Anuncio

Collapse
No announcement yet.

El Boom del tiempo (Como se utiliza el tiempo en diversas novelas)

Collapse
X
  • Filter
  • Hora
  • Show
Clear All
new posts

  • Guía El Boom del tiempo (Como se utiliza el tiempo en diversas novelas)

    Antes que nada, hay que dejar en claro que es esto llamado tiempo. Si se busca una definición, lo más probable, es que se lo defina como:
    La dimensión física que representa la sucesión de estados por los que pasa la materia
    En sí ésta es la definición de tiempo, el problema es que la definición posee varias palabras complicadas, de las cuales lo más probable el lector no esté acostumbrado a oír. Por eso mismo, analizaremos esta definición lo más posible para poder entenderla mejor.
    Lo primero es entender que es la dimensión física. La dimensión vista desde la física es una magnitud que, junto con otras, sirve para definir un fenómeno físico. Entonces surge el siguiente interrogante, si se lo define como una magnitud para definir un fenómeno físico ¿Qué es una magnitud y que es un fenómeno? Se define magnitud como una propiedad de los cuerpos, algo que los mismos poseen, para poder ser definidos. Y fenómeno, como una manifestación de una actividad.
    Por lo tanto la definición pasaría a ser la siguiente:
    El tiempo es una propiedad que, junto con otras, sirve para definir una manifestación, la cual representa la sucesión de estados por los que pasa la materia.
    Con esto la definición ya está por la mitad, ya que aún quedan palabras como sucesión de los estados y materia, las cuales aún son desconocidas para varios. Por lo tanto, hay que continuar aclarándolas. La sucesión es venir inmediatamente detrás de otra cosa en el espacio. Estado es situación o modo de estar. Materia es la parte material o física de la realidad.
    Entonces, substituyendo:
    El tiempo es una propiedad que, junto con otras, sirve para definir una manifestación, la cual representa el venir inmediato, de los modos de estar, por los que pasa la parte física de la realidad, detrás de otro estado, en el espacio.
    En pocas palabras, esa es la definición de tiempo. Se puede ver como en la misma queda una última palabra sin resolver: espacio. El motivo de esto es que si definiéramos espacio, definiríamos la relación de tiempo-espacio, y nos iríamos por las ramas, llegando a la teoría de la relatividad, y ese no es el objetivo que nos hemos planteado, por lo que lo dejaremos aquí.

    Lamento el choclo, pero me parecía necesario aclarar estas cosas antes de comenzar con lo verdaderamente interesante.

    Entonces, ahora lo que sigue es mostrar las distintas formas en las cuales se usa este recurso.


    Como herramienta literaria (Crónica de una muerte anunciada)
    En primer lugar, y como será usual en este tema como en los otros, aclararemos las dudas para aquellos que no hayan leído las novelas.
    Crónica de una muerte anunciada es una novela escrita por Gabriel García Márquez, publicada en 1981. La misma comienza con la muerte de Santiago Nasar a manos de los gemelos Vicario. Una vez ocurrido el asesinato la historia se pausa, y se vuelve un tiempo atrás, con el fin de justificar el porqué de dicho asesinato, qué fue lo que llevó a este desenlace.
    Lo particular de esta novela no es su contenido, tampoco que se basara en un hecho real, sino que lo particular de esta novela es el hecho de que comienza con el desenlace, comienza con el final, para luego cortarlo y volver al comienzo. En esta novela se puede ver como Márquez desafía el tiempo lineal común de las historias y lo corta, con tal de darle al lector una misión distinta que llegar al final. Lo que le encomienda al lector, al revelarle el final, es el saber y entender cómo es que se llega a dicho final, dejando de importar su desenlace y dándole un mayor significado a su contenido, y todo esto solo contando el final.
    Ya dijimos antes que el tiempo es una propiedad, pero es en estos casos en los cuales pasa a ser también otra cosa, una herramienta. Esta herramienta no tiene otra finalidad más que la de dar al lector, espectador, entre otros (despendiendo cual sea el caso), un sentido de curiosidad y sorpresa. Por una parte está la curiosidad de saber el porqué de ese suceso, el porqué de ese final ya sea bueno como malo, y por el otro también está la sorpresa de poder ver el desenlace de la historia sin haberla visto.
    Una de las cosas buenas que esto trae consigo, es que quien lea esta novela, tendrá la misma sensación ya sea la primera como la segunda o la tercera vez, ya que quien quiera leer nuevamente
    una historia como ésta, no lo hará por el final sino por su contenido, la misma razón por la que la leyó la primera vez.
    Esta herramienta no la ha usado solo Gabriel García Márquez, también se la puede ver en películas tales como Megamente, la cual comienza con el protagonista cayendo de una gran altura; Sin Límites, en la cual se comienza viendo como el protagonista se encuentra al borde del suicidio; e incluso Memento. “Viaje a la semilla”, también se podría presentar entre estos ejemplos, pero la misma tiene una particularidad por la que no hemos querido mezclarlas y la analizaremos a continuación.


    Orden cronológico temporal (“Viaje a la semilla”)
    “Viaje a la semilla” es un cuento, escrito por Alejo Carpentier, publicado en 1956 junto con “Semejante a la noche” y “El camino de Santiago”. En el mismo se cuenta la historia del último habitante de una casa, llamado Don Marcial, comenzando después de su muerte, en la demolición de la casa, y terminando antes de su existencia.
    Lo interesante de este cuento es que está escrito en sentido regresivo, entre otras palabras, con una línea de tiempo dada vuelta que va en reversa, por lo que todos los verbos y todas las acciones, están al revés. Este hecho dificulta seriamente su lectura, pero una vez que esto se descubre es ampliamente gratificante leerlo otra vez.
    Otro de los puntos a remarcar, es el cómo está presente la línea de tiempo en este cuento. Comienza con el final, yendo en reversa hasta el punto primero en el que la casa aún no había sido creada, pero una vez llegado a este punto, vuelve al comienzo, unos minutos antes de la demolición. Cuando esto sucede el tiempo se restaura, yendo para adelante, pero se produce un cambio en la contraparte del tiempo, el espacio: el terreno de la casa, el cual había vuelto a ser el de antes de su construcción, se mantuvo así, haciendo imposible su demolición, y creando un futuro distinto.

    Lo bello de este fenómeno, es que lo presenta de forma natural, como si en realidad hubiésemos vivido incontables realidades adversas, las cuales fueron cambiadas por fenómenos naturales en el continuo espacio tiempo, y los cuales llevaron a que la realidad de hoy día no fuera otra. Algo con lo cual pensar…
    A la hora de pensar en otra historia que en la que se altere el orden cronológico temporal, la película Memento es la mejor opción, debido a que presenta la historia también en reversa pero con intervalos de 5 minutos. No debe confundirse este fenómeno con el de otra película muy vista: El extraño caso de Benjamín Button ya que en ella la existencia de una enfermedad provoca la interacción contraria del cuerpo al tiempo. En cambio, en “Viaje a la semilla”, se presenta directamente una interacción de la misma línea de tiempo.


    La perspectiva sobre el tiempo (El coronel no tiene quien le escriba)
    El coronel no tiene quien le escriba, es una novela escrita por Gabriel García Márquez, publicada en 1961. La misma trata sobre la vida de un hombre, el coronel, el cual espera viernes tras viernes, una carta informándole que recibió su pensión por haber servido en su juventud a las fuerzas armadas. Pasado ya un tiempo, su hijo es asesinado, por lo que hereda de él un gallo de pelea. En esos momentos la situación económica del coronel y de su esposa era muy mala, por lo que deciden vender el gallo, al cual le tenían poca fe para ganar una riña. Finalmente el coronel no lo vende, y ante los reproches de su esposa termina la novela.
    Lo que nos llamó el interés de esta obra, la razón por la que la destacamos, es por la forma en la que fluye el tiempo en la misma, y cómo la forma en la que está escrita, puede llevar a pensar al lector, con distintas velocidades.
    El tiempo puede fluir de distintas formas en una historia, esto es acorde a qué acciones ocurren en la misma, y acorde a qué se le hace énfasis. En El coronel no tiene quien le escriba, en un comienzo el tiempo es rápido, de una forma un tanto fugaz deja pasar quince años de espera. Después de esto, el pasar del tiempo se vuelve más lento, se hace más énfasis en la descripción de las cosas que ocurren y esto lleva a una lectura más ralentizada, provocando en el lector la sensación de que cada día pasa más lento.
    Tanto así en la obra como en la vida, acorde a nuestras acciones, el pasar del tiempo, la perspectiva que tenemos sobre el mismo, se puede volver más fugaz como más lento, ocupamos este espacio para hacer énfasis a eso, a que cada persona dependiendo de qué lea, dependiendo de qué haga puede llegar a ver pasar el tiempo de distintas formas. Se dice que cuanto más felices estamos, más rápido pasa el tiempo, que los momentos felices duran poco, pero la verdad, es que eso se debe a otra cosa. Esa relación se debe a que cuando se está feliz, uno se deja llevar sin
    importar cada acción que realiza y disfrutando el momento. Pasa lo contrario en el resto de los casos en los que se piensa cada acción y cada cosa, por no tener nada mejor que hacer. Para algunos, cuanto más se está concentrado, más lento le pasará el tiempo, y para otros será viceversa, todo depende de las emociones.
    Esta relación, también es distinta para cada persona, dependiendo de lo que uno haga, le puede pasar el tiempo más rápido que a otro. Un claro ejemplo de esto, es que si uno lo piensa, en la obra en cuestión, esto también fue una realidad. El tiempo que paso el hijo del coronel mientras moría debió de ser mucho más lento que el del coronel esperando su carta, ese simple instante debió de ser una eternidad para el joven, mientras que el coronel solo vio pasar unos segundos.
    Cabe destacar que esto puede ser visto en cualquier obra. Se eligió El coronel no tiene quien le escriba porque lo ejemplifica de una excelente manera, pero si se analiza, podrán verse casos similares en las demás obras en cuestión.


    La presencia del tiempo (Como agua para chocolate)
    Como agua para chocolate es una novela de 12 capítulos (un capítulo por mes) escrita por Laura Esquivel, publicada en 1989, y habiéndose filmado una película con el mismo nombre en 1992. Narra la historia de una joven enredada en la tradición donde la hija menor debe cuidar a la madre, y condenada a ver como el hombre al cual amaba se casa con su hermana mayor. Finalmente la boda no se realiza y la madre muere, dejando a la protagonista Tita la libertad de hacer lo que quiera con su vida. En el último capítulo cuando está a punto de obtener todo lo que ella quería a manos del hombre que amaba, éste muere de un infarto, lo que la lleva a suicidarse. Cabe destacar que la historia está escrita como un libro de recetas de cocina, teniendo un plato por mes y por ende una historia por mes.
    Lo importante de esta historia es el hecho de que la misma esté dividida en meses, y la presencia que toma el tiempo al estar escrita de esta manera. Comúnmente en una historia, el tiempo es algo que pasa, algo que está constantemente pero de lo que nunca nos damos cuenta. En Como agua para chocolate, el caso es otro, el tiempo sigue estando constantemente, pero acá si es percibido por los personajes, y por ende por los lectores.
    Por lo general el tiempo tiene una presencia tenue, sin crear cambios en la historia, dejando que ésta transcurra, pero en esta obra esto cambia. El tiempo juega un rol muy importante, castigando a la protagonista permanentemente. Primero la castiga, teniendo que utilizarlo en cuidar a su madre y no en su amor. Después la sigue castigando, desperdiciándolo en preparar la comida para una boda que nunca se llevó a cabo. Y al final la sigue castigando, al demostrarle a la protagonista, que su límite ya había llegado y que por culpa del uso que le había dado, ya no lo tendría para disfrutar con su gran amor.
    Lo que demuestra esta obra, es como el tiempo puede llegar a ser cruel, y como nunca hay que desperdiciarlo, puesto que uno siempre se puede llegar a arrepentir de esto.
    Este tema de la presencia que tiene el tiempo en todo, también puede ser visto en la película Lucy, al igual que en El precio del mañana, donde el tiempo de vida es la moneda con la que se adquieren todas los bienes necesarios para la subsistencia.

    Si les gusto el contenido, o están interesados en algo con respecto al tiempo, puedo dejarles algo mas que tengo preparado acerca de hipótesis sobre lineas temporales. No lo deje aca sobre todo para no hacerlo aun mas largo y por mi falta de fe a que sea un tema de interés. Aun asi a mi me interesa y lo dejo para el publico.
    Last edited by Smile; 16/08/2016, 04:39.


    La lanza forjada, con mil años de trabajo arduo.
    La lanza que surcó los cielos, y acabó con la tiranía de los poderosos.
    ¡Millenium Lónginus!

Working...
X