Anuncio

Collapse
No announcement yet.

Redel

Collapse
This topic is closed.
X
X
  • Filter
  • Hora
  • Show
Clear All
new posts

  • Redel

    Redel
    Al lector:
    Este es un fanfic de pokémon…si lo se, hay muchos y algunos (como el de Ken, por Mewtwo ) son demasiado buenos y otros (muchos y por todas partes) son trillados o pésimos…pero yo soy de los que piensan que si tienes una historia en mente debes hacer lo posible por escribirla, pulirla y compartirla con aquellos que tienen interés en leerla. Cambiando de tema quisiera disculparme por adelantado por cosas que podrían herir la sensibilidad de algunas personas en cuanto a mi (tal vez retorcida) visión del mundo pokémon y para terminar quisiera mencionar que estos no me pertenecen, así como algunos conceptos sacados de los juegos y el anime, estos pertenecen a Satoshi Tajiri, Game Freak, o Nintendo según sea el caso y que este material es de difusión gratuita y sin fines de lucro.
    Parte I
    En algún lugar del desierto a las afueras de la ciudad, una joven camina en medio de la oscuridad. Es una noche de luna nueva en la que apenas se puede ver. Ella va alumbrando la vereda con una lámpara de mano con cuidado de no hacer mucho ruido, estaba algo cansada por el arduo día que le tocó, había ido a la casa de su tío para entregarle algo importante y se había perdido, pero creía que el camino por el que caminaba la llevaría a su hogar.
    —Muy bien, ya casi llego, puedo ver a lo lejos las luces de la ciudad…
    Esas palabras estaban en sus pensamientos, cuando de repente escuchó unos pasos y una respiración justo detrás de ella, entonces con un miedo que le hiela la sangre, voltea lentamente para ver lo que la seguía…era una extraña criatura con forma de espantapájaros pero de color verde, con púas y una mirada, amarilla, penetrante y maligna…al verla su cuerpo se llenó de terror, gritó con todas sus fuerzas, y empezó a correr como nunca en su vida, pero pronto se dio cuenta que esta rodeada de esas extrañas criaturas. Entonces lanzó una pokébola de la que sale un pequeño pollo anaranjado.
    —Torchic lanzallamas!—gritó la chica desesperada.
    La pequeña ave abrió su diminuto pico y de él salio una gigantesca llamarada que quemó a una de esos monstruos…pero poco a poco se fue levantando la arena del desierto formando una tormenta en la que apenas si se podía ver, el diminuto acompañante de la chica es entonces golpeado por todas partes, por los brazos y espinas voladoras, empieza a lanzar fuego en todas direcciones, pero no parece darle a ninguno…la chica lo devuelve y empieza a correr pero es interceptada por el espinoso brazo de una de las criaturas, intenta levantarse pero el veneno de las púas envenenadas empieza a hacer su efecto y apenas se puede mover, todo parece estar perdido, ve a esas monstruosidades acercándose lentamente con el fin de obtener el botín de su cacería…o por lo menos eso parecía, hasta que se escuchó un sonido, como un chirrido muy fuerte que los distrae. Lo último que ella alcanza a ver es un ave metálica y resplandeciente antes de perder el conocimiento.
    El enorme pájaro bate su ala tan fuerte que la ráfaga se lleva la tormenta de arena y arrastra a casi todos los monstruos lejos de ahí, los pocos que quedan lanzan su venenoso arsenal de espinas pero no logran atravesar las placas del ave metálica. Este vuela hacía ellos los ataca cayendo en picada con sus garras y pico hasta dejarlos tirados en el piso, solo uno de ellos se levanta y golpea con sus garras lo mas fuerte que puede al ave…pero apenas si le hace un rasguño, enfurecida el ave picotea sin piedad a su atacante dejándole hoyos bastante profundos en su cuerpo.
    A lo lejos se va acercando una figura, un joven con un parche en el ojo, un sombrero y una gabardina que le cubren la cara y el cuerpo casi por completo…
    —Ya fue suficiente Skarmory— dijo devolviendo al pájaro a su pokebola, y lanza unas cuantas mas para atrapar a algunas de esas criaturas.
    Al acercarse a recogerlas ve a la chica en el suelo, saca entonces su botiquín de primeros auxilios y saca unos antídotos, los cuales le inyectó en el brazo y con unas vendas y gasas cubrió sus heridas. Ella no despertaba, pero al escuchar su corazón, aunque levemente aún latía, y al medir su pulso y su respiración parecían normales…entonces la cargó y caminó en dirección al hospital mas cercano.

  • #2
    Bueno, no es que sea una experta en fics. Pero, me llamó mucho la atención el título, así que comento.
    Tu redacción es muy buena, no me perdí ni una sola vez. Hay algunos fallos de tipeo, pero no es cosa de otro mundo. Me encantó el capítulo, no es la típica historia de Pokemon, le diste un muy interesante giro a la historia que no pude parar de leer. Me pregunto quien será ese misterioso personaje dueño de tan magnifica ave metálica.

    De lo único que me voy a quejar es de la forma en la que posteaste. Puede haber un espacio entre un párrafo y el título de "Parte I". Quizá usar negritas haría que el lector se ubique más.
    Sin más que decir, muy buen trabajo, espero ver otro capítulo o continuación de esto.
    Está muy original. ¡Me encanta! Y repito... No paré de leer un solo segundo. ¡Tienes talento!

    Saludos. c:
    Last edited by Mishu; 13/11/2014, 00:00.

    Comment


    • #3
      Un poco corto, pero no está mal. Naaaada mal.
      De hecho, la forma en la que empieza me recuerda cuando me metí en este mundillo de letras y pokámons... aunque nadie fue rescatado tras la emboscada que escribí [?]. De hecho, un día me dijeron que eso era un poco cliché. Pero, ¿sabes qué? No opino igual. Para mí es un buen comienzo. Aunque... quisiera saber de lo que va a tratar antes de considerarlo como un fanfic decente. Pero supongo que tienes algo en mente, después de la gran nota de autor ahí adherida al texto, ¿verdad? ;D

      Ahora, lo único que espero es que no haya un romance entre la chica atacada por los cacturnes y el pirata agarbanidado del skarmory. Ni que sean todo perfección, ni fusión de equipos varios... Please, don't [?].

      Y en cuanto a la parte técnica...
      Bueno. No he visto ninguna falta ortográfica de esas que te hacen llorar, así que, ¡felicidades! (aunque te dejaste un punto de exclamación cuando la chica ordena a su torchic que sacara fuego por el pico [?]). Y luego el tiempo... Hum. Ando un poco confundida con los tiempos. He visto que escribes en presente, pero al parecer al final te descuidaste, creo:

      Al acercarse a recogerlas ve a la chica en el suelo, saca entonces su botiquín de primeros auxilios y saca unos antídotos, los cuales le inyectó en el brazo y con unas vendas y gasas cubrió sus heridas. Ella no despertaba, pero al escuchar su corazón, aunque levemente aún latía, y al medir su pulso y su respiración parecían normales…entonces la cargó y caminó en dirección al hospital mas cercano.
      Yo... francamente, yo misma tengo unos cuantos problemas con los tiempos verbales (aunque eso lo solucioné sin saber cómo, wow [?]), pero me parece un poco raro que, escribiendo todo el rato en presente, acabes usando el pasado como si la hubiera llevado al hospital antes de ser atacada por los cactus andantes y encima antes de ser envenenada. Un poco incoherente, ¿no? Aunque nunca he escrito en presente. Soy más partidaria de escribirlo como si hubiera pasado, no como si estuviera pasando. Supongo que... si queremos seguir el mismo tiempo, este párrafo tendría que ser algo así:

      Al acercarse a recogerlas ve a la chica en el suelo, saca entonces su botiquín de primeros auxilios y unos antídotos (con una elipsis es suficiente, gracias [?]), los cuales les inyecta en el brazo. Seguidamente, con unas vendas y gasas fue cubriendo sus heridas. Ella no despertba, pero al escuchar su corazón, aunque levemente aún late, y al medir su pulso y su respiración parecen normales…entonces la carga y va caminando en dirección al hospital mas cercano.
      ... Aunque igual es un poco raro. Y además, poner "late" en una historia... ugh. No. Además, tampoco lo vi muy... incoherente. Pero es que me extraña ese cambio, solo digo eso º_º.

      También vi que escribes un poco seguido... tendrías que tratar de usar más los puntos. Pero los puntos suspensivos... no. No en la narración. Si no es en primera, no te recomiendo su uso.
      Y supongo que eso son todas las cosas extrañas que vi en este escrito. La presentación tampoco está bien, igual. Lo que tendrías que hacer sería poner el título en el centro y luego en spoiler poner el fanfic. Y también hacer una mínima separación de párrafos, por lo menos. Eso sí, no vayas separando al azar [?].

      Pues nada, eso es todo C:.

      ¡Cheerio!


      Comment


      • #4
        Vaya, vaya, vaya, no es un mal comienzo para nada. Tus palabras son realmemte inspiradoras, me llegaron al corazón (lo digo en serio) y me recuerdan por qué escribir fanfics es tan genial.

        Aparte... ¡conoces La Serie de Ken! Primera vez que me consigo a alguien por acá que conozca ese fic. Es chistoso, jamás me lo terminé (creo que me quedé en una parte en la que Ken se va volando en su Gyarados), pero acabé en el foro en el que estaba y ahí conocí a varias personas que me motivaron a mejorar mi forma de escribir (aparte que recibí el que considero el mejor comentario hasta ahora).

        Disculpa tanta palabrería, pero me emocioné, son tantos recuerdos *_*

        Vamos a lo tuyo. Como dije, es un muy buen comienzo, vas por buen camino y con el paso del tiempo nos estarás obsequiando una joya. Es bastante corto y lo tomo como el Prólogo, aún así, no deja muy en claro a dónde vamos con esto, por lo que espero respuestas en la siguiente parte.

        Por ahora, creaste un buen ambiente con los Cacturne y el misterioso chico con su Skarmory. Ay, ¿por qué esto fue tan corto? Me dio tan poco información que quiero lanzar algo por la ventana (?). Poison habla de la posibilidad de amor entre estos personajes (suele pasar), aunque me da la impresión de que no es tu estilo y si llega a pasar... alguno de los dos estará al borde de la muerte (?).

        Ahora, muchas de las cosas que se me cruzaron por la cabeza ya las dijo Poison, aunque no estoy muy de acuerdo con el tiempo... pero esas ya son malas mañas de mi parte... además, es incómodo hacer un comentario bien arreglado desde una tabla...

        Pero no te preocupes, eso es algo que se va dominando con el tiempo y con leer varias veces antes de publicar.

        Y una cosa más. Deberías arreglar un poco más el post y separar cada cosa. Es más llamativo de ese modo y también te tomarán más en serio... créeme, cualquiera sale corriendo al ver todo tan junto. Échale un ojo a otros fics en la sección, hay muchos que se esmeran poniendo todo bonito en el primer y todos los post.

        Eso es todo por ahora. No puedo decir mucho más allá que los Cacturne estuvieron geniales, necesito saber a dónde vamos con todo esto porque aún no está del todo claro...

        Como sea, esperaré pacientemente el siguiente capítulo.

        Pokiu.

        PD: Perdona si dije mucho y a la vez nada, fue culpa de la emoción :'D

        EGN: Hoy es el fin del mañana
        65 - Todo se paga

        Comment


        • #5
          Mishu gracias por tu comentario, tratare de seguir tu consejo. Poisonbird gracias también por tu comentario, me esforzare en mejorar los puntos que dijiste en este capítulo, sobre lo del chico del skarmory y la chica, supongo que tendrás que seguir leyendo para averiguarlo XD. OnixTymime me gusto que te emocionara el capítulo y espero este sea de tu agrado. Sin más que decir posteare el siguiente capítulo de Redel.

          Parte II

          Es de mañana, los pidgey trillan, los hoppip extienden sus hojas y se dejan llevar por el viento para captar los rayos del sol, y se pueden ver grupos de butterfrees revoloteando de un lado a otro entre la gigantescas flores en el jardín de un edificio pequeño pero extraño, se veía algo rustico, pero tenía unas letras de color rojo que decían CP. Este se encontraba en una ubicación bastante extraña, justo entre el desierto y el bosque, a las afueras de la ciudad.

          En la sala de primeros auxilios se despertó la joven, encontrándose algo aturdida y sin idea alguna de en donde estaba, por lo que inspeccionó detenidamente el lugar. Lo que alcanza a ver son repisas llenas de frascos, algunos muebles algo gastados, botiquines de primeros auxilios y varios carteles con anatomía humana y pokemon. También notó que tenía puesta una bata y que su ropa estaba doblada a un lado de la cama. De repente, entró por la puerta una chica, algo alta y vestida de enfermera, en su cara se dibuja una sonrisa amable y cordial, la cual se hace más grande al ver a la muchacha despierta y aparentemente bien.

          — Veo que se ha despertado, ¿Cómo se siente señorita Eliza?—pregunta la enfermera.

          — Donde me encuentro y ¿Cómo sabe mi nombre?—responde Eliza algo confundida.

          — Estamos en el centro pokemon la afueras de Ciudad Gloria, y lo de su nombre, se encontraba en su pokedex—le contestó dándole un extraño aparato de color rosa, rectangular y con botones y una pantalla.

          — Ah… ¿de casualidad sabe que me paso?— preguntó la joven algo intrigada, no tenía de la más mínima idea de lo que pasó la noche anterior, solo unas cuantas imágenes borrosas.

          — ¿No lo recuerda?, no me extraña. Parece que fue atacada por un grupo de cacturnes. Cuando la encontré en la puerta ya estaba vendada y tenía una nota diciendo que se le había administrado un antídoto, por la clase de heridas, las heridas en su torchic y la clase de antídoto administrado deduje que era un grupo de cactrurnes, suelen atacar a los viajeros de noche en esta época del año —dijo la enfermera mientras se acercaba empezó a revisarla y escuchar con su estetoscopio la respiración de la chica.

          — Lo último que recuerdo fue ver un ave brillante, como de metal y después me desmaye—dijo Eliza mientras se intentó levantar de la cama.

          — Creo que se encuentra bien, ¿un ave metálica dijo? suena como a...No, no puede ser—dijo la enfermera, con un tono de desagrado.

          — ¿Quién?, ¿usted sabe quién pudo haberme atacado?— dijo Eliza angustiada, mientras se cambiaba la bata con su ropa normal.

          — No pones mucha atención verdad. Más que atacado debiste decir rescatado, uno de los grandes peligros de la zona son los cacturnes SALVAJES. Uno de cada tres de los atacados vive para contarlo. Por suerte alguien te SALVÓ—dijo un poco molesta por la ignorancia de la joven, era de seguro una novata.

          — Entonces… ¿me rescató?—dijo la chica algo confundida.

          — No sé si sea él…Pero creo que es algo muy probable ya que es el único de la zona con un skarmory brillante, se dice llamar Redel y vive en alguna parte por el camino a la montaña oeste, aunque a veces baja a comprar víveres—se detuvo pensativamente y notó que Eliza estaba a la expectativa, escuchando con cuidado cada palabra que dice, prosiguió:

          — Él ha combatido mucho últimamente, lo sé por los pokemon que sus contrincantes traen a curar, ya que nunca se ha pasado por aquí. Las pequeñas criaturas que traen normalmente están en pésimas condiciones, la mayoría al borde de la muerte como si la intención fuera matarlos. (Suspiró) Por eso mis dudas respecto a él. Pero supongo que no importa lo cruel que seas, no puedes dejar de ayudar a una persona en peligro si estas en condiciones de hacerlo—le dieron escalofríos al recordar a esos pokemon cuya única culpa fue tener esos entrenadores novatos y enfrentarse contra esa cruel persona. En su vida jamás había visto pokemons tan heridos (por lo menos, unos que no hayan sido atacados por pokemon salvajes), lo peor es que el número de estos aumentaba y no podía hacer nada para evitarlo ya que eran batallas legales. Esto la indignaba y a veces deprimía.

          — Tengo que saber si es él—pensó Eliza mientras pensaba en la clase de persona que sería su "héroe"— ¿ya puedo retirarme?—dijo con algo de entusiasmo.

          — Bueno, aunque me gustaría tenerte en observación, por lo menos este día. La verdad es que el antídoto evitó los daños del veneno y tus heridas son superficiales, y tu torchic también esta recuperado, así que creo que si lo deseas puedes irte, pero por si acaso toma estos antibióticos y toma una pastilla cada tres horas durante los siguientes tres días, ya te puse una antitetánica por si acaso. Pero si te sientes mal regresas, ¿ésta bien?—dijo la enfermera dándole un frasco y llevándola a la salida mientras le daba su mochila y unas pokebolas, sabiendo que no podía detenerla.

          — Lo haré, muchas gracias enfermera —se despidió saliendo por la puerta del pequeño centro pokemon, dirigiéndose hacia la montaña, mientras pensaba en encontrarse con ese tal Redel.
          Last edited by f3n1x_hvn732; 19/11/2014, 21:51.

          Comment


          • #6
            y se pueden ver grupos de butterfrees revoloteando de un lado a otro entre la gigantescas flores en el jardín de un edificio pequeño pero extraño, se veía algo rustico, pero tenia unas letras de color rojo que decían CP.
            ...
            Por un momento pensé que era el foro. Pero luego me acordé de que el foro se llama Centro Pokémon y que los hospitales y ambulatorios para pokémon también se llaman centro pokémon [?].

            Well, anyway...

            Uuuuugh, ¡corto, corto, CORTO! ¡Es muy corto, Fenix! Tienes que alargarlo un poco, al menos, que no solo haya un diálogo en un dichoso capítulo ni que pase una sola cosa. Debería de pasar como tres acontecimientos o cuatro para que se pueda disfrutar de la lectura (es más trabajo y tardarás más en publicar, pero por lo menos la calidad compensará). Pero bueno, al menos has separado los párrafos largos. Eso me ha facilitado un poco la lectura, y es de agradecer que lo hayas hecho.

            Hum...
            What else?
            El primer párrafo me ha recordado mucho a los primeros capítulos de mi primer fic. Sí, siempre enfocaba a los pequeños detalles; de lo que hacían los pequeños seres y demás... lo cual es un buen recurso para empezar. Sí, no está mal. Ahora, intenta que no sea una constante a medida que avances. Podrías también centrarte en las condiciones meteorológicas, también. No sé, como veas.

            Sigues teniendo problemas de puntuación en la narración. Pero en los diálogos por alguna razón no los veo. ¿Tal vez sea porque pienses que al contar algo se habla más seguido? Podrías usar el mismo truco que uses en los diálogos que en la narración. Al fin y al cabo, son frases que se pausan igual.

            En cuanto al argumento... ay, ¿que solo va a tratar sobre Redel y la Eliza? ¿No hay un conflicto externo, acaso? ¿Alguna meta, aparte de conocerse los dos? Bueno, a lo mejor el viaje es arduo y Eliza se encontrará con varios obstáculos, o eso espero. Redel sería el detonante y el conflicto sería "¿conseguirá ella conocer a Redel?"
            ...
            Parece que las clases de narrativa me han afectado un poquito [?].
            Bueno, ¿qué más me esperaba? Redel era el título, pues en Redel se queda [???]. Aunque... digo yo que algún pasado más profundo tendrá, aparte de aplastar con su fuerza a entrenadores novatos, I dunno :V [?].

            Yyyy a ver la ortografía...
            lo se por los pokemon que sus contrincantes traen a curar
            Acento diacrítico. Se sin acento es un pronombre. con acento es del verbo ser y saber (de conocimiento).
            Las pequeñas criaturas que traen normalmente están en pésimas condiciones, la mayoría al borde de la muerte como si la intención fuera matarlos.(suspiró) Por eso mis dudas respecto a el.
            1. ¡Pero si antes lo hacías bien! Digo, al igual que pones el guión al final de la conversación, pones también los guiones entre el mismo. No sé si me explico.
            Total, que en vez de paréntesis tiene que haber guiones. Y no sé si también debería de seguir por unos puntos suspensivos (ya que no acabó la frase) y... ¿alguna que otra coma después del primer guión? ¿Empezaría en mayúscula? Tendría que revisar la norma sobre los guiones. Pero de momento solo ten en cuenta los guiones; para la próxima ya te diré (o busca cómo puntuar después de unos guiones, que tampoco es difícil :V [?])
            2. Igual que se; el sin acento es un artículo; con acento es un... pronombre... o no sé. Bueno, el caso es que se refiere a alguien, no a una cosa [?].
            Y luego también al final de las frases habladas se puntúan con un punto seguido del guión... o depende de si se intercala con la narración o algo. Ya te digo que es algo que tendría que revisar con detenimiento :V.
            — Veo que se ha despertado, ¿Cómo se siente señorita Eliza?—pregunta la enfermera.
            ... No entiendo por qué este error es tan común [?]
            A ver, aquí puedes hacer dos cosas:
            -Conservar la coma y poner en minúscula la ce (porque sigue siendo parte de la misma frase)
            o
            -Sustituir la coma por el punto y no cambiar la letra capital.
            Pero creo que la segunda opción es más razonable. Normalmente se hace una pausa más larga entre esas dos frases. Igual, ten en cuenta que cuando una pregunta sigue dentro de la frase, no se convierte en otra frase; por lo que no llevaría mayúscula.
            — Donde me encuentro y ¿Cómo sabe mi nombre?—responde Eliza algo confundida.
            ¿Eso son dos preguntas en una? ¿Por qué entonces una no tiene interrogaciones y la otra sí? O bien podrías hacer las dos preguntas separadas con sus signos sin el "y", tampoco pasaría nada.
            Also, Eliza no sabe dónde se halla, así que el dónde lleva acento.

            Y bueno... no hay nada más que pueda destacar. Los acentos diacríticos te fallan un poco, y aún tienes algunos problemitas con la puntuación, pero sí he visto que has mejorado un poco en cuanto a la distribución de comas. Bueno, menos mal.

            Sigue mejorando. Cualquier progreso, por pequeño que sea, es fundamental para llegar a ser un buen escritor.

            Cheerio~!


            Comment


            • #7
              Generalmente, no me quejaría por lo corto que es el capítulo, en especial porque estás comenzando, pero el problema con este capítulo es que, en realidad, no pasó nada.

              Me gustó cómo inició el capítulo, el describir el ambiente es una buena forma de empezar, así das a conocer un poco más el entorno en el que se encuentran los personajes. Esto es siempre muy agradecido, es un lindo detalle que muchos pasan por alto.

              Pero, a medida que fui avanzando hasta que llegué al final, me dije: "Ajá... ¿y entonces?".

              Hacer un buen capítulo, incluso si es corto, no es trabajo fácil, pero todavía tenías material para nutrir este capítulo. En el anterior estuvo bien que fuese corto, es una introducción, pero ya para el primer capítulo algo tan corto no funciona, en especial porque creo que los primero capítulos son los más difíciles de hacer agradables porque casi nunca sucede nada interesante hasta el final.

              El capítulo pudo haber tenido esta estructura:


              • Eliza despierta en el Centro Pokémon.
              • Eliza comienza a subir la montaña en busca de Redel.
              • Eliza se tropieza con X problema.
                FIN


              Esto pudo haber sido la columna vertebral del capítulo, la cual puede desglosarse fácilmente así:

              Eliza despierta en el Centro Pokémon
              - Eliza no sabe dónde se encuentra.
              - La enfermera le cuenta lo sucedido y le habla sobre Redel.
              - Eliza decide ir en busca de Redel.

              Eliza comienza a subir la montaña en busca de Redel.
              - Eliza llega a la montaña.
              - Eliza vaga por un par de horas y cree que se perdió.
              - Eliza finalmente encuentra un camino que seguir.

              Eliza se tropieza con X problema.
              - Eliza se encuentra con un bandido.
              - El bandido quiere robarle los pokémon (y otras cosas más no aptas para el horario todo público)
              - Eliza tiene que combatir.


              Claro, es sólo una idea de lo que pudo ser um capítulo con mejor contenido para la historia en general. Digo, la cantidad no significa calidad, pero en verdad que te faltó.

              Este tipo de esquema suelo utilizarlo para escribir los capítulos de mi fic, no lo hice desde que empecé, no te voy a mentir, pero a medida que fui avanzando fue muy útil para decidir qué es necesario y qué no, aparte de que te ayuda a pensar en si sería interesante o no.

              Continuando con el capítulo... el interés de Eliza por buscar a Redel es debido a... ¿qué? ¿Sólo para darle las gracias por ayudarla? Debería tener un motivo más fuerte que sólo buscarlo porque sí, no tiene mucho sentido.

              Sin embargo, debo acotar que lo que hiciste con la enfermera salió bien, ella es la duela de la información en este capitulo y supiste manejarla muy bien.

              Sobre detalles técnicos, la mayoría te los señaló Poison, tienes muchos problemas con los signos de puntuación. Mi consejo es que lo leas calmadamente en voz alta y leas varias veces, al menos tres para encontrar fallos.

              Pero algo que no puedo pasar por alto, es esto:


              — Él ha combatido mucho últimamente, lo sé por los pokemon que sus contrincantes traen a curar, ya que nunca se ha pasado por aquí. Las pequeñas criaturas que traen normalmente están en pésimas condiciones, la mayoría al borde de la muerte como si la intención fuera matarlos. (Suspiró) Por eso mis dudas respecto a él.
              ¿Qué pasó ahí? Me pareció extraño (y chocante) tropezarme con eso cuando es más que obvio que sabes separar los diálogos de las acciones con su respectivo guión (—). No lo vuelvas a hacer, pls.

              En general, a tu capítulo le faltó algo que fuera "el gancho" para querer leer el siguiente, algo que dejara al lector con la espectativa, con las ganas de querer más, no preguntándose "¿Eso es todo?".

              Ten más cuidado con el siguiente, piénsatelo bien y tómate tu tiempo.

              Pokiu.

              EGN: Hoy es el fin del mañana
              65 - Todo se paga

              Comment


              • #8
                Poisonbird gracias por tu comentario, trataré de mejorar conforme a lo que me has dicho. Sobre el conflicto principal, bueno supongo que tendrás que seguir leyendo para averiguarlo. OnixTymime pues lo que ocurre es que tengo divididos los capítulos en cuanto a lo que pasa. Trato de que ocurra una acción en cada capítulo y por eso algunos van a ser más cortos y otros más largos. Aunque creo que tienes razón en que el anterior le faltó "gancho" trataré de mejorar en ese aspecto. Sin más que decir aqui esta la parte 3 de Redel.

                Parte III
                Es de tarde en un camino del bosque, se pueden ver pachirisus corriendo de un árbol a otro, y pidgeys volando bajo, buscando caterpies con los que alimentarse.Por el camino andaba una joven que se ve bastante cansada.

                —Que cansancio, quisiera saber si ya estoy cerca—pensó mientras caminaba a paso lento, cuando de repente vio a un chico triste que andaba viendo hacia el suelo.

                —Disculpa, ¿sabes dónde puedo encontrar a Redel? —preguntó ella, mirando la cara melancólica del joven. Él asintió con la cabeza.

                —Sí es por allá, pero si tu intención es retarlo, no te lo aconsejo—dijo con voz quebrada, como con miedo.

                —¿Por qué no? —preguntó Eliza intrigada por la manera y la respuesta en sí.

                —Yo no quería creerlo, pero me venció con un sólo pokémon a todo el equipo. No solo eso, casi los aniquila por completo. Fue una masacre — Respondió casi llorando, se podía ver en su cara la expresión de terror.
                Eliza empezó a pensar en si realmente sería buena idea ir a verlo, pero su curiosidad pudo más y decidió continuar.

                — ¡Me las pagaras! — Se oyó un grito con una voz desgarradora. Esta le pareció extrañamente familiar. Dentro de poco vio pasar corriendo a un viejo rival de la infancia, el cual ni la notó. Su nombre era Manuel y desde pequeños él la había molestado con frases del tipo: "Las niñas no pueden ser entrenadoras" y otras como "porque no te haces coordinadora, porque jamás podrás ser tan buena como yo", pero ya no quería pensar en eso. Solo quería saber cómo era ese tal Redel y si este la había salvado o no. Ella sabía que era fuerte pues había vencido a Manuel, a ese otro chico, y a una manada de esos monstruos, pero lo que en realidad quería era conocer su forma de ser, de pensar y lo que había ocurrido la noche anterior. Tenía tantas preguntas, tal vez tenía expectativas muy altas sobre él, pero necesitaba la verdad.

                A los pocos metros se encontró a un joven alto, de cabello castaño rizado, y con piel morena. Llevaba un sombrero, una gabardina y un parche en el ojo izquierdo. El miró a la joven como inspeccionando cada centímetro de su cuerpo.

                —¿Quieres una batalla, verdad? Bah, mira si eres tan "buena entrenadora" como los otros, mejor retírate y no me hagas perder mi tiempo— dijo con una voz burlona.

                —No, no vengo a retarte. ¿Es usted Redel? —preguntó algo insegura, aunque la respuesta era obvia.

                —Sí, ¿por qué lo preguntas si no vas a retarme? —preguntó sin realmente esperar una respuesta, ya que esta le era indiferente.

                —Es que— Se le quebraba la voz al hablar, había algo en el chico que la intimidaba—quería saber si usted me había salvado de los cacturnes, para agradecerle— dijo con una voz tímida casi inaudible.

                —Ah ya me acuerdo, la chica de los cacturnes. Pues sí, bueno si así lo vez tú. Estaba de cacería esa noche, cazaba precisamente a esos cactus andantes, cuando te vi tirada en el suelo y gracias a mi Skarmory te pude llevar al CP— dijo con voz burlona al principio, pero gradualmente más serio hasta el final. Siendo sincera consigo misma, ella lo imaginó diferente, pensó en un héroe que al oír sus gritos de auxilio había ido en su ayuda y viendo a esas terribles criaturas la había salvado y curado, y la había llevado cargando a toda velocidad al centro para que no muriera. Al parecer no era así como pasó y eso la decepciono un poco, pero aun así la había salvado así que no debía ser tan malo después de todo.

                —Gracias por salvarme— dijo la chica con una voz amable y sincera.

                —La verdad, no me importa, pero te recomiendo que no viajes fuera de la ciudad a menos que sea en auto o en algún otro medio de transporte, es peligroso aquí afuera— dijo el muchacho muy seriamente.

                —Pienso viajar por el mundo y conseguir las ocho medallas para ser maestra pokemon algún día—dijo ella con esperanza como soñando despierta.

                —Ja, ya enserio— dijo en un tonó bromista pero cambio a completa seriedad al ver la expresión en la cara de la chica, una mezcla de confusión y disgusto, por lo que continuo— Por favor, ni siquiera pudiste escapar del ataque de anoche, por lo visto no sabes nada de ecosistemas, temporadas, supervivencia y pokemon salvajes.
                Además, seguramente solo tienes uno o dos de ellos, el que es de la liga y el otro lo atrapaste por suerte, apuesto a que no eres más que una niña mimada, te sugiero que lo olvides y te dediques a otra cosa— lo dijo con una frialdad absoluta y con una voz muy convincente. Ella se sintió indignada al oír todo esto.

                —Admito que no conozco mucho de esos temas y que puede ser peligroso, pero si tú me enseñaras creo que podría mejorar mucho y…— ella insistió con una voz que conmovería a cualquiera. Excepto a él, que la interrumpió.

                —No, ya sé a dónde va todo esto, ¡NO! No quiero ni pienso en entrenar a alguien. Jamás he querido ni quiero aprendices, alumnos, discípulos, o cosas por el estilo, solo quiero estar solo ¡y no insistas!—gritó con todas sus fuerzas, con una voz grave. Su mirada inspiraba miedo y con esos gritos parecía un monstruo, pero la chica no se inmutó, es más se enojó y también le gritó.

                —¡Pues aunque no lo quieras te seguiré! ¡A TODAS PARTES! ¡Aunque a ti no te parezca aprenderé todo de ti! Y sé que no me pasara nada, ¿sabes porque? porque no tienes un mal corazón y que si me pasara algo no te lo perdonarías. Si no, me hubieras dejado ahí tirada—gritó con una convicción, inamovible, fiera. Él se quedó mudo, jamás había visto a alguien con tal decisión (tal vez solo en sí mismo), en su cara se dibujó una sonrisa, la cual rápidamente disfrazo con un ceño fruncido.

                —Veo que no podré disuadirte, está bien te enseñaré lo que necesitas saber para no morir, será duro pero justo. Podrás venir conmigo y aprender todo lo que puedas, pero SOLO POR UN MES y después me dejaras en paz, ¿entendido? —dijo con una voz de fastidio. Ella asintió con la cabeza, su semblante cambió totalmente y su cara se iluminó de repente, por poco y lo abraza pero él se hizo a un lado en señal de rechazo.

                —Una cosa más, dime tu nombre— ordenó el como si fuera parte de alguna prueba.

                —Claro, perdón por no decirlo antes, me llamo Elizabeth Rosalia. — dijo con voz clara y algo avergonzada. Redel se preguntó por un instante donde había quedado esa chica llena de… fuego, de pasión por lo que piensa y lo que quiere que apareció fugazmente hacía unos instantes. Se empezaba a arrepentir de lo que había prometido.

                —Muy bien, vamos a comprar víveres a la ciudad— dijo él con un tono amargo. Ambos empezaron a caminar rumbo a ciudad Gloria.

                —Si no te molesta, quisiera aprovechar, ya que vamos a la ciudad, hacer algo primero...— dijo la chica sonriendo.

                Comment


                • #9
                  Hola de nuevo.

                  A mi parecer, este capítulo está mejor que el anterior, aunque insisto que esto pudo haber sucedido en la Parte II. Pero bueh, de los errores se va aprendiendo y en esta parte si encontré un mejor "gancho" con lo que dice Eliza al final.

                  Pero lo mejor es ir por partes.

                  Bueno, Eliza ya va por la montaña, obviamente debe llevar rato caminando porque está cansada. Todo bien hasta que se encuentra a al chico cabizbajo. Es muy extraño (y conveniente) que ella asumiera de buenas a primeras que el chico conocía a Redel, no sé, pudo estar triste por cualquier otra cosa (se le murió el Growlithe). Quizás si hubieras hecho un breve recuento de lo que Eliza recordaba de lo dicho por la enfermera y que ella abordara al joven con algo como "Estoy buscando a alguien llamado Redel, ¿lo conoces?", luciría un poco más "natural".

                  Debo decir que Eliza me está cayendo bien, tiene agallas para que sus ganas de conocer a Redel siguieran vivas luego de lo dicho por el chico, o es demasiado inocente, cualquiera de las dos, sólo es adorable. Hubiera sido divertido que en ese espacio en que Eliza deja atrás al chico triste y se tropieza con Manuel, la hubieras puesto a dudar un poco o que colocaras algo que estuviera pensando con respecto a lo que le acababan de decir porque no fue nada alentador, así no hubiera ocurrido todo tan rápido.

                  Bueno, bueno, me intriga la importancia que llegará a tener Manuel en su momento, estoy segura que no le agradará para nada saber que a quien humillaba de pequeña ahora será instruida por aquel que lo humilló. Que cruel es eso, me gusta. Y al fin veo los motivos de Eliza, aunque es más que obvio que Redel la salvó, si esa era su intención es de lo que no estamos seguros.

                  Redel luce como si la estuviera esperando, dudo mucho que recién habien derrotado a Manuel esperase a un contrincante llegar tan pronto, sería bueno que tomaras en cuenta esos detalles para detallar un poco más las acciones de sus personajes, pues a través de ellas es que se puede denotar su personalidad. En fin, igual supondré que Redel se puso a hacer cualquier otra cosa y se percató de la legada de Eliza.

                  Jajaja, pobre Eliza, debió ser decepcionante darse cuenta de que sólo fue salvada por suerte, no porque Redel fuera un caballero en brillante armadura. Pobrecita. Pero igual, se nota que Eliza tiene algo de carácter, logró convencerlo después de todo. Aunque tampoco es que Redel se hubiera hecho muy de rogar, quizás si lo hubieras hecho un poco más reticente y terco tendrías más material para que Eliza lo fastidiara un poco. Pero lo que sucedió tampoco está mal, me hace pensar que Redel notó algo en ella, quizás le recordó a sí mismo en un pasado muy remoto. No sé, no sé.

                  Ahora, como te dije más arriba, fue un buen gancho que colocaras que Eliza necesitaba buscar algo en la ciudad, es una buena manera de plantar curiosidad en el lector. Yo al menos lo estoy.

                  Esperaré la siguiente parte.

                  Pokiu.


                  Edit: Estoy empeñada en llamar Elize a Eliza *facepalm*

                  EGN: Hoy es el fin del mañana
                  65 - Todo se paga

                  Comment


                  • #10
                    Estoy dedicando mis últimos 15 minutos en casa a escribir un breve comentario. Siéntete halagado. O tal vez desgraciado, I dunno. Solo quiero decir unas cosas.

                    1-¿Elizabeth va a tener por maestro un cascarrabias, amoral y antipático? Oh God, esto no puede acabar bien [?].
                    2-Pero bueno, al menos no va caminando con... iba a poner mismo camino de siempre, pero ahora acabo de ver que la aspiración de Elizabeth es tener las ocho medallas. ¡Ups!
                    3-
                    Redel se preguntó por un instante donde había quedado esa chica llena de… fuego, de pasión por lo que piensa y lo que quiere que apareció fugazmente hacía unos instantes. Se empezaba a arrepentir de lo que había prometido.
                    I see what you did here e_e.
                    Es sutil, pero ya tengo una idea del rumbo que está tomando. Luego estos acabarán acercándose más y más y... ugh. No quiero ser la típica nerd spoileadora que lo ve todo antes de verlo ni tampoco una plot nazi, así que mejor me reservo el veneno. Todo y que tengo un terrible Dejá Vù.

                    Y hasta aquí la parte de quince minutos. A continuación, pondremos una crítica más elaborada y sobria hecho dos días después de esta parte breve. No hay de qué [??].

                    Ya que tuviste la molestia de hacerme un breve comentario en RppC, me tomaré las molestias de no ignorar esto, pese a que Onix se me adelantó. Bueno, lo que tiene estar ocupada.
                    ...
                    OK, ahora sí; al grano.

                    Al parecer vas mejorando. Poco a poco, pero lo haces. Al menos ya no veo tantos errores en la puntuación. Aunque... eh... deberías de tener cuidado con las palabras que acaban en zeta.
                    —Ah ya me acuerdo, la chica de los cacturnes. Pues sí, bueno si así lo vez tú.
                    Porque "vez" es un adverbio de frecuencia (aunque tampoco te fíes, que a mí la gramática siempre se me dio fatal [?]) y la forma presente del verbo "ver" es "ves". Con ese. Y ya puestos con esta frase...
                    Huh.
                    Cuando dije que no era conveniente poner puntos suspensivos me refería a que no las pusieras cuando narraras, pero no dije nada de no usarlas cuando hay un diálogo... eh... o cuando hablan, que es lo mismo.
                    De hecho, personalmente los puntos esos los uso para hacer las frases más reflexivas, o cuando están por acabar. Creo que ahí te habrían quedado bien.
                    Luego... me dio de nuevo la sensación de que te aceleraste un pelín (tal vez porque aún persiste un poco el exceso de comas, tal vez porque sea solo cosa mía, tal vez porque me faltaron descripciones). Aunque sí es cierto que en cuanto a contenidos, comparado con el anterior capítulo está mejor. Es decir; nos estás presentando mejor a los personajes, y también me haces preguntar: "a ver qué pasa con esos dos" [?]. Después de todo, Redel parece ser una de esas personas que tienen poca moral y que toman el fin como una justificación de los medios. Intriga cómo acabará Eliza con ese maestro ºwº.

                    Y de momento, creo que nada más. Esperaré el próximo capítulo, a ver cómo evoluciona esto. owo

                    ¡Sigue mejorando, cheerio~!


                    Comment


                    • #11
                      Gracias por sus comentarios. OnixTymime intentaré de detallar mejor a los personajes conforme avance la historia. Poisonbird trataré de mejorar mi puntuación y en cuanto a como avanza la relación de los personajes, bueno tendrás que seguir leyendo para averiguarlo XD.

                      Parte IV
                      Empezaba a atardecer, los hoot-hoot empezaron a buar y los rattata salían de sus madrigueras en busca de alimento. Por el camino se veían dos figuras de un joven y una chica.

                      —Bien ya casi llegamos, aunque podríamos haber tardado menos si hubiéramos tomado el atajo— dijo la chica cansada de tanto caminar, y después bostezo.

                      —Oh claro, tu "atajo" en el cual casi mueres, o te refieres al atajo en el que nos tardaríamos EL DOBLE— dijo él de manera sarcástica y brusca.

                      —Oye, no tienes que gritarme, además ¿qué importa?, ya casi entramos a la ciudad— dijo ella algo ofendida, pero sin ganas de discutir más.

                      —Me estoy arrepintiendo de este asunto, y otra cosa, repíteme la razón por la cual TENEMOS que pasar por tu casa— dijo él sobre un asunto que habían estado discutiendo durante todo el tiempo.

                      —Ya te lo dije, porque mis padres deben estar preocupados por mí, digo no me han visto desde ayer y aunque la enfermera de seguro les aviso, no quiero que se preocupen más. Además de que hay otras cosas que necesito para el viaje— dijo la chica con un ánimo renovado al pensar en su hogar y en su futuro viaje.

                      —Bien, entiendo eso. Pero no entendiste el punto, ¿por qué tengo que ir YO? — dijo el chico con completo disgusto.

                      —Porque quiero que te conozcan, así no tendrán miedo cuando les diga que viajaré con un chico que apenas acabo de conocer. Cuando vean lo buena persona que eres y sepan lo que hiciste por mí no temerán tanto— contestó la chica completamente segura de cada una de sus palabras.

                      — ¿Estas segura de eso? digo ni yo mismo si me viera diría "que buen tipo es" —dijo como tratando de zafarse. Aunque en su mente empezó a crear un plan, si se portaba lo suficientemente peligroso frente a sus padres, estos no dejarían a su "pequeña" ir con él y como ella tendría que obedecerlos, su "trato" sería cancelado, lo cual era lo que quería. Tal vez se había precipitado al aceptarla como alumna.

                      Después de varios minutos caminando llegaron a la casa de Eliza. Era una casa grande, de dos pisos, muy adornada y elegante con colores de crema a marrón, tenía una barda con rejas en la puerta. Ella tocó el timbre y les abrió una señora con un atuendo algo conservador no muy parecida a la muchacha. Era un poco pasada de peso, y ya estaba entrada en años, pero había un algo en ella que la hacía agradable, y la mirada era idéntica a la de Eliza, sobretodo esa "iluminación" en sus ojos que tenía en ese momento al ver a su hija.

                      — ¡Hija! Por fin te veo, estábamos tan preocupados por ti, sobre todo por lo que nos contó la enfermera, pero al menos ya estás en casa— al decir esto la señora abrazó a la chica tan fuerte que casi le quita el aire.

                      —Mamá me estas avergonzando— dijo Eliza realmente avergonzada. Redel por su parte, pensó que tal vez podría huir y así no tendría que actuar peligroso u otro truco, así que dio un paso atrás con intención de irse corriendo y no tener que tratar con ella nunca más.

                      —Él es Redel, es quien me salvó— dijo la chica sonriendo, en esos momentos él estaba a punto de irse pero ella lo tomó fuertemente por el brazo impidiendo su escape. La señora algo desconcertada miró al joven.

                      —Entonces pasen a cenar, la cena aún no está lista pero mientras, podemos conversar sobre lo ocurrido y todo eso— dijo la señora mientras los invitaba a pasar.

                      Entraron primero al jardín mientras la puerta se cerraba y con ella las esperanzas de Redel y de su huida, por suerte aún tenía el plan B, que era el A, pero antes de lo del escape. El jardín era amplio, contadas clase de flores y plantas exóticas, era obvio que o tenían a un buen jardinero o la mamá de Eliza tenía demasiado tiempo libre. Por fin llegaron al pórtico y entraron a la casa. Por dentro era bastante grande, estaba adornada con toda clase de muebles y cuadros. En un sillón estaba sentado un hombre maduro, su cara era seria, rígida, fría y daba muestras de preocupación. Al verlos se puso de pie, era más alto de lo que aparentaba y era bastante intimidante.

                      — ¡Eliza!, ¿Dónde demonios te habías metido? Aquí estamos tu madre y yo con un nudo en la garganta desde que la enfermera nos avisó que venías para acá— Al decir esto miró fijamente a Redel. Después continuó— ¿Y quién rayos es él? — dijo el señor colérico, gritaba tan fuerte que probablemente se escuchaba en toda la cuadra.

                      —Papá— Abrazó a su padre, y continuó— lamento haberte preocupado, él es el chico que me salvó la vida anoche, su nombre es Redel.—dijo Eliza con voz tierna y consoladora. Él joven no sabía qué hacer. Ese sujeto se era realmente intimidante, su mirada era terrible, y estaba fija en él. Tal vez no era prudente seguir con el plan, al menos por el momento. Durante varios minutos hubo un gran silencio que fue interrumpido por la madre.

                      —Muy bien, ¿porque no tomamos asiento y nos cuentan lo ocurrido? — hablaba muy cordialmente y cuando dijo esto todos se sentaron.

                      Eliza empezó a contar todo lo ocurrido de una manera exagerada, dejando a Redel como un gran héroe, mientras éste solo se limitaba a observarla. Poco después de acabada la explicación se escuchó un ruido que señalaba que la cena estaba lista. Todos se dirigieron al comedor, este era amplio, con una mesa y sillas elegantes. La señora puso la mesa y le sirvió a cada uno. Todos se sentaron y se pusieron a comer. La tensión en ese lugar era inmensa, el padre no le quitaba la mirada de encima al joven con una desconfianza total y este hacía lo posible por ignorarla. La madre estaba consternada por lo que había escuchado y no se atrevía a hablar, creando otro incómodo silencio el cual se vio interrumpido, esta vez por la hija.

                      —Mamá, papá, quiero decirles algo importante. A partir de mañana empezare mi viaje en busca de las medallas y Redel será quién me acompañe. — la chica hablaba con total seriedad y los padres la miraron atentamente. Era como si hubiera lanzado una bomba, no sabían cómo reaccionar. La madre se decidió a decir algo.

                      —Pero hija, ya viste lo que te paso, es peligroso allá afuera ¿enserio quieres arriesgarte? — dijo ella muy preocupada por su hija, “¿Cómo es posible que lo considerara siquiera después de lo que pasó?” pensó la mujer.

                      —No te preocupes tanto, me he estado preparando durante meses, además estaré con Redel y él es un entrenador experimentado— dijo la chica tratando de tranquilizar a su madre.

                      —Sí pero…—dijo la madre con voz tenue. En su cara el semblante era diferente al de hace unos momentos, más parecido al de resignación que al de preocupación.

                      —Y tú no has dicho nada muchacho. Vas a viajar con mi hija y no dices nada ¿Porque no empiezas por decirnos a que te dedicas?, o mejor aún ¿Qué estabas haciendo esa noche en ese lugar? — preguntó el padre en tono amenazante y retador.

                      —No tengo que decirlo ahora. Pero francamente lo que hago se podría considerar en los límites de lo legal, y esa noche estaba realizando unos negocios. Además tengo algunos enemigos de los que tengo que cuidarme, pero creo que me las puedo arreglar para cuidarla a ella también, digo si tiene su permiso desde luego, aunque si no quiere que su hija viaje conmigo lo entenderé— la oportunidad se había dado y la estaba aprovechando lo mejor que podía. Claro que lo que decía no era del todo cierto, pero logró el efecto deseado, ya que todos se quedaron callados.

                      — ¿Vez lo que dijo? ¿Tú ya lo sabías? — dijo el padre firmemente mientras miraba a su hija.

                      —No lo sabía…— dijo ella algo decepcionada.

                      — ¿Y así quieres que te dé permiso?, ¡si ni tu misma lo conoces bien! — gritó el padre, en su voz estaba esa desconfianza que esta vez parecía bien fundamentada. Mientras Redel sonreía, su plan había sido exitoso y por fin podría irse de ese lugar y sin culpa.

                      — ¡No estoy pidiendo permiso!, ¡él me salvó la vida! ¡Sé la clase de persona que es!, ¡Es la clase de persona que rescata a quienes están en peligro! ¡Que sabe más de este lugar que nadie!, ¡y que es la persona con quien podría estar más segura de todas con las que podrían acompañarme a viajar en esta región!— gritó segura de sí misma y de lo que decía. Era obvio que no pensaba cambiar de opinión. Su padre, el cual la conocía perfectamente, comprendió que no podía razonar con ella y que se iría aún sin su consentimiento y que nada podía hacer para evitarlo. Aun así iba a gritar algo pero su esposa lo interrumpió.

                      —Está bien, es tu decisión y nosotros la aceptamos y te apoyamos—dijo la madre tratando de calmar la situación, el padre miró hacia abajo resignado y Redel vio todo su plan yéndose al drenaje, “¿cómo era esto posible?, ¿que acaso la mujer estaba loca?” pensó él muchacho. Además lo de Eliza, esos gritos, no lo entendía. Ambos padres salieron del comedor.

                      — ¿Qué ocurre contigo mujer? ¿No vez que puede ser peligroso? Ese tipo podría ser un delincuente o algo peor— dijo el padre muy preocupado.

                      —Lo sé, tampoco estoy muy segura, pero ella ya tomó una decisión y debemos aceptarla. Además ese chico no me parece mala persona, no me parece que sea un maleante, hay algo en el que me inspira una cierta confianza. Creo que podemos confiar en que estará segura con él, de todas maneras irá con él o sola y lo sabes— dijo la madre en voz baja pero segura. Él sabía que tenía razón en parte.

                      Pero… lo que dijo… Ésta bien, confiare en ti, pero si ALGO le llega a pasar será TU culpa— dijo a regañadientes, todavía no creía lo que decía. “¿Cómo lo hace?” pensaba él, siempre hallaba la manera de convencerlo.
                      Volvieron al comedor y se sentaron. La madre recogió los platos, y después de un rato se decidió que Redel dormiría en el cuarto de huéspedes, al cual el padre le puso llave por fuera, y el resto en sus habitaciones.
                      A la mañana siguiente, apenas amaneció y Redel ya estaba listo, entonces se dio cuenta de que su puerta estaba cerrada. Poco después el padre la abrió y todos se reunieron juntos en el comedor. Fue un desayuno rápido en el cual nadie hablaba más de lo necesario. La mamá fue a lavar los platos y Eliza por sus cosas a su cuarto. Dejando al joven y al padre solos.

                      —Muy bien, ahora dime. ¿Cuáles son tus intenciones con MI hija? — pregunto el padre con completa seriedad.

                      —Ninguna, ella fue la de la idea de viajar juntos…— contestó el joven tranquilamente si acaso algo desilusionado por el fracaso del plan, ahora tenía que cumplir su promesa.

                      —De todas maneras, si le llegas a hacer algo o le pasa algo, cualquier cosa, TE MATARÉ, ¿Entendiste? —dijo el padre con un tono intimidante. El joven entendía esta reacción, lo que no entendía era por qué no la detenía a ella. “¿Qué culpa tengo yo? Pensó el chico.

                      —No se preocupe, nada le pasará…—dijo en voz baja, tratando de tranquilizarlo, aunque sin mucho éxito.
                      —Más te vale—terminó de decir el señor.

                      En eso bajo Eliza y acompañada de su madre y todos se fueron al portón de la casa.
                      —Adiós mamá—dice la chica mientras abraza a su madre.

                      —Cuídate mucho hijita— le dijo esta, casi con lágrimas en los ojos. Eliza se acerca al padre, quien la mira de manera dura y fría, aun así esta lo abraza.

                      —Adiós papá— dijo la joven. El papá fingió no ponerle atención y miró fijamente a Redel, que se encontraba a varios pasos de distancia y se despidió a lo lejos. Eliza se reunió con él y juntos se alejaron lentamente. Redel se hallaba algo decepcionado de que su plan fallara pero ya se había resignado, “total, solo será un mes” pensó mientras caminaban.

                      Después empezaron a caminar a una parte de la ciudad que la chica no conocía, lo cual la preocupaba un poco, pero sabía dentro de ella que estaba segura junto a Redel.

                      Comment


                      • #12
                        Poisonbird trataré de mejorar mi puntuación y en cuanto a como avanza la relación de los personajes, bueno tendrás que seguir leyendo para averiguarlo XD.
                        Aw, staph saying this, ya sé que tengo que seguir leyendo para averiguarlo, es algo obvio; yo solo especulo de la peor forma posible para rellenar el comentario [?].
                        Vamos, son preguntas retóricas, no es necesario que contestes. Pero al menos estás bastante interesado en que siga leyendo. Good.

                        Y me alegro de que te vayas a disponer a mejorar la puntuación. Veamos si hay resultados pronto. No, si de hecho ya he visto que has mejorado en cuanto a ello. Parece que ser una pesada ha servido de algo o(^w^o) [?]. Ahora, no me bajes la guardia ahora, que vas muy bien.
                        Sobre las minúsculas en las preguntas, hubo alguna parte en la que no me hiciste... espera, ¿dije que tenías un problema con las letras capitales dentro de una frase?
                        ... Bueno, te pondré un ejemplo.
                        — ¡Eliza!, ¿Dónde demonios te habías metido? Aquí estamos tu madre y yo con un nudo en la garganta desde que la enfermera nos avisó que venías para acá— Al decir esto miró fijamente a Redel. Después continuó— ¿Y quién rayos es él? — dijo el señor colérico, gritaba tan fuerte que probablemente se escuchaba en toda la cuadra.
                        [...]
                        —De todas maneras, si le llegas a hacer algo o le pasa algo, cualquier cosa, TE MATARÉ, ¿Entendiste?
                        A ver, ahí no hacía falta la coma. Y luego... aquí si si sigue la frase, deberías de poner la e en minúscula, porque sigues dentro de la frase. Y otro consejito; si quieres dar potencia a tus preguntas (algo así como para expresar una pregunta hecha a golpe de voz [?]), podrías añadir puntos de exclamación. Así quedaría:
                        —De todas maneras, si le llegas a hacer algo o le pasa algo, cualquier cosa, TE MATARÉ, ¿¡entendiste!?
                        Aunque no sé, las mayúsculas aquí tal vez me sobren un poco... hum. Bueno.
                        Pero creo que eso de las mayúsculas, al menos en ese párrafo ha sido algo puntual (lo acabo de ver ahora Dx).
                        ¡Y luego los vez! No es vez; eso es un... es para indicar tiempo... diría que su función es la de adverbio temporal, pero nunca se me dio bien la gramática, diremos que es algo relacionado con algo que ha pasado [?]. Tú lo que pusiste poner es ves (cuando hablan los padres es cuando los estás usando mal. El resto está bien puesto).
                        Creo que ya va siendo hora de que te pregunte... ¿tú revisas los escritos? Te vendría bien para evitar repetir esos fallos. De verdad uwu.

                        Bueno... moooving on...

                        (nOwO)n Bien. Parece que sabemos más sobre los personajes. ¿Eliza es de familia adinerada?
                        Hum. Espero que solo sea de familia adinerada. Por lo menos no es muy rebelde. Bueno, de momento no creo que está cerca de la línea Mary, así que perfecto.
                        Ahora, que su padre parece ser el tipo de persona que protege iracundamente a sus hijos del peligro. Y la madre... es... ¿un poco pasiva, tal vez? O sea, respeta la decisión de su hija de ir con Redel, pero... hum. ¿Cómo puede darle confianza Redel? Después de la mentirijilla que le dijo y de sus pintas de pirata... creo que debería de estar más preocupada, no sé. Igual, aquí hay un contraste que puede ser bastante explosivo. Una pena que no parezca que vayan a aparecer más. Al no ser que el padre mande a una horda de mayordomos para llevarla a rastras de nuevo para su casa.
                        ...
                        Eh... mejor ignora esa ocurrencia. Para un fanfic serio (y algo realista), esa escenita no pinta nada [?].
                        Luego Redel parece que está bastante indeciso con esa muchacha. Interesante. Querría ver ya cuándo empiezan con las lecciones, a ver qué cosas ocurren. Supongo que será en el capítulo siguiente. Lo estaré esperando, entonces.


                        Comment


                        • #13
                          Wait... ¿has dicho que la enfermera llamó a sus padres para decirles que su hija estaba en el hospital...? ¿Y me vas a decir que ellos no fueron hasta allá? ¿Es en serio? Viendo como su padre está exhaltado y con la vena protectora por los cielos con el asunto de Redel, eso es absolutamente... ridículo. Lo digo en serio, si te dicen que tu hija estuvo a punto de ser asesinada por un grupo de cactus mutantes y que está en el hospital, un padre preocupado no se va a quedar echándose aires y a esperar a que regrese.

                          No sé si la dichosa ciudad donde viven está muy lejos del Centro Pokémon en el que fue atendida Eliza, pero parece que su familia está muy bien acomodada, no creo que les haya costado agarrar un carro hasta allá. Me pongo a pensar en todo lo lógico que pudo ocurrir y eso sólo me hace pensar en lo forzada que se ve la relación entre Eliza y Redel.

                          Siguiendo con los padres, ese señor tiene que calmarse un poco o le va a dar un yeyo, se molesta tanto y para nada, porque igual se deja convencer fácilmente por Eliza y su esposa; claaro, eso muestra que les tiene mucho aprecio, pero este tipo queda mal al hacer mucho ruido y tener pocas nueces. Si vas a hacer un padre sobreprotector y severo, hazlo bien, porque un padre así como trataste de hacerlo no dejaría que su hijita querida se fuera con un extraño con pintas como la de Redel.

                          No te niego que las madres pueden llegar a ser más fáciles de convencer, sin embargo, si hubieses logrado un buen contrastecon la personalidad del esposo, quizás no me sería tan reprochable la facilidad con que acepta que su hija se vaya con Redel o lo sencillo que le fue tranquilizar a su marido. Es sencillamente una locura, no puedes estar haciendo personajes tan sosos sólo para facilitar las cosas en la trama, debes ponerles algunas trabas a tus personajes y eso sólo lo consigues si logras hacer personajes bien hechos.

                          Me quejo tanto de los padres de Eliza porque, simplemente, se la pusieron demasiado fácil a su hija. Primero, no contaste las impresiones que tuvieron a ver a Redel, quien dudo mucho tenga una pinta muy agradable a la vista de unos padres como esos; segundo, sus carácter es bastante pobre; y tercero, ¿quiéndeja marchar a su hija con un tipo como ese? En serio, hubiera sido más creíble e interesante que Eliza se escapara, así a lo viva la pepa. Hasta hubiera dido más divertido porque Redel creería que se deshizo de ella y oh sorpresa, es peor que la sarna.

                          Este capítulo fue realmente decepcionante para mi, en especial porque siento que los personajes son demasiado genéricos, puestos nada más para poder propiciar una situación nada compleja para facilitarles las cosas a Redel y Eliza. Tú eres el escritor y tienes que ponerles obstáculos a tus personajes, porque si todo es tan fácil no tiene sentido leerlo, es aburrido.

                          Debes tener más cuidado al pensar lo que va a suceder y ayuda muchísimo ponerte en los zapatos del personaje y hacerse cientos de preguntas: ¿Qué haría? ¿Qué piensa? ¿Qué diría? ¿Si hace esto no dejaría de ser quien es? ¿Y si hace esto para mostrar que...? Y así.

                          Y otra cosa, si quieres hacer mostrar que algún personaje hace énfasis al decir una palabra, no la pongas en mayúscula, porque parece que gritaran y se ve fatal, puedes usar cursiva para eso.

                          En serio, piensa con cuidado cuando pongas a los personajes en una situación determinada. Tu trabajo es hacerles la vida difícil.

                          Pokiu.

                          EGN: Hoy es el fin del mañana
                          65 - Todo se paga

                          Comment


                          • #14
                            Gracias por sus comentarios. Posionbird, bueno la mamá de Eliza es más bien de la clase intuitiva. Ella sintió que Redel no era un mal sujeto y se dejo llevar por esa intuición. Onyxtimime, perdón por decepcionarte. Sobre lo del hospital, la enfermera les avisó de Eliza en la mañana poco antes de que la chica se fuera, como ellos pensaron que ya venía en camino la esperaron. Sobre los otros puntos que resaltaste, si supongo que es cierto que se las deje muy fácil a los personajes. Supongo que hubiera tenido más sentido que ella escapara. Pero la verdad es que el padre de Eliza sabía que si no la dejaba ella se escaparía de todas maneras, así que dirigió su frustración hacia Redel, aunque no tenía la culpa. O al menos es así como yo lo veo. Sin más aquí esta la siguiente parte del fanfic. Espero que sea de su agrado.

                            Parte V
                            Es una hermosa mañana en la ciudad. El sol brillaba con toda su intensidad y varios pidgeys vuelan en el cielo. Pero el lugar no era nada agradable, los callejones eran maltratados y oscuros, había graffiti por todos lados y grupos de personas jóvenes con miradas nada agradables. Por esa calle caminaban Redel y su compañera.

                            —Redel, este lugar, parece peligroso, ¿no podríamos tomar otro camino?—dijo la chica algo nerviosa, nunca había pasado por esa parte de la ciudad, ni le darían ganas de hacerlo si no fuera por esa situación.

                            —No, por este camino es más rápido, y no hay tiempo que perder— en parte era cierto, en parte tenía que ir a un lugar para comprar víveres que quedaba por ahí y también quería desanimar a la chica, en otras palabras tenía demasiadas razones como para no hacerlo.

                            Mientras caminaban se les acercó un muchacho como de la edad de Eliza, pero con el pelo rapado y con tatuajes en los brazos, de un grupo de doce muy parecidos a este último. Todos ellos fijaron la mirada en los viajeros.

                            —Si le quieren pasar, suéltense con la feria (traducción, si quieren pasar tienen que pagar) —dijo con voz sería y con una pokebola en mano.

                            —No daremos nada—respondió Redel con voz fría, ante la mirada atónita de Eliza, y continuó de manera retadora— ¿Qué piensas hacer al respecto?—.

                            La chica estaba muerta de miedo, se preparó para correr pero se dio cuenta de que estaban rodeados por los otros miembros del grupo. En la cara de Redel se dibujó una sonrisa malévola, y antes de que se acercaran más, el joven gritó:

                            — ¡Sal Jolteon!— de una de sus pokebolas salió un extraño zorro amarillo, sin cola y con los pelos de punta que pareciera estar listo para atacar en cualquier momento. Este empezó a lanzar rayos en todas direcciones paralizando a la mayoría de sus atacantes dejándolos en el suelo.

                            — ¡Agh! Me las pagarás, muchachos ataquen— gritó uno de ellos, justo después él y otros cinco se levantaron lentamente, todos ellos sacaron sus pokebolas, y de ellas salieron unas criaturas humanoides altas y musculosas de aspecto intimidante y tres bichos enormes con hoces en lugar de garras. — ¡Ataquen a matar! — dieron de instrucción a sus bestias.

                            Los insectos fueron los primeros en acercarse, volaban a toda velocidad y a pocos centímetros del suelo preparando sus afiladas "armas" amenazadoramente, pero el zorro empezó a sonar raro, como con estática, con muchos "pop" que cada vez eran más rápidos y repentinamente salieron rayos directo hacia ellos. El sonido de la electricidad sonaba como explosiones, el arco eléctrico los atravesó y en un instante se encontraban en el suelo completamente quemados.

                            No había pasado un segundo y el pequeño cuadrúpedo lanzó sus "espinas" directo a los ojos de uno de los gigantes musculosos dejándolo inmovilizado, los otros dos se acercaron y empezaron a dar golpes, pero la ágil criatura los esquivó y estos agrietaron el piso y las paredes de los edificios cercanos. El pequeño canino brilló de un tono azul y las bestias empezaron a retorcerse mientras inmisericordemente su ofensor lanzaba truenos sin cesar hasta que estos dejaron de moverse. El pequeño zorro miró a los entrenadores de manera retadora como diciendo "¿eso es todo?, siguen ustedes". Ellos se preparaban para sacar sus siguientes pokemon, cuando uno de los que estaban en el piso se levantó con un tono pálido en la piel y una mirada aterrorizada y gritó con voz quebrada:

                            —No puede ser, es "Mal de ojo", ¡un R20! — al gritar esto todos se le quedaron mirando e hicieron un esfuerzo por levantarse.

                            — Un R20, no ma#$% — empezaron a murmurar entre ellos.

                            Entonces Redel sonrió nuevamente sacó una medalla de oro con un R20 grabado en grande.

                            —Me han descubierto—hizo una pausa y la expresión en el rostro cambió totalmente a una de total seriedad, tal vez con un deje de disgusto, y les gritó a todos con autoridad— Tienen cinco segundos para salir de mi vista. ¡Ahora!—.

                            Los muchachos al oír esto recogieron a sus pokemon y corrieron despavoridos, dejando solos a Redel y Eliza, la cual no terminaba de entender lo que había presenciado. Ese espectáculo sangriento seguido de un temor generalizado. Todo había pasado tan rápido y la joven tenía tantas preguntas. Redel por su parte se limitó a devolver a Jolteon a su pokebola.

                            — ¿Qué fue eso? — preguntó la chica con mucha curiosidad, pero todavía impactada por lo sucedido. Redel empezó a ignorarla, como si no la oyera.

                            — ¡Exijo que me lo expliques! — insistió la joven, mientras se le interponía en el paso.

                            —No necesitas gritar, ¿a qué te refieres con "eso"? — dijo Redel tratando de evadir el tema.

                            — ¿Qué es eso de R20?, ¿Por qué huyeron tan rápido?, ¿Cómo pudiste vencerlos tan fácilmente y sin dar ninguna orden? — dijo Eliza desesperada por respuestas.

                            —Por qué huyeron, es porque son cobardes y lo de vencerlos, porque son débiles. Eso te lo enseñare luego— contestó el joven, de manera confiada, pero evitando el punto de los R20.

                            — ¿Y lo de R20? — siguió insistiendo, necesitaba saberlo. Como eso, lo que fuera, podía infundir un miedo tan profundo en los demás.

                            —Ah eso, bueno te lo explicaré—dijo Redel algo nervioso como no queriendo hacerlo— la R se refiere a un ranking de batallas clandestinas y el número se refiere a la cantidad de entrenadores que puedes vencer simultáneamente con todos los pokemon del equipo contra todos los pokemons de esos entrenadores—continuó rápidamente como intentando hablar lo menos posible del tema.

                            — ¿Qué? — preguntó la chica, la explicación le parecía algo confusa y la manera rápida de hablar no ayudaban.

                            —Por ejemplo, un R5 puede vencer con uno de sus pokemons, cinco pokemon de entrenadores de poder intermedio, y así hasta con sus seis pokemon vencer los 30 de los demás— el chico trató de sonar más comprensible en esta ocasión, si habrían de viajar juntos era mejor que lo supiera.

                            — ¡¿Y tú eres un R20?! ¡Eso no es posible!, ¡Eso sería vencer a 120 pokemons! — gritó la chica, con una voz entre asombro y miedo. ” ¿Cómo es eso remotamente posible?” pensó ella.

                            —Bueno, eso es en teoría, es un sistema mucho más complejo. Si vences a 4 R5 simultáneamente puedes pasar a R20, los únicos literales son del R5 al R10, después de eso todo tiene que ver con niveles y cosas algo confusas. El nivel más alto es el R100 y solo hay cinco en el mundo. La verdad soy R30, pero mis pokemon quedan demasiado heridos, por lo que prefiero no jugar en ese nivel—responde el joven de manera calmada y agregó— ¿ya nos vamos?—.

                            La chica se quedó pasmada, no tenía idea de que eso existiera. Pero más que asustada, estaba emocionada, porque eso querría decir que podía aprender más de lo que había imaginado.

                            —Sí— contestó ella y ambos caminaron por la calle vacía.

                            Comment


                            • #15
                              ¿Ningún comentario? Eso quiere decir que debí haber hecho algo muy bien o muy mal XD. En fin aquí esta el siguiente capítulo de Redel, espero lo disfruten.

                              Parte VI


                              Era tarde, los caminos extrañamente vacíos, daban mal augurio a aquel que por ellos pasara. Por esos lugares pasaba Redel y la chica que había prometido entrenar. Él sabía que le sería difícil tratar siquiera el llevarse bien con otro ser humano, mucho más lo sería tener un discípulo. “Porque eso es, ¿verdad?, no más que un alumno, aunque en este caso alumna. No muy buena, manipuladora y berrinchuda”, pensó él. No se sentía a gusto acompañado por una chica, y menos por una como ella, pero no había otra opción, si no hubiera aceptado lo seguiría de todas formas. En esos momentos pensaba en como deshacerse de ella, pero recordó que él también tuvo que ser discípulo para llegar a donde llegó. Aunque no le agradaba mucho como terminaron las cosas, además ella tenía un algo que le recordaba a… Se detuvo en seco, volteo directamente a los ojos de la chica y dijo:

                              —Más vale que hablemos sobre el entrenamiento— hizo una breve pausa, Eliza le devolvió la mirada algo confundida por lo repentino del acto. Continuó— ¿Sabías que el entrenamiento pokémon empezó por supervivencia, para poder adaptarse al medio hostil y terminó siendo una mera competencia comercial como la conocemos hoy en día?

                              —No—contestó algo intimidada por la convicción del muchacho.

                              —Pues sí, actualmente no son más que peleas comerciales que han perdido su esencia, en realidad no, aún conserva el espíritu de competencia y el lazo sagrado entre pokemon y humano que ha perdurado los siglos— Su tonó en la última frase fue sarcasmo puro.

                              —¿Enserio? — la ingenua muchacha preguntó mientras se le iluminaban los ojos al no entender el sarcasmo.

                              —¡No! — Casi gritó Redel a la joven — crees esas estupideces comerciales del "espíritu de competencia" o "el lazo pokemon humano". En la naturaleza todo es instinto, supervivencia, mutua dependencia pero con un control fijo de quien lleva el mando, actualmente todo se ha tergiversado.

                              —¿Qué?, entonces todo eso son mentiras…— dijo Eliza su rostro había perdido el brillo anterior, era obvia su decepción.

                              —Pues veras… no del todo. Si hay una relación pokemon-humano muy interesante que ha sido estudiado por diferentes expertos. Pero eso más que ayudar muchas veces limita al pokemon en lo que puede hacer, no deja salir su instinto nato que es la clave de la victoria— mientras hablaba se notaba un tono de arrogancia hasta que fue interrumpido por la chica.

                              —Entonces ¿tengo que ser fría con mis criaturas? ¿Insinúas que debo maltratarlas? ¡¿Es eso a lo que te refieres?! — gritó Eliza colérica al oír hablar tan fríamente a Redel.

                              —Pones palabras en mi boca, jamás dije eso. Debes tratarlos bien, solo hay que despertar su instinto oculto y no mimarlos, demostrarles quien manda y ser firmes en ello— mientras decía esto Redel frunció el ceño y la miró con una especie de desdén por haberle gritado y por tener que explicar algo que, en su opinión, había explicado claramente. — Pasando a otra cosa, ¿tienes otro pokemon? digo aparte de ese pollo que cargas contigo—dijo en tono de burla.

                              —No le digas pollo, es un torchic y será un gran blaziken algún día. Pero a lo de la pregunta, no, aún no tengo otro. —le contestó mientras tomaba la pokebola y la miraba como viendo el futuro en ella.

                              —Ok, eso facilitara las cosas, en todo caso lee este libro, te será de mucha utilidad ya que enseña todo lo básico de lo que quiero que aprendas bien en poco tiempo: Supervivencia, Entrenamiento y Tácticas de batalla pokemon. — Le entregó un libro bastante ancho, como de 500 páginas, algo maltratado pero lo suficientemente conservado como para ser legible.

                              —¿Y en cuánto tiempo tengo que terminarlo? — preguntó ella de manera retadora.

                              —Para mañana ya deberías haber leído más de la mitad y deberás leerlo como unas seis veces antes de que acabe la semana, ya que tengo mucho por enseñarte y como va a ser un curso intensivo, no puedo entretenerme mucho con lo básico— El chico hablaba con una voz instigadora señalando que hablaba en serio.

                              Avanzaron por las calles pero la tienda en donde el chico quería comprar los víveres había cerrado y pensó en mejor comprarlos después, ya que a chica le había dado algunos y a él no se le habían acabado los suyos, por lo que no era tan urgente. Siguieron caminando hasta encontrarse en las afueras de la ciudad. Se detuvieron a descansar hasta que el sol empezó a bajar en el horizonte y la chica había aprovechado para empezar a leer.

                              —Está anocheciendo hay que buscar leña para hacer una fogata— dijo Redel tan serio como siempre.

                              Eliza, por su parte, seguía leyendo el libro. Ya había leído al menos la mitad, ella leía más o menos rápido, posiblemente por las novelas a las que era asidua lectora.

                              —Muy bien empezaré a buscar ramas secas — respondió dejando el libro de lado.

                              Empezó a buscar a su alrededor y encontró unas cuantos troncos secos. Redel encontró otros tantos y empezaron la hoguera. Justo a tiempo, ya que no había luna en el cielo y la oscuridad se hacía presente. Una vez que estuvo lista calentaron agua y la usaron para preparar una sopa. Después de la cena el joven decidió hacerle unas preguntas para ver si la chica había aprendido algo.

                              —Espero que estés aprendiendo al mismo tiempo que vas leyendo, para comprobarlo te haré unas preguntas — dijo con voz intimidante mientras ella cerraba el libro que recién había tomado nuevamente.

                              —Estoy lista — contestó bastante segura de sí misma.

                              —¿Para qué sirve una fogata? — Preguntó Redel de manera desafiante.

                              —Bueno, sirve para iluminación, preparación de alimentos, dar calor y alejar a los pokémon salvajes — contestó la chica rápidamente como recitando de memoria.

                              —Sí, — dijo él— tienes razón. Pero olvidas algo importante que el fuego atrae a los pokemons de este tipo si estas en una zona donde estos existen. Si este es el caso, debes procurar hacerla cerca de alguna fuente de agua o tener de vigilante a un pokemon de ese tipo.

                              —Procuraré no olvidarlo — Ella no podía creer que se le olvidara algo tan importante.

                              —Más te vale, los pokemon tipo fuego son muchas veces cazadores nocturnos y siempre están hambrientos por la constante quema de calorías. Aunque rara vez se alimentan de humanos si suelen atacarlos para comerse sus suministros — Advirtió Redel, tenía que hacerle ver que todos los detalles de ese libro eran vitales y que una falla podría resultar fatal.

                              —¿Hay más preguntas? — preguntó algo cansada.

                              —No, pero será mejor dormir de una vez, nos levantaremos temprano mañana— contestó mientras se quitaba el sombrero y su gabardina, debajo de los cuales tenía un pantalón de mezclilla y una camiseta negra de manga corta. La chica notó que en la muñeca derecha tenía unos vendajes.

                              —Redel… ¿qué te pasó en la muñeca? — preguntó con curiosidad sin dejar de ver las vendas.

                              —No es nada, ¡y no preguntes más! — exclamo de manera contundente, siendo evidente que no querían que le preguntaran al respecto. La joven decidió mejor dejar las cosas como estaban y no seguir indagando.

                              Redel sacó una mochila, relativamente pequeña y gastada, y de ella sacó una cobija que puso sobre el suelo y se acostó en ella. Eliza sacó un sleeping bag de la suya y se acostó quedando profundamente dormida. El joven la volteo a ver, el cómo dormía tan tranquilamente, le recordó a alguien a quien había querido mucho. Pero que no volvería a ver y cuya muerte le causaba un tremendo sufrimiento. Dentro de sí el dolor seguía latente, como una herida abierta, a pesar del tiempo que había pasado, el cual eran ya años y suspiro. Pensó que lo mejor que podía hacer en esos momentos era dormir, sacó a jolteon para que los cuidase mientras dormía.

                              Sus ojos se cerraron lentamente, y por su mente pasaban un montón de pensamientos sin orden o coherencia. Pero poco a poco empezó a distinguir imágenes. Eran visiones de destrucción, muerte y horror absolutos. Una enorme criatura verde grisáceo rodeada de tormentas de arena causaba terremotos que hacían todo temblar, mientras una tortuga gigante y con cañones lanzaba agua a un grupo de personas con sus pokemons que se encontraban fuera de un gran edificio de unos seis pisos de altura. En el aire una sombra bajaba y cortaba tanto a hombres como a pokemon sin piedad alguna. Oía voces horrorizadas que decían "detente", "para por Dios, para…", pero los atacantes no se detenían. Del gigantesco edificio salía un cacturne con algo entre los brazos y una especie de bicho parecido a un dragón. Después la construcción empezó a temblar y terminó por derrumbarse levantando una nube de polvo y escombros. Al disiparse ésta, se veía el escenario de una verdadera masacre. Cientos de cuerpos humanos y pokemon tirados en el suelo, algunos mutilados, otros golpeados, charcos de agua mezclada con sangre y las ruinas de la edificación antes majestuosa. Esa visión parecía sacada de las peores pesadillas, sin embargo alguien reía. Se reía a carcajadas y decía "Mi venganza, por fin realizada, ¡lo tienen merecidos malditos!, ¡lo merecen!". Redel despertó sudando y jadeando con la respiración entrecortada.

                              —Estas malditas pesadillas no me dejan en paz…— dijo en voz baja tratando de no despertar a la chica.
                              Se acostó nuevamente esperando, esta vez, no tener el mismo sueño que lo atormentaba todas las noches.

                              Comment

                              Working...
                              X