recordemos que también tienen tres cánidos (Vulpix, Eevee y Mightyena) y hasta un roedor como el Raichu.
                        Jaja, a todos les caía bien el Swellow hasta que se confrontó con Fyrus.
                        Fyrus no le contaba porque estaba enojado y sentía que el Swellow era un entrometido que no tenía por qué saberlo. Y el Swellow se cree tan importante en esa casa que considera que debe saber todo al respecto de las nuevas adopciones, además de creerse que está a cargo de la seguridad de Marriot. Puede que tengas razón, son un par de orgullosos tontos, pero estos fueron los motivos por los que actuaron así.
                        Jeje, captaste muy bien lo de los celos. Así fue, realmente. Tenía celos de Fyrus y de todos los que le hacían caso a Marriot, pero como ves, ya lo mandó a volar y no volverá a molestar.
                        Los tres personajes han tenido bastantes piedras en el camino, aunque quizás los obstáculos de Marriot se noten más y que los de Meowth ya se vayan terminando. Sin embargo, la historia del gatito aún no está concluida… le faltan aún obstáculos que superar, como verás en este capítulo.
                        Jaja… no te preocupes por las historias, que aunque ya no serán de pokémon, me seguiré esforzando para que les agraden. No es mi último fic, aún pienso hacer más durante el tiempo que siga en CP… y si mis lectores son fieles, siguen este fic hasta que termine y les guste el final, probablemente para octubre o noviembre, comience con “Destinos Vinculados 2”, claro que sólo para ustedes, los que se terminaron esta historia. En parte, a mí también me pesa terminarla y dejar de lado estos personajes a los que tanta personalidad y carisma les di… creo que sentiría nostalgia si los abandono… así que quién sabe, todo depende de cómo vayan las cosas y si me surgen nuevas ideas, pues ahí tendremos un último fic de pokémon por comenzar.
                        Gracias!!


                        Ahora sí, el capítulo:

                        [spoiler:28rc269g]XXVI

                        Meowth

                        ¡Ah, qué reconfortante! ¡No lo puedo creer! ¿Estaré soñando? ¿Habrá sido todo esto un sueño? No puede ser, porque lo siento tan real… tan vívido… ¡Todo esto es verdad!
                        Así era, en esos momentos me encontraba en brazos de mi nueva ama, que quedó encantada conmigo ante mi incredulidad. ¡Casi no lo podía creer! Al fin, ¡al fin mi sueño se cumplía! ¡Ya, ya podía formar parte de una familia! ¡Ya me habían aceptado los humanos! Y vaya… ¡no hubiera podido caer en una mejor familia que ésta! ¡Son maravillosos!
                        Mientras mi ama me subía en brazos por la escalera, pensaba en que al fin había triunfado en la vida. ¡Ya había terminado un ciclo de ella! ¡Ya no tendría que vagabundear más por las calles penando por mi comida! ¡Ah, ya no!
                        No podía dejar de pensar en toda la suerte que tuve de poder agradar a mi nueva ama, pero primeramente, de haber conocido a Midnight y que me hubiera dejado entrar en su casa sin más.
                        Iba tan metido en mis pensamientos, que ni escuchaba lo que me murmuraba mi ama al oído con ternura, aunque sí llegué a distinguir algunas palabras que me alimentaban aún más mi gozo.
                        —Ya verás cuando te presente con la familia. Te van a querer enseguida.
                        No podía dejar de sonreír; no lo hubiera logrado ni aunque me esforzara.
                        —Eres tan tierno. Eres un Meowth adorable.
                        No se me ocurría otra cosa más que seguir ronroneando, y cerrar los ojos hasta llegar a la habitación, que no distinguí cuál de todas era.
                        Al fin, cuando abrí los ojos, me di cuenta de que, en brazos, me habían conducido a una estancia bien iluminada, con un ventanal enorme así como una cama anchísima, en la que seguramente iba a caber a mi gusto. Jamás había estado en un lugar tan bello, lo puedo jurar; ni siquiera visto. Era claro que de todas las casas a las que había husmeado por las ventanas, era la mejor en la que había caído. Pensar eso era simplemente reconfortante, único, como una utopía hecha realidad.
                        De pronto, volteé aún más a mi alrededor. Había alguien más. Eran dos personas que ni siquiera habían visto que nosotros entramos. Ambos se ocupaban mutuamente en un par de pokémons que se hallaban ahí mismo. No podía equivocarme, ya los había visto antes en las tiendas pokémon: se trataba de una Skitty pequeña y un Persian imponente. Me sentí bien entre felinos.
                        —Miren. Volteen, por favor.
                        Ambos voltearon: uno era un humano maduro y el otro era una niña, de esas caprichosas que continuamente las veía gritar en las tiendas pokémon, pugnando por una mascota.
                        —¿Qué es eso, mamá? —preguntó la niña.
                        —Hace un momento encontré a este pequeño Meowth en la cocina. No sé cómo llegó ni qué estaba haciendo ahí, pero decidí recogerlo. Mírenlo, ¿qué les parece?
                        Y diciendo aquello, me aproximaba hacia ellos mientras yo no podía liberarme de sus manos.
                        —¡Un Meowth! —exclamó el señor.
                        —¿Y no es adorable? —preguntó ella con molestia ante la expresión del otro.
                        —Pero… ¿para qué quiero un Meowth? Ya tengo a Rey.
                        —Bueno, pues lo tendré yo, entonces —se indignó mi nueva ama—. No voy a pedir tu opinión, Charles. De todas maneras, no podrás hacer nada para que me separe de él.
                        —¿De verdad te parece adorable esa criatura? —preguntó el señor, quien me miraba con algo de extrañeza—. Míralo, está todo sucio, además apesta. No me agrada mucho.
                        —Tonterías —respondió ella—. Yo me encargaré de bañarlo, perfumarlo y peinarlo. Quedará como todo un rey. Además, no causará mucho gasto. Comerá del alimento de Rey.
                        —¿Insinúas que mi Rey va a compartirle de su comida?
                        —No seas orgulloso. Claro que le va a compartir, pero sólo una pequeña parte. Además, ¿no te gustaría que en un futuro quizá no muy lejano, tengamos dos Persian?
                        La idea, que a mí me hizo sudar, al señor lo puso muy meditabundo.
                        —Así que dos Persian en esta casa, ¿eh? Bueno… pues la idea no está del todo mal. Sería increíble tener dos Persian, si bien sólo el primero es de una raza fina y pura.
                        —Ya verás que no se notará la diferencia —insistió mi ama.
                        —Bueno, tendremos que evolucionarlo entonces cuanto antes. Emily, ¿tú te encargarías de eso?— dijo el señor.
                        —¡No! —gritó la que me llevaba en brazos—. ¡No, que yo quiero a mi Meowth! En algún futuro, podríamos pensar en evolucionarlo, pero por ahora, prefiero que se quede en este estado. ¡Recuerda que ahora me pertenece!
                        —Ah, eres tan difícil… y tan convincente, mujer. ¡Está bien, de acuerdo! ¡Que se quede en casa! Supongo que Rey podrá compartirle su comida… sólo no olvides lo que prometiste acerca de evolucionarlo.
                        —No lo olvidaré, pero por ahora, tengo que asearlo y dejarlo presentable. No me gustan los pokémon sucios, aunque sean Meowth —luego, se dirigió a mí—. Vamos a que te bañe, amiguito. Quedarás más encantador de lo que eres.
                        Emily, que así se llamaba la pequeña que estaba junto al hombre, dejó de lado su consentida Skitty y se levantó enseguida para acudir a donde estaba su madre y mirarme fijamente. Cuando llegó, me clavó sus ojos curiosos sin perder detalle de mis movimientos, lo cual no me incomodó: la chica me simpatizaba.
                        —A mí también me parece bonito, mamá —confesó.
                        —Podríamos encargarnos de él las dos —propuso mi ama.
                        —¡Claro! ¿Y qué nombre le vas a poner?
                        Yo abrí mucho los ojos y agudicé mi oído. ¡Hablaban de ponerme un nombre! ¡Nunca creí que podría tener uno algún día! No quería perder detalle de lo que decían esas personas, porque de ello dependía la manera en cómo me iba a llamar de ahí en adelante.
                        —¿El nombre? No lo sé, eso habría que pensarlo con detenimiento. Después de todo, no se pueden bautizar a las mascotas a la ligera. Se debe pensar bien, porque es la manera en cómo se habrán de llamar en adelante.
                        —Tienes razón —respondió la niña.
                        Eché un soplo grave y profundo; al fin, cuando creía que me colocarían un nombre, resultaba que tenían que pensarlo por algún tiempo. Vaya, cualquier nombre me iría bien, lo único que quería era tener uno, el que fuera. ¡No había nada qué pensar!
                        Sin embargo, no me molestaba demasiado, porque después de todo ya había cumplido mi meta primordial, que me aceptaran esos humanos; ya lo demás vendría luego y solo.
                        —Necesitamos asearte —observó mi ama, y no era para menos, yo mismo sentía que ya necesitaba un baño urgente.
                        —Podrías dejármelo a mí —sugirió Emily.
                        —Gracias por prestarte a ayudarme. Realmente lo necesito, porque también tengo que recoger todo este tiradero. Tú podrías encargarte mientras del Meowth.
                        —Muy bien —la chica me tomó en brazos y me volvió a inspeccionar cuidadosamente—. Meowth, vamos a ir a lavarte, pero ¿podrías esperarme un poco? Primero debo terminar de acomodar las cosas que usé para el viaje, que aún no termino de desempacarlas todas, y de atender a Rosy. Mira, la pobrecita requiere mi atención. Si quieres, mientras me esperas, puedes pasear por ahí y recorrer la casa. Luego te quisiera presentar a tus nuevos amigos y compañeros, estos pokémons con los que compartirás la habitación de las mascotas. ¿Te parece?
                        Me veía fijamente a los ojos con suma insistencia.
                        —¿No dices nada?
                        Claro que tenía muchas cosas qué decir, pero no serviría de nada; los humanos nunca habían podido entender mi lenguaje y supuse que esta vez no sería la excepción.
                        —Bueno —murmuró—. Voy a dejarte salir para que conozcas la casa. Luego nos veremos.
                        —No te preocupes por tus cosas —sugirió la madre—. Yo te ayudaré a desempacarlas, pero necesito que asees a ese Meowth ahora, que no puede estar así de sucio por la casa.
                        Emily me había soltado, dejándome libre para ir a donde quisiera, pero después de esa última opción, hubo de volverme a tomar en brazos.
                        Otra vez vi a los que estaban presentes, sobre todo a mis compañeros pokémon. La Skitty tenía un semblante despreocupado, e incluso mantenía los ojos entrecerrados, por lo que no podía saber realmente si me estaba mirando.
                        En cambio, ése que se hacía llamar Rey me miraba fijamente, chispeando los ojos en raya, como si en cualquier momento se fuera a abalanzar sobre mí. Era un Persian bonito, pero terrible, y su sola presencia y aquella mirada me llenaron de miedo.
                        Tuve que agradecer interiormente que Emily me volviera a tomar en brazos, porque de otra manera quizá hubiera sido la cena para Rey, quien al verme de nuevo protegido guardó compostura. La chica me llevó hasta una habitación aparte en donde había bastante agua almacenada dentro de una tina.


                        ¡Vaya! ¡Qué cambio! Me sentía otro Meowth, ya no me reconocía. No olía mal, sino que despedía aromas perfumados. Además, Emily se había tomado el tiempo de peinarme cuidadosamente y dejarme bonito. Nunca había visto a mi propio pelaje tan resplandeciente como quedó esa vez. Sobre todo, quedé deslumbrado cuando me llevó al espejo a verme. ¡Wow! ¿Ese era yo en verdad? Mi pelo no estaba manchado, ni mucho menos desordenado, además olía rico. ¡Ya, ya era un Meowth de la clase alta! Por la manera en que me vi frente al espejo, supe en ese mismo momento que ya nunca más iba a seguir penando por las calles en busca de comida y evitando ladrones. Ahora me iban a dar de comer, me iban a bañar siempre que lo necesitara para que nunca me viera feo e iba a dormir calientito. ¡Adiós al viejo aspecto! ¡Ahora, ya era otro Meowth! Un Meowth que… ¡que estaban a punto de bautizar con el más honorable de los nombres!
                        Luego, me volvió a soltar y esta vez me indicó que ahora sí podía ir a donde quisiera.
                        —Vas a disculparme, amigo Meowth, pero tengo que hacer unas cosas importantes, y no quiero dejar mucho tiempo sola a Rosy, por lo que luego nos volveremos a encontrar; ahora te dejo para que vagues libre por la casa y juegues… sólo no rompas nada ni hagas desorden, ¿de acuerdo? Ésa es la única condición.
                        Asentí con la cabeza, convencido de que aunque le dijera que sí con la voz, no me entendería. Luego corrí hacia afuera del baño perdiéndomele de vista. Qué mala suerte que acababa de comer, porque si no, hubiera vuelto a la cocina para probar otro suculento Seaking.
                        Pero en cuanto me acordé del gran felino que seguramente seguía cerca, volví a correr entre temblores incontrolables. No sabía qué pensar de todo aquello… Ese Persian, vaya, nadie me dijo que había uno en esta casa. Aunque yo admiro a los de esta especie, también me dan miedo, y mucho más la manera tan fija como me miró. Cruzarle la vista realmente fue una experiencia espeluznante. ¿No le había agradado? ¿Había algo de mí que le disgustaba? Aunque estas preguntas circulaban por mi mente, decidí no darle más importancia al caso por este momento, y disfrutar de mi nueva adopción.
                        Corrí escaleras abajo, feliz de ya no tener que volverme a esconder nunca más y de sentir que ahora, en cierta parte, todo este territorio ya me pertenecía.
                        Abajo estaba solo y oscuro, pero mis ojos estaban bien acostumbrados a la penumbra, por lo que no tropecé y continué mi camino. En el poco tiempo que llevaba por ahí, ya conocía el camino exacto que me llevaba hasta la cocina, y aunque ya había comido, supuse que unas botanitas o dulces no me caerían mal. Era tan feliz, que comería con dicha cualquier golosina. Y así sería, me estaba dirigiendo a la cocina mientras cruzaba la sala.
                        Me extrañó que, habiendo tantos habitantes en esta casa, tres humanos y otros seis pokémon, no hubiera nadie en la planta baja. ¿En dónde estaban todos? ¿No andaba Fyrus por aquí? Hacía sólo un rato lo encontré por estos lugares. Tampoco olvidaba que, mientras me lavaban, se había escuchado todo un escándalo justo en este lugar. ¿Quiénes habían sido los causantes de ese estrépito? Hasta parecía una persecución, aunque no estaba muy seguro. De todas maneras, la casa estaba solitaria por estos lados y no se notaba ni rastro de nadie.
                        ¿Había sido Marriot, que descubrió a Mako y lo intentaba atrapar, casi como hizo conmigo? Porque ésa era una buena pregunta, ¿en dónde estaría mi amigo roedor? ¿Ya se había encontrado con los demás? ¿Ya lo habrían incluso adoptado los amos, como a mí, mientras me lavaban? No era muy probable esa opción, pero el hecho de no haberlo visto me generaba las dudas más singulares.

                        De pronto, un ruido extraño surgió de la oscura profundidad del comedor. Fue un sonido de golpes, como si alguien estuviera forcejeando.
                        —¿Midnight? —pregunté en un murmullo.
                        No hubo respuesta, y me generó aún más nerviosismo porque los ruidos continuaban; se oía metal, vidrio… se oían cosas realmente raras.
                        —¿Fyrus, Marriot, son ustedes?— volví a preguntar.
                        Yo no me decidía a moverme, por miedo a que fuera algún ladrón que intentara hurtar algún objeto valioso de la residencia, en cuyo caso, no me convenía mostrarme para nada. Sentí claramente cómo alguien se introducía por una ventana. No era muy inteligente ese intruso por tanto escándalo que hacía al entrar, aunque corría con suerte porque ninguno de los habitantes se encontraba en la planta baja en esos momentos y ni siquiera escuchaban nada.
                        Sin embargo, yo todavía me rehusaba a creer en esa opción, por lo que insistí, aún más nervioso:
                        —¿Quién anda ahí? ¿Mako, eres tú?
                        Con tanto miedo, me paralicé, no supe si avanzar o retroceder, si penetrar en el misterio o arrancar hacia las escaleras y fingir que nunca escuché nada. Todo el cuerpo me temblaba e incluso la voz, porque ya había conocido a los humanos malos que roban en las casas durante el tiempo que viví en el barrio, y también me di cuenta que éstos casi siempre iban armados. No era conveniente tratar con gente de ese tipo. Pero en esos momentos no podía ni correr del temor.
                        Y de tanto nerviosismo, hasta comencé a tener problemas para distinguir las figuras en la oscuridad. Ya no era tan sencillo como antes para moverme a través de la negrura, a pesar de lo acostumbrado que estaba a ello.
                        Noté una respiración agitada cerca de mí. Era espeluznante darse cuenta que estaba con alguien y que esa persona o pokémon ni siquiera era un conocido, sino todo un ladrón. Jamás, desde que había llegado a la ciudad, había escuchado una respiración tan alterada como ésa… aunque quizá antes de eso sí…
                        Dicho resuello era suave, aunque muy constante y repetitivo, y se encontraba aproximadamente a un metro de mí. Seguro me estaba viendo, quizá era un pokémon muy facultado para mirar en la noche, cuya visión me superaba, porque yo ni la silueta alcanzaba a verle.
                        Otro pasó corriendo por atrás de mí. ¡El intruso no estaba solo! Quise salir corriendo, trepar las escaleras y encerrarme en una de las habitaciones, pero simplemente no podía… Además, seguro que estas criaturas me estaban buscando, y al fin me habían hallado; por más que huyera, me alcanzarían. No quise creer que se trataban de mis viejos enemigos, aunque fue lo primero que se me ocurrió al escuchar esa respiración tan singular en uno de ellos.
                        Había pisadas suaves a mi izquierda y a mi derecha a la vez; pisadas que parecía que eran de seres que casi volaban en vez de correr, pisadas que me paralizaban y me hacían estremecer de miedo.
                        —¡Miren a quién tenemos aquí! —sonó una voz aguda y risueña.
                        Volteé a mi derecha: el sonido provenía de ahí, sin embargo, no distinguí figura alguna. No obstante, algo me daba la sensación de que me estaban clavando la vista. Si no contaba mal las presencias que percibía, eran tres intrusos los que me rodeaban.
                        —Un Meowth— respondió otra voz un poco distinta, aunque lo suficientemente similar como considerarlo de la misma especie que el primero.
                        —No es un Meowth, sino el Meowth —volvió a reír el primero, a mi derecha.
                        —¿En serio puede ser? —preguntó ahora el que se hallaba frente a mí.
                        —Es una gran sorpresa encontrar a nuestro viejo amigo aquí, ¿no creen? —preguntaron a mi izquierda.
                        —Meowth, ¿eres tú? —al frente, una figura se aproximaba a mí. Mis ojos comenzaban a distinguir su silueta esbelta.
                        ¡No lo podía creer! ¡Mis sospechas eran reales! Pero… ¿cómo? ¿Cómo podían ser ellos mis viejos enemigos, los Sneasel? ¿No me estaba engañando? No, porque nadie hablaba como ellos, los conocía bien.
                        —Meowth, vamos, habla, ¿eres tú? ¿Nos conoces? ¿Por qué no hablas? —continuaba atropellándome el que se hallaba frente a mí, muy cerca—. Vamos, dejémonos de dudas; Druin, enciende las luces, que reconoceré enseguida al compañerito con el cual nos hemos topado.
                        —¿Enloqueciste, Bukes? —preguntó el de la izquierda—. ¡No olvides que hemos entrado a robar! ¡Por favor! Si encendemos las luces, los dueños de la casa nos descubrirán.
                        —¿Y no contamos con zarpas afiladas para destripar al que intente detenernos? —preguntó el primero.
                        —Sí, pero… no nos conviene mostrarnos tan pronto. Mira, tenemos a un testigo de que estamos aquí. Ya sabes qué hacer con él; sólo cuida de esconder bien su cuerpo cuando termines.
                        Yo retrocedí instantáneamente al darme cuenta de sus intenciones, pero no intenté huir: supe que me alcanzarían y entonces se extinguiría toda posibilidad de salir con vida.
                        —Pero no en este caso, Druin —dijo ahora el de la voz risueña—. No ahora, que éste es nuestro Meowth. No podemos tratarlo fríamente, ¿no es así, amigo?
                        —¿Y cómo puedes saberlo? No logro distinguirlo. ¡Vamos, Druin, enciende las luces de una buena vez!
                        —Como digas —respondió el otro con un toque de sumisión.
                        ¿Qué es lo que iba a hacer? Estaba rodeado ante tres de mis peores enemigos, si no es que eran más. Ellos tenían superior ventaja ante mí y los conocía bien, eran unos asesinos. Durante toda mi vida había tenido suerte de no haber sido víctima fatal de ellos, porque misteriosamente, una y otra vez me habían perdonado y se habían conformado únicamente con hurtarme la comida o sacarme del callejón, pero ahora… ahora era distinto. No podía oponerme a sus planes si querían robar. Quizá la única forma de sobrevivir ante esta situación era… apoyándolos en lo que fueran a hacer.
                        ¡Zas! Las luces se encendieron de golpe.
                        —¡Por los dioses! —exclamó el que se hallaba frente a mí, el cual siempre había parecido el líder—. ¡Pero claro, si éste es nuestro Meowth! ¡Lo reconocería aun entre doscientos! Tenías razón, Shadie, siempre supe que en tu cabeza había algo más que oquedad. ¡Y Meowth! Pero dime, viejo amigo, ¿qué haces aquí? Todos nosotros te hacíamos en el barrio aún.
                        —¡Sneasel! —les dije—. ¿Qué están haciendo aquí?
                        —Lo mismo que tú, Meowth—me respondió Shadie—, entramos a robar.
                        —¿No que no entrabas a robarle a los humanos, Meowth? —me preguntó desde el otro lado Druin—. Tenía entendido que eras un buen chico.
                        —¡No estoy robándole a nadie!—exclamé—. ¡Ahora pertenezco a esta familia!
                        —¿De la familia? ¿Tú? Debes estar bromeando—dijo Bukes.
                        —Claro que sí, ellos me adoptaron y ahora ya no tengo necesidad de volver a su asqueroso barrio. Ya vivo en la ciudad, y siendo la mascota de una familia decente.
                        —Miren, nuestro Meowth se ha superado—rió Shadie.
                        —Bueno, como sea. Nos eres más útil si conoces esta casa —dijo Bukes—. Ahora que ya estás adoptado y vives aquí, podrás conducirnos hasta nuestro objetivo con facilidad. Necesitamos que nos ayudes en todo momento para efectuar nuestro robo como debe ser. Supongo que no te resistirás, ¿o sí?
                        Al decir eso, sentí que Druin me tomaba del cuello desde atrás, y me colocaba una de sus zarpas en la garganta. No tenía otra opción, tendría que obedecerlos si no quería acabar degollado.
                        —Eres un buen chico, siempre lo supe—complementó el líder Bukes—. Ahora, suéltalo, por favor, Druin, que nuestro Meowth ya ha entendido nuestra forma de proceder. Desde siempre, nos conoce desde toda la vida, así que no hay problema. ¡En qué casa fuimos a caer, y con qué huésped! Vaya que es grande el destino.
                        —¿Qué es lo que buscan? ¿Alimento? Llévense el que quieran, la cocina está desocupada, pero cuando lo hagan, me tendrán que dejar en paz y largarse.
                        —No, Meowth, te equivocas. No es alimento lo que buscamos en esta ocasión —me respondió Bukes.
                        —¿Eres estúpido, insecto? —intervino Shadie, rematando—. ¿Cómo crees que hemos venido hasta este lugar, desde el barrio, sólo para robarles el miserable alimento?
                        —Cálmate y déjame explicarlo a mí —interrumpió su líder—. Después de todo, ahora que el Meowth está con nosotros, no lo podemos tratar mal. Mira, Meowth, tienes que olvidar todo por lo que hemos pasado. Ya no somos tus enemigos, ahora eres aliado nuestro. Si todo sale bien, no nos vamos a olvidar de ti a la hora del botín.
                        —¿Qué es lo que quieren que haga? —susurré.
                        —Va a ser simple esta misión, y más si cooperas —me aseguró Bukes con una sonrisa—. Nos han llegado informes que en esta casa se guarda una colección de veintiséis piedras preciosas, la mayoría de carácter evolutivo. Nada puede ser más sencillo: sólo queremos llevarnos esas piedras. No hemos venido a causar más daño. Nadie va a salir lastimado si nos dejas actuar, ¿comprendes? No tocaremos a tu nueva familia ni a tus amigos, porque sabemos que hay un Vulpix y un Eevee de por medio que seguro conoces, ¿no es así? Bueno, ellos no van a salir dañados de ninguna forma, pero sólo si te muestras cooperativo. Sólo déjanos tomar las piedras y nos iremos.
                        —Sólo son piedras, Meowth —dijo Druin—. Nada de mucho valor, ¿o sí?
                        —¿Y saben dónde están esas piedras? —pregunté con un hilo de voz.
                        —¿Nosotros? ¿Cómo vamos a saberlo? Por eso contamos contigo, para que nos indiques el lugar exacto en donde las guardan.
                        —Acabo de llegar a esta casa y aún no la conozco —declaré, temblando.
                        —¿Quieres decirnos que no tienes idea de dónde puedan estar esas piedras? —me preguntó Bukes con una mueca de desagrado.
                        —¡Claro que lo sabe! —gritó Druin—. ¡Lo sabe y no quiere decírnoslo! ¿A eso le llamas mostrarse cooperativo? Te va a tocar la peor parte, enano. ¡Vamos, dinos! ¿Dónde están esas piedras? Más te vale que cantes ahora.
                        —¡Yo no lo sé, se los juro! —insistí.
                        —Bueno, apártense que yo me ocuparé de él —volvió a exclamar Druin.
                        Eso me hizo correr instintivamente hasta el otro rincón de la sala en un intento por ponerme a salvo a manos de ese salvaje, por el que no quería terminar degollado. Pero supe que era un intento tonto; durante todo el tiempo que lo conocí, nunca había podido esconderme de él y siempre terminaba hurtándome. Pero ahora estaba realmente molesto conmigo porque creía que no quería decirle dónde estaban las piedras, y enojado era más peligroso. Después de todo, ellos eran unos verdaderos asesinos, y poco les iba a pesar el eliminarme para proceder con sus planes sucios.
                        —No, déjalo —ordenó Bukes, lo cual me hizo contener la respiración. El otro se detuvo al escucharlo.
                        —¿Qué vamos a hacer entonces? —preguntó Shadie.
                        —Vamos a preguntarle a Mako. Él sabe todo. Según los informes de ese pajarraco, Mako sigue en esta casa y está esperando nuestra llegada. También sabe perfectamente en dónde se guardan esas piedras.
                        —¿Mako? —pregunté—. ¿Ustedes conocen a ese Raticate?
                        Bukes me miró, incrédulo.
                        —¡Pero claro! Él fue quien nos guió hasta acá. ¿Quién más pudo habernos dado la señal de que aquí se guardaba una enorme riqueza? Sólo por él hemos venido desde el barrio.
                        Yo no lo podía creer. ¡El que pensaba que era mi amigo de pronto nos estaba traicionando a todos! Quise dejar de pensar en eso. Mako nos había envuelto en un problema, y aunque ignoraba cuáles fueran esas dichosas piedras, seguro que a los amos no les iba a agradar que se las llevaran, si bien costaban tanto. No quería morir a manos de los sanguinarios Sneasel, pero tampoco quería traicionar a mi nueva familia, y sobre todo, tampoco quería quedar mal con la que era mi amiga, Midnight. Decidí que no les iba a ayudar a mis enemigos a consumar sus planes.
                        —Entonces búsquenlo. Debe estar cerca —les dije—. Yo no lo he visto por aquí desde hace algún tiempo, pero seguramente está inspeccionando las piedras en este momento.
                        —Meowth, ¿quién está en la casa? —preguntó Bukes.
                        —Están todos ahora.
                        —¿Todos? Define todos.
                        —Los humanos. Son tres.
                        —¿Y pokémon? ¿Hay más pokémon en esta casa?
                        —Sí, hay como seis.
                        —¡Maldición! ¿Todos están arriba? —siguió cuestionando el mismo.
                        —Todos absolutamente. Será difícil efectuar el robo el día de hoy.
                        —¡Tonterías! —exclamó Shadie—. El robo se hará hoy, haya o no haya testigos. No me interesa. Nadie puede obstruir nuestros planes, y el que se interponga, le tocará ser perforado por estas garras, así se trate de un Snorlax.
                        —Así es, Meowth, guárdate tus opiniones. Hoy hemos venido, y hoy nos iremos con el botín. Y tú tienes que ayudarnos —complementó Druin.
                        —¿Y cómo habré de hacerlo?
                        El que habló ahora fue el líder.
                        —Mira, Meowth, lo que tienes que hacer es distraerlos. No será difícil, son tus amigos, ¿o no? Por indicaciones de Mako, sabemos que las piedras se encuentran en la planta alta, mas ignoramos la habitación exacta. Vamos a tener que buscarlas, y mientras tanto, tú debes hacer que los demás no se percaten de nuestra presencia. Te toca la parte más simple.
                        —No creo que pueda, ¿qué les diré? No se me ocurre nada.
                        —Quizás imaginarte mis garras atravesando tu garganta te haga fluir un poco más tus ideas —espetó Druin.
                        Tragué saliva. La situación era verdaderamente incómoda. ¿Para qué les dije que era parte de esta familia?
                        —No te preocupes, Meowth. Seremos breves en la búsqueda. Tampoco queremos que el plan falle. Sólo las ubicaremos, las tomaremos y saltaremos por la ventana —me dijo Bukes.
                        Tenía que calcular rápidamente mi misión. ¿Cómo iba a distraerlos? Y… ¿y si no lo hacía así? ¿Y si en secreto alertaba a Marriot y a Fyrus para que vinieran a atacar a mis enemigos?
                        —Pues vamos —les dije—. Vamos arriba.
                        —No. Vas a ir tú primero y harás lo que te pedí. Anda.
                        —Si te encuentras a Mako, indícale que baje —dijo Shadie—. Dile que lo esperaremos en la cocina. Ése será nuestro punto de reunión, Meowth, no lo olvides.
                        —Está bien —dije.
                        —Entonces, ¿todo queda claro? —me preguntó Bukes—. ¿No tienes ninguna duda con respecto a tu misión? Recuerda que no puede fallarnos nada.
                        —Quédense tranquilos, entendí todo. Yo haré mi trabajo —les aseguré.
                        Los despreocupó mi actitud que aparentaba entusiasmo por el plan, aunque por dentro, aún maquinaba qué podría hacer para que el robo no se llevara a cabo. No me hubiera sentido bien si se lograra y que mis amos resultaran afectados. ¡Tenía que alertar a mis compañeros sin que los Sneasel se dieran cuenta!
                        No era muy difícil tampoco. Los pokémon de hielo se quedaron en la planta baja y yo subí corriendo las escaleras, fingiendo que los iba a distraer y a buscar a Mako también. Quizá lo primero que debía hacer era ubicar a mis amigos para que juntos pudiéramos capturar a Mako. Una vez que el roedor estuviera asegurado, los Sneasel iban a tener problemas para la ubicación de las piedras, porque el Raticate era piedra angular en su plan. Aprovecharía para consultar con Marriot, Fyrus y Midnight sobre las famosas piedras, para que me ayudaran a detenerlos oportunamente. Y por último, les tenderíamos una emboscada.
                        ¡Seguro que a los amos les enorgullecería bastante nuestro trabajo en equipo!
                        Ah, pero todos esos eran sueños en este momento. Ahora tenía la presión de una misión asignada por mis poderosos enemigos, que si se enteraban que no cumplía al pie de la letra las indicaciones o daba muestras de traicionarlos, ahí mismo me degollarían con sus garras.
                        Pero primero, ¿en dónde ubicar a mis amigos? ¡Ah, sí! Debían estar en la habitación de Midnight reunidos. Si Mako estaba ya con ellos, las cosas se iban a facilitar bastante.
                        ¡A detenerlos!


                        …[/spoiler:28rc269g]

                        ¡Muchas gracias por anticipado!

                        Saludos.


                        Spoiler: 

                        Comment


                        • Re: Destinos Vinculados Cap. 26

                          a mi tampoco me ha borrado la partida..p__p
                          aunque solo lo cosnegui en azul/rojo
                          ¡al fin mi sueño se cumplía!--->mayus u.u
                          —Eres tan tierno. Eres un Meowth adorable. ---->seeeeeeeeeeeeee Ñ_Ñ
                          ahora ni emily ni el señor lo quieren y se pudre todo :P xD
                          jhakjakjaa, ahora marriot se pone celosa de meowth p__p
                          yo tengo el nombre perfecto para el!
                          "Meowth"
                          todo un nick rater el chico :P
                          ¿podrías esperarme un poco?----->mayus u__u
                          y vos que queres que diga? meow meow? p________p
                          ¡que estaban a punto de bautizar con el más honorable de los nombres!--->mayus again p__p
                          ahora justo el ponen nombre patetico D: xD
                          ¿de acuerdo?---->mayus D:
                          la ultima mayus que señalo, empiezo a dudar si siempre es mayus o no p__p (?)
                          aunque quizá antes de eso sí…--->son los sneasels!!! p___p
                          no va a ser tan facil p___p
                          e ignore otra mayus u__u
                          buen cap psycho, ahora el proximo lo narra quien lo narre ;D
                          Spoiler: 










                          Spoiler: 

                          Comment


                          • Re: Destinos Vinculados Cap. 26

                            D: DV2?? No mames xD. No dudes que lo leeré si lo llegas a escribir.
                            Este capi es larguito O:
                            Que alegre se siente Meowth ^^ Espero que luego no se descepcione como le sucedió a Marriot D:
                            Ya veo a quien salió Rey xD A su amo. Son iguales, jeje. Mmm, dificultades para Meowth... Rey lo va a castrar D:
                            Estaría mejor que uno de los Persian fuera hembra xD Dos machos serían muy territoriales.
                            OMG! Esto cambiará drasticamente el rumbo de la historia ¡Meowth tendrá un nombre!
                            Rey va a mutilar a Meowth u.u
                            Jejeje, Meowth de clase alta xD Aunque la mona se vista de seda, mona queda.
                            O: ¡Los enemigos de Meowth! u.u Que mala suerte tiene el chico, tan bien que la estaba pasando.
                            ¡Ey! Me caen bien los Sneasel xD Parecen de la mafia Nigeriana xD
                            Ohhh, los Sneasel no cuentan con Rey y Fyrus... Si se los llegan a cruzar quedarán fritos u.u
                            Ja, Mako ¬¬ Sucio Raticate xD
                            ¡Bien! Creo que Meowth va a poder hacer algo. Lo mejor sería conseguir a Rey, ese no dejaría pasar a nadie. Y el Migtyhena para qué está ¬¬ No sirve para nada, está ahí y deja pasar a cualquier ladrón.
                            ¡Buen capítulo! Me gustó mucho. Espero la continuación, Cyg, nos veremos. ¡Suerte!


                            Gracias a todos por recordarme :) Sólo tengo buenos recuerdos de ustedes y de este agradable lugar también.

                            Comment


                            • Re: Destinos Vinculados Cap. 26

                              Qué feliz Meowth *O*, en serio, me alegro mucho por él, es lo que siempre había deseado. Ahora no tendrá que vivir más en la calle y tendrá comida cuando quiera! Debe de ser maravilloso eso para él :) Pero lástima que todo siempre se tiene que fastidiar... xD. Esos Sneasels lo tienen todo bien planeado *O*, e hiciste que pareciesen asesinos de verdad, felicidades x3. Mako, obvio que era él, algo tenía planeado... pero bah, tanto rollo por unas piedras? Que las roben de una vez y listo xD, si la familia es tan rica y millonaria seguro que puede conseguir otras en seguida... Así se ahorran más problemas -.-' xD.
                              Como no encuentre a sus amigos, Meowth (creo que todavía no le pusieron el nombre >w<) lo va a pasar fatal. Tener que traicionar a la única familia que lo ha querido en tanto tiempo supongo que no es algo agradable, y menos para él, que tanto desea tener un hogar xD.

                              Qué raro. Creí que Rey se llevaría bien con Meowth y que lo trataría como a un hijito (?), pero no D:! Es demasiado egoísta y sólo quiere el amor de toda la familia para él u.u .. Por cierto, Rosy me cae mal sí, aunque me debería de caer mal Emely... pero en fin, los Skittys no me gustan >_> Me parecen pokémons ñoños (?) xD.

                              Por cierto, Fabri, cuando una pregunta va después de una coma no es necesario que se empiece con mayúscula, así que los errores que le señalaste a Cygnus no son fallos xD. Y claro que quiero un DVinculados 2!! Sería rlz!! Aunque, en el caso de que lo realizases, me gustaría que continuasen estos pokémons con nuevas y más aventuras (?), ya me enamoré mucho de ellos, me será difícil olvidarlos (?) D: xD.

                              Saludos!!! Muy bien el capítulo, haber como acaba el problema ese con los Sneasels... Espero el próximo capítulo :3333.

                              Comment


                              • Re: Destinos Vinculados Cap. 26

                                Mira quién llegó! Sí, tu vecina! (?) Nah, la Cony-Loba, vengo a comentarte como así te lo dije, y lo siento por la demora nuevamente, ni te imaginas lo que me pasó hoy, te contaré cuando hablemos porque eso sería desviarme del tema de comentar... xD
                                El capítulo me gustó bastante, Meowth dejó de estar sucio! Me imaginé un baño delicioso, sí, me gusta bañarme si es un baño rico... ^^U Ahora estará limpio! =D Uy, Rey me asusta... Apenas aceptaron a Meowth en la casa, me imaginé la reacción de Rey. Espero que no le haga nada malo, porque debe estar ardiendo de furia ese Persian celoso del infierno... Y el Skitty me cae mal, su cara de "-.-" me hace odiarlo! D:! xD Y esos Sneasel! Me asustan, son como del infierno también... Lo amenazan con matarlo! Pobre Meowth... Recién llegando a la casa y ya pasa por problemas, y de los grandes... Ojalá tenga suerte con sus planes y logre encontrar a los demás y detengan a esos gatos malos! Y si quieres que hagan algo malo, por favor mata a Rey! =D! Eso me haría muy feliz, o al menos que le den una gran patada y que quede inválido o vegetal :3 Qué mala soy... Lo sé u.u
                                El tema de los guiones... Vi unos cuantitos que tenían el mismo problemita, pero nada más que eso... Fue lo único que vi, no encontré errores que tenga que gritar para que los arregles ^^U

                                Bueno, espero el próximo capítulo!

                                Saludos, Cisne de los lagos mexicanos!! :3


                                Gracias, Plantita ^^

                                Comment

                                Working...
                                X