Anuncio

Collapse
No announcement yet.

The DrabbleDex

Collapse
This is a sticky topic.
X
X
  • Filter
  • Hora
  • Show
Clear All
new posts

  • #31
    Eevee
    El creador del universo y del mundo en el que vives pensó en ti como el ser más especial de todos, pensó en ti como alguien a quien la apariencia no lo define todo, pero si define su fuerza de voluntad, alguien a quien el Agua, el Fuego y Electricidad tratan como a su mejor amigo, alguien que pese a tratar a la Obscuridad como una hermana no lo cataloga como alguien maligno, alguien que sigue la Luna para encontrar el camino, alguien que la Madre Naturaleza eligió para cuidar de ella, alguien que los Vientos del Norte eligieron para trazar su destino, finalmente eres ese alguien que es capaz de interpretar de la forma más perfecta y hermosa el amor de uno por otro para poder transformarse y ser feliz.
    Terminal Global
    Guarderias | Intercambios | Eventos


    ACADEMIA

    Comment


    • #32
      Gyarados



      Un gran estruendo se escucha por todo el lugar, junto con una gran masa de agua que sale despedida en todas las direcciones. Una enorme criatura aparece delante de sus ojos, luce furiosa y no era para menos había interrumpido su descanso.

      Su largo cuerpo esta cubierto con escamas rojas que brilla como rubíes, sus ojos fríos miran con desprecio todo que lo esta debajo de ellos, sus fauces permanecen siempre abiertas exhibiendo sus afilados y mortíferos dientes a la espera de engullir a su siguiente víctima.

      De repente sus ojos se posan en la pequeña figura que luce perdida, asustada y temblorosa en la orilla. Sus ojos están rojos, hinchados y dos lagrimas se deslizan por su pálido rostro como dos surcos de agua, su largo cabello negro esta desordenado se mueve a causa de la fría brisa de la mañana, la pequeña niña esta aterrada, sabe que su fin esta cerca y llora aun más fuerte al pensar en eso.

      La bestia mira a la niña y se ve reflejado en ella, recuerda cuando solo era un pequeño he insignificante ser que vivía con el constante temor de que la mañana siguiente fuese el último de sus días. No puede hacerlo, aunque ella lo halla despertado, no puede hacerle daño, su conciencia recién descubierta no se lo permite.

      Gyarados se inclina lo más cerca posible a la niña y le brinda su consuelo por el resto del día.

      I am nobody, but nobody is perfect, therefore I am perfect.

      Comment


      • #33
        En las profundidades del mar



        Las profundidades de los mares guardan las bestias más despiadadas, barcos cuyos paraderos son inciertos, tragados por el siniestro mar. El oleaje, golpeando los costados de los barcos, los vientos llevando a su destino a las enormes embarcaciones y el ver el bello volar de los pelippers y wingulls en el hermoso azul del cielo.

        El capitán Aguazul, un señor de grande barba grisácea y de un traje azul tan oscuro como el manto nocturno, siguiendo su instinto de aventura, surca por los siete mares en busca de los más preciados tesoros. Se ha hecho de un mapa cuya información lleva a un tesoro de alto valor, un mapa buscado por muchos, pero igual temido por otros, ya que este, lleva a un lugar conocido como el “Valle de las penumbras”, donde es muy complicado navegar, no solo por las terribles tormentas que siempre están presentes, sino por la abundancia de rocas y remolinos inesperados que ahí se encuentran, aunque lo peor, es que, según lo que la gente cuenta, hay una vestía que arrasa con los barcos que se atreven a ingresar en aquel sitio, sin embargo, nadie ha salido vivo como para contar lo sucedido, los barcos entran, pero nunca salen del valle de las penumbras.

        El capitán Aguazul ha tomado la decisión de ir por el tesoro del valle de las penumbras, el tesoro del famoso pirata Barbatoxica, un antiguo pirata respetado por sus increíbles estrategias e increíble facilidad para controlar a los pokemon de tipo veneno, ha guardado sus tesoros en la isla que se encuentra en el centro de tan terrible lugar.

        Las olas moviéndose de un lado a otro, sacudiendo al enorme barco, la tripulación desesperada intentando izar las velas para mantener el control de la embarcación, ya se encontraban dentro de aquel temido lugar. La desesperación de cada persona se hacía mostrar en sus caras, la tormenta era demasiado fuerte, el capitán Aguazul, desesperado sin saber qué hacer, teniendo el peligro de chocar con aquellas filosas piedras del camino que advertía el viejo mapa, pensaron que era un camino fácil, pero estaban equivocados, el mar es un lugar engañoso. Las plegarias de los marinos se hacían escuchar como si de un cántico se tratase, pidiendo piedad, rogando, anhelando que la tormenta se acabe.

        Después de un tiempo la tormenta paró, el mar se mantenía tranquilo, como si los dioses hubieran escuchado sus plegarias, se escuchaban los gritos de alegría de todos los tripulantes, soltando suspiros de alivio y risas de regocijo, pero, aquella tranquilidad duró muy poco, las negras nubes aún se mantenían en el cielo, los truenos y rayos resonando como gritos. El mar se empezó a comportarse de manera extraña, un pequeño hundimiento en el mar llamó la atención del capitán, se empezaba a formar un remolino, intentando llevarse consigo al barco, la tripulación gritaba de miedo, su muerte era inminente, el mar se los quería tragar, el mar cobra venganza, el mar pedía sus espíritus.

        Algo golpeó de manera fuerte uno de los costados del barco, sacudiendo de manera brusca la embarcación, el temor de los tripulantes aumentaba, sin embargo, el golpe no podía ser de una piedra, no había ninguna en los alrededores de donde ellos se encontraban. Nuevamente se sintió un fuerte golpe, esta vez con más fuerza, del agua salió una especie de tentáculo tomando de manera sorpresiva a los marineros, ¿será la bestia que todos decían? se preguntaban los marineros. Los tentáculos rodeaban el barco, el crujir de la madera preocupaba a los tripulantes, el peor de los miedos se hacía realidad, el mar reclamará sus almas.

        El barco se quebrantaba, poco a poco el barco era hundido, aquella enorme calamar arrastraba a las profundidades la embarcación.

        Lo tuve frente a mí, aquel animal de largos tentáculos, era un Tentacruel de un tamaño colosal, el doble de largo que nuestro barco, esos ojos rojos ardiendo como el metal a altas temperaturas, ojos llenos de ira y rencor. Sentí como tomaba mi pierna, intentaba arrastrarme hasta la profunda fosa marina, el oscuro abismo, intentaba soltarme, pero, él era más fuerte que yo, el sentimiento de desesperación inundaba mi ser, pero poco a poco perdía las fuerzas, todo se empezaba a nublar, solo veía una leve iluminación proveniente de los rayos, me estaba resignando a morir, solo venían a mi mente viejos recuerdos, aquellos en los que fui feliz, momentos de mi vida con mi familia cuando niño, cuando me dieron de regalo a mi pequeño pokemon en ese entonces un buizel, recuerdos de antes de viajar en esta embarcación, recordé como mi padre trabajaba duro vendiendo carne que conseguía de sus cazas, todo con el propósito de llevar algo de dinero a casa, aquellas enseñanzas que me dio y aquel viejo recuerdo que guarde de él, sin embargo, recordé, en mi bolsillo tenía guardado una navaja, la misma que mi padre me había dado antes de que muriese y con la poca fuerza que quedaba en mí, tomé aquella navaja y me dispuse a clavarla en aquel tentáculo que tomaba mi tobillo. El Tentacruel se encontraba destruyendo el barco, pero cuando sintió que le clavaba aquella navaja, me soltó de manera brusca, lanzando un fuerte grito que hiso retumbar el agua del mar, eso me dio tiempo y nade lo más rápido posible hasta la superficie, por suerte mi pokemon floatzel aún se encontraba con vida, este nado en dirección a mí muy alegre de verme con vida, cosa que igual a mí me animaba ver, por lo que lo tomé de la espalda y este nado lo más rápido que podía, fue así como nos alejamos de aquel terrible lugar. ya fuera del lugar, nos azotaba un fuerte calor del sol, haciendo que me desmayara en el camino, cuando desperté aún flotaba en el mar, un barco se acercaba a mí para rescatarme, enterándome así que tanto yo como floatzel éramos los único sobreviviente del valle de las penumbras.

        Esparce la voz, cuenta mi historia, dile a todos los marineros que en lo profundo de aquel abismo del valle de las penumbras, se resguarda un terrible pokemon, busca de víctimas, busca de barcos para arrastrar hacia aquella temida oscuridad, les he advertido, cree en mí palabra, no subestimes al pacífico océano, en él, se resguardan las más temibles bestias.

        #073 Tentacruel



        Espero les guste, intente hacerlo corto, pero mis ganas de detallar no me lo permitieron (?, igual iba a hacer una imagen, pero mi compu se aloco que no me dejo abrir la aplicación que uso para dibujar :/
        Last edited by Lunira97; 29/09/2016, 13:07.


        Spoiler: 

        Comment


        • #34
          Cubone


          Era medio dia cuando se escucharon romperse los huevos, de ellos salieron 4 pequeños pokemon casi tan parecidos como si madre, apenas podian moverse pero ya se estiraban para gritarle al mundo que estaban vivos. las semanas pasaron y estos comenzaron a crecer hasta poder sar sus primeros pasos y con esto ya podian explorar el mundo, pero ellos no sabian que este era un lugar muy peligroso por lo que su madre siempre los tenia a la vista.

          Una noche simplemente aparecieron, unas fieras atacando el nido, las crias dormian profundamente pero la madre se desperto al oir crujir algunas ramas y mover de unos arbustos, eran 5 o tal vez 7, incluso pudieron haber sido 15 pero bajo el manto de la noche apenas podian distingirse uno de los otros.
          La madre rugio para intentar auyentarlos lo que provoco que los pequeños se despertaran y empezaran a llorar, pero pocas cosas pueden auyentar a una manada cuando va de caceria...
          La madre estaba casi rodeada y los ojos que brillaban como luceros tenian los ojos puestos en ella y sus crias, es entonces cuando el primero se lanza sobre ella y esta le responde con un zarpaso lo que dejo herido al agresor, pero entonces volviron a atacar, ahora no era uno sino 2 y conforme empezaban a ganar terreno eran cada vez mas los que se animaban a atacar... la lucha no se prolongo demasiado antes de que decidiera huir con sus crias, pero estaba obscuro y herida, mientras que sus atacantes le segian muy de muy de cerca.

          La alcanzaron y se lanzaron sobre ella... al hacer esto sus crias cayeron al suelo casi sin saber lo que estaba pasando solo que esa noche no sobrevivirian.... dos de ellos rodaron lejos de la madre, ambos hermanitos con lagrimas en los ojos sin saber que hacer en ese momentos, uno intento regresar bajo la proteccion de su ahora difunta madre a la cual segian atacando, el otro simlemente se refugio en el tronco hueco de un arbol mientras escuchaba los gritos desgarradores de sus hermanos, uno por uno fueron cesando mientras aumentaba el sonido de el crujir de huesos.

          La noche por fin estuvo en silencio...

          A la mañana siguiente cuando el sol regalo sus rayos de luz una vez mas, fue cuando este pequeño Cubone decidio salir de ese tronco hueco... los agresores se habian marchado en una direccion, pues los rastros de sangre lo decian con toda seguridad, pero esto no era nada comparado con los restos que quedaban, era simplemente una escena de lo mas abrumadora...
          Spoiler: 
          (Siento que esto es un poco feo, por eso lo pongo en Spoiler, +18)
          Habian habierto a la madre para comer su interior y lo que antes era una piel firme y dura para el terreno, ahora solo era pellejo relativamente grueso que intentaba cubrir lo que quedaba de un pokemon pero sin mucho exito.
          Los hermanos de este probre Cubone simplemente habian desaparecido, se los habian comido completos, solo habian mancha oxidadas mas dendas de donde posiblemente estos perdieron la vida.


          El pobre Cubone ahora solo en el mundo, hizo lo que todo hijo podria hacer, estar junto a su madre y pedirle perdon por haber corrido a esconderse mientras las lagrimas brotaban sin parar. No entendia este nuevo mundo, pero intento adaptarse. los dias pasaron y el sol junto algunos otros carroñeros fueron secando a la madre asta que solo quedaron sus huesos, Cubone habia crecido un poco y ya era mas fuerte o almenos eso creia, por lo que decidio adoptar esa vez al craneo de su madre y usarlo como mascara, junto con algun hueso lo suficientemente largo para poder atacar. El hueso significaba la fuerza que habia adquirido ahora junto con lo que habia perdido, mientras que el craneo que tenia de mascara le servia para defenderse de algunos ataques como para esconder su verguenza al haber dejado a su madre y huir, quizas haya salvado su vida, pero que vida era esta en la que estaria solo?

          Desde entonces si alguna vez encuentras un Cubone con un craneo por mascara, seguramente es este amiguito que intenta esconderse y encontrar el amor de su madre....


          P.D: no se si lo entendi bien, pero hice una historia de suspenso y espero que les haya agradado por ser temporada de dia de muertos/hallowen, pero... puedo hacer historias felices?
          P.P.D. no se que es un Drabble, yo solo hice una historia corta para la ocasion
          Last edited by Acopa; 08/10/2016, 03:43.
          Nombre: Acopa
          Mote de Pokemon: Copita

          Comment


          • #35
            "El Huésped*"

            Recuerdo que cuando era niño mi madre me explicaba un relato sobre un pokémon que tuvo la desgracia de entrar en contacto con unas setas parasitarias que se alimentaban de los nutrientes del propio pokémon; las setas conocidas bajo el nombre de "Tochukaso". Me explicaba que eran unas setas muy peligrosas, ya que se alimentaban del propio pokémon incluso después de muerto...

            Aquella historia no se me fue jamás de la cabeza, hasta tal punto de tener pesadillas horribles por las noches. Más tarde tuve que soportar que la gente se burlase de mi al explicarles que yo creía en aquella historia, que podría ser real. Mis compañeros me explicaban que aquello no era más que un simple cuento para asustar a los niños, que se utilizaba para advertirles que no debían tocar cualquier cosa que encontrasen. Yo no estaba tranquilo con aquella explicación... Necesitaba saber si aquello existía, si podría ser real...

            "Habíamos andado durante muchísimas horas y amenazaba con ponerse a llover de un momento a otro; necesitábamos encontrar cobijo de forma inmediata, por lo que decidimos andar un poco más hasta llegar a unas cuevas cercanas al bosque. El lugar era muy oscuro y húmedo, pero por suerte llevamos yesca y pedernal a fin de poder encender una hoguera. Pronto el calor del fuego nos calentaría a todos —que habíamos colocado los sacos de dormir alrededor de la hoguera— hasta quedarnos dormidos. De pronto una sensación extraña me despertó... El fuego se había extinguido y al parecer el resto de compañeros seguían durmiendo... Tan sólo la tenue luz de la luna iluminaba sus rostros. De pronto, reparé en algo fuera de lo común; uno de mis compañeros tenía unos bultos extraños en la cabeza. Me acerqué para averiguar de qué se trataba. Al momento sentí como todo mi cuerpo quedaba paralizado, se trataba de ¡unas setas! Le habían crecido dos setas en la cabeza. Cuando pude reaccionar de nuevo me di la vuelta y lo vía a él... Posado con sus enormes pinzas sobre el rostro de una de mis mejores amigas... Allí estaba observándome con unos ojos sin pupila y una enorme seta de los mismos colores que las que había visto en mi compañero. Sentí como todo mi cuerpo se estremecía y no pude hacer más que salir corriendo de la cueva hasta que perdí el conocimiento."

            —Y eso es todo lo que recuerdo Doctor...
            —Está bien, no te preocupes... Descansa, todavía tienes que recuperarte.

            *N.del A.: El pokémon escogido en mi caso ha sido Parasect, espero que os haya gustado la historia ^^.


            Spoiler: 
            Last edited by Bogael; 12/01/2018, 02:58.

            Comment


            • #36
              WOOOOH [MENTION=71507]Bogael[/MENTION] QUE PASADA

              Tenía que haberte traído al foro antes -.-" Aunque claro me habrías quitado mucho protagonismo

              Buena estructura, introducción y desarrollo, un final muy abierto, genial para una historia de miedo y con el limite de palabras no podías escribir mucho más.

              Por supuesto una redacción genial también y no he visto ninguna falta de ortografía, no esperaba menos de ti :P

              Tendré que hacerte escribir más, o igual podemos escribir algo juntos :P
              Academia pokemon:



              Odisea:




              Comment


              • #37
                D I T T O

                El hombre llega corriendo hacia mí. Jadea, luce agotado y demacrado; sus vestimentas blancas de médico o tal vez científico tienen un sinfín de manchas de suciedad. El hombre me mira y suspira aliviado, pero a la vez su rostro refleja un sinfín de emociones. ¿Culpa? ¿Miedo? Me es imposible descifrarlo.

                — ¡Hermano! —me dice el hombre a la vez que se abalanza a mí y nos fundimos en un abrazo. Pasan los segundos y percibo que su cuerpo comienza a temblar ligeramente entre mis brazos. Ha roto en llanto. El hombre llora desconsoladamente largo rato mientras yo le doy consuelo frotando su espalda hasta que poco a poco se va calmando.

                Lentamente se separa de nuestro abrazo y me mira a los ojos, intenta mantenerme la mirada, pero no lo logra y baja la cabeza. Vergüenza y miedo es lo que capto en este momento. El hombre que se acaba de presentar como mi hermano se aclara la garganta y finalmente articula palabras.

                — ¡Todo salió mal! ¡Todo es mi culpa! ¡Si no hubiera jugado a ser dios nada de esto hubiera pasado! —Toma un respiro intentando tranquilizarse y sigue hablando.

                — Se suponía que íbamos a encontrar la cura a todas las enfermedades, se suponía que ya no habría más dolor y sufrimiento.

                — ¿Recuerdas el trabajo del que te hablé hace unos meses? —me pregunta volviendo a mirarme a los ojos, mientras lo hace puedo apreciar además de sus hinchados y rojizos ojos por culpa de llanto, que se está esforzando por no romper en llanto nuevamente. Yo solo asiento en respuesta a su pregunta, aunque no entiendo nada de lo que me está hablando.

                — Todo estaba saliendo bien en ese momento. Logramos hacer que las células de personas con severos daños por quemaduras se regeneraran, logramos recuperar órganos dañados y partes del cuerpo amputadas, logramos erradicar células cancerígenas, incluso estábamos a solo un paso de poder ser capaces de corregir errores en el genoma humano. Todo iba tan bien que no sospechamos nada.

                El hombre dudó por un momento en seguir hablando pues se calló abruptamente, pero luego lo reconsideró y siguió con su monólogo.

                — De un momento a otro… nuestra “cura” comenzó a cambiar. Descubrimos que las mismas células que creamos para que regeneran tejido dañado en realidad comenzaron a mutar y en vez de regenerar, lo que hacían era “reemplazar” … ¡Pero reemplazar TODO!

                — Atacaban cada parte del cuerpo del cual tomaban posesión y reemplazan cada una de sus células hasta que prácticamente clonaban a su huésped.

                — Para cuando nos enteramos y quisimos acabar con todos los cultivos de estas células descubrimos algo mucho peor. ¡Los cultivos estaban vivos!

                — Me corrijo, ya estaban vivos, pero solo que eran inocentes células que estaban contenidas en placas de Petri, no el extraño cúmulo rosa viviente que encontramos.

                — El laboratorio fue clausurado y puesto en cuarentena; todos los participantes del proyecto fueron liquidados para evitar que todo saliera a la luz y solo unos pocos logramos escapar.

                Después de eso, el hombre no aguantó más y se puso a llorar nuevamente.

                — Aún recuerdo a esa criatura que salió de nuestras placas Petri, era rosada, sin forma. Solo se adhería a una persona cual parásito hasta tomarla por completo y reemplazar cada una de sus células. Lo único que las personas lograban decir después de eso era…

                Ditto —Respondí casi involuntariamente.

                — ¡Sí, eso! ¡Solo decían Ditto! Y después se lanzaban a otra persona para consumirla de nuevo. Era aterrador y…

                El hombre pareció darse cuenta de un detalle y espantado se alejó de mi a la vez que me miraba con unos ojos rojizos y desorbitados.

                — ¿Co.. Cómo sabes eso? —Me cuestionó el hombre al borde de un ataque de pánico.

                Ditto —respondí a pesar de querer dar una explicación más concisa al hombre. Entonces comprendí todo. ¡Oh vaya! Yo soy Ditto.
                Last edited by PyriteWolf; 16/01/2018, 20:52.

                I am nobody, but nobody is perfect, therefore I am perfect.

                Comment


                • #38
                  Luego lo decoro

                  16. Pidgey

                  El fuego despertó a los pokemon del bosque. No era un fuego grande pero en un lugar con tanta vegetación podía extenderse rápidamente, además de que seguía siendo peligroso para los seres que se encontraban en el mismo árbol que se estaba quemando. Un pequeño Pidgey se despertó asustado, sus padres le sacaron del nido, le instaron a volar a la seguridad del lago junto con otros pokemon. Pero ellos ni fueron junto a el.

                  Papa y mama eran los pokemon más fuertes que conocía, pero yo solo era un pequeño polluelo por aquel entonces, ellos me protegían de todos los mal intencionados y conseguían comida para mi. Solo comíamos bayas, pues les parecía de mal gusto comer otros pokemon. A día de hoy sigo comiendo solo frutas y comida pokemon.

                  Cuando me di cuenta de que no me estaban siguiendo di la vuelta. No volé hasta casa si no que me paré en una rama desde la que podía verles. Unos seres, humanos los llamaban los que eran mayores y más sabios que yo se encontraban allí, junto a otros pokemon con miradas malvadas.

                  Mama se encontraba tumbada en el suelo, una de sus alas estaba torcida de manera muy dolorosa mientras que papa luchaba solo contra los humanos y sus pokemon. A pesar de la desventaja pensaba que papa era capaz de derrotarles, era el pokemon más fuerte de todos, por eso no pude apartar la vista lo suficientemente rápido cuando le despedazaron.

                  No pude volar lo suficientemente rápido como para no escuchar las risas de los monstruos.


                  Momo caminaba sobre la estantería, todavía vacía de libros, situada sobre mi cama. Observaba a mis compañeros de habitación e intentaba imitar sus movimientos de manera muy graciosa. Levantaba una pata, daba un paso, y luego levantaba la otra. La miré extrañada antes de volver a mirar hacia mi libro, quién sabía lo que estaba pensando.

                  La semana siguiente fue dura. Descubrí que no solo mis padres habían perecido esa noche, habían muchos otros pokemon desaparecidos. Yo nunca había tenido que ir en busca de comida, los incendios habían quemado muchos árboles y arbustos frutales y esta escaseaba. Había mucha rivalidad entre las diferentes razas, sobre todo entre las aves. Otras mayores y más fuertes que yo acaparaban comida por miedo a que sus propios polluelos no tuviesen la comida suficiente. Todos huíamos despavoridos de los humanos, yo más que otros.

                  Esa mañana como las anteriores no esperaba conseguir más que un bocado de algunos restos, empezaba a plantearme intentar cazar otros pokemon. Llevaba varios días sin una comida en condiciones y me encontraba muy débil, por eso no pude creer a mis ojos cuando encontré una baya meloc entera colgando de un árbol. Sin pensarlo dos veces me lancé a por ella, pero no fui la única. Otro pájaro me embistió y terminamos peleando entre nosotros. Estaba tan concentrada que ni siquiera vi a los humanos acercarse. El otro pokemon me estaba ganando cuando una joven de aspecto amistoso dejó dos puñados de algo que olía muy bien en el suelo.

                  El hambre nos pudo y, dejando de pelear, nos abalanzamos a por la comida. Para cuando no hubo más el otro pokemon ya se había ido y yo estaba llena por primera vez en dias pero tan agotada que no iba a ser capaz de huir. Aceptando mi destino sin miedo me quedé mirando a la humana que me había alimentado. Todavía no entendía el porque. Supuse que había usado la comida como cebo pero todavía no había hecho nada para acercarse a mi.

                  Esta tan solo guardó las cosas que tenía entre las manos y se fue caminando, junto a sus dos compañeros mientras que yo me quedé ahí extrañada pero aliviada por seguir viva.
                  Despacio les seguí. Pensaba que no me había notado hasta que vi que me miraba de reojo pero continuaba caminando. Finalmente, arriesgándome mucho, volé hasta posarme en su cabeza. No sabía exactamente porque lo había hecho, los humanos de verdad me aterraba pero ella parecía diferente, y el pokemon que caminaba a su lado parecía feliz y un poco rechocnchita. Estaba cansada de pasar miedo y hambre en el bosque.

                  Uno de ellos me preguntó si sabía donde estaba el lago, por lo que alcé el vuelo en esa dirección.
                  Cuando llegamos, la joven que me había dado de comer tropezó y cayó, tirando todas sus cosas por los suelos. En los últimos días sola había aprendido muchas cosas, como funcionaba el mundo, y cuando vi una pokeball rodar por el cesped me lancé contra ella. El interior era mucho más cómodo de lo que me había imaginado, no tardé en quedarme dormida.


                  Rebuscando en mi mochila saqué una baya meloc, recordando el día en el que Momo se había unido a mi equipo. Dejé la baya sobre la estantería antes de volver a mi libro.

                  Derecha, un paso, izquierda, otro paso. De repente una baya apareció enfrente mía y perdí la concentración, al fin y al cabo andar como un humano era complicado para un pájaro y perdí pie, antes de darme cuenta me había caído de la estantería sobre el libro abierto de Lizzie, asustandola tanto que dió un bote en la cama, dandose con la cabeza en la estantería y haciendo que la baya cayese sobre la cama. Sacudiendo la cabeza para despejarme me puse a comer feliz mientras mi entrenadora y amiga se reía.

                  [MENTION=69685]Keytara[/MENTION] :3 [MENTION=63389]KricoGamer[/MENTION] [MENTION=71507]Bogael[/MENTION] <3 <3 <3
                  Last edited by Lisacabot; 14/01/2018, 20:18.
                  Academia pokemon:



                  Odisea:




                  Comment


                  • #39
                    Lo único Adorable es su Color Rosa.


                    En la región de Kanto, había un bosque el cual en el pasado los entrenadores lo usaban para cortar camino desde Ciudad Azulona hasta Ciudad Celeste. Un día muy tranquilo una entrenadora muy curiosa encontró la entrada a este Bosque, ella no esperaba entrar para ver que clase de Pokemon encontraría dentro de este Bosque.

                    - Parece que nadie ah entrado hace mucho tiempo. - dijo la chica un poco preocupada.

                    La chica estaba dudando de entrar, su espíritu explorador se desvaneció al instante y comenzó a temblar como nunca antes lo había hecho.Paralizada del miedo la chica libero a uno de sus Pokemon, este Pokemon llevaba dos cucharas en sus manos, por alguna razón ambas representaban sus capacidades mentales.

                    En la región de Kanto, había un bosque el cual en el pasado los entrenadores lo usaban para cortar camino desde Ciudad Azulona hasta Ciudad Celeste. Un día muy tranquilo una entrenadora muy curiosa encontró la entrada a este Bosque, ella no esperaba entrar para ver que clase de Pokemon encontraría dentro de este Bosque.

                    - Parece que nadie ah entrado hace mucho tiempo. - dijo la chica un poco preocupada.

                    La chica estaba dudando de entrar, su espíritu explorador se desvaneció al instante y comenzó a temblar como nunca antes lo había hecho.Paralizada del miedo la chica libero a uno de sus Pokemon, este Pokemon llevaba dos cucharas en sus manos, por alguna razón ambas representaban sus capacidades mentales.

                    - ¿Me acompañras Alakazam? -le pregunto la chica a su Pokemon.

                    Al instante de escuchar Alakazam se paro frente a ella y sus cucharas comenzaron a emanar un fuerte brillo, el estaba usando Destello para iluminar el Bosque.

                    Al entrar al Bosque, la chica notaba que no se encontraba con ninguna especie de Pokemon, por su mente pasaban las dudas de que era por su ausencia, los Pokemon de esta zona no estaban acostumbrados recibir visitas por así decirlo. Alertas ella y su Pokemon buscando criaturas fuertes, se encontraron con una extraña mancha en un árbol, su forma era rara, y parecía tener tiempo en el lugar.

                    - Que extraño, sera mejor tener cuidado. -dijo la chica mientras comenzaba a sentir un extraño presentimiento.

                    La chica estaba un poco nerviosa, no encontrar Pokemon y esa mancha le hacia pensar en sangre, pero la verdad solo quería salir del Bosque lo antes posible. Mientras seguían caminando el sonido de los arbustos moverse los puso alerta, ambos estaban preparados para atacar a la criatura que los asechara. Los arbustos se movían, sonaban y al parecer la criatura no saltaría al ataque.

                    - ¡Si no atacas yo lo haré! - dijo la chica. - Alakazam usa Psicorrayo.

                    Aquel Pokemon concentro su poder mental y creo una especie de energía que fue liberada en dirección del arbusto que se movía. En dicho arbusto no se encontraba nada, quedo destruido por el Psicorrayo y nada salio de es cumulo de hojas.

                    -Vete...

                    La chica apenas escucho, parecía estar un poco confundida, alguien le jugaba una broma. Su Alakazam parecía estar asustado también, ella y su acompañante se habían metido en una especie de broma sin sentido.

                    -¡Esto no es divertido! - exclamo la chica asustada.

                    No recibió respuesta alguna, repentinamente una música tétrica se comenzó a escuchar, su corazón se aceleraba cada segundo, sus brazos y piernas temblaban y su respiración se agitaba cada vez más, su Alakazam parecía estar relajado pero por dentro esta asustado.Ambos corriendo en búsqueda de una salida se sentían que los observaban a su alrededor, la chica noto que su Pokemon estaba cada vez mas lento, ella intento regresarlo a su pokeball pero una extraña aura rodeo al objeto.

                    -¿Por qué usas Psiquico? - le pregunto.

                    El acompañante de la chica solo la miraba fijamente y no se movía, en un instante, este parecía haberse desmayado y al caer la música aterradora se detuvo. La misma aura que rodeaba a la pokeball lo hacia con el Pokemon, la chica petrificada se alejaba lentamente de su acompañante. Dicha aura (Psiquico) elevo al Pokemon y inmediatamente este comenzó a dirigirse a algún lugar.

                    - Te odio...

                    - ¡Te lo advertí!

                    La voz que escucho anteriormente la volvió a escuchar, la chica estaba asustada, no podía dejar de pensar que ella había cometido un error al entrar al Bosque.

                    - ¿Qué fue lo que te hice? - pregunto la chica.

                    Murmullos era lo único que podía escuchar, la chica estaba asustada pero una linda melodía se comenzó a escuchar; el sonido la hacia parecer cansada, la chica se dormía y lo ultimo que pudo ver fue como 4 ojos brillaban frente a ella.

                    -¿Donde estoy? - se pregunto al despertar.

                    - Justo donde debes estar...

                    Una criatura rosa y grande estaba frente a ella, detrás de esta estaba una criaturita rosa mas pequeña, ambas parecían estar manchadas de algo rojo, la chica al instante recordó la extraña mancha y la relaciono con sangre. Cerca de donde estaban, la chica pudo reconocer las dos cucharas de su Pokemon.

                    La criatura se le acercaba cada vez más hasta no dejar que la chica se moviera, al estar tan cerca de ella, notó que era un Wigglytuff de un aspecto extraño.

                    -Tenemos hambre...

                    La chica intento escapar con el fin de poder salvar su vida, ambos Pokemon la detuvieron con Psiquico.


                    El Wigglytuff se lanzo sobre ella y la descuartizo para devorarla ella y su pequeño amigo.

                    -Te lo advertí...


                    Un poco largo, espero que les guste.
                    Last edited by Braixx; 17/01/2018, 20:01.

                    Comment


                    • #40
                      ah y me pido a vulpix!! no vaya a ser que a alguien que no seamos yo o [MENTION=71507]Bogael[/MENTION] se le ocurra que quiere escribir ese.
                      Academia pokemon:



                      Odisea:




                      Comment


                      • #41
                        Aghata.

                        Comida, techo, una buena cama para reposar y pasar las noches, además de lo más importante una cálida personita que se encargue de cuidarte y cumplirte cada uno de tus caprichos, muchos creerían que eso es lo único necesario para ser feliz para toda la vida…sin embargo, hay alguien que no cree lo mismo.

                        Una pequeña Meowth de dorados cabellos, nombrada Aghata por su pequeña dueña de tan solo siete años de edad tenía todo lo que cualquier pokemon salvaje quisiera tener, vivía en una lujosa mansión de tres pisos y varias habitaciones de las cuales una estaba totalmente diseñada para ella, repleta de juguetes de todo tipo incluyendo distintos postes de madera con diseños artesanales que usaba para afilar sus garras de vez en cuando, incluso había varios juguetes que solo estaban ahí porque su dueña sabía que Aghata gustaba de atacarlos a modo de juego. Cada día su ama se encargaba de darle toda la comida que la minina pidiera además de pasar algunas horas de su día tan solo arreglando su pelaje, incluso cuando sus padres aconsejaron contratar a alguien que se encargara de sus cuidados ella se negó en rotundo diciendo que ella quería ser la encargada de criarla por siempre.

                        Por años la vida de Aghata fue simple, nunca tuvo que preocuparse por nada más que por vaciar su tazón de comida y afilar sus garras en los distintos postes, nunca tuvo ningún problema con su familia y tal vez por todo esto es por lo que ahora pasa una nueva idea por su cabeza. Una tarde en la cual la familia decidido salir dejando a Aghata en casa, la pequeña se encontraba en su habitación trepada a uno de sus juguetes mirando hacia fuera de la mansión por uno de los amplios ventanales , desde allí podía ver un cercano bosque fuera de los limites de gran casa, desde allí podía ver como otros pokemon salvaje revoloteaban por los aires, saltaban por las ramas y corrían por los suelos, en ese mismo momento se pregunto algo, se pregunto si allí afuera se encontraba una vida más…emociónate, una vida en la que si pudiera preocuparse por algo, una vida en la cual ella pudiera sentirse necesaria aunque fuera para ella misma, toda su vida alguien se había encargado de ella y tal vez era hora de que ella misma se hiciera cargo de su cuidado. Con esta nueva idea en su mente se dispuso a poner en marcha su nueva vida, para esto solo tuvo que salir al jardín de la casa y trepar como pudo a un árbol para saltar las rejas de la casa, antes de hacer nada más se dio vuelta para ver por lo que ella creía última vez el lugar del cual escapaba y después corrió hacia la espesura del bosque que cada segundo la llamaba mas.

                        Para cuando estuvo totalmente internada en el bosque el sol ya se estaba escondiendo atrás de las montañas y lo que más importaba, el estomago de la pequeña comenzaba a solicitar algo para comer, Aghata sabía que lo único que podía hacer ahora era buscar algo para comer, busco a su alrededor, no veía nada de comida, olfateo por todas las direcciones, pero no olio nada o por lo menos eso creyó al no conocer como olía exactamente la comida de aquel bosque, en ese momento no sabía qué hacer así que lo único que hizo fue seguir caminando en busca de algo para comer, camino lo que para ella pareció una hora incluso cuando no fueron más de 20 minutos, hasta que pudo deleitar con sus pequeños ojos una montaña de distintas bayas silvestres, lo primero que cruzo por su cabeza fue robar unas cuantas bayas, el problema fue el miedo que le entro al ver los custodios de la pequeña montaña, unas bestias de largos bigotes y afilados colmillos, ojos rojos y pequeñas orejas, bestias de larga cola que dormían alrededor del lugar como queriendo proteger las vallas, pero no quedaba alternativa. Usando sus largas zarpas como silenciador de sus pasos Aghata camino entre las bestias hacia la montaña, y cuando por fin llego al centro y comenzó a tomar cuantas bayas podía sucedió lo impensable, una de las bestias despertó, tal vez por la pérdida de sigilo de Aghata por la emoción de su futuro festín, lo primero que hizo la bestia fue saltar sobre la intrusa lanzándolos sobre otras bestias junto con las vallas, en menos de un minuto todo el grupo ya estaba despierto y atacando a la ladrona. Aghata corrió lo más rápido que pudo, huyendo de las garras que no podía vencer y le habían causado múltiples heridas en su cuerpo, su salvación, un frondoso árbol al cual trepo y por el cual perdió a sus perseguidores…no quedaba más que hacer, estaba demasiado cansada y débil como para buscar más comida, lo único que quedaba era dormir y desear que el día siguiente fuera mejor.

                        La noche, aunque hambrienta, paso tranquila, al menos hasta que un grito en la oscuridad interrumpió todo, Aghata despertó de golpe mirando alrededor, buscando el origen del grito…conocía ese tono de voz…era su dueña…gritando de terror, corrió hacia la dirección de un nuevo grito de ayuda para encontrarse a su dueña acorralada contra un árbol hostigada por las mismas bestias de las bayas…en cuanto la vio ahí en peligro no dudo ni un segundo antes de saltar a atacar a las bestias, toda la energía que había perdido en la poca tarde en el bosque se multiplico, ataco con zarpas y dientes a las viles bestias que corrieron despavoridas ante tal ataque sorpresa. Aghata se acerco a la niña, la cual le corrían lagrimas de los ojos, tenía la piel raspada y llevaba una linterna en la mano…la estaba buscando, después de unos momentos de silencio la minina se lanzo a los brazos de la niña, la cual volvió a explotar en llanto al volver a tener a su pequeña en brazos, y con ella corrió a la mansión antes de que alguna otra cosa sucediera. Aghata sintió las cálidas lagrimas de su dueña por su frio pelaje, tal vez con la vida de la mansión ella no se sentía necesaria para ella misma…sin embargo había algo más importante, había alguien para quien era de verdad necesaria, alguien que la veía más que como una compañera, más que como una amiga…alguien que la veía como un miembro de la familia.

                        [MENTION=58147]Lisacabot[/MENTION] <3
                        Last edited by KricoGamer; 17/01/2018, 18:14.

                        Comment


                        • #42
                          ....» K E Y T A R A
                          » O P I N I Ó N

                          Comentario 16. Pidgey de [MENTION=58147]Lisacabot[/MENTION]

                          Me gustan tus cortos, de cierta forma los usaré de inspiración (??), como escritor novato tengo que basarme en algo. Desde varios escritos antiguos que he leído realizados por ti, hasta los más nuevos, debo decir que has mejorado un montón. En el transcurso de mi lectura, llego un momento que me dio demasiada lastima con lo que pasaba en la vida de Momo, una cruda realidad que rodea al mundo Pokémon y a la misma realidad. Al menos tuvo un buen destino esa ave n.n. Me deprimo con facilidad (?).

                          Wait, wait… no pensé que lograrías ganar esa apuesta, HAHAHAHAHA, kbsf no entiendo como de un simple chiste cutre –bien cutre, siempre miro mal al que me lo cuenta por acá, hay más de donde salió ese– que te conté solo por ocasión, te diera una pequeña idea dentro del drable. Cuando me pasaste el link no aguanté la risa. Te ganas el revivir con todo derecho, sí que sí.

                          Comment


                          • #43
                            ....» K E Y T A R A
                            » D R A B B L E D E X

                            TANGELA Nº 114

                            «¿Oye, conoces esa historia?, dicen rumores que hay un Pokémon, el cual parece una enredadera animada. El persigue a los niños... para llevarlos consigo hasta un lugar desconocido, más nunca se vuelven a ver sus víctimas. Mi madre me la contó, yo le creo, si llegas a ver uno, corre.», esas palabras se encontraban resonando en mi pensar, una disputa entre lo correcto y cruel invadió mi ser, puesto que en ese momento yacía frente a mí el monstruo al que tanto le temí después de escuchar los relatos, incluso llegando a tener pesadillas con el tema. Aun así, qué podría hacer, al final de todo era una vida más ante los ojos de la naturaleza, como yo, como cualquier otro; me preguntaba sí debía ignorarlo y hacer caso a las advertencias o ayudarle con su herida. Expresaba una mirada de lamento profundo, sollozando entre las hojas que cubren su cuerpo, parecía exclamar amparo.

                            Mi conciencia no me permitiría abandonarlo con la lesión, por eso lo traje conmigo a la casa para auxiliarlo, he de decir que su apariencia era intimidante, no obstante su carisma anuló complemente el pavor que alguna vez sentí, la horrida imagen mental que me había creado sobre los Tangela se desaparecía gracias a cada hora que compartí con él. Pasé toda la tarde conociéndolo, cuando nos dimos cuenta, ya estaba curado, ¡y nos habíamos hecho amigos! Una semana transcurrió, ahora el Tangela iba a mi lado para todas partes; desde salir por las mañanas de mi rústico hogar hasta llegar a la escuela del pueblo. Los sábados a misa y en el domingo por la noche competíamos por contar estrellas, acostados en el extenso manzanar cerca de la granja del tío Juan, y así fueron pasando los días.

                            La semana pasada la hija de una amiga de mi mamá, Violeta, desapareció, todos andan muy agitados por el paradero de esta, mi compañero y yo hemos estado alarmados por el hecho. Mi madre ha comenzado a cuestionar la amistad que tengo con Tangi –es el mote que más le gusto después de crear una lista–, me ha advertido de no salir mucho. Hoy cuando estaba por ir a la escuela, dos hombres altos con bigote, vestidos de azul, cubriendo sus cabellos con gorras negras y unas placas muy relucientes, se quedaron a charlar con mi madre; dicen ser policías, son divertidos, uno de ellos me detuvo antes de irme para preguntarme el nombre, después de una cálida sonrisa me dio dinero para un helado, aunque diría que no vieron con buenos ojos a mi amigo, estaban asombrados.

                            Hay más rectores por los pasillos, los ratos libres en el instituto son aburridos, nos mantienen cerca entre alumnos, mi mejor amigo, Max me ha contado de reportes en la matricula del plantel sobre unos chicos que no se encuentran, entre ellos estaba Camila, suelo frecuentar charlas con ella sobre Pokémon. Las últimas veces que la vi, estuvo con un señor de abrigo marrón que se mudó al pueblo el mismo día que conocí al Tangela, su casa es un poco siniestra, sin embargo a veces nos regala dulces.

                            Todos los habitantes de aquí han culpado a Tangi por los crímenes, estoy furioso, él no ha cometido nada, siempre se la pasa conmigo. Mis padres tampoco me creen, dicen que es muy peligrosa su presencia, se equivocan, todos se equivocan. Estoy por llorar, mi compañero es más sentimental, todo el día estuvo apegado a mí, no quería irse, pude haber soltado muchas lágrimas y reclamos inútiles. Por qué no pude hacer más nada, me han arrebatado a Tangi, llamándole monstruo. Una turba molesta le gritó miles de palabras despectivas, son unos inmorales, no ven que sufre. Los odio, quise ver a donde se lo llevaron con esas antorchas ardientes, pero mi padre me detuvo mandándome al cuarto. No he parado de sacar lágrimas durante la madrugada, les guardo rencor, y más a él, al de abrigo marrón, se la pasó riéndose en su casa toda la noche con las luces prendidas.


                            Last edited by Keytara; 19/01/2018, 18:33.

                            Comment


                            • #44
                              Vengo a comentar algunos Drabbles. De atrás para adelante ya que sino muero por la cantidad [?

                              [MENTION=69685]Keytara[/MENTION]
                              Tangela: 
                              Me gustó lo de presentar a Tangela como el malo de la historia y luego cambiarlo. Se me hizo fatal que al final no se pudiera hacer nada por Tangela y el fatídico final que he de suponer que tuvo. *saca un pañuelo para ponerse a shorar* Muy original eso teniendo en cuenta la tendencia a crear una especie de creepypasta con los drabbles en este tema xD

                              No percibo errores graves, más que una o dos tildes que te comiste en los diacríticos, pero no mucho; además de un ligero cambio de tiempo en el último párrafo que todavía no lo termino de pasar completamente. Excelente Drabble, sigue así!


                              [MENTION=58147]Lisacabot[/MENTION]
                              Pidgey: 
                              Aww que lindo drabble, me conmovió la historia de Momo. (Eso no la va a salvar de mis Mismagius del mal [?). Fue interesante como intercalaste el relato entre los recuerdos del pokémon y el presente intentando caminar como un humano. Lo que si me pareció un poco confuso al principio fue detectar esos cambios en los que pidgey narraba el pasado,
                              luego el presente y luego Lizzy pasaba a ser la narradora. Vale sé que Pidgey se lo diferencia con eso de las letras en cursiva,
                              pero aún así el cambio de persona y tiempo es un poco brusco y confunde si no le coges el ritmo. En cuanto a ortografía no hay muchos errores que resaltar, te comiste algunas tildes y en otras un dedo te traicionó con el tipeo xD

                              Papa y mama eran los pokemon más fuertes que conocía, pero yo solo era un pequeño polluelo por aquel entonces, ellos me protegían de todos los mal intencionados y conseguían comida para mi.[...]
                              Creo que este es el detalle más notorio por las tildes y el "pero" que sería mejor suprimirlo xD


                              [MENTION=64579]PyriteWolf[/MENTION]
                              Ditto: 
                              Hermoso, sin palabras [????


                              [MENTION=71507]Bogael[/MENTION]
                              Parasect: 
                              La cosas como son, me ha impresionado el drabble que escribiste. Sabía que Parasect y Paras estaban basados en ese hongo que mencionaste, pero nunca ahondé en ese tema más que en el nombre de la planta. (en realidad un hongo no es una planta pero no importa :v). Nunca me hubiera imaginado una historia como la que escribiste para Parasect, de hecho me producía cierto repelús por pero de ahí a pavor es otra nota, me gustó el papel que le diste a un pokémon del cual no se escribe mucho.

                              En cuanto a la ortografía a simple vista no se notan errores, la lectura se me hizo fluida y amena por lo que no tuve que detenerme a releer un detalle para entender el texto. ¡Excelente Drabble! espero que hagas más trabajos así pronto.


                              Quedan pendientes los demás que me falta terminar de leerlos. Y para los que ha reservado un pokémon, pónganse a trabajar en ello, odiaría que sus post se quedaran así por meses y al final queden sobrando debido a que otro tomó el espacio que dejaron debido a que pasó el tiempo.
                              Last edited by PyriteWolf; 17/01/2018, 09:51.

                              I am nobody, but nobody is perfect, therefore I am perfect.

                              Comment


                              • #45
                                #105 Marowak


                                Este cráneo que pesa sobre mi cuello. Este hueso que blando como arma, son la carga que me ha tocado llevar por mi debilidad. Mi debilidad al no poder defender al único ser que me ha importado en este mundo: Mi madre. Aún lo recuerdo tan claro como si estuviera ocurriendo ahora mismo: Sus gritos de agonía, el dulzor de su sangre fresca salpicando en mis labios y su espalda firme frente a mí, in retroceder un solo paso, recibiendo los incesantes ataques de aquellos monstruos que se hacen llamar “Humanos”, siempre protegiéndome. Y aun cuando murió, mi madre cayó sobre mí para protegerme de esos demonios. Lo siguiente no sé si fue un acto de piedad, conmovidos por el sacrificio de mi madre, o una tortura que sirviera de deleite para sus perversas mentes, pero me dejaron vivir: A mí una criatura que había perdido su inocencia y todo lo que alguna vez llegó a querer. Me tiraron a mi suerte, lejos de la cueva donde vivíamos, junto al cadáver de mi madre. A día de hoy no sé porque hicieron aquello, nunca entendí las palabras que pronunciaban, pero mucho tiempo después, cuando pase por la cueva donde anteriormente vivíamos, vi que muchos humanos salían cargando piedras doradas, tan brillantes como el sol en una especie de transporte.

                                Los días luego de la muerte de mi madre, solo pude desear morir. Jamás me despegué de ella, y defendí como pude su cuerpo de todos los carroñeros que querían alimentarse de ella, con la esperanza de que algún día despertara. Pero eso jamás paso. Día y noche, el cuerpo de mi madre se fue haciendo más delgado y un olor pútrido comenzaba a emanar de ella. Los gusanos tampoco tardaron en salir de su carne para alimentarse de ella, y aunque siempre los mataba, con el tiempo me di cuenta de que era un acto inútil. No pasó mucho tiempo hasta que mi madre se convirtiera en un simple costal de huesos y fue en ese momento, cuando vi la blanquera de sus huesos, mientras lloraba inconsolablemente, que comprendí que jamás volvería a sentir sus caricias, ni oiría sus regaños cuando me alejara mucho de ella. Y sobre sus mismos huesos juré que no permitiría que aquello le volviera a ocurrir a ninguna otra criatura, y para sellar aquel juramento me coloqué su cráneo como escudo y tomé uno de sus huesos como mi espada. Iba a luchar, luchar por el bien de aquellos que no podían hacerlo, y los restos de mi madre serían el símbolo que le diera la fuerza necesaria a este débil cuerpo para lograrlo.

                                Han pasado muchos años desde todo aquello. He crecido, mi cuerpo ha cambiado… he escuchado que algunos Pokémon le llaman a estos cambios “evolucionar”. Realmente yo no me siento muy distinta a como era antes, me parece que soy igual de débil, a pesar de que ahora soy admirada por muchos Pokémon por mi “fuerza y coraje” para defenderlos de los humanos. Ilusos… esa no es mi fuerza, es la de mi madre y solo de ella. Si no cargara con sus huesos, yo no sería nada, solo la misma criatura débil e infantil. Pero debo admitir que algo si ha cambiado un poco: He vuelto a dar una probada a la felicidad que se me fue arrebatada hace tanto tiempo, pero de una manera un tanto distinta: Me he vuelto madre.

                                Me recuerda tanto a mi cuando era pequeña: Tan frágil, débil e inocente. No puedo describir la felicidad tan grande que sentí al verlo salir del huevo, ni lo orgullosa que me sentí cuando lo vi caminar por primera vez. Y la angustia que sentí la primera vez que lo perdí de vista ¡Ja! Casi me volví loca. Ahora entiendo porque mi mamá me regañaba tanto cuando lo hacía. Ahora él se ha vuelto mi vida, y la única cosa que me interesa proteger en este mundo de cualquier mal.

                                Por eso, para protegerlo… te pido madre, que me prestes tus fuerzas. Una última vez. Hay unos villanos frente a mí, unos malvados a los que no puedo enfrentarme, llegan por hordas y por alguna razón que desconozco, me están atacando, como aquella vez en nuestro hogar y son tantos que no puedo defenderme. No creo que les pueda ganar… por eso te pido madre, que me prestes tus fuerzas, la misma que tuviste cuando me protegiste a mí, para defender a mi criatura.
                                ...
                                Todo ha terminado, logré que se retiraran al final. Mi hijo esta acurrucado a mi lado, llora inconsolablemente al lado de mi cuerpo tirado en el piso… puedo sentir sus gritos desesperados llamándome, y sus lágrimas cayendo sobre mí. Quiero levantar mi brazo, acariciarlo y decirle que todo estará bien, pero no tengo las fuerzas ni para eso. Su llanto se va haciendo cada vez más distante, ya casi no puedo oírlo…

                                Perp me siento feliz, pude protegerlo. Él podrá vivir. Al final, si logré ser tan fuerte como tú, madre…

                                Y ahora que has venido a buscarme, tengo tanto que contarte...

                                Spoiler: 

                                Comment

                                Working...
                                X