Anuncio

Collapse
No announcement yet.

Los Nueve

Collapse
This topic is closed.
X
X
  • Filter
  • Hora
  • Show
Clear All
new posts

  • Los Nueve

    LOS NUEVE


    Notas del autor:


    Esta historia no es totalmente fiel a los argumentos de los juegos o elanime de pokémon por lo que encontraran que algunos pokémon tienen habilidades un tanto extrañas, tal vez ataques que no existen o que algún pokémon u objeto cuyo origen es conocido, es parcial o totalmente diferente en esta historia. Por otro lado esta historia está destinada a un publico adolescente o mayor por los temas que se tratan en la misma, espero esto no ofenda a nadie y sin mas que decirles agradezco el tiempo que tomarán en leerla y espero que la disfruten tanto como yo al escribirla.


    Capitulo 1: La noche de los Murkrow


    En la noche mas estrellada que se había visto en años, los nueve Murkrow entregaron sus cartas a su destino. sin que nadie lo notara, sin la menor conmoción en el cielo, los nueve Murkrow volaron de regreso con una respuesta.
    Una semana había pasado desde la noche de los Murkrow, el sol empezaba a ponerse en el horizonte cuando una sombra interrumpió su decadente brillo. El viejo Leets fijo su vista en la sombra, uso el catalejo que el profesor Richard creó. Se trataba de un hombre montado a lomos de un Camerupt acompañado de un Blaziken cuya marcha era lenta pero firme, solo unos minutos después, Rhike y sus pokémon llegaron a la entrada de la vieja torre quemada donde fueron recibidos por Leets y su fiel Skarmory -Me alegra que por fin estés aquí- dijo Leets con una voz que notaba un cansancio por su edad avanzada -Pasa, aún falta una persona por llegar, el resto están dentro
    -Gracias viejo, te molesta si Camerupt se queda a pastar aquí afuera
    -No hay ningún problema, atrás de la torre hay un corral algunos de los pokémon de los otros están ahí
    -De acuerdo voy a meterlo al corral, en un momento subo- Rhike hizo lo que dijo y después subió con Blaziken a la torre.
    Durante algunas horas nadie habló, el silencio era incomodo, nadie parecía conocerse, pero eso no era cierto algunos se conocían y su desprecio los unos por los otros era quizás lo que provocaba dicho silencio, todos se limitaban a comer las galletas y beber el té amargo que su anciano anfitrión les había ofrecido, pero a media noche el silencio se quebró cuando Ici la joven y bella maestra hielo que entonces estaba asomada por uno de los balcones de la torre, gritó -Algo se acerca
    A lo lejos cobijada por la penumbra de la noche se acercaba a toda velocidad una figura humana cubierta por una parca tan negra como el cielo nocturno, a pesar de ser una persona la que se acercaba parecía flotar en lugar de caminar. Todos dentro de la torre se asomaron por el balcón y repentinamente la extraña figura escaló por el muro exterior de la torre, mas que escalar flotó a escasos dedos hasta llegar al balcón, entonces todos dentro se sorprendieron de ver que no solo era uno sino dos o mas bien una persona y un Dusknoir. La oscura figura se descubrió la cabeza dejando ver a una joven tan blanca y pálida como la leche con los ojos totalmente en blanco -Mi nombre es Tabita- Su voz era un susurro.
    -Por fin estamos completos, ahora iniciará la reunión- dijo Leets irrumpiendo en la habitación donde sus nueve invitados habían quedado atónitos por el espectáculo de Tabita.

    Ika Rus
    Last edited by ika_rus; 09/03/2015, 21:09.

  • #2
    Hola y bienvenido a los foros de Centro Pokémon. Que buen ver que tu primer paso en el foro sea publicar un fanfic, eso es genial ^^

    Ahora, tengo varias cosas que decirte sobre historia. Primero que nada, es bueno que hagas las aclaraciones, porque siempre hay alguien que le puede parecer molesto cómo se lleven las cosas en los fanfics y es magnífico tener algo que restregarles al mejor estilo "¡Te lo advertí!", aunque eso nunca sucede (?).

    Con respecto al contenido... para ser un primer capítulo es demasiado breve, ¿no crees?

    El comienzo de este capítulo y del fanfic con los Murkrow es una idea genial, parece un inicio muy llamativo y misterioso con todos esos cuervos repartiendo mensajes por ahí; pero el modo en que lo narraste lo remató tan feo que no tiene emoción. Te hubieras podido explayar un poco, dejándote llevar por el misticismo que podría tener esta parte, le hubieras dado rienda suelta a tu imaginación y explicar un simple proceso de correo como algo hermoso y poético, pero no lo hiciste.

    Más bien, la entrega de las cartas pudo ser una Introducción, pues entre eso y el inicio de la historia como tal (según veo yo) pasó una semana, un tiempo bastante considerable porque deja un gran hueco entre una cosa y la otra, sin que pase nada importante.

    Y lo más decepcionante es que los personajes son introducidos casi sin explicación. Una de las cosas más importantes en la narración es el momento en que un personaje entra a escena por primera vez, es necesario que describas su apariencia, las impresiones que puede tener el protagonista o aquel que lo esté viendo, estas cosas son vitales para hacer una imagen del personaje a la vez que se deja entrever su personalidad. Tú no lo hiciste, sólo hablaste de un viejo que recibe a un hombre, que deja su Camerupt en un corral y listo, así a secas.

    Luego, no comprendo mucho el motivo de que pasen HORAS en silencio; nadie que vaya a una reunión, por más que no quiera estar ahí, pasa tanto tiempo ignorando a los demás, aparte, hubiera sido un buen detalle que al menos un par de personajes se conocieran y establecieran una conversación para, por ejemplo, preguntarse entre ellos el por qué fueron llamados a acudir. Digo, algo así de casual es importante porque vas dejando la base de la trama.

    Y luego, aparece el único personaje que tiene una descripción algo más detallada de su llegada, porque lo hizo a lo grande, como toda una dama de la noche... pero se presenta sin que nadie se lo haya pedido y le quita el encanto. Y así, luego de horas, el susurro de Tabitha es lo que da inicio a la reunión...

    Te seré sincere. Tienes muchas fallas. La primera es la extensión del capítulo; no digo que tiene que ser un testamento de 100 páginas, pero es que no pusiste ni el más mínimo esfuerzo en narrar nada realmente; escribir no es sólo poner a personajes hablar entre sí o decir pasó esto, esto y eso y es todo, porque la idea es atrapar al lector, transportarlo en ese momento y la única forma para conseguirlo es escribiendo bien.

    Por ponerte un ejemplo con partes del capítulo:

    En la noche mas estrellada que se había visto en años, los nueve Murkrow entregaron sus cartas a su destino. sin que nadie lo notara, sin la menor conmoción en el cielo, los nueve Murkrow volaron de regreso con una respuesta.
    En la noche más estrellada que se había visto en muchísimos años, un grupo de nueve Murkrow surcaba el cielo nocturno de una noche idílica; los cuervos no dejaban de revolotear, contentos por sentir la fría brisa soplar entre sus plumas y de la libertad de extender sus alas y batirlas como tenían tiempo que no hacían.

    Pero esa excursión no era por placer, tenían una misión que cumplir, y eso se notaba a simple vista por los sobres que sostenían firmemente entre sus garras. Nueve Murkrow significaban nueve destinatarios. Permanecieron juntos la mayoría del trayecto, sólo separándose porque ninguno de sus destinos se encontraba en el mismo lugar. A partir de ese momento, su misión se estancó al tener que esperar respuesta, pero más pronto de lo que creyeron los nueve volvieron a encontrarse, surcando de nuevo los cielos, contentos de ser útiles y disfrutar a la vez las maravillas de ser un ave.

    Los cuervos desconocían el contenido de las cartas que llevaban, poco les interesaba saber si era importante o no, ellos sólo estaban interesados en hacer lo que mejor hacían: volar abrazados por la oscuridad mientras eran observados por las estrellas.


    ¿No crees que hay una gran diferencia?

    Lo segundo es que no separas los diálogos de los personajes, aparte de que no das tiempo de señalar las acciones que van realizando mientras interactúan entre ellos. Aparte, los diálogos comienzas con el guión largo (—) con la rayita esta (-). Puedes sacarla presionando Alt+0151, es fácil, incluso sale aquí mismo en el foro.

    Tercero, hay una gran falla en la historia como tal, y es que hasta ahora no hay ninguna como tal. Sólo me hablas de una reunión a la que acuden nueve personas, pero ni siquiera me explicas en qué situación se encuentran, cómo es el mundo que los rodea, cómo funciona; ¿está sucediendo algo realmente? Por eso te comenté más arriba que era necesario que al menos dos personajes iniciaran una conversación casual, así como dos viejas chismosas que tuvieran tiempo sin verse, para dejar entrever algunas cosas...

    Y por último, es que tienes grandes fallas con las comas y los acentos:

    ...entonces todos dentro se sorprendieron de ver que no solo era uno sino dos o mas bien una persona y un Dusknoir.
    ...entonces, todos dentro se sorprendieron de ver que no sólo era uno, sino dos, ó más bien una persona y un Dusknoir.


    Te recomiendo que pongas un poquito más de tiempo y dedicación a realmente narrar una historia, porque escribir no es sólo señalar lo que está pasando. Deberías echarle un ojo a los demás fanfics en la sección a la vez que lees algunos libros, te ayudarán a mejorar bastante.

    Y no te desanimes, sólo toma en consideración los consejos que se te dan y si realmente te gusta lo que haces, empéñate en aprender de tus errores y mejorar. Y es que piénsalo... no puedes permitir que mi comentario sea más largo que tu capítulo.

    Esperaré a tu siguiente capítulo, aunque me gustaría ver si acomodarass este también.

    Pokiu.

    EGN: Hoy es el fin del mañana
    65 - Todo se paga

    Comment


    • #3
      En una cosa discrepo totalmente con Onix, un capítulo puede ser bastante corto y ser espectacular. Lamentablemente no es el caso.

      Onix ya te dijo casi todo (Y son más de las 3 de la mañana así que perdona que sea algo vaga(?)), por mi parte creo que tu peor falencia es la falta de detalles. Podrías haber dicho poco y nada y aún así dejarnos con la necesidad de saber más, de hecho, me gustó bastante la premisa, tengo ganas de saber quienes son estos nueve sujetos. Pero eso queda opacado ya que presentaste el mundo, la situación, los personajes de una manera tan pobre que la verdad decepciona un poco.

      Es horrible??? No. Confío en que tienes una buena historia entre manos, pero tienes serios problemas de forma que irremediablemente terminan perjudicando el fondo de lo que quieres decir. Tal como dijo mi compañera, no te desanimes por esto, la gran mayoría de los escritores parten con falencias de esta índole. Tú solo sigue practicando (y leyendo, ojo) y estoy segura que mejorarás bastante.
      Last edited by Sophie Smith; 11/03/2015, 10:27.
      Premios: 











      Firmas: 







      Comment


      • #4
        Capitulo 2. La reunión, la historia y la joven fantasma

        La madrugada hacía su entrada por las ventanas de la torre cuando Leets, el viejo de barba cana enfundado en cómoda ropa de lana comenzó la reunión con sus nueve extraños invitados, quienes estaban sentados en sillas tan feas y sucias como incomodas, los nueve estaban dispuestos en un semicírculo escuchando el crepitar de la chimenea, su viejo anfitrión alcanzo una silla y se sentó al centro –Ahora que estamos todos reunidos quiero contarles una historia– dijo Leets mientras sus invitados lo observaban incrédulos
        –No nos habrá reunido solo para contarnos historias– lo interrumpió Seito, quien era un joven alto de cabello oscuro y ojos verdes como esmeraldas con un pañuelo color olivo colgando del cuello.
        –Déjalo hablar, bandido– respondió un tanto gruñón Rhike con una voz seca. Rhike era un hombre de unos 25 años, vestido en rojo con gris y negro, su mata era tan oscura como el ébano y sus ojos color miel.
        –Bandido– Repitió Seito en un susurro, mas para si mismo que para los demás –No tienes idea de quien soy o lo que hago imbécil, ustedes los de alta cuna creen que pueden juzgar a todo el mundo– respondió enfadado, mientras el resto del grupo se estaba impacientando por su pelea, Rhike estuvo a punto de contestar, pero fue interrumpido por otro de los invitados.
        –Silencio, la mayoría hemos esperado demasiado por saber el motivo de nuestra presencia aquí, y si para eso hace falta escuchar la historia del anciano, la escucharemos en silencio– sentencio Mark el joven rubio de ojos azules, que vestía a la forma clásica de las tierras de poniente con un traje de sedas en negro y dorado. Esta vez ninguno de los invitados hablo
        –Muy bien, comenzaré con la historia– dijo al fin el anciano recargando su peso sobre su bastón.


        50 años atrás una guerra se desato por problemas de comercio entre las tierras del sur y el norte de lo que hoy es el imperio Endo, la guerra, trajo consigo destrucción, hambruna, pestes y muerte por donde pasaba. Hasta que un grupo de caballeros, conocidos como la orden de la pluma de hierro, decididos a terminar la guerra sin tomar partido por ninguno de los bandos, atacaron a los ejércitos del norte y del sur por igual. La guerra que para entonces había durado 7 años, duraría 3 años mas después de la intervención de la pluma de hierro, muchos de los caballeros de la orden murieron junto con sus pokémon en los campos de batalla, al final de la guerra solo dos miembros de la pluma de hierro sobrevivieron, los dos jóvenes se convirtieron en grandes amigos, pues a pesar de que uno de ellos era 15 años mayor que el otro, ambos compartían dos cosas mas importantes, ambos habían perdido a sus familias cuando se convirtieron en caballeros de la orden, y ambos deseaban mejorar la tierra que había quedado devastada por la guerra de los 10 años.
        Los sabios ancianos de las tierras del norte eligieron a su nuevo gobernante el general Kinn un hombre ambicioso que deseaba continuar con la guerra que su antecesor no había podido ganar, mientras que en el sur los sabios no habían podido determinar quien seria el nuevo gobernante, pues en realidad no tenían opciones, hasta que los dos últimos caballeros se presentaron ante ellos y el mas joven se propuso como candidato para ser el nuevo gobernante de las tierras del sur, después de semanas de considerarlo, los ancianos aceptaron y el joven caballero Endo se convirtió en el nuevo gobernante y su amigo se convertiría en su consejero. Meses después de que Endo se convirtiera en gobernante, se comenzaron a oír rumores acerca de las intenciones de Kinn de atacar el sur, los dos amigos decididos a no esperar, entrenaron personalmente a una nueva orden de caballeros de la pluma de hierro y los mandaron a destruir a Kinn, el plan tuvo éxito y Kinn fue derrotado, pero Endo tuvo una idea, unir ambas tierras, sur y norte en un solo y magnifico imperio, así que sin consultar a su gran amigo, Endo mando masacrar a los sabios ancianos del norte y colonizó Axat, la primera ciudad del imperio Endo, su amigo quedó horrorizado ante tal acto, así que decidió renunciar a su cargo como consejero, a pesar de las justificaciones de Endo, pues decía que aquella masacre solo seria esa vez, pues había sido necesaria para evitar que eligieran a un nuevo gobernante y que jamas volvería a usar la fuerza de su ejercito y los pokémon para tomar y controlar ciudades, pero su amigo veía en la mirada de Endo a un ser ambicioso y sin escrúpulos, así que se marchó con la pobre esperanza de que la promesa que le había hecho Endo fuera cierta.

        Leets el anciano, parecía tener un semblante tan triste y sombrío que por un par de minutos solo hubo silencio. Annie la joven pero poderosa maestra dragón, quien tenia el cabello castaño y los ojos marrón fue la primera en hablar –Bien, la historia no es del todo desconocida para mi, mi madre solía contármela cuando era pequeña, el ejercito de Endo aún sigue ocupando ciudad tras ciudad y supongo que muchos de los que estamos aquí ya sabíamos buena parte de esa historia, así que la pregunta es ¿Qué quiere de nosotros?– preguntó al fin con impaciencia, mientras la luz de la mañana llenaba el salón entero, cada piedra manchada de hollín de los muros se iluminaba ante los rayos de sol y con cansancio en los rostros ahora completamente visibles de las diez personas en la habitación, el anciano del bastón les respondió –Bien, resulta que el amigo del emperador Endo soy yo– dijo Leets con más amargura en su voz de la que pretendía mostrar, sin embargo, si alguien se sorprendió ante tal revelación, nadie lo demostró –Los he reunido con el único propósito de formar un grupo de elite que sea capaz de derrocar al gran imperio Endo, ustedes son leyendas en sus respectivas tierras, algunos incluso fuera de ellas, per...
        –Un grupo de elite– reflexiono Rhike, interrumpiendo a su anfitrión
        –Lo que quieres viejo, es formar una nueva orden de la pluma de hierro– comentó Gish el menor de todos los invitados, su piel era grisácea, sus ojos eran marrón, vestía en telas color morado y usaba una gorra negra de lana que cubría su cráneo hasta sus orejas. El resto de los invitados se inclinaron sobre sus asientos para escuchar la respuesta de Leets
        –De ninguna manera, la orden aún existe, pero están bajo el mando del emperador y son maestros pokémon implacables, crueles y sin ningún tipo de sentido del bien– confesó el anciano, un tanto sobresaltado –Pero, para derrotar a un grupo tan poderoso como la orden, hace falta un grupo aún más poderoso, que tenga clara la noción de la justicia y la bondad
        –Creo que te has equivocado, no todos aquí somos personas honorables– declaro con una voz un tanto vaga de emoción la joven y hermosa Akina, con su extravagante cabello dorado, y su ligero vestido azul claro. La respuesta de Akina, molesto al grupo en general, la discusión comenzó a encenderse cual fuego avivado por el viento, todos lanzaban acusaciones sobre las dudosas ocupaciones de los otros, también podían escucharse algunas acusaciones sobre tal o cual incidente, pero cuando parecía que una batalla pokémon iniciaría, Rhike quien junto con Tabita y sus ojos sin pupila eran los únicos que no habían participado en la discusión, alzó la voz –Esto no funcionará, no hay motivos para pelear, cada uno podemos regresar a nuestros hogares y seguir con nuestras vidas– todos callaron, parecían estar de acuerdo con lo declarado por el maestro fuego, sin embargo Tabita se levanto de su asiento y comenzó a flotar al centro de la habitación, y de pronto todos estaban flotando sobre un cielo de nubes negras, en ellas cada quien vio a sus familias desaparecidas, amigos muertos, prometidos o prometidas que jamas volverían, pero, sobre todo vieron el vasto mundo lleno de miedo, amenazado por un ser con un ejercito tan grande y poderoso, que su sombra alcanzaba cada rincón de la tierra, fue entonces que los nueve comprendieron la necesidad de combatir a esa sombra, la necesidad de mejorar el mundo que compartían con sus compañeros pokémon. Las nubes negras se disolvieron en la luz del día y de pronto como si todo hubiese sido un sueño (o quizá lo fue) todos regresaron a la torre de piedra quemada, mientras cada uno de los invitados y el viejo anfitrión se recuperaban de la visión que los había dejado sin aliento, la joven Tabita calló estrepitosamente al suelo, el elegante Nathan quien era un muchacho de cabello castaño claro envuelto en un uniforme color crema y dorado, junto con el siempre sobrio Rhike se apresuraron para ayudar a Tabita, pero ante los ojos de todos en la habitación, un Gengar salio del cuerpo de la joven fantasma, mientras el color de su cabello cambiaba de un brillante plata a un castaño oscuro, sus ojos adquirieron una pupila con un iris color violeta, pero su piel siguió siendo tan pálida como lo era antes. Tabita volteo a ver a Rhike y a Nathan, tomo sus manos y se puso de pie –Les agradezco su ayuda– dijo al fin con una voz suave, pero que era totalmente diferente del susurro que con la que se había presentado –creo que el viejo Leets tiene razón, no podemos permitir que nuestra tierra– dijo esto ultimo con especial énfasis –la tierra de los pokémon, siga agonizando
        – Gracias lady Tabita, lo has expresado bien, entonces ¿qué responden?– Pregunto Leets con un mayor animo, en una mañana que parecía tener un brillo fulgurante.

        Ika Rus

        Comment


        • #5
          Ugh.
          Vale. La premisa es interesante. Tenemos a nueve tipos que aún no sabemos qué van a hacer en una torre quemada (¿Jhoto?).
          Pero tenemos luego una redacción poco labrada y unos personajes que no tienen ninguna explicación de por qué carajos están ahí. Like... "solo somos nueve y tenemos nombres, pero no personalidad".
          No hace falta que diga más ahí. Soph y Onix ya hablaron por mí -w-.

          Pero luego leo el segundo episodio...
          Oh mai gawd (o*w*o)
          ¿Guerras medievales?
          ¿Traiciones?
          ¡OMG, ME ENCANTA LO MEDIEVAL!
          En serio. Quizá no tenga mucha idea de la época (tampoco es que haya buscado obsesivamente sobre ello [?]), pero... hell, con que haya habido una guerra, es suficiente para decir que promete.
          O quizá no... quizá sea... ¿un poco cliché? I dunno, ¿qué tenemos aquí? Un anciano que pide formar una cruzada contra Endo, jóvenes que están destinados a derrocar esa tiranía... hm. No es que sea original, pero con que la trama tenga sentido y esté debidamente ambientado (cosa que aún está por ver) me basta.

          Ahora. Que no todo es un rosal idílico.
          Tengo un grave problema con el formato -_-.
          Get ready.
          ¡¿Cómo, en el nombre del Hélix, puedes permitirte NO
          USAR
          LA
          TECLA
          ENTER?!
          (Me pasé :'oD [?])
          ¿¡Sabes lo MUCHO que me ha costado situarme en la historia con esas pocas separaciones!? Y encima te dicen que te tomes tu tiempo y tu vas y dices "gotta go fast, b*tch!". Venga ya. Y es que encima las frases son excesivamente largas. Demasiadas comas. Me viene todo de golpe. Todo esto parece un balde de agua fría :V.
          Cuando inicies diálogo, al menos pon un espacio chiquitín. No lo pongas con las narración, caray.
          Eh... otra cosa. Las descripciones me vinieron también de golpe. Visto lo visto, pareces que no eres de los que hacen caso a los consejos, ¿no?

          Mira. Voy a decirlo más suave y coloquial, a ver si así...

          Reláaaajate. Tómate una taza de tila, coge un cuaderno, escribe las ideas, cómo está cada personaje, lee varios libros a la intemperie y escribe. Nadie te está presionando aquí. No hace falta que escribas mucho. Solo dejar las cosas claras y con ciertos... adornos. Y como se sienten los personajes y...
          No te frenes a poner una discusión. Podría haber salido algo importante a partir de ahí y nos habría dado alguna oportunidad de conocerlos un poco mejor. Aunque quizá sea yo y mis manías esta vez.
          Hm.

          En todo caso, no ignores los consejos. Sobre todo. Que te los han dado muy buenos ahí arriba. Y tampoco te apresures. No pasa nada porque te dejes un día sin escribir :33.

          Cheerio~!


          Comment


          • #6
            Capitulo 3: Los artefactos de Richard

            Unos segundos pasaron en aquella clara mañana de verano mientras los nueve invitados cavilaban sobre la respuesta que darían a su anfitrión, al final Annie acompañada de su Bagon y Akina, fueron las primeras en aceptar, ambas se sonrojaron al dar su respuesta al unisono. La maestra dragón daba la apariencia de ser una joven ruda, sin embargo ante tal reacción muchos pudieron confirmar que también era bastante sensible y femenina.

            –Mi respuesta, como se habrán dado cuenta es un rotundo: sí– confirmo sonriente Tabita

            Su aura lúgubre que la había caracterizado las primeras horas de la reunión, desapareció cuando Gengar salio de su cuerpo, ahora parecía mucho mas alegre, incluso se había quitado la parca que escondía todo su cuerpo, dejando ver una vestimenta parecida a la de las damas encantadas, con un pantalón de lana en color negro, cubierto en la parte trasera con una media falda que dejaba al descubierto la parte del frente y una blusa negra de mangas anchas, enfundada en un corset también negro.

            –Acepto, pero dudo que esto funcione– aclaro Nathan, el maestro normal
            –Concuerdo con el bastardo de Finssá – dijo Mark, con una sonrisa burlona

            Nathan quien siempre iba acompañado de su Bouffalant, era un joven alegre, conocido como el bastardo de Finssá, por ser hijo ilegitimo de Neil, uno de los mas importantes cancilleres de la ciudad de Finssá (una de las 13 ultimas ciudades que aún no pertenecían al imperio). Por otro lado Mark el maestro eléctrico era alegre y sarcástico, siempre empeñado en ocultar su pasado bajo bromas infantiles y una sonrisa en el rostro.

            –Estoy dentro– dijeron al unisono Seito y Rhike, sin emoción alguna

            Esta vez, nadie se sonrojo, por el contrario, Seito y Rhike se voltearon a ver por unos segundos con miradas que denotaban desagrado.
            A Seito no le agradaban los tipos nacidos en familias de buena posición, de alta cuna como él mismo los llamaba, pues el era un huérfano de bajos recursos, al cuidado de muchos otros niños huérfanos como él, y siempre pensó que los de alta cuna derrochaban dinero, comida y recursos que los huérfanos como él luchaban por conseguir.
            Rhike por el contrario había nacido y crecido en una familia rica, con grandes recursos, tal vez tan grandes como las mentiras escondidas en su familia, mentiras que habían hecho que el mismo Rhike se separa de su clan para ayudar a otras personas, todo siempre con su rostro serio como roca y sus ojos miel que rompían casi a cualquiera.

            Ici era una chica seria de las tierras nevadas del norte, su vestimenta consistía en unas medias de seda azul y un abrigo largo blanco con listones azules en las mangas, bordado en dorado con el símbolo del copo de nieve que era el símbolo de su familia, otrora un clan prestigioso, ahora se encontraba extinto. El bordado lo había puesto su difunta madre.
            Con su mano izquierda Ici jugaba con el bordado, mientras que con la derecha acariciaba uno de los cuernos de su Glalie.

            –También estoy dentro– dijo Ici, después de pensarlo por un buen rato
            –La carta decía que habría una recompensa, que beneficiaría a nuestras familias o nuestro pueblo, pero hasta ahora nadie ha dicho nada al respecto– comento impaciente Gish volteando a ver a todos
            –Siento, haberles mentido al respecto– dijo Leets cambiando de mano su bastón
            –Aunque en realidad no mentí del todo, verán la recompensa no es monetaria, sin embargo por llevar a cabo esta importante misión la recompensa será la libertad de esta tierra y por supuesto esto beneficiara a sus familias y sus pueblos.

            Parecía que Gish había sido el único en no captar la metáfora del mensaje que habían recibido en las cartas que los nueve Murkrow habían entregado una semana atrás, no era raro que Gish pensara que la recompensa se trataba de dinero, de todos los presentes, él era el más joven y si bien era un asaltante y maestro veneno habilidoso, no tenia mucha noción de lo que hacia, pues había iniciado su carrera “criminal” debido a leyendas como el bandido de la hoja ó Hermes el del Hippowdon gigante.

            –Mmmm pues en ese caso, también estoy dentro– dijo al fin Gish con mayor entusiasmo
            –Es bueno, saber que todos cooperarán para formar este equipo y enfrentar los peligros que se avecinan– señalo Leets con un suspiro de alivio

            Los invitados parecían menos tensos cada minuto que pasaba, algunos habían estado caminado por la habitación, otros se encontraba recargados en los muros manchándose sus ropas con tizne, pero las únicas que se hablaban entre si eran Annie y Akina un tanto tímidas, ambas parecían haber congeniado después de todo el alboroto y la discusión.

            El rechinido de una puerta sin aceitar, provoco que todos voltearan hacia una habitación de donde salio un hombre de unos 40 años de pelo negro salpicado de gris, vestido con ropa de terciopelo en color purpura con el símbolo de un sol dorado.

            –El es mi viejo amigo el profesor Richard– comento Leets
            –Buen día a todos, como ya les dijo Leets soy el profesor Richard, voy a entregarles unos objetos y les explicare que y para que son

            El profesor se apresuro a entregarles a cada uno, una bolsa con seis esferas que tenían alambres por todos lados.

            –Estos peculiares artefactos son creación mía, las llamo pokébolas y sirven para capturar pokémon dentro de ellas
            –los pokémon ya nos acompañan por su voluntad, entonces ¿De que nos servirían estos artefactos?– se apresuro a preguntar Mark
            –Jamas he conocido a una persona que esté acompañada de mas de 3 pokémon, es bastante difícil conseguir que un pokémon te tenga aprecio para que te acompañe, sin embargo, cada maestro siempre va acompañado por un pokémon al menos. Esto puede cambiar y puede ser un buen cambio si se usa correctamente, me refiero a que van a combatir contra un ejercito que los superará en número, pero si cada uno de ustedes pudiera tener 6 pokémon consigo sin que su marcha se viera retrasada debido a lo voluminoso del grupo, bueno, tendrían la oportunidad de equilibrar las cosas en el campo, eligiendo que pokémon desean utilizar para cada batalla
            –Otro punto importante, es que, aunque sé muy bien que cada uno es un maestro pokémon especializado en un tipo concreto, me gustaría que pudieran capturar y entrenar pokémon que no son del tipo que acostumbran, verán, durante la guerra de los 10 años la orden utilizaba solo pokémon tipo acero, creíamos que debido a sus cuerpos duros y rígidos serían invencibles, pero nos equivocamos, los ejércitos del norte tenían poderosos maestros fuego y los del sur tenían maestros eléctricos, así que a pesar de que logramos terminar con la guerra, debido a este error solo dos miembros de la orden sobrevivimos.
            –Estamos seguros que la nueva orden de las plumas de hierro ahora utilizan pokémon de distintos tipos, debemos estar preparados– concluyó el profesor
            –Entonces, así lo haremos– dijo Rhike, sin emoción alguna en su voz
            –Bien, si está todo claro les invito a descansar aquí en la torre mañana hablaremos sobre los planes que tenemos y podrán comenzar con su misión– dijo el anciano anfitrión.

            Una noche sin luna visible callo por fin y solo dos de los nueve invitados durmieron de verdad.

            Ika Rus

            Comment


            • #7
              Capitulo 4: El plan

              Una parvada de Pidove voló sobre la antigua torre quemada, que en algún tiempo sirvió como refugio para gente sin hogar en la guerra de los 10 años. Ici se levanto al escuchar el aleteo de los Pidove, y se dio cuenta de que solo las mujeres se encontraban aún dormidas en el interior de la torre, entonces, sin hacer ruido, se encamino junto con su Glalie al balcón y se dio cuenta que los hombres excepto por Leets el viejo anfitrión y el profesor Richard, se encontraban en el corral a los pies de la torre junto con sus pokémon platicando, aunque el que más hablaba era Gish los demás se limitaban prácticamente a escuchar o decir algún comentario.

              –Así que por fin están hablando– Dijo Tabita a espaldas de Ici

              Ici se sorprendió, pues no se percato de que alguien se hubiera levantado y caminado hacia el balcón, y la verdad era que Ici no se sorprendía fácilmente, sin embargo parecía ser que el sigilo y los trucos espeluznantes eran la característica distintiva de la joven fantasma.

              –Sí, en realidad el tipo veneno es el mas animado, los demás solo lo escuchan, ven si quieres oír que dicen
              –Bien, será interesante– respondió Tabita, animosa
              –Imagínenlo, seremos unas leyendas, como Hermes el del Hippowdon gigante– Dijo Gish
              –Muerto– fue lo único que dijo Mark con gracia e ironía

              Pero Gish continuó sin tomarle demasiada importancia

              –El jinete de fuego ó mejor aún, una leyenda mucho más reciente el bandido de la hoja

              Rhike y Seito se voltearon a ver por unos segundos

              –¿El bandido de la hoja? jamas había oído hablar de el– dijo Nathan el maestro normal
              –No es posible, bueno el bandido de la hoja se dedica a asaltar diligencias de los soldados del imperio, dicen que solo ha fracasado una sola vez en un asalto– contestó Gish algo incrédulo.

              Desde el balcón de la torre, fueron llamados para el desayuno y la reunión que tendrían con su anfitrión para discutir los asuntos de la misión.
              Todos subieron con uno de sus pokémon, Gish con su Weezing, Nathan y su Persian, Rhike con Blaziken, Mark con Electivire, y Seito con su Serperior.
              Al llegar a la sala ya los esperaban las jóvenes quienes ya estaban desayunando y sus dos anfitriones

              –Veo que aún no usan sus pokébolas, esperen les mostraré que no es incomodo para sus pokémon– aclaro Richard sacando un Murkrow de una pokébola.

              Todos, sin excepción, se sorprendieron cuando la pokébola lanzo un destello de luz y de ella salio un pokémon

              –Lo ven no tienen nada que temer, son bastante seguras
              –¿Y como debemos usarlas?– Pregunto Annie mientras acariciaba a su Bagon
              –Para capturar a un pokémon tienen que debilitarlo y arrojarle la pokébola al cuerpo, sin embargo para los pokémon que los acompañan no necesitan debilitarlos por que ellos los siguen por su propia voluntad, así que solo deben arrojarles su pokébola, y para sacarlo en una batalla solo deben arrojar la pokébola al suelo como acaban de ver con Murkrow.
              –Bien, intentémoslo– dijo Akina con un suspiro

              Akina la dulce maestra volador, tomo una de sus seis pokébolas y se la lanzo a su Fearow, una vez mas, del extraño artefacto redondo salio una brillante luz y de pronto Fearow había desaparecido, la pokébola cayó al suelo y comenzó a agitarse por unos segundos hasta que se quedo quieta y Akina levanto la pokébola del suelo. El resto siguieron su ejemplo y capturaron a sus pokémon.

              –Perfecto, ya saben como usarlas, ahora pasaremos al tema principal– Dijo Leets caminando con su bastón
              –Bien, ¿cómo iniciaremos nuestro ataque contra el imperio?– Pregunto Seito
              –Como bien saben solo 13 ciudades han resistido hasta ahora, si queremos liberar al mundo de la tiranía de Endo y la orden, no podemos ir a atacarlos directamente esperando ganar, lo que debemos hacer es ayudar a liberar ciudad por ciudad y entrenar e inspirar a las personas de estas ciudades o pueblos para que ellos mismos representen una resistencia y nos ayuden en esta rebelión.
              –Ir ciudad por ciudad nos tomara años– sentenció Gish con impaciencia
              –El viejo tiene razón, nosotros nueve podremos tal vez ser fuertes, pero no podemos solos contra todo el imperio, así que si las personas se ayudan a si mismos mientras nosotros les damos un pequeño empujón y lideramos la rebelión, sera un poco más fácil– Dijo Rhike sin emoción en su voz, clavando su mirada de ojos de miel en la nada

              El resto comenzó a analizar lo que Leets y Rhike habían planteado. Akina enfundada en un vestido azul cielo, le dijo algo al oído a Annie, mientras Ici levantaba una ceja volteándolas a ver.

              –¿Están de acuerdo con la forma de iniciar esta rebelión?– pregunto Leets con cansancio en su voz

              Todos asintieron, aunque no todos de muy buena gana

              –Entonces, el pueblo mas cercano, es Duril, un pueblo no muy grande bajo el control del ejercito del imperio, si lo liberan les servirá para tomar confianza como equipo.

              Duril era un pequeño pueblo situado a unas 300 ruedas de la torre, su población no era mucha, la mayoría de sus habitantes eran soldados del ejercito quienes estaban bajo las ordenes de un tal general Topper.

              –Parece un buen inicio– dijo el bastardo de Finssá, alegremente

              Todos asintieron con la cabeza, y se dispusieron a preparar sus cosas, tiendas de campaña, bolsas de dormir, rellenar sus odres con agua, y guardar el resto de sus pokémon dentro de sus pokébolas. Cada uno bajó por las estrechas escaleras de la torre quemada.

              –Me alegra ver que han adquirido este compromiso, estoy seguro que no defraudarán a este mundo– Dijo Leets mostrando una sonrisa que torció su barba

              Pero nadie habló

              –Una ultima cosa, tomen necesitaran dinero para comida y suplementos, así que adminístrenlo bien, y tomen también este mapa, solo incluye la zona norte del imperio, así que tendrán que conseguir otro para la zona sur, ahora salgan a su misión

              El cielo empezó a tornarse naranja, el sol empezó a ponerse en el horizonte y los nueve extraños invitados se marcharon con rumbo a una trágica aventura.

              Comment


              • #8
                Capitulo 5: El bandido de la hoja

                El viaje hasta Duril duro 5 dias, la travesía no fue para nada como el joven maestro veneno había imaginado, luchando contra enemigos en el camino, salvando doncellas en peligro y conquistando sus corazones. En lugar de todo ello, el viaje se limito a caminar por horas, fuera de los caminos principales para evitar llamar la atención, conseguir bayas para comer y leña para las fogatas, armar el campamento por las noches y levantarlo por las mañanas. Los nueve no eran personas muy platicadoras así que no hubo mucha charla durante el viaje. Gish se moría por saber más sobre sus compañeros pero a cada pregunta personal que Gish les hacía, la mayoría se limitaba a responder lo necesario, eso sin contar a Rhike, quien solo solía decir: si ó no.

                En la madrugada del quinto día, antes de que el sol saliera los nueve maestros pokémon habían llegado hasta una colina escondida por arboles bastante altos, desde ella se lograba ver el pequeño pueblo de Duril, éste tenia tres puentes que colgaban sobre un río que atravesaba el pueblo de este a oeste, había tres muros completos y uno, el principal, que se caía a pedazos. Los muros rodeaban el pueblo entero y a la entrada, donde estaba el muro mas débil, había una caseta controlada por los soldados del imperio.

                –Es hora de hacer un plan de ataque – Dijo Ici mirando a todo el mundo con sus ojos marrón
                –Lo siento mi lady, pero no entiendo para que necesitamos un plan, si podemos ir ahora que todos están dormidos y atacarlos– Respondió Gish con la impaciencia de siempre

                La mayoría se impacientaron ante el comentario de Gish, todos estaban conscientes de la necesidad de tener un buen plan de ataque.

                –Escuchen, este sera nuestro plan....– alcanzo a decir Rhike, antes de ser interrumpido
                –Espera un minuto, mi lord, quien dijo que tu deberías hacer el plan– Interrumpió Mark diciendo el “mi lord” con su clásico tono sarcástico
                –Cállate y déjalo hablar– contesto Nathan el maestro normal
                –Como decía...– continuó Rhike sin emoción, como si nada hubiera pasado –El grupo se dividirá en tres equipos, el primer equipo se encargara de entrar por el muro sur y colocar trampas a lo largo y ancho del pueblo, los emboscaremos dentro de sus propios muros. Los integrantes de este equipo son Akina, Mark, y Tabita será la líder, Akina y Mark pasarán el muro volando y Tabita podrás entrar flotando como lo hiciste en la torre, no llamen la atención, todo debe ser con cautela absoluta, una vez dentro de Duril, los tres se dirigirán hasta los puentes y cortaran la cuerda de un peldaño, dejen un extremo atado al puente y el otro que caiga y toque el agua en el río, después de haber hecho esto, irán al centro del pueblo justo donde se encuentra la fuente que se ve ahí– señalo con un dedo a lo lejos, en el pueblo– dentro de la fuente dejen el resto de nuestras pokébolas, estos artefactos son nuestra mayor ventaja, nadie sabe de su existencia, así que no debemos mostrarlas para nada, esta parte del plan es para intimidar al enemigo. Por ultimo deberán ir a esconderse hasta mi señal para el ataque. ¿Están de acuerdo?

                –Si– contestaron al unisono Mark, Akina y Tabita

                –De acuerdo, continuemos, tres horas antes del amanecer, una diligencia con dos carros del ejercito entran a las ciudades o pueblos para entregar provisiones, correspondencia y otras cosas. El segundo equipo se encargará del asalto a estos carros, en términos generales, los asaltarán, tomarán a sus ocupantes como rehenes y los meterán dentro de los contenedores de los carros y cambiarán ropas con los conductores y de esta manera entraran a la ciudad, una vez dentro y cuando inicie el ataque los integrantes de este equipo se encargaran de proteger a los ciudadanos, sin pelear a menos que sea necesario.
                Los integrantes de este equipo son: Gish, Nathan y Seito será el líder

                –No– Dijo Gish– no me parece justo, yo me he dedicado por algún tiempo al asalto y lo he hecho bien, creo que yo debería ser el líder, no veo por que Seito tiene que serlo

                –No vuelvas a interrumpirme otra vez niño– contesto Rhike molesto, apretando la mandíbula– no hay mucho tiempo antes de que la diligencia llegue, así que te lo diré una sola vez, tu eres solo un niño idiota, con algo de suerte y con la orientación adecuada lograrás ser un verdadero maestro pokémon, ahora, ¿Sabes quien es Seito?– no hubo respuesta– resulta que Seito es el héroe del que tanto has hablado, él es el Bandido de la hoja, su leyenda es cierta solo ha fracasado una sola vez en un asalto, así que por eso el será el líder.

                Gish abrió tanto sus ojos que parecían platos en el medio de su cara gris.

                –Gracias al niño, ahora no nos queda mucho tiempo así que el ultimo equipo estará conformado por Ici, Annie y yo como líder, cuando el equipo de asalto este listo, nosotros tres apareceremos a la entrada y confrontaremos directamente a los guardias, seremos un sello no dejaremos que nadie escape, entonces daré la señal para que inicie el ataque, ahora tenemos que irnos cada quien a su puesto

                –Una duda, solo hablaste en términos generales ¿cómo sabremos que hacer cuando inicie el ataque?
                –El resto del plan lo conocen los lideres de cada equipo, ellos se encargaran de decirles el resto, por ahora no hay tiempo.

                Tres y media horas antes del amanecer, las ruedas de los carros tirados por pokémon, se escuchaban a lo lejos, Gish no podía dejar de temblar de la emoción, de su primer ataque y de estar con una de sus leyendas favoritas, el bandido de la hoja.
                Los carros llegaron al fin y Seito moviendo dos dedos dio la orden, Gish bajó su gorra de lana con la cual se cubrió el rostro entero dejando a la vista solo sus ojos, por otro lado, Seito se subió el pañuelo color olivo hasta la altura del tabique de la nariz, cubriendo la mitad de su rostro. Entonces el asalto inicio, Weezing cubrió la zona con una nube toxica, Gish y Seito se adentraron en la nube, los conductores no tuvieron oportunidad cayeron inmediatamente de los carros, pero los tres pasajeros restantes lograron salir de la nube cubriéndose la nariz con el dorso del brazo.

                –Pidgeot, vuela esta nube con una ráfaga de viento– Ordenó uno de los pasajeros

                entonces del interior de uno de los carros, salieron los pokémon de los pasajeros entre ellos el Pidgeot que tenia la misión de despejar la nube toxica de Weezing.
                La ráfaga fue tremenda, la nube voló en unos segundos y los tres pasajeros por fin vieron a dos de sus asaltantes.

                –Somos tres contra dos, esto será fácil– advirtió otro de los pasajeros

                Las tres personas que iban en la diligencia tenían como trabajo proteger el cargamento, y eso era lo que estaban dispuestos a hacer, todos ellos eran soldados del ejercito por lo que vestían con la ropa oficial de los soldados, con pantalones negros, casco y peto de hierro.

                –A tu posición– le grito Seito a Gish

                se colocaron separados uno del otro con Serperior y Weezing frente a ellos, mientras sus tres contrincantes se dispusieron todos en linea frente a ellos, al estilo clásico de cualquier batalla pokémon. Los pokémon de los soldados eran un Pidgeot, y dos Graveler, los otros dos pokémon estaban atados a los carros pues eran quienes los tiraban, éstos eran dos Gogoat.

                –Graveler usen ruedo
                –Weezing contraataca usando ruedo también

                Los Graveler rodaron juntos y fueron a impactar al Weezing de Gish, el choque fue impresionante los tres pokémon salieron volando, y mientras estaban en el aire sin poder controlar su movimiento uno de los soldados aprovecho para dirigir a su Pidgeot

                –Ahora Pidgeot vuela y ataca a ese Weezing
                –Terminemos esto... –Grito Seito– Serperior usa rayo solar
                –Hiperrayo Persian –Grito Nathan a espaldas de los soldados

                Los soldados se sorprendieron y voltearon a ver a su nuevo rival, mientras tanto, Gish aprovecho para regresar a su Weezing a su pokébola, sin que sus enemigos se dieran cuenta. Entonces los rayos de Serperior y Persian se cruzaron en el cielo e impactaron a los dos Graveler y a Pidgeot, estos se desplomaron y cayeron con un estruendo en la tierra.

                –Serperior usa atadura de lianas en los tres soldados

                los tres soldados intentaron correr, pero Serperior fue mas rápido y en medio minuto estaban todos en el suelo atados. Entre los tres miembros del equipo de asalto, subieron a los conductores y a los tres soldados al interior de los carros y liberaron a los Graveler y al Pedgeot. Entonces se pusieron en marcha hacia el pueblo.

                –Seito tengo una duda, ¿Cómo hiciste para que Serperior pudiera hacer un rayo solar sin absorber energía del sol?
                –Jajajajaja... si esto termina bien y sobrevivimos a nuestro primer ataque, te contaré como hice ese truco– dijo Seito riéndose

                Era la primera vez que oían reír al bandido de la hoja, pero no sería la ultima.

                Ika Rus

                Comment

                Working...
                X